Fichas de peliculas
  • Registro
PERDIDO
INFORMACIÓN
Titulo original: Mon Garçon
Año Producción: 2017
Nacionalidad: Francia
Duración: 85 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama
Director: Christian Carion
Guión: Christian Carion
Fotografía: Eric Dumont
Música: Laurent Perez del Mar
FECHAS DE ESTRENO
España: 16 Marzo 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
BTeam 


SINOPSIS

A Julien le encanta su trabajo es por ello que constantemente debe viajar a otros países. Este es el motivo principal por el cual se rompió su relación afectiva tiempo atrás. Un día descubre en el contestador un mensaje de su exesposa la cual le informa de que su hijo de siete años ha desaparecido. Es el detonante para que Julien deje todo atrás y comience una búsqueda impredecible...

INTÉRPRETES

GUILLAUME CANET, MÉLANIE LAURENT, OLIVIER DE BENOIST, MARC ROBERT

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Sitges 2017

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
PERDIDO, intenso Thriller, representa una especie de giro cinematográfico después de tres películas históricas. ¿Cómo nació la idea de esta película?...
PERDIDO es un proyecto antiguo: encontré un documento que escribí en 2002, del que ya había hablado anteriormente con Christophe Rossignon, mi productor. Pero el tema, la desaparición de un niño, me dio un poco de miedo. Sabía que quería hacerlo, pero no era el momento. Acabé de rodar “La chica de París” y después quise hacer “Feliz Navidad”, que fue mi primer deseo de hacer cine. Más tarde, cuando comenzamos la pre-producción de “Mayo de 1940”, recuerdo haberle dicho a Christophe: “Pase lo que pase, sé que para la próxima, quiero hacer una película contemporánea, con pocos actores, en francés, más simple... ¡y con menos Panzer!”.

¿Cómo decidiste la forma de rodar la película?...
Guillaume Canet llevaba mucho tiempo queriendo hacer esta película. Siempre le atrajo la historia, y en mis anteriores trabajos, concretamente en “Feliz Navidad” habíamos hablado del proyecto. Por otro lado, Guillaume fue padre, y era importante para mí saber que él conocia esa sensación. Al discutir la película de nuevo con él, fue todo muy rápido. Le dije: “Guillaume, quiero ir tras una idea que es muy simple. Tu personaje es un hombre ausente, siempre en el extranjero. Él regresa a casa y descubre cosas que no sabía. ¿Podemos imaginar una situación en la que tú, descubras todo sobre la marcha? ¿Sin un escenario claro? ¿Estarías dispuesto a correr ese riesgo? ¡Inmediatamente vi que él estaba muy entusiasmado con la idea de vivir la experiencia!
Pero había un problema de planificación porque Guillaume estaba muy ocupado.
Le mostré una película alemana “Victoria” que me gusta mucho, filmada toda integramente en un plano secuencia. Hablamos sobre la película y queríamos no solo tener un actor principal sin un escenario, sino también rodar en tiempo real, o casi. Apostar por el momento... Pensé en todo eso. ¿Qué significaba realmente rodar en tiempo real? Estudiamos el problema y empecé a trabajar conjuntamente con Laure Irrmann.

¿Qué tiene Guillaume Canet para que hayas hecho tres películas con él?...
Es un actor generoso, me encanta el compromiso que tiene, su manera física de jugar, muy ansiosa también. Le tomó tiempo embarcarse en un proyecto como “Perdido”. Fue muy gracioso porque le pedí que no se preparara nada. Le di diez páginas sobre su personaje y eso es todo. Para él que es una persona perfeccionista, abandonarse a una película donde no se prepara, no está en su naturaleza. También quise a Guillaume, porque le conocía bien y me imaginaba lo que podría hacer, podía predecir sus reacciones al 80%, también sabia que, como todos nosotros, tiene una parte violenta dentro de él.
Me interesó ver a un hombre hundirse en cosas que obviamente no son buenas, que están fuera de lo normal. “Perdido” no es una película que sea una apología sobre la defensa propia. No es “El Justiciero de la Ciudad” ni Guillaume es Charles Bronson.

¿A la hora de escribir el guión has estado alerta sobre el uso que se hacía de la defensa propia?...
Sí porque había un riesgo. Guillaume me dijo: “Me gusta cómo se comporta el personaje con los gendarmes”. Él acabará tomandose la justicia por su mano y no hay debate. La película es clara en eso, creo. Es el viaje de un hombre perdido en un momento dado, que está paranoico, que está abrumado por la culpa debido a su ausencia a lo largo de todo este tiempo, lo que provoca que se vuelva loco y por lo tanto haga cosas irracionales. Espero que podamos entenderlo sin aceptarlo.

Entonces, Guillaume Canet no leyó el guión, a diferencia de Mélanie Laurent, quien interpreta a su ex-mujer...¿Por qué ella?...
Llamé a Mélanie, que en ese momento, estaba rodando su película en Estados Unidos. Le envié el guión. Ella lo leyó y rápidamente se puso en contacto conmigo: “¡Es espeluznante! ¡Es terrible! no pude acabarlo, me estaba ahogando ... No es fácil para mí, tengo un problema con lo que explica la historia, tengo un niño de la misma edad, es muy complicado para mí”. Insistí y ella acabó estando de acuerdo. Cuando rodamos la escena frente a la gran ventana, todos en el set éramos espectadores de algo intenso... Mélanie sabía lo que tenía que decirle a Guillaume en todo momento pero acabó inventando frases muy bellas. Cuando ella dice: “No nos hemos divorciado, has desaparecido”, esa frase es de ella, y yo la adoro.

Ella tiene el mérito de desempeñar un personaje que ayuda a traer a Guillaume Canet al terreno que querías...
Mélanie dijo: “Es un doble castigo porque tengo que defender lo que está escrito, que soy consciente de lo que tengo que hacer y al mismo tiempo escuchar a Guillaume embarcarse de un punto a otro. No había pensado en eso, en la dificultad de otros actores.

¿Cuánto tiempo duraron los ensayos?...
Dos semanas. No fueron muchos. Nos permitió ver el espacio de juego, pero sin saber qué iba a hacer Guillaume. Y luego todo el equipo tuvo que adaptarse a esa situación. Concretamente, durante los ensayos acordamos temas de fotografía, de sonido, etc. Durante dos semanas fingimos cambiar la película ¡Y puedo decirte que después de dos semanas el equipo no pudo dejar de fingir hacer películas! Tenían cuadernos pequeños en los que habían dibujado bocetos pequeños para anticipar tantas cosas como fuera posible. Pero cuando llegó Guillaume, volvimos a poner todo en juego.

Logísticamente, ¿cómo se preparó el rodaje?...
Hubo una gran coordinación logística para que no se perdiera tiempo durante la filmación. Ya habíamos elegido localizaciones muy cercanas las unas de las otras. Rodamos en un radio de 10 km. Había dos cámaras cuando los actores trabajaban conjuntamente ya que no podíamos hacer un contra-campo.
Las dos semanas de ensayos nos permitieron ver eso. A veces, el segundo equipo podía anticipar la siguiente toma así que se iban al siguiente set, y cuando terminabamos la escena con Guillaume, subía al auto con él, él siempre conducía, y nos íbamos a donde estaba la segunda unidad. El equipo ya estaba listo. No perdíamos tiempo. Los preparativos y el trabajo del primer asistente y el gerente de producción fueron fundamentales.

El equipo dejó a un lado a Guillaume Canet. ¿Lo aislaste durante el tiroteo?...
Sí, porque temía que alguien hablara más de la cuenta. Le dije a Bárbara que era la primera asistente: “En la medida de lo posible, nunca hables con él, si quieres decirle algo, vienes a decirme que prefiero”. Entonces nadie le habló excepto cuando había un problema técnico. por la noche no hubo comida de equipo. Guillaume estaba solo en un pequeño hotel hasta el viernes mientras que el resto del equipo estabamos reunidos. El mismo viernes al mediodía almorzó con nosotros en el plató, y nos dijo “¡sabes que es muy agradable comer juntos!”

Existen partes de la película con cierta oscuridad, incluidas las razones del secuestro del niño. ¿Es voluntario?...
Durante la escena de tortura en el garaje, estábamos en posición de no repetir. Al final de la escena, cuando Guillaume fue a buscar la cadena para golpearlo, para mí fue un asesinato. No sabía lo que iba a hacer, y el actor que estaba encerrado contra el coche tampoco lo sabía. Más tarde, tuvimos proyecciones en las que la gente me contaba cosas increíbles. Algunos han visto que hay tráfico de niños, otros no. ¡Poco importa! Un amigo me dijo: “Es sobre todo la historia de un hombre que se convierte en padre”. No lo pensé, pero esta frase es la correcta. El personaje ha encontrado su lugar, e incluso si va a prisión, ese no es el problema, es más importante que eso: encontró un lugar que no ocupaba antes. Entonces, sí, es la historia de un hombre que se convierte en padre, y que ha pasado por terribles pruebas que lo han convertido en un adulto.

La música es otro elemento importante que contribuye a la tensión de la película...
Inicialmente, le pregunté a Philippe Rombi, con quien hice “La Chica de París” y “Feliz Navidad”, para componer la música. Pero Philippe tenía muchos proyectos en marcha, incluyendo una película con François Ozon. Había tres compositores compitiendo que nos dieron cada uno una propuesta. Laurent Pérez del Mar, músico de “La Tortuga roja”, nos ofreció la apertura. Al escucharla, fue inmediatamente poderosa, la encontré magistral. Y la pusimos en la película, sin cambiar nada, tal y como él la había compuesto.

Debes estar impaciente por mostrar PERDIDO...
Sí, evidentemente. No conozco a los realizadores que hacen películas diciendo: “¡No se lo mostraré a nadie”! Para mí, “Perdido” es una película de amor.
Y de hecho es la primera vez que no tengo una historia real para defender. Me dio libertad, un placer contar con los códigos de un género. Las únicas cuentas que tengo que presentar son con este género. Es decir que el “héroe” evoluciona en una determinada atmósfera, que el espectador se sumerge en una historia en la que se pregunta: “¿Qué pasará ahora? Fue una de mis ansiedades que el público no adivinará demasiado de antemano. Así que traté de romper con eso. “Perdido” para mí ha sido la alegría de volver a los deseos del cine sin obligación histórica de respetar, sin especificaciones.
¡Y fue genial vivir esa experiencia!


ENTREVISTA A GUILLAUME CANET...

¿Fue en el rodaje de “Feliz Navidad” que Christian Carion te habló sobre “Perdido” por primera vez?...
Sí. Me contó una historia acerca de una desaparición y de un padre que intentaba encontrar a su hijo. Sin haber experimentado lo mismo que el personaje, creo que había algo que conmovió a Christian por la ausencia de un padre, su culpa por no estar allí durante los años importantes, un hombre para quien llega una tragedia. Me conmovió, pero de otra manera, porque aún no era padre. A menudo le preguntaba acerca del proyecto ya que lo había dejado de lado porque estaba desarrollando otras películas. El verano pasado, mientras cenábamos, Christian me dijo: “Me gustaría rodar “Perdido”. Yo en ese momento estaba agotado, tenía toda la postproducción de Rockn´Roll por hacer... y entonces le comenté que no podía. Más tarde, en la misma conversación, hablamos sobre “Victoria”, una película alemana filmada en un plano único. Y luego le dije: “¿No conozco el guión o tu historia, pero no querrás que se haga así, en una unica secuencia, no?” Entonces vi como sus ojos brillaban, pero me respondió que no era posible. Luego le ofrecí: hagámoslo en tiempo real.
Preparas todo antes, ¡vengo y vuelvo! ¡Y él respondió “De acuerdo”!

¿Ya se habló de que no leerías el guión?...
Sí. Christian me dijo “si lo haces en estas condiciones, no deberías leer el guión”. 
Dado que es la búsqueda de un hombre que no sabe lo que va a encontrar. Me gustaría que estuvieras en una situación de un hombre que se va a sorprender constantemente, que no está planeando lo que sucede y que se sorprenderá, conmoverá, que vivirá todo tipo de emociones frente a lo desconocido. Y eso es lo que realmente me emocionó como actor: decirme que me embarcaría en una aventura así.

¿Cómo te preparas para un papel del cual no sabes nada o muy poco?...
Bueno, en realidad es muy extraño: en lugar del escenario, Christian me envió un documento que él llamó “leyenda”. Una carpeta de varias páginas que hablaba solo del personaje y de su vida hasta la desaparición de su hijo. Así que sabía que su nombre era Julien, que trabaja en Veolia, que es geólogo, que conoció a su esposa (Mélanie Laurent) con quien tuvo este niño cuando era estudiante en Grenoble, que comenzó a querer viajar cuando tuvieron un hijo, que la contratación en Veolia le permitió ir un poco más seguido fuera de casa, y que finalmente se perdió más y más en su trabajo hasta el día en que decidió tomar la difícil decisión de dejar de ver a su hijo, con toda la culpa que eso implica ... Y sabía que la película comienza cuando estoy en tránsito en Montreal cuando recibo un mensaje de voz que me dice que mi hijo ha desaparecido. ¡Tenía toda esta información y eso es todo! Entonces, para mí, la preparación consistió en ver documentales sobre geólogos o Veolia porque pensé que tal vez me serviría en un momento dado, que debería hablar al respecto.
Los diez días antes del rodaje estaba muerto de miedo porque no sabía lo que iba a pasar. No sabía cómo iba a ser. Y luego estaba lo desconocido del escenario que tal vez era malo, y no me di cuenta de eso mientras filmaba. Christian es un amigo desde hace mucho tiempo y lo hice feliz, pero todavía era un poco idiota. Durante esos diez días, el voltaje subió, subió, subió, y cuando la película comenzó estaba mucho más preparado que para cualquier otra película anterior, porque estaba habitado por algo: no sabía ¡qué iba a pasarme a mí! Así que estaba en alerta y en el estado de ánimo de un padre que pasa algo tan terrible. Así que creo que es un trabajo de preparación que se ha realizado inconscientemente, psicológicamente.

Y entonces es hora de hacer la maleta...
Christian vino a mi casa, abrió mi armario y me dijo: “Bueno, entonces necesitas zapatos para caminar, jeans, un suéter, un par de camisetas, papeleo de negocios que podrían ser los que él puso en Canadá, y un traje. ¿Tienes un traje? Y yo, durante los seis días que duró el rodaje, me pregunté cuándo iba a ponerme ese maldito traje que estaba colgado en la cajuela del coche. Tomé un tren con la maleta y el traje diciendome a mí mismo que seguramente me iba a encontrar frente a los chicos de la compañía en la que me contrataron, que tal vez había una tarde ... Todas las mañanas entré al set preguntando ¿Cómo me visto? “Y dijeron:” Igual que ayer, dormiste en tu coche... “¿Para qué era ese disfraz? Christian me dijo: “De nada. Tienes un traje, eso es todo. “¡Eso es todo! Así que hicimos esta maleta y el día del rodaje me fui sin nada más. Me fui de casa, yo era el personaje.

¿Y el rodaje comenzó de inmediato?...
Llegué a Gare de Lyon, había cuatro personas esperándome: Christian, el jefe de operaciones, el jefe de sonido y el productor ejecutivo, Eve Machuel. Me pusieron un micrófono HF, y luego se fueron. Cogímos el tren, Christian me dijo: “Siéntate allí, miras el paisaje y esperas a que todo suceda. Me dieron un teléfono móvil y en un momento este teléfono sonó y, como realmente haría en el tren, me levanté y salí sin la cámara siguiendome, me pasaron por la ventana ... Antes de que comenzara, le pregunté a Christian si podía hacer todo lo que quisiera y me dijo: “Cuando conduces” si en algún punto quieres parar, detente, si quieres ir a una tienda de tabaco, cómprate un poco de marihuana. “Fue increíble porque era como un juego de roles.

¿Un juego en el que te sentiste un poco solo?...
Sí, porque no hablé con el equipo. Habían estado ensayando durante dos semanas, pero allí estaban viendo el espectáculo porque no sabían lo que iba a hacer. 
Entonces nos miramos, nos miramos el uno al otro. Quería estar con ellos, pero como tenían el lema de no hablar conmigo, no se atrevieron ... Así que estaba realmente solo.

¿Has sido desestabilizado?...
Sí. Como cuando, por ejemplo, crees que el día ha terminado, ya que has estado rodando desde las 8 a.m. hasta las 11 p.m. terminas filmando una secuencia en la que el director de repente te dice: “¡Golpea a este tipo!” además del actor frente a ti que levanta su camisa para mostrar que tiene un babero protector y te dice “¡Puedes golpearme, incluso en la cara si quieres!”

Al mismo tiempo, esta película te ha permitido vivir una experiencia sólida...
¡Tuve una experiencia monumental que nunca había experimentado en mi vida!
Especialmente durante la escena de acercamiento a la casa del secuestrador. Fue una cosa loca de actor porque no estaba jugando, ¡sino viviendo! Cuando fui a la puerta, que intenté abrir sin llegar allí, Christian me dijo que la destrozara. Hice un gran petardeo, me fui a casa y allí estaba frente al automóvil. Fue increíble porque comencé a hacerme una película: abrí el cofre temiendo encontrar un niño. Cuando subí las escaleras, entré en la oscuridad, temblando, diciendo: “Va a pasar algo”. Especialmente desde que vi al equipo en estado de pánico. ¡Para ellos también fue súper emocionante!

¿Cómo te sientes al salir de una experiencia así...ya que tú eres actor y director?...
La respuesta es sí! Sí, ¡tengo un gran deseo de comenzar de nuevo! El último día, le di a todo el equipo un gran agradecimiento por brindarme esa experiencia porque es mi mejor experiencia cinematográfica hasta la fecha. Aprendí como actor como nunca antes. Ahora siento que nada puede asustarme más en un set. He vivido cosas tan locas que estoy listo para cualquier situación. Jugué sin ver ni escuchar lo que estaba sucediendo a mi alrededor. ¡Estaba completamente adentro! Esto me enseñó muchas cosas, me dio muchas respuestas, ¡y especialmente me dio mucho, muchísimo deseo de hacerlo algún día como director! Para vivir esta experiencia, ofrecerla a un actor. ¡Porque es un regalo monumental!

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo