Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Submergence
Año Producción: 2017
Nacionalidad: Alemania, Francia, España, EE.UU.
Duración: 112 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama, Romance, Thriller
Director: Wim Wenders
Guión: Erin Dignam. Basado en la novela escrita por J.M. Ledgard
Fotografía: Benoit Debie
Música: Fernando Velázquez
FECHAS DE ESTRENO
España: 6 Abril 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Entertainment One

SINOPSIS

James y Dany intiman mientras cada uno por sus asuntos, él es ingeniero hidráulico y ella trabaja en un proyecto de inmersión en el agua del océano, entre el flirteo van preparando sus respectivos trabajos y encontrando ambos el amor. Pero unos yihadistas toman a una serie de rehenes, encontrándose James entre ellos. Ahora Danny tendrá que seguir su trabajo sin saber que ha ocurrido con James...

INTÉRPRETES

JAMES McAVOY, ALICIA VIKANDER, AUDREY QUOTURI, CELYN JONES, JESS LIAUDIN, ALEX HAFNER, HARVEY FRIEDMAN, ANDREA GUASCH, ADAM QUINTERO, MATTHEW GALLAGHER, CLÉMENTINE BAERT, KARIM BALLET

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de San Sebastián 2017
- Festival de Toronto 2017

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DEL DIRECTOR...
Sobre cómo se involucró en "INMERSIÓN":
   Me involucré hace tres o cuatro años –a estas alturas probablemente sean ya cuatro–, cuando conocí a un joven productor australiano que estaba empeñado en reunirse conmigo y me dio a conocer la obra de Jonathan. Me entregó el libro y dijo que estaba decidido a hacer una película basado en él. Leí la novela y me dejó acojonado, pero me di cuenta de que era algo muy especial. Nunca había leído nada parecido y no sabía cómo hacer una película de ella, pero eso era buena señal, porque para mí no saber cómo hacer algo es una buena razón para simplemente intentar hacerlo.

Sobre por qué quería dirigir “INMERSIÓN”:
  Es la experiencia que hay detrás de ella, de un escritor que sabía sobre qué estaba escribiendo al hablar de África Oriental, Al-Shabaab y ese país, Somalia, y un hombre que se encuentra prisionero allí. Y también estaban todos los conocimientos que había adquirido sobre la experiencia de la inmersión a grandes profundidades, que también se trata en la película, y sobre todo lo que sabía acerca de por qué es tan importante que conozcamos lo que está pasando allí abajo, en el fondo del mar, y cómo el fondo del mar podría ser una solución para el futuro de nuestro planeta.

Sobre los dos personajes principales:
  Me gustan esos dos personajes, que estaban naturalmente en la novela de Jonathan, pero que creo que cobraron aún más vida en el guion. James More, al que tomamos la mayor parte del tiempo por un ingeniero hidráulico, me resultó sumamente conmovedor. Y también me interesó esa joven profesora, Danielle Flinders. Pensé que, en su mutuo amor, y en darse cuenta de que eran el amor de sus respectivas vidas y que, al mismo tiempo, cada uno de ellos estaba comprometido con una causa tan distinta, había algo ahí que era completamente contemporáneo y era algo que quería hacer.

Sobre cómo mostrar a los yihadistas:
  Pensé que, si en nuestra historia teníamos a esos extremistas y a esos yihadistas, mi única forma posible de abordarlos era verlos como personas, más concretamente como personas que creían en algo. E incluso si me resultaba imposible compartir esas creencias, lo intenté. Me pareció interesante tomarlos en serio. Me parece necesario tomarlos en serio. Y sé que ahora mismo no hay ningún tipo de diálogo con ellos. El único diálogo es tratar de borrarlos del mapa a base de bombardearlos. Pero pensé que tenía que haber algo detrás de eso para que, si una persona como nuestro personaje, James, se pusiera en contacto con ellos y tuviera ocasión de conocerlos de verdad, querría saber más de ellos.

Sobre James McAvoy:
  James McAvoy es, naturalmente, uno de los grandes actores de su generación, cosa que ha demostrado con toda una serie de filmes. “El último rey de Escocia” fue una de mis películas favoritas cuando se estrenó. Así que sabía que era capaz de hacerlo, y ha interpretado a toda clase de personajes, e incluso algunos superhéroes y hombres de acción. Así que posee un registro muy amplio, pero también se trataba de un actor capaz de ofrecer algo tremendamente personal y preciado para él.

Sobre Alicia Vikander:
  Alicia también tuvo que trabajar mucho para convertirse en esa biomatemática. Tuvo que documentarse mucho por su parte para interpretar a una científica, una profesora y una investigadora a tan pronta edad. No tiene más que 28 años. Pero, por otro lado, algunas de las personas más superdotadas y extraordinarias que he conocido en mi vida eran demasiado jóvenes para lo que estaban haciendo. Así que me pareció que Alicia era perfecta para encarnar a esa persona tan entregada, extremadamente inteligente y extremadamente motivada para llegar hasta el final en su misión y descender al fondo del mar. Así que conté con dos actores que estaban muy interesados en interpretar a esos personajes.

Sobre el director de fotografía Benoît Debie:
  Al rodar en localizaciones y lugares tan variados y en condiciones tan extremas, necesitábamos a un director de fotografía con experiencia, pero también que fuera muy aventurero. Y lo encontré en Benoît Debie, con quien ya había colaborado en dos películas anteriores y es todo un aventurero, que ha asumido riesgos enormes en sus películas y ha hecho filmes bastante extremos, como sus colaboraciones con Gaspar Noé, así que Benoît era la persona adecuada para esto.

ACERCA DE LA PRODUCCIÓN...
  “Me interesaba mucho nuestra falta de perspectiva sobre el planeta en el que vivimos”, explica Ledgard. “Es mucho más grande de lo que creemos y mucho más complicado de lo que creemos. Al mismo tiempo, también es mucho más duro y resistente. Siempre me han obsesionado los océanos y la idea de que claramente hay mucha más vida en el mar de la que hay en la superficie, sobre todo la vida microbiana de bacterias, virus y algas a muy grandes profundidades. Ese tipo de vida supera ampliamente a todos los demás tipos de vida del planeta. Es más antigua, más dura y más fuerte. Y pase lo que pase con los seres humanos, ese tipo de vida seguirá adelante. Naturalmente, ahora sabemos que evolucionamos a partir del fondo del mar; allí fue donde empezó la vida, en las profundidades marinas”.
  Ledgard construyó una novela sumamente intrincada y cerebral que entrelazaba tres mundos muy distintos pero que se solapan entre sí. “Un hilo se ambienta en África y trata sobre un espía británico secuestrado por un grupo yihadista. El segundo sigue a una profesora del Imperial College de Londres, que es biomatemática, lo que significa que estudia el volumen de vida microbiana en el mar. En el tercer hilo, estos dos personajes se conocen en un hotel de Francia y viven un apasionado romance, y constituye la parte central de la historia. Así que en realidad trata sobre ciencia, creencias y amor”.
  Al productor Cameron Lamb le atrajo la novela por sus múltiples matices y su enfoque adulto de sus temas interrelacionados y a menudo sumamente complejos y exigentes. “Jonathan Ledgard siempre dice que es una novela geopolítica porque trata sobre la Tierra, de donde procedemos, del fondo del mar. Y también trata sobre dónde nos encontramos en la actualidad, en lo referente a la guerra, el hambre, la superpoblación y muchas otras cosas. Así que trata sobre el pasado y sobre si tenemos un futuro. “Pero también es una historia romántica”, agrega.
  Dignam empezó un intrincado proceso de desmantelar el relato para luego reconstruirlo. El guion final no se parece estructuralmente en nada al libro, que es en su mayor parte narración con muy poco diálogo.
  Cuando Cameron Lamb empezó a pensar en directores que pudieran sacar adelante el proyecto, resultó evidente de inmediato que solo había un cineasta con el talento y la visión para hacer justicia a la historia: Wim Wenders.
  J. M. Ledgard sabía que su novela estaba en buenas manos. Wenders y Dignam se pusieron a colaborar en el guion para que reflejara la esencia de la novela y Cameron se asoció con la productora parisina Backup Studio para trabajar en la producción y financiación del proyecto. Jean Baptiste Babin, de Backup, opina que “la película es en esencia europea. Por supuesto, por su ambientación, pero también por el hecho de que la novela original es británica y evidentemente Wim es alemán y, lo que es más importante, también por lo que respecta a todo su sentido y su mensaje. Y la complejidad de la película, sus distintas ubicaciones, universos y matices, las numerosas emociones distintas que la película trata de despertar en el espectador, siempre iban a conducir a un proceso de producción complicado. La única forma de hacer una película que no echara por tierra lo prometedora que resultaba la novela y menoscabara las ambiciones de Wim y Dignam exigía la colaboración de varios productores, y por eso fue por lo que nos pusimos en contacto con Morena y Juan Gordon en España”.

ACERCA DEL REPARTO...
  Con una historia tan exigente que giraba en torno a dos personajes tan complejos, era crucial encontrar a dos actores que no solo tuvieran química ante las cámaras, sino que también poseyeran la sensibilidad intelectual para hacer justicia al material.
  “James McAvoy es uno de los grandes actores de su generación, algo que ha demostrado en numerosas películas”, afirma Wenders, “Y Alicia era exactamente como me imaginaba al personaje”.
  David Atlan-Jackson, de Backup, explica: “Alicia y James se convirtieron para nosotros en Danny y James desde los inicios del proceso. Ambos poseían la complejidad y la modernidad que estos dos personajes encarnaban y requerían. Dos almas atrapadas en un entorno aislado y muy peligroso. Y sabíamos que podían interpretar perfectamente a estos personajes e interactuar de forma fluida y, lo que es más importante, hacer creíble y concreta esta relación increíblemente fuerte pero al mismo tiempo incipiente”.
  Cameron Lamb se muestra de acuerdo: “James y Alicia ensayaron poco tiempo antes de filmar sus escenas juntos en Normandía, porque sus personajes pasan buena parte de la película separados. Ese lugar era precioso y romántico, y exhibieron un gran química desde el momento en que empezaron a trabajar juntos. Era exactamente lo que esperábamos y fue interesante ver sus papeles desarrollarse juntos. Sin duda, vimos su viaje cobrar vida ante nosotros mientras sus personajes se enamoraban”.
  La sofisticación cuidadosamente calibrada del guion fue lo que atrajo a James McAvoy del proyecto. “Me pareció que era una historia poética y preciosa, y un enfoque adulto verdaderamente sofisticado de una película que es una historia de amor y sobre la idea del amor”, explica el actor.
  Alicia Vikander se encarga de interpretar el papel de Danielle Flinders. “Leí el libro después de haber leído el guion”, comenta. “Resultó muy interesante compararlo con el guion que tanto me había entusiasmado. Me dejó asombrada cuánto se había esforzado por sacar la historia sobre religión, política, ciencia y, sobre todo, amor, del mundo tan intensificado y filosófico de la novela, que se mueve por el tiempo y el espacio. Que Erin lograra tomar la sensación de ensueño del libro para convertirla en algo más concreto es verdaderamente extraordinario. Me pareció que era algo muy, muy diferente a todo lo que había leído antes y, sabiendo que la iba a dirigir Wim Wenders, con Benoît Debie como director de fotografía, y James McAvoy como James More, pensé que era una oportunidad maravillosa que me invitaran a formar parte de ella”.
  El tratamiento del hilo narrativo romántico resultó un soplo de aire fresco para Vikander. “Normalmente, en las historias de amor del cine, dos personas se ven, se sienten atraídas y se enamoran. Lo que me encanta de esta película es que se sienten atraídos por sus completas diferencias. Tienen en común la enorme pasión por lo que hacen, y sienten un gran placer en ponerse a prueba el uno al otro. Es como plantearle una idea a alguien que es lo bastante inteligente para entenderla, pero que es capaz de adaptarla a su propio campo de especialización”.
  Vikander estaba entusiasmada por tener la oportunidad de trabajar con James McAvoy. “Lo vi en ‘Expiación. Más allá de la pasión’ hace muchos años y seguramente he visto la mayoría de sus películas”, comenta la actriz. “Es un actor sumamente versátil y genial. Y además es un tipo muy gracioso; me parto de risa con él. Tener una relación tan distendida con alguien con quien estás haciendo una historia de amor tan compleja, épica y grandiosa hace que todo resulte mucho más fácil”.
  La oportunidad de trabajar con Wim Wenders era otra razón por la que a Vikander le interesaba participar en el proyecto. “Wim ha sido una parte importante de mi introducción al cine desde que era muy joven”, comenta Vikander. “Trabajar con uno de los grandes del cine, uno de mis ídolos, era una oportunidad irresistible. Wim es valiente; se atreve a explorar y a esforzarse con su imaginería, con sus historias, y no teme descubrir nuevas formas de contar una historia. Me siento muy segura en sus manos, lo que, como actor, te ayuda a dejarte llevar y a atreverte a llegar más lejos”.
  James McAvoy también encontró interesante la técnica de dirección de Wenders. “Wim no estipula cómo hacer una escena, pero te dice cómo debería ser la escena”, explica el actor.
  Gran parte de la película trata de la yihad islámica. Cuando James More es secuestrado, se ve metido en un mundo en el que las creencias religiosas lo dominan todo, al igual que las creencias científicas lo dominan todo en el mundo de la persona que ama, Danielle. Representar a los yihadistas planteaba varios retos al equipo responsable del proyecto. “Me pareció que el único enfoque posible sobre cómo mostrar a los yihadistas era verlos como personas, más concretamente como personas que creían en algo”, aporta Wim Wenders. “E incluso si me resultaba imposible compartir esas creencias, me pareció interesante y que teníamos que tomarlos en serio. Ahora mismo no hay ningún tipo de diálogo con ellos en el mundo real. El único diálogo es tratar de borrarlos del mapa a base de bombardearlos. Pero pensé que si una persona como nuestro personaje, James, entrara en contacto con ellos y tuviera ocasión de conocerlos de verdad, querría saber más sobre ellos y lo que hay tras ellos”.
  Se encargan de interpretar los papeles clave de la parte de Somalia del filme el actor francés Reda Kateb como el terrorista suicida Saif, el británico Alexander Siddig como el Dr. Shadid y el actor de origen somalí Hakeemshady Mohamed como Amir Yusuf Al-Afghani.
  “Ya habíamos tenido oportunidad de trabajar anteriormente con Reda Kateb en un par de películas muy distintas”, comenta Atlan-Jackson, “y estábamos convencidos de que sería estupendo para el papel. Reda es un gran actor porque emprende todos los proyectos con la misma energía y pasión, independientemente de su escala o tamaño, de que se trate de un director primerizo o de Kathryn Bigelow, porque le ofrecen la ocasión de interpretar algo distinto cada vez”.
  Hakeemshady Mohamed, que se crió en Mogadiscio antes de huir a Kenia, desde donde consiguió asilo en EE. UU., ayudó mucho a dotar de realismo a las escenas de la película ambientadas en Somalia, como explica Wenders. “Mohamed Hakeemshady –o Shady, como lo llamo yo– fue una ayuda fantástica. Fue capaz de enseñar a todos los extras la forma correcta de hablar árabe con un marcado acento somalí. Y sabía mucho del mundo que describía la película, en lo referente a la ropa, en lo referente a las costumbres y conducta, porque lo había visto todo. Así que fue una ayuda tremenda. Y no sé cómo podría haber hecho algunas de las escenas sin Shady”.
  Por su parte, Hakeemshady Mohamed no tardó en superar sus temores iniciales. “Al principio del rodaje, Wim me imponía un poco”, admite Hakeemshady. “Pensaba: ‘Vale, este es un director importante. ¿Qué pensará decir? ¿Qué pensará hacer?’. Pero me pareció que estaba en buenas manos. Se mostró muy abierto conmigo, siempre pidiéndome consejo sobre el personaje”.

ACERCA DE LAS LOCALIZACIONES...
  Con el reparto listo, “INMERSIÓN” dio inicio a su complicado plan de rodaje en marzo de 2016 en toda una serie de localizaciones difíciles en distintos lugares del mundo, como Tolón, Brest y la costa de Normandía en Francia, así como España, Alemania, Yibuti y las islas Faroe. El rodaje en estudios se realizó en Berlín y Madrid.
  Las exigencias del rodaje requerían un equipo de filmación preparado para tratar con condiciones extremas. “Al rodar en localizaciones y lugares tan variados y en condiciones tan extremas, necesitábamos a un director de fotografía con experiencia, pero también que fuera muy aventurero”, explica Wim Wenders. “Y lo encontré en Benoît Debie, con quien ya había colaborado en dos películas anteriores y es todo un aventurero, que ha asumido riesgos enormes en algunas de las películas en las que ha trabajado, entre ellas las de Gaspar Noé, así que Benoît era la persona adecuada para esto”.
  Brest es donde se encuentra el Instituto de Investigación Francés para la Explotación del Mar, o IFREMER. IFREMER realiza una breve aparición en el filme como el instituto para el que trabaja Danny Flinders. En la realidad, el equipo de rodaje dependió mucho del instituto de investigación para dotar de verosimilitud a la película y a los personajes.
  “IFREMER era el único socio posible en Europa, al tratarse de la única compañía que realiza la clase de trabajo que hace Danny en la película”, comenta Wim Wenders. “Nos permitieron usar su barco, L’Atalante, para nuestras escenas en el mar y nos permitieron acceder a su sumergible, el Nautile, para documentarnos. Tuvimos que recrear el Nautile, que es un submarino amarillo que se parece un poco al de la portada del álbum de los Beatles, en el estudio de Babelsberg, en Berlín”.
  Uno de los lugares principales de rodaje, en el que Danny y James se enamoran, se encontraba en Normandía.
“La novela describe un rincón absolutamente maravilloso en la costa atlántica en el que se conocen Danny y James”, cuenta Wenders. “Sabía que toda la película dependía de encontrar un lugar verdaderamente mágico, y lo buscamos por toda Europa. Desde la costa de Galicia en España hasta Francia, y luego seguimos subiendo por Bélgica, Holanda e incluso Noruega. También buscamos en Irlanda y Escocia, hasta que nos conocíamos prácticamente todos los hoteles con una vista del Atlántico. Pero seguíamos sin encontrar lo que buscábamos. Hasta que un día nuestro diseñador de producción, Thierry Flamand, dijo, casi tímidamente: “Conozco una residencia privada en la costa de Normandía, construida alrededor de 1900. Es completamente del movimiento artístico Arts and Crafts, y se construyó como punto de reunión interreligioso. Tiene un parque verdaderamente increíble junto al mar”... Ni siquiera llegó a terminar su descripción cuando yo ya había reservado un vuelo allí para ir a verlo inmediatamente. Y en cuanto atravesamos las puertas por primera vez, supimos que habíamos encontrado ese lugar único con el que soñábamos”.
  Las escenas de África tenían que resultar tan auténticas como las escenas en el mundo científico. Yibuti, un país de desiertos, formaciones volcánicas y áridas cadenas montañosas, hizo las veces de Somalia.
  “Necesitábamos que los exteriores que usáramos para las escenas ambientadas en Somalia dieran la sensación de estar allí”, explica Wim Wenders. “Evidentemente, era demasiado complicado que fuéramos a Somalia en las circunstancias actuales. Localizamos exteriores en Yibuti dos veces y la verdad es que encajaba perfectamente con el material. Es un lugar sumamente duro, uno de los lugares más remotos del mundo, así que desplazarse allí suponía un reto. Pero la gente de allí es tremendamente sincera, modesta y real, y conseguimos reflejar todo eso, que creo que es excepcional”.
  James McAvoy concluye: “Los espectadores se sentirán conmovidos por una hermosa historia de amor y se sentirán aterrados por los personajes, pero creo que van a sorprenderse por lo educativa que es también la película, en cuanto a lo que está pasando en nuestro mundo, tanto en el aspecto geopolítico como en lo referente al peligro que corre físicamente el planeta. Eso no suena como una historia de amor, pero lo es, es sobre el amor por tus metas, el amor por tus creencias, el amor por tu mundo, el amor entre los personajes, el amor por Dios; trata sobre el amor por todas esas cosas”.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo