Fichas de peliculas
  • Registro
HA NACIDO UNA ESTRELLA
INFORMACIÓN
Titulo original: A Star Is Born
Año Producción: 2018
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 135 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama, Romance, Musical
Director: Bradley Cooper
Guión: Bradley Cooper, Will Fetters, Irene Mecchi,Stephen J. Rivele, Eric Roth. Basados en una historia de William A. Wellman, Christopher Wilkinson, Robert Carson
Fotografía: Matthew Libatique
Música: George Doering
FECHAS DE ESTRENO

España: 5 Octubre 2018

DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Warner Bros.


SINOPSIS

Jackson es una estrella de la música country lleva algún tiempo en decadencia descubriendo a un talento desconocido, Ally, para el gran público. Ambos inician un apasionado amor, llevándola al estrellato. Ese es el momento en que Ally eclipsa totalmente la carrera de Jackson...

INTÉRPRETES

BRADLEY COOPER, SAM ELLIOTT, LADY GAGA, DAVE CHAPPELLE, BONNIE SOMMERVILLE, GREG GRUNBERG, MICHAEL HARNEY, ANDREW DICE CLAY, RAFI GAVRON, REBECCA FIELD, EDDIE GRIFFIN, ANTHONY RAMOS, LUKAS NELSON, MICHAEL D. ROBERTS, CARLO SCIORTINO

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPRESENTACIÓN EN VENECIA

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

SOBRE LA PRODUCCIÓN...
   El director/guionista Bradley Cooper ha querido dejar su sello realizando una versión contemporánea de "A Star Is Born". Se ha esforzado por hacer algo que hable de la naturaleza intemporal de los sentimientos y defectos humanos, mezclados con el variopinto mundo de la música actual. En la película, una potente banda sonora de canciones originales realza todas y cada una de las emociones, y una cámara íntima captura cada mirada y cada toque.
  “Nunca pensé, '¿Qué hago para que sea original?' Lo único que sabía es que debía ser auténtico para así contar la historia que quería contar", dice Cooper que, además de dirigir y coescribir el guión, y encarnar a Jackson Maine, ha producido la película. También ha co-escrito parte de la música, que interpreta junto a Lady Gaga, que también coescribe gran parte de ella.
  Aunque le encantó la versión de Cooper, Gaga -una experimentada intérprete- le ponía nerviosa asumir el papel de Ally en su primer largometraje. Pero aun así estaba entusiasmada de hacerlo con Cooper al mando y a su lado. “Tuve que superar muchos nervios, pero estaba entusiasmada", cuenta la artista, "porque, en mi opinión, cuando alguien tiene talento, se prepara durante años, está listo para dar el salto a otro medio y acaba sucediendo... es como una gran explosión, un opus. Estaba destinado a dirigir, y tuve la suerte de estar en su primera película”.
  Cooper afirma: "Ella ya había hecho un trabajo increíble como actriz, pero hacer esta gran transición... Daba la impresión de que estábamos en el mismo punto de nuestro trabajo, y ambos necesitábamos lo mismo el uno del otro para saltar la valla hacia el otro lado”.
  Aun así, no es tarea fácil, ni siquiera para personas con tanto éxito. Tal y como el veterano cantante y compositor Jack le dice a Ally cuando se conocen: "El talento viene de todas partes, pero tener algo que decir y una manera de decirlo que consigue que la gente lo escuche es otra cosa. Y si no te lanzas e intentas hacerlo, nunca lo sabrás. Así de claro”.
  En la película, la filosofía de Maine tiene como objetivo animar a que esta ingenua asustadiza se suba al escenario, figurativa y literalmente. También podría ser Cooper que revela sutilmente a través de su personaje por qué esta historia lo motivó a ponerse a prueba detrás de las escenas.
  “Siempre he sabido que quería dirigir, pero también sabía que necesitaba tener una perspectiva propia, saber por qué lo estaba haciendo, de lo contrario no había ninguna razón para hacerlo", dice. “Y siempre quise contar una historia de amor, porque es algo con lo que todo el mundo puede identificarse: el amor, su pérdida, el subidón que provoca. Es lo que te hace sentir más vivo.
  “También está la música, no solo la música, sino el canto", continúa. De hecho, Cooper y Gaga hicieron un pacto desde el principio para grabar todas sus actuaciones en la película en directo -sin playback- en una pista. “Cantar tiene algo muy honesto... no puedes esconderte. Pensé que esas dos cosas podían unirse y yo podría encontrar mi propia perspectiva”.
  El productor Bill Gerber afirma: "Bradley no basó sus decisiones en lo que hubo antes de él, sino en cómo funcionaría esta versión de la película. Lo que siempre me impactó y también a él, es que no sólo se trata de una historia de "pobres que se hacen ricos", sino una historia que advierte sobre los peligros de la fama; es una historia de amor, y esta es la visión de Bradley que surgió de las conversaciones que tuvo con Stefani", dice, utilizando el nombre de pila de Gaga, "sobre quiénes son como artistas. No tiene nada de autobiográfica, pero eso es lo que allanó el camino para hacer la historia que estamos contando”.
  Cualquiera que haya estado en una relación ha experimentado la complejidad de mezclar vidas con miedos, alegrías, dudas, rabia, esperanzas. Will Fetters, que trabajó con Cooper en el guión, dice que para él, la clave fue "entender qué hay debajo de la superficie de estos personajes, qué los motiva, qué hacen para que me identifique con ellos, y qué es exactamente lo que estoy sintiendo yo, y por qué. Se trata de un amor épico entre dos personas con defectos con trayectorias vitales diferentes que se encuentran y, a través de ellos, quise explorar las emociones humanas básicas debajo de toda la ostentación y la fama. ¿Por qué nos fascinan los famosos y cómo se sienten ellos con nuestra fascinación, qué tiene que ver con ellos?”
  “Esta película sube el telón y deja a la vista lo que significa hoy en día ser una estrella y una estrella en ascenso en este negocio, y Bradley no es el típico director de cine novato", observa la productora Lynette Howell Taylor, que ya había trabajado con Cooper. “Estás hablando de un actor que lleva años en la industria del entretenimiento, que ha tenido un gran reconocimiento público, pero que también absorbe los conocimientos de gente como David O. Russell, Clint Eastwood, Todd Phillips y Derek Cianfrance, y perfeccionar su propia faceta de productor. Es un gran colaborador, aprende, presta atención. Así que, cuando estuvo listo para asumir este papel, estaba más que preparado, y no me sorprendió en absoluto que se sumergiera en algo que representaba un desafío, algo que iba a ser grande y espectacular además de relevante y actual”.
  Para reproducir la magnitud descomunal que representa ser uno de los artistas musicales más populares del mundo sobre los escenarios mundiales ante decenas de miles de fans, los realizadores filmaron en lugares tan icónicos como el Teatro Griego de Los Ángeles, The Forum y The Shrine Auditorium, y en los escenarios de los festivales de música de Coachella y Stagecoach, así como también en "Saturday Night Live”. Cooper recurrió al famoso director de fotografía Matthew Libatique para capturar la intimidad y la espectacularidad del mundo de Jack y Ally, y a la diseñadora de producción Karen Murphy y a la diseñadora de vestuario Erin Benach para darle vida.
  Cooper se rodeó de un reparto igual de impresionante. Además de Gaga, quiso contar con personas como Sam Elliott, Dave Chappelle y Andrew Dice Clay para interpretar papeles fundamentales para entender quiénes son Jack y Ally y de dónde vienen, junto con Anthony Ramos como el amigo que le cubre las espaldas a Ally, y Rafi Gavron como un manager que la guía hacia su futuro.
  “Una vez que todo encajó -el reparto, la música, el guión- todo el mundo se implicó de una forma que parecía más que un trabajo", afirma Cooper. “Confiaron en mí, lo que hizo que dirigir fuera la mejor experiencia de mi vida y nos permitió crear la película que nos propusimos hacer”.

  Cuando empieza la película, vemos a Jackson Maine a punto de subir al escenario, pero no sin antes tragarse unas pastillas con un trago de alcohol. Es un ritual habitual para él, pero su conexión con la multitud y su actuación son auténticas. Es una estrella.
  La primera vez que Jack ve a Ally, está cantando "La Vie En Rose" en un bar por el que se deja caer en busca de alcohol, y donde el resto de los intérpretes están disfrazados. Incluso Ally ha cambiado su aspecto para encajar lo mejor posible. Pero es su voz lo que destaca. Sin hacer playback de las grandes figuras, porque ella es una de ellos. Jack se queda colgado, fascinado con la potencia y la pureza de su voz.
  “Cuando Jack va a ver a Ally al backstage después de verla cantar, ella se pone nerviosa. No entiende lo que está pasando o por qué un músico tan famoso quiere tomar una copa con ella", dice Gaga. “Está desconcertada”.
  Esa noche, las circunstancias les llevan a un bar de polis y al parking de un supermercado. No se puede decir que sean sitios románticos, pero Ally se dará cuenta enseguida de quién es el hombre que está a su lado.
  “Empieza a sincerarse con él y él le dice lo hermosa que es. Ella no lo cree del todo... pero lo intenta", dice Gaga.
Ally no es la única en sincerarse. Cooper añade: "Es lo que más me gusta de su primera noche. Él le dice cosas que no creo que le haya dicho a nadie. No es un hombre que hable de esos temas pero de repente siente que debe hacerlo. Acaban de conocerse, pero se produce química, conectan, y ambos terminan bajando la guardia. A partir de ese momento sufren muchos altibajos. Experimentan un tsunami de sentimientos que dará lugar a una situación complicada a lo largo de la historia”.
  Gaga observa: "Ella está enamorada de él, pero se produce muy rápidamente una conexión humana y la careta de estrella empieza a caer. Ella se atreve incluso a tocarle la cara”.
  Para realzar la conexión inmediata que se produce entre Jack y Ally, Cooper quiso entretenerse en esos momentos. Lo explica así: "Se produce una chispa cuando ella se vuelve hacia él en el bar y lo mira por primera vez. Rodamos esa escena a 48 fotogramas. Es la forma en que ella lo mira más que cómo él la mira a ella. De hecho, Jack habla después de ese momento, del impacto que le produjo. Además hicimos muchos primeros planos en los comienzos de la relación porque es muy táctil: cuando él le toca la nariz, cuando él le toma la mano, cuando ella le toca la oreja. Siempre recuerdas la primera vez que alguien te tocó porque o bien sientes un escalofrío o no te quedas frío. Pero ellos sienten escalofríos, y eso es bueno", dice riendo.

  “¿Ese soy yo?", pregunta Jack, después de que Ally le cante con dulzura esa estrofa.
“Sí, eres tú", responde Ally. Aunque acaban de conocerse, ella ya empieza a saber quién es.
  “Cuando están sentados juntos en el parking y ella le canta..." recuerda Gaga, "para mí, es en ese momento cuando ella empieza a enamorarse de él, porque es un hombre encantador y es súper amable con ella”.
  Al igual que los personajes que interpretan, Cooper dice que Gaga y él "confiaban el uno en el otro en todos los sentidos. Cada vez que hacíamos un número musical me daba cuenta de que tenía una fuerza imparable. Supe enseguida que nadie más hubiera podido interpretar el papel. Su talento, su ética de trabajo perfeccionada con años de actuaciones... Como narrador, es un privilegio dar con la persona adecuada, pero además nos sentíamos muy implicados en lo que hacíamos y así es cómo abordamos cada escena y cada canción: como socios”.
  Gaga afirma: "Lo primero que dijimos fue, 'Vale, ahora tú eres músico y yo actriz. Hemos intercambiado los papeles, así que haz que me sienta cómoda pero vulnerable, en una posición en la que pueda darte lo que necesitas para el personaje. Y lo hizo. Cuando trabajamos en la composición de las canciones, vi cómo se convertía en un músico de verdad”.
  En una de las canciones favoritas de Jack, el coro dice: "Cuesta mucho cambiar a un hombre y cuesta mucho intentarlo; puede que haya llegado la hora de abandonar las viejas fórmulas”. Para un hombre completamente desorientado, puede que valga la pena intentarlo con Ally.
“Casi de inmediato, Ally comprende que la vida de Jack es muy complicada, y se vuelve muy protectora con él", dice Gaga.
  La historia nos cuenta lo que le ocurre a aquellos que viven sus vidas en el backstage o detrás de la alfombra roja, tanto literal como figuradamente. Jack lleva mucho tiempo viviendo en esos lugares y le han hecho mucho daño: para empezar, tiene tinnitus, una dolorosa enfermedad que se ha visto exacerbada por años de amplificadores que palpitan en sus oídos en escenarios de todo el mundo. Y aunque su popularidad no ha disminuido y su talento musical es igual de bueno, no tardará en descubrir que su carrera ha llegado a una encrucijada.
  Aunque todo el viaje de Ally y Jack es emocional, en una escena fundamental para el personaje de Cooper, Gaga rebasó los límites para apoyar a su coprotagonista. “Sabía que era una escena difícil. Había recibido rosas de Bradley y cuando vi una parte de la escena, se las dejé en un sitio donde pudiera encontrarlas", dice la actriz.
  “Eso fue absolutamente genial", reconoce Cooper. “Creo que me di cuenta de que se iba y me dije que ahora estaba completamente solo. Después, me fui a mi remolque, porque Jack se subía a su remolque, abrí la puerta y vi las rosas. Ella las había dejado en el asiento del pasajero”.

  En la película, es probable que Bobby, el hermano de Jack, es quien lo haya visto en sus mejores y peores momentos. A lo largo de su relación, Bobby no solo ha sido el hermano mayor de Jack, sino también su padre de sustitución, su manager, su consejero y probablemente su colega de bar. Tiene un gran talento, pero está claro que renunció a su carrera para acompañar a su hermano pequeño, más dotado, en el tortuoso camino de una estrella de rock. Pero ese sacrificio ha dejado un sabor amargo a ambos hombres, y ni siquiera el amor fraternal logra superarlo por completo.
  Sam Elliott, uno de los actores más respetados de la industria de las últimas cinco décadas, interpreta a Bobby, y Cooper revela: "Escribí el papel para Sam. De hecho, si él no lo hubiera hecho, me habría metido en un buen problema porque quería verlo interpretar a un personaje que rezumaba resentimiento en lugar de sabiduría. Y supo caminar por esa fina línea de una manera maravillosa interpretando a un hombre lleno de amor y resentimiento durante toda la película”.
  A pesar de que el papel estaba escrito para él, Elliott no conocía a Cooper antes de encontrarse para hablar sobre la película. “Bradley es uno de los hombres buenos de este negocio. Siempre lo sospeché, y al principio de nuestro primer encuentro, supe que no me equivocaba. Era interesante, amable y directo, y me cautivó desde el primer momento", recuerda Elliott. “Hablamos de trabajo, hablamos de nuestras madres, y hablamos sobre su visión de 'A Star is Born', y cómo podría encajar yo en el proyecto”.
  En ese momento Cooper ya había empezado a trabajar con el coach de dialectos Tim Monich para desarrollar el timbre de Jack, notablemente más bajo que su propia voz y mucho en el registro de Elliot. “He conocido a muchos músicos emblemáticos, y sé con certeza que cuando entran en una habitación notas toda la energía que desprenden", dice Cooper. “El público tiene que sentir su presencia en el momento en que Jackson Maine aparece en la película, y mi instinto fue rebajar mi tono de voz. Trabajé con Tim en 'El Francotirador', y es increíble. Pasamos meses trabajando la voz de Jack, y creo que bajé mi tono una octava. Pero es genial, porque en el momento en que aciertas con la voz, el resto del personaje encaja”.
  Parece que Cooper hizo un gran trabajo y se puso a prueba en esa primera reunión con Elliott. “Puso una grabación suya leyendo y hablando con su coach de voz. Mientras lo escuchaba, me quedé estupefacto por lo mucho que su voz se parecía a la mía", dice Elliott. Cooper también le mostró algunas imágenes suyas trabajando con Gaga. “Me enseñó un clip en su teléfono. Él y Stefani cantaban sentados al piano de ella. Volví a quedarme estupefacto por su belleza.
  “Bradley hace un trabajo increíble", continúa diciendo Elliott. “Quiere llegar a la verdad. Ser honesto. Le gusta colaborar, es generoso, y puedes confiar en él. Así que estás deseando darle lo que te pide porque es un gran tipo”.
  Además de las similitudes físicas de los personajes, el acertado retrato que hace Elliot de Bobby sirve para ocupar otro papel en la vida de Jack: su conciencia. Si Jack busca la verdad, solo necesita mirar a su hermano a los ojos. Aunque para ambos resulta más fácil desviar la mirada. “Y después está la chica. Jack se cuela por ella desde el momento en que la ve, la escucha, y lo siguiente es que se enamora profundamente de ella. Ambos componen y ambos saben lo mucho que eso cuenta para su música. Todo es perfecto durante un momento. Pero Jack no logra deshacerse de sus viejos demonios, y es un rompecorazones total, incluyendo su hermano Bobby”.
  Aunque los lazos familiares han generado desprecio entre los hermanos, Bobby ve la diferencia entre su visión del mundo y la de Jack. En uno de los momentos favoritos de Elliott, Bobby le cuenta a Ally lo que Jack le dijo una vez: "La música se reduce a doce notas entre cualquier octava; doce notas y la octava se repite. Es la misma historia contada una y otra vez. Todo lo que un artista puede ofrecer al mundo es cómo ven esas doce notas”. Otro regalo de Jack, el hombre que ha entregado tanto a ella y al mundo, pero que lucha por guardarse algo para él.
  En un momento particularmente difícil para Jack, se desahoga con un viejo amigo, George "Noodles" Stone.
Dave Chappelle encarna a este personaje fundamental y lo explica: "Noodles representa ese camino que Jack podría haber tomado en su vida, pero que no hizo. Es el camino que yo, personalmente, tomé en mi vida. El chico se divirtió todo lo que pudo pero luego quiso asentarse y formar una familia. Noodles supo bajarse a tiempo de la noria”.
  Es lo que le dice Noodles a Jack sobre lo que ha elegido. De forma bastante poética le dice refiriéndose a Ally: "Puede que ella sea tu oportunidad... Flotas en el mar y luego, un día, encuentras un puerto. Te dices: 'Voy a quedarme aquí unos días’. Y esos días se convierten en años, y acabas por olvidarte a donde ibas. Y te das cuenta que no te importa nada saber dónde ibas porque te gusta estar donde estás”.
  El mismo Chappelle afirma que "los buenos amigos son como el oxígeno. ¿Y qué pasa con alguien tan famoso como Jack? Ese tipo de fama puede ser asfixiante. Además tiene adicciones, así que todas las cosas con las que lidia Jack pueden ser asfixiantes. Volver a ver a un viejo amigo es como correr para tomar aire. Pero se desmaya justo antes de salir a la superficie”.
  Sorprendentemente, Chappelle no solo no había visto una versión anterior de la historia, sino que ni siquiera conocía su existencia. “No sabía nada, pero es bonito ver cómo la gente se enamora, y la idea de que una persona podría salir la oscuridad y hacerse famosa a través de esa tutela. Una relación en la que una persona enseña a otra a convertirse en su mejor yo... eso es tremendamente atractivo”.
  “Conocí a Dave cuando estaba actuando en Londres y vino a verme", reflexiona Cooper. “Siempre fui un gran admirador suyo, y acabamos pasando toda la noche hablando. Me gustaba mucho la dinámica de nuestra amistad y cuando supe que iba a hacer esta película, me dije: 'Tiene que interpretar al viejo amigo músico de Jackson.’ Me puse muy contento cuando dijo sí, y su interpretación es magnífica, tan humorística, dramática y conmovedora. Es una de mis escenas favoritas de la película”.
  “Me encantó el buen ambiente que creó Bradley en el plató; se rodeó de gente en la que confiaba artísticamente", señala Chappelle. “Sabía lo que quería pero no le daba miedo probar otras cosas si le gustaban más en ese momento. Es muy espontáneo y, como cómico, es una de las cualidades que más valoro”.
  Chappelle conoció a Gaga durante el rodaje. “Es alucinante ver de cerca el talento que tiene; además me pareció una persona amable y profunda", dice. “Creo que mantiene con sus fans una de las relaciones más puras de los artistas que he conocido. Ella defiende a esos niños y ellos la cuidan”.
  Aunque se le conoce sobre todo por su trabajo dramático, la pasión de Cooper por la comedia, sobre todo los monólogos, le llevó a buscar otro cómico para interpretar a Lorenzo, el padre de Ally: Andrew Dice Clay. “Me aprendí de memoria las cintas de comedia de Andrew Dice Clay cuando estaba en octavo y las recitaba, para disgusto de mis amigos", dice sonriendo Cooper. “Pero siempre lo he considerado un actor de talento y he visto todas las películas que ha hecho, así que para mí fue muy emocionante trabajar con él”.
  Para alguien que ha estado en el primer plano y fuera de él, Dice afirma sobre la historia: "Creo que es muy actual por lo que ha sucedido con las redes sociales. Todo el mundo quiere ser una estrella, todos están buscando esos 15 minutos de gloria y todo a lo que aspiran es que se haga viral. Ese es el objetivo de todos los que tienen un teléfono, es decir todas las personas del mundo actual.
  “Pero la fama, la fama de verdad, es muy divertida", continúa, "y cualquiera que tenga fama de verdad lo entiende. Puede ser aterradora, y necesitas contar con un equipo a tu alrededor porque te puede pasar de todo cuando todo el mundo sabe quién eres”.
  Como es lógico, al hacer de padre de Ally, Dice tuvo que compartir escenas con Gaga. Cooper facilitó su primer encuentro en un estudio de Hollywood, que empezó con una conversación trivial antes de pasar a lo que parecía ser una escena trivial. “Después nos hizo hacer una escena mucho más fuerte", dice Dice, "y rompí a llorar. Hacía media hora que conocía a esta chica y ya la estaba abrazando y derramando lágrimas sobre ella. Pero Bradley también se había puesto a llorar. Los dos somos tipos muy sensibles”.
  En la historia, Lorenzo es un padre comprensivo, pero también es protector e intenta que su hija no se haga demasiadas ilusiones. Cuando dice sobre Ally: "Tiene una voz celestial. Pero lo cierto es que los mejores cantantes no siempre lo consiguen", la está comparando con las grandes estrellas de su propia generación, tipos que sonaban como Sinatra, pero que no tenían el aspecto, el traje de seda, los ojos azules. Intenta parar el golpe antes de que suceda, como hacen los padres, sin darse cuenta de que las palabras pueden hacer daño.
  “Nunca olvidaré esa escena", dice Gaga. “Me recordó cómo solía sentirme cuando iba a las audiciones de niña -de hecho quería ser actriz antes de querer ser cantante- y nunca conseguí que me llamaran ni que me dieran un papel. En ese momento, creo que ves en Ally a alguien que se siente absolutamente derrotada por la industria de la música. No cree en sí misma. No piensa que es hermosa o que su voz importa. Así que en ese momento ves cómo Lorenzo intenta animarla para hacerla sentir bien. Pero no hace que se sienta mejor. Simplemente le recuerda que tiene más de 30 años y no lo ha conseguido”.
  Antes de conocer a Jack, el seguidor más fiel de Ally es su amigo y compañero de trabajo, Ramón, que interpreta el versátil actor Anthony Ramos. “Ramón es la animadora de Ally, ese amigo que todos necesitamos, el que te anima sólo porque te quiere mucho, no porque quiera algo de ti, no porque te deba algo. Solo porque quiere que ganes", dice.
  “Ramón le da mucha luz a Ally y la ayuda a creer en sí misma", dice Gaga “Cada vez que en la película está a punto de salir a escena, él está allí para animarla y cuando ella se está desmoronando, él está allí para levantarla la moral, para recordarla quién es en realidad. Y Anthony es muy auténtico; Creo que en esos momentos estábamos actuando, pero en realidad no actuábamos”.
  Lo cierto es que Ramón es quién está detrás del primer encuentro de Jack con Ally. “Ramón ve a Jackson Maine fuera del drag club y lo lleva dentro, exponiéndolo a un mundo al que probablemente nunca antes estuvo expuesto", conjetura Ramos. “Ve cómo Jackson reacciona a la actuación de Ally y eso es muy gratificante para Ramón, porque sabe el inmenso talento que tiene Ally. Es él quien le presenta a Ally, y también quien anima a Ally a darle una oportunidad al chico”.
  Y también a darse una oportunidad a ella misma. Se aparta cuando Jack intenta atraerla para que actúe con él la primera vez y Ramón le da a su amiga un empujón en la dirección correcta: al escenario. Pero es un manager de cantantes muy prestigioso quien la llevará aún más lejos, ya que la empuja a emprender una carrera de solista.
  Rafi Gavron conoce a Cooper hace 15 años y asumió el papel de un hombre que suele estar en desacuerdo con Jack, Rez Gavron. El apellido no fue accidental, y el actor está deseando que su familia vea la película. “Hay una escena en la que Ally está en el escenario y dice: 'Quiero dar las gracias a mi manager, Rez Gavron', así que creo que los Gavron se van a divertir con esa frase", dice el actor.
  Con la experiencia viene la sabiduría, y Gavron dice que su personaje "sabe todo sobre Jack". Todos sus éxitos, todas sus trampas. Lo respeta como músico de talento, pero sabe que Jack tiene problemas con las adicciones y su principal preocupación es si eso hará peligrar el potencial de Ally para tener éxito. Ya ha visto ese tipo de situaciones. Jack está enamorado de ella, pero Rez está enamorado de su talento. Cree ciegamente en ella y necesita que el mundo la escuche. Así que él también tiene algo que proteger”.
  “Rez forma parte del viaje musical de Ally, de la evolución de su música y también de su aspecto más allá de lo que Jack ha hecho por ella", dice Cooper sobre el personaje que suele situarse en la posición de poli bueno/poli malo. “Mucho de lo que Rafi hizo fue improvisado, e hizo un gran trabajo que ilustra cómo un artista se deja influenciar por otras personas y entra en mundos nuevos”.
  A diferencia de otras versiones del cuento, Ally elige llevar su carrera en otra dirección, no es el resentimiento de Jack por su ascenso meteórico lo que se interpone entre ellos. Ella está forjando su propio camino; él piensa que se está vendiendo y que se subestima.
  “Rez quiere que Ally deje el piano, que trabaje con un coreógrafo, y ella decide adoptar esa forma de pensar", dice Gaga. “A mí me sucedió algo parecido y como a mí, a muchos otros, estoy seguro. En ese sentido, la historia es muy honesta”.
  La película también presenta una serie de cameos del mundo del cine, los escenarios y la música como Ron Rifkin, Greg Grunberg, Eddie Griffin, Luenell, D.J. Shangela Pierce, Derek Kevin Jones, William Belli, Marlon Williams, Brandi Carlile y Halsey.
  Músicos tan venerables como Don Was, Victor Indrizzo, George Doering, Michael Bearden y Lenny Castro aparecen con Jack como un "súper grupo" en una actuación en los Grammy, un término muy acertado. Y en la película, los protagonistas de la banda de Jack son Lukas Nelson y Promise of the Real.

  “Una de las cosas que Stefani aportó a esta película fue el mundo de la música", afirma Cooper. “Ella decía, 'Deberíamos trabajar con esta persona', y 'Esta persona sería genial para esto', y eso me hizo las cosas mucho más fáciles. Ella hacía todo el trabajo de campo y después yo me limitaba a unirme a lo que había hecho”.
  “Contamos con un estudio para trabajar y lo llenamos con los mejores compositores", dice Gaga, "así que teníamos muchas canciones para esta película. De hecho, también escribíamos mientras rodábamos. Empecé a escribir 'I Don't Know What Love Is' después de rodar la escena en el bar de polis, porque estaba muy emocionada después de filmar esa escena. En realidad estaba usando el atrezzo de Ally. Pregunté si podía utilizar la libreta de notas de atrezzo y la escribí allí mismo. Después Lukas y yo la terminamos”.
  Lukas Nelson, hijo de la legendaria estrella de música country Willie Nelson, había trabajado con Cooper y Gaga para escribir y producir muchas de las canciones originales de la película, así que era lógico que él y sus compañeros de banda de Promise of the Real -Anthony LoGerfo, Alberto Bof, Corey McCormick y Tato Melgar-, también fueran los miembros de la banda de Jackson Maine en la película.
  “Bradley nos indicó algunas escenas que necesitaban música, y que no quería en las canciones hubiera referencias directas a los personajes o cosas que estaban sucediendo en la película", comenta Nelson. “Quería que fueran sutiles, que tuvieran valor por sí mismas”.
  Eso significaba evitar el uso de las letras como diálogo, así como cualquier canción gratuita. “No tiene sentido que en la película se cante una letra que no esté directamente relacionada con el momento emocional de la película en él que se está produciendo", afirma Cooper. “Están cantando con palabras que tienen que ver con sus miedos, sus esperanzas, sus sueños, en ese momento preciso. Es una parte fundamental del guión, pero no es el guión”.
  “Stefani y yo empezamos a escribir como poseídos", dice Nelson. “Es una compositora increíble, un genio lírico, y conectamos maravillosamente bien como artistas. Nuestras mentes funcionan de la misma forma y, a veces, se nos venía la misma palabra a la mente. Además, Bradley es un gran conocedor de la música, así que entre los tres, crear la música de este proyecto fue un trabajo de colaboración”.
  Parte del proceso de Cooper fue desarrollar un estilo musical y un sonido para Jackson Maine, y contó con la colaboración de Nelson. “Es un gran admirador de Neil Young, así que mezclamos su sonido con él de Peter Townsend de los Who para encontrar el sonido de guitarra que encajara con él", dice Nelson. “Pensamos en Waylon Jennings y The Strokes. Fue muy deliberado y, al mismo tiempo, todo está hecho expresamente para su personaje. Bradley trabajó muy duro, pero también demostró tener un talento musical natural”.
  Durante el proceso, para Gaga era importante que Cooper no creyera que alguien intentaba convertirlo en un tipo particular de músico. “Ella me protegió muchísimo", dice. “Sabía que yo podría encontrar el sonido de Jack si me permitían seguir explorando”.
  La táctica funcionó. Nelson dice que "Black Eyes", la canción que abre la película, se gestó en un instante. “Bradley y yo escribimos esa canción juntos en el estudio, cuando la banda estaba allí. Empecé a tocar ese punteo y él comenzó a ponerle letra, y todo encajó”.
  Cooper tomó clases de guitarra y piano, y clases de voz del coach vocal Roger Love. “Cantar no es fácil", reconoce Cooper, "sobre todo si cantas delante de mucha gente. Al principio, me quedaba sin aliento después de cantar una estrofa. Pasé cinco días a la semana durante seis meses aprendiendo a cantar, y no como yo, sino como Jackson”.
  La canción principal de Jackson Maine, la estimulante "Maybe It's Time", la escribió Jason Isbell. Y Gaga trabajó estrechamente con los pesos pesados de la industria como Mark Ronson, Anthony Rossomando y Andrew Wyatt para escribir lo que al final se convertiría en el tema de Ally y Jack, "Shallow”. Hay trozos de la canción entretejidos en la película antes de que la oigamos entera. Ally empieza cantando unas pocas líneas en el parking mientras intenta saber lo que piensa Jack.

  Para Cooper era importante que el estilo cinematográfico de la película tuviera una perspectiva en primera persona, con la esperanza de que el público pudiera experimentar la energía embriagadora que supone tocar en directo ante una multitud. Para lograr esta sensación, Cooper y el director de fotografía Matthew Libatique eligieron rodar todas las secuencias con actuaciones desde la perspectiva de los artistas: eso significaba que los cantantes y los músicos tenían un punto de vista inmediato e interactuaban en el escenario entre ellos. No hay grandes tomas de los conciertos desde la perspectiva del público; la lente estaría inserta en la actuación.
  Gerber afirma: "Bradley adoptó un enfoque muy concreto con respecto a su forma de contar la historia cinematográficamente. Hay ciertos ángulos de las películas clásicas de conciertos que nunca verás en esta película. Por el contrario, él y Matty te colocan en medio de lo que significa empezar a ser famoso, lo que se siente por haber sido famoso durante mucho tiempo y lo que se siente cuando se pierde. Es muy visceral”.
  Libatique ha filmado muchos vídeos de música y de conciertos y también largometrajes. “Es un artista", afirma Cooper. “Pude conocerlo gracias a Darren Aronofsky, con quien ha hecho muchas películas, y nos llevamos bien desde el principio. Le dije que no íbamos a tener muchos días y que habría que moverse rápido. Le enseñé la paleta de colores que yo había imaginado, algo sobre la composición de apertura, y él hizo el resto maravillosamente bien”.
  Libatique incorporó varias técnicas de rodaje, incluidas las cámaras de mano, Steadicam, planos-secuencias siguiendo a Jackson Maine desde el backstage hasta el escenario, y así sucesivamente, con muchos primeros planos. “Le doy gracias a Dios por Matty y su equipo; fueron increíbles", reconoce Cooper. “Y también Scott Sakamoto, nuestro operador de cámara. Me gusta verle mover la cámara. Es como un bailarín. Uno de los mejores de todos los tiempos”.
  Para complementar las imágenes, el mezclador de sonido Steve Morrow trabajó para diseñar el sonido de forma que permitiera una transición fluida desde el backstage al escenario central, como hacen los músicos, sin interrupciones audibles. Él mismo lo explica: "En las películas musicales más tradicionales, da la sensación de que cuando comienza la música estás en un mundo diferente, audible, y Bradley y Stefani querían evitar eso. El público es cada vez más sofisticado, notan ciertas cosas. En mi opinión, lo peor es una pista de playback que te distraiga de la película. Bradley no quería que el público se saliera de ese mundo, que lo viera desde fuera. Quería que estuvieran totalmente inmersos en su interior”.
  Con ese objetivo en mente, era fundamental que las interpretaciones vocales se grabaran en directo el día del rodaje. Así que todo lo que se ve y se escucha vocalmente en la película se grababa el día del rodaje. “Una voz en directo tiene cierta pureza", afirma Cooper. “Y todas las voces de la película son en directo, nada está pregrabado, y creo que así es como pudimos capturar la autenticidad de cada actuación”.
  Las pistas musicales pregrabadas solo las escuchaban los intérpretes a través de pequeños micrófonos ocultos; la banda hacía una pantomima de su interpretación, mientras Cooper y Gaga cantaron en directo. Además de los micrófonos de pie situados en el escenario, Morrow y su equipo colocaron una extensa red de dispositivos de grabación sensibles en el escenario y a su alrededor. “No suele hacerse así", reconoce, "pero queríamos ofrecer la máxima cantidad de materia prima, así que fuimos un poco más lejos para lograr lo que Bradley estaba buscando”.
  Si la cámara y los procesos de grabación de sonido podían ser tan auténticos, también podrían serlo las localizaciones. “Habíamos explorado la idea de hacer ciertas cosas en los platós, porque hay mucho más control en términos de ruido, iluminación, etc.", recuerda Gerber. “Pero empezamos a encontrar excelentes localizaciones con gente que colaboró con gran generosidad permitiéndonos rodar allí. Así que no había ninguna razón para no hacerlo en los emplazamientos reales donde suceden estas cosas. Es una forma audaz de comenzar un rodaje, pero resultó ser mucho menos complicado de lo que pensamos al principio”.
  La producción trabajó estrechamente con AEG y Golden Voice para planificar y poner en marcha la logística. El rodaje arrancó en Indio, California, donde el equipo pasó la primera semana filmando en los extensos terrenos del Festival de Música de Coachella, entre los dos fines de semana del festival. Las complejidades que entraña rodar allí se redujeron de manera exponencial porque la estrella del festival no era otra que Lady Gaga.
  La utilización de múltiples escenarios, equipos e infraestructura ya instalados permitió a la producción capturar grandes escenas que no se hubieran podido duplicar fácilmente. “Los equipos, las plataformas de iluminación y las zonas de backstage ya existían, así que pudimos acceder a ese entorno y filmarlo tal y como es", explica Howell Taylor. “Acceder a lugares reales da a la película el tipo de legitimidad que, incluso con todo el dinero del mundo, no podría recrearse nunca de la misma forma”.
  Para la escandalosa actuación de Jackson Maine que abre la película, Cooper y un equipo mínimo se subió al escenario principal del Festival de Música Stagecoach para filmar una breve actuación entre las actuaciones de Jamie Johnson y Willie Nelson. Cuando la escena de la actuación ya había terminado y a pesar de que no hubo presentación ni se oía nada por los altavoces, la multitud desprevenida se dio cuenta de que el actor Bradley Cooper estaba en el escenario.
  El truco se repitió después en un gigantesco festival de música en Europa. “Por extraño que parezca", dice Cooper, "Kris Kristofferson tocó el verano que estuvimos allí, y tuvo la amabilidad de dejarnos filmar un par de minutos de su actuación.
  “Cantar en directo ante el equipo da miedo, pero ¿qué ocurre si tienes a 20.000 o incluso a 80.000 personas delante de ti?, continúa diciendo. “Tengo que agradecérselo a Steve Morrow porque cada vez, justo antes de hacerlo, yo decía, 'Tal vez debería hacerlo con playback', y él me contestaba '¿Pero de qué estás hablando? ¡Tienes que cantar en directo!´ Y es lo que hice. Y en Inglaterra tuve que actuar en el escenario donde había visto a Robert Plant, Jack White, Thom Yorke... Pero lo mejor era que, después de terminar, tenía que decir: 'Señoras y señores, el Señor Kris Kristofferson.’ Y después se marchaba. Nunca lo olvidaré”.
  Otros grandes espacios para actuaciones que se utilizaron durante el rodaje incluyen el Shrine Auditorium, el Teatro Griego, el Teatro Regent y el Forum. Filmar en grandes recintos que albergan enormes masas de gente planteaba desafíos creativos a la producción. Así que en vez de traer miles de extras, el equipo de producción encontró una manera de llenar los asientos utilizando un recurso de valor incalculable: Los fans de Lady Gaga.
  A los fans de Gaga se les conoce cariñosamente con el nombre de sus "Pequeños Monstruos" y tuvieron la oportunidad de participar en el proceso de filmación como miembros del público. Se vendieron entradas en cada uno de los recintos y todos los ingresos se destinaron a la Fundación Born This Way de Lady Gaga. De esta forma, los realizadores pudieron aprovechar el entusiasmo y la entrega de sus fans. Y aunque contar con un público en directo para el rodaje permitió tener los visuales y la energía necesaria, los que tuvieron la suerte de quedarse hasta el final de una noche en el Teatro Griego disfrutaron de una interpretación privada e improvisada de dos éxitos de Gaga. Fue la forma de agradecerles su presencia y su apoyo.
  Debido al estilo de la filmación y a la perspectiva artística, cada localización se utilizó de varias formas y sirvió para diferentes recintos. “Estaba claro que Matty iba a filmar mucho con cámara de mano lo que permite a los espectadores verlo todo con gran detalle, desde los vestuarios y las entrañas de una sala hasta el escenario", señala la diseñadora de producción Karen Murphy, a quien le intrigaba la idea de representar visualmente el viaje de un artista. “Al igual que ocurre con todo el aspecto de la película, la clave estaba en la autenticidad y la perspectiva. Bradley y yo hablamos de lo importante que es ver el ascenso de una estrella del pop desde su propio punto de vista, ver la fama desde dentro cuando ocurre rápidamente y experimentarlo todo por primera vez”.
  Murphy, que no es de Los Ángeles, tuvo que conducir mucho para encontrar el aspecto de varias ubicaciones. “Los Ángeles tiene muchas zonas preciosas y todas son muy diferentes, lo que para mí, como forastera, era maravilloso”.
  Descubrió una casa en Kensington Road en la zona de Angelino Heights/Echo Park, que se convirtió en la casa donde Ally vive con su padre, un conductor de limusinas que lleva su negocio desde casa. “Tenía que parecer que una familia que vivía allí pero no ser una mansión, y me gustaron las casas de esa zona. Está en alto, tiene vista al centro de Los Ángeles, lo que le da una perspectiva interesante desde la calle, y también podíamos utilizar el exterior”.
  Por el contrario, la casa de Jackson Maine está aislada, incluso su hermano Bobby tiene problemas para encontrarla en el bosque. “No me pareció que una mansión estilo LA fuera apropiada para Jack", observa Murphy. “Tenía raíces en Arizona, es un tipo muy terrenal, su música es terrenal... Así que quería encontrar un lugar que se pareciera a él sin pensar en la escala o en un código postal elegante, sino en un lugar aislado donde escribiría y haría una música maravillosa. Creo que vivió solo durante mucho tiempo así que necesitaría un lugar cálido y acogedor, a pesar de llevar una vida un tanto extraña”.
  Murphy incorporó mucha madera en los entornos que no son para conciertos. “No quería que las cosas llamaran demasiado la atención. Vi muchos documentales musicales que incluyen los lugares donde los artistas hacen sus álbumes, para tener una visión de sus vidas y saber lo que tienen a su alrededor. Rara vez se trataba de moda o color... sólo entornos reales. No siempre se puede elegir una paleta en un entorno real. Te limitas a rellenarlo con sus cosas, las cosas que tendrían”.
  Eso no quiere decir que no sea una casa preciosa. “Está muy bien ambientado, es bonito y acogedor. Él tiene una vida muy rica, pero es la vida que lleva en la carretera como carteles de sus giras a lo largo de los años, ese tipo de cosas”.
  Para capturar la experiencia del resto de los artistas tanto en la carretera como en el escenario, Murphy dice: "Me pareció importante contar con un manager de gira de verdad que trabajara con nosotros, con el departamento de arte, con el departamento de ambientación... porque teníamos que reproducir conciertos reales. Los productores encontraron a Eric Johnson que había trabajado con Neil Young y se convirtió en parte del equipo, en un gran asesor”.
  La diseñadora de vestuario Erin Benach se enfrentó a desafíos muy diferentes en su trabajo para la película. Lo explica así: "Intenté diseñar una moda que no quedara anticuada dos años después creando una apariencia intemporal; Sabía que todas las miradas estarían clavadas en Stefani y era importante que su personaje fuera el foco principal”.
  Al igual que sus colegas diseñadores, Benach exploró detenidamente las historias de los personajes antes del comienzo de la película para saber dónde estarían cuando arranca la historia. “Nos encantó la idea de que Jack tuviera un armario muy pequeño y un estilo que abandona muy pocas veces. En realidad lo llamamos un uniforme. Ya no intenta impresionar a nadie. No piensa mucho en la ropa. Tiene tres pares de pantalones, cuatro camisas, una chaqueta y un estilo despreocupado. Nunca lo verás eligiendo ropa”.
  Es increíble que se pudieran elaborar todas las prendas de Jack en tan poco tiempo. “Creamos toda la ropa de Jack. Puede parecer que su ropa no se hizo totalmente a medida, ¡pero así es!", asegura Benach. “Todos sus vaqueros debían encajar con las botas. Hicimos su cinturón de cuero, sus camisas, que eran una especie de híbrido entre una camisa de los años 70 y una moderna. Todas las telas son gruesas para que parezca un poco demacrado, un poco desaliñado. Da la impresión de que vive en su propio mundo, así que era importante no identificarlo con algo muy reconocible”.
  Ally, por otro lado, experimenta una transformación que se refleja en la ropa que usa. “Cuando arranca la película es camarera en un hotel, así que lleva un uniforme. Y cuando actúa en el drag club, que en realidad es otro personaje, lleva un vestido muy ajustado que seguramente no se pondría en la vida real. En la vida real la vemos con vaqueros y camisetas. Con su propio estilo y con poco dinero”.
  Cuando empieza a subirse al escenario con Jack, Benach dice: "Vemos que es bastante atrevida. Compramos muchas prendas vintage en el centro y en Long Beach, buscando pequeños tesoros que le quedaran muy bien”.
  "Cuando empieza a ser una artista por derecho propio, Ally evoluciona", observa Benach. “Los estilistas empiezan a traer cosas; ella comienza a vestirse para los eventos, se tiñe el pelo. Se está convirtiendo en una estrella del pop. Por supuesto, Stefani tenía grandes ideas que resultaron muy útiles para no equivocarnos”.
  Benach supo incorporar prendas de grandes diseñadores a su vestuario. “Nos pusimos en contacto con muchas marcas y recibimos una maravillosa variedad de prendas”.
  Uno de los vestidos que lleva Ally lo diseñó y elaboró Benach y su equipo. “Sin revelar demasiado, puedo decir que uno de nuestros momentos más serios de la película es cuando Ally canta en el apogeo de su estrellato. Necesitábamos transmitir una seriedad elegante así que diseñé un vestido azul verdoso que refleja la belleza de su estrellato y la emoción del momento”.
  Benach también tuvo en cuenta que Gaga iba a cantar y bailar. “¡La mejor forma de diseñar ropa para un espectáculo de baile es observar los movimientos de baile! Ver a Stefani ensayar con su coreógrafo fue, sin lugar a dudas, mi parte favorita del trabajo. Me fue tremendamente útil porque puedes comprender a la perfección la fuerza del momento gracias a los movimientos de baile y la música. Una vez que asimilé todo eso, ¡me senté a mi mesa dibujo en busca de ideas!", dice la diseñadora.
  La trayectoria de Gaga podría identificarse con la evolución de su personaje. Justo cuando todo se hace más grande a su alrededor, cuando la carrera de Ally despega, Gaga dice: "Cuando dije ok, sin piano, decidí que iba a tener bailarines. Después empecé a diseñar mis propios trajes y a elaborar mis propios accesorios para el escenario, y se convirtió en un espectáculo más grande. Pero cuando empecé, solo éramos yo y el piano”.

  Al final del rodaje, Cooper se retiró a su casa con su equipo de montaje para montar la película. “Debo decir que mi montador, Jay Cassidy, su primer ayudante, Mike Azevedo, y yo, pasamos Dios sabe cuántos meses de 16 horas diarias montando esta película. Fueron fundamentales para hacer esta película”.
  Mientras Cooper trabajaba en la posproducción, la mayor parte del reparto y del equipo pasaron a otra cosa. Pero el tiempo que pasaron juntos haciendo "A Star Is Born" dejó una marca indeleble en todos ellos. 
  Gaga, que siguió toda la posproducción para ayudar a finalizar la banda sonora, dice: "Esta película no me ha abandonado todavía. Creo que mucha gente se identificará con los temas, y la historia también les llegará en lo más profundo. Además, la música cuenta esta historia de amor. Es algo que todos nos tomamos muy en serio y en lo que creímos a pies juntillas. Todos comprendimos la visión de Bradley y todos queríamos, hasta el último segundo, hacer que fuera perfecto”.
  “He aprendido que cuando estás creando cualquier tipo de arte, si eres sincero, si confías en tus instintos sin dejar de ser flexible, es posible que puedas cambiar un poco la forma en la que la gente ve su mundo", reflexiona Cooper. “Y si tu equipo está contigo, la sensación es maravillosa. Que todos confiaran en mi visión fue estimulante y me dio la confianza necesaria para superar los obstáculos diarios de esta ingente tarea.
  “Ha sido un viaje de tres años y la experiencia ha sido increíble. Si tengo la suerte de que alguien me permita volver a hacerlo, no dudaría en aceptar", continúa Cooper, y añade: "Hay una frase en el película en la que Jack le dice a Ally: "Si hay una razón por la que deberíamos estar aquí, es para decir algo que la gente quiera oír’. Espero que eso sea lo que hemos logrado”.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo