Críticas

ESTRENOS DE LA SEMANA

  • Registro
CON LA MUERTE EN LOS TALONES

Valoración crítica

INFORMACIÓN
Titulo original: North By Northwest
Año Producción: 1959
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 136 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Aventura, Thriller
Director: Alfred Hitchcock
Guión: Ernest Lehman
Fotografía: Robert Burks
Música: Bernard Herrmann
INTÉRPRETES
Cary Grant, Eva Marie Saint, James Mason, Jessie Royce Landis, Leo G. Carroll, Martin Landau, Adam Williams, Edward Platt, Les Tremayne

CRITICA

Por: PACO CASADO
 
   Los años finales de la década de los cincuenta y comienzo de los sesenta, señalan la etapa más completa de este gran maestro, con sus películas más logradas entre las que se encuentra esta comedia de acción.
   Es uno de los films de Alfred Hitchcock más completos en emoción, intriga y hechura fílmica, una de esas cintas que demostraron la valía de este maestro indiscutible, al que tantos imitadores le salieron pero que tardará mucho tiempo en aparecer otro mago del suspense.
   Estamos, pues, en el momento álgido de la carrera de un genio, cuya obra funciona en distintos niveles.
'Con la muerte en los talones' (1959) es una excitante película de aventuras y al mismo tiempo una obra maestra que cuenta cómo un ejecutivo de publicidad de la ciudad de Nueva York, tiene que huir al ser confundido con un agente secreto del gobierno que es perseguido por un grupo de espías extranjeros.
   En ella se incluyen elementos realmente hermosos, con un protagonista que deja de ser quien es para convertirse en un hombre que no existe, alguien que pierde su identidad.
   Un hombre frívolo, que casi se toma a broma el peligro de muerte, que corre constantemente al ser confundido con un agente de alto nivel, que en realidad no existe, un personaje cínico que queda como un santo en comparación con la frialdad y la crueldad de la decisión tomada, no por los malvados oficiales, sino por los altos cargos del espionaje que lo abandonan a sus suerte y se sirven de él impunemente.
   Hitchcock es un director discutido en su momento y popular como pocos a todos los niveles.
Su nombre es tan conocido por el gran público como por las revistas especializadas, estando sus títulos entre los más atrayentes de la historia del cine.
   El director lleva adelante la trama con escenas inolvidables y emocionantes, como la persecución de la avioneta, la divertida de la galería de subastas de obras de arte o la admirable secuencia final en las gigantescas esculturas de los rostros de los presidentes norteamericanos Lincoln y Roosvelt tallados en el monte Rushmore, entre otras.
   Toma de nuevo el tema tan querido por el director inglés del falso culpable, que coloca en una difícil posición a un hombre al que las circunstancias lo sitúan en una posición de culpable siendo realmente inocente.
   Este caso ya lo ha tratado en otro film con este título, Falso culpable (1956), aunque aquí lo toca con humor, con aires de comedia a veces, pero de forma brillante y espectacular.
   Su construcción es perfecta sin que falte o sobre un plano de más ni de menos, componiendo una lograda sinfonía de apariencias convertidas en un sueño real.
   Una obra que auna, con la perfección habitual en el maestro, la distracción con la profundidad, que supone una nueva contemplación, una confirmación de la increíble sabiduría con que logró crear un estilo propio y a la vez asequible a todos los públicos.
   Se repiten sus constantes habituales en su cine y no olvida a sus actores incondicionales como Cary Grant o a su músico habitual Bernard Herrmann con una música inconfundible.
   Dirección magistral, con un ritmo excelente, actores ajustados a sus papeles, perfecta fotografía en technicolor y unos estupendos títulos de crédito de Saul Bass.
   Decía François Truffaut que este film resumía a la perfección la etapa americana de Hitchcock, ya que contiene intriga, romance, humor y drama.
La idea del perseguidor perseguido es desarrollada aquí hasta límites delirantes; sirva de ejemplo la célebre secuencia en la que una avioneta fumigadora atenta contra Cary Grant mientras abona un campo sembrado.
   Y es que pocas veces en el cine un personaje ha sido tan zarandeado por su creador.
La realidad, viene a decirnos Hitchcock, es siempre más pequeña que el arte.
   Fueron nominados al Oscar el guion, el montaje y los decorados. David de Donatello para Cary Grant. Premio Edgar Allan Poe al guion. Laurel de oro al mejor drama de acción. Concha de plata en San Sebastián. Premio Satellite 50 aniversario Premio NBR.

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasINFORMACIÓN EXTENDIDA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA 

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPRESENTACIÓN DE ALFRED HITCHCOCK

logo radio directo


Videoclip musical
CONOCES A TOMÁS?

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... FAST AND FURIOUS

Criticas del pasado...

Crítica... LA CIUDAD DE LAS MUJERESCrítica... EL HOMBRE DE MÁRMOL Crítica... INFRAMAN

Frase Famosa                  Anécdota

FRASE FAMOSA... MARLENE DIETRICH ANÉCDOTA DE... HENRY VIDAL 

Últimos fallecimientos

Ha muerto... MARGARET NOLANHa muerto... CLARK MIDDLETON
Ha muerto... WLADIMIR YORDANOFF
Ha muerto... CONCHATA FERRELL

Últimas BSO's añadidas

MÚSICA DE... EL LADRÓN HONESTOBanda sonora... 8 SEGUNDOS
Banda sonora de... LAS ALUCINANTES AVENTURAS DE BILL Y TEDBanda sonora... WALL-E

El rincón del recuerdo...

Recordando EL FANTÁSTICO ESPAÑOL