Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: L'école Buissonniére
Año Producción: 2017
Nacionalidad: Francia
Duración: 116 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Drama, Comedia
Director: Nicolas Vanier
Guión: Jérôme Tonnerre, Nicolas Vanier
Fotografía: Éric Guichard
Música: Armand Amar
FECHAS DE ESTRENO
España: 15 Febrero 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vercine


SINOPSIS

En el Paris de 1930 vive Paul quien lo único que ve son los muros del orfanato donde vive, en los suburbios de la clase obrera. Un día Paul es encomendado a Celestine y Borel quienes se lo llevan a vivir al bosque donde el jovencito descubrirá todo el territorio que pertenece al Conde de la Fresnaye. Mientras el Conde tolera a los cazadores furtivos Borel los acecha. Paul aprenderá de la vida en el bosque y sus secretos...

INTÉRPRETES

FRANÇOIS CLUZET, JEAN SCANDEL, ERIC ELMOSNINO, FRANÇOIS BERLÉAND, VALÉRIE KARSENTI, THOMAS DURAND, ILONA CABRERA, FRÉDÉRIC SAUREL, URBAIN CANCELIER, MURIELLE HUET DES AUNAY, THIERRY ROBARD, CAROLINA JURCZAK, AFFIF BEN BADRA, CLAUDINE BASCHETT

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
Para entenderte es necesario volver a tus orígenes. Aunque naciste en Senegal, es Sologne la que parece ser tu tierra natal...
Solo pasé unos días en Senegal, donde mi padre hizo el servicio militar. Quién sabe, quizás tuve un golpe de calor y por eso prefiero el frío, pero fue Sologne quien me hizo ser quién soy: un amante de la naturaleza y la vida silvestre...

Y también de los grandes espacios abiertos ya que la región está llena de ellos...
De hecho, rindo homenaje a esta encantadora región salvaje en LA ESCUELA DE LA VIDA como lo hice en THE LAST TRAPPEUR para las Montañas Rocosas de Canadá, para Siberia en WOLF o la montaña en BELLE ET SÉBASTIEN. Fue natural para mí regresar a casa para esta película, en este territorio que amo y donde desarrollé, siguiendo los pasos de mi abuelo, mi gusto por la naturaleza y mis conocimientos sobre el bosque y los animales.

Pero en tus películas, la naturaleza siempre está relacionada con los humanos...
Creo que no hay nada más triste que un territorio abandonado por los hombres. Una naturaleza sin hombres es para mí una naturaleza vacía y triste. De hecho, es lo que vi hace unos meses cuando crucé Canadá. Vi muchos lugares y aldeas, una vez habitadas por cazadores e indios que ahora son ruinas y desiertos.

¿El pequeño Paul de LA ESCUELA DE LA VIDA se parece al Nicolas que eras de niño?...
Aunque no soy un niño de ciudad y aunque nací con botas en los pies y una caña de pescar en la mano, veo recuerdos de mi infancia en la historia de Paul cuando descubre la naturaleza y la gente de Sologne. A veces son un poco duros, pero rápidamente descubres que son generosos. A nivel general, mis fuentes de inspiración son múltiples. Vienen de la novela que escribí en la Sologne, ‘Le Grand Brame’, de la obra de Maurice Genevoix (‘Raboliot’, ‘La Derniere Harde’), pero también de la magnífica ‘Le Grand Meaulnes’ de Alain Fournier.

¿Tuviste este proyecto en mente por mucho tiempo?...
Sí, pero inconscientemente. La escritura de ‘Le Grand Brame’ fue el detonante. Además de eso, también se trataba de estar disponible, una película a menudo conduce a otra.
Ciertamente tuve la necesidad de volver a casa. Y lo hice de forma natural y progresiva.

¿Por qué elegiste la década de 1930?...
Es una opción principalmente estética. Estaba buscando esta mezcla perfecta entre colores, texturas y naturaleza. Claramente, prefiero la apariencia de los cazadores de época a la de hoy con sus ropas fluorescentes y de alta tecnología.
Y no hablemos del comportamiento de muchos de ellos que no tienen nada que ver con las personas de las que hablo en la película: hombres que conocen y respetan la naturaleza.

François Cluzet describe LA ESCUELA DE LA VIDA como “una película de autor espectacular”. ¿Estás de acuerdo con él?...
Creo que tiene razón porque la naturaleza es uno de los principales activos de la película con el que tuvimos que lidiar. Pero también era muy complaciente en el set, tuvimos un clima y unas condiciones de luz perfectas. Mi idea era dejar que la naturaleza se expresara de acuerdo con la historia que queríamos contar. Y para eso, la Sologne ha sido generosa. Sabe que me encanta y me lo devuelve...

¿Cómo elegiste los lugares de rodaje?...
La Sologne ofrecía muchas posibilidades, pero también debíamos respetar la temporalidad de la historia. Por ejemplo, para el escenario del mercado que vemos en la película, buscamos en vano pueblos que no hubieran sufrido demasiadas transformaciones. Fue una tarea difícil. Es por eso que decidimos reconstruir uno en una aldea abandonada y luego restaurarla... Por lo demás, rodamos en escenarios existentes, como escuelas o el castillo del conde. Y por supuesto, los extras son todos solognots. Hicimos llamamientos por varios ayuntamientos y recibimos una respuesta entusiasta. ¡Hubo colas de varias horas para registrarse!

¿Cómo evitó los fallos temporales en el attrezzo y los decorados?...
No fue tarea fácil, con mi director de arte estuvimos muy atentos. Una de las trampas en las que puedes caer cuando retratas la década de 1930 es hacer mucho uso de accesorios o disfraces conservados, especialmente por los museos.
¡Pero en la década de 1930, también hubo bicicletas nuevas, por ejemplo! Por lo tanto, le pedí a mi equipo de decoración que trabajara en la pátina de los accesorios, cuidando de mantener el estilo de la década de 1930 pero sin caer en objetos viejos y envejecidos.

Jean Scandel, quien hace su debut en la pantalla, como Paul es un recién llegado. ¿Cómo lo encontraste?...
Nos embarcamos en un gran casting nacional donde se presentaron más de 2000 niños. Seleccioné una treintena de ellos y luego hicimos algunas pruebas con 6 jóvenes actores. Jean finalmente se distinguió por su inteligencia y alegría. Hay que decir que tuvo que hacer réplicas a François Cluzet desde el principio, ya que vino personalmente para estas pruebas. Jean es un joven con un talento natural, pero también encontré en él una especie de grieta, algo interior, muy conmovedor, que lo hizo tan creíble como un pequeño huérfano. Nunca me he arrepentido de esta elección, lo encuentro maravilloso.

¿Cómo es rodar con un niño?...
Debes quererlo y sentir empatía por él. Había sentido la misma cercanía con Félix en el rodaje de BELLE ET SÉBASTIEN. A partir de ahí, debes trabajar con ellos, hacer que disfruten jugando, consolarlos y señalarlos en la dirección correcta.

¿Qué es lo más difícil después de todo? ¿Rodar con actores famosos, niños o animales?...
En el cine, a menudo se dice que lo más difícil es rodar con animales, con niños o al aire libre. ¡Y hemos hecho las tres cosas! Puede echar atrás a algunas personas, pero a mí me fascina. Cuando un animal es reacio a hacer el movimiento deseado, nunca pierdo la paciencia.
Solo trato de encontrar una manera de hacer que él haga lo que necesitamos.
Trabajar con entrenadores y animales es un reto al que estoy acostumbrado. Pero sobre todo, es un esfuerzo de equipo. Eso es esencial.
Tengo mucha confianza en las personas que trabajan conmigo, el operador, el primer asistente, el decorador, vestuario... He hecho muchas películas con ellos, hemos vivido dramas y rodajes extremos. La confianza que he depositado en ellos me ha permitido centrarme en dirigir actores.

¿Y qué hay de François Cluzet, cómo fue tu primera reunión con él?...
A François le conquistó el guión de inmediato, y nuestra reunión fue todo un privilegio. Nos encontramos en Sologne, pescamos, salimos a caminar por el bosque, nos acercamos a un jabalí y a un ciervo. Luego llegó el momento del rodaje, algo que me preocupaba un poco.
François es un actor cuya carrera habla por sí misma. Estaba nervioso, pero él me tranquilizaba.
Desde los primeros planos, olvidé que estaba filmando a François Cluzet. ¡Era Totoche, eso es todo! Y desde la primera noche, él vino a mí para decirme lo feliz que estaba de trabajar conmigo en este personaje. Para que un director pueda trabajar con tales actores, ¡es como tocar con un Stradivarius!

¿Descubriste a Valerie Karsenti en la televisión?...
Sí, miré lo que había hecho antes y me sorprendió la magnitud de su actuación. Ella estuvo increíble en la película, sensible, divertida y conmovedora.
Cuando pienso que algunas personas se muestran reticentes a trabajar con actores de televisión, creo una interpretación como la de Valerie puede dar una buena lección.

¿Qué hay de Eric Elmosnino y François Berléand?...
Una vez más, me interesaban estos actores en particular. No vi a nadie más que a Eric para interpretar a “mi” Borel. ¡Era él! Se destacó de forma natural con su capacidad de jugar constantemente entre registros cómicos y dramáticos.
Él tiene una cierta ingenuidad conmovedora.
Lo mismo ocurre con Francis, a quien el papel del Conde le venía como un guante. Había una asombrosa bondad entre todos ellos. Todos siempre estaban tratando de ayudar al otro. En este ambiente benevolente y constructivo, realmente empecé a desempeñar mi papel como director para averiguar qué necesitaba para nuestra historia después de ver sus increíbles registros interpretativos y sus propuestas.

Uno de los temas de LA ESCUELA DE LA VIDA es también el retorno a algunos valores perdidos...
Si esta película puede convencer a los más pequeños a que dejen sus videojuegos para ir a pescar, ¡será algo bueno! La naturaleza permite la transmisión de valores que una vez pasaron a través del aprendizaje de estas prácticas. Había una especie de portador de antorchas intergeneracional que no conocemos hoy. Cuando rodamos la escena del mercado en aquel entorno reconstruido en la plaza del pueblo, muchos extras locales vinieron a verme y me dijeron: “Dios mío, fue un gran momento para charlar y compartir durante horas, mientras que hoy, nos limitamos a correr con el carro hacia el supermercado“. Pero yo no soy un retrógrado, es más, me parece que la era actual es asombrosa.
El tiempo se ha acelerado como nunca antes en los últimos 50 años. Creo que ahora hay que pensar en una sociedad más humana; algunos valores pueden volver a estar de moda modernizándolos y adaptándolos. El mundo actual no es más habitable, solo por cuestiones ambientales.
Consumimos más de lo que la tierra puede producir y emitimos más dióxido de carbono que lo que la tierra puede absorber. Por lo tanto, estamos en bancarrota y debemos cambiar de rumbo.
Me alegra que estos temas estén empezando a atraer al público. LA ESCUELA DE LA VIDA es una ficción que no pretende cambiar las cosas ni transmitir un mensaje. Pero esta es mi manera de hacerlo, provocando un debate.

¿Eres un ambientalista?...
No me gusta esta designación porque la ecología política no ha mostrado necesariamente su mejor rostro en los últimos años. Aún así, pese a que el término esté algo saturado, es esencial.
Soy una de esas personas que quiere proteger un planeta que está en mal estado. Incluso si eso significa tomar posiciones complicadas como lo hice cuando me inscribí para el control del lobo. Creo que hay puentes que construir, por ejemplo, entre cazadores y defensores del medio ambiente. Uno puede complementar al otro. Debemos reconstruir juntos.

¿Qué desencadenó tu aventura en el cine?...
En realidad fue una secuela lógica. Siempre he filmado mis expediciones y me di cuenta rápidamente de que la pantalla grande podía magnificar mejor el poder de las imágenes.
Eso es lo que hice con THE LAST TRAPPEUR, después de trabajar mucho en documentales para televisión. Luego, el éxito de la película me permitió continuar, ya que no conocía a nadie en el mundo del cine. Sin este éxito, ciertamente no habría tenido una segunda oportunidad. Luego surgió mi deseo de poner en escena y dirigir a los actores. Como autor, ya había experimentado este viaje, pasando gradualmente de las narraciones de aventuras a la ficción pura con éxito. De hecho, cuando publiqué LE CHANT DU GRAND NORD, de repente sentí una increíble libertad. Finalmente podía crear mis propios personajes, escapar, yo que estaba atrapado en mis propias historias en ese momento.

¿Y seguirás “escapándote”?...
Colgué los guantes porque, por diversas razones, este año realicé mi última gran expedición con mis perros en trineo. Hoy tengo un gran deseo de
cine. Estoy trabajando en varios proyectos, incluyendo una comedia.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo


No te pierdas estos clásicos del cine en BORMUJOS MULTICINES AL-ANDALUS

Programación del 18 al 25 de Abril