Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: The Strangers: Prey At Night
Año Producción: 2018
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 85 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Terror
Director: Johannes Roberts
Guión: Ken Ketai
Fotografía: Ryan Samul
Música: Adrian Johnston
FECHAS DE ESTRENO
España: 1 Junio 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Diamond Films


SINOPSIS

Una familia se dirige por carretera para visitar a unos familiares que se encuentran en un parque de casas móviles. Una vez llegan allí les extraña que el lugar esté totalmente desierto. Y es que tres asesinos peligrosos se están encargando de que tengan que luchar lo indecible para salir indemnes...

INTÉRPRETES

CHRISTINA HENDRICKS, BAILEE MADISON, MARTIN HENDERSON, EMMA BELLOMY, LEWIS PULLMAN, DAMIAN MAFFEI, LEA ENSLIN, LEAH ROBERTS, PRESTON SADLEIR

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

  En "Los Extraños. Cacería nocturna", tres asaltantes siniestramente disfrazados emergen de la oscuridad para aterrorizar indiscriminadamente a personas desprevenidas e inocentes. “"Los Extraños. Cacería nocturna" es la secuela de “Los Extraños”, una película dirigida por Bryan Bertino en 2018, con Liv Tyler y Scott Speedman”, explica el director Johannes Roberts. “Soy un gran admirador de la primera película y de lo que Bryan hizo como director. Esta nueva película es la historia de una familia que lleva a su hija a un internado. Se trata de una familia con problemas, a punto de desmoronarse. En su viaje, se detienen en un campamento de caravanas para pasar la noche. A medida que entra la noche, surge la amenazante presencia de tres desconocidos enmascarados que intentarán cazarles y asesinarles, así que la familia no le quedará otra opción que unirse para sobrevivir. Lo que ocurre es bastante oscuro y espantoso".
  Como en la película original, los personajes principales de "Los Extraños. Cacería nocturna" son más que un mero dispositivo del guion para derramar sangre. "La película original, “Los Extraños”, se diferenciaba de la típica película de terror gracias a la relación entre los personajes, que la hacía más efectiva cuando los terribles intrusos llegaban para aterrorizarles", dice el productor James Harris. "Con esta nueva película, queríamos que el público se interesara por los personajes, porque si no les interesan, les dará igual que mueran, y ese es un elemento importante para aumentar el suspense y experimentar miedo”.
  Además de crear personajes con un apasionante viaje emocional para construir el terror, tener a tres antagonistas enmascarados acechando y asesinando víctimas al azar es el componente crucial que impulsa el horror. "Con esta película, no quería confiar en los sustos para hacer que el público reaccionara", explica Roberts. "No quería que alguien saliera de la oscuridad cuando menos te lo esperas e hiciera '¡Bu!' para que el público saltase. Saltar con los sustos puede ser genial y divertido, pero esta no es ese tipo de película. Es una película de terror, con una atmósfera muy particular".
  "El público ve a los extraños antes de que los vean los protagonistas", continúa Roberts.
"Cuando nuestra familia se encuentra cara a cara con los terroríficos atacantes que solo quieren matarlos, el miedo psicológico es horrible, inevitable e irracional, y hace que la película sea aterradora".
  Y la aleatoriedad de estos extraños al elegir a sus objetivos también aumenta el miedo, porque nadie está a salvo. "Creo que lo interesante de los extraños es que siempre juegan con los protagonistas", dice Harris. "El temor de que estas personas, que ni siquiera conoces, hagan algo sin motivo es aterrador porque significa que las víctimas son elegidas al azar. Tan solo se trata de estar en el lugar y momento equivocado. Y eso dispara el temor de la gente".
  Aunque las dos películas comparten un enfoque similar en cuanto a sus personajes centrales, y ambos cuentan con los extraños, donde divergen es en la ambientación y en la acción. "Los Extraños. Cacería nocturna" es una película más grande, concebida a mayor escala", explica Harris. "Tomamos los mismos villanos de la primera y los colocamos en una ambientación que involucraba a toda una familia que, a su vez, enfrenta desafíos similares a los que enfrentaban los personajes de la primera película.
  Y en lugar de contar con una ambientación interior, esta historia ocurre en el exterior, en un parque de caravanas con más escenas de acción". 
  Con "Los Extraños. Cacería nocturna", Roberts empleó elementos de películas clásicas de terror de los años setenta y ochenta. "Desde el punto de vista cinematográfico, quería que esta película encajara en el mundo de “Los Extraños”, pero también quería una sensación más retro y oscura", explica Roberts. "Soy muy fan de John Carpenter, y su película “Christine” ha sido una gran influencia para mí. Esencialmente, "Los Extraños. Cacería nocturna" es una mezcla de las películas de John Carpenter y otras películas de terror clásicas como “El diablo sobre ruedas”, “Amenaza en la sombra”, “La noche de Halloween” y “La matanza de Texas”. A todas estas películas recurrí, de una forma u otra, como inspiración para "Los Extraños. Cacería nocturna". Es una película que lleva sus influencias con orgullo, y definitivamente es una película hecha con el corazón".
  El elemento que más influyó en Roberts es el extraño automóvil de “Christine”, que tiene mente propia, y el que haya un camión aterrador en esta película tuvo mucho peso en la decisión de dirigir "Los Extraños. Cacería nocturna". "Lo que me atrajo de esta película fue el camión. Es como un personaje más de la película", dice Roberts. "He puesto mucho énfasis en el camión para sumar drama. Al colocar a uno de los extraños al volante, el camión, en sí mismo, cobra vida y parece como si estuviera acechando e intentando también matar a la familia".

LA PUESTA EN ESCENA...
  Además de contar con asesinos enmascarados acechando en la oscuridad, los realizadores necesitaban el lugar adecuado para conseguir una atmósfera tensa y temible, a la vez remota y cerrada, y también completamente desconectada de la civilización para ayudar a acentuar el terror de estar solo mientras alguien te persigue. 
  "El mayor desafío de esta película fue encontrar la ubicación perfecta", dice Harris. "No queríamos usar un campamento de caravanas convencional porque sería demasiado pequeño. Necesitábamos algo más amplio, como una mezcla entre un entorno de vacaciones y un parque de caravanas, pero eso no existe. Por eso tuvimos que conseguir un terreno y crear el campamento de caravanas desde cero".
  Para crear una terrorífica puesta en escena efectiva, se requería rodar en la oscuridad.
"La mayor parte de la película se rodó por la noche, lo cual es una pesadilla logística", dice Harris. "Cuando estás rodando por la noche, a veces es difícil mantener el nivel de energía de todos durante todo el proceso. Al mismo tiempo, estás en una carrera contra la luz del día. El rodaje se realizó en el mes de julio con horas de oscuridad limitadas.
  Sientes constantemente que vas a contrarreloj. Pero no se puede luchar contra la naturaleza".
Además de lo terrorífico de la ubicación y de la atmósfera, está el camión. "Tuvimos que hacerlo coincidir con el modelo de la película original porque pensamos que debería haber una continuidad entre los dos vehículos", explica Harris. "Encontramos un modelo similar y lo pintamos con spray. En la primera película no se ve el camión desde todos los ángulos, y por eso tuvimos problemas imitando ciertos lados y paneles del camión.
  ¿El capó era rojo? ¿O blanco? Después tuvimos que conseguir otros seis camiones: dos a prueba de fuego, dos reforzados para escenas de riesgo, y dos para conducirlos". 
  "Los Extraños. Cacería nocturna" no estaría completa sin una llamarada de fuego y destrucción. "Mi escena favorita hasta ahora probablemente es una de las tantas veces que se incendió el camión", dice Harris. "Tenemos un gran equipo de dobles y de efectos especiales, pero nunca sabes qué saldrá. Nadie te da una vista previa antes de que el director diga 'Acción'. Solo sabes que habrá fuego y explosiones. Es bastante emocionante sentarse allí y ver el resultado final".
  El Coordinador de escenas de riesgo, Cal Johnson, quien realizó el mismo trabajo en la primera película de “Los Extraños”, es el encargado de desafiar a las llamas y de ejecutar las secuencias de los camiones. En una escena con pirotecnia, Johnson tiene el honor de enfrentarse al Hombre de la máscara. "En una de las escenas, el camión choca por detrás contra un coche patrulla a gran velocidad", dice Johnson. "Después, está el coche patrulla destartalado en cuyo interior está la actriz, y el camión se detiene junto a ella. El automóvil está totalmente destrozado. Ella arroja un mechero y hace explotar ambos vehículos conmigo dentro (pero no realmente dentro)".
  "Con el camión envuelto en llamas, yo voy dentro conduciéndolo. Ella corre por la carretera y yo empiezo a perseguirla. Es una secuencia genial".
  Roberts piensa que la música es un personaje más en esta película. "Me enamoré de la música de Adrian Johnston en “I Am Not a Serial Killer”, así que le perseguí para que colaborase en esta película, sabiendo que aportaría una sensibilidad y un alma especiales", dice el director. "No es solo una banda sonora, es que es palpable. La música puede hacerte saltar con un fuerte ruido y ponerte nervioso si es discordante, pero lo que me encanta del resultado en "Los Extraños. Cacería nocturna" es que la música está tan entrelazada con las emociones de la escena que de ahí surge el verdadero horror".
  Aunque el tono inquietante de la música pueda ser un elemento esperado en una película de terror, el contrapunto de las canciones pop de los 80 que aparecen en escenas de terror extremo representa una elección que desafía la norma. Roberts siempre planeó poner una balada de rock en una secuencia en que Lewis Pullman y el Hombre de la máscara están en una piscina, pero ampliando a la vez la música de esa época por toda la banda sonora de la película. Roberts explica: "Una vez que escogimos a Bonnie Tyler, que era mi primera y única opción para esa escena, la secuencia de la piscina, comenzó a tener sentido que a la camioneta siempre le acompañara la música de los ochenta, y luego apareciese por toda la película. El productor Harris recuerda: "Johannes es un gran admirador de Jim Steinman. Esto hace que la película sea diferente del resto y, además, es la música con la que crecimos. Creo que la escena de la piscina con Bonnie Tyler es una de las mejores escenas de música que he visto recientemente".
  Más allá de complementar a la estética visual de la película, la música de los años ochenta es una oportunidad única para incomodar aún más al público. "Siempre es divertido yuxtaponer una gran canción optimista en una escena oscura", dice Roberts.
  "Creo que lo interesante de la música en esta película es lo agradable que se vuelven algunas de las escenas, y eso a su vez resulta bastante incómodo". El supervisor musical Phil Canning está de acuerdo en que es la subversión de las expectativas lo que desconcierta: "Hay algo muy escalofriante en los éxitos pop, cuando acompañan al asesinato y al miedo. Esa música pop feliz y simplista te atrae hacia una falsa sensación de seguridad, porque te provoca recuerdos casi siempre positivos, antes de desgarrarte con un miedo nuevo, implacable y desconocido. Creo que lleva a la gente a una sensación inesperada y diferente, y eso ayuda cuando el terror va aumentando".
  A diferencia de otras películas, en "Los Extraños. Cacería nocturna" las canciones se convierten en la tarjeta de presentación de los asesinatos de los extraños, lo que subraya aún más la aleatoriedad de su caos.
  Al final, todas las canciones forman parte de una selección muy personal de Roberts.
"Estarás escuchando mi colección de discos de la infancia cuando veas esta película", explica el director. "Me encantan todas las canciones, pero mis favoritas son los dos temas de Jim Steinman, 'Total Eclipse of the Heart' y 'Making Love From Nothing at All'.
  Las escenas en las que se presentan adquieren una calidad casi operística cuando las canciones suenan. Siempre me ha gustado la música repetitiva: siento que un tema que se reproduce una y otra vez comienza a despertar emociones, como ver rodar una bola de nieve y ver cómo se hace cada cada vez más grande. Carpenter es el rey en eso, y es algo en lo que Adrian realmente se enfocó, pero Jim Stienman también es fantástico. 
  Me encanta el coro al final de "Making Love" que se repite una y otra vez al final de la película. Es jugar al terror de una manera diferente; algo bastante hermoso, creo".

logo radio directo