Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Red Joan
Año Producción: 2018
Nacionalidad: Inglaterra
Duración: 100 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Drama, Thriller, Biografía
Director: Trevor Nunn
Guión: Lindsay Shapero
Fotografía: Zac Nicholson
Música: George Fenton
FECHAS DE ESTRENO
España: 18 Abril 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vértice cine


SINOPSIS

Joan es una simpatizante del partido comunista que trabaja como funcionaria del gobierno británico pero en el trasfondo ha sido reclutada por la KGB para que transfiera secretos a la Unión Soviética...

INTÉRPRETES

TOM HUGHES, JUDI DENCH, SOPHIE COOKSON, LAURENCE SPELLMAN, TEREZA SRBOVA, PHILL LANGHORNE, KEVIN FULLER, CIARÁN OWENS, ROBIN SOANS, SIMON LUDDERS, IRFAN SHAMJI, STEVEN HILLMAN, JAMES YEATES, STEPHEN SAMSON, ADRIAN WHEELER

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DEL DIRECTOR...
   Basada en una historia real, LA ESPÍA ROJA (RED JOAN) es una pequeña película sobre un gran tema. Tenemos el enorme privilegio de contar con Judi Dench en el papel de la Joan anciana; nadie podría resultar más sólida y creíble a la hora de interpretar a una mujer que se enfrenta a un enorme problema moral, un problema humano, político, personal e intelectual. Pero también tenemos la suerte de tener a Sophie Cookson en el papel de la joven Joan, durante el tiempo crucial que abarca desde su primer año como estudiante, con 18 años, hasta convertirse en una científica, cercana a la treintena. Durante estos años vivirá apasionados encuentros sexuales, situaciones cómicas, peligro físico y espionaje cargado de tensión. Tom Hughes en el papel de Leo y Stephen Campbell Moore en el papel de Max compiten, sin saberlo, por el amor de Joan, mientras Tereza Srbova nos muestra, pródiga y extravagantemente, que Sonya es la amiga menos fiable de todas. Rodada en localizaciones de Cambridge, de Londres y alrededores, la película trata de contar una historia esencialmente real de un modo esencialmente real. ¿Actuó correctamente Joan al hacer lo que hizo? La película plantea esta pregunta con la esperanza de que todo el que la vea desee discutir, ponderar y debatir libremente esta cuestión.

¿TRAIDORA O HEROINA? LA ESPÍA ROJA EN LA GRAN PANTALLA...
   Joan Stanley vive su jubilación feliz y sin sobresaltos en las afueras. Pero en una aciaga semana su vida y la de su familia se vendrán abajo cuando la aparentemente anodina pensionista sea arrestada por el MI5 y acusada de espionaje para los rusos en contra de su país. Esta inesperada acusación nos hará viajar del presente al Cambridge de los años treinta, cuando la joven Joan disfrutaba de un apasionado romance con un ruso encantador, y a los años cuarenta, en que la virtuosa científica – conmocionada por el poder devastador de la bomba atómica – se dispone a hacer lo que esté en su mano para hacer del mundo un lugar mejor. Un sólido reparto, encabezado por la siempre arrolladora actuación de Judi Dench, interpreta esta adaptación de la galardonada novela, inspirada por su parte en una impresionante historia real. En la película cobra vida el mundo de los Espías de Cambridge, que divulgaron secretos a los rusos durante la Segunda Guerra Mundial. LA ESPÍA ROJA (RED JOAN) brinda al aclamado director Trevor Nunn la oportunidad de trasladar a la pantalla un fascinante relato de espías acompañado de romance, peligros, drama y dilemas morales. Para el multipremiado director teatral, el potencial cinematográfico de la novela fue evidente desde el primer momento en que le echó el ojo a su cubierta cuando curioseaba en una librería. Se trataba de una obra realmente absorbente, tal como recuerda. "Hoy en día, cuando llegas al final de un libro, suele aparecer no sólo una reseña biográfica sobre el autor sino también una dirección de correo electrónico para enviar tus comentarios. Yo la empleé y puse: 'no me cabe la menor duda de que los derechos de adaptación cinematográfica no están disponibles desde hace tiempo, pero claramente este libro debería ser una película'. Casi al instante recibí un correo de respuesta de parte de la escritora Jennie Rooney que decía: 'al contrario, los derechos de adaptación siguen disponibles y no se me ocurre una idea más fascinante'." Intrigado, Trevor se puso en contacto con el productor David Parfitt, entre cuyos muchos éxitos se incluye la oscarizada Shakespeare enamorado. “Le envié la idea a David y él respondió al instante entusiasmado, y entonces leyó el libro y se entusiasmó aún más.” “Entró en el despacho dando saltos de la emoción, como suele hacer Trevor,” recuerda David. “'¡Esto es una película! Tienes que leerlo.' Lo leí y pensé, 'tiene toda la razón'.” La novela de Rooney, aun siendo de ficción, estaba inspirada en la extraordinaria y controvertida historia real de Melita Norwood, una científica y funcionaria pública británica que reveló secretos a los rusos durante cuatro décadas, gracias a su puesto de trabajo en unas instalaciones que investigaban para la creación de la bomba atómica. “Joan se nos presenta con ochenta y pocos años, en el año 2000, disfrutando de su tiempo libre en su apacible casa de las afueras, cuando de repente aparece el MI5, la detienen, la sacan de su casa y se la llevan para interrogarla,” relata David. “Resulta que Joan había ido a Cambridge con un hombre llamado Sir William Mitchell, fallecido recientemente y que, según creen, podría haber formado parte del Círculo de Espías de Cambridge. Creen haber encontrado una conexión entre Joan, William y el KGB. Nuestra historia, en realidad, sigue el interrogatorio de la Joan anciana y, a través de ella, retrocedemos a 1938 y a 1947, y conocemos así la historia de su vida, primero como estudiante de Cambridge y después como científica a bordo del ultrasecreto Proyecto Tube Alloys.”

  Una cuestión central de la película es que Joan se introduce en el espionaje no porque tenga una ideología comunista, sino porque quedó horrorizada con los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki y quiere asegurarse de que algo así no vuelva a repetirse. Sí todos los países disponen de los mismos secretos, piensa, el mundo será un lugar más seguro. Lo que también se muestra muy evidente es que la amenaza que ella suponía fue pasada por alto por tratarse de una mujer. “Todo el rato está presente de alguna forma la cuestión de que las mujeres en aquella época ocupaban un segundo plano, no tenían importancia, eran ignoradas, lo cual en cierto modo impedía ver quién podía introducirse fácilmente en el espionaje, o a saber en qué,” afirma David.
  "Me enteré de cosas increíbles. Yo no sabía nada de todo ese mundo de Cambridge, pero tenían aquel magnífico Newnham College, lleno de mujeres brillantes, que al graduarse sólo obtenían una diplomatura, y no una licenciatura como los varones. Interesante. Y así fue hasta después de la guerra."
  “Cuesta creer que hicieran una distinción como esa, y en efecto cuando lo investigué descubrí que siguió siendo así hasta 1951," añade Trevor. "Recibían una convalidación de menor nivel incluso haciendo los mismos exámenes".
  Si bien la película nos muestra el mundo de los Espías de Cambridge, ésta es en gran medida la historia de Joan, coincide David. “Conocía algo del Círculo de Espías de Cambridge, que mantenían intactos sus principios comunistas haciendo de espías para los rusos. En realidad, nuestra historia es otra. Joan tiene las cosas muy claras – no está tan interesada en el comunismo en particular, es sólo que ha conocido a un chico muy mono que sí lo está. De hecho, ella se resiste a todos sus intentos de introducirla. Al final de lo que se trata es de un dilema moral en torno a la guerra nuclear, y que cualquier cosa que ella haya podido hacer o dejado de hacer ha sido debido a eso, y no a sus convicciones políticas."
  "Creo que, en los términos más sencillos, se trata de una historia a pequeña escala sobre un tema de enormes dimensiones," comenta Trevor. "Conoces a personas absolutamente creíbles en un momento determinado, y entonces puedes verte reflejado en sus debilidades, sus sueños, sus anhelos." Joan empieza a revelar secretos a los rusos cuando trabaja como secretaria en el Proyecto Tube Alloys, un proyecto de alto secreto que investiga para un potencial desarrollo de la bomba atómica. "La mandan a entrevistas, con cierto misterio pues se trata de recomendaciones personales, para trabajar en un proyecto llamado Proyecto Tube Alloys," cuenta Trevor. "Ella tiene muy claro, al firmar el Acta de Secretos Oficiales, que incluso ser entrevistada ya es una actividad de alto secreto." Joan descubre en qué consiste el proyecto a través de su jefe, Max, y que los científicos británicos compiten por desarrollar la investigación científica requerida antes que los alemanes, que llevan a cabo una investigación similar a las órdenes de Hitler. "Lo que están haciendo conlleva una gran urgencia", añade. "Lo que está en juego es algo que va a cambiar el curso de la Historia mundial. O bien algo que evite que el curso de la Historia mundial tome una dirección catastróficamente equivocada. Me parece fascinante esa diferencia de escala, entre algo que ocurre a pequeña escala, cercano y creíble, y algo que en efecto es inconmensurable."

LA ADAPTACIÓN DE UN BEST-SELLER...
  Para llevar LA ESPÍA ROJA (RED JOAN) a la gran pantalla, los productores recurrieron a la curtida guionista Lindsay Shapero, que al instante se sintió entusiasmada ante la profundidad, la complejidad y el potencial de la novela de Jennie Rooney.
  "Jennie quiso que Joan fuera alguien que actúa por motivos desinteresados, más por razones lógicas que ideológicas. Creo que eso hace al personaje de Joan más estimable, más comprensible. Apreciamos mejor cuál es su recorrido, que es más que el de una comunista bidimensional." "Llevó a cabo un brillante trabajo con la estructura. Escribir un guion es ante todo estructura. Tenemos dos líneas de tiempo. Tenemos la línea de tiempo presente, en la que tratamos de averiguar si Joan es o no una espía. Eso nos proporciona un marco de orientación perfecto para ir retrocediendo al pasado e ir esclareciendo la historia según avanza." “Con la línea de tiempo presente debes tener la precaución de no repetir la misma escena una y otra vez. '¿Pasaste información a los rusos?' 'No.' Tienes que ir dosificando en esas escenas, gota a gota, información que vaya cambiando tu imagen de los personajes. Tienes que ir introduciendo elementos importantes del pasado. En el presente, vemos las repercusiones a largo plazo de cosas que ocurrieron en el pasado. Por eso resulta tan útil tener dos líneas de tiempo.” Además de la estructura, a Lindsay le atrajo la riqueza de los dilemas morales que hay en la novela, así como la compleja naturaleza de la historia – concretamente el romance entre la Joan estudiante y Leo, un atractivo y vanguardista joven ruso con el que iniciará una apasionada relación amorosa. “Cada uno ve esta película de forma diferente. Para mí el tema de la película es, ante todo: ¿Leo ama a Joan? Y, ¿es Leo alguien que pueda amar? Leo es un personaje maravillosamente complejo. El tema es el amor, y el deber, y el oficio. Yo sé cuál es mi impresión, pero creo que cada uno podrá formarse una opinión distinta, y eso es muy emocionante." “Creo que también trata de cómo alguien, que es como cualquiera de nosotros, llega a ser absorbido por algo realmente serio. Espero que sea eso lo que hayamos conseguido, que se entienda cómo una joven corriente puede ser absorbida hacia lo que muchos llamaríamos traición. ¿Cómo puedes adoptar una postura extremista sin ser tú mismo un extremista?" Lindsay añade que tener a Dench en el papel de la Joan anciana ayudó mucho a explorar ese tipo de dilemas morales. "Tienes una enorme ventaja a tu favor porque es capaz de generar empatía con cualquier personaje. Es una gran actriz con un enorme carisma. Me hace mucha ilusión que interprete los diálogos escritos por mí, sabiendo que alguien de ese calibre puede hacer que tus diálogos suenen geniales".

LA BÚSQUEDA DE LOS PERSONAJES...
  Llevar a la gran pantalla una historia tan compleja y polifacética –y situarla en tres líneas de tiempo diferentes– requería la contribución y las habilidades del más excelente talento interpretativo. Trevor Nunn supo al instante a quién quería para hacer el papel de la Joan del presente. Su gran amiga y colaboradora Judi Dench, con la que había trabajado en el teatro varias veces, confiaba tanto en el emblemático director que decidió, en principio, unirse al proyecto, antes incluso de leer el guion. “Siempre fue una de nuestras primeras opciones que Judi interpretara este papel, y hablé de ello con Trevor en un primer momento,” dice David Parfitt. "'Tenemos una historia fantástica, ahora tenemos este maravilloso guion, lo que necesitamos para sacarlo adelante es a Judi Dench'. Colaboré con ella por primera vez en los años ochenta, y hasta ahora hemos trabajado juntos cuatro o cinco veces. Sin duda era como reunir de nuevo al equipo.” “Conocí a Judi en 1967. Nuestras primeras actuaciones juntos fueron en 1969. Hicimos un montón de cosas juntos,” cuenta Trevor Nunn. “Ha sido un sueño hecho realidad el poder tener a Judi de nuevo conmigo en un proyecto. Nos resulta muy difícil contener la emoción. Es excitante, es escalofriante, es un cambio de rumbo y es un subidón. Fue maravilloso que nos diera a conocer su visión, y cuando está ante la cámara –¿cómo explicarlo? – es una nueva dimensión."

  Por lo que respecta a Judi, la presencia de Trevor fue suficiente para mostrarse interesada en el proyecto desde el principio. “Por extraño que parezca, yo no conocía la historia, por lo que no sabía nada sobre ella. Si lo hice fue por Trevor. Mi historia con Trevor se remonta a hace mucho tiempo, a Stratford, y Macbeth, y La comedia de las equivocaciones, y Cuento de invierno, un montón de producciones. Nunca había trabajado con él en una película, él me lo pidió y yo le dije que estaría encantada, mucho antes incluso de leer el guion o de que supiera nada al respecto." Al leer el guion, Judi quedó cautivada por esta mujer aparentemente inofensiva y el extraordinario secreto que la ha acompañado toda su vida. “Joan es una persona de lo más normal, que vive en una casa como cualquier otra y que, a sus setenta y pico años, es descubierta como uno de los miembros del Círculo de Espías de Cambridge. Se le daba genial mantenerlo en secreto. Creía firmemente en lo que hacía, sabía por qué lo hacía, y lo mantuvo en secreto." "En la película ella afirma que fue Hiroshima lo que la convenció y la hizo querer hacer algo así. Recuerdo aquella época, la conmoción que supuso, y puedo entender la idea de que alguien quisiera equilibrar la situación, como dice ella.” Joan acaba siendo defendida por su hijo Nick, un abogado del Estado que desconocía la vida secreta de su madre. “Resulta increíblemente fácil verse reflejado en él, es instantáneo,” dice Judi. “Te imaginas en esa situación en que, de repente, tu hijo averigua algo sobre ti, y lo hace después de tantos años. Se trata de su propia familia, lo último que se habría imaginado.” “Seguramente provocará mucha sorpresa, entre el público joven, que algo así sucediera. Sabemos cómo es el MI5 y el MI6, y lo pendientes que tienen que estar. Sabemos que debe de haber gente por todos lados recibiendo información. Pero esto ocurrió durante una guerra.”

  El papel de Nick lo interpreta Ben Miles, que se sintió atraído por la riqueza de la historia. “Soy el hijo adoptivo de Joan, y gradualmente voy descubriendo su pasado a lo largo de la película. En cierto modo presencio la historia como si fuera el espectador. Se desarrolla una historia de actos de traición, si se mira desde un punto de vista, o de actos de valentía, sensatez y audacia, si se mira desde otro. Es una fantástica historia de espías. Hay un romance maravilloso. Te hace pensar sobre la ética de la tecnología nuclear." “Nick, por su parte, lo ve como una historia de gran deslealtad, porque ésta es la primera noticia que tiene sobre el pasado de su madre. De repente, siendo adulto, en el culmen de su carrera y de su vida, recibe este bombazo y tiene que revisar su pasado y cuestionarse todo lo que le han contado sobre su vida. Ha de hacerse a la idea de que le han estado mintiendo todos estos años. Pero también ha de encontrar una salida, y ayudar a su madre a resolver la situación lo mejor que pueda.” Para entender las motivaciones de Joan debemos ver las cosas desde su punto de vista, por lo que la asignación del papel de la joven Joan era decisivo para el éxito de la película. La actriz Sophie Cookson interpreta a la joven cuyas experiencias centran buena parte de la película. “Obviamente Judi es la piedra angular de la película, aparece todo el rato a lo largo del interrogatorio, pero su relato es sobre la joven Joan, que es la que nos va transportando," comenta David Parfitt. "Pasa de ser una ingenua estudiante a una mujer madura, y entremedias tiene un par de relaciones. Al final de la película es una persona muy distinta de la que conocimos al principio. Hace un trabajo excelente, realmente fabuloso." Trevor reconoce a la directora de casting Priscilla John haber propuesto a Sophie para el papel en un primer momento. “Enseguida supe claramente que tenía frente a mí a una chica que no era desproporcionadamente más alta que Judi, y con un desbordante sentido del humor. Que era capaz de pasar al instante de ese tono cómico a ese registro serio y emotivo. Que posee una maravillosa capacidad en su rostro. Creo que ha sido una enorme suerte haber dado con esta pieza del reparto". A Sophie le atrajo la posibilidad de interpretar a la joven Joan nada más empezó a leer el guion. “Era la primera vez en mucho tiempo que leía un guion en el que realmente tenía una presencia constante – me enganchó desde el principio. Supe que Judi iba a estar en el reparto, lo cual para mí fue como si saltara una alarma con letras luminosas diciendo: 'Únete a este proyecto'. Y también iba a estar Trevor, que por su parte es toda una leyenda." La actriz se deleitaba con la idea de conocer de cerca las motivaciones de una joven tan interesante, compleja y polifacética, lo que permitiría al público comprender las causas profundas que explicaban el porqué de sus decisiones. “Creo que es fácil pensar que Joan hace caso a Leo, y empieza a revelar todos aquellos secretos a los rusos, debido a que está locamente enamorada de él. Pero no es así realmente, en esencia ella no cree en el comunismo de esa manera. Es sólo para hacer del mundo un lugar más seguro. Las mujeres de aquella época estaban infravaloradas. Es algo que aparece en la película y también en el libro: 'nunca sospecharán de nosotras porque somos mujeres'." “El mundo se halla ante el abismo del cambio, y a ella le cuesta creer que sea así. Y después de lo de Hiroshima, habiéndolo sentido tan de cerca, no puede vivir con ello. No se imagina otra opción que no sea la de asegurarse de que todos los países posean esos secretos, de forma que el mundo sea más seguro." Leo es el forastero cortés, encantador, y un pelín peligroso, que arrastra a la joven Joan a medida que emprenden su apasionado romance. Trevor llevaba un tiempo queriendo trabajar con el actor Tom Hughes, y le pareció idóneo para este papel. "Cuando llegó el momento, Tom fue prácticamente el primero en el que pensé. Hay una gran escena en la que tiene que pronunciar una larguísima intervención ante un público de 250 personas, y Tom lo hizo 14 veces íntegramente, sin quejas, y completamente entregado." Por su parte, a Tom le interesaba el hecho de que Leo fuera un joven fuertemente politizado, y un comprometido comunista. "Su vida pasada –nació en Rusia, vivió en Alemania, y después en el Reino Unido– le ha obligado en cierto modo, según creo, a formarse ciertas opiniones sobre la vida y, más concretamente, opiniones políticas muy firmes. En la película le vemos en un momento de su vida en que su idealismo político es lo que más le mueve." "En cierto modo es un joven libre de ataduras impuestas por la sociedad, y eso siempre resulta algo atractivo. Es verdaderamente libre. Tiene el misterio añadido que le reporta su entusiasmo juvenil. No pide disculpas, lo cual es siempre una cualidad atractiva. Llega a resultar bastante hipnótico, y a veces autodestructivo. Debido a sus ideas políticas y a la firmeza con que las defiende, muestra una indiferencia muy intelectualizada hacia el individuo. Vive según lo que predica hasta cierto punto." Pero Leo no es el único amor en la vida de Joan. Cuando empieza a trabajar en las instalaciones de investigación secretas de Tube Alloys, Joan conoce al profesor Max Davis, interpretado por Stephen Campbell Moore. "Max busca en Joan a una ayudante y para él es importante que tenga los conocimientos y habilidades que se necesitan incluso para tomar notas, que no se vaya perdiendo por el camino. Quiere a alguien que se implique, que se comprometa.” “Tienen algo que los involucra juntos y eso les reporta una espontaneidad natural, una afinidad, un objetivo compartido. Esa pasión compartida de algún modo va más allá de todo eso. No hay una agenda que vaya por delante, se trata sólo de trabajar y de trabajar bien." Los dos inician un romance, sin que Max sepa que después ella empezará a divulgar el trabajo de su vida a agentes rusos.

  "Me resulta interesante la compartimentación que la gente hace en estas situaciones. Tienes una cosa que es completamente cierta, y otra cosa que es cierta y, como no puedes casar la una con la otra, tienes que hacerles sitio en diferentes partes de tu psique." La hermosa y exótica Sonya es otra amiga clave que Joan conoce en un momento agitado de su vida estudiantil, y la interpreta con aplomo Tereza Srbova. Incluso su primera aparición ya es un espectáculo. "¡De hecho ella se introduce en la historia a través de una ventana!". Dice Tereza riendo. Sonya es una estudiante un poco mayor que Joan. En poco tiempo se convierte en la mejor amiga y confidente de Joan. “Sonya tiene un origen muy internacional y es una especie de ciudadana del mundo. De origen ruso, judía, y criada en Alemania. Es un personaje sofisticado y refinado. Es muy espontánea, muy estimulante para Joan. Hay algo diabólico en ella, algo ambiguo." “Cuando leí el guion por primera vez y me reuní con Trevor por Skype, lo que para mí fue el punto fuerte del guion era que todos los diálogos, todas las escenas que tenía Sonya eran con una mujer. En toda mi carrera solo tengo unas pocas escenas con otra mujer. Eso fue algo muy convincente, muy especial de este guion."

LAS LOCALIZACIONES Y EL ASPECTO VISUAL DE LA ESPÍA ROJA (RED JOAN)...
   Dado que la película está ambientada en dos mundos muy distintos y cubre tres periodos de tiempo diferentes, para la producción era algo crucial que pasado y presente tuvieran identidades diferenciadas y auténticas. El productor David Parfitt quería que la producción reflejara las situaciones y los dilemas a los que se enfrentaban mujeres como Joan.
  “Creo que, aunque no trate específicamente sobre el Círculo de Espías de Cambridge, es una obra precisa en sus detalles históricos. Sí es cierto que hacemos un recorrido por extensas partes de la guerra, y sí que creo que el público saldrá comprendiendo mejor aquel periodo de la Historia. Pero lo que queremos que la gente entienda es que aquellos dilemas morales eran muy reales, y que hubo muchas mujeres involucradas en ese trabajo increíblemente importante." “Cambridge es muy importante para la historia,” añade Trevor Nunn. “Ese ethos, el saber que en Cambridge había jóvenes comunistas, idealistas y apasionados, es importante en ese sentido. Pero casi igual de importante es entender que la joven Joan va al Newnham College. Se trataba de una facultad exclusivamente para mujeres, lo que significa que había separación entre hombres y mujeres, y por tanto una especie de moral estricta procedente de dicha institución." “Fue fabuloso rodar en Newnham y sus alrededores, pero como Jennie Rooney había asistido al Saint John's College, en un tiempo muy posterior, escribió en la novela una parte en la que Leo conduce a Joan a la más alto de la Torre Saint John. Obviamente ella conocía aquel diminuto pasadizo secreto que te lleva hasta arriba, desde donde puedes ver todo Cambridge, aunque da la impresión de que estás viendo el mundo entero. Y así es como sitúa allí una escena central, en la que Leo habla sobre imaginarse un mundo totalmente diferente." Otras escenas, incluyendo algunas secuencias rodadas en las famosas calles históricas de Cambridge, o una escena de picnic junto al río Cam, atravesando el Saint John's College y mostrando el Puente de los Suspiros en todo su esplendor, ayudan también a crear la sensación de lugar y de época. "Lo decisivo para nosotros era contar la historia de Cambridge," explica el supervisor de localizaciones, Tom Howard. "Teníamos que sentirnos como si estuviéramos en la ciudad. Pero además había que cubrir varios periodos históricos distintos – antes, durante y después de la guerra. Una parte importante tiene lugar en los Laboratorios Cavendish, y teníamos que encontrar algún sitio donde hacer esos interiores. Teníamos que encontrar un lugar para construirlo y hacerlo." “Teníamos que contactar con todas las facultades que aparecen en la película, y encontrar fechas que fueran bien a todas, lo cual fue lo más complicado dada la naturaleza de estas escuelas. Simplemente era cuestión de tiempo. Como en cualquier lugar de mucha actividad, tienes que tener una declaración de procedimientos y nosotros habíamos tenido que hacerlo así." A la hora de definir los distintos momentos históricos, el director de fotografía Zac Nicholson y su equipo utilizaron un enfoque relativamente sutil, subrayando el pasado y el presente por medios leves, aunque significativos. "Mi idea todo el tiempo era que resultara natural, pues los periodos de tiempo están muy separados. El encuadre, el manejo de la cámara, la iluminación, simplemente para dramatizar un poco el uso de los flashbacks. Para hacerlo más intenso. Es fantástico comparar y contrastar a las dos Joans. Desde fuera de la película, es interesante ver las diferentes aproximaciones al papel que muestran Judi y Sophie. Obviamente eso aporta a sus interpretaciones y al modo en que las filmamos. Es muy interesante verlo desde detrás de las cámaras. Da la impresión de que la joven Joan vive mucho más el momento, y la Joan anciana es muy reflexiva y retrospectiva. Hemos intentando reflejar eso en nuestro enfoque a la hora de filmarlas." “Cambridge no es tanto un personaje como una presencia significativa en la película. Tras haber rodado ya gran parte de la historia, estar ahí era realmente gratificante. Estamos modelando el mundo que ellos ocupan realmente. Es muy visual y hermoso, y contiene mucha historia." A la hora de crear el vestuario para LA ESPÍA ROJA (RED JOAN), la diseñadora de vestuario Charlotte Walter optó también por un enfoque relativamente moderado, aunque el aspecto resultante no deja de ser sofisticado y llamativo.

  "Estuve pensando que Joan es una chica bastante sencilla. En realidad, nunca lleva puesto nada que sea demasiado recargado, tal como recuerda la propia Sophie. Tiene estilo, pero sin complicaciones." Los cambios que se van presentando en la vida de Joan se reflejan en el diseño de vestuario. "Empezamos con la joven Joan en Cambridge, una chica bastante ingenua con pequeñas blusas y faldas. Después consigue un trabajo y eso la hace más adulta." "Ha sido una auténtica travesía para Sophie y para mí. Empezamos con los diseños de finales de los años treinta, con una Joan muy joven. Hallé también el diseño para la escena final, y luego fue cuestión de ir rellenando el espacio intermedio. Puesto que se trata de la historia de Joan, y Sophie aparece casi en cada escena, gran parte del trabajo lo hicimos juntas." A Charlotte además le entusiasmaba la idea de vestir a Judi Dench por primera vez en su carrera. "Trabajar con Judi fue un auténtico placer, fue todo aquello que desearías que fuera y más. Se probaba los diseños y sí, era totalmente como la Joan que tenía en mente. Además, el color recordaba a los colores que había usado para la joven Joan. Era una gama pálida y parecía la adecuada para las dos Joans. Realmente da la sensación de que las dos sean la misma Joan." La diseñadora de maquillaje y peluquería Sallie Jaye trabajó en sintonía con el departamento de vestuario a la hora de concebir el aspecto general. "La línea de tiempo presente con Judi se dilata siete días consecutivos. Ella empieza estando normal, y con el paso de los días está cada vez más desaliñada, aunque es un lapso de tiempo muy corto," explica. "Después, los flashbacks van de 1938 a 1947, así que hay bastante cambio. Sophie tiene un aspecto bastante diferente." Puesto que las mujeres de aquella época solían hacerse los peinados ellas mismas, Sallie procuró que el peinado no pareciera demasiado definido. "Me gusta hacer que parezca auténticamente de la época. Quería que pareciera que se había hecho ella misma el peinado. Tomé como referencia un montón de imágenes de estudiantes de Cambridge de la época." "Vamos cambiando su apariencia a medida que crece y se hace mujer, con más experiencia. Queríamos que su pelo pareciera realmente natural, pero de la época, por lo que hicimos algo al estilo de Lauren Bacall. Sophie nos dejó que se lo cortáramos, le hiciéramos permanentes y se lo tiñéramos, pues quería que quedara exactamente como el de la época." Sallie quería que la Joan que interpreta Judi tuviera una apariencia inofensiva y discreta, lo cual implicaba disimular el llamativo y pícaro peinado de la actriz. "Judi es increíble. Es una auténtica profesional, una dama encantadora con un maravilloso sentido del humor. Según llegó al bus de maquillaje enseguida ya se sabía los nombres de todos. Es sin duda una persona muy especial." "Lleva peluca porque su propio pelo es demasiado atrevido, con ese corte de duendecillo, y se supone que debería parecer una dulce y pequeña dama que nunca ha roto un plato y que vive en un barrio residencial. No podía ser que su apariencia delatara su historia, por lo que quería que su aspecto fuera convencional, como si fuera tu abuelita." "Pienso en ideas y hago mi propia investigación, y después me dirijo al director. Observo fotografías y películas antiguas y luego trato de basarme en personas reales. Trabajo en colaboración muy estrecha con la diseñadora de vestuario para asegurarme de que la combinación va a ser la adecuada."

logo radio directo