Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Mile 22
Año Producción: 2018
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 94 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Acción
Director: Peter Berg
Guión: Lea Carpenter, Graham Roland
Fotografía: Jacques Jouffret
Música: Jeff Russo
FECHAS DE ESTRENO
España: 28 Septiembre 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Diamond Films


SINOPSIS

Un oficial de inteligencia estadounidense de élite, ayudado por una unidad de comando táctico de alto secreto, intenta sacar de contrabando a un misterioso oficial de policía con información confidencial del país...

INTÉRPRETES

MARK WAHLBERG, LAUREN COHAN, JOHN MALKOVICH, RONDA ROUSEY, IKO UWAIS, SALA BAKER, TERRY KINNEY, POORNA JAGANNATHAN, ALEXANDRA VINO, NIKOLAI NIKOLAEFF, SAM MEDINA, DAVID GARELIK, LAUREN MARY KIM, BILLY SMITH

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

LA PRODUCCIÓN...
   Con MILLA 22 el director Peter Berg inaugura una nueva ola de cine de acción moderno, que sigue a un grupo de élite que se embarca en una misión de extrema urgencia y peligro para transportar a un agente de inteligencia extranjera desde la embajada estadounidense del Sudeste asiático a una pista de aterrizaje, a 22 millas de distancia. Este funcionario posee información ultrasecreta, que podría evitar ataques terroristas catastróficos, por lo que el equipo emprende una carrera contrarreloj y enfrenta los desafíos que presenta el territorio enemigo, mientras fuerzas militares, policiales y locales los acechan.
  Mientras el equipo arriesga su vida en el sudeste asiático, un grupo secreto conocido como Overwatch, liderado por un hombre llamado Bishop, interpretado por el dos veces nominado al premio de la Academia, John Malkovich, lo ayuda desde miles de millas. Overwatch es un equipo de alta tecnología que, de forma remota, controla las misiones, la piratería y la información interceptada. Brinda comunicación y supervisión en tiempo real de los agentes involucrados en la operación, se ocupa de la resolución de los problemas y de la navegación para ayudarlos a mantenerse con vida, mientras la acción se desarrolla y la ciudad se convierte rápidamente en un campo de batalla.
  Milla 22 explora la complicada dinámica entre Mark Wahlberg y Lauren Cohan (The Walking Dead, Batman v Superman), como los expertos entre los agentes secretos más preciados y protegidos de la CIA. Han trabajado juntos durante muchos años, por lo que se entienden muy bien.
  Wahlberg interpreta a James “Jimmy” Silva, el brillante oficial superior y líder de este grupo pequeño pero letal. Es metódico y decisivo. Cuando se trata de trabajo, lo único que le importa es la misión. Se pasa la vida resolviendo acertijos, armando piezas, tratando de estudiar el panorama general; Su cerebro es como un tiburón, siempre en movimiento, siempre en funcionamiento y, aparentemente, incapaz de parar; es incapaz de apartarse de su trabajo. Siente una tremenda responsabilidad de proteger a su país y a su equipo.
  Cohan encarna a Alice Kerr, una agente tan capaz como Silva que, a diferencia de él, debe lidiar con las distracciones del mundo exterior, especialmente, al tratarse de una madre divorciada que transita el difícil proceso de la crianza compartida con su agresivo exmarido (interpretado por el director Peter Berg en un breve cameo). Carga con la culpa de tener que mentirle a su familia y no poder estar en los acontecimientos importantes que marcan un hito en la vida de su hija. Además de ser una madre dedicada, Alice también es lingüista y una dotada oficial de inteligencia. Además de tener un vínculo especial son Silva, ella posee la habilidad, el intelecto y una ira concentrada que la
mantienen viva y comprometida. 
  Los demás integrantes del equipo de élite de Silva incluyen a Samantha “Sam” Snow, interpretada por Ronda Rousey (Fast & Furious 7) y William Douglas III, encarnado por Carlo Alban (21 Gramos).
  En su papel revelación, Iko Uwais interpreta a Li Noor, un oficial de las Fuerzas Especiales locales y fuente de inteligencia para los estadounidenses, ya que posee la clave para acceder a la información ultrasecreta que podría prevenir un ataque terrorista en los Estados Unidos. Noor ofrece información vital a cambio de ser trasladado de forma inmediata a un refugio norteamericano, donde finalmente entregará la información. El equipo de Silva tiene la tarea de transportar a Noor en una misión muy peligrosa, a un avión militar que espera en una pista de aterrizaje a 22 millas de distancia. Como Noor, Uwais exhibe un estilo de combate intenso y explosivo que ya pudimos ver en The Raid. El personaje se convierte en objetivo de deseo, mientras el equipo de Silva emprende una carrera contra el tiempo para transportarlo al punto de extracción para poder, finalmente, desbloquear la información.
  Los eventos de la película son en gran medida un reflejo de la nueva realidad política, caótica y volátil, en la que estamos inmersos hoy en día, tanto dentro como fuera del país, repleta de innumerables amenazas diarias a nuestra democracia. La primera opción para evaluar y responder a estas amenazas es la diplomacia. La segunda opción es el ejército. Cuando esas opciones fallan, Overwatch es la tercera opción.

LA HISTORIA...
  Si bien la película conforma la cuarta colaboración entre el director Peter Berg y el protagonista Mark Wahlberg, marca la primera vez que se asocian para abordar una narrativa completamente original, que no es ni una secuela ni una adaptación de una obra existente. En lugar de un espectáculo de CGI, nos brindan un thriller de acción moderno, intenso, inteligente y enérgico, que redefine el género del cine de acción.
  Es una película de acción, a menudo cruel, que te deja sin aliento, sobre un pequeño grupo de estadounidenses que debe transitar 22 millas a través de una ciudad extranjera mientras lucha para eludir las fuerzas de una potencia extranjera, que lo asedia. En una carrera contra el tiempo y el lugar para completar su misión, debe sobrevivir a las bombas, los tiroteos y el despiadado combate cuerpo a cuerpo, mientras sufre enormes pérdidas y convierte la ciudad en un campo de batalla.

PETER BERG Y EL THRILLER MODERNO...
  Después de haber hecho tres películas seguidas basadas en hechos reales, el director Peter Berg quería divertirse un poco y hacer una película de acción.
  “Ese era el espíritu con el que todo comenzó”, cuenta Berg.
En las primeras etapas de la evolución de Milla 22, el director Peter Berg estaba motivado inicialmente por su reacción a las películas de The Raid, de Gareth Evans, ambas protagonizadas por Iko Uwais. “Recuerdo haber escuchado sobre ellas”, recuerda Berg. “Generalmente, no consumo películas de peleas, pero eran muy comentadas, la dirección de Gareth estaba siendo muy aclamada en los festivales y la gente hablaba de este joven como el ‘próximo Bruce Lee’. Entonces fui a ver la primera The Raid y me quedé hipnotizado por Iko y el alma de la película, la textura, la emoción y su brutalidad física. Se comía la película. Uno puede ver a cien tipos luchando, pero uno de ellos sacude tu alma.
  Definitivamente, Iko tenía ese don”. Berg inmediatamente pensó que quería trabajar con la talentosa estrella de acción, pero en ese momento no sabía en qué, cuándo ni dónde.
  Estilísticamente, en Milla 22, Berg se centró en la creación de una película que considera parte de una nueva ola de cine de combate, una representación de lucha y acción brutalmente realista que no depende de los efectos tecnológicos.
  “Nunca fui una persona muy tecnológica”, admite Berg. “Las películas por las que suelo inclinarme son menos tecnológicas, más reales. Entonces, en cuanto a las acrobacias, las peleas y la acción, las abordo desde el punto de vista de cómo podemos hacerla lo más real posible y limitar la cantidad de pantallas verdes gigantes que tenemos en el set, que es algo que no me entusiasma para nada”.
  Sobre sus cuatro colaboraciones con Wahlberg, Berg, que no tiene hermanos, considera la amistad entre ellos como una hermandad. “Nos llevamos tremendamente bien”, dice. “Mi familia se lleva bien con la suya. Mis amigos se llevan bien con sus amigos. Sinceramente, lo pasamos muy bien”. El director también cita la famosa ética de trabajo de Wahlberg como inspiración.
  “Probablemente, la ética laboral de Mark sea mejor que la mía, ¡y creo que la mía es bastante intensa! Es sumamente trabajador. Confío en que siempre puedo contar con él, y creo que el sentimiento es mutuo”.
  Berg cita a la leyenda del cine independiente John Cassavetes por haber sido la fuente de inspiración de su método de improvisación. “Con Cassavetes nunca se sabía lo que iba a suceder”, dice Berg. “Había un guion y había una trama e historia, y los personajes tenían relaciones identificables, pero dentro de esos parámetros los actores podían hacer o decir lo que quisieran. Y siempre me gustó eso. Me parecía algo mágico y real. Uno siempre tenía que estar atento.
  Por lo tanto, siempre trato de alentar a los actores a improvisar proporcionándoles un entorno seguro donde tanto ellos como el resto del equipo puedan sentir que pueden jugar”.
  Berg comparte que una cosa de la que se enorgullece con Milla 22 es que la película ofrecerá exactamente lo que la gente espera. “Somos lo que decimos que somos”, afirma. “Son 95 minutos súper intensos de negocios despiadados, donde nadie bromea. Si quieres 95 minutos de negocios reales e intensos, eso es lo que tenemos para ti. Si quieres ver una película de acción verdadera que sepa exactamente lo que quiere ser, ésta lo es”.

LA FOTOGRAFÍA...
  El director de fotografía Jacques Jouffret fue quien ayudó a dar vida a la visión de Berg. Para Milla 22, Jouffret decidió emplear el estilo documental que empleó en sus otras películas con Berg, un método que ambos aprecian por su aspecto natural. “Mi enfoque para el cine es tener la mayor libertad posible para disparar en cualquier dirección en cualquier momento”, comparte el director.
  “Cuando alguien me pregunta qué intento hacer con el cine, digo que espero que la gente que lo vea sienta que lo que está sucediendo es real, que están viendo un documental”.
  El estilo cautivador de la cinematografía de Jouffret era una mezcla perfecta con el enfoque improvisado de Peter Berg para dirigir a los actores, lo que permite una tremenda libertad para probar diferentes opciones. Jouffret y su equipo emplearon una amplia gama de cámaras para capturar la intensidad cinética de la acción de la película y las secuencias de conducción. “Tomé la decisión de usar múltiples cámaras para dar ese aspecto de realidad y que cualquier cosa puede suceder”, dice Jouffret.
  Para asegurarse de lograr la apariencia que él y Berg querían, Jouffret eligió siete de las nuevas cámaras Millennium DXL 8K de gran formato de Panavision equipadas con lentes anamórficas de la serie T, que le proporcionaron un formato más grande que las lentes esféricas normales, creando así una experiencia más visceral. Advierte que ésta es la primera vez que usa estas cámaras en una película de Peter Berg.
  Berg insistía en que los eventos de la película tuvieran lugar a la luz del día, por lo que el rodaje en Bogotá presentó un gran desafío: el clima, que afectó tremendamente su enfoque para determinar la imagen de la película. “La primera vez que fui a Bogotá durante el proceso de exploración inicial, noté cuán nublado estaba el cielo y las nubes amenazantes cambiaban constantemente”, explica Jouffret. “De ahí surgió la idea de que esta película tendría un aspecto más sombrío y austero de lo que había planeado originalmente”. Con un clima subtropical durante todo el año debido a su posición geográfica en la montaña norte de los Andes y una altitud de 2640 metros sobre el nivel del mar, el cambio de clima y la nubosidad de Bogotá fueron el mayor desafío de Jouffret, ya que mantener la consistencia de la luz exterior significaba largas esperas.
  El uso de multicámaras fue fundamental para que la producción cumpliera con un ajustado calendario de rodaje: toda la película fue rodada en tan solo 42 días.

EL RODAJE EN BOGOTÁ...
  Para sentar las bases para rodar una película de acción de esta escala, que implicaría múltiples cierres de calles, persecuciones de automóviles, disparos y explosiones, los realizadores comenzaron por hablar con funcionarios del gobierno colombiano en junio de 2017. Uno de los permisos especiales más importantes que los cineastas tenían que conseguir era el permiso para el rodaje aéreo en lo que normalmente eran las zonas de exclusión de la ciudad. Como toda la misión estaría monitoreada por drones operados por el equipo Overwatch, implicaba la colocación de cámaras en el aire casi todos los días de rodaje para obtener el metraje de “vigilancia” necesario.
  “El gobierno sirvió de gran apoyo durante todo el proceso y fue imprescindible para hacer las cosas que necesitábamos hacer”, dice Miguel Tapia, el gerente de locación de Colombia. “Todos querían que fuera un éxito. Me reuní con el presidente en septiembre de 2017 y con otros funcionarios del gobierno hasta llegar a los principales ministros de la ciudad”, recuerda el productor ejecutivo Stuart Besser. “Ésta es la primera película basada en los EE. UU. que ha llegado a Bogotá, filmada en el medio de la ciudad, y que no tiene nada que ver con el tráfico de drogas. Eso fue algo sumamente significativo para ellos. Y su entusiasmo al respecto, así como su creciente deseo de promover Colombia y Bogotá como un lugar bueno para rodajes, un lugar amigable para trabajar, así como una ciudad segura, fue vital para que lo consideraran”.
  Mientras estaban en Bogotá, la película se asoció con la productora local Dynamo, una de las productoras más importantes de Latinoamérica, que proporcionó servicios de producción y equipo para trabajar codo a codo con el equipo estadounidense en todos los departamentos de la película, desde locaciones, seguridad y transporte, a los directores asistentes, peinado, maquillaje y vestuario.
  Tanto el entonces presidente colombiano Juan Manuel Santos como el alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa extendieron la alfombra roja para los cineastas, incluyendo la cooperación de la policía nacional, la autoridad de tránsito y el ejército. “Fue notable cómo el presidente Santos y su gobierno abrieron la ciudad para nosotros”, dice Peter Berg. “Básicamente nos dieron las llaves de la ciudad. Nos permitieron tener acceso en su equivalente a Times Square y cerrarlo durante 10 días y hacer algunas cosas bastante agitadas. El hecho de que pudiéramos utilizar la mismísima ciudad e interactuar con la ciudad real nos ayudó a darle la imagen que estábamos buscando”.

CREANDO EL EQUIPO ARTÍSTICO...
MARK WAHLBERG:
  El dos veces nominado al premio de la Academia® Mark Wahlberg se reúne con Peter Berg para su cuarta colaboración, después de El último superviviente, Marea negra y Día de patriotas. Milla 22 marca su primera labor en conjunto para una película que no se basa en hechos reales; en su lugar, se han unido nuevamente para crear lo que podría convertirse en una nueva franquicia de suspense. Wahlberg interpreta a James ‘Jimmy’ Silva, el oficial superior de un equipo oficiales de élite de la División de Actividades Especiales de la CIA, conocido como Ground Branch, expertos que se especializan en todo tipo de guerras, tanto convencional como no convencional.
  “Jimmy Silva es, principalmente, un intelectual”, explica Wahlberg. “Sentí que ya habíamos visto al tipo de hombre antihéroe de pocas palabras, así que esta vez escuchamos a un tipo sumamente testarudo que le gusta conversar. Es el tipo de persona que cuando su equipo obtiene luz verde decide quién vive, quién muere y qué ocurre en el medio. Es un personaje genial e interesante a quien no le importa si está bien o mal o quién empezó la pelea. Simplemente hace su trabajo, y eso es todo”.
  “Cuando comenzamos a trabajar en el proyecto, siempre tomaba como referencia a Tommy Lee Jones en El fugitivo, un tipo sin remordimientos, a quien no le importaba lo correcto o incorrecto; tiene una tarea que hacer y la va a hacer. Nada ni nadie va a impedir que la haga”, explica Wahlberg. “Sin embargo, Jimmy disfruta mucho más y, obviamente, es mucho más elocuente en el hecho de que, una vez que se pone en marcha, una vez que tiene luz verde, es lo principal para él, y creo que, en cierto modo, le gusta jugar a ser Dios, cosa que obviamente es muy peligroso, ya sabes, el poder, obviamente, puede ser adictivo y algo contraproducente. Pero creo que al público les encantará este personaje porque entienden que cuando estás envuelto en este tipo de situaciones, las reglas que normalmente se aplican no lo hacen. Se trata de supervivencia. Lo que sea que tengamos que hacer para proteger a nuestra gente. Entonces, cuando lidias con gente mala, las reglas cambian”.
  Cuando se le pregunta sobre qué impulsa a Jimmy Silva, Wahlberg comenta: “Su educación, su juventud, su adolescencia y, luego, su compromiso con el trabajo. No tiene familia, no tiene vínculos con nadie. Sólo está comprometido con su trabajo”, afirma el actor. “Es un tipo de situación en el que no importa quién o quiénes mueren. La misión es lo primero. Por lo tanto, para este trabajo se requiere gente con un tipo de habilidad muy singular”.

LAUREN COHAN:
  Lauren Cohan, conocida por interpretar a Maggie Greene en la exitosa serie The Walking Dead, interpreta a la oficial Alice Kerr, del equipo Ground Branch de la CIA, miembro clave del equipo de operaciones especiales de Silva y alguien con quien comparte un vínculo personal muy especial.
  Alice es una madre divorciada con una hija de ocho años, que vive en los Estados Unidos con su agresivo exmarido, Lucas (interpretado por el director de Milla 22, Peter Berg en un breve cameo). A menudo se esfuerza por mantenerse enfocada en la misión, distraída por las dificultades de la paternidad compartida y la culpa de ser una madre ausente. “Alice es muy dedicada y capaz de hacer su trabajo, pero no está segura de sí quiere continuar haciéndolo”, observa Cohan.
  “En realidad, los vínculos desgastados que está experimentando con su hija y su vida hogareña lo dejan al descubierto. Pero en última instancia, todos estos personajes tienen que mantenerse enfocados, incluso con todas las dificultades que se presentan en su camino”.    Cohan señala que la historia de su personaje ilustra uno de los temas centrales de la película, la maternidad, que se refleja de diversas maneras en todo momento. “El hecho de ser cuidado, vigilado”, señala.
  “Existe una yuxtaposición entre ser agresivo y ser desgarrador”. Cohan se sintió atraída por la oportunidad de retratar a un personaje que combina un tremendo intelecto con una tenacidad mental y emocional y habilidades físicas. “Habla una gran cantidad de idiomas, es capaz de involucrarse en diferentes situaciones y salir de ellas, por lo que me resultaba una persona sumamente atractiva para abordar”, reflexiona la actriz.
  Cohan ya estaba sumamente preparada físicamente gracias a su exigente apel en The Walking Dead, por lo que estaba a la altura del entrenamiento para convertirse en un comando paramilitar letal, tremendamente peligrosa tanto en la lucha cuerpo a cuerpo como con un arma. “Alice cuenta con todas esas habilidades que fue un verdadero placer aprender. Creo que mi mayor desafío con esta película fue llevar la emoción a la pelea. Soy una actriz muy emocional y tengo el físico, el entrenamiento y el estilo de pelea bien marcados, pero soy consciente de que al final todo se reduce a lo que necesito y lo que tengo que hacer. Entonces, cuando pienso en la coreografía, el objetivo no es albergar la pelea, sino liberar al luchador”.
  El personaje de Cohan llega a ver un lado de Silva que la mayoría de los demás no lo ve, gracias al vínculo emocional que comparten. “Él es un mentor, un hermano mayor, un jefe, un déspota, como quieras llamarlo”, explica Cohan.
  Cohan agrega que, aunque Milla 22 es una historia de ficción, sus personajes se basan en agentes reales que salen y trabajan de ese modo.
“Tuvimos la suerte de aprender sobre ellos y representarlos en una película de acción realmente divertida y emocionante”.

IKO UWAIS:
  Milla 22 marca el debut cinematográfico norteamericano de la estrella de acción y genio de las artes marciales Iko Uwais, conocido por sus papeles principales en la aclamada saga The Raid. Uwais interpreta a Li Noor, un oficial de las Fuerzas Especiales locales del país ficticio de Indocarr.
  “Li Noor es un personaje que ha perdido la confianza en su propio gobierno y que acude a la CIA con información ultrasecreta”, cuenta la guionista Lea Carpenter. “Debido a su trabajo en las Fuerzas Especiales tiene un caché de información increíble. Pero lo ha bloqueado de tal manera que no se puede desbloquear a menos que obtenga lo que quiere, salir del país”.
  Según el director de Milla 22, Peter Berg, “Iko es una gran razón para querer hacer esta película; probablemente sea lo que la motivó. Un cineasta muy talentoso llamado Gareth Evans hizo dos películas: The Raid y The Raid 2, e Iko fue la estrella de ambas. Estas películas de bajo presupuesto fueron rodadas en Yakarta, Indonesia, y recuerdo haber oído hablar de ellas. En general, no veo películas de peleas, pero esta película estaba comenzando a llamar la atención, y la dirección de Gareth era muy aclamada en los festivales de cine. Se hablaba del “próximo Bruce Lee” que surgía de Indonesia: Iko Uwais”.
  “Vi la película y me fascinó el alma, la textura, la emoción y la brutalidad física de él. Tenía mucho potencial. Puedes ver a cientos de tipos pelear, pero en cierto modo, uno de ellos te llega al alma e Iko definitivamente tiene esa cualidad”, entusiasma Berg. “Así comenzó todo. En ese momento pensé, ‘Quiero trabajar con ese tipo. No sé cómo, ni en qué, ni cuándo ni dónde, pero Iko es especial’”. Poco después, Berg comenzó a formular planes para una película de acción para llevar a Uwais a una audiencia mundial. Esa película se convirtió en Milla 22: el escape.
  Berg y Uwais compartían la ideología de que la acción de la película pareciera realista. “Nada parece falso”, dice Uwais. “Cada escena de lucha, cada escena de acción debe ser realista y creíble. No se trata sólo de los efectos”.
  Uwais dice que su colaboración durante el rodaje no podría haber sido más intensa. “Era como parte de una familia, no como un jefe. Nuestra relación era muy cercana. No había egos. Fue un honor para mí trabajar con él. Lo pasamos de lo mejor”.
  Wahlberg dice que lo pasó de maravillas trabajando con la estrella de acción. “Es espectacular”, se entusiasma Wahlberg. “Además es un encanto de hombre”. Muy divertido y muy dulce. Nos reímos mucho. También me encantó juntarme con su equipo. Él me enseñaba indonesio y yo le enseñaba mucha jerga en inglés”. A Wahlberg le impresionaba la capacidad de Iko para aprender el idioma y sentirse cómodo en un ambiente de mucha improvisación.

RONDA ROUSEY:
  Ronda Rousey es ampliamente conocida por ser la luchadora campeona de peso gallo del UFC. Más recientemente, ha mostrado su destreza física, tanto en el ring para WWE, como en pantalla en Fast & Furious 7 y Los mercenarios 3.
  En Milla 22, desafía las expectativas en el papel de la oficial de Ground Branch Samantha ‘Sam’ Snow, miembro del equipo de élite de Jimmy Silva. 
  “Pusieron el guion en mi regazo y para mí era un rol totalmente nuevo y diferente, y me encantó”, se entusiasma Rousey. “Mi papel no dependía tanto en lo corporal y pelear; era algo completamente opuesto. Pete dijo, ‘No quiero que participes en ninguna pelea. No quiero que hagas nada estilo Ronda’. En realidad [él] quería darme la oportunidad de no recurrir a la parte física. De hecho, me encanta el hecho de que mi personaje sea genial con las armas y que no se involucre demasiado en la lucha cuerpo a cuerpo, así que fue algo muy diferente para mí”.
  Rousey dice que la película le proporcionó el desafío que necesitaba en su vida para evitar que se estancara. “Me encanta el proceso de dominar una nueva habilidad desde cero; es lo más estimulante para mí. He aprendido muchas cosas nuevas y me han llevado fuera de mi zona de confort, con Pete, Mark, Carlo y Lauren que me guiaban a través de todo esto y eran sumamente pacientes”, dice Rousey.

JOHN MALKOVICH:
  El nominado a dos premios de la Academia® John Malkovich vuelve a juntarse con su director de Marea negra Peter Berg y la coestrella Mark Wahlberg en Milla 22, en el papel de Bishop, el oficial superior de Overwatch. Junto con su equipo de expertos tecnológicos (conocidos por los nombres de las piezas de ajedrez: Rey, Reina, Caballo, Torre y Alfil), Bishop supervisa y está en constante comunicación con el equipo Ground Branch de Silva, dirigiéndolos y proporcionándoles información en tiempo real para guiarlos a través de su misión.
  Bishop es una figura enigmática, incluso para sus colegas; es reservado y educado, pero usa toda la inteligencia bajo su mando para tomar decisiones rápidas de vida o muerte. “Bishop tiene muchísima experiencia y es, en general, bastante tranquilo”, dice Malkovich. “Previamente, ha trabajado junto con el personaje de Mark y su equipo en misiones anteriores, pero la película no entra en esos detalles. Obviamente, ellos se conocen; Bishop se refiere a Silva como ‘Mi viejo amigo’. Eso es todo lo que sabemos”.
  Cuando estaba creando los personajes de Silva y Bishop, la guionista Lea Carpenter se basó en sus propias experiencias y relaciones con miembros de la comunidad de Operaciones Especiales. Por ejemplo, sabía que ambos serían estudiantes de historia muy inteligentes. “Creo que esta idea del poeta guerrero está muy viva”, dice ella. “Mis amigos en Operaciones Especiales son increíblemente buenos lectores, considerados, estudiantes de historia, literatura y filosofía”, dice Carpenter, citando al novelista, naturalista, escritor y agente de la CIA Peter Matthiessen como uno de sus modelos para Bishop. “Era un monje Zen, pero también era escritor. Pensé que Bishop podría ser un estudiante de historia que ha dedicado toda su vida a matar gente”.
  En cuanto a Bishop y Overwatch, Malkovich es muy claro. “Estas personas son contratadas, no para el gobierno de EE. UU. como tampoco como empleados de ninguna de nuestras agencias de inteligencia o por los militares, para llevar a cabo ciertas actividades. A los fines de la misión, no tienen ninguna lealtad a ningún estado, país, bandera o regla alguna. Son fantasmas, no dejan historia ni trazabilidad ni a los actores ni a los actos que tienen lugar durante las operaciones”.
  El actor también elogió enormemente a su director. “El estilo de Peter es como una demolición controlada. Está interesado en la poesía de lo real. Está súper presente. Toma lo que haces y lo mueve para aquí, y luego toma eso y lo pone por aquí, todo de maneras muy inesperadas”, dice Malkovich. “Es súper colaborador y un excelente director. Hace muchos cambios, cosa que te mantiene muy vivo, muy despierto. Te hace estar metido en la historia, en el momento”.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo