Fichas de peliculas
  • Registro
MOLLY'S GAME
INFORMACIÓN
Titulo original: Molly's Game
Año Producción: 2017
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 140 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Drama, Biografía
Director: Aaron Sorkin
Guión: Aaron Sorkin. Basado en las memorias de Molly Bloom
Fotografía: Charlotte Bruus Christensen
Música: Daniel Pemberton
FECHAS DE ESTRENO
España: 5 Enero 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Entertainment One


SINOPSIS

Molly Bloom es una joven esquiadora esperanzada en competir y ganar en los Juegos Olímpicos que se convierte en una emprendedora de éxito y además en objetivo de una investigación del FBI cuando un juego de póquer internacional donde se hacen estratosféricas apuestas...

INTÉRPRETES

IDRIS ELBA, JESSICA CHASTAIN, JOE KEERY, KEVIN COSTNER, MICHAEL CERA, CHRIS O'DOWD, RACHEL SKARSTEN, NATALIE KRILL, GRAHAM GREENE, ANGELA GOTS, SAMANTHA ISLER, BILL CAMP, BRIAN D'ARCY JAMES, MADISON McKINLEY, JEREMY STRONG

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- 1 Nominación Bafta: Mejor guion
- 2 Nominaciones Globos de oro: Mejor actriz Jessica Chastain, guion
- Festival de Mill Valley: Premio del público
- Festival de Palm Springs: Premio Chairman

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA


EL PRINCIPIO...
   Aunque las memorias de Bloom de 2014 acaban con su arresto por parte del FBI, la historia sobre cómo MOLLY’S GAME llegó a la gran pantalla empieza antes de que Bloom se diera incluso cuenta de que su reinado estaba acabando. Cuando Bloom todavía gestionaba una partida en el hotel Plaza de Manhattan, conoció al productor ejecutivo Leopoldo Gout en una fiesta. Gout se encontraba trabajando en su primera novela y la historia de Bloom despertó su interés. “Era una mujer extraordinariamente inteligente en un mundo de hombres, y eso fue lo que realmente me enganchó”, comenta Gout.
  Gout se la presentó a su editor, y Bloom llegó a un acuerdo para publicar un libro, pero su arresto paralizó ese acuerdo. Una vez acabado el juicio, Gout y Bloom pasearon el libro por Hollywood en busca de ofertas de los estudios pero, aunque había mucho interés, ninguna parecía la adecuada, hasta que el productor Mark Gordon recibió una llamada de Ken Hertz, el abogado de Molly, y Pete Micelli, su representante de la agencia CAA. “Me enteré de que Aaron también estaba leyendo el libro, así que me puse en contacto con él y le propuse que trabajáramos juntos en el proyecto”, recuerda Gordon.
  En un primer momento, sin embargo, Sorkin tenía ciertas reservas en cuanto a convertir el libro de Bloom en una película, sobre todo por los jugadores que habían pasado por su mesa. Bloom mantiene la confidencialidad de la mayor parte de los nombres para proteger sus vidas privadas, pero Sorkin aún seguía preocupado por las posibles repercusiones. “Conozco a algunas de las personas sobre las que has escrito, he trabajado con algunos de ellos. Y con otros me gustaría trabajar”, dijo Sorkin. “Un par de ellos son amigos míos. Y no pienso escribir una película que cotillee sobre ellos ni sobre nadie más”.
  Ahora, Sorkin se alegra de que a Bloom no le echara para atrás su actitud en ese primer encuentro y que continuara explicando el resto de su historia. “Quince minutos después, quería desesperadamente escribir esta película, porque descubrí que [Bloom] pagó un precio muy elevado por adoptar la misma postura que a mí no me estaba costando nada”

HACER JUSTICIA A LA HISTORIA...
  La certeza de Sorkin sobre el material ayudó a acelerar el proceso de escritura. “Normalmente, cuando acepto trabajar en una película, es un poco como una cita a ciegas. Habrá algo que me interese, pero no tengo ni idea de lo que voy a hacer, así que me paso meses subiéndome por las paredes hasta que consigo dar en el clavo. Con MOLLY’S GAME, en los cinco minutos que tardé en llegar a casa, ya tenía toda la película”.
  Sorkin encontró la historia que quería contar en los detalles que Bloom no llegó a incluir en su libro, un proceso de descubrimiento que se refleja en el personaje de Idris Elba, el abogado defensor Charlie Jaffey: “Acabaste el libro antes de llegar a la mejor parte”. Charlie lee el libro y percibe algunas claras omisiones, como partidas de póker que duran varios días sin mención alguna del uso de drogas, y ninguna alusión a los mafiosos rusos cuya implicación condujo al arresto de Bloom. Además, Bloom rara vez habla sobre su familia, sobre todo sobre su complicada relación con su padre, que fue decisivo para que tanto ella como sus dos hermanos acabaran metidos en actividades deportivas y académicas.
  Sorkin fue entendiendo a Molly de forma similar a como lo hace Charlie en la película. La prensa sensacionalista la apoda la “Princesa del Póker”, y Charlie cree que ella buscas activamente la publicidad por beneficio propio. “Vi una oportunidad de crear un personaje que estaba haciéndose muchas de las mismas preguntas que me hacía yo sobre ella”, aporta Sorkin. “Por ejemplo, ¿por qué la arrestaron en plena noche agentes del FBI provistos de armas automáticas, como si se tratara de una persona peligrosa?”. Aunque Charlie es una versión ficticia de su abogado, Sorkin señala que “Molly tenían un abogado defensor penal y, cuando habla de él, lo hace con un gran respeto, reverencia y afecto. Molly dijo incluso que era realmente el primer hombre que conoció que era verdaderamente honorable”.
  Aunque el póker es lo que mueve la trama, la verdadera relevancia de la historia se encuentra en la fuerza de Bloom, su carácter y su capacidad para superar cualquier sistema al que se enfrente manteniéndose fiel a sí misma. “La vi como una historia emocional, y la clase de historia que me gusta contar, con un sentido quijotesco del bien y del mal”. Su viaje personal, su relación crucial con su abogado y su negativa a delatar a sus antiguos clientes son el eje central de la historia. “Tenía en sus manos un billete de lotería premiado”, opina Sorkin. “Podría haber sido rica y famosa si hubiera dicho simplemente la verdad, pero no estaba dispuesta a hacerlo. Admiro mucho eso y la película admira eso”.
  Pascal asegura que la capacidad de Sorkin para dotar de profundidad a los personajes eleva MOLLY’S GAME. “A Aaron le encantan los héroes, y encuentra la belleza de la gente que no todo el mundo ve a primera vista”, plantea Pascal. “Es un estudio de personaje y nadie hace eso mejor que Aaron”.
  El fantástico sentido del humor de Bloom y su elevado coeficiente intelectual también impresionaron a Sorkin pero, sobre todo, comenta: “Me pareció que Molly Bloom era un heroína de película realmente única”. Se ríe ante la idea de que quería que su hija conociera a “alguien que se ha declarado culpable de un delito federal”. Pero, a medida que Sorkin escuchaba a Bloom, pensaba que era un magnífico modelo a seguir para las jóvenes.
  A lo largo de los dos años siguientes, Sorkin siguió escuchando más historias de las que Bloom había excluido del libro y pasó aproximadamente un año escribiendo el guion. Entrelazó el trasfondo narrativo, dejó de lado la estructura cronológica lineal, y se centró en la historia de Molly en su guion. La película incluye material del libro, que se incorpora como si fuera una especie de personaje más, pero cuenta su propia historia.
  Y aunque MOLLY’S GAME es biográfica, Sorkin tuvo mucho cuidado de novelar a los personajes secundarios. “Siempre me pareció importante que nadie se sintiera tentado de jugar a los detectives con la película para tratar de descubrir qué personaje se corresponde con qué famoso real. Así que todos son amalgamas”.

LA ÓPERA PRIMA DE SORKIN COMO DIRECTOR...
  Como dramaturgo y guionista, Sorkin siempre ha disfrutado manteniéndose muy cerca de lo que escribe a lo largo de todo el proceso, incluso cuando era el responsable de la serie “El Ala Oeste de la Casa Blanca”. Así que, “cuando me senté a escribir MOLLY’S GAME, lo último que podía pensar era en dirigirla”, reflexiona Sorkin, y prosigue: “Es lo más visual que he escrito, y ese no es mi elemento”.
  Pero dice que empezó a inclinarse por asumir el reto de dirigirla porque “estaba teniendo muchos problemas para describir lo que tenía en mente al estudio, a los productores, a amigos, incluso a Bloom. Empezaba cada conversación diciendo: ‘Esta no es la película que crees que va a ser’. Pero entonces no conseguía describir lo que iba a ser, pese a que lo veía claramente en mi mente”. Los productores supieron de inmediato que Sorkin era la persona perfecta para dirigir MOLLY’S GAME. Gordon recuerda: “Estaba muy involucrado con el proyecto, como con todo lo que hace, y daba realmente la sensación de que estaba listo para dirigir”. El productor Matt Jackson agrega: “Era muy personal para Aaron. La idea de que es una historia sobre una mujer que compite en un mundo enteramente masculino era algo que le atraía mucho”.
  Por mucho que Sorkin como director y guionista quisiera centrarse en la emoción subyacente de la historia de Bloom, sabía que, por encima de todo, las escenas de póker tenían que parecer lo más reales posibles. “Me documenté mucho sobre póker para asegurarme de que todos los detalles estuvieran bien”, asegura. “Contamos con estupendos jugadores profesionales para asesorarnos a cada paso. Nuestros crupieres son crupieres profesionales. Incluso los extras que juegan en las partidas son jugadores profesionales de póker. No tienes que ser aficionado al póker para disfrutar la película, pero los fans del póker apreciarán su autenticidad”. Mediante escenas de póker tangibles, vemos a Molly como personaje aprendiendo —pero no jugando— el juego y puliendo su habilidad para manejar a la gente.
  Además de rodearse de talento tras las cámaras, Sorkin fue capaz de atraer a un reparto estelar que incluye a Jessica Chastain como Molly Bloom, Idris Elba como Charlie Jaffey y Kevin Costner como Larry Bloom, el padre de Molly.
  Chastain comenta: “Es maravilloso trabajar con un director que es tanto guionista como director, porque es verdaderamente su visión de la historia. Aaron es amigo de Molly desde hace tiempo, la conoce muy bien y se siente muy protector para con su historia. Y dudo que alguna vez se hubiera sentido cómodo entregando el guion a otro director. No me puedo imaginar a nadie más dirigiendo la historia”.
  Elba comenta sobre trabajar con Sorkin: “Siempre he sido un gran fan del trabajo de Aaron, tanto en televisión, en series como ‘El Ala Oeste de la Casa Blanca’, como por supuesto las increíbles películas que ha escrito, desde ‘Algunos hombres buenos’ a ‘La red social’, ‘Moneyball: Rompiendo las reglas’ o ‘Steve Jobs’, es verdaderamente uno de los guionistas más prolíficos y distinguidos, si no el más distinguido, de nuestros tiempos. Así que por supuesto que no dejé pasar la oportunidad de trabajar con él, y que luego resulte que sea su ópera prima como director y poder formar parte de ese proceso ha sido una oportunidad extraordinaria. Trabajar con Aaron ha sido una experiencia fascinante —tiene una voz muy característica y un punto de vista avanzado, y te ofrece espacio como actor para encontrar tu propia voz a la hora de encarnar los personajes que escribe”.

LA CREACIÓN DEL MUNDO DE MOLLY...
  Al tratarse de un director de cine primerizo, Sorkin sabía que reunir al equipo adecuado tras las cámaras sería clave para que todo saliera bien. “Las películas se hacen entre una par de cientos de personas”, aporta, “y si eres un director novel, nada es más importante que el hecho de que esas personas sean el mejor par de cientos de personas que puedas conseguir”. Sorkin considera a sus colaboradores de MOLLY’S GAME “nada menos que coautores de la película”.
  Como guionista, Sorkin admite que su trabajo “ha sido diálogos de principio a fin”, así que disfrutó con la oportunidad de explorar el reto visual de MOLLY’S GAME. “¿Qué es lo que miras cuando Molly está hablando en off y contándonos exactamente lo que piensa o siente? ¿Hacia dónde diriges la cámara cuando Molly ya está describiendo lo que estamos viendo?”.
  La que tenía las respuestas a todas esas preguntas era la directora de fotografía Charlotte Bruus Christensen (“Fences”, “La chica del tren”). Cuando Sorkin se reunió inicialmente con ella, Christensen ya había leído el guion y habló con mucha perspicacia sobre cómo debían funcionar las cosas. “Es como si me estuviera leyendo la mente, pero poniéndolo todo en términos cinematográficos literales que pudieran expresarse a un cámara”, explica Sorkin. “Me encantó todo lo que decía, y no sé cómo podría haber hecho la película sin Charlotte. La hicimos juntos”.
  Christensen comprendió la visión de Sorkin para la película desde el principio. “El póker sirve de ambientación, lo que queremos es un retrato de Molly Bloom”, explica Christensen. “Trata sobre su capacidad, su intelecto y su ambición. Hacer que un personaje parezca real y vivo supone un enorme esfuerzo, y siento esa pasión en el trabajo de Jessica”.
  La película se filmó digitalmente, pero Christensen colaboró con Panavision para encontrar unas lentes anamórficas de los años 60 que proporcionaran la profundidad de campo y suavidad necesarias a los fondos cuando utilizaban un plató de un estudio. “La película se ambienta sobre el telón de fondo del glamur, el tamaño y la soledad de las montañas de Colorado, Hollywood y Nueva York”, comenta Sorkin.
  Sorkin admite que le ponía nervioso filmar la película principalmente en estudios de Toronto, pero el manejo de la cámara de Christensen y el equipo de diseño de producción de David y Sandy Wasco ayudaron a disipar esas preocupaciones.
  El “equipo Wasco”, como Sorkin se refiere a ellos, han creado la imagen de proyectos tan diferentes como “Pulp Fiction” y “La ciudad de las estrellas (La La Land)”, por la que obtuvieron el Óscar en 2016. Wasco opina sobre MOLLY’S GAME: “Es un guion fantástico que ofrecía todo lo que necesito cuando me pongo a diseñar una película. No soy jugador de póker, pero me sentí fascinado por esta persona y enganchado de la primera a la última página”.
  Wasco prosigue: “Ayudamos discretamente a contar la historia de Aaron. Contribuimos a definir el entorno físico en el que van a trabajar los actores, y les damos una serie de herramientas con las que trabajar, el atrezo para hacer su labor y un espacio que sirva de apoyo para sus papeles”.
  Estructurar los sets de rodaje conllevó adaptarse al ritmo del diálogo. Wasco señala que: “Buena parte del diseño de decorados viene dictada por el tiempo que le lleva a la voz en off de Molly empezar y llegar a un determinado punto. Así que los pasillos se midieron según el ritmo de las palabras de Aaron. Y dado que hay tantas páginas de diálogo que se ambientan en torno a mesas de póker, tuvimos que hacer que cada ángulo de cada sala resultara visualmente interesante para el espectador”.
  El vestuario de Susan Lyall también fue clave para mantener la película visualmente interesante y para informar de en qué punto de su historia se encuentra Molly. Por ejemplo, Molly acudió a su primera partida de póker en Los Ángeles con un vestido de 30 dólares comprado en JC Penney, pero no tardaría en darse cuenta de la importancia de una ropa bonita para avanzar en su carrera. Al final, presumía de que nunca se la veía dos veces con la misma ropa. Sorkin atribuye a la diseñadora de vestuario Lyall el mérito de guiarlo más allá de su “falta de gusto para la ropa” y proporcionarle “el vocabulario para decir lo que no tengo el vocabulario para decir”.
  Lyall le devuelve el cumplido diciendo: “Trabajar con el mejor guionista de Estados Unidos en su ópera prima como director fue un verdadero privilegio”. La diseñadora sentía que la historia se prestaba bien a las etapas y cambios de aspecto de Molly: “Está la etapa actual, en el mundo legal, en el que Molly acude a su vista, su sentencia y todas sus conversaciones con su abogado. Está la etapa de su infancia y su llegada a Los Ángeles, en la que aún es una chica atlética, inocente y sin experiencia de Colorado. Hay un cambio bastante evidente de estilo cuando pasamos al Cobra Lounge, y cuando se hace cargo de la timba del Four Seasons, con lo que comienza otra etapa claramente distinta. Por último, pasamos a Nueva York, con un salto cuantitativo en el dinero que está ganando, y su vestuario se vuelve más caro, sofisticado y de alta costura”.
  Según el último recuento, Molly tenía 90 cambios de vestuario, así que Lyall pasó mucho tiempo con Chastain. “La verdad es que no recuerdo haber colaborado nunca tan estrechamente con una actriz, y en el momento Jessica es puro instinto”. Por ejemplo, después de que Molly gane 3000 dólares en la primera timba del Cobra Lounge, Lyall dice que “fue divertido trabajar con Jessica, que está, por supuesto, muy en sintonía con lo que cree que debería hacer su personaje”. Lyall también colaboró con los departamentos de peluquería y maquillaje, porque saber cómo le arreglarían el pelo y cuánto la maquillarían afectaba a lo que llevaría puesto.
  Chastain declara: “Me encantó trabajar con Susan. El vestuario, la peluquería y el maquillaje son muy importantes para mí en todas las películas que hago, sobre todo [por lo que respecta] al arco de un personaje y dónde empieza en la película comparado con dónde acaba. Y con la ayuda de Susan, quería mostrar que esta mujer entendía que, para conseguir poder en el ambiente en que se mueve, tenía que tener un aspecto determinado. Que los hombres valoraban a las mujeres por su sexo, en lugar de por su cerebro, y quería mostrar esa transformación de Molly”.
  La comunicación entre departamentos siempre es crucial, y muy especialmente cuando se trataba de mantener una coherencia en el aspecto de MOLLY’S GAME. Lyall comenta: “Los Wasco fueron muy generosos a la hora de mantenerme al tanto y a veces podía informarles de lo que Jessica iba a llevar en tal o cual escena. Y luego Charlotte estuvo estupenda haciéndoles saber qué colores quedaban bien y resultarían útiles en una determinada escena”.

EL REPARTO...
JESSICA CHASTAIN como Molly Bloom:
  Elegir a la actriz para interpretar a Molly no fue difícil en lo referente a atraer el interés de intérpretes de talento. “Me alegra poder decir que las mejores actrices de la industria querían el papel”, declara Sorkin. “Y no me cabe ninguna duda de que todas ellas habrían estado maravillosas. Pero yo quería a Jessica desde el principio”. Observa que Jessica, al igual que Molly, “tiene un sentido del humor irónico y ladino. Además, es fuerte sin tener que hacerse la dura. Normalmente, cuando la gente se hace la dura, es porque personalmente no se sienten así, y tienen que imitar esa cualidad. Pero Jessica ya la posee”.
  Pascal se muestra de acuerdo con Sorkin: “Jessica es uno de los mejores actores en activo del cine actual, y tuvimos la suerte de que sintiera por la película lo mismo que sentíamos nosotros por ella”. Gordon agrega: “Nos parecía que tenía el tipo adecuado de sensibilidad moral, glamur y fuerza para sacar adelante este personaje tridimensional y lleno de matices”.
  Chastain comenta que ver el nombre de Aaron Sorkin en el guion despertó su interés. “Es uno de nuestros mejores guionistas, sino el mejor guionista de la industria del cine estadounidense”, afirma, a lo que agrega: “Me encantó el sentido del humor de Molly, me encantó su inteligencia, me encantó esa historia de alguien que tiene todas las de perder, una mujer que triunfa en una industria dominada por los hombres. Y me gustó mucho la auténtica Molly Bloom”.
  “Jessica apareció superpreparada, trabaja como un cirujano”, opina el productor ejecutivo Gout. “Creó su propia versión de Molly y, cuando la veo en el set de rodaje y se pone a llamar a la verdadera Molly por teléfono, es como si se me fundieran mentalmente los plomos. Es maravilloso”.
  Elba comenta sobre actuar frente a Chastain: “Jessica es toda una fuerza, pero también una compañera asombrosa en cualquier escena que compartas con ella, y evidentemente en esta película nuestros personajes pasan mucho tiempo de conversación, enzarzados en choques verbales, así que trabajar con alguien como Jessica, que es tan generosa y está tan presente, fue una experiencia verdaderamente fantástica”.

IDRIS ELBA como Charlie Jaffey:
  Sorkin tenía igualmente claro quién debía interpretar a Charlie Jaffey. “Idris es sensacional, y, otra vez, si tienes que interpretar a alguien fuerte, inteligente y divertido, ayuda que ya tengas todas esas cualidades y no tengas que esforzarte por fingirlas. También tiene un rostro estupendo en reposo, cuando está escuchando a Molly; no sabes lo que va a decir cuando ella acabe”. La relación entre Molly y Charlie es fundamental y “tienes la sensación de que ambos están acostumbrados a ser la persona más inteligente del lugar. De pronto, se encuentran ambos en el mismo lugar. El toma y daca entre ellos es divertido”. Pascal agrega: “Si piensas en manos de quién querrías que estuviera tu vida, sería Idris Elba. Combina masculinidad y vulnerabilidad de una forma que pocos actores son capaces de lograr”. Jackson cree: “Charlie fue un apoyo y un consuelo para Molly en un momento difícil. Idris aportó calidez a su interpretación y se mantuvo siempre muy digno en su apoyo a ella, algo que Idris personifica”.
  Elba asegura que le gustó interpretar a un abogado que no se toma al pie de la letra nada de lo que le dice su cliente. “Charlie es un refinado abogado de primera fila que más o menos lo ha visto todo, pero creo que siente verdadera curiosidad por Molly, dado que ella posee mucha más complejidad que la imagen que proyecta inicialmente. Cree que la tiene calada en cuando aparece por la puerta, pero entonces lo sorprende con su intelecto y su fuerza de carácter y personalidad, y creo que eso le atrae mucho”.
  En cuanto a actuar frente a Elba, Chastain declara: “Fue maravilloso trabajar con él. Es un actor increíble, me encanta su trabajo desde hace tiempo y es increíble lo que logramos hacer [con las escenas]”.
  Gordon agrega que, partiendo del guion original, Elba podría haberse considerado una elección inesperada. “Un buen casting no entiende de colores. Idris es un actor asombroso y la idea de verlo trabajar con Jessica era emocionante y maravillosa, así que pensé: ‘Hagámoslo, y subvertamos cualquier suposición que podría existir sobre el aspecto que debía tener este personaje’”.

KEVIN COSTNER como Larry Bloom, padre de Molly:
  La dualidad del papel del padre de Molly es un reto, porque al principio de la película presiona mucho a Molly, pero luego simpatizas más con él a medida que avanza la historia. Sorkin alaba a Kevin Costner como un gran actor que aporta “fuerza y humor, complejidad y mucho amor a un papel que implica moverse por el filo de la navaja”. Pascal agrega: “Fue una gran suerte que Kevin conectara con el material. Hizo que cada una de sus escenas fuera un gran momento. La escena hacia el final, en la que está con Jessica en el banco, fue clave para hacer que la película funcionara, y está fantástico”, recuerda Jackson, “Molly ha comentado que Kevin Costner le recuerda a su padre pero, independientemente de eso, Kevin es un actor asombroso, icónico y de talla mundial. Aporta una cierta presencia y seriedad al papel y lo logra de una forma impecable”.
  Costner veía a su personaje como “un padre cariñoso, pero al mismo tiempo estricto y exigente, que presionó a sus hijos para sobresalir y probablemente no era consciente del daño que estaba haciendo o la presión que estaba ejerciendo sobre Molly”. Costner alaba el guion lleno de matices de MOLLY’S GAME: “Aaron capta la desesperación de la gente que parece tenerlo todo. Espero haberle dado lo que necesita, porque entiendo y creo en lo que está diciendo sobre este complicado personaje”. Costner señala que la historia no trata sobre el padre de Molly y que no conocemos la historia personal que hay tras su “necesidad de presionar a sus hijos, pero creo que todos queremos que nuestros hijos logren grandes triunfos. Y algunos hacemos una mejor labor criando a nuestros hijos que otros. Y algunos creemos que los resultados son realmente la medida de una relación significativa, aunque puedan desear cosas distintas a nosotros y puedan tener necesidades distintas a las nuestras”.
  Sorkin respeta la brillante interpretación de Costner, pero también valora la generosidad de Costner con sus conocimientos como director. Sorkin recuerda un plano concreto en el que Costner realizó con mucho tacto una sugerencia para mejorarlo. Sorkin pensó: “Es fantástico. Hagamos eso. Y empecé a describirlo como el plano de Kevin cuando hablaba con el director de fotografía. Kevin me dijo después que no necesitaba acreditárselo; así es como funcionan las películas”.
  Sorkin bromea que estaba nervioso de trabajar con todo el mundo que participaba en el rodaje, incluso “los del catering”, porque estaba convencido de que “se darían cuenta de que no tengo ni idea de lo que estoy haciendo. Pero dirigir a un tipo que ya ha ganado un Óscar por dirigir ‘Bailando con lobos’ resultaba abrumador. Pero él me quitó por completo ese miedo. Eso es algo que nunca olvidaré”.

LOS PERSONAJES SECUNDARIOS...
  En cuanto al reparto secundario, Sorkin sabe que le tocó el premio gordo. “En las manos equivocadas, estos personajes podrían ser simplemente cretinos unidimensionales, pero se vuelven multidimensionales en manos de actores como Jeremy Strong, Michael Cera, Bill Camp y Brian d’Arcy James. Y, caray, creo que lancé el teléfono por los aires el día que conseguimos a Chris O’Dowd para interpretar a Douglas Downey”. Pascal agrega: “No creo que se pudieran pedir mejores actores de reparto. Era un guion magnífico, así que no me sorprende que la gente quisiera hacer la película y, además, todo el mundo quería trabajar con Aaron”. Jackson se muestra de acuerdo: “Dados Aaron y su filmografía, en lo referente a la gente con la que quería contar para la película, nunca tuvimos que recurrir a nadie más que a su primera opción”. Gordon agrega: “La película solo puede ser tan buena como los actores con los que cuentas, y tuvimos la gran suerte de contar con actores de semejante calibre trabajando en papeles secundarios. El nivel de las interpretaciones que se obtienen de esos actores hace que la película resulte mucho más emocionante y conmovedora de ver”.
  Sorkin había querido trabajar con Michael Cera desde “Juno” y no quedó decepcionado por esa cualidad que califica como de “lo contrario de siniestro” que Cera aportó al papel del Jugador X. “Es tan encantador, de mejillas sonrosadas y un tipo tan majo, que no te puedes crees que sea capaz de destruir vidas”. Como estrella de cine, el Jugador X fue el imán que sirvió para atraer a otros jugadores a la timba de póker. Querían jugar con alguien famoso, y al Jugador X le gustan lo que se llaman primos, jugadores que no son buenos, pero tienen un montón de dinero para apostar. Ganó mucho dinero actuando, pero el Jugador X siempre ha tenido el objetivo de ganar más dinero con el póker del que ganó haciendo películas. Cera juega al póker y se metió en partidas más importantes como preparación para este papel.
  El personaje de Dean Keith conoce a Molly cuando esta se traslada a Los Ángeles y trabaja en un club sirviendo cócteles. Le ofrece un trabajo como su ayudante —Keith es dueño de un club de striptease y lleva una timba de póker en el sótano del Cobra Lounge— y hace que Molly envíe un mensaje de texto a toda una lista de nombres importantes para invitarlos a su noche de póker con una entrada de diez mil dólares. Sorkin conocía a Jeremy Strong por su trabajo en títulos como “La noche más oscura (Zero Dark Thirty)” o “La gran apuesta”, y afirma que ahora le ofrecería cualquier papel. “No existe ningún papel que no sea adecuado para él”, refiriéndose a la facilidad con la que interpreta a un experto en póker. La primera vez que Strong se encontró en el set de rodaje jugando con sus fichas de póker, Sorkin explica que dio por hecho que “Strong había pasado mucho tiempo en una mesa [de póker]. Pero no era así; Strong se había preparado a conciencia para hacer que pareciera fácil”.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo