Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Insidious Chapter 4
Año Producción: 2017
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 103 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Terror, Thriller
Director: Adam Robitel
Guión: Leigh Whannell. Basado en los personajes creados por Leigh Whannell
Fotografía: Toby Oliver
Música: Joseph Bishara
FECHAS DE ESTRENO
España: 5 Enero 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Sony Pictures - Columbia Films

SINOPSIS

La doctora Elise es reclamada para que acuda a una casa donde suceden misteriosos hechos. Lo que Elise no sabe es que se va a enfrentar algo totalmente nuevo cuando acude a su antigua casa familiar. Allí la están esperando...

INTÉRPRETES

BRUCE DAVIDSON, MARCUS HENDERSON, JAVIER BOTET, CAITLIN GERARD, LIN SHAYE, SPENCER LOCKE, ANGUS SAMPSON, KIRK ACEVEDO, JOSH STEWART, LEIGH WHANNELL, JERRIKA HIMPTON, TESSA FERRER, HANA HAYES, AVA KOLKER

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBSO

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES


Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE nos lleva de vuelta a los comienzos de la franquicia de Insidious y a la infancia embrujada de Elise, en la que descubrió que tenía poderes sobrenaturales, sufrió terribles maltratos a manos de su padre y descubrió ese lugar de pura maldad conocido como el Más Allá.
  “Se trata de una historia de origen”, explica el productor Jason Blum. “Muestra cómo Elise se convirtió en quién es y cómo adquirió sus poderes especiales. Los 20 primeros minutos de INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE se desarrollan en 1954, pero el resto de la película tiene lugar justo antes del comienzo de Insidious. Así que, en realidad, el orden cronológico sería INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE, ‘Insidious: Capítulo 3’, ‘Insidious’ y luego ‘Insidious: Capítulo 2’”.
  La popularidad de la franquicia siempre hizo que a Blum le interesara la posibilidad de producir una cuarta entrega de Insidious, pero la decisión también estaba en manos de sus creadores, James Wan y Leigh Whannell. “El proceso suele ser el siguiente”, aporta Blum, “yo llamo a Leigh y le digo: ‘Nos encantaría hacer otra’. Pero no obligo a la gente y no trataría con nadie más a menos que ellos mismos le dieran el visto bueno. Leigh tenía desde hace tiempo la idea de crear una película que girara en torno al personaje de Elise, y todos estábamos completamente decididos a hacerla”.
  “Hemos hecho muchas películas de miedo”, prosigue Blum, “y lo más difícil de una película de miedo es que el actor que se comunique con los espectadores resulte creíble. Lo pongas como lo pongas, en cierto aspecto, no deja de ser que ellos digan: ‘Los fantasmas son reales. Existen. Dan miedo’. Por bueno que sea el guion —bendito sea Leigh Whannell— cuesta decir esas líneas y que te las creas. Y a Lin se le da increíblemente bien decir cosas que no tienen ningún sentido y hacer que parezca que tengan perfecto sentido”.

PRIMEROS PASOS...
  Blum y Robitel se conocieron durante el rodaje de la serie de Paranormal Activity. “Habíamos trabajado juntos en un par de películas de Paranormal Activity, y me gustaba Adam, me parecía que tenía mucho talento”, recuerda Blum. “Cuando vi ‘The Taking of Deborah Logan’, que me pareció escalofriante, buena e interesante, empezamos a hablar de Insidious, y me dijo que era un gran admirador de las tres películas”.
  “He tenido la suerte de trabajar con Jason en diversas labores a lo largo de los años”, aporta Robitel. “Desde que intervenimos para reescribir ‘Paranormal Activity: Dimensión fantasma’, hemos estado hablando de posibles oportunidades para que yo dirigiera. Ha sido fundamental para guiar mi carrera y, una vez me puso en contacto con Leigh y Jason para Insidious, todo fue encajando. James Wan también se mostró increíblemente atento y me apoyó mucho con ‘The Taking of Deborah Logan’. Todos ellos son mentores para mí, y les agradezco su orientación y su amistad. Son los mejores que hay en el mundo del cine de género de conceptos sencillos”.
  Whannell, que creó Insidious junto a Wan, interpreta a Specs en la serie, además de dirigir “Insidious: Capítulo 3”. “Siempre que tenemos una nueva película de Insidious, acudimos primero a James y Leigh y, si no están disponibles, ampliamos la búsqueda”, comenta Blum.
“Las películas de Insidious tienen un toque divertido, un guiño al espectador, pero a la vez dan mucho miedo, y no es fácil conseguir las dos cosas”, agrega el productor. “Leigh escribe eso muy bien”.

LA HISTORIA...
  Al principio de INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE, Elise Rainier (Lin Shaye) ha invitado a sus dos socios en la investigación paranormal, Specs y Tucker (Angus Sampson), a vivir con ella. Elise se encuentra en un buen momento de su vida y las cosas parecen haberse estabilizado para ella. Specs y Tucker aún llevan su negocio, Avistamientos Espectrales, respondiendo con Elise a llamadas de personas acosadas por poltergeists, fantasmas o casas encantadas.
  El equipo se encuentra esperando su próximo trabajo cuando Elise recibe una llamada inquietante de Ted Garza, un tipo que dice tener un problema de fantasmas en Five Keys, Nuevo México.
  Elise se queda paralizada; Apple Tree Lane, 413 es la dirección del hogar de su infancia. No guarda recuerdos felices. Su padre era un hombre cruel que maltrataba a toda la familia, Elise, su madre, Audrey, y su hermano pequeño, Christian, pero sobre todo a Elise.
  Ella fue el blanco del grueso de los malos tratos porque Elise veía fantasmas y ningún otro miembro de su familia quería creer que existieran.
  “Al principio, le cuelga el teléfono, y se resiste a volver”, explica Whannell. “No quiere rememorar esos aterradores recuerdos de un padre maltratador”. Specs y Tucker la presionan para aceptar el trabajo. Al fin y al cabo, el dueño de la casa necesita ayuda y eso es a lo que se dedican. Pero Elise sabe que ir a ayudar a Garza la conducirá por una senda tenebrosa que ha evitado durante años.
  “Elise se siente obligada a ir a ayudar a ese hombre”, aporta Blum, “así como a explicarle cuál es la funesta situación que hay en esa casa... y en la que se encuentra desde hace tiempo”.
  Al final de “Insidious: Capítulo 3”, Elise ve a un hombre de pie en la calle. Sabe que no es humano, sino el demonio que reside en la casa de Apple Tree Lane. La ha seguido y, para expulsarlo para siempre, deberá regresar y enfrentarse a él en su propio terreno. Para vencerlo, Elise también habrá de enfrentarse a los demonios de su pasado, con la esperanza de sanar las heridas que se han reabierto.

EL MÁS ALLÁ...
  Volver a la casa en la que creció suponía volver al Más Allá, un lugar donde la pura maldad acecha a los inocentes. “El Más Allá es un lugar en el que los espíritus se quedan atrapados, es como un purgatorio”, explica Whannell. “Es el mundo de los muertos. Todas las almas heridas, la gente que ha asesinado o sido asesinada y todas las almas torturadas a las que aún les quedan asuntos pendientes en la Tierra residen en este mundo”.
  “Es lo contrario de la luz”, prosigue. “Es un agujero negro, un ‘vacío negro’, como lo llamamos. Puede recrear tu pasado y no sigue las reglas del tiempo y el espacio”.
  “Creo que todos tenemos un Más Allá. Es el lugar de tu mente al que no quieres ir”, propone Shaye. “Un lugar lleno de recuerdos horribles que puedas tener o que incluso puedas haberte inventado. Un lugar que recorres al salir de tu mente consciente e internarte en tu inconsciente. Es el lugar al que tienes que ir a afrontar tus demonios”.
  El trío emprende su viaje en el nuevo vehículo de Avistamientos Espectrales. “La autocaravana fantasma, como le gusta llamarla a Specs”, comenta Whannell. “Siempre está genial contar con estos juguetes. Es por lo que son conocidos Specs y Tucker, su artilugios e inventos para cazar fantasmas. Pensé que, si íbamos a salir de viaje, en vez de ir en la misma furgoneta vieja que hemos visto en otras películas, deberíamos comprar una autocaravana y arreglarla”.
  “Lo que me encanta de Specs y Tucker”, afirma Robitel, “es que representan a los espectadores en estas películas y proporcionan el necesario alivio cómico en los momentos de máxima tensión. Siempre que Elise se interna en el Más Allá para salvar a una de las personas que necesitan desesperadamente su ayuda, los chicos dicen básicamente: ‘La leche. No nos podemos creer que esté pasando esto, pero nuestro trabajo es proteger a nuestra amiga para que no sufra daño alguno’. En LA ÚLTIMA LLAVE han formado una incómoda unidad familiar y están pasando por un periodo de adaptación tras instalarse Specs y Tucker, ya que no son precisamente muy ordenados. Aunque puedan cortarle el rollo a Elise y ella tal vez se lo corte a ellos, son ciertamente una unidad familiar y eso es algo que Elise acaba apreciando de verdad después de tanto drama”.
  Cuando la autocaravana fantasma se detiene ante el hogar de la infancia de Elise, esta se siente nerviosa al ver su casa por primera vez en muchos años. Se ha quedado congelada en el tiempo y aún luce las marcas de las huellas de las manos en la pared donde Elise sufría maltratos... así como la silla en la que se sentaba su padre. Elise siente cómo la invade su odio por él y su miedo por el pasado.
  “Elise se hizo el firme propósito de no volver nunca, porque es la casa en la que fue asesinada su madre, donde permitió sin querer que se colara un demonio y donde su padre le pegaba”, comenta Shaye. “Además, está convencida de que el demonio que la está rondando ha venido a visitar a Elise en su propia casa”.

EL DISEÑO...
  “Era vital conectar visualmente la opresiva prisión con la propiedad”, opina Robitel. “Envié a Jamison Goei, nuestro gurú de los efectos visuales, a la penitenciaría de Eastern State, una monstruosidad gótica de doscientos años de antigüedad situada en Pensilvania que sirve de prisión. No se puede vivir cerca de algo que rezuma tanto dolor psíquico sin captar las malas vibraciones. ¿Te imaginas cómo haría sentirse a la joven Elise?”.
  “La idea de llaves y cerraduras como motivo visual provino directamente de los asombrosos primeros borradores que leí de Leigh”, prosigue Robitel. “Todo giraba en torno a la idea de Elise y Christian como prisioneros en su propio hogar. De ser prisioneros de sus pasados”.
  Para dar la sensación de peligro y aprensión, Robitel y la diseñadora de producción Melanie Jones utilizaron un estilo sucio y crudo que reflejaba la negatividad procedente de la casa. “Quería crear un ambiente que se pudiera oler”, comenta Jones. “Estamos volviendo al principio de la historia de Elise y a un acontecimiento traumático para ella. Empieza en una época, en 1954, y ha afectado a toda su vida, sus dones y sus dificultades”.
  “La historia se desarrolla en Nuevo México”, prosigue Jones, “y mientras localizábamos exteriores, encontramos una casa en Los Ángeles en mitad de un yacimiento petrolífero, donde el terreno es muy seco. Hay una miseria y un entorno muy duro, torres metálicas de perforación y plantas muertas. Ofrece una imagen muy cruda de su infancia, en una casa contigua a una prisión”.
  No cabe duda de que la casa está encantada. “Tenemos la tradición de hacer eso en las películas de Insidious “, aporta Whannell. “Hemos rodado en hospitales encantados. Hemos rodado en casas que se supone que están encantadas, y esta casa tenía una cierta atmósfera. Para empezar, estaba llena de murciélagos de verdad. Estabas sentado y veías pasar volando un murciélago. Recuerdo ir a una de las habitaciones, todo el equipo estaba allí charlando, parecía muy seguro. Me fui por mi cuenta y me metí en una habitación que estaba vacía; sentí un escalofrío. No me había pasado nunca en ninguna de las películas de Insidious”.
  El equipo responsable del proyecto se muestra de acuerdo en que INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE era más ambiciosa que las entregas anteriores a la hora de mejorar la factura cinematográfica de la película. “Cuando la cámara se alza para mostrar esos yacimientos petrolíferos, la prisión al fondo y esa vieja casa”, comenta Whannell, “pensé: ‘Vaya, esa es una magnitud cinematográfica que no habíamos tenido antes en las películas de Insidious. Hasta ahora habían sido bastante claustrofóbicas”.
  Mientras Specs y Tucker empiezan a preparar todo su instrumental para atrapar fantasmas, Elise se dirige al cuarto de la ropa sucia y se detiene allí. Nacida con poderes psíquicos, fue la capacidad de Elise de percibir y experimentar cosas que nadie más podía ver lo que sirvió de catalizador de los malos tratos de su padre.
  Fue durante la Guerra Fría, y lo que daba verdadero pánico a la gente corriente era una posible guerra nuclear, no los fantasmas ni las apariciones. “A él no le gustaban las habilidades psíquicas de Elise”, observa Whannell. “O bien no creía en ellas, o no quería saber de ellas, quería hacerlas desaparecer. Así que la castigaba de manera brutal cada vez que ella decía haber visto un fantasma”.
  Mediante flashbacks, INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE traslada a los espectadores de vuelta al oscuro pasado de Elise, cuando su padre se convirtió de pronto en un monstruo. Elise sufre a manos de su padre y presencia el asesinato de su madre. Siniestramente, buena parte del horror se produce en el sótano. Jones creó una entrada sobrecogedora al sótano, a través de una trampilla en el suelo del cuarto de la ropa sucia, que casi no se ve a simple vista.
  “El refugio nuclear parece parte de una pared que se ha añadido a la casa”, comenta Jones. “Tiene madera expuesta y desciende por unas espeluznantes escaleras. De pronto, te encuentras en una pequeña antesala, que sería casi como un sótano. Y entonces se abre a un refugio nuclear”. Al otro extremo hay una puerta roja cerrada.
  El aspecto que se creó del Más Allá para INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE estaba influido por el argumento, que lleva a los personajes a la vieja prisión de al lado. “Seguimos el mismo principio básico y tratamos de ceñirnos a lo que ya ha quedado previamente establecido”, prosigue la diseñadora. “Pero tenemos otro tema más, basado en la puerta roja que sale en las demás películas, incluimos más rojo. Ahora hay toques de rojo en el Más Allá, justo al otro lado de la puerta”.
  “Quería dar más forma al Más Allá”, explica Robitel, “y ese plano tan alucinante en el que hacemos una panorámica alejándonos de Elise para mostrar una ristra interminable de celdas fue una imagen que creamos inspirándonos en la columnata de la penitenciaría de Eastern State”.
  “Podrías imaginarte que si eso estaba en el Más Allá... qué clase de terribles almas torturadas y angustiadas estarían atrapadas allí”, afirma Jones. “Con la textura de la pared, la pintura que se va desconchando, el tema verde de toda la película, dan una sensación enfermiza de que las cosas NO están bien”.
  El silbato fue otro elemento simbólico de la producción y de la historia. “Es un regalo que la madre de Elise, Audrey, le hizo a Christian cuando era pequeño”, aporta Whannell. “Si alguna vez sentía miedo, podía usar el silbato. Es simbólico de poder llamar a casa y llamar a la gente que hemos perdido —cuando alguien fallece, eso no significa que desaparezca por completo de tu vida. De algún modo, en algún lugar, escuchan lo que dices”.
  Lo que solo sabe Elise es que hay otra razón por la que ha vuelto a casa para afrontar su pasado. Fue ella la que liberó al demonio original y lo dejó suelto. “Cuando vemos a la Elise actual en esta película, sabemos que estamos viendo a una mujer fracturada”, prosigue Whannell.   “Esta película trata sobre mucho más que una simple casa encantada”.

KEY FACE...
  Entra en escena el amo de todos los demonios, que lleva milenios moviendo los hilos de los demás. “El villano de INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE es Key Face”, explica Blum, “que tiene llaves maestras por dedos y utiliza esas llaves para matar gente”.
  “Este demonio concreto posee mucho simbolismo”, afirma Whannell. “El pueblo en el que se crio Elise en Nuevo México se llama Five Keys [Cinco Llaves]. También se crio en el terreno de una prisión. Su padre era ayudante de alcaide. Todas esas cosas que Elise mantiene bien guardadas, este demonio tiene el poder de hacerlas salir o mantenerlas guardadas. Al hacer frente a este demonio, Elise afronta su propio pasado y sus propias puertas cerradas —las cosas que ha excluido de su vida”.
  “La idea de Key Face surgió de los primeros diseños que hice con el artista Jacob Hair”, explica Robitel. “Sabía que quería algo tan emblemático como el demonio del pintalabios o el hombre que no puede respirar. Tomando la idea de las llaves como punto de partida, planteé una herida como unas fauces en la boca, que, si te fijabas bien, se parecía al ojo de una cerradura. A partir de ahí, empezamos a jugar con la idea de las llaves en lugar de dedos. Pasamos por docenas de variantes hasta dar con una que incluí en mi presentación a Blum y que después se encargó de seguir puliendo el equipo de diseño de Fractured”.
  “Es un demonio absolutamente aterrador”, concuerda Whannell. “Se han esforzado al máximo para ofrecernos al demonio de aspecto más original que hemos visto hasta ahora”.
  El actor que interpreta a Key Face, Javier Botet, no solo es extraordinariamente alto, sino que también tiene articulaciones dobles, lo que le permite moverse de una forma inusual y aterradora. “Javier es ante todo un hombre absolutamente maravilloso”, opina Shaye del querido artista del movimiento. “Es con mucho el demonio más aterrador de todos. El demonio de la cara roja era muy bueno, pero esta es una criatura que puede dejarte sin respiración”.
  Parte de la reconciliación de Elise con su pasado implica recuperar el contacto con su hermano, Christian (Bruce Davison), a quien no ha visto ni hablado desde su infancia. Cuando Elise tuvo la oportunidad de huir de su padre, la aprovechó y dejó atrás a su hermano pequeño. “No la perdona por escapar”, explica Whannell. “Christian tiene heridas, al igual que Elise, y por desgracia se ha acostumbrado a vivir sin ella”.
  Otra razón por la que Christian ha estado dispuesto a dejar atrás a Elise es que tiene dos hijas, Imogen (Caitlin Gerard) y Melissa (Spencer Locke). Nunca ha querido que sepan nada de su abuelo maltratador. Quiere protegerlas de su propio pasado y nunca les ha presentado a Elise. De hecho, Elise ni siquiera sabía que tenía dos sobrinas.
  Pero Imogen ha heredado los poderes psíquicos de la familia. Eso crea un lazo entre Elise y su sobrina, y Elise se da cuenta de que necesita la ayuda de Imogen para que su familia pueda escapar del demonio para siempre.
  “Por primera vez en una película de Insidious, hay ocasión de ver a otro miembro de la familia de Elise viajar al Más Allá”, comenta Whannell.
  Cuando desciende al sótano en busca del demonio que acecha a Garza, el inquilino actual, Elise descubre a otra entidad que vive en la casa, alguien a quien vio de niña. Recupera el contacto con Anna (interpretada por Aleque Reid). “Es un fantasma amigable”, aporta Shaye, “a quien solía ver en el cuarto de la ropa sucia. Pero, cuando intentaba presentar a Anna a su hermano pequeño, no podía verla y le daba muchísimo miedo”.
  “Anna es un espíritu perdido atrapado en el Más Allá”, agrega Whannell, “e intenta ayudar a Elise, Specs y Tucker tanto como puede. Es una violencia cíclica que se lleva produciendo desde hace generaciones y que Anna ayuda a resolver”.
  Elise descubre que Key Face tiene la capacidad de hacer malvada a la gente. Se da cuenta por primera vez de que su padre no era responsable de su conducta, que Key Face había llegado hasta él y lo había poseído, haciendo que se comportara de manera horrible. También le había sucedido a Garza, ya que Key Face utilizó el miedo de Garza para atrapar su alma.
  Tanto Ted Garza como el padre de Elise son víctimas del mismo demonio, Key Face. Whannell explica sobre el nuevo villano: “Los manipuló y los volvió locos; los obliga a hacer lo que se le antoje mientras sigan con vida. Se alimenta del sufrimiento y el odio, y por eso es importante para él mantener el odio en esa casa. Es el sustento de Key Face”.

LIN SHAYE...
  “¿Por dónde podría empezar siquiera con Lin?”, se pregunta entusiasmado Robitel. “Se trata de una actriz con unos matices extraordinarios, capaz de hacer expresar muchas emociones a Elise sin pronunciar una sola palabra. Es absolutamente increíble el enorme talento que tiene. La serie de Insidious se creó en torno a ella, y con razón. También resulta ser amiga personal mía desde hace tiempo, una persona cariñosa y maternal, y fue un sueño trabajar con ella en esa capacidad”.
  “Lin ofrece una interpretación magnífica, reflexiva, impactante y sumamente cruda”, prosigue el director. “Nos lleva en este viaje que trata a partes iguales de salvar a almas perdidas y de enviar al mal de vuelta al infierno del que surgió. Hasta el último miembro del reparto y del equipo la adoran. Es una estudiante de toda la vida y una profesora de enorme talento. Es todo eso y, además, se convierte en una heroína de acción. Lin es una máquina, y me deja totalmente asombrado”.
  “INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE es una película más importante que una simple cinta de género”, opina Shaye. “Te obliga a afrontar tus propios demonios. Aborda temas importantes sobre el maltrato, el perdón, sobre encontrar el perdón en uno mismo, sobre volver a aceptar a la familia y sobre lo importante que es la familia. Es lo más emocionante que he hecho nunca como actriz, sin comparación”.
  “Elise ha sufrido pérdidas en su vida, pero sigue siendo una heroína”, concluye Shaye. “Son cualidades importantes y maravillosas de interpretar en un personaje. Esas son las cualidades que la gente empezó a identificar con Elise. Es maravilloso que, en este punto de mi carrera, sienta que no tengo límites”.

EL DIRECTOR...
  Whannell y Blum estuvieron encantados con las contribuciones de Robitel a la franquicia como director de INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE. “Esta es la primera película de Adam con secuencias complejas, actores destacados y equipos de rodaje”, lo elogia Whannell, “y ha hecho un trabajo fantástico. No pierde la calma. No creo que sea ningún secreto que muchos directores en los rodajes se lían a gritar y chillar y pierden la calma, y un set de rodaje puede resultar estresante. Adam no hace nada de eso. Hace que resulte divertido y siente un gran respeto por el mundo de Insidious”.
  “Consideramos que cultivar nuestros propios talentos es un sello distintivo de Blumhouse”, opina Blum. “Adam posee una asombrosa capacidad para mantener un equilibrio entre un miedo aterrador e historias muy íntimas. Le importan estos personajes tanto como a nosotros, y confía en su equipo para sacar el máximo partido a sus aptitudes. Además, es un placer trabajar con él”.
  Whannell recibió con los brazos abiertos las contribuciones de Robitel al desarrollo de los personajes y a la evolución de la trama. “No quería limitarse a repetir lo que ya se había hecho en las entregas anteriores de Insidious”, comenta Whannell. “Y eso es algo que ha conseguido hacer. Esta película es mucho más grande en escala que los demás capítulos de Insidious”.
  “Como arquitecto narrativo de la serie, Leigh ha creado un mundo fenomenal para Insidious”, afirma Robitel. “Sabe exactamente dónde ha estado cada personaje y hacia dónde se dirige. Se trata de un rompecabezas tremendamente complejo que consigue que parezca sencillo para los espectadores. Además, tiene ocasión de jugar en el mundo que él mismo ha ayudado a crear. Como alguien que ha vivido este mundo de cerca, es una oportunidad increíble”.
  “Adam es, a su modo, maravilloso como director, amigo, ser humano y visionario”, lo elogia Shaye. “Aporta emoción y energía a la película. Hay aspectos de los personajes que surgen cuando afrontamos nuestros propios demonios. Él nos anima a todos a profundizar más, a hacer algo ligeramente diferente. Ha hecho un trabajo magnífico y todos lo adoramos”.
  El director estuvo encantado de trabajar con un equipo tan veterano y experto. “Desde nuestros productores, Oren y James, a los asombrosos talentos del director de fotografía, el montador, la diseñadora de vestuario, la diseñadora de producción y el compositor... hay muchas personas a las que agradecer todo su esfuerzo”, concluye Robitel. “Ha sido increíble cuánta gente ha aportado su tiempo, energía y talento para hacer de INSIDIOUS: LA ÚLTIMA LLAVE una entrega aterradora y satisfactoria de una serie por la que tanta gente se interesa. Estoy encantado de formar parte de ella”.

LOS PERSONAJES...
  Lin Shaye estaba entusiasmada ante la oportunidad de interpretar a Elise dando caña. “Con cada película, aprendo más cosas sobre Elise”, observa la actriz. “Cuando la conocemos inicialmente en ‘Insidious’, es una clarividente segura de sí misma, una émpata. Capta los sentimientos de los demás de forma muy intensa, lo que le permite reaccionar a ellos con fuerza. Es una vidente con un don que no pidió tener, pero con el que nació”.
  “Aparentemente, la gente se sintió cautivada de verme como heroína”, prosigue Shaye, “lo que me sorprendió mucho”.
“Ha sido apasionante ver la evolución de Lin como Elise a lo largo de esta serie”, afirma Blum. “Cuando conocemos a Elise es una enigmática científica en un campo sumamente complejo... que sirve a la historia como medio para que la familia Lambert llegue hasta su hijo. Pero a medida que vamos descubriendo más sobre ella, vemos progresar ese encantamiento, que se desarrolla ante la fascinante mirada de Lin. En LA ÚLTIMA LLAVE, tenemos ocasión de presenciar por fin cómo surgió el genio de Elise, y qué es lo que la ha movido toda su vida a ayudar a los demás, los inocentes torturados por este demonio inefable”.
  El equipo responsable del proyecto sabía que los fans de la franquicia se habían encariñado con los personajes, lo que no servía más que para respaldar la producción de un nuevo capítulo. “Les tienen apego a Specs y a Tucker. Le tienen apego a Elise”, aporta Blum. “Hay una verdadera relación que ha ido evolucionando entre los espectadores y los personajes de la película. Leigh entiende que lo que hace que una película de miedo sea buena no son los sustos, sino lo que sucede entre ellos”.
  “Trabajamos mucho en los personajes, para hacerlos dignos del afecto de los espectadores”, prosigue Whannell. “Elise, Specs y Tucker son a estas alturas como una familia y tienes ocasión de verlos interactuar y de conectar verdaderamente con ellos”.
  “Leigh y Lin nos han llevado de viaje con esta parapsicóloga brillantemente compleja que lleva desde niña huyendo de sus propios demonios”, desvela el director Adam Robitel. “En vez de esconderse del mundo, ha trincado a ese demonio por la garganta y ha dicho: ‘No harás daño a nadie más’. Cuando muchos otros se preocuparían antes por sí mismos, Elise ha defendido la bondad y la inocencia. El hecho de que tengamos ocasión de seguirla de vuelta al lugar en el que empezó todo, y donde se inició en el mundo de lo sobrenatural, fue lo que me atrajo del proyecto en primer lugar”.

logo radio directo