Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Disobedience
Año Producción: 2018
Nacionalidad: EE.UU., Irlanda, Inglaterra
Duración: 114 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Drama, Romance
Director: Sebastián Lelio
Guión: Sebastián Lelio, Rebecca Lenkiewicz. Basados en la novela escrita por Naomi Alderman
Fotografía: Danny Cohen
Música: Matthew Herbert
FECHAS DE ESTRENO
España: 25 Mayo 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Sony Pictures - Columbia Films


SINOPSIS

Una mujer regresa a la comunidad que la rechazó décadas antes por sentirse atraída por una amiga de la infancia. Una vez que regresa, sus pasiones vuelven a encenderse a medida que exploran los límites de la fe y la sexualidad...

INTÉRPRETES

RACHEL WEISZ, RACHEL McADAMS, ALESSANDRO NIVOLA, ANTON LESSER, CARA HORGAN, BERNARDO SANTOS, NICHOLAS WOODESON, SOPHIA BROWN, ALLAN CORDUNER, STEVE FURST, ALEXIS ZEGERMAN, DAVID OLAWALE AYINDE

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

SOBRE LA PRODUCCIÓN...
  Rachel Weisz y Frida Torresblanco estaban buscando material para producir algo juntas, cuando Rachel mencionó la premiada novela de 2006 ‘Disobedience’ de Naomi Alderman. Frida leyó la novela durante un fin de semana y el lunes ya tenía claro que esa sería la historia que la pareja de productoras buscaba.
  “Establecimos desde el principio la necesidad de encontrar roles de mujeres, mujeres que fuesen inteligentes, con determinación y que no estuviesen ahí sólo para apoyar al protagonista masculino” explica Frida.
  “Lo que de verdad me atrajo de la novela fue el tema de la transgresión en este mundo moderno en el que ya casi nada es tabú. El término ‘desobediencia’ no tiene mucho sentido a no ser que lo sitúes en ciertas comunidades como la judía ortodoxa del norte de Londres. Cuando encuentras una historia de transgresión dentro de una sociedad anticuada, obtienes un drama universal con el que todo el mundo se puede sentir identificado” añade Weisz.
  Film4 se unió a la producción desde el inicio, con Rose Garnett y Daniel Battsek como productores ejecutivos. Estos le enseñaron la película a Ed Guiney, lo que hizo que se reencontrara con Weisz después de la exitosa colaboración en la premiada Langosta.
Guiney explica como lo que más le atrajo del proyecto fue “lo tremendamente humanos que eran los personajes, con sus defectos y dudas, su capacidad de perdonar y su desobediencia”.
  Después de ver la película Gloria, Torresblanco pensó que Sebastián Lelio sería el director perfecto para el proyecto y se lo propuso. “Tiene una sensibilidad extraordinaria y sabe conectar con las mujeres completamente, comprende cada detalle de la mecánica de la interpretación. Le mandé el proyecto y se entusiasmó inmediatamente. Entonces leyó el libro y, al igual que a mí, la historia le pareció única, así que se sumó al carro”.
  Es un cineasta increíble y en el rodaje crea atmósferas maravillosas. Tiene intensidad y enfoque, aunque también una gran humanidad y algo de desenfado” comenta Guiney.
  Después de terminar un par de borradores del guion, Lelio se reunió con la premiada guionista Rebecca Lenkiewicz para seguir trabajando juntos en él. A lo largo de un año continuaron investigando y escribiendo juntos. Llegaron a pasar un fin de semana en un hotel judío y fueron a visitar a una comunidad ortodoxa junto con la escritora Naomi Alderman, experiencia que Lenkiewicz describió como “el estudio forense más interesante de todo el guion”.
  “Desde el principio tuvimos muy claro hacia dónde tenía que ir la historia. La novela de Alderman está llena de conflictos y sabíamos que debíamos mantener la tensión de Ronit al sentirse forzada de volver a casa. Todos tememos a la familia, pero también la queremos, y queríamos honrar esta complejidad de amor y pérdida del libro”.
  En DISOBEDIENCE podemos ver también el reencuentro de Guiney con el director de fotografía Danny Cohen (ganador del Oscar por El Discurso del Rey) después de su colaboración en La Habitación, por la que Guiney recibió una nominación de la Academia a Mejor Largometraje.
  “Danny Cohen tiene un gran instinto y da mucha libertad a los actores para que se muevan por el plano. Hay un trabajo de cámara increíble y confían plenamente en que les va a captar de la mejor forma posible” comenta Guiney, hablando sobre la facilidad con la que Cohen trabaja con los actores.
  Para Lelio, formaron un gran equipo durante el rodaje, y explica como “esta película ha sido una gran aventura para mí, ya que no conocía a nadie y Danny se convirtió en un compañero indispensable. Estaba siempre abierto a encontrar distintas maneras de capturar el factor de libertad de los actores”.
  DISOBEDIENCE es un drama amoroso y la lucha por la aceptación en la estricta comunidad ortodoxa del norte de Londres, una historia que la audiencia encontrará universal.
  En palabras de Lelio: “Estamos en una guerra en la que sólo ciertas relaciones son válidas y en la que se cuestiona quién tiene la autoridad para decidir sobre ellas. Esta es una historia sobre personas que quieren cambiar y evolucionar, pero para conseguirlo deberán lidiar con estructuras muy rígidas. Esa es la confrontación por la que hoy en día está pasando la sociedad en el mundo entero”.

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿Qué te atrajo del material y porqué quisiste ahondar en esta historia?...
Tuve un flechazo instantáneo con los tres personajes principales. Es una historia de amor entre los tres. Trata sobre cómo las relaciones evolucionan y cómo sus vidas se ven afectadas por el dolor.

Siendo un director chileno, ¿cómo ha sido trabajar sobre el tema de los judíos ortodoxos del norte de Londres?...
El trasfondo judío ortodoxo es evidentemente muy importante, pero el tema principal de la película trasciende el de una cultura en particular. La esencia de la historia es universal.

¿Cómo describirías el proceso de trabajo con los actores?...
Me encantan los actores y tengo una forma de trabajar con ellos en la que nunca pierdo de vista a la persona que está detrás del personaje. Así que, lo que ves en pantalla es a la persona interpretando al personaje, ves delante de ti al actor enzarzado en una batalla artística y es ahí justo donde creo que surge el mayor disfrute cinematográfico.

¿Cómo describirías la relación entre Ronit, Esti y Dovid?...
Ronit es una mujer moderna de espíritu libre que ha renegado de sus orígenes. Esti ha permanecido en la comunidad, pero ha dejado de ser fiel a sí misma. Al hablar con Ronit sobre la muerte de su padre, Esti le da la oportunidad de reconectar con sus orígenes pero también sabe que es la última oportunidad de que la liberen. Por otro lado tenemos a Dovid, el hijo espiritual del rabino y su sucesor natural. Los días de duelo permiten que todos estos sentimientos reprimidos y pasiones salgan a la luz y se establezca un nuevo orden.

¿Qué fue lo que Rachel Weisz, Rachel McAdams y Alessandro Nivola aportaron al trío de amigos?...
Son como una banda de rock con tres guitarristas, y eso fue lo que más potencia trajo a la película. Están defendiendo su personaje, y eso crea mucha tensión en la pantalla.

¿Cómo fue trabajar con Rachel Weisz como productora y actriz al mismo tiempo?...
Una de las principales razones por las que acepté este proyecto fue porque Rachel Weisz estaba en él. Siempre la he admirado y me resultó irresistible imaginármela haciendo de la rebelde Ronit. Escribimos su personaje con ella en mente, lo que hizo posible que saliese y brillase todo lo que siempre he admirado de ella. La personalidad de Ronit creó muchas oportunidades para que surgiesen emociones muy complejas.

¿Cómo acabó Rachel McAdams involucrada en el proyecto y qué aportó al personaje de Esti?...

Rachel McAdams tiene una nobleza intrínseca que aporta mucha dignidad al personaje. Con el tiempo, Esti se ha convertido en una maestra del disfraz, escondida bajo pelucas y buenas maneras. Pero por dentro hay una mujer desesperada que intenta reconectar con quien realmente es. Aunque Esti se encuentre navegando entre muchas situaciones complejas, siempre se muestra muy estable, lo que permite que el personaje sea fuerte y frágil al mismo tiempo. Rachel McAdams ha sido capaz de lidiar con todas estas dificultades con una destreza y gracia increíbles.

¿Podrías hablar sobre la relación entre Ronit y Esti y lo que Rachel Weisz y McAdams aportaron?...

Sabía que la colisión entre Rachel Weisz y Rachel McAdams iba a echar chispas e iba a ser algo precioso de ver, así que seguí mi intuición. En cierto modo, siempre he visto a Ronit y a Esti como la misma persona dividida en dos. Una consiguió escapar y liberarse y la otra se quedó y aceptó la religión, aunque las dos pagaron un precio alto por ello.

¿Qué reacciones esperas de la audiencia cuando vean DISOBEDIENCE?...

DISOBEDIENCE es un viaje intenso. Los personajes están pasando por un momento de confusión que es lo que define la película y la hace oscilar de tono. La historia explora todo el espectro emocional de Ronit, Esti y Dovid. Se sienten muy cerca entre ellos, todo es muy auténtico. Casi te parece estar sentado en la mesa o tumbado en la cama a su lado. Aunque no sepas mucho sobre el reservado mundo de los judíos ortodoxos del norte de Londres, la película genera un sentimiento muy íntimo y extrañamente familiar.

¿Porqué piensas que es importante contar una historia como esta en los tiempos que corren?...
DISOBEDIENCE es una historia sobre seres humanos que están perdidos y que hacen lo que pueden en su batalla contra un entorno de ideas fijas. Esta es una historia de personajes que están dispuestos a cambiar y evolucionar, pero para conseguirlo deberán luchar contra ideas muy rígidas. Es un enfrentamiento muy parecido al que está pasando la sociedad global en la actualidad, en el que los viejos modelos ya parecen obsoletos o insuficientes. Siempre he pensado que había cierta urgencia en traer DISOBEDIENCE a la vida.

ENTREVISTA A RACHEL WEISZ...
¿Qué te atrajo de este proyecto?...
Estaba buscando material para desarrollar, tanto produciendo como actuando. DISOBEDIENCE fue uno de los primeros proyectos que encontré. Es una historia increíble con protagonistas femeninas. Lo que de verdad me atrajo de la novela fue el tema de la transgresión en este mundo moderno en el que ya casi nada es tabú. El término ‘desobediencia’ no tiene mucho sentido a no ser que lo sitúes en ciertas comunidades como la judía ortodoxa del norte de Londres. Cuando encuentras una historia de transgresión dentro de una sociedad anticuada, obtienes un drama universal con el que todo el mundo se puede sentir identificado.

¿Cómo fue el proceso de adaptar la novela?...
Tardamos tres años, desde que se escogió el libro hasta que empezamos a rodar. Todo el proceso de trabajo con Sebastián, quien se unió al equipo a los seis meses, fue muy emocionante. Ha sido un experiencia increíble ver como a través de largas conversaciones y reuniones de guion el libro fue transformándose y mutando hasta conseguir una identidad propia.

¿Cómo ha sido trabajar con Sebastián Lelio?...
He visto el trabajo que ha hecho, Gloria en particular. Fue la primera persona a la que se le ofreció desarrollar el libro, y aceptó inmediatamente. Me sorprendió, ya que es un cineasta que viene de un contexto cultural totalmente distinto, por lo que tuvo que investigar sobre la religión y sociedad como si fuese un antropólogo. Siendo alguien de fuera, ve el mundo de un forma muy distinta de lo que lo vería un director británico. Es genial que se haya sumergido en esta historia desde un punto de vista tan distinto. Me encanta el hecho de que no haya antagonistas en esta película. Por ejemplo, el tío Hartog es mucho más desagradable en el libro, pero en este guion simplemente es un personaje que no está de acuerdo con el mío. Todos los personajes tienen dentro de sí a su propio antagonista y peor enemigo, y eso es lo que más le interesa a Sebastián.

¿Cómo era la relación entre Ronit y su padre?...
Ronit vive con la culpa de haber borrado a su padre de su vida después de que este la desheredase. Cuando se marchó, decidió no volver a hablar con él. Hay algo de arrepentimiento en el hecho de que ya sea muy tarde para perdonarlo. Es tremendamente importante perdonar y encontrar paz con un padre antes de que muera para poder seguir con tu vida. En parte, la historia trata sobre cómo abandonar tus orígenes, aunque nunca puedas borrarlos del todo y te acompañen allá donde vayas. Piensas que eres libre viviendo tu vida, pero necesitas cerrar capítulos. Cuando no avisan a Ronit de la enfermedad de su padre, le están impidiendo que se despida y cierre capítulo, y eso es muy doloroso.

¿Qué relación tiene Ronit con el judaísmo?...
Veo a Ronit como una adolescente que ha puesto en duda las estrictas normas religiosas, y ese pensamiento tan liberal es muy peligroso para una comunidad tan pequeña. ¿Porqué deberían las mujeres casarse y llevar peluca? ¿Porqué no puede conducir un sábado? Ronit cuestionó duramente todas estas normas y leyes, lo que hizo que fuese vista como una rebelde.

¿Podrías hablarnos sobre el personaje de Esti y de cómo es trabajar con Rachel McAdams?...
Rachel McAdams es una excelente actriz con un rango amplísimo. Leyó el guion y le llamó la atención. Esti es una mujer lesbiana casada con un hombre al que quiere. En su religión, la homosexualidad se considera un pecado, pero como cree en Dios está intentando hacer lo correcto estando casada. Está sufriendo mucho psicológicamente por culpa de esto, pero la vuelta de Ronit despierta sus ganas de ser libre. Por otro lado, no ve su vida como una prisión pues quiere a Dovid como a su mejor amigo. Es un papel muy complicado y creo que Rachel plasma algo de esa lucha interna y luego se transforma en alguien que se libera.

¿Podrías hablarnos sobre el personaje de Dovid y de cómo es trabajar con Alessandro Nivola?...
Dovid es un hombre conservador y espiritual que fue el estudiante favorito del padre de Ronit. Durante su infancia, Ronit estaba celosa de su relación ya que se podían pasar horas hablando sobre judaísmo, aunque a ella no le llamase la atención. Por lo que siempre ha habido algo de rivalidad fraternal entre ellos, aún siendo Dovid un hombre decente y bueno. Aunque la comunidad le advierte de los problemas que Ronit podría traer, él sabe que está sufriendo por la muerte de su padre y es su deber involucrarse. Más tarde ocurre algo que pone a prueba su decencia y Dovid descubre que puede haber espiritualidad también al margen de cualquier doctrina. Alessandro borda esto y la rectitud necesaria para interpretar a un rabino.

¿Cómo ha sido trabajar con el cineasta Danny Cohen?...
Cuando Danny Cohen rodó La Habitación creó un espacio íntimo increíble, así que tiene experiencia desarrollando un drama en espacios reducidos. Es un maestro del aspecto visual y la historia ha sido también algo fundamental para él. Crecimos en la misma calle del norte del Londres, así que hemos tenido innumerables conversaciones sobre cómo escalábamos el mismo árbol de pequeños.

ENTREVISTA A RACHEL McADAMS...
¿Qué te llamó la atención del proyecto cuando leíste el guion por primera vez?...
Cuando leí el guion me enamoré de él. Es extraordinario y está preciosamente escrito, además era difícil rechazar la oportunidad de trabajar con Rachel Weisz. Me encantó que la historia fuese concisa pero compleja al mismo tiempo. Hay muchas capas en la historia, pero se respeta la inteligencia de la audiencia y no hay información innecesaria. Es muy raro encontrar una historia con tres protagonistas en la que cada uno tiene una historia única pero que juntas forman un relato precioso.

¿Tomaste el libro como referencia mientras te preparabas el papel?...
Naomi Alderman imaginó unos personajes tan ricos que me encontré volviendo constantemente al libro, rebuscando trozos poéticos que me ayudasen a traer más vida a la escena. De hecho lo presenté en mi club de lectura en la misma época que el Rosh Hashanah, el año nuevo judío, así que fue una buena oportunidad de usar lo aprendido e ir a los supermercados kosher y ser una buena ama de casa judía.

¿Cómo te preparaste para el papel?...

El judaísmo ortodoxo era una sociedad totalmente ajena para mí al principio, pero desde entonces he aprendido a respetarla y admirarla. He pasado un tiempo en la Comunidad Ortodoxa de Los Angeles yendo a supermercados kosher y a cenas los Shabat, el día sagrado de la semana judía. Pero fue la ayuda de algunos extraordinarios consejeros que nos abrieron su casa y la generosidad de la comunidad lo que nos dio mayor entendimiento sobre cómo es ese mundo en realidad. Sientes la responsabilidad de representar ese universo correctamente, aunque me tranquilizó saber que cada familia judía ortodoxa sigue las normas a su forma. Esti y Dovid son una pareja medianamente moderna, hay algún elemento progresista dentro de su relación que no es ortodoxo, como el hecho de que haya mayor igualdad entre ellos.

¿Podrías hablarnos un poco sobre Esti y la relación con su marido?...
Dovid y Esti tienen una relación amorosa construida sobre una base de respeto total y una profunda amistad. Cuando Ronit se fue Esti se quedó destrozada, pero Dovid estuvo ahí para apoyarla. Está muy agradecida con él por, de alguna forma, salvarle la vida, aunque puede ser que siga con él por obligación. Esti piensa que su vida es suficientemente buena ignorando su sexualidad y quedándose con Dovid. Es una ferviente creyente en el judaísmo y aspira a ser una buena esposa judía y un miembro de la comunidad, es un sentimiento que le nace de muy dentro. Así que el hecho de que en su comunidad no acepten su sexualidad le crea un conflicto interno. ¿Cómo puede seguir honrando la vida y a la gente a la que quiere? La mayoría del tiempo considera que es feliz, aunque no se da cuenta de que ha anulado una gran parte de sí misma.

¿Cómo ha sido trabajar con Alessandro Nivola?...
Alessandro ha sido un gran compañero de escena y ha creado un Dovid maravilloso, siempre consigue traer mucha humanidad a sus papeles. Para él era muy importante que Dovid fuese un hombre bueno luchando contra sus principios y las contradicciones de este mundo, y creo que consigue hacerlo muy veraz.

¿Cómo ha sido trabajar con Rachel, tanto como productora de la película como de compañera de reparto?...
Rachel ha sido una campeona haciendo posible esta película y su amor por el material se hace evidente con su interpretación. Estaba buscando una historia que tuviese papeles de mujer muy potentes. Le agradezco mucho que esa fuese una premisa principal. Aparte de esto, es una actriz extraordinaria que ha aportado a Ronit mucha compasión y confusión. Expresa perfectamente el amor haciendo muy poco. Es capaz de plasmar a una mujer rebelde liberal brillantemente y hace una interpretación del personaje preciosa.

¿Cómo ha sido trabajar con Sebastián Lelio?...
Sebastián es maravilloso, es muy meticuloso con todos los detalles. Ha coreografiado las escenas hasta tal punto que Rachel y yo sentíamos a veces que estábamos bailando. Pero también tiene claro cuánto puede ser dicho sólo con una mirada y dejaba que la escena se desarrollase de forma orgánica. Tiene lo mejor de los dos mundos: sabe cuándo es necesaria la intervención del director y cuándo es mejor dejarla fluir. Tiene algo de esa rebeldía latina que comparte con Ronit, aunque también la observadora fuerza interna de Esti.

¿Qué siente Esti cuando Ronit regresa a la comunidad?...
Para Esti es complicado cuando Ronit regresa y no puede consolarla abiertamente, es muy consciente de sí misma con sus actos y respeta a Dovid, pues son los pilares de la comunidad. Aparte, tanto Dovid como ella sienten el dolor de que abandonase la comunidad. Eran un buen grupo de amigos que sólo se tenían los unos a los otros, y cuando Ronit se fue lo sintieron como una traición. Pero en el fondo Esti sabía que las cosas tenían que cambiar, razón por la que le avisa a Ronit de que su padre ha fallecido. Su vuelta es el catalizador que Esti necesita para replantearse sus opciones.

¿Cómo fue rodar las escenas en las que Esti puede ser realmente ella delante de Ronit?...
Las escenas en el hotel con Ronit son muy importantes en la película, ya que es el único momento en el que Esti se deja llevar. Sebastián insistió en que nos imaginásemos su vida si hubiesen vivido siempre fuera de la comunidad ortodoxa. Para él era importante representar el arrepentimiento y el dolor en los sucesos que las mantuvieron apartadas

¿Qué esperas que la audiencia aprenda al ver la película?...
La película explora el tema de la liberación personal y de lo que implica seguir tu propio camino, así que es un relato con mucha esperanza. Es una historia de amor, pero no sólo de un tipo de amor. Amor por Dios, amor por los amigos y amor romántico. No he visto nunca una película que ofrezca una visión tan profunda de este tema y que aborde la sexualidad de esta forma. Es una historia que necesita ser contada.

ENTREVISTA A ALESSANDRO NIVOLA...
¿Qué te llamó la atención del proyecto cuando leíste el guion por primera vez?...
Lo que me atrajo del guion fue el trío de amigos. Todos se desean lo mejor. Aunque a pesar del afecto que se tienen, se acaba generando una situación complicada para los todos. Es una situación totalmente humana que es dolorosa e inevitable.

¿Cuál fue tu primera reacción cuando leíste el guion?...
Me encantó Gloria de Sebastián, así que ya conocía su talento y me interesé inmediatamente en el resto de su trabajo. Cuando leí el borrador del guion, pensé que Dovid sería un personaje secundario simplemente apoyando la historia principal, así que fue una sorpresa cuando descubrí el peso que tenía en la película y la importancia de su historia en la narrativa. El guion plantea el conflicto entre modernidad y fe, y se pregunta como reconciliar estas dos cosas. Dovid representa a alguien que ha dedicado su vida de lleno a la religión y que tiene que reconciliar sus creencias con su sentido del bien y el amor que siente por sus personas más allegadas. Hemos explorado este dilema en profundidad y de una forma preciosa.

¿Usaste el libro de Naomi Alderman para conocer mejor al personaje?...
La descripción de Dovid inicialmente difiere mucho de la del libro, así que mi primer instinto fue centrarme sólo en el guion. Pero a medida que trabajaba el personaje empecé a sentir el impulso de buscar en el libro más detalles sobre la comunidad. Cuando lo retomé, me di cuenta de que el Dovid del libro no era tan distinto al fin y al cabo, y se convirtió en un medio de inspiración muy importante.

¿Cuánto tuviste que investigar para el papel?...
Lo primero que descubrí cuando empecé a prepararme el papel fue que dentro de la comunidad ortodoxa hay muchos matices sobre cómo ve la gente su religión. Así que el primer reto fue entender dónde se posicionaba esta comunidad en particular dentro del amplio espectro. Este trabajo de investigación ha sido el más interesante que he hecho como actor, tanto a nivel personal como de conocimientos. Me presentaron a mucha gente que me invitó a conocer su comunidad. Adquirí la responsabilidad a lo largo de la película de transmitir la calidez con la que la comunidad ortodoxa me acogió. Son gente llena de pasión y afecto. Los ortodoxos son vistos a menudo como una comunidad hostil e despiadados juzgando el mundo exterior, pero esa no ha sido mi experiencia.

¿Podrías hablarnos sobre la estrecha relación entre Dovid y el padre de Ronit?...
Desde pequeño el padre de Ronit vio la conexión que Dovid tenía con Dios y pensó que eso podría favorecer a la comunidad, así que le hizo su discípulo. Es durante su adolescencia cuando Dovid conoce a Ronit y a su mejor amiga Esti, hecho que dentro de la comunidad ortodoxa es complicado que ocurra ya que existe mucha separación entre hombres y mujeres. Después de la partida de Ronit, el padre le adopta como hijo único, lo que crea una situación complicada para todos. Este hombre se convierte prácticamente en su padre. Cuando Ronit vuelve para el funeral, se crea una situación incómoda cuando se encuentra a Dovid velándole como a un padre.

¿Podrías describir la relación entre Dovid y Esti?...
Me encanta cómo está descrita la relación de Dovid y Esti. Tienen un buen matrimonio y se respetan profundamente. Lo que no acaba de funcionar es algo muy sutil pero primordial, ella es lesbiana. Hay muchas razones por les ha valido la pena preservar el matrimonio tantos años, pero al final ella tiene que ser fiel a sí misma.

¿Qué aportó Rachel McAdams al personaje de Esti?...
El personaje que Rachel ha creado es el de una mujer tremendamente tímida, casi dócil, pero con un ardiente fuego en su interior. Esti está llena de pasión, pero no está acostumbrada a expresarla y Rachel comprendió desde el principio esa parte fundamental de su personaje.

¿Cómo ha sido trabajar con Rachel Weisz?...

Rachel y yo tenemos mucha historia juntos. Mi primera película en el Reino Unido la protagonicé junto a ella en 1998. Ha sido maravilloso volver a trabajar juntos después de tantos años. Rachel tiene un alma rebelde, por lo que entiendo que le atrajese el libro y se diseñase ese personaje. Ella es valiente y tiene algo de traviesa en la mirada.

¿Qué es lo que más has disfrutado de trabajar con Sebastián?...
Aún con las restricciones en el comportamiento que mi personaje tiene, he sentido mucha libertad. Desde la primera reunión que tuvimos, hablamos sobre su forma de trabajar y quedó claro que la interpretación era el elemento más importante.

¿Qué esperas que la audiencia aprenda al ver la película?...
La vida te presenta siempre situaciones que no tienen una solución fácil. Espero que la gente salga habiendo cuestionado su opinión sobre la vida e ideas preconcebidas, que salgan sin haber encontrado respuestas fáciles, pues las mejores historias son las que no siguen un patrón.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo