Fichas de peliculas
  • Registro
Y ESTO... DE QUIÉN ES?
INFORMACIÓN
Titulo original: Le Test
Año Producción: 2021
Nacionalidad: Francia
Duración: 79 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Comedia
Director: Emmanuel Poulain-Arnaud
Guión: Noé Debré, Emmanuel Poulain-Arnaud. Basados en una idea de Thibault Vanhulle
Fotografía: Thomas Rames
Música: Julien Glabs
FECHA DE ESTRENO
España: 9 Septiembre 2022
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vercine


SINOPSIS

Annie tiene una familia feliz y perfecta que con-trola con mano firme y amor. Sin embargo, cuando un día encuentra una prueba de embarazo positiva “olvidada” en el baño, se rompe toda la armonía de su hogar. ¿De quién es la prueba? Durante una alocada investigación para averiguar quien es el propietario del objeto y a pesar de sus esfuerzos por mantener la calma, Annie verá cómo se rompen todas sus certezas y las cartas de su vida se redistribuyen por completo...

INTÉRPRETES

ALEXANDRA LAMY, PHILIPPE KATERINE, MATTEO PEREZ, JOAQUIM FOSSI, CHLOÉ GAILLARD, PABLO COBO, LUCILE JAILLANT, LOUVIA BACHELIER, AIDAN LE GROUMELLEC, SELMA GOUEYOU, ANAÏS FABRE, MARCIA FEUGEAS, ERIC PEREZ. BJÖRKMANN, STÉPHAN WOJTOWICZ

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿Cómo surgió esta historia?...
Todo comenzó con la siguiente pregunta: ¿Cómo reaccionar ante el descubrimiento de una prueba de embarazo positiva en casa, cuyo origen se desconoce?
Esta fue la idea original del guionista Thibault Vanhulle, que los productores Thibault Gast y Matthias Weber me pidieron que pensara. Mi coguionista Noé Debré y yo trasladamos esta cuestión a una familia. Este descubrimiento nos pareció un punto de partida perfecto para dibujar un retrato a través de los ojos de una madre, Annie, que descubrirá, en el curso de su investigación, que se ha perdido lo esencial. Como un grano de arena que trastoca la acomodada vida cotidiana de esta familia ordinaria, la prueba de embarazo actuará como una revelación y enfrentará a Annie con los pequeños secretos de sus hijos y su marido, pero también con sus propios interrogantes como mujer. Al final, es una prueba para todos.

¿Cómo definirías al personaje de Annie, que lleva la historia sobre sus hombros igual que parece llevar a su marido y a sus cuatro hijos?...
Es una madre moderna que tiene que lidiar con todas sus tareas diarias. Tiene que gastar mucha energía pensando en todo, orquestando su vida y la de su familia a diario. Annie tiene un temperamento ardiente, es fuerte y entrañable, soleada y enérgica, no se permite ni un momento de descanso y nunca piensa en sí misma. Impulsada por un amor abrumador por su familia, Annie quiere lo mejor para todos, a veces tomando el control de sus vidas sin darse cuenta.

Esta madre quiere gestionarlo todo para sus hijos, de los cuales los dos mayores ya son bastante mayores. Intransigente y también intrusiva. Casi abusivo, ¿no?...
Pero Annie no es una madre excesiva, una madre ficticia, estereotipada o caricaturesca. Queríamos que fuera real. Es una madre que tiene grandes expectativas y ambiciones para sus hijos y los presiona mucho. Pero si a veces es intrusa o torpe, está lúcida y se culpa inmediatamente. Annie está llena de contradicciones. La descubrimos en un momento de su vida en el que sus hijos empiezan a tener vida privada. Sus hijos mayores ya no necesitan a su madre, o eso creen. Su papel de madre está cambiando, pero aún no lo ha integrado y sigue cuidando a sus hijos, que están esperando a despegar. Pero aunque su papel cambie, sus hijos siguen siendo sus hijos. El amor materno es más fuerte que cualquier otra cosa.

Si asume por completo esta misión maternal, ¿no se pierde mucho?...
Sí, tiene que ver con su temperamento explosivo. Annie es una buscadora, una apisonadora, siempre en movimiento.
Debido a su temperamento, a veces impide que la gente confíe en ella. Pero cuando confían en ella, va a por todas y a menudo toma malas decisiones. Por ejemplo, para evitar que su hijo menor sufra, es capaz de llamar a la madre de su exnovia para compensarlo. ¡Qué vergüenza! Así que sus hijos aprenden a lidiar con este rasgo de su madre, y poco a poco construyen su propio jardín secreto. A pesar de ello, en el transcurso de la película, cada uno de los niños necesita a su madre. Todo el mundo necesita ser consolado en los brazos de una madre. No importa la edad que tengan.

Pero está tan consumida por su misión como madre que se olvida de sí misma como mujer...
Lo dice en un monólogo. Tiene 50 años, se siente casi asexual y siente que ha antepuesto tanto a su familia que está pagando el precio. Descubrirá que está equivocada, que es madre pero sigue siendo mujer.

¿Por qué eligió a Alexandra Lamy para interpretarla, escribió el papel para ella?...
Con Noé, nunca escribimos para los actores. Eso nos pondría unas gafas a la hora de construir nuestros personajes. Por otra parte, una vez escrito el guión, la elección de Alexandra se hizo evidente rápidamente.
Juntos, encontramos esta fina línea, esta partitura llena de matices para el personaje de Annie. En una sola escena, Alexandra consigue encontrar miles de emociones que dan al personaje su extravagancia, su energía, su fragilidad, su humor, su dureza. Sin pasarse de la raya. Siendo fiel a la vida. Alexandra tiene un instinto innato para la comedia, esa vis cómica que puede transformar una emoción muy fuerte en un abrir y cerrar de ojos, una sola mirada, lo que es muy raro.

También has cambiado su color de pelo a rojo. ¿Era esto para expresar la dureza de su carácter o simplemente para darle un impulso?...
He visto mucho a Alexandra en el cine con su precioso pelo rubio rizado, esa suavidad romántica, y yo quería algo más para que encontrara su personaje, para que encontrara esa famosa partitura. La había visto en una película belga, «Vincent ou la fin du monde», en la que era pelirroja y su personaje era extravagante, instintivo e imprevisible. Decidimos esta transformación del cabello de mutuo acuerdo para subrayar la energía de su personaje. Este pelirrojo es el fuego de la familia.

Si te dicen que El Test es una comedia que coquetea con el drama, o con la tragedia, ¿está bien?...
Me gusta la comedia humana, que podamos reírnos y conmovernos ante una situación que nos parece verdadera, con la que nos podemos identificar. Al buscar esta verdad, las escenas pueden sorprendernos, pasar de la comedia a la tragedia y viceversa en un abrir y cerrar de ojos. Con Noé, si hubiéramos imaginado escenas más excesivas, explicativas o resaltadas, estos cambios de humor y emociones habrían sido mucho menos evidentes.

A pesar de la escritura sostenida y enmarcada, ¿hubo momentos de improvisación en el plató?...
Con mi equipo, tratamos de mantener huecos libres en el plan de trabajo para rodar las escenas improvisadas durante el rodaje. Por ejemplo, la escena de la pelea entre Annie y su hija Poupi en la cocina, la decidimos el día antes de rodarla. Es totalmente improvisada. La escritura es esencial, pero todo lo que los actores puedan apropiarse y añadir es esencial. El diálogo escrito es cuestionado en cada etapa, hasta el último momento, por quienes lo interpretan.

¿Qué le llevó a reunir este reparto, a formar esta pareja Alexandra Lamy y Philippe Katerine? ¿Por qué él?...
No es fácil imaginar a un par de actores en la pantalla y hacer que parezcan «reales», es una apuesta. Para interpretar a Laurent, el médico geriátrico un poco acomplejado que trabaja en casa, necesitaba un actor que, a pesar de toda la culpa del personaje, pudiera encarnar el amor por su familia sin ser juzgado. Philippe está lleno de amor. Es amable, siempre escucha. Tiene una voz extraordinaria. Philippe aportó al personaje de Laurent esa bondad sobre la que todo parece fluir, que es lo contrario del temperamento de Annie. Esto da a la pareja un equilibrio indiscutible. Y al igual que Alexandra, Philippe tiene esta divertidísima vis cómica que de un segundo a otro puede convertirse en intensa emoción. Tuve mucha suerte de poder trabajar con ellos.

¿Qué indicaciones le dio para explicar la total sobriedad de su actuación?...
Después de las lecturas, todo se hizo a medida que avanzaba el rodaje, a medida que se hacían las tomas, graduando la emoción y la comedia juntas, esculpiendo los diálogos y los gestos de los personajes. Philippe encontró esta presencia discreta, divertida y eficaz de forma natural.

¿Cómo eligió a los actores que interpretan a los niños, al menos a los tres mayores?...
Se lo debo todo al trabajo de Julie Navarro, la directora de casting. Max el mayor, interpretado por Joaquim Fossi, es el que pronto volará del nido. Brillante, ha creado un mundo propio en el que sus padres no encajan.
No lo ven para nada como un seductor, aunque coleccione conquistas. Joaquim nos ha dado un papel de composición, con sus frases y gestos, excepcional. César, interpretado por Matteo Pérez, es el gran romántico de la familia, embarcado «en cuerpo y alma» en su primera historia de amor. Matteo es la encarnación perfecta de este personaje emocional que desborda de emociones. Sus escenas emocionales parecen muy sinceras. Y luego está Poupi, la joven adolescente que todavía se confunde con una niña pero que ya tiene vida propia y es la que más se rebela contra su madre. Chloé Barkoff-Gaillard, que la interpreta, es una joven actriz instintiva y salvaje. Siempre tiene razón porque siempre está en el momento correcto.

En todo lo que has hecho, hay a menudo, como en esta película, un trasfondo médico. ¿Es una coincidencia?...
Mi madre era representante médica, mi padre era médico generalista y su consulta estaba en la casa donde crecí. Así que me apropié de ciertas situaciones de mi vida para entrar en un escenario que me era familiar.

Aparte de eso, ¿qué más has puesto en EL TEST?...
Hay un poco de mí en todas partes. Esta casa en la que los pacientes se pasean como si estuvieran en su casa era la mía. Me encuentro en muchos de los personajes en el sentido de que he puesto mis sentimientos de niño y de padre en ellos sin que sea un copia y pega. No debe considerarse como una terapia para un director que enviaría un mensaje reivindicativo a sus padres. Todo lo contrario. Quería enviarles un homenaje y un mensaje de amor.


ENTREVISTA A ALEXANDRA LAMY...
¿Qué te atrajo cuando leíste el guión: la historia y la escritura o el bellísimo papel de Annie que te ofrecieron?...
Un poco de las tres cosas. El papel es, obviamente, fuerte y denso, pero a mí me atrapó primero la historia, que me pareció muy humana. Enseguida adoré a esta familia con la que uno se puede identificar fácilmente.
Los diálogos estaban muy bien escritos, cada personaje existía realmente. Y entonces mi encuentro con Emmanuel fue decisivo. Es realmente una persona maravillosa.

¿En qué se diferencia este papel de los que has interpretado anteriormente?...
Dentro de esta crónica de la vida, la definiría como una aventura humana interior, y ésta es quizás la primera vez que he ido tan lejos a buscar algo dentro de mí.

¿Cómo definirías a Annie?...
Como una mujer que quiere hacerlo todo bien. Lo había construido todo, había trazado su vida, todo estaba claro y cuadrado: un marido, cuatro hijos, una organización concreta. Esto puede explicar su dureza, su carácter implacable.
¡Su trabajo es ser madre! Y entonces, con el descubrimiento de esta prueba de embarazo, algo se le escapa de las manos, su mundo se derrumba. Tenía todo bajo control y eso es lo que perdió. Podía dar la impresión de que escuchaba a los demás, pero sólo su forma de vivir en total control la guiaba y la encerraba.

¿Es muy protectora con sus hijos mayores porque quiere mantenerlos pequeños?...
Creo que esta actitud refleja su mayor temor, consciente o inconsciente: el día que no tenga a sus hijos no será Mnada, se volverá inútil. ¿Y no tiene también miedo de estar a solas con su marido sin ellos? Porque está claro que no tiene pasiones, nada más que pueda llenar su vida.

¿Estás de acuerdo en que es una madre que ha olvidado que también es una esposa y una mujer?...
Su lado demoledor lo arrasó todo, incluso su propia sensibilidad, su poder de seducción, su sexualidad, porque se construyó una especie de caparazón. Sin embargo, finalmente comprendemos que ha tenido una vida de joven más rocambolesca y glamurosa de lo que podríamos pensar. Imagino que una vez que se casó se prohibió a sí misma cualquier cosa que encajara en una caja. No más locura en su vida.

¿En qué te basaste para crear este personaje?...
La vi como la esposa de un médico en una pequeña ciudad de provincias, de donde vengo, así que me imaginé a la esposa de una persona prominente y muy dada a la representación. Todo tiene que ser perfecto, su pequeña familia tiene que parecer perfecta. Y cuando cree que su marido la engaña con un hombre, hace la vista gorda, lo encuentra casi de moda, un poco chic. Me ha recordado al personaje de Bree en la serie «Mujeres desesperadas». Fue muy divertido jugar.

Aparte del cambio de pelo, ¿qué indicaciones te dio Emmanuel durante el rodaje para interpretar a Annie?...
Menos, menos, menos... Al principio estaba un poco perdida, perdí mis códigos de juego porque me pedía sistemáticamente que hiciera menos, que pensara e intelectualizara menos, que jugara menos. Me dije: si hiciera menos, no quedaría nada. Y luego, después de dos días, decidí no ser tan controladora, confiar en él y me fue bien. Emmanuel me llevó a otra parte, a algo más sencillo, más recto, más natural. Y esta película se presta totalmente a la sobriedad. Sí, era casi necesario no jugar, o al menos no apoyar ninguna intención.

Ya habías hecho una película, «Le Poulain», con Philippe Katerine. Tenerlo como marido en esta, ¿qué te pareció la idea?...
Me pareció genial. En primer lugar, porque me gusta mucho como actor, poeta, músico y ser humano. Me pareció que la pareja podía funcionar bien junta y que Philippe podía encarnar perfectamente a ese marido que aguanta a su mujer que se ha vuelto un poco pesada, que no tiene el trabajo más divertido del mundo y que, en apariencia, no mueve una oreja, pero que tiene sorpresas escondidas.

¿Es un papel complejo y completo en el sentido de que te permite expresar toda la gama de sentimientos hasta la liberación total al final?...
Eso es exactamente lo que es. El papel de Annie no es lineal, sigue curvas emocionales muy diferentes, muy contrastadas. Es como en la vida. No sólo estás muy nerviosa, muy triste o muy contenta, puedes estar las tres cosas de un minuto a otro. Interpretar estos estados de ánimo que se suceden o se amontonan como capas de humanidad, estas rupturas, es necesariamente fascinante.


ENTREVISTA A PHILIPPE KATERINE...
¿Qué fue lo primero que te atrajo y te hizo querer aceptar este proyecto?...
En general, trabajo de forma bastante sencilla: o bien cae en mis manos un guión y lo rechazo, o lo leo de un tirón. Como fue el caso de éste. Me dejé llevar por la historia, que me pareció inteligentemente construida, muy sutil y muy bien escrita. Así que dije que sí de inmediato.

¿Qué te ha gustado especialmente de esta historia de una familia liderada por una madre implacable que parece llevarlo todo a rajatabla?...
La idea de que todo puede cambiar de la noche a la mañana. Es una construcción de la vida familiar que parece obvia, perfecta, y no es del todo la realidad. Hay cosas ocultas, más complejas. Basta con levantar una piedra y todo cambia. De manera más anecdótica, siendo padre, me encantaron las escenas del espectáculo de fin de año. Siempre es una gran emoción para los padres. Sobre todo porque en la película es un momento de gran revelación en el que la emoción alcanza su punto álgido.

¿Conocía de alguna manera el trabajo de Emmanuel Poulain-Arnaud como director?...
Pude apreciarlo a través de un cortometraje que hizo llamado «La coullie». Me gustó la forma en que trató un tema muy delicado -el cáncer testicular- de forma sutil y muy controlada. Eso es lo que quieres de un director, ¿no? Mantener a un equipo, a los actores y a un sujeto con la correa apretada, y he visto en el plató que sabe hacerlo perfectamente. No se puede soltar a los caballos todo el tiempo.

¿Cómo fue trabajar con él?...
Emmanuel no es alguien que «te explote en la cara». Con él, todo sucede poco a poco, progresivamente, con suavidad, lo que me conviene perfectamente. Por otra parte, comprendí rápidamente su intención: no quería que mi actuación fuera demasiado demostrativa, sino que se expresara más bien de forma contenida. Fue la primera vez que me pidieron, básicamente, que no hiciera nada. En cierto modo, encaja con mi personaje, que es la «casi nada» de lo que pasa en su vida y eso es lo que hace que haya buenos momentos de comedia. Fue la primera vez, por tanto, que descubrí este tipo de discurso, esta forma de dirigir por parte de un director.
Seguí con gusto los preceptos de Emmanuel y me fue bien porque pude descubrir una faceta diferente de mí mismo como actor.

¿Qué te dijo sobre Laurent, tu personaje, que no estuviera necesariamente escrito o descrito en el guión?...
Con Emmanuel no hay demasiados discursos antes del partido, no hay pizarra, si se me permite usar la metáfora del entrenador deportivo. Todo se juega en el terreno de juego, en la espesura. Deja que sus actores se dirijan hacia su papel y luego se ajusta a medida que se desarrolla la acción y con él no es «menos es más» sino que menos es mejor. Me lancé a lo desconocido con felicidad. Fue muy novedoso para mí ir hacia este minimalismo y nunca me frustró.

¿Te ha gustado la idea de formar una pareja cinematográfica con Alexandra Lamy y por qué?...
Ya había trabajado con ella en una película llamada «Le Poulain», pero esto era otra cosa. ¿Cómo la describiría? Alexandra tiene una técnica excepcional, un Rolls Royce para un director, me imagino. Este tecnicismo no aparece, como si lo hubiera olvidado. Todo parece sencillo, ella sabe cómo hacerlo todo. Es extraordinario verla pasar de una emoción a otra en un segundo.

logo radio directo


LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

  Twiter 


6 Octubre solo en cines
AUNQUE NO SEA CONMIGO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... LA HISTORIA INTERMINABLE

Criticas del pasado...

TE VEO Y NO TE VEOLA HISTORIA INTERMINABLE II. EL SIGUIENTE CAPÍTULO TEXAS 1870
ADÁN TAMBIÉN TENÍA SU MANZANA LA CHICA DEL PUENTELOS REYES DEL SOL