Fichas de peliculas
  • Registro
PERSONAL ASSISTANT
INFORMACIÓN
Titulo original: The High Note
Año Producción: 2020
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 113 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Drama, Romance, Musical
Director: Nisha Ganatra
Guión: Flora Greeson
Fotografía: Jason McCormick
Música: Amie Doherty
FECHA DE ESTRENO
España: 26 Junio 2020
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Universal Pictures


SINOPSIS

Grace Davis es una superestrella musical, una gran leyenda del mundo del espectáculo afincada en la fabulosa ciudad de Los Ángeles, con un talento casi tan grande como su ego. Grace siempre va acompañada por su eficiente y estresada asistente personal, Maggie quien secretamente compagina su sueño de ser productora musical con los innumerables recados de su jefa. Cuando el manager de Grace intenta hacerle tomar un rumbo diferente en su carrera, más acorde con su edad, las dos mujeres tendrán que tomar una decisión que cambiará sus vidas para siempre...

INTÉRPRETES

DAKOTA JOHNSON, TRACEE ELLIS ROSS, JUNE DIANE RAPHAEL, BILL PULLMAN, ICE CUBE, EDDIE IZZARD, ZOE CAHAO, KELVIN HARRISON JR., BEN LEWIS, DENIZ AKDENIZ, MOLLY MALIN, SONAL SHAH, SANDRA ROSKO, DIPLO, RUPAK GINN

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesFEATURETTE'S

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

UNAS PALABRAS DE NISHA GANATRA...
   PERSONAL ASSISTANT es una historia acerca de seguir los sueños y arriesgarse. La primera vez que leí el guion de Flora Greeson supe que era una película que debía dirigir. La historia contenía todos los elementos de las películas que me enganchan. Se centraba en la relación entre dos mujeres multifacéticas, con talento, intransigentes, pero con sentido del humor y nada perfectas, en el mejor sentido de la palabra. Ofrecía una perspectiva íntima de la industria del entretenimiento basada en una historia que hablaba del tremendo esfuerzo y sacrificio requeridos para alcanzar el éxito y conservarlo, especialmente tratándose de mujeres, y más aún de mujeres de una cierta edad. Era un guion inteligente, perspicaz, con una visión diferente de un género que me encanta.
   También me atraía contar la historia de dos mujeres, Maggie, que intenta hacerse un hueco en un campo que no suele tomar en serio a las mujeres, y Grace Davis, un icono musical que lucha por permanecer en un estilo que aparta a las mujeres cuando cumplen los cuarenta. Me parecía una historia preciosa que nadie me había contado hasta entonces. Me gusta que PERSONAL ASSISTANT y Late Night se centren en mujeres a quienes la sociedad y la industria aconsejan jugar sobre seguro y dar gracias por lo que tienen. Ambas mujeres acaban por arriesgarse al máximo, y salen ganando. Me encantan las historias que apoyan a las mujeres capaces de arriesgarse y que tienen éxito en áreas que, normalmente, han sido ocupadas por hombres.
   La historia de una mujer arriesgándolo todo por la carrera con la que siempre ha soñado es algo que no se ha visto desde hace tiempo en una película. Al filo de la noticia y Armas de mujer fueron dos películas que tuvieron un éxito increíble, como también El diablo viste de Prada, pero ya hace mucho de eso. Se estrenan películas sobre el mundo de la música desde una perspectiva masculina, muy pocas giran en torno a mujeres, y menos aún a mujeres negras. Y si hay alguna, no suele ser una comedia. Me encanta esta película porque se pasa bien trabajar con música y se pasa bien siendo una artista. Quiero que inspire a la gente a seguir sus sueños y a toda una generación de mujeres jóvenes a formar parte del proceso creativo. Muchas películas aconsejan a las jóvenes que sean estrellas, que sean adoradas por los fans. Pero esta añade peso y deseo al proceso creativo, a lo que significa estar entre bambalinas como productora y a estar en el escenario debajo de los focos como una estrella. Únicamente tres mujeres (Janet Jackson, Mariah Carey y Linda Perry) han sido nominadas en la historia de los Grammy al Premio Productora del Año. Pero cada vez hay más mujeres jóvenes abriéndose camino en la industria de la música y espero que está película también las ilumine.
   El reparto de la película está compuesto por excelentes actores apasionados por la música, y eso se nota. Como actriz, Tracee Ellis Ross no solo demuestra su impecable sentido innato de la comedia y una gran fuerza dramática, también canta por primera vez y brilla como nunca. Tiene una voz espléndida. Comunica una tremenda emoción a cada tema, así como la alegría que la invade. Gracias a las excelentes letristas y compositoras Corinne Bailey Rae y Sarah Aarons, y también al legendario productor Rodney Jerkins, Tracee dispuso de un material excelente y desnudó su alma en la cabina de grabación.
   Dakota Johnson encarna a Maggie, la asistente de Grace, con la dosis exacta de confianza en sí misma, conocimientos e inseguridad. Es una joven ambiciosa, no tiene miedo, pero comete importantes errores, aunque esto no impide que empaticemos con ella. Me gustó la idea de mostrar que esta joven era capaz de arriesgarse y esforzarse para alcanzar su sueño. Es nueva en el maravilloso mundo de la música y eso nos ofrece la oportunidad de echar un vistazo detrás de la cortina cuando lo hace ella. Dakota le da realismo, encanto y cercanía al personaje.
   El guion de Flora incluía una cantidad espectacular de personajes secundarios para dar vida al mundo de Grace y Maggie. En el caso de Jack, el mánager de Grace, el papel habría podido ser de lo más sencillo. Es un hombre de negocios convencido de que su estrella debe jugar sobre seguro y no arriesgarse después haber llegado donde está.
   Pero con Ice Cube encarnado a Jack, el personaje casi se sale de la pantalla. La presencia de Ice Cube hace que el elemento musical cobre fuerza. Poca gente está tan profundamente asociada a la poderosa escena musical de Los Ángeles como Ice Cube, pero también es un genial actor cómico que saca partido a cualquier diálogo. Cuando se dispone de los talentos cómicos de Tracee Ellis Ross y de Ice Cube, así como de June Diane Raphael en el papel de Gail, la compañera de Grace, se tiene una mina de oro. Todos estos intérpretes estaban totalmente metidos en sus personajes y podían improvisar en cualquier momento y ser realmente divertidos. No sabía que la improvisación se le diera tan bien a Ice Cube. Nos hizo llorar de risa en casi todas las tomas. Ice Cube nunca llega al plató sin saberse los diálogos a la perfección, pero se apodera del momento e improvisa. Sus conocimientos y habilidades como actor le permitieron añadir mucho más a la película. June Diane Raphael es una cómica que da seguridad y en PERSONAL ASSISTANT hace una magnífica interpretación en el papel de Gail. Decidió que sería una mujer sin la menor ambición. Creo que aún no se ha visto un personaje así en la gran pantalla. La perfecta sanguijuela que estaba en el momento oportuno en el lugar oportuno y que no tiene que preocuparse de nada gracias a su conexión con Grace.
   También tuvimos la oportunidad de mostrar al mundo que Kelvin Harrison Jr., en el papel de David, es un gran cómico romántico. En PERSONAL ASSISTANT también tenemos la prueba de que Kelvin canta muy bien. Su interpretación me parece encantadora, realista y muy sincera. Da la impresión de que no se esfuerza, pero solo lo consigue trabajando mucho de antemano.
   En este extraño y nuevo momento para todos, espero que PERSONAL ASSISTANT pueda traernos un poco de alegría. Me parece importante contar historias centradas en que todos salimos ganando cuando intentamos sacar lo mejor de nosotros mismos y apoyarnos mutuamente, incluso si hay que superar obstáculos en el camino (y siempre hay). Por eso espero que PERSONAL ASSISTANT lleve un poco más de alegría al mundo con magníficas interpretaciones, muchas risas y unas canciones realmente inolvidables, porque nada anima más que la música y la risa.

SIN EQUIVOCARSE DE NOTA...
   Viviendo en una ciudad como Los Ángeles o Nueva York, ¿quién no conoce a alguien parecido a Maggie? Una joven asistente personal con talento que se deja la piel trabajando día y noche con la esperanza de que la industria le dará la oportunidad soñada. Eso mismo le pasó a la guionista Flora Greeson; después de licenciarse en la prestigiosa facultad de Cine de la Universidad de Nueva York, empezó trabajando como asistente de un ejecutivo de Universal Music en Nueva York, ocupándose y promocionando el catálogo de artistas que se habían jubilado o habían fallecido. “La mayoría de conversaciones eran sobre ‘¿Cómo conseguir que esta portada de The Temptations sea sexy?’ o ‘¿Cómo vamos a producir este álbum en directo de Ricky James?’”, explica la guionista.
   Pero cuando regresó a su California natal, concretamente a Los Ángeles, no tardó en encontrar un puesto en una de las grandes agencias y descubrir un lado desconocido de Hollywood. “De pronto me vi sumergida en la locura de ser asistente y ocuparme de famosos y de sus exigencias, sin por eso dejar de esforzarme en no abandonar un camino artístico”.
   Basándose en su experiencia en ambos trabajos, Flora Greeson escribió su primer largometraje, PERSONAL ASSISTANT, acerca de una talentosa luchadora decidida a hacerse un hueco en el negocio de la música, de una complicada relación con su exigente jefa, la superestrella internacional Grace Davis, y del joven músico al que espera llevar al éxito.
   La historia transcurre en el seno de la industria musical, algo totalmente natural para la guionista, una entusiasta de la música. “Siempre me ha gustado la música y siempre me ha interesado saber qué pasaba más allá del escenario, cómo había que reinventarse contantemente, el efecto que la música causa en la gente y la responsabilidad del artista que ofrece esa música”, explica.
   La joven guionista también quería cambiar algo más en una historia que suele estar dominada por los hombres, como demuestra la gran mayoría de famosas películas musicales que hemos visto, casi siempre centradas en hombres con un conocimiento enciclopédico de diferentes géneros y artistas. “En algunas de mis películas favoritas, como Casi famosos y High Fidelity, aparecen fans masculinos muy elitistas en cuanto a sus gustos musicales. Las mujeres suelen ser las groupies o las novias. Quería retratar a alguien reconocible para mí, una mujer apasionada que sabía de música y estaba a la altura de los hombres al estilo John Cusack”, sigue diciendo Flora Greeson, refiriéndose al papel protagonista del actor en la película de Stephen Frears del año 2000.
   Flora Greeson acabó por dejar el exigente trabajo en la agencia para centrarse en la primera versión de PERSONAL ASSISTANT. Solo tardó tres meses en escribir el guion y cuando se lo enseñó a su antiguo jefe, le encantó y decidió representarla. Se puso a trabajar en una tienda de juguetes para tener algún dinero y tiempo suficiente para revisar la primera versión del guion, hasta el día que su agente la llamó para darle una noticia inesperada. “Estaba sola en la tienda y cerré la puerta para contestar la llamada, había niños esperando fuera”, recuerda. “Mi agente me preguntó si estaba sentada antes de decirme que el guion había sido comprado por Working Title y Universal. Casi pierdo la cabeza, pero reabrí la tienda a los pocos segundos”.
   La productora ejecutiva Alexandra Loewy, de la oficina de Working Title en Los Ángeles, fue la primera en leer el guion. No perdió un minuto en comunicar su entusiasmo al copresidente Tim Bevan. “Lo leí inmediatamente”, dice Tim Bevan. “No cabía duda de que Flora Greeson sabía contar una historia. Era un guion inteligente, divertido, conmovedor y honrado, el material perfecto para Working Title, con personajes fuertes, protagonistas femeninas, toques cómicos, romanticismo, un mundo atractivo que no se ha visto en la pantalla hasta ahora. Una prueba de que el guion era muy bueno fue la rapidez con que preparamos el rodaje, convenciendo a una directora interesante y a un reparto de primera clase sin esfuerzo. Aunque hubo un par de versiones más y pequeñas modificaciones, la historia en sí y los personajes cambiaron muy poco”.
   Cuando buscaban a la persona idónea para estar detrás de la cámara, los productores pensaron inmediatamente en una cineasta premiada en el Festival de Sundance, Nisha Ganatra, que acababa de terminar el rodaje de la comedia Late Night, protagonizada por Emma Thompson y Mindy Kaling, muy aplaudida en la presentación en el festival antes mencionado. “Acababa de estrenarse Late Night, habíamos visto la película y quisimos conocer a Nisha”, recuerda el productor. “Tenía el sentido del humor y la experiencia que buscábamos, siempre fue nuestra primera opción”.
   El guion gustó a Nisha Ganatra, que no solo se dio cuenta del potencial que tenía para una realizar una gran comedia, sino también para contar una historia llena de compasión. “Flora escribió un guion maravillo protagonizado por dos personajes femeninos fuertes, interesantes, imperfectos y divertidos, algo que siempre me atrae”, dice. “También me entusiasmé con la idea de contar la historia de dos mujeres, una de las cuales intenta abrirse camino en una profesión que no toma a las mujeres en serio, y la otra que intenta mantenerse en una profesión que suele apartar al sexo femenino cuando pasa de los cuarenta. Me pareció una historia preciosa que aún no se había contado. Es cómica y positiva, dos cualidades que suelen hacerme disfrutar de una película cuando voy al cine”.
   “Me encanta que PERSONAL ASSISTANT y Late Night sean dos películas centradas en mujeres a las que la sociedad y la industria les aconsejan no arriesgarse y dar gracias por lo que ya han conseguido”, sigue diciendo. “Las dos mujeres acaban arriesgándose al máximo y ambas salen ganando. Me gustan las historias que apoyan a las mujeres que se atreven a arriesgarse”.
   “A Nisha se le da bien contar historias matizadas, inteligentes, divertidas y bonitas acerca de mujeres, de cómo se mueven en el mundo y de cómo se relacionan entre ellas, se apoyan o confían unas en otras”, añade Flora Greeson. “Era la directora perfecta. Además, Nisha tiene un ojo clínico para la comedia. Trabajar con ella es como hacer un máster para sacar el mejor chiste de cada escena”.
   Antes de rodar, la cineasta decidió repasar algún que otro clásico para inspirarse, entre los que estaba el oscarizado documental de 2013 A 20 pasos de la fama. “Me gusta este negocio, entre otras cosas porque es un eterno aprendizaje”, dice Nisha Ganatra. “Puedes empezar siendo una fan, admirando a un artista, pero tal vez algún día acabes colaborando con él. Y es exactamente eso, el hecho de ser una novata en el terreno musical, lo que me hizo empatizar con Maggie. Quería mostrar lo cerca y, a la vez, lo lejos que se encontraba de su trabajo soñado”.

EL RODAJE...
   PERSONAL ASSISTANT no solo abre el telón de la industria musical, también ofrece auténticos decorados naturales de Los Ángeles que cualquiera que haya ido a esa ciudad reconocerá inmediatamente. Para plasmar la sensación de autenticidad, se decidió rodar la película en el mismo Los Ángeles y alrededores. “Esta historia pertenece a Los Ángeles”, dice la productora ejecutiva Alexandra Loewy, “debíamos rodarla ahí. Queríamos mostrar Los Ángeles en toda su gloria, y gracias a nuestro maravilloso equipo, nos parece que lo hemos conseguido”.
   La directora Nisha Ganatra añade: “Estoy enamorada de Los Ángeles, es una ciudad maravillosa. Quería enseñar su boyante escena musical, los locales del este donde siempre encuentro un nuevo grupo que me encanta, así como todos los recorridos que merecen la pena. Una cadena de colinas cruza la ciudad, pero nadie se da cuenta de la cantidad de vegetación y zonas verdes que hay en Los Ángeles porque nunca salen en las películas”.
   Entre los decorados más importantes de la película está el famoso edificio de Capitol Records en Hollywood. “Me pareció importante enseñar las colinas, las vistas, los barrios menos conocidos, además de Capitol Records, ese enorme edificio delante del que pasamos todos casi cada día al ir por la autopista”, explica la cineasta. “Siempre me fijo en el edificio y sonrío. En la película alberga el estudio de grabación de Grace”.
   La lujosa mansión de Grace es en realidad la casa de la respetada decoradora de interiores Kelly Wearstler. También se rodó en la orilla de Isla Catalina porque es una costa diferente de las que se ven habitualmente en las películas y series que transcurren en California. La tienda Laurel Canyon Country Market es donde Maggie y David se conocen, e incluso aparece en un cameo la famosa joyería Neil Lane con el mismísimo diseñador.
   “No suelo tener la oportunidad de rodar en Los Ángeles”, reconoce la diseñadora de producción Theresa Guleserian. “Lo habitual es estar en otra parte del país, e incluso del mundo, haciendo creer que estamos en Los Ángeles. Pero en este caso, cuando se lee el guion, se entiende que hay cosas muy importantes en la vida de estos personajes que ocurren porque viven en Los Ángeles y entre los habitantes de la ciudad. Cada uno tiene su porción de Los Ángeles”.
   Al imaginar los espacios de cada personaje, la diseñadora decidió dejar pistas de sus relaciones en los decorados. “Por ejemplo, el piso de Maggie es una mezcla de David y Grace”, explica. Pero uno de sus decorados favoritos fue el piso de David, en un edificio del famoso arquitecto John Lautner.
   “Teníamos una base maravillosa para empezar, una arquitectura sin par”, dice Theresa Guleserian. “Añadimos paredes de madera a una enorme sala circular. Me inspiré en una foto de Stevie Wonder. Es muy joven y está de pie en un enorme estudio de grabación donde casi se pierde. Es un chico pequeño, delgado, que mira un micro frente a una gran e increíble pared acústica. La foto es en blanco y negro, y el efecto de la luz resulta alucinante. Enseñé la foto al equipo de carpinteros, y el decorador me preguntó si las paredes podían ser curvas y de madera. Era difícil, pero encontraron la solución. La sala es una maravilla”.
   “Hay muchos personajes en esta película, pero me temo que uno no va a recibir todos los aplausos que se merece, y ese es Los Ángeles”, añade la actriz Tracee Ellis Ross. “El director de fotografía Jason McCormick no solo consigue que todos los actores estemos geniales, sino que Los Ángeles también se convierta en sexy y maravillosa, no sé, como una especie de diosa italiana”.

DENTRO DEL VESTUARIO...
   El fabuloso look de Grace se debe a la diseñadora de vestuario Jenny
Eagan. Con la diseñadora de producción Theresa Guleserian, creó una serie de looks para el personaje de Grace que hicieran creíble que era una artista con la cuarentena cumplida que había disfrutado de varias décadas de éxito. Juntas diseñaron numerosas portadas de discos de Grace que se fotografiaron un día antes de empezar el rodaje.
   “Lo que más me gustó de esta película fue la posibilidad de mostrar la carrera de Grace al completo”, dice Theresa Guleserian. “Nuestra idea es hacer sentir al público que tiene toda una carrera a sus espaldas, de ahí las portadas de discos, los carteles, las fotos de los fans y todo lo demás, que debe encajar con la historia que contamos. Era un reto hacer que esto fuera creíble”.
   La sesión fotográfica incluía catorce portadas de la carrera de Grace. “Preparamos un storyboard donde lo especificábamos todo. Por ejemplo, un álbum en concreto debía pertenecer a tal época, incluir tal referencia”, explica la diseñadora de producción. “Era el primer día que Tracee estaba en el plató. Normalmente se necesita un tiempo de adaptación, pero no le dimos ni un minuto. Nada más llegar, empezamos a bombardearla: ‘Para el álbum tal, queremos que se parezca a Cher’. Por suerte, Tracee fue modelo y supo responder de inmediato. Aguantó estoicamente todo el día sin quejarse, y gracias a eso conseguimos unas portadas fantásticas”.
   “Pasamos de la época de ‘Butterfly’ de Mariah Carey a la época de las TLC. Y a la de Jennifer Lopez. Toda la gama. Hicimos la portada de la revista Rolling Stone con Grace. Grace a la última, Grace provocadora, todo”, dice Tracee Ellis Ross. La diseñadora de vestuario añade: “Tracee se metió totalmente en el papel, nos apoyó e incluso nos animó. Es un placer diseñar para ella. No fue nada estresante porque le encanta la ropa, la moda, y sabe vestir de forma creativa”.
   A la hora de diseñar el vestuario de Grace, Jenny Eagan la imaginó como una mujer adinerada y un icono musical con gran presencia escénica que canta en directo en varias ocasiones durante la película. “Me pareció interesante crear un personaje diferente con cada canción y explorar quién es esa persona en comparación a la artista”, dice. “Son dos personas diferentes”.
   “El vestuario de Grace Davis va más allá de un simple vestuario, es potente, elegante, pulido, discreto y caro”, explica Tracee Ellis Ross. “No quería que Grace tuviera algo que ver conmigo. Y eso desde el peinado. ¿Qué tipo de peinado llevaría esta mujer? Soy negra y nuestro cabello nos define en gran medida. Puede apuntar a una época. Puede ser una corona. Puede ser un marcador de nuestra personalidad”.
   En cuanto al maquillaje, diseñado por Vera Steimberg, las pestañas cobraron mucha importancia. “La idea era permitir que la vulnerabilidad interior de Grace se colora al exterior sin por eso dejar de aparentar fuerza y poder”, dice la actriz. “A Vera y a mí se nos ocurrió jugar con las pestañas. Tracee Ellis Ross no lleva pestañas postizas, pero Grace sí. Aun así, debían parecer naturales. Luego había varias Grace: Grace en el escenario, Grace durante el día y Grace para los paparazzi. El punto central fue las pestañas. Y muy poco maquillaje en la piel, lo que deja entrever la vulnerabilidad del personaje. Luego, ropa cara, y ‘bum!, aparece Grace Davis”.
   Para diseñar el vestuario del resto del reparto. Jenny Eagan se esforzó en captar toda la gama contemporánea que reflejara el espíritu de cada uno de los personajes. Maggie lleva ropa cómoda y discreta que contrasta con el estilo más extravagante de Grace. “Me encanta la sencillez del personaje de Dakota”, dice la diseñadora. “Maggie no gana mucho dinero y tampoco puede permitirse gastar mucho en ropa. Me incliné por un estilo sencillo y despreocupado”.
   Es un look muy influenciado por los años setenta. De hecho, Jenny Eagan escogió a menudo prendas de esa época que encajaran bien con el Chevy Nova que Maggie conduce por la ciudad. “Hay algo en Maggie que me recordó a las mujeres de los setenta, como la cantante Joni Mitchell, mujeres que realmente nos inspiraron a todas”, sigue diciendo. “Que no tenga mucho dinero no significa que su ropa no sea bonita. La camiseta de Crosby, Stills and Nash que lleva es una de las más bonitas que he visto en mucho tiempo. Nada más encontrarla, estaba decidida a que saliera en una escena de la película. Es muy antigua, una de las primeras que sacaron. Y Dakota está genial con esa camiseta”.
   De hecho, todos los personajes llevan ropa genial, aunque cada uno a su estilo. “Quería que Kelvin diera la impresión de estar muy conectado con su música y consigo mismo. Es un hombre que inspira confianza”, sigue diciendo Jenny Eagan. “Me gusta su look relajado y nada exagerado. Tampoco quería que llamara la atención”. Pero Jack Robertson, por ejemplo, sí es llamativo. “Diseñé todo el vestuario del mánager Jack Robertson porque quería darle un toque muy especial”, explica. “Es un poco teatral. Por ejemplo, en un momento dado lleva un traje rojo. Y chaquetas de terciopelo. Es de lo más elegante”.
   La diseñadora, que tiene en su haber películas como Beasts of No Nation¸ Viudas y Puñales por la espalda, reconoce que trabajar con Nisha Ganatra fue un placer. “Es la segunda vez en toda mi carrera que trabajo con una directora”, dice. “Confiaba plenamente en lo que yo hacía. Eso me permitió sentirme cómoda y tomar ciertas decisiones que podían gustarle. Por otra parte, desde el primer momento fue muy concreta en cuanto a lo que tenía en mente, y me pareció muy bien. Pero respetó mi experiencia”.
   Kelvin Harrison Jr. también quiere alabar a la directora: “No soy un actor cómico, siempre trabajo en dramas independientes. Pero estando en el plató con Nisha, que ha dirigido capítulos en casi todas las mejores series cómicas, me di cuenta de que su experiencia, sus conocimientos y el amor que siente por este trabajo es algo asombroso. Fue generosa y paciente conmigo. Al trabajar con la camaleónica Dakota y con Tracee, todo fluyó. Nunca había vivido algo parecido. Estoy muy agradecido de haber podido formar parte de esta experiencia”.

HABLANDO DE MÚSICA...
   No cabe la menor duda de que sin una asombrosa banda sonora, PERSONAL ASSISTANT no funcionaría. La directora y los productores lo comprendieron desde el primer momento, y no dudaron en contratar a personas de mucho talento para componer y producir la música. “Esta película viviría o moriría según la calidad de la música”, reconoce Alexandra Loewy. “Sabíamos que debíamos convencer a auténticas superestrellas para que se unieran al equipo desde el principio y crearan un mundo musical único, y no solo para Grace, sino también para David”.
“La música de la película es alucinante”, dice Nisha Ganatra. “Tiene algo para todos, pero la perspectiva de cada canción es muy concreta, algo difícil de conseguir y que dice mucho del increíble equipo que reunimos para la ocasión”.
   Desde un punto de vista práctico, era necesario componer y grabar las canciones de la película antes de que empezara el rodaje propiamente dicho. “Nos dimos cuenta de que debíamos producir el álbum primero y luego rodar la película con las canciones del disco”, explica la directora. “Ninguno de nosotros pensó que iba a producir un álbum por primera vez en su vida. Por suerte, estaban Linda Cohen, Rodney Jerkins, Mike Knobloch y Natalie Hayden, que sabían de esto bastante más que nosotros”.
   Con la valiosa ayuda del equipo ejecutivo de Universal Music, se contrató al conocido productor musical Rodney Jerkins, también conocido como “Darkchild”, para que se encargara de supervisar toda la banda sonora. Ya había colaborado con artistas como Beyoncé, Jennifer Lopez, Lady Gaga, Mary J Blige y Janet Jackson, entre otras. Corinne Bailey Rae, ganadora de un Grammy, compuso temas originales para la película, al igual que la increíble Sarah Aarons, de 25 años, que contribuyó con tres temas. Linda Cohen ya había trabajado con Nisha Ganatra en Late Night y se encargó de la supervisión musical.
   “Cuando conocimos a Sarah, nos sorprendió su humildad”, añade Nisha Ganatra. “Nos mandó unas grabaciones esa misma tarde; las escuché y la llamé inmediatamente para decirle que me encantaban. Me preguntó cuál de ellas y le dije ¡todas! Cualquiera de las canciones escritas por Sarah es un éxito. Tiene un talento increíble. Ali y yo nos enamoramos de sus temas. En ese momento pensé que era el sonido de Maggie, que era esto lo que debía hacer Maggie para David, y luego para Grace cuando se convierte en productora”.
   “Trabajamos junto al equipo de Universal Music en todas las canciones originales y en las grabaciones”, explica el productor Tim Bevan, de Working Title. “Mike Knobloch [el presidente de Universal Film Music] y su equipo nos presentaron a las talentosas Corinne Bailey Rae y Sarah Aarons, y tuvimos mucha suerte de que ambas se sintieran atraídas por el guion y quisieran componer canciones para la película. Nos sentimos muy orgullosos de la música original. Tanto Tracee como Kelvin cantaron de maravilla”.
   Para el papel de Maggie, Dakota Johnson aprendió a tocar el piano, un instrumento con el que había tenido una experiencia muy limitada de niña. También tuvo que superar su miedo a cantar en público. “No me gusta cantar”, reconoce la actriz. “Canto cuando estoy sola o en el coche. Ya hice una película en la que tenía que cantar en un teatro municipal y me pareció lo más aterrador que había hecho nunca. La verdad es que esa película me salvó porque conseguí superar mis miedos con terapia. Aun así, basta con que alguien coloque un micro delante de mí y estoy segura de que se ve mi corazón dar botes”.
   Al contrario, Tracee Ellis Ross se sentía feliz de grabar en un estudio por primera vez en su vida. PERSONAL ASSISTANT le dio la oportunidad de compartir su impresionante talento con el mundo. “Tracee nunca había pisado un estudio de grabación, lo que quizá sorprenda a muchos”, dice Alexandra Loewy. “Verla en el estudio con Rodney fue algo especial; comprendí que para ella era un momento muy importante. Ella estaba en la cabina, ella tenía el micro, la grababan a ella. Rodney comunica seguridad, había una confianza absoluta entre los dos. Tracee se puso en sus manos y dejó que la guiara, fue maravilloso verlos. Entre los dos crearon canciones espléndidas y Tracee tiene una voz magnífica”.
   “Me siento cómoda interpretando, pero cantar me hace sentir cómoda de otra forma”, explica Tracee Ellis Ross. “Trabajar con alguien como Rodney, que tiene tanta experiencia y un corazón de oro, hace que todo sea posible. Basta con seguir mirándole. Hay otras personas en el estudio, pero es a él a quien miro a los ojos, es él quien me hace sentir segura. Descubrí que solo me gusta cantar en la cabina de grabación si me quito los zapatos. Me gusta que haga bastante calor, me gusta quitarme los zapatos y me gusta ver a Rodney”.
   Kelvin Harrison Jr. dice que comparte cierta afinidad con Tracee Ellis Ross porque ambos tienen padres músicos e intentan abrirse camino por méritos propios. PERSONAL ASSISTANT es el marco perfecto para que los dos artistas brillen. “Creo que tanto Tracee como yo nos esforzamos en confiar en nosotros mismos, respirar y pasarlo bien a pesar de la tensión”, dice el actor. “Lo importante es saber soltar amarras y confiar en Rodney. Sabe cómo hablar a novatos como nosotros, sabe cómo sacar lo mejor. Sabe encontrar todos los pequeños defectos, todas esas cosas que no me gustaban de mi voz, y me enseñó a usarlas para mejorar. Cantar con Rodney, un auténtico profesional, ver que me animaba, que me daba fuerzas y herramientas fue realmente liberador”.
   Tracee Lee Ross también forjó una poderosa conexión con Sarah Aarons desde el primer momento que se vieron, algo que no se le escapó a nadie. “Sarah canta muy bien, pero no le gustan las cámaras”, dice Alexandra Loewy. “El primer día que iba a venir al rodaje, Tracee se moría de ganas de conocerla. Debía cantar la canción de Sarah y estaba un poco nerviosa, pero también quería demostrar que era capaz de hacerlo. En un momento dado, Sarah se sentó al piano y empezó a tocar. Tracee se puso a cantar, Sarah también. Las dos lloraban. Todo el mundo acabó llorando. Fue un momento precioso, lleno de emoción, posiblemente uno de los mejores de todo el rodaje”.
   “Tracee aportó algo muy concreto, muy vulnerable y maravilloso”, dice Nisha Ganatra. “Creo que mucho se debe a que era la primera vez que cantaba, la primera vez que dejaba que el mundo la oyera. No debemos olvidar quién es Tracee y de dónde procede. Nunca ha cantado en todos estos años, pero decidió que la película era el momento y que se mostraría tal como es. Fue algo muy especial. Tuve el honor de presenciar un acto muy valiente por su parte”.

EL CASTING...
   La película PERSONAL ASSISTANT está volcada principalmente en dos personajes muy dinámicos que son el centro de la historia, por lo que encontrar a las dos actrices para los papeles de Maggie y de Grace era crucial. En cuanto a Maggie, haber escogido a Dakota Johnson demostró ser la decisión perfecta: es una actriz talentosa con un ritmo cómico innato que proporciona encanto y humildad a un personaje ambicioso.
   “Mientras leía el guion, notaba que me latía el corazón, pero también me reía mucho”, recuerda Dakota Johnson. “Me pareció perfecto. Tenía muchas ganas de ver una película con una mujer en el papel central. Es divertida, autocrítica y siempre dispuesta a trabajar más o intentar mejorar. Mientras lo leía, nunca tuve la sensación de que transigía o que se conformaba. Es un modelo genial para las mujeres jóvenes”.
   Dakota Johnson, al igual que la guionista Flora Greeson, reconoce ser una apasionada de la música y conectó inmediatamente con el entusiasmo y la vida interior de Maggie. “Me encanta el mundo de la música, lo entiendo”, sigue diciendo la actriz. “Me apasiona la música desde siempre. Casi me gusta más que el cine porque es un amor meramente emocional. Cuando veo una película, estudio, analizo, aprendo. Pero cuando escucho música, solo hay emoción. Mis conocimientos musicales son los típicos de una empollona”.
   “Ante todo, Dakota adora la música”, confirma la productora ejecutiva Alexandra Loewy. “Cuando la conocimos, dejó claro que si no fuera actriz, habría trabajado en la industria musical de un modo u otro. Había una profunda conexión con el personaje de Maggie. Ya sabíamos que Dakota puede ser muy graciosa, pero nadie le había dado la oportunidad de demostrarlo realmente. Nos dimos cuenta de que la película le daría esa oportunidad para demostrar su talento cómico”.
   “El amor que Dakota siente por la música se nota claramente en su interpretación de Maggie”, dice Nisha Ganatra. “Siempre escuchaba música en el plató cuando no estaba rodando. Confeccionó una playlist dedicada a cada escena para meterse en el estado de ánimo del personaje”.
   “Adoro a Dakota”, dice Flora Greeson. “Es una actriz maravillosa, da calidez, vida y consideración al papel. En el guion, Maggie es una persona de tipo A, divertida, rápida, brusca. Pero Dakota la hizo real, totalmente tridimensional. Apetece pasar tiempo con Dakota, y comunica esa sensación a través de Maggie. Fue genial ver cómo el personaje se cargaba de vida y se convertía en una mujer con la que me reía, me identificaba y a la que defendía, y todo gracias a Dakota”.
   Maggie es la joven protagonista al principio de su carrera profesional con la que podemos identificarnos, pero Grace Davis es su contraparte, una superestrella mundial que empieza a temer que sus mejores momentos artísticos han quedado atrás. Hacia el exterior sigue siendo la diva exigente y segura de sí misma, pero, y en eso Maggie y ella se parecen, es una mujer multifacética con deseos y sueños, además de sentir cierto pesar por haber dejado atrás alguna que otra oportunidad.
   La directora y los productores se inclinaron por Tracee Ellis Ross para encarnar a Grace. La actriz no tuvo dificultad en identificarse con el personaje dada su familiaridad con el mundo de la música. Es hija de la famosa cantante Diana Ross y del ejecutivo musical Robert Ellis Silberstein. “Me crié en ese mundo”, dice. “Mi madre está entre las poquísimas personas que han alcanzado el éxito mundial y se han convertido en un icono. He sido testigo, he vivido, he amado todo lo que puede ofrecer la música y lo que comparte con todos”.
   Dicho eso, Tracee Ellis Ross no basó el personaje de Grace en su madre; prefirió un enfoque suyo. “Grace Davis no está basada en absoluto en mi madre, pero sí creo que es una mujer a la que todos conocemos”, explica. “En el centro del personaje hay una mujer que, como muchas otras, deja de lado su verdadero yo para seguir las reglas del juego en busca del éxito que desea y se merece. Creo que ha llegado un momento crucial para esa mujer en el que puede seguir por el mismo camino o puede liberar su corazón, dejar que sus pasiones vuelen y que sus secretos sean sus mejores aliados”.
   A pesar de una larga carrera, Tracee Ellis Ross nunca había cantado en la pantalla antes de aceptar el papel de Grace en PERSONAL ASSISTANT. “Fue una decisión muy atrevida”, reconoce, riendo. “Pero me pareció natural y resultó mucho más cómodo de lo que esperaba. Llevo el canto en la sangre, está claro, y de niña siempre quise cantar, pero acabé yendo en otra dirección. Aun así, era uno de mis grandes sueños. Tuve que enfrentarme a mi sueño y a mis miedos de golpe, fue genial”.
   “Tracee Ellis Ross nació para este papel”, afirma la productora ejecutiva Alexandra Loewy. “Para ella fue lo más natural del mundo. La verdad es que no la habíamos oído cantar hasta que aceptó el papel, pero tiene una voz increíble. Y es muy graciosa, guapísima. Lo tiene todo. No me imagino a nadie más en este papel”.
   “Tracee Ellis Ross es la única persona a la que imaginaba dando vida a Grace y fue aún mucho más allá de lo que esperaba”, añade Nisha Ganatra. “Es muy inteligente, superdivertida y una gran profesional, además está hiperpreparada y es una persona generosa con un gran corazón, una estrella de pies a cabeza, fascinante. Su interpretación siempre es honrada y conmovedora porque nace de la vida misma y de su experiencia cómica. También inspira a los demás miembros del reparto a superarse y a mejorar la película. Tiene muy claro que el cine es un arte colectivo y que cuanto mejores sean los demás actores en la escena, mejor será la película. Y aparte de todo lo anterior, sabe cantar. Canta de verdad. Recuerdo cuando fuimos al estudio para escucharla por primera vez. Rodney Jerkins, el productor musical, estaba muy nervioso. Entonces oímos su voz por los altavoces, nos miramos y empezamos a chillar. Sonaba de maravilla. Casi parece injusto ser tan guapa, tan buena actriz, tan divertida y tener semejante voz”.
   “No acabo de creerme que sea el primer papel de este tipo en el que Tracee trabaja, sobre todo cuando aparece en el escenario con un vestido rojo brillante”, añade Flora Greeson. “Siempre le digo en broma que cada vez que la oigo cantar me pongo a llorar por lo bien que lo hace. Tracee conoce este mundo, se crió en él, lo lleva dentro. Lo que vivió su madre, su experiencia. Pero además, Tracee debe de ser una de las personas más graciosas del mundo. Encima siempre está dispuesta a colaborar. Cualquier guionista sueña con trabajar con alguien así. Y es la reina de la improvisación”.
   Al principio de PERSONAL ASSISTANT, Maggie lleva tres años trabajando para Grace. En cierto modo, es el trabajo soñado para una fan de la música, hija de una madre y un padre obsesionados por la música. Su padre (Bill Pullman) es DJ, pero su madre falleció cuando ella tenía solo seis años. Sin embargo, hacer recados y anticiparse a los deseos de una diva no siempre es lo más gratificante, incluso si la relación entre Maggie y Grace parece más profunda que la habitual entre jefa y asistente.
   “Hay una norma en las relaciones entre jefa y asistente: la jefa es poderosa, la asistente aguanta. Probablemente se deba a la película El diablo viste de Prada”, explica Nisha Ganatra. “Pero queríamos plasmar algo diferente. No son dos mujeres enfrentadas. También enseñamos la extraña vida que llevan las grandes celebridades, están muy solas. Viven en un mundo reducido porque se fían de pocas personas y tienen contacto con poca gente. Quería que fuera el centro de la relación entre Maggie y Grace. ¿Somos amigas? ¿No lo somos? Y también quería mostrar que la línea entre ambas cosas es gris, nada nítida”.
   “La relación entre Maggie y Grace es algo que veo muy a menudo, que he vivido cuando era asistente”, añade Flora Greeson. “Te da la impresión de estar muy próxima a una persona; es probable que hable contigo más que con nadie, pero dos minutos después te grita sin contemplaciones. Me interesaba jugar con esa línea divisoria, si la hay, y con la forma en que se redefine en cada momento”.
   Grace no sabe que Maggie lleva tiempo mezclando un álbum de temas suyos en directo. La ingenua asistente cree que la superestrella quedará impresionada con su iniciativa y que la ayudará a despegar como productora musical. Es una apuesta atrevida, ya que cualquier productor en cualquier parte del mundo estaría dispuesto a trabajar con una artista de la importancia de Grace. Katie, una estudiante de medicina que comparte piso con Maggie, la encuentra a menudo dormida en el teclado después de pasar la noche trabajando.
   Un día, mientras Maggie ha bajado a comprar, un apuesto joven empieza a hablarle de música – no podía haber otro tema. Se llama David Cliff y es un talentoso músico que, de momento, toca en el aparcamiento de la tienda. En cuanto Maggie le oye cantar la famosa canción de Sam Crooke “You Send Me”, se queda helada. Tiene claro que el sitio de David es bajo los focos. David invita a Maggie a una fiesta en la que aparece con un vestido demasiado informal con Katie. Enseguida empiezan a hablar de música y Maggie no tarda en convencer a David de que es una experimentada productora y que deben trabajar juntos.
   “Hay varias personas dentro de Maggie”, dice Dakota Johnson. “Está la chica joven algo torpe y autocrítica. La artista en ciernes. También la auténtica y talentosa artista. La indefensa a la que pisan regularmente. La víctima fácil, la persona con agallas o la mejor amiga. Tiene algo de embaucadora”.
   Cuando David acepta trabajar con ella, se encuentra dividida de pronto entre su responsabilidad hacia Grace y su deseo de hacer famoso a David. A medida que la colaboración musical les acerca más, profesional y románticamente, David sigue sin saber que cuando Maggie desaparece de pronto es para ocuparse de las exigencias y caprichos de Grace.
   El actor Kelvin Harrison Jr. (Un momento en el tiempo – Waves, Llega de noche) encarna al prometedor David. A pesar de tener experiencia musical y una voz notable, temía que dieran el papel a otro. “Cuando leí el guion, me pareció que el papel era brillante y divertido”, dice. “La historia me interesó enseguida, pero pensé que no me darían el papel porque no soy cantante. Toco jazz, el piano y la trompeta, pero se supone que David es un verdadero artista que compone sus canciones. Era algo muy específico. Realicé varias pruebas, fue un proceso largo, y por fin me dieron el papel. Estaba entusiasmado, casi me pongo a llorar. Acababa de salir el documental de Beyoncé, Homecoming, y pensé: ‘¡Estrella del pop, sí!’”
   Para prepararse, Kelvin Harrison Jr. se sumergió en las vidas y la música de Anderson Paak, Leon Bridges, Daniel Caesar y Gary Clark Jr. “Me esforcé en entender sus vidas, lo que les había influenciado y sus referencias”, dice el actor. También utilizó su experiencia personal. Su padre es saxofonista de jazz y su madre, cantante de jazz. “Pude hacer uso de muchos pequeños detalles de mi vida con mi familia que me vinieron muy bien”, añade.
   “Me atrevería a decir que encontrar al actor idóneo para el papel de David fue el mayor reto al que nos enfrentamos. Lo buscamos con mucho cuidado porque era imperativo que supiera cantar muy bien”, explica la productora ejecutiva Alexandra Loewy. “Cuando Maggie oye cantar a David en la tienda de ultramarinos, se queda de piedra. Había que encontrar a alguien que produjera este efecto y también que fuera un gran intérprete porque es un papel exigente. Por suerte, Kelvin tiene todas las cualidades requeridas”.
   “Kelvin es un gran actor, una persona generosa y un músico tan magnífico como humilde”, añade Nisha Ganatra. “Tiene una voz preciosa y es perfecto para encarnar al protagonista romántico. Pertenece a esa clase de actores que saben hacerlo todo: canta, es un cómico nato, es dramático, posee una mezcla de romanticismo sexy entrañable. Además, es un actor muy dedicado que trabaja duro y se toma los ensayos en serio. Kelvin se entregó totalmente a su papel, y eso se nota”.
   Las horas que Maggie pasa con David trabajando y grabando empiezan a cobrarse un precio y ella acaba metiendo la pata ocasionalmente en su cometido como asistente. El mánager de Grace se da cuenta y su irritación crece. “Tal como estaba escrito, el papel de Jack podía ir en diferentes direcciones, pero Ice Cube se lo apropió con mano de hierro”, dice Alexandra Loewy. “No solo hace creíble el mundo de la música, también da un toque de gravedad y de humor”.
  “Fue maravilloso trabajar con Ice Cube. Recuerdo oírle decir que conocía muy bien al personaje del mánager. Tenía una idea clara del mánager que se preocupa por el dinero y desea minimizar los riesgos para que los ingresos sigan creciendo”, explica Nisha Ganatra. “Da autenticidad al papel, algo que no habríamos podido conseguir sin él. Lo sabe todo del cine y de la música. ¿Y cuando decidía improvisar? Mi mayor preocupación era que el equipo estropeara la toma con sus carcajadas o que los otros actores no aguantaran el tipo porque no hay quien resista a su humor. Sería una mujer feliz si pudiera trabajar con Ice Cube en cada una de mis películas”.
   El conocido artista se lo pasó muy bien con el personaje y no dudó en basar algunos aspectos de su personalidad en personas con las que se ha cruzado durante su trayectoria en el mundo de la música. “Era un papel genial para mí porque he visto a todos los mánager imaginables durante mi carrera”, dice. “La personalidad y el ego de algunos superan a los artistas que llevan, Quería ser uno de esos, el típico tío que casi se cree que la estrella es él. Está impecable desde el momento en que sale de la cama y solo le interesa el éxito. Presiona a Grace para que no bajen las ventas y no se le ocurra probar algo diferente. Estaba convencido de que podía encarnar a ese hombre, sacar provecho del personaje y, con un poco de suerte, enganchar al público”.
   Dakota Johnson reconoce que disfrutó con cada escena suya con Ice Cube. “Es la segunda vez que trabajamos juntos y en las dos películas me odia”, dice. “Me muero de la risa. Pero detrás de la cámara nos queremos mucho. Es cariñoso, entrañable y un gran actor. Dice cosas absolutamente hilarantes”. Tracee Ellis Ross está de acuerdo: “Ice Cube y yo somos grandes amigos ahora. A primera vista parece malhumorado, antipático, pero basta con mirarle a los ojos para darse cuenta de que es todo lo contrario. Tuve la sensación, una vez que aceptó el papel y empezamos a trabajar juntos, de que definía a Grace. Solo entonces pude entender realmente su historia”.
   Aunque PERSONAL ASSISTANT incluye momentos dramáticos y muy conmovedores, es ante todo una comedia, por lo que los productores y la directora se aseguraron de que los papeles secundarios recaerían en artistas de primera clase. “Desde un principio supimos que queríamos completar el reparto con actores muy divertidos”, dice la productora ejecutiva. Entre ellos está el conocido DJ y productor musical Diplo, que encarna al productor Richie Williams, contratado por Jack para trabajar con Grace, a pesar de que quizá no sea la persona más idónea.
   Richie está empeñado en volver a mezclar una de las canciones más populares de Grace para convertirla en un tema popero. Maggie decide decirle a Grace – en el peor momento – que lleva tiempo trabajando en un nuevo álbum con temas suyos sin permiso ni autorización. La noticia no gusta a Grace. “Maggie cree en la artista que es Grace, en los valores clásicos de su estilo, y está dispuesta a luchar para que eso siga vivo”, explica Diplo. “Pero a Ice Cube, en el papel de mánager de Grace, y a mí solo nos interesa el dinero y tener un producto que se venda bien”.
   La idea de pedirle a Diplo que hiciera el papel fue de Alexandra Loewy. “Le había visto en Instagram”, dice la productora ejecutiva. “Es una de las personas más graciosas que he visto nunca. Estaba convencida de que funcionaría como actor. Llegó al plató y fue hilarante desde el primer momento, no tuvo problema en seguir el ritmo de Tracee y de Ice Cube”.
   “El personaje es una versión de mí mismo, aunque una versión bastante más hortera”, explica Diplo. “Exagero mucho la vertiente ‘productor cursi’ para que sea más gracioso. Hacíamos bastantes tomas, pero es como cuando se graba una canción. Se pueden hacer veinte tomas de una estrofa y, de pronto, encuentras la que vale, la única. Ocurre lo mismo cuando se rueda. Cuando se improvisa y pasa algo divertido, hay que tenerlo grabado. Los pequeños momentos son los más reales”.
   “Vale la pena comprar una entrada solo para ver a Diplo y a Ice Cube burlarse de la gente que han conocido en la industria de la música”, dice Nisha Ganatra. “Las risas están aseguradas con ellos dos”.
   Algunos de los mejores momentos cómicos de la película se deben a June Diane Raphael, en el papel de Gail, la amiga que vive con Grace. Cómodamente instalada en la casa de invitados de la amplia propiedad de la estrella, Gail se considera la mejor amiga de Grace y se lo cuenta todo. Es una pelota por excelencia. “June es una diosa de la comedia”, dice Tracee Ellis Ross. “Podría trabajar con ella eternamente. Me pasó lo mismo cuando se la escogió para el papel, entendí lo sola que estaba Grace y cómo había llenado su mundo con personas que la protegían, pero que no le decían la verdad”.
   La actriz decidió que interpretaría el papel como si fuera “un Kato Kaelin femenino”, explica la directora, refiriéndose al hombre que vivía en la casa de invitados de O.J. Simpson. Gail siempre está encantada de quedarse con la ropa y los accesorios que Grace ya no usa, y no le preocupa vivir a costa de Grace y de su generosidad. “No se ve a mujeres vagas en el cine”, dice Nisha Ganatra. “La interpretación de June de una mujer perfectamente consciente de lo que hace y que ha decidido reprimir todo tipo de ambición es oro para una comedia, y también es algo que no se ve en la pantalla. Además, me lo pasé muy bien subrayando el contraste con la ambición descarnada del personaje de Tracee Ellis Ross. Tenemos a un parásito, una medio asistente personal que estaba en el sitio oportuno en el momento oportuno y que ya no tiene que preocuparse de nada para el resto de su vida. Está cómoda y a salvo. Ya no tiene que hacer nada, y no hace nada”.
   Maggie, al contrario, tiene a Katie, interpretada por Zoe Chao (Dónde estás, Bernadette), su realista compañera de piso que no le deja olvidar la tierra. “Katie permite a Maggie seguir conectada al mundo exterior”, explica Zoe Chao. “Le divierte que Maggie se codee con famosos, pero no le seduce su trabajo. No se deja cegar fácilmente. Le recuerda a Maggie quién es y de lo que es capaz, la apoya. Las dos chicas se quieren mucho. Uno de los elementos que más me gustó del guion fue la positiva relación entre las mujeres”.
   También está Max, el devoto padre de Maggie, encarnado por Bill Pullman, y que sirve de refugio a la dolida asistente después de enfrentarse a Grace y a David. “Maggie se va a casa de su padre para intentar recuperarse de uno de los peores momentos de su vida”, explica Bill Pullman. “Mi personaje es un hombre seguro de sí mismo y comprende que ella está destrozada. Decide hablarle muy claramente para ver si puede animarla a seguir adelante. La ayudo”.
   “Para el papel del padre de Maggie buscamos a alguien que tuviera dignidad, pero que también comunicara humor y claridad, y sobre todo emociones reales”, dice Alexandra Loewy. “Bill Pullman es el actor perfecto como padre de Maggie”.
   Para acabar, Eddie Izzard no tiene igual en el papel de Dan Deakins, otra superestrella de la música que presenta a Grace en una gran fiesta de lanzamiento de un disco, pero que acaba uniéndose a Maggie en un plan para dar la oportunidad del siglo a David, pero abocado al fracaso.
   Para interpretar a un músico que se rige por sus propias reglas, Eddie Izzard se inspiró en dos de los grandes. “David Bowie y Tom Waits son dos iconos que impusieron sus reglas”, dice. “Si sigues la carrera de David Bowie, te das cuenta de que quiere meterse en lo que yo llamo la ciudadela con Ziggy Stardust. Luego se va a Berlín, se reagrupa. Están las drogas. Más tarde se pregunta a sí mismo de qué va, y eso se ve en el álbum ‘Let’s Dance’. Ese éxito le lleva a la gira de Glass Spider, a grandes estadios, antes de regresar a sedes más intimistas y acabar con ‘Black Star’. Nos ha dejado un legado que tal vez viva eternamente. Tom Waits siempre ha hecho lo suyo y es maravilloso. Nadie puede tocar a esos dos”.
   “Eddie Izzard es un ser mágico”, dice Nisha Ganatra. “Un artista con una voz preciosa que conmueve inmediatamente. Eddie compuso una canción en un solo día estando en el hotel. Cuando rodamos la escena, Eddie la tocó y el equipo acabó llorando. El nivel artístico de Eddie deja boquiabiertos a todos”.
   Al final, Maggie deberá encontrar la forma de reparar su relación con Grace y con David, dos artistas en los que cree profundamente. Todos buscan la forma de reunirse a través de la música para empezar nuevos capítulos de sus vidas.
   Flora Greeson espera que su primer guion sea una película que ayude a cualquiera que tenga un sueño a seguirlo y mejorar su vida. “A todas las jóvenes que desean producir música, que quieren cantar, escribir, ser abogadas, lo que sea, les animaría a intentarlo. Incluso si no se ven reflejadas en esas profesiones”, dice. “Si alguien quiere algo que parece una locura, hay que atreverse a dar el salto. Que se sienta y escriba. Que se sienta y toque el piano”.
   “Muchas películas hablan de mujeres que intentan caber en la casilla que se les ha preparado y que se paralizan ante el fracaso”, añade. “Pero cuando una ve que es falso, todo se abre. Hay que ir a por todas”.
   “Espero que esta historia inspire a las mujeres a esforzarse y a seguir sus sueños”, comenta la directora, “incluso si el mundo dice que no son áreas para las mujeres. Esforzaos, trabajad y ¡no os rindáis! Me encanta la idea de que Maggie quiera producir discos y espero que inspiremos a toda una generación de productoras, porque ahora mismo apenas hay. Es importante que se sueñe con lo que ocurre detrás de bambalinas. Ya sé que lo habitual es soñar con estar debajo de los focos, delante de todos los fans, pero me gustaría que también se soñara con formar parte del proceso creativo”.
   “Espero que la industria del disco se dé cuenta de que las mujeres de más de cuarenta años tienen cosas muy interesantes que contar y merecen contarlas en un álbum”, sigue diciendo la cineasta. “Flora, Ali y yo hemos hecho esta película con muchas otras mujeres a las que se les dijo que no hicieran lo que hacen ahora. Nos vemos, confiamos las unas en las otras y hemos hecho una película juntas de la que nos enorgullecemos”.
   La película cuenta una historia gratificante llena de alegría con una vibrante banda sonora plagada de excelentes canciones originales que el público no podrá dejar de canturrear horas después de haber dejado el cine. “PERSONAL ASSISTANT es una película con comedia, romance y música”, resume Alexandra Loewy. “Es una película que lleva al público por un recorrido lleno de sonrisas. Creemos que tiene algo para todos”.

logo radio directo


Videoclip musical
CONOCES A TOMÁS?

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... PESADILLA EN ELM STREET