Fichas de peliculas
  • Registro
TOP GUN: MAVERICK
INFORMACIÓN
Titulo original: Top Gun: Maverick
Año Producción: 2022
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 130 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Acción
Director: Joseph Kosinski
Guión: Ehren Kruger, Eric Warren Singer, Christopher McQuarrie. Basados en los personajes creados por Jim Cash y Jack Epps jr..
Fotografía: Claudio Miranda
Música: Harold Faltermeyer, Hans Zimmer
FECHAS DE ESTRENO
España: 26 Mayo 2022
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Paramount Pictures

SINOPSIS

Después de más de treinta años de servicio como uno de los mejores aviadores de la Armada, Peter "Maverick" Mitchell se encuentra dónde siempre quiso estar, empujando los límites como un valiente piloto de prueba y esquivando el avance en su rango que lo emplazaría en tierra. Cuando se encuentra entrenando a un grupo de graduados de Top Gun para una misión especializada, Maverick se encuentra con el hijo de su difunto amigo y con el Teniente Nick Bradshaw, conocido como "Goose"...

INTÉRPRETES

TOM CRUISE, JENNIFER CONNELLY, JON HAMM, GLEN POWELL, VAL KILMER, MILES TELLER, ED HARRIS, MONICA BARBARO, JAY ELLIS, LEWIS PULLMAN, BASHIR SALAHUDDIN, DANNY RAMIREZ, CHARLES PARNELL, JOSEPH ARO

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono bsoVIDEO CLIP MUSICAL

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono featurettesFEATURETTE'S

icono featurettesB-ROLL DEL RODAJE

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

icono criticasSECUELAS:   

    Top Gun (Ídolos del aire) (1986)

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES


Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

SOBRE LA PRODUCCIÓN...
    Hay una frase en Top Gun: Maverick que resume su producción quizás mejor que cualquier otra. Se dice, convenientemente, en una escena entre dos de los héroes que ya participaron en la anterior. El personaje del título de Tom Cruise, Maverick, y su viejo rival convertido en escolta Iceman, interpretado una vez más por Val Kilmer hablan de su pasión por ser pilotos, recordando lo que sus carreras significan para ellos. “No es lo que soy”, le dice Maverick a Iceman. “Es quién soy”.
  El viernes 7 de septiembre de 2018, Tom Cruise volvió a Miramar, la base militar donde 33 años antes, en la primavera de 1985, se rodó la mayor parte de Top Gun. Iba a someterse a un completo programa ASTC (Aviation Survival Training Curriculum), con el fin de capacitarse para las extensas secuencias de vuelo en los F/A-18 de la Armada de Estados Unidos que él mismo había insistido en que eran esenciales para la realización de su esperada secuela, Top Gun: Maverick.
  Mientras se embarcaba en un programa de entrenamiento como ningún otro en la historia del cine, era imposible no percibir los paralelismos entre Maverick y la persona que lo interpreta; dos hombres que ponen a prueba constantemente tanto sus límites personales como los de su profesión. Dos hombres que no titubean si hay que romper alguna regla por el camino, si eso significa llevar su oficio más allá de lo que nadie ha hecho antes, explorando sus posibilidades, ampliando sus límites.
  “Había pensado en una secuela de Top Gun durante todos estos años”, dice Cruise sobre el hecho de que haya esperado hasta ahora para regresar, como actor y productor, al que quizá sea su papel más icónico. “El público lleva décadas pidiendo una secuela. Décadas. Y lo que le dije al estudio desde el principio fue: 'Si queréis que alguna vez me piense en serio esto, tendremos que rodar todo con escenas reales. Yo subido al F/A-18, punto. Así que habrá que ir desarrollando equipos de cámaras. Habrá que usar túneles de viento e ingeniería. Me va a costar mucho, mucho tiempo idearlo todo'. Y quiero trabajar con Jerry [Bruckheimer]. No haría esta película sin él ni en un millón de años. Durante años, la gente decía: '¿No puedes rodar [la película] con imágenes generadas por ordenador? Y mi respuesta siempre era: 'No'. Esa no es la experiencia que quiero.' Decía, '“Tengo que encontrar la historia adecuada. Y vamos a necesitar el equipo adecuado. Esta película es como tratar de acertar en una bala con otra bala. Yo no me lo tomo a broma.”
  Ese factor Bruckheimer es esencial para entender lo que esta película significa para las personas que la han hecho, y lo que significará también para el público que pronto la experimentará. Cruise describe a Bruckheimer con sencillez: “Es un productor legendario. Uno de los grandes productores de Hollywood”. Y Cruise sabe de lo que habla. Fue en el Top Gun original donde Bruckheimer y su difunto socio, el también legendario productor Don Simpson, tomaron bajo su ala, nunca mejor dicho, a un joven actor, 21 años en aquel momento, que quería aprenderlo todo sobre las películas.
  “Cuando empezamos a trabajar en esta [nueva] película, un día, mientras comentábamos opciones para el guión, dirigí la mirada hacia Jerry y me sentí como un niño otra vez, como si estuviera de vuelta en 1985, trabajando con él. [En aquella época], quería aprender todo lo que hacía un productor”, recuerda Cruise. “Y Don y Jerry, en el momento en que les pedí que me dejasen participar en algo, estar en esas reuniones, fueron muy generosos conmigo. Y como todos sabemos, no todo el mundo es así. Top Gun fue la siguiente fase para mí [en mi carrera]. Porque yo, como Jerry, siempre he querido hacer grandes historias y entretener al público del mundo entero. Ese era mi objetivo.”
  En la película original, aunque a Cruise le filmaron en la cabina de un F-14 Tomcat, sus compañeros de reparto no tuvieron tanto éxito con sus esfuerzos. “Teníamos a otros actores allí arriba, volando”, dice Bruckheimer. “Pero su material, desgraciadamente, no era utilizable porque no tenían suficiente formación práctica y experiencia. Cuando los pusimos en el aire, ninguno pudo hacerlo. Tom era el único del que teníamos imágenes de vuelo utilizables. Teníamos toneladas de imágenes de los otros actores en el aire con los ojos en blanco. Esta vez, gracias a Tom, todos los actores de Top Gun: Maverick se acostumbraron a los fundamentos y a la mecánica del vuelo y a las fuerzas G, gracias a todo el entrenamiento que hicieron con meses de antelación. A diferencia de la primera película, nuestros actores están realmente en las cabinas de los F/A-18 en vuelo, actuando y diciendo sus frases de diálogo”.
  Este cambio radical no solo influye en que las escenas de vuelo tengan mayor autenticidad. Más bien, forma parte del refuerzo de una serie de factores que hicieron que el Top Gun original resonara con tanta fuerza. “En esta película queríamos que el grupo de los pilotos que rodean a Maverick estuviera más desarrollado y tuviera un mayor sentido “, dice el guionista y productor Christopher McQuarrie, ganador del Oscar® por Sospechosos habituales, que ha colaborado con Cruise desde que escribió Valkiria en 2008, momento desde el que ha escrito los guiones y ha dirigido a Tom en un Jack Reacher y dos películas Misión: Imposible, con otras dos en preparación.
  “Una de las cosas que le dije a Tom al principio de todo esto fue que el Top Gun original no era sólo sobre Maverick. No se trataba sólo de Maverick y Goose. Se trataba de una cultura”, observa McQuarrie. “Se trataba de la cultura de estos pilotos y de la competencia que tenían entre ellos, y queríamos incorporar esos elementos a la película actual. Como resultado, todos los pilotos de esta película están perfilados con más detalle. Es un banquillo más amplio, con unos personajes más detallados. Todo ese tapiz de pilotos ayuda a comprender quién es el Maverick actual. Obviamente, esta película tiene lugar más de 30 años después. Y no queríamos tener que detener la película para reflexionar sobre lo que habían sido esos 30 años. Queríamos que el público sintiera cómo se iba desplegando esa historia a medida que veía la película”.
  El director de Top Gun: Maverick, Joseph Kosinski (Tron: Legacy, Oblivion, Héroes en el infierno), aún recuerda vívidamente la primera vez que vio el original de Top Gun, en el Teatro Orpheum de Marshalltown, Iowa. Acababa de cumplir 12 años y salió del cine pensando que Maverick era uno de los mejores personajes que había visto en la gran pantalla. Se sintió tan inspirado por toda la maquinaria de última generación expuesta que más tarde estudiaría ingeniería aeroespacial y mecánica en Stanford, antes de cambiar de rumbo y pasarse al mundo del cine.
  La primera secuencia que Kosinski rodó en Top Gun: Maverick resultó ser la combinación definitiva de sus dos pasiones. Era un plano de seguimiento de alta velocidad de Tom Cruise en una motocicleta Kawasaki, vestido con la chaqueta de cuero de Maverick y gafas de sol de Aviador, haciendo una carrera con un F/A-18 por una pista de aterrizaje, todo ello enmarcado en una de las puestas de sol clásicas de Tony Scott. “Top Gun, en cierta manera, es una fantasía”, dice Kosinski hablando sobre la admirada obra original de Scott. “El sol siempre se está poniendo, siempre hay alguien en la playa jugando a voleibol y en la máquina de discos siempre suena un clásico. La primera película es preciosa. Tony estaba haciendo una superproducción palomitera, pero la rodó como si fuera una película de arte y ensayo. La iluminación, los filtros de degradado, el encuadre. Estilísticamente, hay momentos de esta película que son un homenaje a la película de Tony. Hubo días, como en esa escena de Tom en la pista, con la moto y el caza de reacción, que tenías que pellizcarte para darte cuenta de que no era una imaginación”.
  Como tantas otras cosas buenas, la participación de Kosinski en la producción comenzó en París. “Volé hasta allí, donde Tom estaba rodando Misión: Imposible – Fallout,” recuerda Kosinski sobre el momento en que se involucró en la secuela, tres décadas después de enamorarse de este mundo. “Hablé con Tom durante 20 minutos para exponerle mi punto de vista, y sabía que habría dos requisitos: Uno, la historia tenía que ser profundamente emotiva. Dos, la película se tenía que rodar con escenas reales. El tema que todo el mundo recuerda de la primera película, y que realmente se mantiene en esta, es el de no abandonar nunca a tu compañero de vuelo. Esa noción de compañero de vuelo -hermandad, amistad, lealtad- tenía que estar en el centro de nuestra historia. Al mismo tiempo, teníamos que contar una historia nueva. Es una continuación de la historia de Maverick, pero la hemos traído al presente. Se le convoca para que vuelva a TOPGUN porque hay una misión específica que requiere las habilidades de un piloto muy especial. Un tipo de misión que rara vez se realiza y que implica un vuelo a muy baja altura. Es muy arriesgada y requiere un elevado nivel de habilidad. Maverick es el único piloto en activo que ha volado en una misión como ésta. Así que la Armada lo lleva de vuelta a TOPGUN no para que pilote en la misión, sino para enseñar a un grupo de jóvenes aviadores navales cómo llevarla a cabo”.
  En el centro de esta nueva historia está el conflicto entre Maverick y uno de esos jóvenes pilotos de TOPGUN, el teniente Bradley “Rooster” Bradshaw (interpretado por Miles Teller). La historia de Maverick y Rooster tiene raíces profundas: Rooster es el hijo del mejor amigo de Maverick, el difunto oficial de intercepción y radares (RIO) teniente Nick “Goose” Bradshaw, que murió en un accidente de entrenamiento que obligó a los dos pilotos a eyectarse de su F-14 Tomcat, en una escena de la película original que traumatizó a una generación hasta el punto de que a Cruise todavía se lo mencionan.
  Cuando volvemos a encontrarnos con Maverick, está trabajando como piloto de pruebas, llevando al límite nuevas máquinas voladoras increíblemente potentes, y en ocasiones temperamentales, para la Armada. “Era muy importante para nosotros que Maverick siguiera en la Armada. La Armada es realmente lo único que ha conocido. La Armada es su familia”, dice McQuarrie. “Al mismo tiempo, Maverick lleva más de 30 años en la Armada. El hecho de que sea piloto de pruebas da respuesta a la pregunta de cómo alguien puede permanecer tanto tiempo en la Armada y seguir en el destino que tiene Maverick. Porque lo que más le importa a Maverick es poder encontrar siempre la manera de seguir volando. No está ahí sólo porque sea un gran piloto, sino por una cierta dosis de astucia e ingenio. Porque el sistema está buscando constantemente la forma de obligar a Maverick a colgar la chapa. Y Maverick siempre encuentra la manera de evitarlo.”
  Mientras tanto, en tierra, Maverick vuelve a entrar en la vida de Penny Benjamin, un personaje al que ahora da vida la oscarizada Jennifer Connelly, y cuyo nombre los fans recordarán que se mencionaba en la película original. Madre soltera y propietaria del club de aviadores The Hard Deck, Penny es “brillante, independiente y feliz”, dice Connelly, que vuelve a colaborar con Kosinski después de haber trabajado con él -al igual que Teller- en Héroes en el infierno. “Es una regatista de élite, le encanta competir y ama el mar, pero ha echado el ancla en esta comunidad y en su familia. Penny y Maverick tuvieron un breve romance cuando eran jóvenes y han reavivado la relación en algunas ocasiones a lo largo de los años. Aunque las cosas siempre terminan de forma bastante amistosa, ya han tenido suficientes rupturas y ella está decidida a no volver a involucrarse. Pero tenemos la sensación de que, por primera vez, pueden haber reaparecido en la vida del otro en el momento adecuado”, dice Connelly. Como señala Bruckheimer, hablando sobre esa relación: “Las escenas de Jennifer con Tom simplemente desbordan ingenio y tensión, mientras vemos cómo estas dos personas tan independientes se reúnen y se conocen de nuevo”.
  Para Kosinski, “la Top Gun original es un drama empaquetado en el envoltorio de una película de acción, y yo quería continuar con esa idea. Lo más importante para mí era la columna vertebral emocional que daba soporte a esta película; la historia de Maverick reconectando con el hijo de su compañero de vuelo, Goose, la oportunidad de ver cómo esa relación, que se había roto a lo largo del tiempo, se une. Pero también se trataba de dónde encontramos a Maverick 35 años después. Me provocaba una gran curiosidad la idea de que estuviera en los límites exteriores de la Armada, en el recóndito mundo de la aviación experimental, probando aeronaves que la gente ni siquiera sabe que existen. Me gustó la idea de encontrar a Maverick apartado, casi un forastero, y que volvieran a convocarle a TOPGUN y tuviera que enfrentarse y reencontrarse con personajes de la película original. Me pareció la manera perfecta de volver a este entorno”.
  Maverick, por supuesto, había pisado más de un callo durante su estancia en la Armada. “El futuro ya está aquí. Y usted no forma parte de él”, le dice el Contraalmirante Chester “Hammer” Cain (Ed Harris), en términos inequívocos. Pero Maverick también tiene amigos en las altas esferas. Nada menos que Iceman, que ahora es un Almirante de 4 estrellas, y es perfectamente consciente de que Maverick es el único piloto con la experiencia y la audacia necesarias para entrenar a este destacamento especial a fin de que pueda completar esta misión crucial.
  “En la primera Top Gun, removí Roma con Santiago para que Val interpretara a Iceman”, recuerda Cruise. “Pero al principio Val no quería hacerlo, porque ya estaba protagonizando sus propias películas. No obstante, era el actor perfecto para el personaje. Así que Tony tuvo que perseguirle. De hecho, recuerdo que yo llamé a mi agente de entonces, me parece que también representaba a Val. Dije: 'Mira, ¿qué tengo que hacer para que Val participe en esta película?'“.
  La reticencia de Kilmer fue directa: “Sólo había interpretado papeles principales, incluso en el teatro y en las dos películas que había hecho”, dice. “Pero Tony estaba muy entusiasmado y también lo estaban Simpson y Bruckheimer, que no pudieron ser más amables. Tony, Don y Jerry eran exactamente tal y como se decía que eran, divertidos y llenos de vida, ¡pura alegría!”. Y Cruise siempre recordará el momento en que Kilmer finalmente dijo que sí. “Cuando Val finalmente se comprometió, recuerdo que los cuatro que estábamos en la oficina -yo, Jerry, Don y Tony- nos pusimos como locos de alegría, chocando los cinco y celebrándolo. “En la película de ahora, yo quería que Val estuviera y él quería estar. Hay videos de Val en Internet diciendo: “¡Estoy listo para Top Gun! Yo quería que esta película fuera una progresión de su relación. Y trabajar con él de nuevo fue muy especial. Val y yo, interpretando escenas de nuevo. El mero hecho de sentarme con él fue muy emotivo”.
  Y divertido. “Nos reímos como niños después de la mayoría de las tomas”, añade Kilmer. “Hacía muchos años que no nos veíamos y fue increíble lo rápido que volvimos a conectar. Además, quizás la euforia de que nuestros personajes sean ahora amigos, nos llenó de energía. Tom consigue eso con la gente que le rodea”.
  La relación de Maverick con Iceman es fundamental para Top Gun: Maverick, pero también lo son sus relaciones con los demás personajes clave de su órbita. “Las relaciones entre Maverick y Iceman, Maverick y Hondo, Maverick y Cyclone y Warlock y, por supuesto, Penny, todas esas relaciones están incorporadas a la historia para que ser pueda apreciar la vida que este personaje ha tenido desde la última vez que lo vimos”, señala McQuarrie.
  Si se le pregunta a Bruckheimer si se podría hacer una película de Top Gun sin Tom Cruise, su respuesta es definitiva. “No, no podrías. Tom es Maverick y Maverick es Top Gun. Maverick tiene una historia tras de sí, y Tom Cruise tiene una historia tras de sí”. Pero, según el hombre que lo interpreta, hay otro ingrediente esencial. “Una película de Top Gun no es una película de Top Gun sin Jerry Bruckheimer”, dice Cruise. “Y llegar a producir una película con Jerry, a estas alturas... Una película de Top Gun. Es especial. Se puede sentir la inspiración de Tony Scott en esta película. No estamos imitando una película de Tony Scott, esto no es un álbum de versiones de Top Gun, pero el universo en el que se desenvuelve es el mismo”.
  Hablando de álbumes, Top Gun: Maverick también se guarda un par de ases bajo la manga, musicalmente hablando. “La banda sonora de la primera película fue icónica”, dice Cruise. “A la hora de abordar el sonido de la película actual, trabajamos con Hans [Zimmer]. Y Harold Faltermeyer también participó. Sabíamos las piezas que necesitábamos. Teníamos las piezas que necesitábamos. Pero encontrar la música... Hubo un momento mágico en el que Joe, Jerry, McQ [apodo de Cruise para McQuarrie], nuestro editor Eddie [Hamilton]... estábamos, todos, trabajando en Inglaterra. Y Hans dijo: “Venid a mi sala de música”. Entramos y nos dijo: 'Tenemos música, de Lady Gaga'. Y tocó su canción. Fue un momento mágico.”
  Interesados en capturar no sólo el romance entre Maverick y Penny, sino también el romance de volar, todos los cineastas habían querido que Lady Gaga aportara su alma a la banda sonora y quedaron encantados con los resultados. Escrita específicamente para la película por ella y BloodPop, “Hold My Hand” suena en su totalidad en las escenas finales de la película, pero sus ritmos están entretejidos a lo largo de toda la banda sonora. “Gaga es simplemente un genio. Qué poderío”, dice Cruise. “He tenido la suerte de haberla visto actuar en directo. En ese momento supimos que nuestra película iba a terminar así. Sirvió de inspiración para la edición final. Fue la fuente de inspiración del tono que logramos dar al conjunto en aquel momento. Estaba en perfecta sincronía con lo que nos hacía falta. En ocasiones, escuchas una canción en una película por primera vez y te das cuenta inmediatamente: '¡Eso es! Esta fue una de esas ocasiones”.
  Como todas las películas, Top Gun Maverick es el producto de todos sus elementos y de todas las personas que participan en ella. “Y realmente tenemos lo mejor de lo mejor, en ambas dimensiones”, dice Bruckheimer. “La historia, el tono, el sentimiento y el aspecto son totalmente convincentes y son la continuación perfecta de lo que empezamos en la primera película. Pero el público también va a poder percibir lo que es realmente estar en la cabina de uno de estos aviones, de una manera que ninguna película ha sido capaz de trasmitir, ni siquiera la Top Gun original. Vamos a hacer que el público esté en el avión con Maverick”.
  El productor David Ellison describe: “Top Gun es la película que encendió mi pasión de toda la vida por la aviación y, como le pasó a tanta gente, tuvo un impacto visceral y profundo en mi vida. La película es una auténtica carta de amor a la aviación. Formar parte de Top Gun: Maverick me permite celebrar dos cosas que realmente disfruto, mi pasión de toda la vida por la aviación y trabajar para hacer películas a gran escala que espero que tengan una influencia duradera e impactante en el público”.
  Cruise dice que pilotar un avión es algo “majestuoso y bello”. “Es aprovechar la naturaleza y desafiarla al mismo tiempo”, afirma. “Y volver a interpretar a Maverick, en una etapa diferente de su vida, ha sido una experiencia increíble para mí. Maverick sigue siendo Maverick. Todavía quiere volar a Mach 2 dejando una estela de fuego. Pero se puede apreciar la transición que experimenta Maverick. La presión de haber perdido a su mejor amigo, la responsabilidad que siente por ello y cómo lo ha afrontado, y cómo ese incidente ha cambiado su vida, y la de Rooster, para siempre. Maverick quiere a Rooster como a un hijo. Esta película trata de la familia, de la amistad y del sacrificio. Trata de la redención y del coste que tienen los errores”.
  Y esa emoción ha desbordado los límites de la pantalla, ha llegado al otro lado de las cámaras, en un viaje que ha llevado a los creadores de Top Gun: Maverick a hacer un viaje al pasado y a dar un salto al futuro, a las nuevas fronteras de la cinematografía. “Lo que hemos conseguido con las secuencias aéreas es realmente algo que la gente nunca habrá visto antes”, dice Cruise. “Hemos entrenado a los actores para que sean capaces de volar y actuar en F/A-18 reales. Y, para ello, tomamos a los mejores pilotos de caza del mundo [de la Armada de Estados Unidos] y les enseñamos a hacer cine: el piloto y el actor tenían que trabajar en equipo. Hasta ese extremo llega la sofisticación de las secuencias aéreas. Nadie ha hecho esto, nunca”.
  Sin embargo, no es sólo orgullo lo que siente Cruise. Top Gun Maverick no es sólo una película, es un destino. Culminación de todo lo que ha aprendido Cruise en sus 40 años en la profesión (el largometraje en el que debutó, Endless Love, se estrenó el 17 de julio de 1981), es una historia para la que lleva toda la vida preparándose. Es una carta de amor a la aviación, sin duda. Pero también una carta de amor al cine.
  “Tom es un piloto con mucha experiencia. Eso es algo que aprendí, a las malas, en [otra] película que hicimos juntos”, dice McQuarrie, que durante el rodaje de Misión: Imposible - Fallout tuvo que ver en un monitor cómo su protagonista ponía un helicóptero en un giro controlado en un barranco en Nueva Zelanda y luego saltaba de un avión que se desplazaba a 350 kilómetros por hora, a 25.000 pies de altura sobre Abu Dhabi. “La aviación ha formado parte de todas las películas en las que he trabajado con Tom, ya sea en la pantalla o detrás de la cámara. Siempre ha sentido un gran amor por la aviación, que es una de sus pasiones. De hecho, uno de mis primeros encuentros con Tom fue en su hangar, donde estaba su hermoso P-51 Mustang [que vemos en Top Gun: Maverick]. Cómo captar ese amor fue un enorme desafío para nosotros, cómo encontrar la forma de expresar la pasión de Maverick por la aviación de una manera visual, en lugar de que él declarase de palabra lo mucho que la amaba”.
  McQuarrie se detiene un minuto. “No creo que hasta la fecha haya trabajado en una película que me haga sentir más orgulloso que esta”, afirma. “Me muero de ganas de que el público pueda verla. Ya no se hacen películas así. Es épica en su escala, es épica en su extensión, es épica en su profundidad emocional, tanto si has visto la película original como si no. Es una película muy moderna, pero está impregnada de la mejor narrativa clásica”.
  “Son todas las emociones”, dice Cruise sobre los sentimientos que experimentó al hacerla. “Top Gun: Maverick, para mí, es una de las películas que formarán parte de mi legado. De nuestro legado, el mío y el de Jerry. Hacer esta película ha sido una experiencia muy emotiva. Cuando me preguntan por esa frase, 'No es lo que soy'. Es quién soy'... Siempre ha sido así, en lo que se refiere a mi trabajo y mi vida y mi pasión. Y haber empezado esto con Tony... Y que ahora lo hayamos terminado... Y, también, simplemente la responsabilidad por el público, que siempre siento. Es que... son 36 años... han pasado 36 años desde entonces. Sabía que teníamos la historia. Sabía que lo teníamos en la palma de la mano. Pero... ¿la emoción que se siente al rodarla? Tío, hacer esta película ha sido todo lo que puedas imaginar”.

EL ESPÍRITU DE GOOSE...
  El Maverick que conocemos en Top Gun: Maverick sigue siendo, indiscutiblemente, el hombre que recordamos de la película original, pero también ha tenido una gran progresión desde el momento en el que lo dejamos la última vez. “Al final de la primera película, el Iceman de Val le dice a Maverick: 'Puedes ser mi compañero de vuelo cuando quieras'“, dice Cruise. “McQ y yo hemos insistido constantemente en que para esta película, 'Tiene que seguir siendo Maverick'. Pero tiene que haber aprendido algo de la primera película. Al final de la primera película, se ha convertido en alguien que se preocupa por los demás, que es más consciente de los demás. De ser compañero de vuelo de otro.’ Pero a veces, incluso al principio de esta película, sigue siendo “el gallito del corral...” ¡Ese es él! Así es Maverick”, ríe Cruise. “No puede evitarlo. En esta película, sigue siendo quien es, pero ha vivido una vida. Maverick está solo al principio de esta película. Y está solo por las cosas que pasaron en la primera Top Gun”.

  Lo que ocurrió en esa primera película, por supuesto, fue el accidente de entrenamiento en el que murió uno de los personajes más adorados de la historia del cine, el padre del niño al que ahora nos encontramos hecho todo un hombre. “Y tengo que decir”, dice Cruise de la actuación de Teller como Rooster, “que ese hombre ha estado a la altura. Sabía cómo tenía que interpretar ese personaje. Miles llegó al plató y tenía el bigote, la camisa hawaiana, el pelo... Yo no dejaba de decirle: 'Eres el hijo de Goose'. Eres el hijo de Anthony [Edwards] y Meg [Ryan]'. Y lo clavó. Es un actor Brillantísimo. Y, perdonad que os diga, pero lograr ese tono, en la relación entre Maverick y Rooster, es un trabajo de precisión. Tenía que estar firmemente asentado, en el plano emocional. Si le ves actuar, estás viendo al hijo de Goose.”
  La muerte de su padre también ha influido en la carrera de Rooster, los ecos del original reverberan en la historia de Top Gun: Maverick. “Lo que hace a Rooster diferente de los otros pilotos es que es un poco más conservador en su forma de volar, lo que es comprensible dado que su padre murió en un accidente en un F-14”, dice Kosinski. “Pero esa pequeña precaución puede ser una debilidad en el combate. A veces hay que ser más agresivo para sobrevivir. Esa es una de las cosas que Maverick está tratando de hacerle entender”.
  No puede decirse que sea un proceso fácil, precisamente, dada la relación que existe entre los personajes. “Maverick no deja de decirle a Rooster que tiene que confiar en sus instintos”, dice Teller. “Olvídate del manual de instrucciones, confía en tus instintos, cree en ti mismo. En realidad estos pilotos luchan contra ellos mismos, contra su propio tipo de inhibiciones. Son ellos contra sus habilidades, yendo más allá de lo que creen que son capaces y poniendo a prueba sus propios límites. Rooster está marcado por la muerte de su padre. Ahora va a descubrir quién es realmente”. Teller se tomó el papel tan en serio que incluso recibió clases de piano durante siete semanas antes del rodaje, para poder tocar de verdad en la escena de Top Gun: Maverick en la que Rooster, imitando a su padre en el original, canta ‘Great Balls Of Fire’ en el bar.
  “La relación de Maverick con Rooster, obviamente, es muy complicada”, dice McQuarrie. “Bradley Bradshaw era sólo un niño en el Top Gun original y probablemente no era tan consciente de los acontecimientos que ocurrían a su alrededor. Y aquí le tenemos, convertido en un hombre hecho y derecho, que claramente tiene una relación no resuelta con su padre y una relación no resuelta con Maverick, y vemos cómo esa relación ha complicado sus propias ambiciones”.
  Más que nadie, Cruise es perfectamente consciente de lo que el personaje de Goose sigue significando para la gente, de cómo sigue doliendo su muerte en Top Gun. “Si te paras a pensarlo, nosotros matamos a Goose”, dice Cruise. “¿Puedes imaginártelo? Hoy en día, no podrías salir a la calle si matases a Goose. Habría debates hasta el amanecer sobre la muerte de Goose. Se harían proyecciones de prueba y los investigadores de mercado nos dirían: “¡Todos detestan que se muera Goose! ¡Es un personaje adorable! No quedaría más remedio que eliminarlo del montaje final.” Pero, al igual que Cruise sabía entonces que el destino de Goose era definitivo - “Goose siempre moría en el guión, siempre”-, también se dio cuenta de que Rooster era la vía de acceso para retomar la historia y encontrar un fundamento para la secuela.
  “La presencia de Goose se deja notar en casi todos los fotogramas de esta [nueva] película”, observa McQuarrie. “Es un personaje de la primera película, adorado por todo el mundo, en particular por Maverick. Y fue un verdadero reto porque no queríamos sacar al público de la película y pedirle que recordara otra película. Así que tuvimos que reintroducir a Goose como personaje. Tuvimos que introducirlo como un espíritu en la historia. Y eso se nota con claridad, incluso hasta en la frase: “Háblame, Goose”.
  El grado de atención al detalle al que se llega en Top Gun: Maverick, el ajuste fino entre la novedad y la nostalgia es tal, que esa frase estuvo a punto de quedarse en la sala de montaje. Hasta que, “durante una proyección para ver la película original, nos llamó mucho la atención”, recuerda McQuarrie, “que la primera frase de Maverick en el Top Gun original es: 'Háblame, Goose'“. La frase permaneció en el montaje final, y el resultado es la sensación de que, a través de Top Gun: Maverick, Goose sigue vivo. “A lo largo de la película”, dice McQuarrie, “tienes la sensación de que Goose vela por Maverick y por Rooster, con la esperanza de que estos dos personajes encuentren la reconciliación”. Porque en muchos sentidos, son dos personas sin familia. Y esta película trata realmente de cómo llegan a tenerla”.
  Corría el año 1984 cuando Tom Cruise conoció a Anthony Edwards, que acabaría interpretando a Goose a la perfección. Por aquel entonces, la moda del paintball acababa de llegar a Los Ángeles, hasta el punto de que, durante un tiempo, se convirtió en el pasatiempo preferido de los actores de cierta edad. “Fui a uno de aquellos combates de paintball”, recuerda Cruise. “Y allí estaba Anthony. Y era tan atractivo, carismático, divertido y agradable. Esa noche, llamé a Jerry. Recuerdo que era un domingo. Y dije, 'Tenemos que fichar a Anthony Edwards. Anthony Edwards tiene que interpretar a Goose'. Era tarde, y Jerry dijo: 'Vale, si tú lo dices...' Y yo le contesté: 'No, no, no lo entiendes. Tiene que interpretar a Goose. Ese tipo es Goose.
  La selección de Edwards para el papel de Goose es crucial para entender cómo Tom Cruise aborda su trabajo en cualquier película. Por un lado, como demuestra la historia del paintball, cuando Cruise trabaja en una película, no deja de pensar en la película ni un solo minuto. En segundo lugar, como ilustra la siguiente historia, para Cruise la película es lo más importante. Es lo único que importa. Considera que su trabajo, y el de todos los demás, está al servicio de esa película.
  Y así fue como el día en que Cruise y Anthony Edwards recorrían el portaaviones, preparándose para rodar la escena que contiene una de las frases más recordadas y repetidas de la historia del cine, Cruise decidió que había que hacer algo diferente.
  “Siento la necesidad. La necesidad de la velocidad.’ En realidad, esa frase era de mi personaje”, dice Cruise. “Pero Anthony es simplemente maravilloso. Así que, cuando nos estábamos preparando, le dije: 'Tenemos que repartirnos la frase'. ¿Qué prefieres? ¿Quieres decir “Siento la necesidad” y yo digo la otra parte? ¿Cómo quieres que pasemos del uno al otro?” Y empezamos a hacer un montón de tomas diferentes. Así surgió el choque de palmas que hacemos [para acompañar la frase], fue cosa de los dos”.
  Si a estas alturas te preguntas si eso ocurre a menudo en las películas, que los actores se cedan alegremente sus frases unos a otros, la respuesta es que no. Especialmente con frases tan buenas como esa. “Pero lo que está en juego es la película”, explica Cruise. “Eso es lo único que tiene que importar. En una película, quiero todos los diamantes estén perfectamente pulidos. Esas son las películas que me gusta ver. Cuando voy a ver una película, me encanta involucrarme en la trama, el ambiente y los personajes. Así que me fijo constantemente en todos los aspectos de la narración. ¿Cómo podemos hacerlo? ¿Cómo podemos hacerlo mejor?”
  Es una filosofía que Cruise ha llevado consigo a lo largo de su carrera, y que influyó directamente en el proceso de casting para Rooster en Top Gun: Maverick. El papel, que finalmente obtuvo Teller, tuvo muchos candidatos entre los actores jóvenes de Hollywood, como Glen Powell, que ahora interpreta a Hangman.
  “Glen hizo una prueba para Rooster y resultó que no era el adecuado para el papel. Le ofrecí [el papel de] Hangman y lo rechazó. Era un enrome admirador de Top Gun y le desilusionó tanto [no conseguir el papel de Rooster], que dijo que no estaba interesado en el otro”, dice Cruise. “Así que le dije: 'Mira, estoy en una reunión de producción. Quiero que lo hablemos tú y yo, de persona a persona. No estoy aquí para tratar de convencerte de que hagas o no hagas algo. Lo entiendo. Es tu elección personal. Pero quiero que vengas a ver esto, que estés en la reunión de producción'. Estábamos haciendo una reunión de producción aérea y él se sentó en una esquina a mirar. Después de la reunión, le llevé aparte y me dijo: “No entiendo el personaje de Hangman”. Y yo dije: 'No está escrito'. El personaje no está escrito. El guión no está escrito.’ Él no paraba de decir: “El guión está ahí”. Le dije: 'Mira, lo que tenemos son palabras escritas en una página, que me permiten tener una estructura. A partir de esa estructura, puedo crear un presupuesto y saber cuántos días tengo y el margen disponible, el tono básico que estamos tratando de lograr. Pero es simplemente una idea. Y es una idea a la que estamos dando vueltas, y a la que seguiremos dando vueltas. Cuando seleccionas el actor, escribes el guión para ese actor. No haces que encaje a la fuerza en el personaje.’”
  Powell miró a Cruise, digiriendo esta información. “Le dije”, recuerda Cruise: “'¿Qué tipo de carrera quieres?' Y él dijo: 'Quiero la carrera que tienes tú'. Yo respondí “Bueno, vale. ¿Cómo crees que lo he hecho?' Y me respondió: 'Bueno, has elegido grandes personajes'. Y yo le dije: 'No, yo no he hecho eso'. Yo elegí las películas y creé los personajes en ellas. Lo que yo evaluaría es si quieres hacer la película o no. No quiero que la película salga a la luz y que no hayas explorado el proceso lo suficiente'. Decidas lo que decidas, en las películas que hagas y en las que no hagas, investiga lo que te interesa. Incluso antes de hacer una película, yo estudio todos los aspectos, desde la cinematografía, al director, o al productor. No fui a la escuela de cine. Pero sé de películas. Siempre he querido entender por qué funcionaban, y por qué no funcionaban, los elementos del proceso. Es una forma de arte en colaboración. Punto.”
  Para Cruise es importante transmitir lo que ha aprendido en sus años de trabajo. Podría decirse que es esencial, incluso. “Le dije a Glen: 'Tienes que entender quiénes son las personas que están involucradas y qué tipo de películas quieres hacer, y qué tipo de película es esta'. Y entonces decides si quieres formar parte de ella. Vamos a conseguirte un gran papel y estará hecho a tu medida. Así es como lo hacemos. Pero yo nunca he elegido un papel porque pensara: “Ese es un gran personaje”. He elegido un papel porque quería la película”.
  Para Powell, fue una conversación que nunca olvidará. “Top Gun es, literalmente, la razón por la que me convertí en actor”, dice. “Vi por primera vez Top Gun cuando tenía 10 años, con mi padre, en VHS. Creo que para la mayoría de los padres e hijos es una especie de ritual de transición. Es algo que los padres siempre recuerdan; “Yo estoy deseando enseñarle esta película a mi hijo”. Y eso es lo que pasó con mi padre. Después de ver la película, fue cuando le pedí que empezara a llevarme a clases de interpretación. Así que, cuando me enteré de que estaban haciendo una secuela, incluso hablé de ella como si ya estuviera en la película. Es la única película que me ha apasionado tanto. Y se hizo realidad, lo cual es genial, porque estuvo a punto de no realizarse. Y llegar a trabajar con Tom, construyendo este personaje de Hangman, bueno, es el tipo de oportunidad que nunca piensas que vas a tener...
  “¿Te acuerdas de esa película El último gran héroe, en la que el niño se mete literalmente en la película que siempre ha querido hacer?”. dice Powell. “Así me siento yo ahora.”

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

9 Diciembre solo en cines
MISIÓN H2O

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... LAS  CUATRO PLUMAS

Criticas del pasado...

TRAMPA MORTALUN TÍO IMPONENTE! LAS CUATRO PLUMAS
GOODBYE LOVER EL INFIERNOCELEBRITY