Fichas de peliculas
  • Registro
LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR
INFORMACIÓN
Titulo original: The Big Sick
Año Producción: 2017
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 119 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Comedia, Romance
Director: Michael Showalter
Guión: Emily V. Gordon, Kumail Nanjiani
Fotografía: Brian Burgoyne
Música: Michael Andrews
FECHAS DE ESTRENO
España: 3 Noviembre 2017
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Caramel Films

SINOPSIS

Kumail y Emily se conocen durante un espectáculo. Todo indicaba que su relación iba a quedarse ahí pero incomprensiblemente la relación comienza a avanzar a pesar de sus diferencias culturales, sobre todo por la parte de Kumail, cuya familia lleva muy a rajatabla todo lo concerniente a su religión...

INTÉRPRETES

KUMAIL NANJIANI, ZOE KAZAN, HOLLY HUNTER, RAY ROMANO, ADEEL AKHTAR, ANUPAM KHER, ZENOBIA SHROFF, KURT BRAUNOHLER, BO BURNHAM, AIDY BRYANT, SHENAZ TREASURY, VELLA LOVELL, LINDA EMOND, SHANA SOLOMON

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER

icono bsoBSO

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES



- Festival de San Sebastián 2017
- Festival de Locarno: Premio del público

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA



CÓMO SE CONCIBIÓ LA PELÍCULA...
  LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR surgió como una magnífica oportunidad para el actor y guionista Kumail Nanjiani, algo que ocurre una vez en la vida.
  En 2012, Judd Apatow estaba en el Festival anual South by Southwest para asistir al estreno de "Girls", la nueva serie de televisión de la casi desconocida guionista/directora/estrella Lena Dunham. Le pidieron que apareciera como invitado en "You Made It Weird" un podcast de conversación con monologuistas organizado por Pete Holmes. Apatow nunca había escuchado el programa, pero acababa de trabajar con otro de los invitados, Nanjiani, que tenía un pequeño papel en "Eternamente comprometidos", una comedia romántica producida por Apatow y que estaba a punto de estrenarse. Así que parecía una buena ocasión.
  El programa de 90 minutos terminó y Apatow y Nanjiani se dieron cuenta de que tenían intereses en común. Apatow llevaba mucho tiempo desarrollando proyectos con y para monologuistas, así que Nanjiani se tomó en serio que Apatow contactara a posteriori con su manager para acordar una reunión.
  “Estaba muy emocionado, de eso no hay duda", recuerda Nanjiani. “Y después estaba aterrorizado. Judd y yo habíamos congeniado maravillosamente bien en South by Southwest, pero estaba seguro de que acabaría estropeándolo”.
  De las cinco ideas que Nanjiani propuso a Apatow en esa reunión, una de ellas se basaba en la vida real: la extraña historia que nació el día que su mujer en la vida real, Emily Gordon, le interrumpió durante su espectáculo en Chicago y la loca aventura que les llevaría a casarse.
  Un mes después, Nanjiani volvió a reunirse con Apatow y el productor Barry Mendel, colaborador de Apatow en "Hazme reír", "La boda de mi mejor amiga", "Si fuera fácil" y "Y de repente, tú", y que también había sido nominado dos veces al Oscar® como productor ("El sexto sentido", Mejor película, 1999; “Munich”, Mejor Película, 2005) de influyentes películas que van de "Los Tenenbaums: Una familia de genios" y "Academia Rushmore" de Wes Anderson, a "Munich" de Steven Spielberg y "El sexto sentido" de M. Night Shyamalanth, para contarles su historia.
  Era 2006 y Nanjiani, nacido en Pakistán, vivía en Chicago, donde desarrollaba su carrera de monologuista, mientras que Gordon acababa de obtener un máster en orientación familiar y de parejas e iniciaba una carrera profesional como terapeuta. Aunque ninguno de los dos buscaba una relación seria, estaban tan a gusto juntos que no quisieron separarse. Sin embargo, la cosa iba a complicarse ya que Nanjiani provenía de una familia musulmana conservadora y sus padres querían para él un matrimonio tradicional paquistaní de conveniencia que ellos acordarían.
  Nanjiani y Gordon salieron durante unos meses, ignorando ese dilema. Mientras tanto, Kumail seguía prometiendo a sus padres que se casaría con la persona que ellos eligieran. No conocían todavía a Emily pero de repente cayó gravemente enferma en la primavera de 2007. Los médicos la sometieron a un coma inducido para salvarle la vida mientras intentaban averiguar lo que le pasaba.
  Esta experiencia fue una revelación para Nanjiani. “Antes de que Emily enfermara no había pensado en el matrimonio", dice. “Pero cuando vi a Emily en coma, me dije: 'Si sale de esta, me caso con ella'. Es ese tipo de cosas que sientes pero que no asumes de verdad debido a la locura que es un hospital. Pero la promesa estaba hecha".
  Compartió la crisis con los padres de Gordon, que vinieron desde Carolina del Norte donde vivían. A los 12 días, los médicos dieron con el diagnóstico y la despertaron del coma. Tres meses después, Nanjiani y Gordon se casaban.
  Para ilustrar su historia durante su reunión con Apatow y Mendel, Nanjiani trajo varios objetos que aún conservaba, como su identificación como visitante del hospital, que había llevado durante toda la enfermedad de Gordon.
  Apatow nunca había oído una historia como la de Nanjiani. “Me pareció increíble. Nunca había visto a nadie enamorarse de una persona en coma", cuenta Apatow. “No sólo era auténtico, también era muy sincero y se desarrollaba en el mundo de los monologuistas, que siempre me ha fascinado”.
  A Mendel también le impresionó la historia. “Estábamos alucinados", recuerda. “Salimos de la reunión y, aunque Kumail todavía no era una gran estrella, Judd y yo nos miramos y dijimos 'es una historia increíble, tenemos que hacerla’. La historia de Kumail era desgarradora, divertida, valiente y hermosa, que es lo que todos queremos que sean las películas y que rara vez lo son. Dije que seríamos unos idiotas si no la hacíamos y Judd opinó lo mismo”.
  Así que cuando Apatow y Mendel le instaron a escribir la historia, Nanjiani sabía que se enfrentaba al mayor reto de su vida. “Estaba emocionado pero también estaba petrificado", confiesa. “Todavía no me había recuperado del todo de la experiencia emocional que supuso la enfermedad de Emily. Pero habían pasado cinco años y parecía el momento perfecto. Llega un momento en el que todavía recuerdas todos esos sentimientos, los sientes, pero ya ha pasado el tiempo suficiente para analizarlos con perspectiva. Además, no quieres esperar a que los sentimientos desaparezcan”.
  Mientras tanto, como ha hecho desde sus años de monologuista, Nanjiani le pidió a Gordon que fuera leyendo lo que escribía. Gordon, que ha escrito y colaborado con The Huffington Post, The New York Times, GQ, Lenny y Rookie, le dio sus notas y aportó sus propios recuerdos sobre los acontecimientos. “Me estaba dando notas tan buenas", recuerda, "que le propuse que lo escribiéramos juntos”.
  Gordon estaba sorprendida a la vez que encantada. “La verdad es que no se me había ocurrido. Pero cuando lo dijo pensé que estaría bien, que podía ser una gran experiencia. Y lo fue”.
  Mendel recuerda: “Kumail nos había entregado un par de borradores completos. Era muy bueno describiendo sus propios sentimientos y esas situaciones tan graciosas que ocurren cuando menos te lo esperas. Pero todavía le faltaba cierta dimensionalidad. Después, Kumail se presentó con un borrador en el que esa misma dimensionalidad surgía por todas partes. Nos dimos cuenta por la portada que Emily estaba escribiendo con él, y la diferencia fue inmediata”.
  La pareja pasó tres años desarrollando el guión en estrecha colaboración con Apatow y Mendel, escribiendo decenas de versiones y dando forma al material. Como explica Gordon: "Había muchas formas de abordar la película porque la historia tiene diferentes ángulos: un monologuista intentando salir adelante; un chico de familia musulmana que vive en Estados Unidos; un hombre con una novia enferma. Así que había que acotar muchas cosas”.
  “Les presionamos muchísimo. Tanto, que a veces creímos que no resistirían", dijo Mendel, "pero lo hicieron. Nos presentaban un borrador y nos ilusionábamos creyendo que iba por el buen camino pero sólo se trataba de un montón de notas que habían sacado del borrador anterior. Y ese proceso duró dos años. Pero es algo bastante habitual. Muchas veces, mejorar un aspecto de un guión sólo elimina el obstáculo para ver hacia dónde tienes que ir”.
  La pareja se mantuvo en un territorio muy autobiográfico y centró la narración de LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR en Kumail, un pakistaní que intenta ser monologuista profesional en Chicago. Kumail es un experto en compartimentar y separa escrupulosamente sus dos vidas: una como cómico joven que vive en un apartamento espantoso y que liga a veces con alguna chica; y otro que es el adorado hijo de padres musulmanes tradicionales. Sus padres tratan de adaptarse a su carrera de cómico, en parte porque Kumail no les ha dado ninguna razón para creer que no va a emprender otra más seria y contraer un matrimonio tradicional paquistaní.
  Tal y como lo ve Nanjiani, Kumail aún no se ha enfrentado a la idea de que la persona a la que educaron en una cultura no es necesariamente la persona en la que se está convirtiendo en una cultura diferente. Nanjiani dice: "El mundo de los padres de Kumail es totalmente diferente del mundo de Emily y sus amigos monologuistas. Él es una persona totalmente diferente en cada uno de esos mundos diferentes, y esa no es una buena manera de vivir. Ese conflicto se convirtió en el núcleo de la película: alguien tratando de averiguar cómo ser él mismo”.
  Conocer a Emily en uno de sus espectáculos es el desencadenante de esa aventura. Está estudiando para ser terapeuta; le encanta, le gusta ocuparse de los demás y además sabe leer en su interior. Nanjiani describe a los dos protagonistas tal y como los conocemos la primera vez: La Emily de la película es inteligente, fuerte, muy divertida y honesta. El Kumail del principio de la película es un niño. Le aterroriza tomar decisiones, enfrentarse a la vida. Se mata a trabajar para no tener que ocuparse de los problemas de su vida”.
  La progresión de su relación refleja la de sus homólogos en la vida real, que comenzaron a salir sin buscar ningún compromiso. Gordon dice: "En la película, tenía sentido que comenzaran en pie de igualdad, ya que ninguno de ellos busca nada serio, pero lo cierto es que sucede. Me gusta muchísimo que en una película la gente tenga ciertas intenciones y sus sentimientos hagan aflorar lo mejor de ellos”.
  Los intentos iniciales de Emily de no salir con Kumail como novios, tienen su equivalente en la "regla de los dos días" de Kumail que limita cuánto tiempo pueden pasar juntos. “La regla de los dos días era algo real", afirma ella. “Pero me di cuenta que el comportamiento de Kumail no coincidía con sus palabras, en el buen sentido. Pensé: 'qué raro. Dice cosas que deberían haberme ahuyentado, pero su forma de tratarme no tiene nada que ver con eso.’”
  Nanjiani quería canalizar el espíritu de su propia familia al retratar el ambiente feliz y alegre que impera durante las visitas de Kumail a sus padres Azmat y Sharmeen, a su hermano mayor Naveed y a su cuñada Fátima. “La escena de la cena de la película es exactamente igual que las cenas con mi familia. Hay cinco conversaciones diferentes, las personas hablan entre sí y muy alto", dice Nanjiani. “Era importante que cada relación fuera concreta y única, de modo que no fuera una sola unidad familiar. Mi relación con mi padre es diferente a la que tengo con mi madre, a la de mi hermano, etc. Queríamos asegurarnos que la audiencia comprendiera esto desde la primera escena de la cena. Es una escena que se mantuvo casi intacta a través de todas las reescrituras”.
  Era genial que escribiera sobre algo que conocía tan bien", dice Gordon. “A menudo en las películas y en la televisión, cuando ves a las familias musulmanas, parecen tremendamente aburridas. Todo reside en 'centrarse en los estudios', y ese tipo de cosas. Pero el hecho de que tengas ambiciones no significa que no te lo pases bien con tu familia. Y esa es la realidad de la familia de Kumail. Son pesados y raros, pero también son divertidos y entrañables”.
  Pero Nanjiani y Gordon tardaron tiempo en saber cómo querían que sus vidas se interpretaran en la pantalla. Ser fiel a los acontecimientos tal y como ocurrieron no encajaba siempre en el objetivo más grande de hacer una película, y la pareja recibió excelentes consejos de Apatow y Mendel. “Judd nos ayudó a distanciarnos de nuestra experiencia para elaborar una historia con la que la gente pudiera identificarse", explica Nanjiani. “La idea era tomar algo que pasó y destilarlo hasta su esencia. Si consigues que ese acontecimiento resulte realista, puedes jugar con él de infinitas formas”.
  Apatow quería aplicar ese mismo principio a las caracterizaciones de la historia de Beth y Terry Gardner, que no dudaron en viajar inmediatamente a Chicago desde su casa en Carolina del Norte cuando su única hija cae enferma. Aparte de la geografía y la preocupación por su hija, los Gardner tienen poco en común con los padres de Gordon en la vida real. “Mis padres tienen sus peculiaridades, pero son una pareja encantadora y felizmente casada que estaba muy centrada en su hija", dice Gordon. “Así que Judd dijo, 'ese es un punto de partida. ¿Cuáles son las peores personas con las que el personaje de Kumail tiene que convivir en un hospital durante días o semanas? ¿Cuál es la peor versión? Y después la vas limando.’ Fue una idea muy divertida. Empezamos a pensar: ¿qué pasa si Kumail, que no es un comunicador muy abierto, está atrapado con personas que son una versión extrema de Emily, gente que siempre quiere analizarlo todo?”
  Escribir el segundo acto de la película, cuando Emily está en coma, fue una experiencia esclarecedora para Nanjiani y Gordon. Gordon dice: "Yo estaba dormida durante una parte considerable de la película, así que no tengo ninguna perspectiva. Tuve algunos extraños sueños durante el coma, pero no estaba presente. Tuve que comprender lo que supuso esa experiencia para él de una manera que nunca habría imaginado. Fue precioso, increíble a la vez que aterrador y extraño. El nunca entendió completamente mi perspectiva, porque no podía. Y yo tampoco pude experimentar lo que él tuvo que vivir”.
  Emocionalmente, sus experiencias estaban en extremos opuestos del espectro, señala Nanjiani. “Cuando Emily estaba en coma, ese fue el momento más difícil para sus padres y para mí. Ella no lo recuerda. Para nosotros, los momentos más felices fueron cuando estaba despierta. Para ella era horrible porque tenía unos dolores espantosos. Tener esa perspectiva fue muy útil para ver dónde estaría el personaje de Emily. Sus padres y Kumail creen que lo peor ha pasado, pero ella se siente horriblemente mal. Esa disparidad de perspectivas es una factor importante en la resolución de la película”.
  Desde el principio, Nanjiani tenía algunas ideas muy concretas sobre lo que quería decir en LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR. “En esencia, quería que esta película hablara de gente que intenta conectar y las cosas que se interponen en su camino para conseguirlo: diferencias generacionales, de religión, culturales, etc. Y lo complicado que resulta ser persona, vivir en una sociedad y tener diferentes creencias”.
  A lo largo del proceso de escritura, los realizadores quisieron mostrar ambos lados de las complicadas cuestiones relacionadas con los matrimonios de conveniencia. Nanjiani dice: "En muchas películas, se retrata a los padres descontentos como personas del Viejo Mundo que no entienden la vida moderna o no creen en el amor. Pero no queríamos que fuera así. Queríamos que el público viera las cosas desde su perspectiva, que es muy convincente. Era muy tridimensional. Como si no hubiera respuestas correctas”.
  De hecho, en la película, el hermano de Kumail, Naveed, confiesa a Kumail que mientras él tenía relaciones con otras mujeres cuando era más joven, Fátima, con la que se casa en un matrimonio de conveniencia, se ha convertido en su mejor amiga y amante. Para él, el proceso de no conocerla de antemano le hizo valorar la gratitud y la lealtad que entrañaba la antigua forma de hacer las cosas.
  Nanjiani tuvo cierto temor cuando hubo que abordar la religión, otra área donde Kumail diverge de sus padres. Sin embargo, Apatow no estaba dispuesto a pasarlo por alto. Y lo recuerda así: "Cada vez que le entregábamos un guión, Judd decía: '¿Y la religión?' Y yo le decía: 'No sé Judd, no quiero abordar ese asunto.’ Me dijo: 'No tienes más remedio que abordarlo. Sólo cuenta lo que sientes al respecto. No tienes que dar tu opinión sobre la religión. Eso es demasiado complicado.’”
  Para Mendel, el guión profundiza en lo que de verdad une a las familias, incluso cuando los tabúes religiosos y culturales están rotos.
“Queríamos ahondar lo más profundamente posible en la incomodidad que provocan las creencias no compartidas", comenta Mendel. “Ése es el quid de esta historia familiar: ¿qué es más fuerte, el amor o las creencias? Resulta fácil decir que el amor debe ser más fuerte, pero en la práctica no es tan sencillo. Los padres de Kumail tienen razón cuando le acusan de ser egoísta y malinterpretar el sueño americano. Por lo general, en estos tipos de historias, el punto de vista de los padres es la 'tradición', pero para mí eso no es suficiente. Siempre pregunto: 'sí, pero ¿por qué debemos seguir la tradición?' Los padres de Kumail tienen buenas respuestas, y eso enriquece la historia”.
  Ver cómo Nanjiani encuentra su propia voz fuerte y original fue tremendamente emocionante. Mendel lo resume así: “Era como ser testigo del proceso que atraviesa una persona para averiguar quién es. Estaba muy dispuesto a ahondar en partes de sí mismo de las que no se siente orgulloso y sacarlas a la luz de una forma valiente, fresca y divertida. Se convirtió en una historia en las que ves a alguien crecer de manera muy auténtica. Es muy intenso y el hecho de que este equipo fuera capaz de hacer comedia con ella demuestra el talento de Kumail y el talento de todos los implicados. El mundo está muy dividido y esta película es sobre gente que se une”.

DIRIGIENDO LA PELÍCULA...
  En la primavera de 2015, Apatow y Mendel empezaron a enviar el guión de LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR a posibles directores. Entre ellos estaba el guionista/director/actor Michael Showalter ("Wet Hot American Summer", "Stella", "The State"), que acababa de terminar el rodaje de la comedia dramática "Ni nombre es Doris". En un giro sorprendente del destino, Showalter y su colaborador Michael Ian Black habían dado a Nanjiani su primer trabajo importante en televisión cuando lo contrataron como guionista y actor de su serie de Comedy Central "Michael and Michael Have Issues”. También habían contratado a Nanjiani para un papel secundario en "Mi nombre es Doris".
  Aunque Showalter se había hecho amigo de Nanjiani y Gordon durante el rodaje de "Michael and Michael Have Issues", no conocía la historia de su relación. Como fan declarado de la comedia romántica, le entusiasmó el estilo y la esencia del guión.
"Me fascinó", recuerda Showalter. “Era una manera diferente de contar una historia de amor: una comedia romántica que exploraba todo tipo de áreas: fe, identidad nacional, cultura... todo en una historia verdaderamente increíble. Al conocer a Kumail y a Emily, entendía lo que estaba leyendo. Sabía lo que intentaban decir con el guión”.
  Apatow había seguido el trabajo de Showalter desde finales de los noventa y contrató a Showalter para dirigir su serie de Netflix "Love”. “Soy fan de Michael como creador e intérprete desde 'The State' y 'Wet Hot American Summer'", comenta. “Después vi 'Mi nombre es Doris' y me pareció increíble. Esta película era un equilibrio muy difícil entre comedia y drama y hay poca gente que pueda hacer algo así. Kumail y Emily ya le conocían. Todos pensamos que Mike era la persona perfecta”.
  Gordon está de acuerdo. “Michael comprendió desde el principio la carga emocional de esta película y supo darte toda la importancia que tenía", comenta. “Para él era muy importante que acertáramos con las emociones de la película, que nos las tomáramos en serio”.
  Mendel añade: “Michael llegó con un montón de grandes ideas, asumiendo riesgos, analizando profundamente cada personaje del script, averiguando de dónde vienen, qué hacen y por qué. Le dio vueltas a todo.
... Michael también es excelente a la hora de sacar lo mejor de todo el mundo, y además tiene una filosofía muy relajada. Quiere escuchar las ideas de todos, y es muy bueno a la hora de escoger las mejores. Cuando recuerdo a los mejores directores con los que he trabajado, todos comparten esa cualidad”.
  Showalter, Nanjiani y Gordon le dieron un buen repaso al guión. Showalter señala que la estructura de LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR es muy novedosa para una comedia romántica. “Por lo general, en una comedia romántica, los personajes se enamora y rompen en el segundo acto y luego vuelven a estar juntos en el tercero", comenta. “Pero en LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR, todo sucede en el primer acto. Lo más importante sucede al final del primer acto y la enamorada no está presente durante todo el segundo acto. Y eso es un desafío para la narración porque es muy difícil mantener viva la historia de amor. Era una situación muy interesante para alguien que, como yo, adora la comedia romántica. Había que preguntarse si podía funcionar y decidir que sí podía funcionar si lo hacíamos bien”.
  La comedia adopta necesariamente un tono más oscuro en la segunda mitad de la película, después de que Emily enferme, pero el humor permanece. Showalter afirma: "Una corriente subterránea de humor fluyo incluso en los momentos más serios de la película. Y así es como la película aborda la vida: no importa lo mal que se pongan las cosas, no debes perder nunca el sentido del humor”.
  A Nanjiani le encantó que, sin caer en el sentimentalismo, Showalter supiera aprovechar la ternura de la historia de amor. “Queríamos hacer una película romántica", dice Nanjiani. “A mí siempre me pareció una comedia romántica. Me encantan las comedias románticas, Mike también es un gran fan de este género. Mi película favorita de todos los tiempos es "Cuatro bodas y un funeral". Emily y yo la vimos el día de nuestra boda. Teníamos todo este vocabulario específico que utilizamos gracias a nuestro conocimiento enciclopédico de comedias románticas. Si decimos por ejemplo: 'Pone cara de pato', nos entendemos perfectamente. Espero que la gente esté de acuerdo en que es una película romántica. ¡Yo creo que lo es!”
  Después de otro año y muchos borradores de guión con Showalter, el equipo estaba listo para buscar financiación para la película. Mendel se reunió con Rena Ronson y su equipo en la División de Cine Independiente de United Talent Agency. “Mi idea consistía en enviar el guión a todos nuestros mejores compradores exactamente al mismo tiempo. Los enviamos el viernes 6 de noviembre de 2015 a las 9 de la mañana y a mediodía ya había una oferta por escrito de FilmNation para financiar toda la película, sin condiciones. Me sorprendió porque ni siquiera yo leo un guión tan rápido”.
  Otros compradores les contactaron en los siguientes días, pero reconocieron que con la mezcla de entusiasmo inmediato y sincero con el historial de FilmNation con películas como "Top cinco", "Imitation Game (Descifrando Enigma)", "Nebraska" y "Cuando todo está perdido", habían encontrado su socio ideal y el acuerdo se cerró rápidamente.

ARRANCA EL RODAJE...
  LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR empezó a rodare el 11 de mayo de 2016 en la ciudad de Nueva York. La filosofía colaborativa que marcó el desarrollo de la película continuó mientras el rodaje se ponía en marcha.
  A menudo, los ensayos llevaban a reescrituras, lo que suponía más trabajo para Nanjiani y Gordon. Pero estábamos encantados de hacer ese trabajo, dice Nanjiani. “Esa reescritura aparentemente interminable fue una parte muy gratificante y emocionante del proceso. Cada reescritura que hacíamos mejoraba el guión. Oyes historias espantosas sobre ejecutivos que meten las narices y estropean los guiones pero nosotros nos sentimos muy protegidos. Todas las partes interesadas comprendieron la película que queríamos hacer, entendieron el tono, la historia que queríamos contar. Así que todas las opiniones fueron muy valiosas”.
  Hunter atribuye a los realizadores el ambiente abierto y creativo que había en el set. “Mike Showalter, Judd Apatow y Barry Mendel confiaron en que tenían a las personas adecuadas para interpretar los papeles", comenta. “Se fiaban de nuestro instinto. Es genial y poco habitual. Hacíamos varias tomas, probábamos cosas diferentes. Era como si la película fuera una gran olla que todo el mundo podía revolver por turnos”.
  Hunter tenía en cuenta todos los detalles al ensayar una escena; no sólo los diálogos, sino también el atrezzo. De hecho las mantas que Beth le lleva a su hija son de la propia casa de Hunter.
  Nanjiani recuerda haber visto a Hunter planificar cada movimiento en una escena clave del hospital que pone al descubierto las tensiones entre Beth y Terry cuando se enfrentan a la gravedad de la situación de su hija. “Holly coreografió cada movimiento", dice. “‘Muy bien, nos pondremos aquí para hacer esto, después doblaremos la esquina para hacer esto, luego intentaré sacar el teléfono de mi bolso...’ Me di cuenta de que estaba añadiendo obstáculos para que su personaje se enfadara. Lo ensayó una y otra vez, puede que 15 veces. Cuando lo rodamos, hizo 10 tomas seguidas, cada cual diferente, cada cual perfecta”.
  Como Hunter y Romano ensayaron sus escenas juntos, la relación entre sus personajes desarrolló esa pátina de una vida en común y de conocerse muy bien. Eso afectó a cómo Romano enfocó ciertas escenas, incluyendo la escena donde Terry duerme en el apartamento de Kumail. Durante la lectura previa, esa escena era pura comedia. Después, el día en que se rodó la escena, fue emocionante ver cómo Ray encontraba capas emocionales más profundas en la escena. “Ray Romano es un actor naturalista maravilloso", dijo Showalter, "Está totalmente comprometido con los propósitos internos de una escena. El resultado puede ser algo histéricamente divertido o dramático y catártico. Pero siempre es absolutamente sincero”.
  Hunter estaba muy impresionada con Romano. “Ray tiene una gran mente analítica. Sabe lo que parece auténtico y sabe cuándo algo no responde a la intuición", comenta la actriz. “Me encantó su sensibilidad y aportó una gran integridad a la película y a nuestra relación. No sabía que pasaría algo así. Fue maravilloso verle aportar ese ingrediente esencial a su interpretación”.
  Por su parte, Romano reconoce que estaba algo nervioso por actuar frente a Hunter, una de las actrices más aclamadas y admiradas del planeta. Pero ella se lo puso muy fácil. “Holly es colaborativa e integradora. Nunca me dio miedo proponer una idea. Ella siempre estaba dispuesta a escuchar. Quiere que te sientas a gusto. Y es genial que le preocupe tanto la historia. No se trata sólo de ella", dice.
  Kazan sentía una gran responsabilidad hacia la verdadera historia en la que se basa LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR. “Emily y Kumail dieron prueba de mucho valor contando su historia en el guión. Y también fueron muy generosos aportando muchísimo humor y muchos detalles personajes de su historia a esta película. Han convertido sus vidas en arte. Por esa razón sentí que debía poner mucho de mí misma en el papel. A diferencia de otros papeles que he interpretado, este no versaba sobre una transformación. Me exigía ser yo misma y utilizar mi verdadera personalidad y mis emociones y actuar con total sinceridad".
  Aunque LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR es una comedia romántica, el personaje de Kazan experimenta trastornos emocionales y físicos tremendamente intensos en el transcurso de la película. En el primer acto, la vemos enamorarse, y cómo le rompen el corazón; en el tercer acto, tiene que lidiar con las consecuencias de su enfermedad y sus efectos en ella y en las personas que la rodean. A sus compañeros les sorprendió la fluidez de su interpretación durante esas escenas tan exigentes.
  “Zoe aporta una credibilidad y una profundidad emocional muy poco habituales", dice Mendel. “Es algo que se pone de manifiesto en las grandes escenas”. Showalter añade: "Conseguimos conocer a 'Emily' en el poco tiempo que pasamos con ella en el Primer Acto”.
  El rodaje también vivió su propia crisis porque un problema burocrático con el visado retrasó la llegada de Anupam Kher, la estrella de Bombay que interpreta al padre de Kumail. Se había reservado tiempo adicional para ensayar y filmar las escenas de la familia Nanjiani, pero cuando se resolvió el problema del visado sólo quedaban tres días para rodar todas las escenas de la familia. Es mérito de los actores y del director Showalter que, sin tiempo para ensayar, Nanjiani, Kher, Akhtar, Shroff y Treasurywala fueran capaces de reproducir lo que siente una verdadera familia.
  Los realizadores también querían que la vida en el backstage de Kumail y sus compañeros monologuistas fuera lo más verosímil posible, con su singular mezcla de diversión, competencia y apoyo.
  El monologuista Kurt Braunohler afirma: “Rodamos las escenas del backstage en el mismo lugar donde hice un espectáculo semanal durante dos años con monologuistas que habían estado en ese espectáculo. No se puede ser más realista con lo que ocurre en el backstage de un grupo de monologuistas. Todo el mundo recita sus frases, se burlan los unos de los otros, admiran el pelo de Bo. Es absolutamente real”.
  Bo Burnham elogia la forma de dirigir de Showalter: "Michael siempre estaba fuera de la cámara, hablándonos y haciéndonos reír". “Él era el más gracioso de todos, y eso es genial. Se sentía parte del grupo, como si también estuviéramos improvisando con él”.
  La camaradería de Kumail con sus amigos cómicos va más allá de los chistes. Kumail recurre a ellos cuando trata de enfrentarse a la repentina enfermedad de Emily. “Casi todos los que forman la comunidad de monologuistas son muy solidarios", señala Aidy Bryant, "pero también saben lo mucho que vale ver el lado divertido de una situación difícil. Cuando la gente pasa por malas experiencias es bueno recurrir a tus amigos monologuistas y contarles lo que te ha pasado y reírte con ellos. Así que ese elemento de la película es bastante fiel a la realidad”.
  Al referirse al rodaje, Mendel añade: “Esta película es una gran lección sobre cómo un pueblo entero consigue sacar adelante a un niño. Todas las aportaciones fueron importantes; la película no representa la voz y la opinión de una única persona. Si tantísima gente no hubiera dado lo mejor de sí mismos, esta película no habría sido lo que es. Cuando te preocupas por algo a un nivel profundo y te identificas con ello emocionalmente, el trabajo es muy mejor”.

FOTOGRAFÍANDO Y PONIENDO MÚSICA...
  El compromiso con la autenticidad y la riqueza emocional fue tan fuerte detrás de la cámara como delante de ella. El director de fotografía Brian Burgoyne, que había colaborado con Showalter en "Mi nombre es Doris" y que impresionó a Showalter, Apatow y Mendel por su trabajo en "Other People", se unió al proyecto para aportar un ambiente visual muy natural a la comedia. Showalter señala: "La fotografía de Brian es muy intuitiva y conmovedora. Tiene intimidad y calidez. Se identifica con el mundo que está fotografiando. Está dentro de él”.
  El compositor Mike Andrews fue una incorporación tardía al equipo de posproducción. La colaboración de Andrews con Apatow se remonta a "Freaks and Geeks" e incluye "Undeclared", "Hazme reír" y "La boda de mi mejor amiga". Le impresionó la ejecución de la historia. “Cuando vi por primera vez la película", recuerda, "la vi entera sin nada de música. Me emocionó la sinceridad de las interpretaciones y la sutileza de la comedia”.
  Andrew supo enseguida la música que encajaba con la película. “Siempre intento ir de la mano con la película, sombrear, apoyar y celebrar lo que tiene de bueno y original", dice. “Michael Showalter mapeó emocionalmente la película para mí. Y lo hizo con enorme claridad. Acordamos que se trataba de una comedia romántica hasta que llega el momento de la enfermedad. Cuando Kumail inicia la segunda parte de su viaje, lo vi en un estado nebuloso de confusión hasta que empieza a pensar con más claridad. Y la música se adapta a esa evolución. Simultáneamente, la relación de Kumail con los padres de Emily necesitaba su propio feeling y trayectoria, lo que nos permitió sentir cómo crece la amistad y la comprensión entre ellos, pero sin que la película pierda su toque cómico”.
  Andrews describe así la evolución de la banda sonora de la película: “En un principio, hablamos de integrar elementos orientales en la banda sonora. Como esta película aborda los conflictos que crean los choques culturales y la asimilación, la introducción de elementos de música de la India y Pakistán parecía apropiado. Lo intenté pero parecía muy forzado. Curiosamente, una vez que despojamos algunas de las piezas de esos elementos indios, la banda sonora empezó a funcionar. Nos quedamos con un par de piezas que se tocan con tabla india (instrumento de percusión indio) que sirven para combinar ambos estilos”.
  Otro toque clave del diseño -incluyendo fotos de los auténticos Kumail y Emily- fue una idea de la actriz Leslie Mann, que había visto un primer montaje de la película con su marido, Apatow. La historia de Kumail y Emily parece terminar en un tono de esperanza sobre su relación, pero sin aclarar si se resuelve la relación de Kumail con su familia y su oposición a su relación. “Queríamos mostrar lo que pasó en la vida real, que la familia de Kumail llegó a aceptar a Emily como parte de su familia", dice Mendel, "y así es como termina la historia”.
  Después de terminar la película, Apatow elogió el compromiso de Nanjiani y Gordon para hacer bien las cosas. “Fue un proceso muy abierto", afirma. “Kumail y Emily eran muy flexibles y trabajaron como locos. Se necesita mucho valor para profundizar y reflexionar sobre tus sentimientos, sobre cómo relacionarlos con la historia, con tu pareja y con tus padres. Hace falta mucho coraje para hacer una película como esta”.
  Mendel señala que costó sudor y lágrimas llevar esta película a la pantalla y lo que hace que LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR sea tan potente es que es el fruto de una experiencia auténtica. “La película está llena de cosas de la vida real en las que ningún guionista pensaría si no le hubiesen sucedido", concluye, “y creo que es lo que hace que la película sea una experiencia tan especial”.

EL CASTING...
  Apatow, Mendel, Showalter, Nanjiani y Gordon empezaron a hablar del casting durante las reescrituras del verano de 2015. Y todo salió mejor de lo que habían imaginado nunca. Mendel afirma: “Es muy divertido dar a conocer una nueva estrella al mundo, y Kumail Nanjiani es una nueva estrella. Pero Zoe Kazan también es una nueva heroína romántica, la gente nunca ha visto a un Ray Romano como este, y la interpretación de Holly Hunter es tan buena como todas las suyas. Es maravilloso que los actores hagan esta historia y se la ofrezcan al mundo”.
  Zoe Kazan era la primera elección de los realizadores para interpretar a Emily Gardner. Les emocionó que Kazan, una aclamada dramaturga, quisiera pasar el casting.
  “Estaba entusiasmada con el guión y la historia", comenta. “LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR no se parecía a otros guiones que había leído. Me impresionó el tono tan justo que habían conseguido Kumail y Emily: es emocional, divertido y aterrador, todo al mismo tiempo. Vi videos de Kumail y Emily online y comprendí quiénes eran. Y cuando pasé la audición, me encantó el ambiente que había en la sala. Se notaba que todo el mundo tenía muchas ganas de trabajar”.
  Gordon no estuvo presente en la audición de Kazan, pero vio la cinta más tarde. “Desde el momento que comenzó la cinta, era evidente que Zoe era la chica. No hubo ninguna duda", comenta Gordon. “Zoe transmite profundidad, inteligencia y pasión. Pero también tiene ligereza y humor. No se toma demasiado en serio. Me emocionó que decidiera aceptar el papel”.
  Kazan, Gordon y Nanjiani pasaron un par de semanas juntos para definir el personaje con más exactitud. Nanjiani lo explica: "Queríamos que Zoe conociera a la verdadera Emily, y Emily y yo queríamos conocer a Zoe para poder escribir con su voz", explica Nanjiani. “Trabajar juntos durante un par de semanas nos ayudó a ver cómo iba a funcionar su personaje y cómo reaccionaría en diferentes situaciones. Se reescribieron muchas escenas basadas en improvisaciones que Zoe y yo hicimos”.
  Fue durante esos ensayos cuando los realizadores decidieron que el primer y breve matrimonio de Gordon formara parte de la película. Kazan y Nanjiani empezaron a improvisar y se escribió una escena. Kazan comenta: "El primer matrimonio era una parte importante del historial de mi personaje porque está más dispuesta a entregar su corazón al haber conocido los altibajos del amor. Y además la hizo más cautelosa cuando Kumail traiciona su confianza”.
  Kazan logró la mezcla perfecta de emoción y comicidad. “Siempre tuve la impresión de que Emily es una mujer que se toma en serio”. Showalter comenta: “Para que la tomáramos en serio, ella tenía que tomarse en serio. No la veía haciendo de chica mona o tonta; se toma en serio las cosas que le importan y no es la típica protagonista de comedia romántica cortada por el mismo patrón. Zoe es muy divertida, pero también rebosa tanta inteligencia y profundidad que encaja perfectamente con el personaje”.
  Y esto se hizo aún más evidente en cuanto empezó el rodaje. “Para mí", dice Mendel, "el momento más memorable de esta película fue ver a Zoe Kazan romper con Kumail. Era cine en estado puro, llevó el nivel de su interpretación a un nivel trascendente”.
  A pesar de que Nanjiani se interpreta a sí mismo, los retos fueron innumerables, y esto también marcaría su primer papel protagonista en una película, aunque ahora es conocido por millones de telespectadores de la aclamada comedia de éxito "Silicon Valley” de HBO.
  Apatow afirma: "Cuando empezamos a hablar de esta película, Kumail sólo era conocido por ser un fantástico monologuista. Su carrera ha evolucionado muchísimo mientras desarrollábamos este proyecto. Es emocionante porque creo que la gente está deseando verle de protagonista en una película”.
  Mendel llama a Nanjiani "inclasificable" y lo compara con otros monologuistas únicos como Kristen Wiig, Melissa McCarthy y Amy Schumer, a los que ha convertido en estrellas de cine en películas que ha producido. “Todos son muy diferentes, pero lo que tienen en común es que se conocen muy bien", observa. “No intentan encajar en lo que otras personas creen que deberían ser. Creo que Kumail tendrá una carrera muy interesante. Es muy inteligente y le interesan muchas cosas, así que como espectador, estoy deseando ver lo que hace a continuación”.
  A continuación llegó el reto de encontrar a los padres de Emily. El vínculo tan extraño que se crea entre Kumail y los padres de Emily lleva a la sección media de la película y aunque los personajes de Beth y Terry se reescribieron muchas veces, no se definieron bien hasta que la ganadora del Oscar® Holly Hunter y el ganador del Emmy®, Ray Romano, aceptaron el trabajo.
  “Zoe Kazan, Holly Hunter, Ray Romano... eran los actores con los que soñábamos", dice Apatow. “Ray Romano y Holly Hunter son dos de mis actores favoritos de todos los tiempos. ‘Todo el mundo quiere a Raymond' es una serie fabulosa. Era tan divertida, tan consistente. Holly Hunter ha actuado en muchas de mis películas favoritas de todos los tiempos. Creo que me he pasado la vida intentando hacer algo tan bueno como 'Al filo de la noticia'”.
  La química hizo acto de presencia en la primera lectura con Nanjiani, Kazan, Hunter y Romano. Esto ayudó a refinar aún más el guión y la dinámica interpersonal de los personajes. “Como actores, Kumail, Holly, Zoe y Ray reproducen la vida tal y como es realmente, un complicado enredo emocional de humor, tristeza, ira y amor", dijo Showalter. “Aunque son únicos y diferentes, también forman un todo maravilloso”.
  Mendel añade: "Tuvimos mucha suerte de poder trabajar con estos actores. También invitamos a Vella Lovell que leyera los diálogos de la posible novia paquistaní de Kumail con la que podría haberse casado. Después de oírla fue difícil imaginarse a otra actriz.
  A Hunter le intrigaba la forma en la que LA GRAN ENFERMEDAD DEL AMOR lograba aunar elementos tan dispares. “Pensé que la forma y textura de la película era maravillosa y poco habitual", comenta. “No se trata de un documental y por eso es mucho más interesante. Tomarse un asunto tan serio con humor es algo sorprendente. Por ejemplo, la protagonista de la película está en coma. No es algo muy habitual en el cine”.
  También le impactó la evolución emocional del personaje de Kumail. “Creo que Kumail tiene que enfrentarse a su sentido de la honestidad durante el transcurso de esta película", reflexiona Hunter. “Me atraen las historias de personas que asumen las consecuencias de sus actos. De eso trata esta película, de un hombre que conoce a alguien que no tiene nada que ver con él pero su vida cambia a partir de ese encuentro. Pero está dispuesto a asumir lo que le ha ocurrido, a cambiar para poder vivir una vida auténtica”.
  Mendel dice que Hunter está espectacular en el papel. “Es una fuerza de la naturaleza", observa, "no sólo por el poder de su presencia, sino porque quiere ser totalmente sincera”.
  Romano y Apatow se conocieron en 1992, cuando ambos participaban en el Young Comedians Special de MTV. Le llamó después para hacer un cameo en "Hazme reír", su tercer largometraje como director. “Judd y yo nos conocíamos pero no éramos amigos, no estábamos en el mismo circuito", dice Romano. “Sabía que él me respetaba y yo lo respetaba a él. Así que fue genial que me pidiera hacer un cameo en "Hazme reír". Que me pidiera encarnar al personaje de Terry fue inesperado pero maravilloso”.
  Beth y Terry tienen temperamentos opuestos; él es metódico y nada complicado, ella es luchadora y directa. A pesar de eso llevan 30 años casados, algo con lo que Romano se identifica por propia experiencia. “Llevo 28 años casado y mi mujer es muy realista y sincera, muy parecida a Beth", comenta. “Creo que Beth aprecia a Terry porque no trata de ser algo que no es. Es un tipo raro, pero a su manera también es muy realista. Son totalmente diferentes pero a veces es por eso que funciona”.
  A Gordon le encantó ver cómo Romano y Hunter aportaban rasgos muy definitorios a sus personajes. “En cuanto contratamos a Ray y Holly, todo empezó a encajar", recuerda. “Holly aporta una energía diferente a mi madre de verdad. Su Beth es todo corazón. Ves todas sus emociones; ella no ve ninguna necesidad de esconderlos o disfrazarlos. Ray sabe contar todo esos chistes malos y siguió haciéndolo en la película. Me partía de risa. Ese tipo de chistes de padre que encajaban a la perfección. Hay pocas escenas en las que renuncia a su filosofía de 'voy a contar chistes para quitarle hierro al asunto', en las que demuestra cuánto está sufriendo. Está espectacular”.
  Nanjiani tenía una muy buena razón para querer que el veterano actor indio Anupam Kher interpretase a Azmat, el padre de Kumail. Kher es una leyenda de Bollywood cuya carrera abarca cuatro décadas y 500 películas, incluyendo éxitos como "El lado bueno de las cosas" y "Quiero ser como Beckham".
  “He sido fan de Anupam toda mi vida", dice Nanjiani. “Le había preguntado a mi padre en la vida real quién quería que le interpretase. Me dijo: "Anupam Kher.’ Yo le dije: 'Perfecto. También es mi primera opción’. Desde entonces, sólo vi a Anupam en el papel y lo escribimos para él. Pero él supo darle un carácter singular al papel y aportó ideas sobre cómo funcionaba nuestra relación”.
  Mendel recuerda: “Nos pusimos en contacto con el representante de Anupam en Bombay, le enviamos un guión, y la respuesta fue 'tal vez'. Pero después, Anupam nos envió un montón de ideas muy buenas que podían mejorar su personaje y gracias a esos intercambios Anupam acabó haciendo la película. Y fue muy halagador para nosotros, porque Anupam ha hecho cientos de películas. Así que la única razón por la que querría viajar desde Bombay para hacer esta pequeña película era porque le gustaba”.
  Kher dice que le atraía la idea de trabajar con Apatow. “Me apetecía mucho trabajar con Judd porque la mayoría de sus películas tienen alma, y además él no se toma demasiado en serio. Sus películas no son nada pretenciosas”.
  El deseo personal de Nanjiani de que aceptara el papel también le emocionó. “El hecho de que Kumail me llamara de inmediato para ofrecerme el papel y me dijera que su padre quería que lo hiciera, me llegó al alma. También me gustan las historias humanas y el hecho de que se basara en la vida de Kumail y Emily resultaba muy divertido. Esta película era importante para mí porque iba a ser mi 500ª película. Quería que fuera una gran experiencia y salió muy bien", explica Kher.
  Con su amplia experiencia cinematográfica, Kher aportó sus propias pinceladas al personaje. “Azmat tiene una vena cómica a pesar de que es muy serio y realista", observa. “Hice mi propio trabajo sobre la historia de Azmat, donde nació, cuál fue su primer trabajo, cómo crió a sus dos hijos, su deseo de ser importante en la vida de los demás", explica. “Hay una frase muy hermosa cuando habla del sueño americano. Azmat no cree que el sueño americano consista en hacer lo que te dé la gana sin pensar en los demás. Para él, es todo lo contrario. Ser un buen hijo, marido y padre, ese es el sueño”.
  Adeel Akhtar interpreta a Naveed, el hermano mayor de Kumail; Zenobia Shroff es su madre, Sharmeen; y Shenaz Treasurywala es Fátima, la mujer de Naveen. “Había visto a Adeel en el escenario junto a Jim Broadbent en Londres", dijo Mendel, "y un día nos llegó una cinta a nuestro buzón en la que se ofrecía para hacer el papel. Todos habíamos visto "Four Lions" así que nos sentimos muy afortunados de contar con él. Es un actor muy dotado y natural”.
  Para poder recrear de forma auténtica el mundo de los monólogos humorísticos era necesario contratar a monologuistas de verdad que se dieran la réplica unos a otros. Contratar a los amigos de verdad de Nanjiani como Aidy Bryant, Bo Burnham y Kurt Braunohler como amigos de Kumail, Mary, CJ y Chris, permitió a los actores aprovechar las relaciones que ya tenían con estos artistas. El trío aportó profundidad, así como hilaridad.
  “Kumail, Chris, Mary y CJ son los cuatro amigos que siempre salen juntos", dice Nanjiani. “Durante el rodaje, fue genial ver cómo todos ellos tienen relaciones diferentes entre sí. Son amistades entrañables y aunque no tenían ese cariz cuando Emily y yo escribimos el guión, sí que surgió cuando nos pusimos a rodar. Aidy, Bo y Kurt aportaron ese toque humano a la película”.

logo radio directo

Últimas críticas

LA SUERTE DE LOS LOGANSOLO SE VIVE UNA VEZUNA MUJER FANTÁSTICACANCIÓN DE NUEVA YORKEL MUÑECO DE NIEVEMAL GENIOEL CASTILLO DE CRISTALANNABELLE (CREATION)BLADE RUNNER 2049BLADE RUNNERMORIREL ÚLTIMO TRAJE

Últimos tráilers

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINALGREMLINSHABÍA UNA VEZ UN CIRCOUN GOLPE A LA INGLESAEN CUERPO Y ALMAA GHOST STORYSAMBA, UN NOMBRE BORRADOQUE NADIE DUERMAPERFECTOS DESCONOCIDOSSWEET COUNTRYFOXTROTTHE CRUCIFIXION