Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Rogue One: A Star Wars Story
Año Producción: 2016
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 133 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Acción, Aventura
Director: Gareth Edwards
Guión: Chris Weitz, Gary Whitta, John Knoll. Basados en los personajes creados por George Lucas
Fotografía: Greig Fraser
Música: Michael Giacchino
FECHAS DE ESTRENO
España: 15 Diciembre 2016
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
 Walt Disney Pictures


SINOPSIS

Un grupo de rebeldes se embarcan en una misión que les llevará hasta la Estrella de la muerte...

INTÉRPRETES

FELICITY JONES, DONNIE YEN, MADS MIKKELSEN, ALAN TUDYK, BEN MENDELSOHN, FOREST WHITAKER, DIEGO LUNA, RIZ AHMED, JONATHAN ARIS, SAM WILKINSON, MAC PIETOWSKI

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBSO

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

 

{slider Galeria de fotosGALERÍA DE FOTOS}

{slider Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES}

_______________________

{slider Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA}

   Lucasfilm presenta “Rogue One: Una historia de Star Wars”, la primera de una nueva serie de películas independientes de Star Wars ambientada en el universo que conocen y veneran los fans, pero con nuevos personajes y tramas.
  Para crear el aspecto distintivo y contemporáneo de la película, Edwards eligió al prestigioso director de fotografía Greig Fraser ("La noche más oscura", "Foxcatcher"), que hace equipo con los supervisores de efectos visuales John Knoll y Mohen Leo ("Ant-Man" de Marvel Studios, "Marte (The Martian)") y, en el área de los efectos especiales, Neil Corbould, ganador del Oscar (“Black Hawk derribado", "Salvar al soldado Ryan”). Doug Chiang, el veterano de Star Wars (Star Wars Episodios I y II, “Forrest Gump”) y Neil Lamont (supervisor de dirección de arte en El despertar de la fuerza y las películas de “Harry Potter”) se incorporan como diseñadores de producción, y Neal Scanlan (“Prometheus”) regresa para hacer los efectos especiales de la criatura tras haber ganado recientemente un BAFTA por su trabajo en "Star Wars: El despertar de la fuerza". Otros fichajes importantes son los diseñadores de vestuario Dave Crossman (supervisor de vestuario en El despertar de la fuerza y las películas de "Harry Potter") y Glyn Dillon (El despertar de la fuerza y “Kingsman: Servicio Secreto” artista de concepto de vestuario), así como el coordinador de especialistas Rob Inch ("El despertar de la fuerza", “World War Z”).
La música es del oscarizado compositor Michael Giacchino (“Star Trek: Más allá", "Zootrópolis"), con música original de Star Wars de John Williams. Los montadores de la película son John Gilroy, ACE (“Primicia Mortal", "El legado de Bourne"), Jabes Olssen (trilogía de "El Hobbit") y Colin Goudie (“Monsters”).

LAS HISTORIAS TOTALMENTE NUEVAS DE STAR WARS...
  La emocionante serie de historias independientes de Star Wars marca el comienzo de una nueva era del cine de Lucasfilm que no sólo va a profundizar y ampliar el universo sino que también proporcionará una plataforma de cine creativo.
  Es muy interesante recordar que la idea de estas películas fue de George Lucas. Cuando Kathleen Kennedy, presidenta de Lucasfilm y productora de Star Wars se sentó por primera vez con George Lucas, él le informó sobre sus planes de continuar con la saga de  Star Wars y hacer los Episodios VII, VIII y IX. Después le contó otro ambicioso plan.  “George estaba entusiasmado, no sólo con hacer más películas de la saga, sino sobre el potencial de hacer historias independientes que vivieran y respiraran por sí mismas dentro del universo de Star Wars”, explica la productora Kathleen Kennedy.
  “Los episodios (I-VIII) de Star Wars siguen la historia de la familia de  Skywalker y cuentan una historia continua. Las películas independientes, que pueden ocurrir en cualquier lugar de la línea temporada, introducirán nuevos personajes y explorarán una amplia variedad de géneros", añade Kennedy.
  Aunque el tamaño, la escala y el alcance de "Rogue Uno" la convierten en una película bandera del estudio, Kennedy señala que: "La idea interesante en lo que estamos tratando de hacer con las películas independientes es que no intentamos encerrarnos en algo que sea demasiado específico. Hay una enorme oportunidad de hacer películas más pequeñas, ligeramente más descarnadas, así como películas que se acercan al tamaño y la escala de las películas de la saga. Intentamos diversificar al máximo”.
  Cuando realizó las películas de la saga de Star Wars, George Lucas estaba muy influenciado por muchos géneros cinematográficos como los westerns de John Ford, las películas de Kurosawa o de la Segunda Guerra Mundial. “Eso es lo maravilloso de las películas independientes", dice Kennedy. “Estamos estudiando estos diversos géneros y directores diferentes con propios estilos narrativos. Por lo tanto, nos ofrece una gama muy amplia y una enorme paleta de oportunidades”.
  Cuando llegó el momento de encontrar la historia adecuada para inaugurar la serie de películas independientes, Kennedy lo encontró en su patio trasero. Se trataba de John Knoll, director creativo y supervisor senior de efectos visuales en ILM, que había estado albergando en secreto una idea propia. Después de pasar casi 30 años en ILM y como supervisor de efectos visuales en varias películas de la saga de Star Wars -La amenaza fantasma, El ataque de los Clones y La Venganza de los Sith- Knoll casi no tiene parangón en su pasión y conocimientos de las películas.
  Sin embargo, fue este crawl de apertura de Una nueva esperanza lo que disparó su imaginación: Episodio IV, UNA NUEVA ESPERANZA es un período de guerra civil. Naves espaciales rebeldes, que surgen de una base oculta, han ganado su primera victoria contra el malvado Imperio Galáctico. Durante la batalla, los espías Rebeldes lograron robar los planos secretos del arma definitiva del Imperio , la ESTRELLA DE LA MUERTE, una estación espacial blindada con poder suficiente para destruir todo un planeta. Perseguido por los siniestros agentes del Imperio, La Princesa Leia vuelve a casa a bordo de su nave espacial, custodio de los planos robados que pueden salvar a su pueblo y restaurar la libertad en la galaxia...
  ¿Quiénes eran esos espías rebeldes y cómo consiguieron robar los planos secretos del arma definitiva del Imperio? Provisto de estas sencillas preguntas, Knoll empezó a formular una idea basada en los hechos. Y entonces llegó la oportunidad de llevar su idea de historia un paso más allá.
  “Hacía 20 años que conocía a Kathy", dice Knoll, "pero aun así subir a la oficina de la presidenta de Lucasfilm y presentarle una idea de historia fue una experiencia increíble. Hice un dossier de unas siete páginas, subí a la oficina y se la presenté a Kathy y a Kiri Hart [SVP, Desarrollo]. Pensé que al menos me había atrevido a hacer la presentación, así que no me quedaría con la duda de saber qué hubiera pasado si no lo hubiera hecho.”
  Afortunadamente para Knoll y para los fans de Star Wars, tanto Kennedy como Hart compartieron su entusiasmo, y una semana después Knoll recibió un correo electrónico diciendo que estaban "pensando seriamente en producir mi idea”.
  Kennedy dice: "Conozco a John desde hace muchos años y trabajé con él como supervisor de efectos visuales, y sabía el talento que tenía y lo mucho que le importaba Star Wars. Era la primera vez que alguien me había presentado una idea sobre Star Wars. Y no sabía qué esperar. La historia era tan convincente que supe de inmediato que podía ser algo grande. Y mira por donde, se ha convertido en la primera película independiente que hacemos”.
  Además de las películas que inspiraron a Lucas, cintas como "The Dam Busters" y "Los cañones de Navarone" también fueron una fuente de inspiración para Knoll, y él, Hart y el equipo de la historia comenzaron a dar forma a la idea de una película ambientada en una época de conflicto extremo con el Imperio, un tiempo de guerra inminente. 
  “Ocurre después del Episodio III y la purga de los Jedi en la que los Jedi que quedan se han ocultado", informa Knoll. “Es antes de que Obi-Wan regresara y que Yoda reapareciera. Los ciudadanos comunes son los que deben dar un paso adelante y mostrar su heroísmo”.
En este caso, los "ciudadanos comunes" resultan ser Jyn Erso y una banda de rebeldes imposibles que se enfrentan a la imposible tarea de encontrar al arquitecto de la Estrella de la Muerte y robar los planos.
  El resultado final es una historia de esperanza y determinación que se desarrolla en un enorme lienzo, pero conservando la intimidad de una película pequeña. Muestra los esfuerzos de personas corrientes de ámbitos muy diferentes de la vida que eligen hacer cosas extraordinarias por el bien común.

EL DIRECTOR...
  Desde la génesis de la idea de la serie independiente, Lucasfilm consideró que era importante para el aspecto y el mensaje de estas películas que los directores elegidos pudieran contar las historias a su manera. Como dice Kennedy, "lo que realmente diferencia la película independiente son los géneros que estamos explorando, las historias únicas que estamos contando, y los tipos de directores que estamos eligiendo”.
  Cuando su búsqueda les condujo a Gareth Edwards, cuyo estilo tan singular de hacer cine utiliza material rodado con cámara de mano y que resulta tan íntimo, supieron que habían encontrado al director que querían para "Rogue Uno”. “Estábamos tremendamente emocionados de haber encontrado a Gareth Edwards", dice Kennedy. Y añade: "Llevaba mucho tiempo en nuestro radar, empezando con el estreno de su primera película. 'Monstruos’. Cuando hizo 'Godzilla' comprendimos que había dado el paso al cine de las grandes superproducciones”.
  Al explicar el acierto en la elección de Edwards  para "Rogue Uno", Kennedy dice: "Gareth tiene esa combinación maravillosa que es especialmente adecuada para las películas de Star Wars, esa comprensión emocional de los personajes dentro del universo de Star Wars universo y un sentido de lo que es una película de tipo familiar que atrae a todas las edades. Gareth tiene un talento único para combinar el sentido del humor con la narración temática”.
  “Rogue One" es una historia de acción y aventura del género de películas de la Segunda Guerra Mundial y Kennedy dice que "Gareth Edwards aporta una sensación auténtica a la película que es muy diferente de cualquier otra cinta de Star Wars. Está contando una historia íntima padre/hija ambientada en un enorme lienzo”. 
  Una vez que firmó su contrato, Gareth Edwards supo que, antes de centrarse en la importante tarea de reunir al reparto de la película, tenía que reflexionar sobre la forma de dotar a la película de su propia identidad dentro del universo de Star Wars.
  “Estamos haciendo la primera, por lo que saber que estas películas podían ser diferentes era emocionante. Pero la cuestión era saber cómo de diferentes y qué significa eso", dice el director. “Me encanta Star Wars. Crecí con la trilogía original y para mí son las películas definitivas. Creo que una de las grandes ventajas de no formar parte de la saga es que nos podíamos tomar la licencia de ser diferentes. Y afortunadamente, nos tomamos esa licencia y la aprovechamos”.
  Edwards continúa: "Buscamos realismo y naturalidad en los entornos y en las interpretaciones de los personajes. Además no hay que olvidar que formamos parte de las películas originales para saber dónde están nuestros personajes. Tenía que casar con las películas con las que crecí. Y tienen ese estilo clásico que les da una gran estabilidad. También nos entusiasmaba la idea de hacer algo más orgánico y más oportunista que resultara más real e inmediato”.
  Kathleen Kennedy apoyó sin reticencias el deseo de Edwards de experimentar y dotar a la película de su propia personalidad. “Gareth es un realizador que aprecia el proceso físico de hacer una película", dice la productora. “Quiere llevar la cámara al hombro; quiere ver la imagen; quiere tener esa conexión con sus actores. Creo que es una parte muy importante de su proceso, por lo que esa sensación de lleva la cámara, del primer plano, de estar dentro de la acción, es algo muy importante para él y salía a relucir en el material que veíamos”.
  Edwards también quería que la película estuviera más anclada en la realidad y dotar a “Rogue One” de un realismo descarnado muy parecido a su estilo cinematográfico en “Monstruos”. “Quería que ‘Rogue One’ fuera más natural, más realista, y un poco más orgánica; que se pareciera al mundo real. Esta vez no hay un Jedi, no hay un dios que llega y ayuda a la gente que sufre una amenaza gigantesca”, explica el director.
  El productor Simon Emanuel comenta: "Gareth es un genio de la intimidad y el realismo. Tiene un estilo muy documental. Quiere que el público esté ahí, pero para Gareth era igualmente importante que el público fuera capaz de ver 'Rogue Uno' y después ver directamente Una nueva esperanza. Estéticamente, la sensación debe ser la misma, no debe desentonar”.
  Encontrar el equilibrio entre lo que es familiar para los fans y llevar el universo a una nueva dirección, llevó a Edwards al galardonado director de fotografía Greig Fraser, famoso por su trabajo en "La noche más oscura" y "Foxcatcher”.
  Para Edwards, Fraser resultó ser la elección perfecta. “Teníamos gustos similares", dice el director. “En cine, le gustaba lo mismo que a mí. Establecimos una relación estupenda en la que nos ayudábamos y nos animábamos el uno al otro. Y asumimos bastantes riesgos. Tratamos de poner el listón muy alto. Nos rodeamos de lo que consideramos las mejores imágenes y fotografías, y además teníamos una regla según la cual sólo veríamos nuestras películas favoritas en los meses anteriores. Sólo queríamos ver películas que fueran obras maestras. De esa forma estábamos obligados a competir con ellas”.
  Edwards y Fraser no tardaron en descubrir que compartían algo más que los mismos gustos en el cine. También les gustaba llevar la cámara ellos mismos. También compartieron el mismo enfoque inusual en el cine, que consiste en iluminar el fondo y no los actores.
  Edwards lo explica: “No intentamos iluminar a los actores; iluminamos los ambientes de forma que los actores puedan ir donde quieran y nosotros podemos encontrar la bella cinematográfica que esconde. Les damos libertad y resulta inspirador ya que todos los días consigues algo que no esperabas y eso es tremendamente emocionante”. 
  Para crear el aspecto que querían para "Rogue Uno", Edwards y Fraser recuperaron los objetivos de las cámaras de la década de 1970 y los combinaron con la tecnología digital moderna. Lucasfilm también tiene un historial de innovaciones tecnológicas, y la combinación de esos objetivos antiguos con su feeling cinematográfico y su calidad épica que casi contrarresta la limpieza y la nitidez de la tecnología digital, vuelve a conseguirlo.

FILMAR EL CONFLICTO...
  Intentar contar la historia de cómo un pequeño grupo de rebeldes fue capaz de robar los planos del máximo trofeo en el gabinete de guerra del Imperio, significaría obligatoriamente una historia que implicara conflicto.
  “En 'Rogue One' hay elementos de película bélica y algunos momentos que parecen un poco más oscuros y descarnados. Creo que le habríamos hecho un flaco favor a la película si hubiéramos sugerido que conseguir los planos de la Estrella de la Muerte era tarea fácil", dice Kiri Hart, coproductor y vicepresidente senior de desarrollo de Lucasfilm.
  Para conseguir esta sensación de conflicto real, Edwards estudió muchas fotografías históricas de guerra. Compartió estas imágenes con los diseñadores de vestuario David Crossman y Glyn Dillon para obtener ideas sobre el aspecto del vestuario para la película.
  Además del vestuario, el enfoque de Edwards para crear un ambiente que reflejara la historia que quería contar también se aplicó al departamento de arte y a los diseñadores de producción Doug Chiang y Neil Lamont.
  Chiang había trabajado con George Lucas en 1995 en las precuelas. “Recuerdo que George decía que para él Star Wars era un documental, y eso es lo que me gustó del enfoque de Gareth", dice Chiang. “El estilo de Gareth es muy práctico, muy de mano, como si entraras en ese mundo y empezaras a rodar”.
  Para Chiang y Lamont, "empezar a rodar", significaba construir entornos de 360 grados, a sabiendas de que cuando Edwards quisiera, ellos estarían listos. “Trabajar con Gareth es emocionante ya que la cámara tiene el potencial de mirar por todo el set y nuestros chicos tienen que estar listos para satisfacer cualquier deseo que puedan tener Gareth o Greig", dice Lamont. “Eso significa que teníamos que cubrir todos los ángulos y eso fue un reto muy estimulante y también gratificante.”
  Lamont continúa diciendo: "En última instancia, el resultado es una película documental de guerra, tensa y con estilo, una versión más dura de lo que está acostumbrada la gente en Star Wars.”
  De la misma forma, Neil Corbouki, ganador del Oscar, y su equipo asumieron con gran ilusión el reto de hacer que "Rogue One" pareciera real y realista.
  Edwards encargó a Corbould la tarea de hacer que la acción pareciera tan real como cualquier material de guerra. Corbould lo explica: "Gareth quería un aspecto ligeramente más realista en todas las batallas, de forma que en vez de una pequeña chispa tenemos un montón de escombros. Intentamos con diferentes materiales que proporcionan diferentes chispas de colores, así que si se trataba de metal, la chispa que se obtenía era azul y si era tierra era de color naranja rojizo-amarillento.
  “Nuestro objetivo era que los personajes se vieran como si estuvieran en una batalla, que el peligro era real", concluye.

EL REPARTO...
  “Rogue One: Una historia de Star Wars" cuenta con un reparto internacional con actores del Reino Unido, Australia, China, México, Dinamarca y Estados Unidos. Este conjunto de talentos ofrece toda la gama de registros a la película, desde el talento para la comedia hasta el dominio de las artes marciales.
  Los realizadores recurrieron a Felicity Jones, una de las actrices jóvenes con más talento del Reino Unido y nominada a los Oscar para interpretar a la protagonista una joven impetuosa y atrevida que pone sus habilidades al servicio de la Alianza Rebelde y emprende una misión desesperada.
  Siguiendo con la tradición de Star Wars, "Rogue One" tiene como protagonista de la historia a una mujer fuerte, leal y ferozmente decidida. Pero Edwards quería llegar más lejos y crear un personaje que podría haber sido interpretado por un actor o una actriz, cuya sexualidad sería secundaria.
  “Hablamos sobre el hecho de que Jyn no es sólo una mujer, es una persona", explica Edwards. “Que sea mujer sólo es circunstancial. Siempre hemos intentado tratarla así. Yo quería hacer un personaje que me hubiera gustado ser. No quiere decir que me guste o que quiera casarme con ella, sino que quiero ser ella. Sólo es una persona maravillosa. Intentamos hacer una película de forma que el tema de chico o chica no fuera importante”.
  Contratar a una mujer como protagonista era una tradición que inició George Lucas con la princesa Leia y que continuó JJ. Abrams con Rey. Como dice Kennedy: "Que El despertar de la fuerza y 'Rogue Uno' tengan personajes femeninos fuertes indica claramente la senda que hemos emprendido. Nos interesa que nuestro reparto tenga diversidad, ya se trate de diversidad étnica o de género, y que representa a la población. Hay que asegurarse de que la diversidad de nuestra sociedad se refleja en las historias que contamos”.
  Jones explica cómo es la interpretación de la protagonista femenina: "Todo el mundo puede identificarse con Jyn. No importa que sea hombre o mujer. No es dura; al igual que todos los seres humanos también puede ser vulnerable”.
  Después de que la abandonaran cuando era muy pequeña, a Jyn la cría un proscrito rebelde llamado Saw Gerrera pero, cuando se hace mayor, vuelve a encontrarse sola en el mundo. Al describir su personaje, Jones dice: "Al principio de la película es una gran inconformista. Es un espíritu libre. No sabe cómo respetar las reglas y vive al límite”.
  Al reflexionar sobre su personaje, Jyn afirma: "Quería que Jyn fuera lo más humana posible. Es fuerte cuando tiene que ser, es tremendamente decidida y tiene que ser dura cuando no tiene ganas de serlo”.
  Jones se sometió a una sesión de entrenamiento intensivo con el coordinador de especialistas Rob Inch y su equipo para prepararla para las escenas de batalla físicas de la película Con las explosiones reales creadas por Neil Corbould y su equipo de efectos especiales y batallas reales, nada era ficticio.
  Como dice Jones: "Gareth ha hecho que todo parezca tremendamente real. Quiere autenticidad y eso significa mucho trabajo en condiciones muy duras, con lluvias continuas, arena en la cara... Pero quiere que el público sienta que está allí mismo, y eso es muy importante.”
  Kathleen Kennedy concluye: "Felicity es una actriz muy brillante y aporta un sentido de dignidad y seriedad a todo lo que hace, aunque también es muy divertida. Tiene una gran sonrisa, un sentido del humor maravilloso, y ha estado fantástica. Tiene la fuerza y la determinación que buscamos en los personajes femeninos de Star Wars. Espero que algún día ni siquiera tengamos que hablar de eso porque todo el mundo asumirá que las protagonistas femeninas de Star Wars son tan importantes como sus homólogos masculinos y se reconocerá su valía para interpretar un gran papel, sin importar el género”.
  Interpretar el papel de CASSIAN ANDOR, un respetado oficial de inteligencia de la Alianza, exigía un actor de enorme talento y experiencia que diera prueba de inteligencia, fuerza y determinación y también de vulnerabilidad. Ese actor es Diego Luna.
  Para Diego Luna, un actor y director consumado que ha producido más de 20 películas y programas de televisión y con más de 50 créditos en su haber, el interés de interpretar el papel de Cassian era evidente: “La película tiene muchas capas. Hay momentos profundos y dramáticos que exigen mucha atención y rigor por parte de los actores. Y también hay escenas divertidas que son como una coreografía. Disfrutas y te diviertes con el ritmo.”
  Al principio, creemos que Cassian sólo es otro oficial rebelde y despiadado, pero a medida que avanza la historia vemos que también tiene un pasado. “Te das cuenta que en el pasado, Cassian ha tenido una relación con el Imperio. Está claro que ha perdido a miembros de su familia, así que está resentido. Al principio, cuando conoce a Jyn, se limita a obedecer órdenes. Pero a medida que avanza la historia ambos descubren que tienen mucho más en común de lo que pensaban", dice Kennedy.
  Sobre la relación entre Jyn y Casiano, Gareth Edwards afirma: "Cuando Cassian y Jyn se conocen, ninguno de ellos quiere hacer lo que están haciendo juntos. Cassian preferiría ir por su cuenta, y lo mismo le ocurre a Jyn. Al principio no se llevan muy bien pero ambos son gente agradable. Ese antagonismo no puede durar mucho tiempo porque ambos van a resolver ese gran problema que tiene en mundo que se cuenta en nuestra película".
  Su misión no es tarea fácil y las posibilidades de éxito parecen escasas, pero para Cassian y Jyn, el viaje personal de ambos sufre un revés inesperado, como explica Felicity Jones: “Jyn no se fía de Cassian. Tiene que emprender una misión con alguien a quien no conoce. Así que se muestra cautelosa. Ambos se parecen porque son muy testarudos. No se hacen amigos inmediatamente, y eso le da chispa a la interpretación. Pero viven muchas cosas juntos. No pueden evitar que se cree un vínculo. Al final de la película hay una verdadera amistad y también respeto. Cada uno de ellos se ha ganado el afecto del otro”.
  En consonancia con la filosofía de Lucasfilm de hacer un cine que refleje fielmente el mundo de hoy, los realizadores buscaron en China a dos de sus personajes protagonistas, Chirrut y Baze.
  “Nos sentimos muy afortunados de contar con Donnie Yen y Jiang Wen", comenta Kennedy. “Ambos son actores muy respetados en la industria del cine chino. Cuando creamos estos personajes, queríamos explorar a fondo la diversidad y encontrar el yin y el yang de esta dinámica, y Donnie y Jiang fueron dos de las primeras personas con las que hablamos”.

LOS SETS Y LAS LOCALIZACIONES...
  El rodaje de "Rogue One" se desarrolló principalmente en los Estudios Pinewood de Londres, pero siempre que era posible Edwards hacía que sus equipos de producción construyeran sets en emplazamientos reales, tanto en Inglaterra y como en Islandia, Jordania y las Maldivas.
  La tarea de diseñar los sets recayó en los diseñadores de producción Doug Chiang y Neil Lamont. “Para nosotros, creo que la magia de 'Rogue One' era que estábamos llevando la filosofía de diseño de El despertar de la Fuerza al siguiente nivel", dice Chiang. “En la reunión con Gareth, me gustó mucho su sensibilidad y su enfoque. Él quería una mirada de cámara de mano, que diera la impresión de que estás en ese mundo. Como diseñadores de producción, tenemos que crear un mundo muy inmersivo para que un director pueda hacer eso”.
  Chiang y Lamont asumieron el reto y crearon sets que evocan el crudo realismo del conflicto, combinándolos con elementos de diseño que se han convertido en parte de la vida de Star Wars.

YAVIN 4:
  Un set familiar para los fans será la base rebelde en Yavin 4, que se vio por primera vez en Una nueva esperanza. Pero por razones presupuestarias, Lucas sólo pudo construir una parte de la base rebelde y tuvo que utilizar una pintura mate para dar la ilusión de tamaño. En "Rogue One", la producción ha podido llevar a cabo toda la construcción. Por otra parte, el equipo volvió a visitar la localización exacta del set original de Yavin 4, Cardington Airfield, en el condado de Bedfordshire.
  Cardington Airfield se construyó en principio para dirigibles, con una historia que se remonta a 1915. Los enormes hangares de 243 metros de largo y de ancho, con una altura de techo de una dimensión similar, dieron a Chiang y Lamont la posibilidad de construir Yavin 4 a escala.
  “Hemos podido construir un set de enormes proporciones", explica Lamont. “En la parte delantera parece un templo enorme, con una apertura larga, que es la entrada al hangar Yavin, y luego dentro las medidas del set son 106 metros de largo por de las medidas de ajuste alrededor de 350 pies de largo por 61 de ancho”.
  “Cuando estás dentro tienes la sensación de estar en un hangar en pleno funcionamiento", añade Chiang. “Hay varios tripulantes y criaturas corriendo de un lardo a otro para movilizarse contra el Imperio y teníamos espacio suficiente para colocar Alas-X a tamaño completo”.
  En medio del enorme hangar, la producción construyó el set del bunker, añadiéndole un techo, como dice el director senior de arte Al Bullock: "haced que parezca un poco más íntimo”. En el set del búnker es donde Mon Mothma da por primera vez órdenes a Jyn.
La pieza central del búnker es la mesa de briefing de Yavin, una mesa recreada minuciosamente por el decorador de set nominado al Oscar, Lee Sandales. La mesa aparece por primera vez en Una nueva esperanza pero por desgracia no había dibujos o planos para realizar su reconstrucción. Así que Lee y la directora de arte Lydia Fry tuvieron que recurrir a un estudio detallado de la fotografía y del material de la película.
  Lee Sandales describe el proceso: “Nos pusimos a hacer un estudio forense de la mesa, en milímetros. Tomó cerca de cuatro a seis semanas de dibujos para obtener el derecho de la tabla. Utilizamos las fotos de producción de Carrie Fisher de pie junto a la mesa para conseguir la altura y averiguar la escala de las costillas en el interior de la mesa y también para averiguar cuántas costillas había”.
  Lo mismo se aplicó a las pantallas detrás de la mesa. Y añade: “No pudimos contar con los gráficos, por lo que Lidia estudió cada uno de los gráficos para que coincidieran exactamente con los de Una nueva esperanza”.
  Además de las Alas-X, la película acoge una nueva nave creada especialmente para "Rogue One", es decir el Ala-T. Además de crear una nueva generación de soldados de asalto para los fans, Edwards también quería diseñarles una nave Como explica Doug Chiang, "Gareth es un gran fan de Star Wars y quería diseñar una nave tan icónica como el Ala-X.
  Quería crear una versión del helicóptero Huey de un Ala-X que tuviera todo el diseño y las características emblemáticas, pero que pudiera transportar 12 personas”.
  Para Edwards, el aspecto del vehículo tenía que ser perfecto, y por lo tanto el diseño de la nueva Ala-T llevó meses y cerca de 1.000 diseños. Pero como dice Chiang: “Tenía que ser perfecto. Necesitábamos una nave para colocarla al lado del Ala-X”.

JEDHA:
  Para crear la ciudad santa de Jedha, los diseñadores de producción Lamont y Chiang se inspiraron en la antigua ciudad de Jerusalén y en la fortaleza del desierto de Madasa en Israel.
  Lamont afirma: "Una de las cosas especiales de Star Wars es que, a pesar de que estamos creando nuevos universos, sigue siendo muy realista. Doug y yo empezamos con un gran trabajo de investigación y buscamos localizaciones reales. En el caso de Jedha, es una ciudad muy antigua, pero con algunos elementos tecnológicos para incorporarla en Star Wars”.
  Chiang sigue diciendo: “George [Lucas], que es un gran aficionado a la historia, le dijo a la gente cuando empezó Star Wars que indagaran en la historia para encontrar diferentes elementos, que cogieran cosas de épocas dispares y las fusionasen. Lo que se obtiene es un diseño que es intemporal, pero parece muy real, porque el 80-90% del mismo es real”.
  Otra influencia clave para la creación de Jedha fue el París ocupado de la Segunda Guerra Mundial. “Jedha es una ciudad santa pero ocupada por el Imperio y vigilada por soldados de asalto", añade el director de supervisión artística Al Bullock. “Son peregrinos pacíficos vigilados a punta de pistola hasta que acaban plantando cara".
  En Jedha, 'plantar cara' entrañó un complicado trabajo para Neil Corbould y su equipo de efectos especiales, con unas 500 o 600 'balas' explotando en las paredes. “Gareth quería filmarlo casi como un documental, como 'En tierra hostil' o 'Black Hawk derribado' con cámaras de mano dentro de la batalla de forma que tienes la impresión de estar dentro", dice Corbould.
  Durante esta batalla, los soldados de asalto se internan por las calles, dispersando a los peregrinos inocentes. Para conseguirlo, Corbould se hizo con un tanque que podía girar en el acto. “Hicimos un lado en fibra de vidrio y el otro en un material de espuma, de modo que cuando lo volamos nadie resultara herido", dice Corbould.

EADU:
  Después de huir de las ruinas de Jedha, Jyn y los rebeldes se dirigen a las montañas frías y húmedas de Eadu. Este entorno no podría ser más diferente a las tierras secas y desérticas de la ciudad santa.
  “A Gareth le encantaba la idea de una base secreta, casi oculta", explica Chiang. “Así que construimos un set y luego tuvimos que encontrar una manera de ocultarlo. Es un planeta oscuro y misterioso en el que llueve constantemente y, de hecho, está siempre envuelto en la niebla, lo que ayudó a enturbiar el diseño”.
  Lamont continúa diciendo: "El mayor reto fue hacer un set de ese tamaño dentro de un plató. Normalmente, algo tan grande se construye fuera, pero debido a una lluvia incesante se necesitaban diez días de rodaje, así que era más fácil controlar los efectos, las explosiones, etc, dentro de un plató”.
  Por lo tanto, el departamento de arte decidió construir el set en un enorme tanque construido especialmente en la etapa de Richard Attenborough en Pinewood. El departamento de efectos especiales arrojaba incesantemente viento y lluvia al reparto, así que es fácil imaginar que estaban experimentando el muy inhóspito clima de Eadu.

LA ESTRELLA DE LA MUERTE:
  Un set que necesita muy poca presentación es la Estrella de la Muerte. Sin embargo, para el director de arte Alex Baily, que se encargó de su recreación, había muy poca información para realizar el proyecto.
  “Calculamos el tamaño a partir del tamaño que tenía un panel de pared y basándonos en fotografías", explica Baily. “El set original se improvisó y sólo se construyó la pantalla y una de las paredes. Después, cuando llegó el día de rodar en él, George Lucas decidió que la escena no cabía en un set tan pequeño así que construyeron el resto en la hora del almuerzo.”
  Después de semanas de investigación cuidadosa y de un examen forense de las fotografías, Baily y el equipo volvieron a crear el set completo de 18x6,50 metros.
  Un cambio en el set original fue el uso de una pantalla gigante LED. Ya se utilizó proyección trasera en Una nueva esperanza y los realizadores de "Rogue One" estaban planeando usar la pantalla azul, pero en el último momento descubrieron la existencia de una pantalla LED de última tecnología. De esta forma, el equipo de efectos especiales podía proporcionar en directo, imágenes de la icónica Estrella de la Muerte fuera de la ventana, mientras las cámaras seguían funcionando.

SCARIF:
  La búsqueda de Jyn de los planos de la Estrella de la Muerte acaban llevándola a ella y a su equipo rebelde al beatífico planeta de Scarif.
  “Gareth siempre había querido que esta área fuera un lugar maravilloso, una isla desierta con aguas verde esmeralda. De esa forma teníamos el contraste del Imperio arruinando algo idílico y haciendo algo destructivo", explica Lamont.
  Chiang añade: "Gareth quería que el tercer acto se desarrollara en el paraíso, donde el Imperio quiere arruinar y destrozar el planeta para destruirlo. Pensó en un lugar como las Maldivas, ¡pero está claro que no podía ir a las Maldivas y hacerlo estallar!”
  Después de estudiar playas y lugares tan remotos como Sudáfrica, los realizadores decidieron finalmente traer las Maldivas a Inglaterra y encontraron el lugar perfecto. Se trataba de Bodingdon Airfield, una base de la RAF que no se utilizaba desde hace 50 años, perfecto para recrear la Maldivas con sus horizontes despejados y su accesibilidad. Todo lo que necesitaba era un poco de arena y algunas palmeras.
“Trajimos 2.000 toneladas de arena en unas 200 cargas de camión", cuenta Lamont. "E importamos unas 60 palmeras de España y de varios viveros del Reino Unido. También necesitábamos construir una playa y al equipo de efectos especiales se le ocurrió reciclar agua del tanque de Pinewood para que no se desperdiciara”.
  De hecho, el departamento de arte recicló 800.000 litros de agua, unas 5.000 bañeras llenas, en un tanque gigante de 60x30 metros. Al final el set medía nada menos que 213x152 metros, es decir unos ocho acres, y reflejaba perfectamente la configuración regional de las Maldivas, donde una unidad reducida rodaría más tarde.
  Gran parte de la acción del tercer acto tiene lugar en el hermoso planeta de Scarif, es decir en Bovingdon, incluyendo gigantescas batallas entre los rebeldes y el Imperio ya que Krennic se esfuerza por frustrar sus intentos de robar los planos de la Estrella de la Muerte.
  Además de tener que gestionar unas 2.000 balas al día, el mayor problema del supervisor de SFX Neil Corbould era construir una explosión de proporciones gigantescas ya que la Lanzadera Espacial, que han robado los rebeldes, explota.
  “Gareth quería una gran explosión, así que le enseñamos algunas pruebas que representaban alrededor de un quinto de cómo sería la verdadera explosión. Así que cuando llegó la hora de rodar, teníamos un container de 12 metros que cortamos en trozos, cargamos con piezas de mortero y después lo cubrimos con un material ligero y rompible. Le dije a Gareth que iba a ser un poco más grande de lo que había visto", dice Corbould.
  Como a Gareth Edwards le gusta tanto estar donde discurre la acción, le preguntó a Corbould si podía estar a unos 15 metros de la explosión, pero no era un lugar muy seguro para nadie. “Gareth quería estar muy cerca. Le dije que podía hacerlo pero tenía que llevar un traje Nomex contra el fuego, pasamontañas, guantes, etc. Todos los que estaban alrededor de él también llevaba trajes contra el fuego y había especialistas con escudos para protegerlos”.
  Después de tres meses de planificación y ensayos, el equipo de efectos especiales dispuso de un día para montar la explosión. La explosión definitiva se podía ver desde varios kilómetros ya que los 2.500 litros de combustible crearon una bola de fuego de unos 60 metros de altura con un radio de 15 a 18 metros.
  El interior de la base del Imperio de Scarif se rodó en una ubicación muy poco habitual: la estación de metro de Canary Wharf al este de Londres. La enorme plataforma reflejaba a la perfección el entorno del Imperio, con sus líneas limpias de vidrio y cromo. Pero, por temor a que las personas que iban por el metro se dieran cuenta, había que construirlo rápidamente.
  “Fue una operación de logística muy complicada", explica el director de arte Alex Baily. “No tuvimos tiempo para preinstalar ningún elemento. Todo tenía que estar pre-fabricado por la noche, cuando el metro dejaba de funcionar".
  Después de trabajar un jueves y un viernes por la noche, a la una de la mañana del domingo, cuando el metro dejaba de circular, el departamento de arte entraba en acción. Colocaba un suelo de caucho, tapaba las señalizaciones, añadía plantas y gráficos y una "especie de diseño de Harry Lang con luces LED”.
  A las 5:30 de la mañana la unidad lo recogía todo de forma que cuando la gente empezaba a llegar a las 7:00 am., el equipo de la película ya no estaba allí.

LAS CRIATURAS Y UN NUEVO ANDROIDE:
  Neal Scanlan, que ganó un Premio BAFTA y fue nominado a un Premio de la Academia® por su trabajo en Star Wars: El despertar de la fuerza, ha vuelto a encargarse de crear las criaturas que pueblan el mundo de “Rogue One”.
  Iba a ser la primera vez que Edwards trabajaba Scanlan, el emblemático creador de criaturas y reconoce que estaba un poco abrumado. “Hicieron todos esos diseños de criaturas", comenta Edwards. “Era alucinante. Pero llegó el día en que teníamos que elegir cinco y sólo disponíamos de una hora. Yo había soñado con hacer una criatura para Star Wars y hacer lo que quería, pero cuando empecé a decirles cuáles quería, no podía decidirme”.
  Colaborar con el director y comprender su visión de la película dio a Scanlan y a su equipo libertad creativa y la oportunidad de desarrollar los personajes de una forma nueva. “Nunca había trabajado con un director como Gareth", explica Scanlan. “Él quiere que los personajes sean espontáneas así que no llegas al set con una idea preconcebida de lo que estás haciendo. Los actores no tienen ni idea de dónde les encontrará la cámara, si será por delante o en el fondo. Es una idea excelente y permite que los personajes evolucionen con gran naturalidad. A Gareth le tocaba identificar esos momentos”.
  El resultado final es que en el set, se trata a las criaturas de la misma forma que al resto de los actores. De hecho, Scanlan pidió al equipo de maquillaje y peluquería que añadieran polvo, suciedad, sudor y grasa a las criaturas, como si fueran cualquier otro miembro del reparto.
  Con su equipo de 130 personas, Scanlan diseñó y creó 30 criaturas para la película que podían moverse y articularse. Además de las numerosas criaturas alienígenas y de segundo plano, hay cuatro criaturas que tienen papeles en la película, a saber, Pao, Bistan, Moroff y Bor Gullet.
  Si nos fijamos en la garganta de Pao, vemos en el interior la garganta del actor Derek Arnold. Al realizar Pao, Arnold se hace casi ciega y se basa en el coreógrafo Paul Kasey, que se ocupa de los caracteres en el set, y recurre a Arnold a través de un auricular.
Pao fue una de las primeras criaturas que eligió Edwards. Se trata de una especie de reptil con una boca articulada de proporciones gigantescas. Así la describe Scanlan: "Pao tiene unos ojos diminutos y mira de reojo. Casi siempre tiene la boca cerrada pero cuando la abre, cuando empieza a gritar, la boca se abre de forma extraordinaria".
  Si nos fijamos en la garganta de Pao, vemos en el interior la garganta del actor Derek Arnold.
 Al realizar Pao, Arnold se hace casi ciega y se basa en el coreógrafo Paul Kasey, que se ocupa de los caracteres en el set, y recurre a Arnold a través de un auricular.
“Pao está casi siempre corriendo, escondiendo la cabeza y arrastrándose entre las explosiones del set. Así que era un reto enorme ya que dependía totalmente de las instrucciones que se le daban. Y también había una tercera persona, Phil Woodvine, que interpreta expresiones físicas en la cara de Pao a través de animatronics controlados por radio", explica Scanlan.
Bistan fue otro diseño que gustó inmediatamente a Edwards. Al director le divertía la idea de poner un traje espacial a un mono de verdad. Lo interpreta Nick Kellington y Scanlan cree que la atracción del personaje radica en el hecho de que lo que se ve en realidad son los ojos de Kellington.
  “Lo que vemos son los ojos de Nick, no son lentes", dice Scanlan. “Creo que Chewbacca funciona tan bien porque lo que vemos en realidad son los ojos de Chewie. Son los ojos de una persona de verdad y ahí estriba la diferencia”.
  El tercer personaje clave es Moroff, una especie de Yeti gigante de color blanco con los ojos marrones y suaves de un perro. Es una criatura que no habíamos visto antes. “No ha habido muchas versiones de grandes criaturas peludas aparte de Chewie, y por eso pensamos en introducir algo que se pareciera a un Wookie", dice Scanlan.
  Y añade: "A Gareth le gusta la idea de que se trata de una nueva raza de alienígenas; son personajes que tiene cierto protagonismo porque son poderosos pueden hacer el trabajo duro. Moroff no está muy contento con su vida, pero no cruzaría nunca la línea. Así que Ian Whyte, que lo interpreta, utilizó esa circunstancia para comprender cómo debía moverse Moroff. Es un poco vago, no cree que debería estar haciendo tanto esfuerzo, pero es un buen tipo y está ahí para ayudar”.
  Puede que el mayor logro de Scanlan y del que se siente más orgulloso sea la criatura que, literalmente, rompió el molde, o al menos los records del molde. Para diseñar Bor Gullet, el equipo de Scanlan lo tuvo que esculpir a tamaño completo, algo que no se había hecho nunca e implicaba utilizar la asombrosa cifra de dos toneladas y media de silicona.
  Gullet es el hombre de confianza de Gerrera, un interrogador implacable que puede leer las mentes de los prisioneros con o sin su cooperación. “Bor Gullet fue un acierto total en lo que se refiere al diseño de personajes", explica Scanlan. “Normalmente hay muchos dibujos y diseños, pero Ivan Manzella dibujó esta cosa informe, parecida a un pulpo, y al verlo Gareth dijo: 'Es ese'. Bor tiene esta mente increíble pero se ve obstaculizado por su cuerpo, así que utilizamos ese diseño para inspirarnos. Es un poco como Jabba el Hutt”.
Gullet mide 3x2 metros aproximadamente y otros 2 de altura. Se necesitaron 15 marionetistas para hacer funcionar a Bor desde un molde hueco debajo del suelo, moviendo su cuerpo, tentáculos y ojos, y haciéndole respirar.
  La creación de K-2SO necesitó la pericia de Knoll y del equipo de ILM, así como de Neal Scanlan y su equipo de expertos en criaturas y androides. En primer lugar, el equipo de Scanlan creó a K-2 como una maqueta a escala completa y después le tocó el turno al departamento de efectos visuales.
  Neal Scanlan describe el diseño del personaje: “Gareth describió a K-2 como un velocista perezoso; es rápido e increíblemente potente y él no cree pertenecer al mismo grupo del resto de los androides.
  La versión del Imperio de un androide debe ser algo que te puedas llevar a una batalla. Así que es alto, con un aspecto misterioso y con extremidades largas. Lucas Fisher fue el diseñador y nos hizo una maqueta a escala real que después se convirtió en un efecto visual”.
Pero el trabajo artesanal no acababa ahí. Para que Tudyk pudiera representar un personaje de casi dos metros de altura, Scanlan y su equipo se pusieron en contacto con una compañía que hacía extremidades artificiales y les pidió que diseñaran piernas para Alan que le permitieran caminar sin ayuda.
  Y continúa diciendo: “Las extremidades robóticas han evolucionado muchísimo y nos permiten que Alan sea mucho más alto. Sus extensiones de la pierna se construyeron especialmente para él, al igual que sus extensiones de manos robóticas. De esa forma un actor puede participar en la escena y tener tanta presencia como el resto del reparto”.
  Al referirse de las manos del K-2, Tudyk dice: "Tengo unas manos mecánicas para hacer que las manos de K-2 funcionen. Sus manos son mucho más largas que las mías. Las manos son animatrónicas y son increíbles. Pueden hasta agarrar cosas. Tengo una escena en la que agarro a un tipo por el hombro, se lo llevo a otro androide y le dijo que es un espía y que debe procesarlo. Y sólo tengo que utilizar las manos. Tienen bastante fuerza. Son muy ligeras y además son huecas. Se pensó en todo”.

LOS EFECTOS VISUALES PIONEROS:
  John Knoll es la máxima autoridad mundial en el campo de los efectos visuales e introdujo nuevas y emocionantes tecnologías en "Rogue One".
  Knoll trajo efectos visuales en tiempo real al set para que el directo pudiera saber cómo se vería el mundo mientras estaba rodando la película. Los efectos visuales en tiempo real creaban literalmente el entorno en la pantalla para que Edwards pudiera ver cómo el reparto interpretaba la escena.
  Al describir el proceso, Knoll dice: "SolidTrak es una tecnología que nos permite llegar en tiempo real donde está la cámara, y luego utilizarlo para realizar la representación gráfica por ordenador y ver lo que hemos hecho y lo que falta. Te da una vista previa en el monitor de cómo será el resultado final”.
  Y continúa: "A Gareth le preocupaba el uso de la pantalla verde y lo entiendo perfectamente. Los directores de fotografía se esfuerzan toda su vida para iluminar lo que tienen delante, así que si quieres ver una vista previa de lo que será la imagen final, puedes elegir entre varias opciones”.
  Knoll también introdujo nuevas técnicas cuando rodaban en los interiores de las naves cuando luchan en los ataques del Imperio. Históricamente, aunque se podía colocar una nave en un cardán para simular el movimiento, el exterior solía ser una pantalla azul o verde.
  “Uno de los retos es el trabajo en las cabinas y tenemos Alas-X, un Ala-U y cabinas de mando de la Lanzadera del Imperio", explica Knoll. “Tradicionalmente haces estas cosas en platós y los iluminas para reproducir la luz del día. Pero queríamos llegar más lejos.
  Así que hemos hecho una pantalla LED gigante y envolvente que tiene 15 metros de diámetro con una banda central de 6 metros de alto, y proyectamos imágenes en esas pantallas. Al adoptar este enfoque podemos añadir láseres que vuelan por el espacio de la batalla, y pueden verse los reflejos en la superficie brillante del casco que lleva el piloto. Y eso crea una apariencia muy real”.
  El diseño de la nave perteneciente al Almirante Raddus también trajo consigo avances en la forma en que los efectos visuales pueden casar con el diseño de producción para encontrar soluciones. Mientras trabajaba en estrecha colaboración con Lamont y Chiang en el departamento de arte, a Knoll se le ocurrió la idea innovadora de construir un conjunto de efectos visuales 3D que se pintarían por ordenador en postproducción.
  Knoll nos guía a través de la idea. “No había un gran presupuesto para algo que iba a estar en pantalla durante menos de 30 segundos, así que nos decantamos por un set virtual. Nos ceñimos a la idea de construir las formas básicas del set para proyectar sombras y proporcionar a Greig Fraser el entorno de iluminación. Después hay que reemplazarlo con gráficos por ordenador. La verdad es que nunca habíamos hecho algo como esto”.
  Y, por último, Knoll creó una alternativa del siglo XXI a una forma artística creada por Lucas y su equipo casi 40 años antes. “Una parte importante de las películas originales de Star Wars era la forma en la que se construían las miniaturas", dice Knoll. “El Halcón Milenario, la Estrella de la Muerte y los Destructores Estelares se hacían por 'kit bashing’”.
  Esto implicaba descomponer múltiples kits de piezas de plástico destinadas a elaborar pequeñas réplicas de aviones, barcos y vehículos, y reutilizar esas piezas para crear unas maquetas extraordinariamente detalladas. La idea era sencilla, pero el proceso llevaba horas y había que procesar miles de piezas de los kits.
  Knoll explica: "Utilizaban piezas diminutas de kits de maquetas para artillería, tanques y motores de coches de carreras y luego las pegaban en una maqueta de Star Wars. Como teníamos que construir maquetas de muchos tipos, naves espaciales, etc., queríamos hacer una versión digital de la biblioteca de kits de maquetas para que el proceso fuera similar y mantener la misma estética en todas las películas”.

EL VESTUARIO...
  Para los diseñadores de vestuario Glyn Dillon y David Crossman, era un "sueño hecho realidad" trabajar en una película independiente que tenía tanto en común con Una nueva esperanza, la primera de la trilogía de las películas de Star Wars con las que habían crecido y que tanto les gustaban.
  A pesar de que fueron fieles a los diseños originales, los diseñadores de vestuario cumplieron las órdenes de Edwards y añadieron más realismo y detalles a los trajes de "Rogue One". “Para nosotros era muy importante mantener la estética original de la película", dice Crossman. “No queríamos cambiarla; se trata sólo de realzarla y de introducir algunas mejoras”.
  Glyn Dillon añade: "Queríamos que los trajes parecieran reales. Los llevan personas de verdad y tienen una finalidad real”.
Un ejemplo es el vestuario de los pilotos. En lugar de un mono naranja, ahora llevan un traje de vuelo adecuado. Este realismo se extiende también a los chalecos antibalas y a los cascos.
  Para crear la apariencia de soldado de Jyn Erso, Dillon y Crossman trabajaron estrechamente con Felicity Jones durante varios meses. “El traje era una de mis cosas favoritas de Jyn", dice Jones. “Estudiamos muchas referencias diferentes. Nos gustaron las influencias japonesas, así que la camiseta interior de Jyn se basó en un diseño japonés.”
  Jones añade: "Era importante que Jyn transmitiera fuerza y resistencia, pero sin perder su feminidad. No queríamos que acabara vistiendo como un chico. Debía tener su propia identidad y su propia forma de hacer las cosas y es lo que tenía que transmitir su ropa”.
Crossman y Dillon decidieron un look principal para Jyn, un look militar que evolucionaría a medida que avanzaba la historia. Crossman explica: "Empieza llevando un equipo de las Fuerzas Especiales, pero vamos quitándole cosas para que parezca más humana, de forma que al final de la película se obtiene una silueta más sencilla”.
  Dillon continúa diciendo: "Sólo tiene un look principal, pero también añadimos un 'concho' para la misión en la Montaña de Eadu, que se llama así porque es una mezcla de 'coat' (abrigo en inglés) y poncho. El otro traje es el disfraz que lleva en la plataforma de Aterrizaje Imperial. Es una ropa muy bonita con un casco de artillero Imperial que lleva una visera móvil que cubre la barbilla".
  A la hora de diseñar el look de Saw Gerrera, que interpreta Forest Whitaker, Edwards quería que Saw transmitiera nobleza, como si fuera un rey derrocado que se niega a aceptar la derrota y eso supuso un reto interesante para los diseñadores de vestuario Dillon y Crossman.
  “Saw se sentía como un veterano harto de la guerra", dice Crossman, "y empezamos a hablar con Gareth como alguien que es un rey, un rey antiguo. Así que tratamos de hacer una versión de una armadura medieval con una bandera a la espalda, como si fuera una capa, lo que le da la silueta de un rey debilitado. Pero, debajo sigue habiendo un traje de Star Wars”.
  Para crear el look de Cassian Andor, interpretado por Diego Luna, Dillon y Crossman se fijaron en los trajes militares a lo largo de la historia y, por supuesto en las películas de Star Wars . “Cassian comienza siendo un oficial de la inteligencia rebelde, así que le vestimos con la clásica chaqueta con mangas cuyas rayas informan sobre su rango", dice Crossman. Después se nos ocurrió que sería divertido añadir un parka para la misión en las montañas de Eadu, con influencias del que llevaba Han Solo en El imperio Contraataca.”
Dillon añade: "Lleva la clásica camisa de Star Wars que se abre como la que llevaba Luke en El regreso del Jedi. Y al final de la película, al igual que ocurre con Jyn, vemos cómo se disfraza de oficial Imperial”.
  Para Diego Luna, descubrir las reglas del vestuario del universo de Star Wars fue una experiencia increíble. “Por ejemplo", dice Luna, "los botones no están permitidos en Star Wars. Aunque parezca un detalle sin importancia, lo cierto es que nadie lleva botones. ¿Entonces, cómo te abrochas la ropa? Es un misterio”.
  A la hora de hacer el look de Bodhi, interpretado por Riz Ahmed, Edwards pensó en un principio que llevara gafas, pero acaba llevando gafas de protección, junto con un mono de trabajo y como dice Dillon "una especie de chaleco arnés lo que recuerda un poco a Dennis Hopper en "Apocalypse Now.’”
  Al comentar su look, Riz Ahmed dice: "El traje es interesante porque Bodhi es alguien que comienza a trabajar para el Imperio, y luego desierta. Pero nunca se cambia de ropa. Nunca se pone en la ropa de los Rebeldes. Se queda con la misma. Esto tiene mucho que ver con la naturaleza de una película donde hay mucha acción. No hay tiempo para cambiarse de ropa”.
  Para crear el look de Galen Erso, interpretado por Mads Mikkelsen, Edwards pidió a Crossman y Dillon que se fijaran en Una nueva esperanza y en el personaje de Luke cuando el público le conoce por primera vez mientras trabaja en la granja de su tío.
Dillon explica: "Conocimos a Galen al principio de la película y Gareth quería que sintiera que está en un lugar muy de Star Wars. Quería que todos los que vean la película sintieran inmediatamente que están en el Star Wars que aman y conocen. Así que Gareth dijo: 'Fijaos en el traje de Luke y haced una versión más oscura’”.
  Crossman sigue diciendo: “Se parece esa idea de agricultura y de granja que hay en la mitología de Star Wars. Así que, al final, Mads acabó teniendo una silueta similar a la de Luke, pero con una chaqueta acolchada cruzada en tonos más oscuros, ya que no queremos que fuera exactamente igual”.
  Para el look de Chirrut, Edwards quería que fuera un arquero experto que maneja una gama de armamento impresionante, lo que incluye una ballesta que se asemeja más a un rifle por sus prestaciones y un bastón que se convierte en un arma cuando es necesario.
El armamento de Chirrut se oculta debajo de su bata de estilo samurái. Puede echarla hacia atrás durante una batalla, y el look se completa con lentillas de color azul con pequeños agujeros que dan a Yen una visión limitada. “Decidimos que las lentillas serían azules. Es algo diferente", dice Yen, "y contrasta con el pelo negro”.
  Para crear el look de Baze, Crossman y Dillon cogió sus elementos favoritos de Star Wars como la armadura parcial y el mono", un look que se completó después con un enorme arsenal que incluye un arma enorme y una mochila de municiones.
  A continuación, la diseñadora de peluquería Lisa Tromblin hizo lo que Jiang Wen denomina "un corte de pelo Bob Marley", que la diseñadora de maquillaje Amanda Knight y su equipo completaron con "una cara muy sucia", para caracterizar a un soldado que nunca baja la guardia.
  La tarea de recrear al villano más famoso del cine de todos los tiempos parece fácil. Después de todo, Darth Vader es una de las figuras más reconocibles de la historia del cine en todo el mundo. Sin embargo, para los diseñadores de vestuario Dillon y Crossman, la tarea no era tan fácil como uno podría imaginar en un primer momento.
  Dillon lo explica: “En las películas originales, Vader tiene más de un look porque en cada película cambia el casco u otra cosa. Los fans incondicionales sabrán que hay cascos Nueva Esperanza y cascos del Imperio, y son ligeramente diferentes”.
  Como resultado, el casco que lleva Vader en El imperio Contraataca es más brillante que su predecesor, pero después de muchas conversaciones, Edwards decidió que prefería la versión menos brillante como la que aparece en Una nueva esperanza.
Crossman dice: "También hay diferencias en el cuello de la capucha y si nos fijamos bien en la cara de Vader en Una nueva esperanza veremos una ligera cicatriz en forma de C. Así que hemos mantenido la cicatriz”.
  Crossman describe el resto del traje como "una reproducción bastante fiel" ya que las cajas del cinturón de Vader coinciden exactamente con las de Una nueva esperanza, incluso en los pequeños arañazos. Y la caja torácica vuelve a ser de madera pintada con botones en ella.
Igualmente, Crossman y Dillon sabían que necesitaban crear un look único para el Director Krennic, un look que le distinguiera de Vader.
Dillon lo explica: "Hay un personaje en la Estrella de la Muerte en Una nueva esperanza, que si parpadeas te lo pierdes, pero después le llamaron Yularen. Lleva una túnica blanca y nos pareció un buen look para un villano”.
  “Hicimos algunas investigaciones", añade Crossman, "y descubrimos que se suponía que eran oficiales de inteligencia. Cuando llegó el guión vimos que Krennic se describía como un oficial de inteligencia, así que nos pareció que sería una gran idea que llevara una túnica blanca.
  El look de Krenning lo completa una pistola. Krennic es el único personaje de la película que lleva una pistola. Pero, como explica Mendelsohn, cuando eres el Director Krennic no necesitas llevar un arma. “A sí que llegué a la conclusión que era una pistola que había pasado de generación en generación", comenta Mendelsohn. “Es un gran tirador. Pero Krennic no la saca muy a menudo; no lo necesita”.
El único problema de recrear algo como era hace casi 40 años es saber si soportará la tecnología digital actual. Y por eso Gareth Edwards le dijo a su equipo creativo que "lo hiciera como lo recordaban, no como era”.
  Esto era muy cierto en el caso de los soldados de asalto. “Si te fijas en los soldados de salto verás que utilizan pegatinas para añadir detalles. Eso no funcionaría hoy en día", explica Crossman. “Así que, hemos hecho los cascos y los trajes como los recuerdan los fans pero hemos utilizado rejillas y detalles tridimensionales. Nadie notará la diferencia a menos que lo sepa”.
  Pero los diseñadores de vestuario también querían mantener la autenticidad de los cascos originales. “Cuando rehicimos el casco de los soldados de asalto lo hicimos y lo esculpimos en un ordenador, pero basado en un escaneo del original", explica Dillon. “Y fue cuando nos dimos cuenta de que el casco bizqueaba bastante ya que al principio los hicieron con arcilla y no eran totalmente simétricos. Así que lo modificamos un poco en el ordenador aunque mantuvimos un ligero estrabismo, ya que queríamos mantener ese feeling orgánico”.
  Además del soldado de asalto, Edwards también quería dar a los fans algo nuevo e intimidante. Y así nacieron los Death Troopers. Los Death Troopers tienen un diseño totalmente nuevo creado especialmente para "Rogue One”. Son un grupo de soldados de élite que acompañan Krennic donde quiera que va. Aunque se hicieron trajes de soldados de asalto para todos los que midieran más de 1,75 m, los Death Troopers miden más de 1,83.
  “Son mucho más altos y delgados, y los trajes mucho más ajustados que los de los soldados de asalto normales", dice Dillon. “Gareth
quería que dieran miedo y que fueran totalmente negros, así que su silueta resulta muy intimidante”.

LA GALERÍA DE FANS DE "ROGUE ONE"...
  No es ningún secreto que en el rodaje de "Rogue One" había multitud de fans de Star Wars , desde el catering, la seguridad y el reparto hasta los realizadores y los contables.
  Y tal vez el mayor fan de todos es Gareth Edwards, del que Kathleen Kennedy dice: "Regresó a Túnez, donde se rodaron las películas. Bebió leche azul. Posó como lo hizo Luke Skywalker al lado de la cabaña de Tatooine con los dos soles. Hizo una foto para recordar lo que sintió cuando vio la película por primera vez.”
  Kennedy añade: "Lo bueno de Gareth, y lo bueno de los realizadores con los que estamos trabajando, es que todos son fans. Todos tienen una profunda conexión emocional con Star Wars. Eso algo realmente importante cuando buscamos personas que vayan a dirigir estas películas. Estamos buscando cuidadores, personas que se preocupan y aceptan la responsabilidad de participar en la franquicia.”
  Al recordar su primer recuerdo de Star Wars, el über-fan Edwards dice: "Sólo tenía dos años cuando se estrenó Star Wars, así que no recuerdo haberlo visto en el cine. Pero sí recuerdo estar sentado en la parte trasera de un coche después de discutir con mis padres. Se fueron a algún sitio y volvieron con una caja. Y era un reproductor de vídeo Betamax. Recuerdo que les pregunté inmediatamente si podíamos ver Star Wars. Así que fuimos a pedírselo al vecino de al lado que ya lo tenía en Betamax. Creo que nunca se lo devolvimos. Volvimos a casa y lo pusimos y supe lo que quería hacer el resto de mi vida: ver la película una y otra vez en bucle. La ponía cada mañana cuando desayunaba antes de ir al colegio.”
  Edwards no es el único fan en "Rogue One" deseoso de compartir sus primeros recuerdos y sentimientos. Estas son algunas de las anécdotas de los actores:

Felicity Jones: "Crecí con un hermano mayor y un montón de primos. Recuerdo que todos estaban sentados muy serios cuando entré por la puerta. Me acuerdo de esa increíble secuencia del título de Una nueva esperanza surgiendo en la pantalla. Sin embargo, tengo que reconocer que me aficioné a Star Wars viéndola mientras me preparaba para rodar 'Rogue One'. Volví a ver las primeras películas y al final me obsesioné bastante con ellas”.

Ben Mendelsohn: "Me gustaba todo lo relacionado con Star Wars. Todavía recuerdo los cromos que venían en los chicles, y también me acuerdo de un cromo con Chewbacca y Han lanzando rayos láser. Creo que en la serie era el número 77. Era muy difícil de conseguir y al final acabé con dos. Me costaron un montón de chicles, pero estaba muy contento de tener dos. Star Wars eran palabras mayores".

Donnie Yen: "Vi el primer Star Wars en 1977. En aquel momento vivía en Boston y, como a todo el mundo, me fascinaba Star Wars. Y aquí estoy muchos años después. Nunca pensé que acabaría formando parte de Star Wars. Es una gran experiencia y todos estos recuerdos de cuando era un adolescente y vi Star Wars por primera vez empezaron a volver”.

Riz Ahmed: "Era muy joven cuando se estrenó la primera película. Mi hermano mayor es el que estaba más enganchado y seguía las historias. Para mí, eran una serie de imágenes increíbles que nunca olvidaré: los Ewoks, los AT-AT, Jabba el Hutt, Han Solo congelados en los cromos. Nunca las he olvidado y me han inspirado. Y, poco después de ver esas películas con mi hermano, nos íbamos a la calle y creábamos nuestros propios mundos cinematográficos. Después, escribíamos el título”.

Forest Whitaker: "He visto todas las películas de Star Wars . Me encantaban. Me gustaba el concepto de la dualidad y el concepto de lo que era el potencial del ser humano. Lo que somos capaces cuando nos conectamos con nuestro interior, con nuestra propia Fuerza y vemos de lo que somos capaces. Es un mensaje muy potente. No solo exploraba lo desconocido, el bien y el mal, la luz y la oscuridad, sino también el potencial de ser un ser universal, un ser humano.”

Alan Tudyk: "Tengo 44 años, así que recuerdo los tres primeros. Formaban parte de mi infancia. Tenía las figuras de acción y el Darth Vader con el sable de luz que salía del brazo y que se doblaba. Había sables de luz que tenían luz que salía de un tubo de plástico y mi hermano y yo luchábamos entre nosotros con ellos. Se doblaba por la mitad y dejaba una marca blanca. Jugábamos a Star Wars. Era parte de nuestra infancia y despertó nuestra imaginación. Esas primeras tres películas son entrañables para mí”.

Gareth Edwards termina diciendo con un toque de melancolía: "No creo que mienta cuando digo que Star Wars aún significa mucho para mí. Lo que más lamento es que alguien no me dijera cuando tenía cuatro años que algún día acabaría haciendo una película de Star Wars . He pasado los últimos 36 años planificándola”.

/sliders}

logo radio directo



LOS HIJOS DE SAN LUIS. Estreno 21 Febrero