Fichas de peliculas
  • Registro
RESORT PARAÍSO
INFORMACIÓN
Titulo original: Resort Paraíso
Año Producción: 2017
Nacionalidad: España
Duración: 88 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 18 años
Género: Thriller
Director: Enrique García
Guión: Pablo Díaz, Enrique García, Isa Sánchez
Fotografía: José Antonio Crespillo
Música: Pablo Trujillo
FECHAS DE ESTRENO
España: 6 Abril 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Seven Films


SINOPSIS

En un hotel cerrado durante el invierno se esconde Eva, una de sus empleadas, y su pareja, Pablo. Pronto son descubiertos por Saúl, uno de los vigilantes de seguridad, que no piensa desaprovechar la oportunidad de divertirse, convirtiendo el hotel en una jaula, donde sus presas son ellos...

INTÉRPRETES

ANÍBAL SOTO, MIGUEL GUARDIOLA, VIRGINIA DE MORATA, PAULA MELIVEO, RAFA CASTILLO-ROMERO, HÉCTOR MEDINA, NOELIA GALDEANO, STEVEN LANCE, NORA AGUIRRE, SUSANA ALMAHANO

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES



- Premios Asecan 2018: 6 Nominaciones
- Festival Iberoamericano de Huelva 2017

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

DIARIO DE RODAJE...
COCINANDO MI PELÍCULA. DÍA 11...
  Esta pasada madrugada ha tocado día integro en la cocina del Resort Paraíso. La verdad es que después de haber tenido de coprotagonista al huracán Katrina, entrar en el interior de un cálido comedor, a unas horas en las que no se escuchan ni radiales, ni martillazos, ni tráfico, es sumamente agradecido.
  Esta jornada ha sido “relativamente” tranquila. Dentro de todo lo que se puede estar tranquilo en un rodaje del que llevamos casi dos semanas a tope. Las madrugadas son duras, y largas. Una iluminación preciosa. Una dirección de arte cuidando hasta el más mínimo detalle de los elementos que luciran en el frío metal de una cocina. Y sonido disfrutando de no oir ni una leve brisa en un escenario donde poder registrar cada paso, cada respiración. Por si hubiera algún intruso, ahí está Memi, nuestra auxiliar de producción, avisando con hastag incluido #resortparaiso. ¡Qué crack!
  Estar entre bastidores con mi reparto protagonista antes de cada secuencia es una excusa perfecta para escucharlos y disfrutar, pero sobre todo de admirarlos. No sólo se les está pidiendo un nivel de exigencia de interpretación dramática, sino también física. Y pese a lo adverso del clima y de horarios, ahí están, dándome lo mejor.
  El único plano de exteriores del día me plantea un serio problema de continuidad: NO TENEMOS VIENTO. Y es que la jornada de antes de ayer nos ofrecía palmeras y arbustos zarandeados por el viento, así que toca recrear ese movimiento con arbustos y matorrales. Si no puedes con el viento, únete a él. Todo sea por el raccord (“¿El raccord? ¿Qué raccord? ¿Raccord? ¿Qué raccord?”).

FIN DE PISCINA Y DE LA SEGUNDA SEMANA DE RODAJE. DÍA 12...
  El lunes llegamos a la mitad del rodaje, pero este pasado sábado completamos la segunda semana de rodaje. Pudimos completar las secuencias pendiente de piscinas que las bajadas de temperaturas y el viento habían puesto tan cuesta arriba. Para luchar contra esos factores pudimos preparar un dispositivo de múltiples planes B que incluían neoprenos (para quien pudiera usarlos, porque algunos personajes no tenían la opción usarlos) y parches calóricos. Además del equipo dispuesto a recoger a los intérpretes listos con toallas, albornoces, estufas y pista libre para las duchas calientes en los camerinos.
  Vestuario pasó por la adecuación del neopreno para el intérprete y el departamento de arte y producción se encargaron de afinar el necesario peso que necesitábamos para rodar una de las secuencias nocturnas. Para facilitar la labor del equipo de cámara pudimos contar con el jefe de producción Maikel Ramírez y el primer ayudante Joseba Fernández que echaron su horita in the water para los ajustes de luz, foco y sonido. A la par de servir como operadores de cámara para el multiángulo. En el caso de Virginia y Héctor se enfrentaban a una secuencia acuática sin opción a parches ni neoprenos, con el virus de la gripe sobrevolándolos. Pero eso no sirvió para amedrentarlos y meterlos en el agua en paños menores cuando el queipo llevaba chaquetones, bufandas y gorros. Un aplauso cerrado a Virginia y a Héctor por la interpretación en el agua y el valor dentro y fuera de ella, y otro a Maikel y Joseba por ser tan vascos (¡qué tíos tan duros!).
  Pasado uno de los momentos más duros del plan de rodaje, pasamos a la fachada del hotel donde participaba por primera vez Steven Lance, el cuarto protagonista de nuestra historia. A Steven lo descubrí en un ‘Don Juan Tenorio’ espectacular donde hacía de ¡Madre Abadesa! junto a Noelia Galdeano que hacía de Don Juan. Ambos trabajamos juntos por primera vez en el duro y emotivo vídeoclip del grupo malagueño Karkoma ‘2.000 rieles & cuatro perras’. Y luego llegó nuestra breve participación en ‘321 días en Míchigan’ que me hacía tener más ganas de repetir. Curiosamente la primera aparición de Steven en el rodaje era para rodar plano sencillos y a mucha distancia, sin secuencias de diálogos ni acción, pero necesarias para encajar el puzzle de la historia. Esa tranquilidad para Steven acabará el lunes. Una harley, una steady, unas banderas y un callejón oscuro fueron los elementos que acompañaron a Héctor, Virginia, Rafa y Steven en las últimas horas de la segunda semana de rodaje. Cena tranquila del equipo y carga de baterías físicas y mentales para encarar las dos semanas y media de rodaje que nos esperan. Tengo un equipazo para enfretarme a la segunda parte del partido.
  El lunes, más, desde el paraíso.

EQUINOCCIO DEL RODAJE. DÍA 13...
  La nueva recepción del hotel es obra de nuestro departamento de arte compuesto por Corinne, Susana, Paloma, Silvia y Fernando. Llevan currando sobre el papel, sobre la localización y en el rodaje muchísimos días, interminables horas. Pero el resultado de su trabajo da coherencia a la historia. Un hotel de finales de los 60 y 70 que comienza a reformarse dando entrada al siglo XXI. Además de presentarnos en preproducción múltiples bocetos de cómo serían los escenarios donde se desarrolla la acción, los han llevado a cabo ante el asombro del resto del equipo que han encontrado el set perfecto en el que trabajar. Enhorabuena, equipo.
  Hay un chiste de Manolo Doña, el genial humorista malagueño, que me encanta. Empieza con el cliente de un hotel que llama insitentemente al recepcionista preguntándole por cuando abren el bar y progresivamente va perdiendo sus facultades lingüisticas. De “¿Recepción del hotel? Quisiera saber cuando abren el bar” a las doce de la noche, y tras llamar cada hora al recepcionista que se harta un poco, acaba con un ininteligible “¿Ressessión deloté? ¿Ereh el rississionista? ¿cuándo vái a abriiiiiiii?”. El recepcionista responde a las 8:00: “¡Caballero, ya son las 8:00, ya puede usted entrar!”. A lo que el etílico cliente responde: “¿Entrar? ¡Si lo que quiero es salir!”. Obviamente, contado por Manolo Doña tiene mucha más gracia, pero la frase “Ressessión deloté” era algo que no paraba de venir a mi cabeza cuando entramos en el nuevo set que nos acompañará los próximos días del calendario de rodaje. Un espacio en el que, al pasar tantas horas se convertirá en un escenario kafkiano en el que no podremos salir hasta finalizar las secuencias exigidas.
  Con la primera jornada de ressessión, perdón, recepción del hotel, encontramos el hábitat de Saúl, el espacio en el que Eva y Pablo pasan de puntillas, y sobre todo la incorporación completa en el equipo de rodaje de Steven Lance que comenzó sus complicadas escenas en la piel de Esteban, el cuarto personaje de la historia.
  Jornada tranquila de presentación de espacio para las truculentas acciones que nos depara esta localización. Como en todas las localizaciones donde vamos a trabajar, esta no deja de tener su peculiaridad. Hay gente del hotel trabajando en la rececpción real y algunos propietarios que pasan por el set para llegar a sus apartamentos y ven su espacio común invadido por la “gente del cine”. Es muy emocionante comprobar como participan, se implican y nos ayudan a seguir con el rodaje. Nunca dejaremos de estar agradecido a la dirección del hotel y a sus trabajadores por la colaboración que nos están prestando.
  Todavía nos quedan noches… tantas que apenas veo a mi querida script Leo a medio metro de mí en el combo de rodaje.
Ya hemos completado oficialmente la mitad del rodaje. Esta noche más en el set del Paraíso y mañana más en el blog de rodaje.

SEGUNDA NOCHE EN LA "RESSESSIÓN". EL APAGÓN. DÍA 14...
  Empezamos la segunda jornada de la semana en la recepción del hotel, o “ressessión” que decimos cuando llevamos tantas horas de madrugada. Tenemos escenas de cámara coreografiada para entradas y salidas de personajes con transfocos, luces puntuales, actores metidos en la acción y un apagón. ¡Con lo fácil que lo hizo Tarantino cuando encerró a Uma Thurman en una tumba en ‘Kill Bill, parte 2’! Tarantino dejó la pantalla en negro y jugó con la respiración entrecortada de su protagonista. Nosotros no queremos hacer eso (que nos saldría más rápido y más barato); queremos que la gente siga apreciando la cara de desconcierto que se te queda cuando un apagón te pilla en el oscuro pasillo de un hotel y las puertas de seguridad de los pasillos te encierran. Aunque siempre tienes la pantalla del móvil para una iluminación puntual. Fue curioso hacer un casting de brillo de pantalla de teléfonos móviles para ver cual tenía la intensidad necesaria para el plano que rodábamos. ¡Se presentaron más de 9 candidatos!
  Quienes no fallan dando luz en este rodaje es mi equipo de dirección Salva, Leo y Esteban. Es mi primera vez con Salva, el primero de dirección, y estoy disfrutando del trabajo de alguien que organiza con mano firme y mente abierta, pone orden en el rodaje, aconseja, mide los tiempos, quiere a la película, al equipo y a los intérpretes. Es un lujo tenerlo en el set. Leo vuelve a ser mi script tras conocernos y trabajar juntos en el combo en ‘321 días en Míchigan’. Allí fue mi flotador en la tormenta. Compañera, avizada en cada plano y en cada línea del guión, amiga, confesora, consejera y para mí, un pilar necesario para aferrarme en el maremoto que es el rodaje de una película. Además tiene un ángel para el flamenco que quita el sentío. Aunque no aparezca en esta foto, ya que lo tenemos en todos los frentes, es José Mª Martín ‘Chucky’, nuestro segundo de dirección y director de la segunda unidad. Chucky (en la foto de abajo, dirigiendo la segunda unidad) ha realizado todo el enrevesado plan de rodaje en las jornadas planteadas y es el encargado de coordinar a toda la logística de la película para cumplir el plan establecido. Otro gran descubrimiento con un brillante ojo crítico y mente rápida para solucionar problemas. Y el nuevo en el equipo es Esteban, auxiliar de dirección, el hombre que guía a las estrellas de la peli. Quien pasa más tiempo en los camerino con vestuario, maquillaje y peluquería y que debe de supervisar los tiempos en cada departamento y acompañar a los actores al set. Aunque coincidamos lo justo en el rodaje, ya me han comentado en el equipo que una de sus frases es “se abre el telón y aparece…”. Y no puedo finalizar este bloque de dirección sin recordar a quien ha sido mi hermano de claqueta y que no ha podido acompañarme en este viaje, pero que seguro volverá en los próximos. ¡Te espero con ganas, Ucelay!
  En cuanto a la jornada del día, tensión ante la cámara con la interpretación de Héctor, Rafa y Steven, control y profesionalidad tras ella. La película juega con sus cámaras en dos valores y suma puntualmente la pocket para planos concretos. Pero además, la segunda unidad ha trabajado con Virginia en los insertos y recursos necesarios para ir cumpliendo el tapiz entero que es la historia de la película. Nada que se escape ante la mirada curiosa de Rafa, el vigilante nocturno del hotel donde rodamos.
  Hoy nos ha visitado Roberto Butragueño, coproductor de la película con su empresa Elamedia. Roberto ha sido productor de ‘La Herida’, de Fernando Franco (ganadora en San Sebastián, los Feroz y los premios Goya), ‘10.000 noches en ninguna parte’, del realizador malagueño Ramón Salazar y del documental ‘Planeta Asperge’, entre muchos otros títulos premiados. Además fue coproductor en ‘321 días en Míchigan’, pieza importantísima en la postproducción y dando cordura al último tramo de aquel proyecto. Un hombre templado y coherente con quien Habacuc y yo encontramos al complice necesario para echar a andar esta aventura de ‘Resort Paraíso’.
  La curiosidad del día: ¿Por qué se llama “Paraíso” nuestro Resort? Aunque había un boceto de historia hotelera llamada ‘Hotel Averno’, cuando Pablo Díaz comenzó a escribir el primer guión, y después de las reuniones que mantuvimos, decidió llamar a la historia “Resort”, así a secas. Estaba chulo, podía quedar bien, era un título internacional… pero no terminaba de cuadrar. Así que en un arrebato de nostalgia y homenaje a Brian De Palma, uno de mis realizadores de cabecera, recordé el espacio fetiche que tiene en algunas de sus películas: ‘El Paraíso’. En su doble colaboración con Al Pacino, ‘Scarface. El precio del poder’ y ‘Carlito’s way. Atrapado por su pasado’, ‘El Paraíso’ es el puesto de hamburguesas en el que trabaja Tony Montana en los primeros minutos de la película, y es además el nombre de la discoteca que regenta Carlito Brigante, además de su norte durante toda la película: escapar al Paraíso con su amada, la rubia Penélope Anne Miller. Aunque para Paraíso el nombre del templo del rock donde el desfigurado compositor Winslow Leach ataca a todos los que usen mal su cantata o traten de herir a Phoneix, su amor imposible, en la genial ‘El Fantasma del Paraíso’. Brian y el Paraíso. Y es que nuestro Paraíso guarda muchas más claves que iremos desvelando poco a poco, post a post.

FINAL DE LA "RESSESSIÓN" NOCTURA, LA DEL CASCO DURO. DÍA 15...
  Como dicen en Galicia: “no creo en las meigas, mais haberlas, haylas”. Y es que hay una presencia juguetona que no termina de abandonarnos en el rodaje. Cuando está todo controlado, los actores están perfectos, el equipo técnico afinado y todo dispuesto para rodar entra este factor externo que nos pone difícil el redondear el rodaje y nos hace pensar “¡¿qué nos deparará esta nueva localización?!”. Acabar la recepción nocturna (o “ressessión”) era algo que en el plan era algo muy difícil por las acciones que en ella ocurrían. Por eso respiramos a fondo, ya están bien terminadas. Aunque no sin mirar de reojo a ese gremlin o meiga que nos dá tan malos ratos en el plató metiendo viento, apagando focos, helando el agua, o cambiándonos las cosas de sitio. ¡Podemos contigo! Nadie dijo que esto del cine fuera fácil, y realizando acción, menos.
  En la claqueta del día encontramos a la cámara B y equipo stedy de la película. Fernando y Ana, de EMEFilms, se ocupan de la cámara que capta los primeros planos de mis protagonistas y que le están dando agilidad al rodaje y a la narración. La steady nos está regalando momentos muy vibrantes en la película para que la historia respire con el espectador cuando estén en la oscuridad de la sala de cine. Pero lo mejor de trabajar con ellos es la concentración que ofrecen en cada toma que operan. Una garantía y un valor crucial en la película. Además, para mí es una satisfacción volver a trabajar con Fernando después de su participación en ‘TR3S RAZONES’, rodado en 2009, con foto de J.A. Crespillo. Todo lo bueno confluye.
  La tercera jornada nocturna de la semana se antojaba harto complicada por la acción que teníamos que iluminar, coreografiar y registrar. Una secuencia dura y complicada con Héctor Medina y Virginia DeMorata dejándose la piel de nuevo. Muchas horas para completarla. Participación estelar de Dani Postigo. Paciencia por las esperas, porque el resultado merece la pena. ¡Y acción! Titánicos Héctor y Virginia, dejándose la piel y los huesos para que todo funcione. El dolor de los gestos traspasa la pantalla y hasta yo pegué un repullo ayer con vuestros gritos, chicos.
  Ayer nos visitó, mi padre, Enrique García Sr. El culpable de que estemos rodando ‘Resort Paraíso’ por múltiples motivos. Suyo fue ese empujón de fe cuando el proyecto estaba estancado dentro de un disco duro. Sus constantes “¿Qué vas a hacer con la historia del hotel? ¿Cuándo la vas a rodar? y “Esa deberías hacerla”, han sido un chute de energía inquebrantable al ver cómo alguien confiaba tanto en el proyecto. Esas preguntas iban acompañadas de un insistente “déjame que te ayude a sacarla pa’lante”. Ese apoyo y esa confianza han sido fundamentales para liarnos la manta a la cabeza y ponernos manos a la obra. También es muy culpable por haber tenido toda la vida una cámara de super8 en casa, rodar con ella la historia de la familia con ella y proyectarnos sobre una pantalla desplegable su boda, mi bautizo y el de mis hermanos, nuestros viajes y juegos en los años 70. La primera vez que vi una cámara de niño fue en sus manos, en nuestra casa de Miraflores de los Ángeles. Y allí descubrí la editora para cortar y pegar película, la moviola de edición. Y la pasión por el cine. Él me llevaba al cine en los mediados 70 (mi primera película fue ‘King Kong’, de John Guillermin; pero la inolvidable que se convirtió en la aventura inolvidable fue la de ‘Superman’, en el 79, en el Cine Astoria de La Plaza de la Merced con aquel gigantesco cartel-display Superman que acompañaba la taquilla y que hizo que uno se enamorara definitivamente del cine). Sin él y su pasión, no estaríamos rodando. Gracias, papá, por tanta fe y tanta ilusión. El Paraíso te debe una… y grande.
  Y la curiosidad del día. ¿Porqué nuestros personajes se llaman Pablo, Saúl y Eva?
Para mí, Pablo es un nombre de buen tío (por lo general y según los que yo conozco personalmente), además, según la Biblia es “aquel que vió la Luz”. Hay una historia de Pablo de Tarso que explica que el nombre inicial de Pablo era… ¡Saúl! (esto lo he descubierto hoy, os lo juro). Pablo firma siempre sus cartas utilizando el nombre de Paulos, en griego (παυλος), que se traduce al español por «Pablo». En los Hechos de los Apóstoles, sin embargo, se le conoce también como Saulos hasta Hechos 13,9, donde se le denomina Saulos (…) ho kai Paulos, es decir, «Saulo, quien también [es llamado] Pablo». A partir de ese momento, en el resto del libro de Hechos se le llama Pablo. Este cambio de nombre en el trascurso de su historia contada en Hechos, ha sido interpretada en relación con su cambio de fariseo a cristiano. «Saulo» sería el nombre antiguo y «Pablo» el nombre cristiano. Y, ¡qué narices! ¡Pablo es el nombre del guionista de Resort Paraíso y es un tío pa’comerselo!
  El nombre de de Saúl vino de una influencia cinematográfica clara y que casa directamente con el recuerdo de muchas pelis de suspense y terror: Saul Bass. Este artista del que se puede dar perfectamente como una asignatura de cine, diseño y publicidad es el autor de carteles y créditos de cine como ‘Espartaco’, de Kubrick, ‘Vértigo’, ‘Psicosis’ y ‘Con la muerte en los talones’, del maestro Hitchcock, y de cientos de películas que guardan su sello en nuestra memoria como ‘West Side Story’, ‘Anatomía de un asesinato’ o ‘El hombre del brazo de oro’. Sus carteles y créditos han sido infinitamente homenajedos. Hay muchísimos créditos inolvidables de él, pero para esta historia no se me olvida cómo aparecía su nombre (junto al de su hija) en los terroríficos créditos acuáticos de ‘El cabo del miedo’, de Scorsesse. Por supuesto, el maesro compositor Bernard Herrmann siempre ha tenido mucho que ver en le impacto final de sus créditos.
  Y Eva en el Paraíso… pues es algo obvio. Nuestra protagonista no podía tener otro nombre en ‘Resort Paraíso’. Pero en contraposición al personaje bíblico, nuestra Eva no es “la culpable de todos los males de la humanidad”. Todo lo contrario, es el personaje que carga sobre sus hombros el motor de la historia y trata de sacarla adelante con sangre, sudor y lágrimas. Un personaje femenino potentísimo imposible de imaginar en otra actriz que no sea Virginia por toda la vida, el riesgo y la pasión que le está dando.
  Esta tarde nos toca sangre y mucha. Habrá que pasar por la lavandería…
Mañana más desde el Paraíso.

CUMPLEAÑOS SANGRIENTO. DÍA 16...
  Hola, amigos. He estado una jornada sin escribir en este blog de ‘Resort Paraíso’ por varios motivos. El primero es el cambio de jornadas de la noche al día. Horarios de madrugada que necesitaban un puente de descanso para que los miembros de rodaje no parecieran los figurantes de la última temporada de The Walking Deads; el segundo es la dificultad de wi-fi que uno puede llegar a tener en el Paraíso (¡qué frustrante se vuelve todo cuando en una pantalla de alerta aparece el texto “conexión fallida: servidor no encontrado”!); y el tercero viene como consecuencia de que a un servidor le han caído 22 años en la madrugada del 4 de diciembre (aclaración: 22 en “ca’pata”), y esa jornada de enlace entre la noche y el día se pasó en familia, descansando poco pero disfrutando mucho.
  Es bonito cumplir años en mitad de un rodaje. Es emocionante ver las tartas con sus dos cuatros encendidos en la hora de cena del equipo al cántico de “cumpleaños feliz”; es bonito ver los cuencos de chuches personalizados; y es precioso pasarlo junto a un equipo al que admiras y junto a la persona que amas. ¡Zapatillas de los Simpsons incluídas!. Si para colmo se cumple un viejo deseo, mejor que mejor. Ese deseo no era otro que tener a un equipo con chubasqueros y completamente plastificados algún día por la sangre que podríamos vertir en un set. Siempre pensé que sería en una historia de vampiros, pero resulta que finalmente lo he cumplido en Resort Paraíso. Ver a los técnicos encapuchados me recordaba a una mezcla de lo que debía de ser el plató de ‘Dexter’, con mi adorada ‘Breaking Bad’. Resort Paraíso no es una película gore, pero cuando lo necesita, no escatima en hemoglobina. Precioso ha sido también el regalo de mi productor Habacuc Rodríguez: unos auriculares personalizados con el logo y el cartel impreso de Resort Paraíso. ¡Gracias, amigo! ¡Grandes en PuraEnvidia!

SERVICIOS HOSTELEROS. DÍA 17...
  Y retomamos el rodaje del sábado de nuevo en la recepción del hotel con luz diurna. Volvemos a las secuencias de intriga y de presentación de personajes stedycam al hombro, con el duro yugo que significa contar con el astro rey como mandatario del plan de rodaje. Lo poco que tarda en moverse el sol en invierno, condiciona la satisfactoria ejecución de la jornada. “¡Que se nos va la luz, chicos! ¡Que se nos escapa el día de las manos!”.
  Hoy hemos contado con la participación de miembros del equipo técnico a los que hemos uniformado en el papel de personal hostelero de ‘Resort Paraíso’. También ha sido la última jornada de Susana Almahano (¡gracias, guapísima! ¡por tu arte y por tu preciosa energía!), el cameo estelar de nuestro productor y actor Manolo Valenzuela, y la participación de mi actor talismán Aníbal Soto. No ha habido trabajo que hayamos compartido el Sr. Soto y un servidor que no haya cosechado algún premio. ¡Que siga la racha, por favor!
  En el set de rodaje hemos tenido la fugaz visita de Kike Mesa (productor y codirector de ‘Maniac Tales’) y de la guionista Isa Sánchez. Digo fugaz porque no me ha dado tiempo ni a sacar la cámara. Donde si he podido realizar un testimonio gráfico ha sido en la visita de Sergio Ucelay (director de ‘Cinco Lobos’) y Fernando Castillo (director de ‘Una Tarde en Dino’s’), mis dos ayudantes de dirección en el mundo corto, de Joserra Belastegui, subdirector del Festival de Cine de Benalmádena, y de Pablo Díaz, mi otro gran y querido guionista y profesor de comunicación audiovisual en EADE. Es muy emocionante mostrar a Pablo imágenes del rodaje y recordar las charlas en el paseo marítimo de Pedregalejo donde comenzamos a perpetrar ‘Resort Paraíso’. Es precioso tener alrededor a gente con tanto talento, tan estupenda y tan cariñosa.
  Mañana más, desde el Paraíso.


ATRAPADOS EN EL ASCENSOR. DÍA 18...
  Con esto de los puentes, los festivos y las fiestas de guardar uno tiene un concepto del tiempo disperso. Si a esto sumamos el cansancio acumulado de diecinueve jornadas de no parar, con jornadas aprovechadas de primera a última hora, esto del blo se convierte en un desafío en el que restar horas al descanso. ¡Pero es que es tan terapeútico! Por eso llevo un par de entradas de blog conjuntas. Juntas, pero intensas.
  Chubasqueros again. ¡Larga vida al sirope en las pelis! Día de VFXs o efectos visuales digitales supervisados por Gonzalo Moyano, compositor de efectos digitales que trabajado en películas como ‘X-Men: Primera Generación’, de Matthew Vaughn, ‘El Atlas de las Nubes’, o la serie de la BBC ‘Los Borgia’.
  La combinación en set de un croma puede ser explosiva si viene mezclada con la interpretación Virginia DeMorata, Héctor Medina y dos sueños para cualquier realizador. Dos grandes: Aníbal Soto y Miguel Guardiola. Dos veteranos que son dos garantías, dos seguros de vida para saber que hagan lo que hagan traen consigo verdad en la interpretación, aunque su escenario sea el género puro y duro. Con Miguel Guardiola he trabajado en el cortometraje ‘napoleón’ y protagonizó la primera toma que rodé para ‘321 días en Míchigan’. Su participación es breve… pero intensa.
  Nos visitaron en el set Rafael Pacheco, fundador del Colectivo Moraga que ha trabajado en la Prisión de Alhaurín de la Torre y la artista, colaboradora y amiga Delia Márquez, de la productora Agudeza Visual. La visita de Rafael ha sido de placer y curiosidad; la de Delia para retratar a los protagonistas de ‘Resort Paraíso’ de cara a la promoción de la película cuando se edite el filme.
  Como cantaba ‘Un pingüino en el ascensor’ en los 80, hemos acabado encerrados en la cabina elevadora del hotel Resort Paraíso antes de poder disfrutar del minipuente. A ver cómo nos las apañamos para sacar la sangre de la botonera.

SALTO AL VACÍO. DÍA 19...
  Gran equipo el que tengo de sonido con Jaime Bresca, responsable del sonido directo, y Pedro, como pértiga. Están teniendo que bregar con todo tipo de contaminación acústica y la dureza de un largometraje. Para quitarse el sombrero por su paciencia y cpor la seguridad que nos están ofreciendo cada jornada en cada toma. Gracias chicos. En la jornada de hoy nos ha acompañado un joven maestro y eminencia del sonido en el cine malagueño y andaluz, Antonio Sánchez, que se responsabilizó del sonido de ‘321 días en Míchigan’. Espectacular como técnico pero mejor como persona.
  Último día de rodaje para Nora Aguirre, Paula Meliveo y el grandísimo Aníbal Soto. La mañana ha comenzado despidiendo a nuestras chicas cuya interpretaciones ya forman parte del metraje de la película. Ha sido un enorme placer trabajar con la disposición, el entusiasmo y la profesionalidad de ambas. El Paraíso os lo agradecerá eternamente. Con Aníbal Soto ha sido otra gran experiencia juntos. Desde que nos conocimos en el 2004 hemos hecho juntos terror en ‘El juego de Pedro’, comic-noir en ‘Reflejo Roto’, suspense en ‘La Corporación’, y fue uno de los actores de reparto de ‘321 días en Míchigan’ interpretando a Don Gregorio, el justo y firme funcionario de prisiones. Espejo en el que se han visto representados dignamente muchos trabajadores de la prisión de Alhaurín. Gracias compañero. ¡Qué placer es siempre el disfrutar de ti en un set!
  También ha sido último día en el equipo con Mamen, una amiga que trabajó en los proyectos del mundo corto conmigo en títulos como ‘Elena & Rebeca’, ‘La Corporación’ y el corto ‘TR3S RAZONES’. No nos veíamos desde este último rodaje y ha sido una ENORME sorpresa y satisfacción cruzarnos en este rodaje. Buen gusto para escoger camiseta, Mamen. ¡Eres un sol!
  Con el patio central como protagonista de la jornada y la acción más desgarrada de la mano de Rafa, Virginia, Héctor y Steven, acabamos otra jornada de las que uno se echa a temblar cuando la ve en el parte del día. Gracias a Richard y a Maikel por brindarnos planos imposibles, garantizando la seguridad de los intérpretes y del equipo técnico. Gracias, gracias, mil gracias a todo el equipo. Está siendo un rodaje harto difícil y exhausto pero todos sabéis que el resultado está mereciendo la pena. Lo mismo que no hago spoiler no voy a decir que todo en este rodaje sea maravilloso y perfecto. Ni mucho menos. Pero es que hay que estar en el Paraíso para saber lo que cuesta rodar un buen plano. Y nosotros lo estamos consiguiendo.
A remar, que solo nos restan seis jornadas.


JORNADA ENTRE TUBERÍAS. DÍA 20...
  Ya lo decía David Lynch en el comienzo de su obra maestra ‘Terciopelo Azul’, el paisaje más idílico con música de Bobby Vinton, impolutas vallas blancas, cielo azul y verde cesped oculta una marabunta de bichos que se devoran entre sí y se alimentan de una putrefacta oreja cortada. Resort Paraíso es un escenario idílico, de verdes palmeras, frondoso cesped y cristalino azul en su piscina. Pero las tripas del Resort son otra cosa, húmedas tuberías y humo caliente, pasillos laberínticos y espacios claustrofóbicos. De verda que es muy frustrante no poder mostrar imágenes de los intérpretes interactuando con el espacio porque los spoilers nos matarían el factor sorpresa.
  Pese a todo existen un ramillete de espacios claustrofóbicos cinematográficos que son ineludibles referencias en Resort Paraíso: uno es el imponente Hotel Overlook y sus interminables pasillos que nos llevan a cocinas, salones, pasillo… ; el otro es el Nakatomi Plaza, con sus oficinas y pasillos laberínticos y sus frías tuberías de ventilación.
  Durante la filmación de ayer vinieron a mente los triciclos sobre moqueta y los encendedores en tuberías. “Vente a la costa, estaremos juntos y echaremos unas risas…”. Gracias a Jose de FlyVision por ayudarnos a darle alas a la película. Y por supuesto, quedarme cada vez más y más sorprendido por la fuerza de Virginia y como trabaja sin dobles en las secuencias de acción, pese a sus costilla fisurada. La costilla de Eva.
  A lo largo del día de ayer nos visitó la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Torremolinos Aída Blanes. El Resort Paraíso de nuestra historia está situado al final del paseo marítimo de La Carihuela (donde he vivido más de 15 años). Es una GRAN satisfacción rodar en una zona tan familiar para mí en mi infancia y a la vez saber que el Ayunntamiento de Torremolinos apoya nuestra producción y toda la cultura que se está desarrollando en esta localidad costasoleña.
Ya quedan pocas jornadas para terminar el rodaje. Y esta tarde toca darle motor a las cámaras de nuevo, así que… mañana más, desde el Paraíso.

UNDERWATER, EN EL PARKING, ENTRE TUBERÍAS. DÍAS 21, 22 y 23...
  Y es que no puedo comenzar este post sin pedir disculpas a los fieles seguidores de este blog de rodaje por no poder llevar al día las cinco últimas jornadas del rodaje de ‘Resort Paraíso’. Las razones han sido varias y paso a enumerarlas: La dureza de las últimas jornadas en las que nos volcábamos con la acción de la última parte de la película; el cansancio acumulado por el equipo al realizar la proeza de rodar un filme de 140 secuencias en 25 jornadas; las jornadas de sueño dependientes de poder realizar desplazamientos a localizaciones que se encontraban alejadas del hotel; y aunque parezca la excusa más fácil de todas, la falta de internet. Es un hotel cerrado y para gestionar la cuenta en la que uno puede conectarse para teclear estas líneas debíamos solicitarla en moment0s en los que conectarse a internet es lo último en lo que se piensa. La prioridad es intentar concluir ese puzzle mental intentando adivinar qué planos necesita para cada secuencia y que además puedas casarlo sin saltos de raccord, ejes o tonos con lo que ya tienes rodado.
  Lo bueno de retomar este blog con el rodaje de la película finalizada es que hay cierta perspectiva en las jornadas que voy a enumerar, con lo que seré lo más directo posible.
  Y es que no puedo comenzar este post sin pedir disculpas a los fieles seguidores de este blog de rodaje por no poder llevar al día las cinco últimas jornadas del rodaje de ‘Resort Paraíso’. Las razones han sido varias y paso a enumerarlas: La dureza de las últimas jornadas en las que nos volcábamos con la acción de la última parte de la película; el cansancio acumulado por el equipo al realizar la proeza de rodar un filme de 140 secuencias en 25 jornadas; las jornadas de sueño dependientes de poder realizar desplazamientos a localizaciones que se encontraban alejadas del hotel; y aunque parezca la excusa más fácil de todas, la falta de internet. Es un hotel cerrado y para gestionar la cuenta en la que uno puede conectarse para teclear estas líneas debíamos solicitarla en moment0s en los que conectarse a internet es lo último en lo que se piensa. La prioridad es intentar concluir ese puzzle mental intentando adivinar qué planos necesita para cada secuencia y que además puedas casarlo sin saltos de raccord, ejes o tonos con lo que ya tienes rodado.
  Lo bueno de retomar este blog con el rodaje de la película finalizada es que hay cierta perspectiva en las jornadas que voy a enumerar, con lo que seré lo más directo posible.

DÍA 21. UNDERWATER.
  Una parte de nuestra película transcurre bajo el agua de la piscina del hotel, pero era muy difícil (por no decir imposible) pasar las cinco horas bajo el agua que requerían los técnicos y actores. Por lo que se optó a solicitar el rodar en la piscina climatizada del Hotel Meliá Don Pablo, dirigido por Ángel Quesada. El primer condicionante que nos encontramos al entrar a rodar en la piscina fue el altísimo calor en contraste al frío de la calle, que nos empañaba las lentes y las gafas de quien las llevara. Se preveía una jornada dura por las composiciones de objetos caídos bajo el agua y el acting de dos de los intérpretes, así que para agilizar la jornada y acompañando a Adri Rodríguez, primer operador de ‘Resort Paraíso’, un servidor optó por meterse en agua durante cinco horas para ‘recalar’, componer, dirigir a un palmo de los actores y ayudarlos con los fxs que se requerían. Acompañado por Corinne Rubio de arte, y Maikel Ramírez de producción, las secuencias de Rafa y Héctor underwater se completaron al límite de la botella que llevaba Adri para poder sumergir la cámara. Secuencias completadas y agotamiento supremo al salir como garbancitos. Mil gracias a Ángel Quesada, director del hotel Don Pablo, por el ágape que preparó al equipo una vez finalizada la grabación.

DÍA 22. EN EL PARKING...
  Una de las localizaciones atravesadas en el plan de rodaje era precisamente el aparcamiento donde transcurre parte del final de ‘Resort Paraíso’. Son secuencias de acción con mucho movimiento de cámara, muchas carreras y un vehículo que participa de forma decisiva en la resolución de la trama. Llegados a este punto tenemos que conjugar varios factores en una misma jornada: el acting de tres protagonistas que deben ir bañados de maquillaje de efectos especiales, moverse en un plató que J.A.Crespillo, el dire de foto, ha iluminado para que case como una continuación del tono empleado en el resto de la película, el sobreesfuerzo de producción liderados por Maikel Ramírez, para que esta localización, alejada del hotel, sea operativa para ubicar a todos los departamentos. Y a eso, sumar el trabajo de cámara, sonido, vestuario, maquillaje y peluquería para que funcione todo. A esta jornada nos acompañó el especialista en conducción y Gonzalo, nuestro compositor digital.
  Visita sorpresa de la jornada: Javier Ojeda se pasó a dar un abrazo al equipo comprobando una vez más el pollo que teníamos montado. ¡Qué grande es Javier! Para cerrar la jornada agradecer a mi productor Habacuc sabios consejos para enfrentarnos a la agotadora agenda de fin de rodaje de ‘Resort’. ¡Qué diferencia con Míchigan! Habacuc ha remado a favor entoda la película proponiendo cada vez más ideas que mejoraran y enriquecieran el resultado final de lo rodado. Luchando por conseguir todos los medios que hagan la película más rica audiovisualmente y dando cariño a diario a todos los miembros del equipo. De este coco, poco. Gracias infinitas al Ayuntamiento de Torremolinos por permitirnos rodar en el parking de sus instalaciones. No podía haber un escenario mejor. Gracias Aida.

DÍA 23. ENTRE TUBERÍAS...
  Comenzamos la antepenúltima jornada del rodaje en las calderas del hotel con el cuarteto protagonista al completo (Rafa, Virginia, Héctor y Steven). Misión principal: apagar las calderas durante tres horas para que el ruido de los motores no afecte la grabación del audio. Y acabar a una hora concreta por los compromisos teatrales de uno de los actores que tenía bolo ineludible. Misión cumplida: ambas.
  Continuamos en las escaleras y pasillos del hotel persiguiendo cadenas e intentando localizar pitidos ultrasónicos que afectan la grabación de sonido. Es inclreíble como se puede volver de loco un equipo a la caza de ese pitido cuando proviene del walki (en teoría roto) de uno de los protagonistas de la película. Se nos va la luz y eso condiciona la grabación de algunas escenas por lo que toca correr para captar los últimos rayos de sol. ¡Que se nos va la luz, señores! Finalizamos con una secuencia de texto entre tres de los protagonistas que, de tanto correr, huir, perseguirse y golpearse tienen que volver a interpretar con el tempo y el timming de las secuencias de texto. No es fácil ser actor de una cinta de acción sin dobles.
  Grabamos escenas de cámara de vigilancia y un monólogo de Héctor Medina que resolvemos en ¡una sola toma! Para mí es primordial que una secuencia como la filmada tenga el riesgo y el valor de un intéprete que se transformó en Saúl, el vigilante nocturno de ‘Resort Paraíso’. Aplausos de despedida para él y para Steven Lance que finalizaban su participación en el largo.
  Continuamos en las escaleras y pasillos del hotel persiguiendo cadenas e intentando localizar pitidos ultrasónicos que afectan la grabación de sonido. Es inclreíble como se puede volver de loco un equipo a la caza de ese pitido cuando proviene del walki (en teoría roto) de uno de los protagonistas de la película. Se nos va la luz y eso condiciona la grabación de algunas escenas por lo que toca correr para captar los últimos rayos de sol. ¡Que se nos va la luz, señores! Finalizamos con una secuencia de texto entre tres de los protagonistas que, de tanto correr, huir, perseguirse y golpearse tienen que volver a interpretar con el tempo y el timming de las secuencias de texto. No es fácil ser actor de una cinta de acción sin dobles.
  Grabamos escenas de cámara de vigilancia y un monólogo de Héctor Medina que resolvemos en ¡una sola toma! Para mí es primordial que una secuencia como la filmada tenga el riesgo y el valor de un intéprete que se transformó en Saúl, el vigilante nocturno de ‘Resort Paraíso’. Aplausos de despedida para él y para Steven Lance que finalizaban su participación en el largo.

DÍA 24 DE RODAJE. EN LA UNIVERSIDAD:
  El equipo se traslada a EADE, la Universidad de Gales donde doy clases desde 2007. El espacio donde Pablo Díaz, guionista de ‘Resort Paraíso’ ejerce como director de carrera en audiovisuales. Era un espacio lógico para rdar una de las pocas escenas en la que la película sale del hotel. Me siento muy feliz y orgulloso de tener el centro como escenario de la historia, y mucho más de tener a sus alumnos y al propio Pablo Díaz entre los figurantes de dicha secuencia. Último día de grabación de Fernando Moleón y de Ana Cubillo, el steady team de 'Resort Paraíso'.

DÍA 25. ÚLTIMO DÍA DE RODAJE EN BENAOJÁN. EL FINAL ES EL PRINCIPIO...
  Llega la última jornada de rodaje. El plan menos ajustado de todos los acometidos, pero no por ello menos difícil. Nos enfrentamos a una jornada en la que debemos de trabajar con figurantes, niños y vehículos varios. Llega Leo Salas, el niño que descubrimos en las visitas vacacionales al hotel Sol Timor y a quien Isa Sánchez ha dado su primera oportunidad en la gran pantalla convirtiéndolo en uno de los protagonistas de su cortometraje ‘Supertivolino’. Isa nos avisó de la frescura del chaval y de lo bien que da en cámara. Efectivamente, en pocos planos, Leo nos roba el corazón a todos, actores, técnicos y figurantes. La mirada de ese niño es tierna y mágica, pero su forma de posicionarse ante la cámara es una sorpresa para todos. Disfrutamos poco de él porque tenía que volar para ir a otra función: tocaba ser arbolito navideño en la fiesta del colegio. Misión cumplida.
  Toca rodaje con los figurantes entre los que encuentro muchas cara conocidas. Mammen Hilario, mi Jefa de Vestuario se presta a hacer de kioskera en la secuencia, y yo encantado porque la adoro. Es una curranta, discreta y cariñosa. Ha llevado un vestuario muy complicado en esta película con mucho raccord de sangre, y para mí es un placer tenerla dentro del metraje. Los señores que juegan al dominó son Luis Reina, Juan Luis Campano y su hermano, y mi padre, Enrique García. Para mí es un orgullo contar con su apoyo constante, de echo se está convirtiendo en una marca de la casa. Yo ya no aparezco en cameos hitchconianos en mis films, ¡aparece mi padre con sus amigos! Ha ocurrido en ‘321 días en Míchigan’ (en el aeropuerto), en ‘El Momento Perfecto’ (en el restaurante), y ahora en la primera secuencia de ‘Resort Paraíso’ (jugando al dominó). Lo dicho, marca de la casa.
  Otro de los cameos estrella ccon cierta importancia para la trama es la participación de mi sobrino Andrés Gálvez-García, que apareción con dos compañeros de la Universidad para hacer una pequeña parte. A Andrés ya lo disfruté como protagonista junto a Noemí Ruiz del cortometraje ‘Napoleón’, pero han pasado cuatro años y ya no es el chico que se las hacía pasar canutas a su profesora. Ahora tengo que negociar con él el que venga afeitado al rodaje. Me hago mayor.
  Rodamos una escena de acción que mantiene la plaza en vilo y nos preparamo para el rodaje de la noche en la que la luz de Benaoján juega una importancia capital. Portección Civil y la Guardia Civil participan en la secuencia. No puedo olvidar que la comodidad de poder grabar, el cariño y la fe depositada en esta producción, y la ilusión proyectada para convertir Benaoján en plató de cine se debe a su enorme alcaldesa Soraya García. Una mujer fuerte que lucha por tener a Benaoján en la vanguardia del progreso, la cultura y que todos los días se deja la piel en hacer un Benaoján mejor. Gracias Soraya, y gracias Benaoján por todo el cariño con el que nos habéis acogido.
  Preparamos un elaborado último plano del rodaje y contamos con dos cameos de relumbrón. Mi cuñado Andrés Gávez (protagonista de trabajos míos como ‘Café’, junto a Pasión Vega, ‘As’, ‘Ada se va’, ‘Tr3s Razones’ o ‘Napoleón’) y mi productor Habacuc Rodríguez (productor y amigo desde ‘TR3S RAZONES’). Ambos ataviados como agentes de la Benemérita. Impagable. Preparamos el último plano acompañados por los vecinos de Benaoján y con todo el equipo tras la cámara. Rafa Castillo-Romero termina sus participación en ‘Resort Paraíso’ con un plano catártico para todos, haciendo que todos los que estamos pendiente a la toma rompamos a llorar por la pasión e intensidad que nos regala y por habernos dado el final perfecto al rodaje de ‘Resort Paraíso’. Gracias Rafa, por paciencia, por tu arte, por escuchar y tirar ‘máspabaho’ (chiste privado). Por ser tan buen compañero. ¡Por tus dibujos! ¡Qué placer volver a currar contigo! Gracias por ese plano. El plano.
  Desde la perspectiva de ver el rodaje acabado agradezco de todo corazón la fe que su alcaldesa y el pueblo de Benaoján han puesto para acoger nuestra historia. A EADE por ser el escenario perfecto para la secuencia que imaginábamos. A Hotel Sol Meliá Don Pablo y a su director Ángel Quesada por brindarnos la piscina climatizada y acoger al equipo tan cálidamente. A Aida Blanes y al Ayuntamiento de Torremolinos por cedernos el aparcamiento que convertimos en perfecto set de una de las secuencias más duras de la película y por el constante apoyo recibido.
  Pero sobre toca dar la GRACIAS (así, en mayúsculas) y de TODO CORAZÓN a Juan Díaz y a todo el equipo del Hotel Melía Sol Timor por cedernos la localización perfecta, por estar ahí ayudándanos a realizar esta aventura, por no flaquear ningún día y ofrecernos todo tipo de comodidades para resolverlas. Por ser la pieza INDISPENSABLE para que esta historia existiera. Gracias, Juan, nada de esto hubiera sido posible sin tu apuesta y tu fe en el proyecto.

  Finalmente agradezco a todos y cada uno de los miembros del equipo su esfuerzo y preciosa energía destinada a hacer ‘Resort Paraíso’ una aventura única. Y gracias a Paco Lomeña y LOASUR por creer en el proyecto; a Manolo Valenzuela y Séptimo de Caballería por darle alas a la historia; a Roberto Butragueño y ELAMEDIA por su apoyo constante al proyecto y por estar desde los nublados tiempos de Míchigan firme como como una roca (ahora toca la parte divertida, ¡la postproducción!) y a Habacuc por ser un productor de ensueño, un líder, una persona nos ha dado libertad para crear y recursos para hacerlo, que ha estado ahí en los buenos y en los malos momentos, que ha arriesgado y ha cuidado a todos y cada uno de los miembros del rodaje (así, sí). Gracias a todos por este rodaje de ‘Resort Paraíso’.
  ¿Y a mi equipo? Pues como dijo en su discurso Salva Sepúlveda, mi GRAN y ENORME Primero de Dirección: “Hemos hecho una película de HÉROES. Para mí sois Hérores”. No lo puedo expresar mejor.
  Gracias lector por seguirnos a diario, pese a las interrupciones finales. En enero me toca empezar a trabajar con Miguel y Fernando. A ver que buena nueva le depara a nuestro proyecto.
  Recuerdos desde el Paraíso.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo