Fichas de peliculas
  • Registro
QUÉ FUE DE LOS MORGAN?
INFORMACIÓN
Titulo original: Did Your About The Morgan
Año Producción: 2009
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 101 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Comedia, Romance
Director: Marc Lawrence
Guión: Marc Lawrence
Fotografía: Florian Ballhaus
Música: Theodore Shapiro
FECHA DE ESTRENO
España: 8 Enero 2010
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Sony Pictures - Columbia Films


SINOPSIS

Una exitosa pareja de Manhattan, Meryl y Paul Morgan, cuyo matrimonio ya no funciona, presencian un asesinato y se convierten en objetivo de un asesino a sueldo. Para protegerles, la policía decide meterles en un programa de protección de testigos, adoptando una nueva identidad en el pequeño pueblo de Wyoming...

INTÉRPRETES

HUGH GRANT, SARAH JESSICA PARKER, SAM ELLIOTT, MARY STEENBURGEN, ELISABETH MOSS, MICHAEL KELLY

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ACERCA DE LA HISTORIA...
   A Marc Lawrence no le es ajeno dirigir y escribir comedias románticas, como Tú la letra, yo la música y Amor con preaviso. Durante el rodaje de estas películas fue cuando desarrolló las ideas para ¿Qué fue de los Morgan?, una historia que ahondaría sus ya estrechos lazos dentro del género, en este caso explorando en un nuevo territorio: el matrimonio.
  “La primera idea se me ocurrió hace unos 10 u 11 años”, cuenta Lawrence. “Fue un proyecto que empecé y dejé a un lado, pero al cual siempre volvía. Todos siempre dicen ‘escribe de lo que sabes’, y para mí, el problema consistía en que no sabía nada. Jamás dejo mi apartamento. Lo único de lo que sí sé, es del matrimonio, conocí a mi mujer en la universidad y he estado casado durante un largo, largo tiempo”.
  Pero el de los Morgan no es cualquier matrimonio. “Es una unión que está en problemas”, apunta Lawrence. “Estas dos personas han perdido la conexión, especialmente a causa de una infidelidad, pero las raíces del problema son más profundas y es que ambos han tomado distintas direcciones”.
  “Las dos cosas más difíciles de hacer una película es lograr el guión apropiado y el reparto correcto”, afirma Marc Lawrence.
Con esto en mente, Lawrence pensó en Hugh Grant, quien ya había protagonizado para el director Tú la letra, yo la música y Amor con preaviso. “Por supuesto, lo escribí para Hugh”, asegura Lawrence. “Trabajamos juntos con tanta frecuencia que fue natural que le mencionara la idea, y a él le gustó. Pero no hubo ningún acuerdo formal. Escribí el guión y si le gustaba se pensaría la posibilidad de hacerlo y en caso contrario no”.
  “Creo que Marc es un verdadero genio cómico y en los próximos años será valorado como tal. También pienso que este es su mejor guión, por lo cual no pude resistirme”, afirma Grant. “Hay muchas comedias románticas, pero muy pocas de ellas son en verdad graciosas. Marc escribe diálogos realmente divertidos”.

   Para Grant, que el guionista de la película fuera también el director es un punto muy atractivo en un proyecto, porque cree que eso hace que el filme resulte mejor. “Cuantas menos sean las voces detrás de una película, mejor”, continúa Grant. “Lo que temo son aquellos que están hechos por un equipo de guionistas y luego se contrata a un director, y luego un productor para que el estudio lleve la voz cantante... entonces es cuando estás de lleno en el infierno”.

RODAR EN NUEVA YORK…
  El rodaje comenzó en la ciudad de Nueva York, donde Marc Lawrence había juntado un fantástico equipo de producción que estaba bastante familiarizado con hacer películas en la Gran Manzana: Florian Ballhaus como director de fotografía y Kevin Thompson como director artístico.
  “Me cité con Marc porque leí el guión y lo disfruté mucho. Es un género que normalmente no hago”, cuenta Thompson. “Inmediatamente conectamos acerca de la experiencia de la historia, la idea de dejar Nueva York por un largo tiempo, y tener que ir a otras partes del país. Creo que la gente puede parecer alienígena en un principio”.
  El reto que tuvo Thompson para el diseño artístico de la vida de los Morgan en Nueva York, fue reflejar el estatus socio-económico de la pareja, además del momento emocional en el que estaban inmersos.
  Por supuesto, los decorados de Nueva York tenían que mostrar un gran contraste con el resto de la película que transcurre en Wyoming. “Hicimos un gran esfuerzo para rodar de forma diferente en Nueva York”, cuenta Lawrence. “La ropa tenía que ser diferente, los colores de los decorados también, e incluso los ángulos de la cámara y la música debían de ser diferentes. La idea era que en las escenas de Nueva York, se sintiera el pulso y el ritmo de la calle, para que pudiéramos hacer evidente el contraste con Wyoming”.
  Thompson también consideró cómo se iba a ver la ciudad como un todo dentro del contexto de la película en sí. “Tratamos de crear un barrio y un entorno para ellos y poner la diversidad de lo que clásicamente es Nueva York y lo que es la clase alta en esa ciudad para mostrar lo diametralmente opuesto que es a la experiencia que tendrán al llegar a Wyoming”, explica Thompson.
  Otro departamento que tuvo que delinear tanto artísticamente como visualmente los dos mundos de Nueva York y Wyoming para la película, fue el de vestuario. El diseñador de vestuario Christopher Peterson se dispuso a aceptar el reto, a pesar de lo intimidante que en un principio le supuso la idea de hacer el estilismo para Sarah Jessica Parker.

Y RODAR EN EL SALVAJE, SALVAJE OESTE...
 Si bien parece que Marc Lawrence es un dudoso candidato para elegir un escenario como Wyoming para una película, según la gente que lo conoce, la palabra ‘dudoso’ no alcanza para empezar a describirlo.

   “Marc es un hombre al que no le gusta dejar el Upper West Side de Nueva York”, apunta Hugh Grant. “Para él, el Central Park es demasiada naturaleza, escribir esto, en un decorado del oeste, con animales, es una extraña forma de masoquismo”.
  ¿Masoquismo o sadismo? Después de todo, fueron Grant y Parker quienes tuvieron el trabajo más duro, para completar todas las tareas que físicamente les demandó la comedia. “Montar a caballo, montar falsos caballos, correr en el maldito desierto toma tras toma. Quiero decir, hubo ocasiones en las que pensé: ‘Piensan que esto es gracioso ahora. No cortan la toma porque piensan que es gracioso ver como sufro’”, afirma Parker.

   Otro punto importante: manejar un rifle. El guión requería que Parker disparara un arma en varias ocasiones. “Obviamente, Hugh and S.J. tenían que contar con armas de seguridad, pero aún así tenían que saber cómo manejar las armas”, cuenta Lawrence. “Por supuesto, las armas no estaban cargadas, pero tenías que hacerlo de esa manera. Al mismo tiempo, tampoco quería que se sintieran demasiado cómodos con las armas –estos personajes son muy demócratas, muy liberales-, S.J. tenía que saber lo que hacía, pero Meryl no”.
  Lawrence supo qué era lo que necesitaba para que la película funcionara: “No podía ser un pueblo de Hollywood y tampoco podía ser el tipo de pueblo en el que aparecerían dos neoyorquinos y dirían: ‘Oh, esto es encantador’”, se explaya el director. “Tenía que ser un pueblo real, en funcionamiento”.

   Cuando llegó el momento de elegir las localizaciones para el rodaje, se decantaron por los espacios abiertos del oeste de Estados Unidos. Descubrieron que el estado de Nuevo México tenía todo lo que podían necesitar –una de las cuales era el pueblo simple y llano de Roy, con una población de solo 300 habitantes. El pueblo se convertiría en la inspiración de Lawrence para personificar al pueblo que aparecía en el guión como “Ray”, y donde el equipo pasó los últimos días de rodaje de Nueva México, sufriendo de la misma forma que Paul y Meryl sufren en el guión.
  La gente del pueblo como Tuda, y las mujeres locales, serían las que hornearan pasteles y los llevaran al rodaje, y otros incontables residentes sirvieron como extras; fue eso lo que más le gustó a Lawrence y al resto del equipo de rodar en este pueblito.
  Los próximos pasos para Thompson, Ballhaus, Wells y Lawrence fue localizar los lugares de rodaje en este remoto pueblo. “Básicamente nos pusimos a dar vueltas y no sabíamos qué era lo que buscábamos”, explica Thompson. “Te ponías en una punta del pueblo y podías ver el final. Creo que fue eso lo que nos hizo amar este pueblo, qué podías entrar y salir del pueblo en un par de minutos escasos”.
  Como diseñador artístico, a Thompson le atrajo el encanto rústico de Roy. “Una de las cosas que me fascinó fue que Roy tiene una torre de agua. Y desde cualquier sitio que te encuentres, la puedes ver. Así que eso le aporta una característica inidentificable que hace que se perciba como pequeño pueblo”.
  Thompson comenzó su trabajo transformando este pequeño pueblo de Nuevo México en uno de Wyoming, teníamos que afrontar ciertas inconsistencias regionales: “Investigué mucho en el tema visual, no solo en cuanto al paisaje, sino a la arquitectura y a los detalles culturales… y ropa, tejidos, muebles. Hay muchas cosas que son específicamente de Wyoming”.
  Thompson también tuvo que contrastar los ambientes del oeste con el diseño frío y contemporáneo de los decorados de Nueva York. “Queríamos que Nueva York tuviese un contraste marcado con aquello que iban a vivir cuando fuesen a Wyoming. No queríamos hacer el típico pueblo del oeste con todos esos detalles estereotipados del oeste… queríamos que fuera auténtico y que tuviese las cualidades mundanas que harían que se sintieran aún más extranjeros en un primero momento. Y luego suavemente hacer que los personajes y el pueblo en el que se encuentran fueran más cálidos y receptivos”.
  Para completar el diseño del estilo de vida del oeste, el vestuarista Christopher Peterson hizo un viaje a Wyoming para comprar ropa auténtica. “La primera escena en Wyoming tiene lugar cuando Hugh y Sarah Jessica van de compras en un tipo de negocio como Costco o Walmart”, cuenta Peterson. “Estuvimos en Wyoming dos semanas y compramos Wyoming… Mi asistente y yo fuimos a las tiendas, y es asombrosamente real. Es todo lo que tengo que decir”.
  La compra se hizo pensando en lo que un neoyorquino compraría en esas tiendas. Peterson acumuló toneladas de ropa y la llevó a Nueva York para que Parker y Grant ‘compraran’ para sí mismos. “Puse en marcha una especie de mercadillo para que se perdieran entre los percheros y encontraran las prendas que les dijeran algo”.
  El alcalde de Roy, Fluman, reconoce que ser anfitrión de un rodaje fue una gran ayuda para el pueblo. “Sony Pictures organizó una reunión en el ayuntamiento con la gente del pueblo para explicar las diferentes cosas que iban a ocurrir en la comunidad. Entonces, el equipo llegó y empezó a arreglar las fachadas de los edificios. Fue bastante excitante. Supe desde el principio que sería un empuje económico para el pueblo”.
  El reparto y el equipo se enamoraron del minúsculo pueblo y sus amables habitantes, así que estuvieron felices de asegurarse de que el filme le diera el mayor aporte posible a los negocios y los ciudadanos de Roy, desde utilizar el restaurante de Annette de Roy como una de las localizaciones, hasta identificar programas comunales que necesitaban fondos.
  Fuera de Roy, para la culminante escena del rodeo, donde Paul y Meryl se enfrentan a Vincent frente a todo el pueblo, Thompson y el equipo querían encontrar un rodeo que tuviera el tamaño adecuado para un pequeño pueblo del oeste. “Encontramos un rodeo maravilloso en Galisteo, este pequeño rodeo que abre sus puertas una sola vez al año”, relata Wells.
  “El rodeo estaba bastante venido abajo, pero tenía la estructura de lo que queríamos. Tenía la escala perfecta. Y se respiraba una energía agradable. Caminamos alrededor y nos sentimos bien de estar allí. Así que cogimos el esqueleto e imaginamos como podríamos arreglarlo sin que terminara siendo demasiado exagerado, muy de ‘Hollywood’”, concluye Thompson.

ACERCA DEL OSO Y LA VACA...
  Tal vez el momento más difícil para Paul y Meryl de su aventura en el oeste –además del asesino a sueldo que quiere eliminarlos- es cuando el oso acosa a Paul fuera de la cabaña de Clay y Emma. Naturalmente, para esto se requería que la producción encontrara un oso, y contaron con el mejor.

  “La escena del oso comenzó como una experiencia terrorífica”, recuerda Grant. “No importa cuántas veces te digan que este oso ha sido criado como un ser humano, que cuando sale de su caravana y se alza sobre sus casi 5 metros de altura (y previamente te habían prevenido de que no lo miraras a los ojos), es muy intimidante”.
  “Me puse detrás de Hugh”, cuenta Lawrence. “Pensé que si las cosas salían mal, dejaría que el oso cogiera primero a Hugh. Estábamos todos tensos. Tuvimos una gran reunión acerca de las medidas de seguridad que debíamos tomar. Alguien del equipo dijo: ‘Entonces, vosotros tenéis rifles con tranquilizantes, ¿no?’, y ellos respondieron: ‘No, no tenemos, Bart estará bien’”.
  “Me asustaba tremendamente el oso”, agrega Parker. “Hugh no paraba de decir todo tipo de cosas: ‘El oso me da pánico. No quiero estar cerca del oso. ¿Dónde está el oso? ¿A qué distancia estoy del oso?’ Sin embargo, dejó que el oso se le acercara mucho antes de empezar a correr. Su cobardía es puro bla, bla”.
  “Cuando estábamos en la décima toma, todos caminaban junto al oso y lo saludaban mientras él bebía té helado, y hacia el final de la jornada los entrenadores estaban un poco preocupados porque todos estábamos demasiado cerca del oso”, cuenta Lawrence.
  Una experiencia similarmente interesante con animales fue para Parker sus, en algunos momentos, violentas interacciones con la vaca del rodaje. En una escena, Clay le enseña a Meryl cómo ordeñar la vaca. “La vaca me dio una patada, pero no culpo a la vaca”, admite Parker. “Quiero decir, si la vaca pudiera hablar seguro que diría ‘¿sabes?, realmente no me gusta que me estén ordeñando durante seis horas seguidas’… Fue muy gracioso. Sam Elliott simplemente se echó hacia atrás y yo salí corriendo y gritando”.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... HELLBOY