Fichas de peliculas
  • Registro
POLICE
INFORMACIÓN
Titulo original: Police
Año Producción: 2020
Nacionalidad: Francia, Bélgica, China
Duración: 98 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama, Thriller
Director: Anne Fontaine
Guión: Claire Barré, Anne Fontaine. Basadas en la novela escrita por Hugo Boris
Fotografía: Yves Angelo
Música: Temas clásicos
FECHA DE ESTRENO
España: 30 Abril 2021
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
TriPictures


SINOPSIS

Virginie, Erik y Aristide trabajan como policías en una brigada local, tratando de mantener unidas sus vidas personales y emocionales mientras lidian con los sucesos diarios de violencia en los hogares y en las calles. Una noche, se les asigna una misión inusual y deben llevar a un inmigrante de vuelta a la frontera por razones no especificadas. De camino al aeropuerto, Virginie descubre que el preso será condenado a muerte si regresa a su país. Enfrentada a un dilema insoportable, empieza a cuestionar su misión... Tienen la noche para decidir el destino de un hombre...

INTÉRPRETES

VIRGINIE EFIRA, OMAR SY, GRÉGORY GADEBOIS, PAYMAN MAADI, ELISA LASOWSKI, EMMANUEL BARROUYER, ANNE-GAËLLE JOURDAIN, CÉDRIC CIEIRA, THIERRY LEVARET, AURORE BROUTIN, GWENAËL CLAUSE, DAMIEN ABYSIQUE, TADRINA HOCKING

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA A LA DIRECTORA...
¿Por qué querías adaptar el libro de Hugo Boris?...
Jean-Louis Livi me recomendó que lo leyera. Inmediatamente me cautivaron las aventuras humanas únicas de los personajes, oficiales de policía ordinarios con historias personales que el autor revela, que de repente se enfrentan a sus propias verdades durante una misión para la que nunca fueron entrenados. ¡Quería seguir sus viajes internos y compartir su examen de conciencia. ¿Cómo reaccionaría cualquiera de nosotros, en su lugar, si se nos ordenara enviar a un solicitante de asilo de regreso a su país? Como los lectores de la novela, el público debe navegar por la transgresión y la desobediencia a través de su propio punto de vista.

Desde el principio de la película, los espectadores están inmersos en los mundos de estos policías comunitarios y sus respectivas visiones de la tarea que comparten. Tres capítulos, tres puntos de vista ...

La historia se compone de un solo día visto desde tres ángulos diferentes. Esta estructura facilita la comprensión de las dificultades cotidianas a las que se enfrentan y el estrés emocional al que están sometidos. Pensé que podría ser interesante resaltar lo subjetivos que son sus enfoques dando a la audiencia la oportunidad de volver a visitar varias situaciones que ya han visto, pero desde nuevos puntos de vista. La novela de Hugo Boris no tenía esta estructura, es una de las libertades que mi coguionista Claire Barré y yo nos tomamos.

Esta intimidad desvelada te sitúa de inmediato en el coche con los personajes mientras emprenden su misión. Virginia no esperaba que Aristide estuviera allí y Erik hubiera preferido estar solo. Ninguno de ellos está comprometido con la tarea que se les ha encomendado. Pero sin siquiera saber lo que les espera a estos oficiales, el público ya está "situado", como los periodistas en tiempos de guerra...

La audiencia necesita sentirse cerca emocionalmente con los personajes desde el principio para poder comprender su dilema. Deben hacerse las mismas preguntas que hacen los personajes, no desde fuera, sino de forma visceral, experimentando sus dudas de primera mano.

Tan pronto como llegan al centro de detención en llamas, te das cuenta de que, sea lo que sea lo que hayan pasado, estos tres oficiales no están familiarizados con el caos que reina allí: los refugiados son sometidos a brutales interrogatorios en un idioma que no entienden y encerrados en celdas. Descubren una hoja de afeitar bajo la lengua del solicitante de asilo al que han encargado escoltar hasta el aeropuerto ...

Esta secuencia está diseñada de manera muy realista (fuimos asistidos por un escuadrón de asesores: policías, bomberos, paramédicos, etc.) y completamente impresionista, en particular para transmitir el punto de vista de Virginie, que nunca había visto algo así en su vida. Incluso podríamos preguntarnos si ella se habría puesto del lado de "su" refugiado tan rápido o tan radicalmente si no hubiera sido testigo de la impactante tragedia colectiva de los refugiados. Es como si de repente se creara un espacio fuera de sus funciones oficiales para estos funcionarios. Como si les dieran una ruta alternativa cuando están acostumbrados a caminar en línea recta. Ya no son solo policías que tienen que transportar a un hombre del punto A al punto B.

Y, sin embargo, Virginia es la única que tiene el coraje de abrir su expediente ...
Sí, tal vez porque ella es la que más contacto ha tenido con el sufrimiento humano que se exhibe en el centro de detención, y la única que escucha las palabras de reproche de la trabajadora social ("¿Lo llevas al avión? Hubiese sido mejor dejarle arder "). Cuando comencé a leer el libro, me sentí
inmediatamente atraída por esta mujer, que es la primera en romper una de las reglas de su profesión al leer un documento no destinado a ella. Con este acto, crea una pequeña brecha en el sistema y pone en marcha algo que convierte la desobediencia en una virtud. Ella no se habría permitido hacer tal cosa antes. Su embarazo y el próximo aborto la han llevado a este punto. Ella es frágil y vulnerable, y eso la hace receptiva a este hombre.

"Si regresa a su país de origen, este hombre puede ser asesinado". Virginia les dice a sus colegas, que en realidad no reaccionan. Muy pronto, la loca idea de liberarlo llega a Virginia, que intenta conseguir la ayuda de Aristide. Erik, al darse cuenta de esto, los llama al orden, en ese momento, la forma en que se miran lo transmite casi todo...
Al principio, no estaban interesados en esta tarea, pero de repente se ven enfrentados a una pregunta fundamental: ¿qué significa enviar a este hombre de regreso a su país de origen, donde puede ser asesinado? Esa es una situación difícil de manejar cuando no has sido entrenado para ello. ¿Deberías obedecer? ¿O deberías tomar una serie de medidas aún sabiendo que tiene pocas posibilidades de éxito? No es una decisión que pueda tomarse rápidamente. Todos se enfrentan a su pasado, su conciencia y su ética. Y así, se miraban unos a otros. Una mirada furtiva, el más leve escalofrío, tiene sentido. El simple movimiento del brazo del refugiado puede cambiar el curso de sus pensamientos.

En este punto de la película, Erik, que se opone a la más mínima infracción de las reglas, está abrumado...
Soporta realmente el peso del uniforme, que se ha convertido en una segunda piel. No está dispuesto, o más bien, no puede, ir en contra de sus órdenes. A lo largo de los años, su ética profesional se ha calcificado por completo. Son tanto su fuerza como su prisión. Le duele la sola idea de incumplir, de desobedecer órdenes. Y cuando ve a los otros dos encaminarse hacia una transgresión, es una verdadera pesadilla para él. Siente que no podría recuperarse. Y, sin embargo, toma medidas. Hasta cierto punto.
Encuentro a Grégory Gadebois bastante increíble. Su Erik tiene muchas limitaciones y fragilidades humanas. Por eso te irrita, pero también sientes su dolor.

Los muchos, pero breves, flashbacks esparcidos a lo largo de estas secuencias son pistas de lo que están pensando estos tres oficiales...
No son explicativos ni siquiera narrativos. Son casi sensoriales y tienen que ver sobre todo con los sentimientos entre Aristide y Virginie. Son como toques de esencias y destellos de color.

Y a veces de oscuridad...
Sí, sabíamos que Erik y Virginie tenían problemas y nos damos cuenta, al ver su visita al psiquiatra, que Aristide no es el tipo alegre que finge ser. "Sopla el viento en la cabeza", le dice. No sabemos qué lado elegirá. Vacila. Inicialmente está del lado de Erik, pero también está enamorado de Virginie y, aunque intenta razonar con ella y ponerla de nuevo en el "buen camino", también ama su espíritu rebelde, lo que también explica por qué no hace un intento de todo corazón para llamarla a order.

Y él mismo no es tan indiferente ante este refugiado que, al igual que él, tiene orígenes extranjeros...
Sí, por supuesto. Y bastante antes de que cambie de bando, le lleva comida, lo cual es una señal. Es interesante que Ornar, que tiene raíces senegalesas, sea quien interprete a Aristide. Su rostro junto al de Payman Maadi, que interpreta al refugiado tayikistani, fue una imagen interesante. Cuando lo piensas, lo que le está pasando a Tohirov también podría haberle pasado a Aristide, en otra vida.

Lo que has hecho con el personaje del refugiado es interesante. No es un monstruo ni una víctima del todo. Es muy enigmático…
Este tipo de personaje a menudo se hace muy unidimensional. Y no quería que despertara compasión. La única pregunta que importa es: ¿qué debemos hacer? Podría ser peligroso, es impredecible, nadie sabe lo que va a hacer.

Cuanto más tarde se hace, más se acercan al aeropuerto y más se ensanchan las brechas. Primero, es Erik … luego Virginia...
Y también la audiencia, junto con ellos, espero. La película es un viaje de descubrimiento. ¿Qué aprenderán estos policías sobre sí mismos? ¿Qué pasará después de que Erik permita que Aristide y Virginie suelten a Tohirov en el bosque y él se niegue a escapar? ¿Volverán al punto de partida? ¿O llevaran las cosas en otra dirección? Las preguntas que se hacen a sí mismos crecen junto con sus relaciones y aparecen grietas. Estas personas nunca volverán a ser las mismas. No se trataba de ser ingenuo, pero, tanto para ellos como para el prisionero, sientes que emerge una relativa esperanza.

Te tomaste cierta libertad con el libro de Hugo Boris...
Me reuní con él al comienzo del proceso de adaptación y le dije de inmediato que planeaba cambiar ciertas partes de la historia: la estructura del comienzo y, sobre todo, el final. Fue muy receptivo a eso y creo que está contento con el resultado final. En cuanto a mí, lo más difícil fue que la historia completa sucediera en unas 24 horas. Nunca había trabajado con un período de tiempo tan limitado.

¿Consultó con algún oficial de policía mientras escribía el guión?...
Me reuní con algunos una vez que se escribió el primer borrador. Necesitaba acercarme a las personas que hacen este trabajo para tener una idea de cómo era desde adentro, para sentir lo que significaba hacer este trabajo para ellos, ¡y definitivamente es un trabajo muy particular! Tuve la suerte de cruzarme con Yann Despouy, un superintendente de policía que habló con mucha elocuencia sobre el tema. Lo primero que hizo fue llevarme a la sala de armas y ponerme una pistola en la mano. "Te voy a enseñar a disparar", dijo. Al ver mi sorpresa, me explicó que tener un arma contigo todos los días realmente cambia la forma en que te relacionas con el mundo. Este hombre, a quien llamo "el Roland Barthes de la policía" (¡hay algo similar en sus auras!), Tiene una visión verdaderamente metafísica de su trabajo.
Él y yo nos reunimos muchas veces, junto con otra oficial, Julie Le Gohalenne. Pasé un tiempo en las comisarías, me reuní con más agentes que eran muy diferentes al superintendente, incluidos policías fronterizos, hombres y mujeres por igual. Ahora hay muchas mujeres en la fuerza, entre el 30 y el 40%. Algunas de las personas que vi eran muy complejas, otras eran más simples, pero nunca encajaron en los estereotipos comunes. Este trabajo preparatorio fue fundamental para hacer auténticos mis personajes, dar credibilidad a sus acciones y decir la verdad de esta profesión.
Algunos de ellos vinieron a nuestros ensayos para demostrarles a los actores cómo hacían las cosas, y otros vinieron a nuestras sesiones de rodaje; para la escena del interrogatorio en el centro de detención de Vincennes y la escena del arresto en el aeropuerto, necesitaba verdaderos profesionales disponibles.

¿Cómo reaccionó la policía de fronteras con la que habló ante el conflicto de conciencia retratado en POLICE?...
Estuvieron de acuerdo en que llevar a los refugiados a los aviones es realmente difícil y que hacen todo lo posible por no saber nada sobre sus casos. Pero todos me dijeron que llega un punto, el punto sin retorno, en general, en el que sienten que casi están conectados con la persona a la que acompañan. Una vez que ya no les es posible regresar, por extraño que parezca, se forma un vínculo y los invitan a su casa familiar para comer o pasar la noche. El sentido más profundo de su profesión, dicen algunos, reside en ese paradójico efímero vínculo.

¿Intentaste hablar con un refugiado?...
Me reuní con uno en el centro de detención de Vincennes una semana antes de su partida. En un francés chapurreado, dijo que tenía esposa y un bebé recién nacido y me contó una historia que me hizo llorar. "Voy a buscarte un abogado", le dije. Uno de los tres oficiales que asistieron a nuestra entrevista, un tipo Erik, intervino en ese momento. "Espera", dijo. "¿Realmente no te crees lo que te dijo?" Sentí que sus dos colegas estaban incómodos, claramente tenían algunas dudas. ¿A quien crees? Podría haber sido una historia comprada por diecinueve euros en el barrio de Barbes, como dice el personaje de Aristide. O podría haber sido la verdad. Fue impresionante, y no importa cuál fuera la realidad, claramente se dirigía directamente a una especie de infierno.

A menudo es necesario "profundizar" en los temas de sus películas...
Eso es cierto. Mientras me preparaba para rodar Police, a menudo pensaba en las personas que había conocido mientras trabajaba en Las Inocentes. Una pareja que tenía un negocio de tintorería en Belfort me contó cómo era realmente limpiar la mierda de otras personas, y la madre superiora de un convento y un monje me hablaron sobre la fe. Esas personas realmente me dieron mucha información sobre esos proyectos.

Si hubiera un punto en común entre esta película y Las Inocentes, podría ser el uniforme que usan los personajes...
A menudo pensaba en esa película mientras preparaba Police debido a la estructura implosiva que genera tensión y también a los individuos detrás de los uniformes que tendemos a encasillar. Me di cuenta de que me sentía cómoda con estas personas que, por muy camufladas que estuvieras, tomaban distancia sobre sí mismas y eran capaces de cuestionar sus propias certezas. Todos usamos un uniforme de algún tipo.

Al hacer Police, volviste a trabajar con Grégory Gadebois y Virginie Efira. Y le diste a Omar Sy un papel que nunca antes le habíamos visto interpretar...
Había conocido a Ornar por casualidad unos años antes. Había sentido una dulzura increíble en él y también algo más que no necesariamente había sido explorado en las películas que había hecho: una cierta sensibilidad, un deseo de adentrarse en un mundo diferente. Estaba segura de que podría sacar a relucir ese potencial no utilizado. Pero no pensé en él ni en el papel de Aristide, sino en el contraste, era una oportunidad diferente. Y creí en la química que podría haber entre él y Virginie Efira. Tenía que haber algo orgánico entre ellos.
Nos veíamos a menudo y me hacía muchas preguntas. Establecí una regla: no se le permitía reír. Entonces, excepto una o dos veces, Ornar no se ríe en esta película, y eso cambió por completo el sabor de su actuación.

Cuéntanos cómo fue volver a trabajar con Virginia Efira, ocho años después de Mi peor pesadilla...
Inmediatamente pensé en ella, para el personaje de Virginie. Es sensual y accesible, es "la chica de al lado", pero al mismo tiempo, es una actriz con un talento extraordinario. Puede estar seria o desolada y también neutralizar la ansiedad con la risa. Pocas actrices de su generación tienen este rango, esta flexibilidad al mismo tiempo espontánea y estrictamente controlada, esta riqueza de autenticidad y contemplación.
Me encanta volver a trabajar con actores una vez que siento que son parte de mi familia, como Virginie y el maravilloso Grégory Gadebois, a quien conocí en el set de Reinventing Marvin.

También te gusta filmarlos desde un ángulo inédito. Virginia Efira, por ejemplo, es muy diferente en Police en comparación con su apariencia habitual...
La observé de cerca cuando nos reunimos para hablar sobre el papel. Siempre trato de encontrar nuevos ángulos, expresiones e iluminación que aún no han sido explorados cuando hablo con mis actores. Y también le pedí que se contuviera emocionalmente. Entonces, casi siempre hay alguna moderación, hay algo difícil en ella en este papel. La película necesitaba ser compleja y nunca descender al melodrama. A veces, es cierto, no la reconocí.

Háblenos de Payman Maadi, que interpreta al refugiado tayikistani...
Lo había visto en algunas películas de Asghar Farhadi y lo había vuelto a ver en otras películas irlandesas, algunas de las cuales no estaban subtituladas. El era el indicado.
Físicamente, Payman es "Mr. Everyman" pero su rostro tiene una intensidad extraordinaria. Su papel fue terriblemente difícil, pero lo interpretó sin quejarse, incluso accediendo a ser derribado por los guardias de seguridad. En el coche, nunca se puede saber realmente en qué estado de ánimo está. Está ahí, en silencio, sin ningún otro apoyo que no sea su mundo interior, y se las arregla para expresar emociones increíblemente sutiles.
Es sin duda uno de los mejores actores que he tenido el privilegio de conocer.

¿Por qué lo nombró refugiado tayikistaní?...
Porque es un extranjero en el sentido metafísico del término. ¿A quién le importa en Francia la represión que está ocurriendo en Tayikistán?

"Police" se filmó en gran parte dentro de un automóvil en un set de interior...
Era imposible filmar al aire libre. Nos habría llevado meses, y nunca hubiera logrado filmar los rostros de los actores tan de cerca o de una manera tan específica. No habría tenido ambientes tan agradables ni habría podido hacer ciertas tomas de viaje. La comisaría también fue recreada por completo.

¿Qué preparación les pediste a tus actores?...
Dos semanas antes de que comenzara el rodaje, llevé a cada uno de ellos a visitar "su" casa. Luego, durante una semana, Yves Angelo (director de fotografía) y yo los reunimos para ensayar en el estudio. Fue una oportunidad para conocer mejor a Ornar Sy e identificar las dificultades que presentaría filmar en un automóvil, y hubo muchas, y concentrarme en el tipo de trabajo que quería hacer con sus caras. También fue una forma de fomentar un vínculo entre todos nosotros. He utilizado este acercamiento durante muchos años y lo encuentro muy productivo.

En Police, vemos algunas miradas de ojos extraordinarias y juegos de luces...
Mientras nos preparábamos para la película, bromeé con Yves: "Esta película es Bergman con policías". ¿Qué pasa en la cabeza de estos policías? ¿Qué dicen con los ojos? ¿Qué nos hacen pensar? Y fue un esfuerzo especialmente desafiante ya que una vez que se filmaron estas secuencias, todavía teníamos que agregar las carreteras.
El trabajo real tuvo lugar en mi oficina con cada uno de los actores. Se reunieron conmigo uno por uno y examiné sus rostros, como decía antes, sobre Virginie, y les dije a cada uno de ellos algo que los demás no sabían para que cada uno tuviera un secreto conmigo. Fue un acercamiento instintivo. Necesitaba tener una idea de los mundos interiores de mis actores y aprender sus expresiones y reflejos, para si fuera necesario prohibirles que los utilizasen en la película. Con ello se produce una actuación tan precisa que una vez que estamos en el set, siento que todo lo que tengo que hacer es comprobar que todo va según lo planeado. El instrumento ya está afinado.

Esta película es un completo contrapunto al género criminal, cámara al hombro y todo, como vemos a menudo...
Quería un efecto muy estilizado.

¿Te inspiró alguna película en particular?...
Yves Angelo y yo volvimos a ver bastantes películas sobre cárceles; estábamos interesados en ver los decorados disponibles. Eso incluye películas de Bergman como Barco a la India, Persona y Sonata de Otoño, así como algunas de John Ford y Sautet.

Esta es la tercera vez que trabaja con Yves Angelo. Parece que tienen una relación estrecha...
Sí, porque es un director de fotografía que piensa en el tema antes de pensar en las imágenes, aunque luego todo se convierte en luz.
Él no aporta su propia experiencia, o en cualquier caso, es capaz de hacerte olvidarlo o incluso olvidarlo él mismo. Empieza con una pizarra en blanco y eso me encanta.
Necesito esa frescura, esa sensación de emprender un nuevo viaje. Yves siempre está dispuesto a correr riesgos.

Tu tambien...
Curiosamente, cada vez siento que mi experiencia se ha esfumado con la última película que hice. Es una experiencia violenta y muy alarmante.
Durante mucho tiempo pensé que no estaba legitimada en mi campo porque era autodidacta. Después de dieciocho películas, ya no me siento así, pero entiendo que alguien como Yves, u otras personas con las que trabajo, también empezarían de cero. No me prohíbe nada.

Parece que aprecias trabajar colectivamente...
Es muy gratificante poder hablar con la gente aunque, al final, sigues tomando las decisiones por tu cuenta. Siempre estoy interesada en escuchar las opiniones de los demás, incluso si pueden desestabilizar mis planes. Integro todo lo que puedo. Una película es algo que está vivo ... no debería ser estático.

En Police, se tiene mucho cuidado con el sonido...
Especialmente las voces. Brigitte Taillandier, con quien trabajo desde Las Inocentes, las grabó excepcionalmente bien. Ella es una de las colegas con las que consulto mucho, incluso para mi elección de actores.

La banda sonora es única: algunos sonidos de la vida cotidiana parecen transformarse en temas musicales, y se pasa de las canciones pop de la radio a Bach. ¿Cómo lo diseñaste?...
Mi principal preocupación era evitar la música de películas de acción. Pero quería una música bastante elaborada que creara imperceptiblemente una especie de vibración que acentuara la tensión. Y también, para pasar de las canciones pop - Balavoine, Marc Lavoine, Julie Armanet - al refinamiento de la sonata de Bach para violín y piano interpretada por Jaime Laredo y Glenn Gould. No esperas que la policía esté escuchando a Bach, el pináculo de la pureza. La sonata comienza cuando están en el bosque y se reanuda después de que Virginie se sube al avión. No estás preparado para eso, no estás en ese estado de ánimo, y eso crea un lirismo muy conmovedor y mudo, creo.

¿Cómo describiría Police? ¿Una búsqueda espiritual? ¿Una historia de crimen metafísica?...
Es un viaje interior que plantea cuestiones metafísicas. No es un thriller ni un drama social. Es un viaje en el que, espero, que el espectador, experimente nuevas emociones mientras avanza hacia lo desconocido junto con estos personajes y se deje sumergir en su dilema.


ENTREVISTA CON OMAR SY...
En Police te vemos desde un ángulo completamente diferente…
Eso era algo que quería Anne Fontaine; ella estaba buscando un lado nuevo de mí. Eso fue lo primero que me dijo cuando nos conocimos, y eso es lo que me motivó al trabajar con ella. Ella me vio de otra manera.

¿Cómo te sentiste cuando ella pidió reunirse contigo?...
Sorprendido. Sus películas están tan alejadas de aquellas en las que suelo estar, que nunca pensé que una cineasta como ella estuviera interesada en mí. Pero ella es sorprendente. Detrás de la imagen que proyecta está su yo real. Rápidamente sentí que tenía algunas inclinaciones punk. Eso me gustó; fue bastante divertido. Ninguno de los dos teníamos ese trasfondo, y sin embargo ahí estábamos: creo que en eso encontramos un punto en común.

Hablemos del proyecto...
Me interesó la historia que contó y cómo era contada: una experiencia que parece bastante oscura pero que gana algo de luz al final. Esa luz fue importante para mí porque necesito creer en la esperanza. Aunque no estoy acostumbrado al mundo que se describe en esta película, hubo al menos un lugar que me resultó familiar, donde me sentí a gusto.

De los tres oficiales, Aristide, tu personaje, es el que al principio parece más distante de su misión...
Nadie en esta película es quien parece ser. Ni siquiera el personaje del refugiado. Todo el mundo lleva una máscara. La máscara del uniforme y la máscara que ellos mismos han elegido.
Aristide lleva una máscara de alegría. Bromea y pone música, pero detrás de esta máscara de payaso se ahoga en un mar de preguntas existenciales. Está obsesionado con la muerte.
¿Ha matado a alguien? ¿Ha visto morir a alguien? Hay momentos en los que tiene que desahogarse: "Escucho viento en la cabeza", le dice al psiquiatra. Le pesa. Por eso se quita el arma todas las noches antes de entrar en su apartamento. Y al final, la única terapia que ha encontrado es bromear con sus compañeros.

¿Qué crees que lo impulsa a hacer lo que acaba haciendo?...
Daría la vuelta a la pregunta: ¿qué lo impulsa a abstenerse inicialmente de tomar medidas? ¿Cómo se supone que reacciona una persona negra con uniforme de policía? ¿Creció en Francia? ¿Cómo ve a este solicitante de asilo? ¿Cómo lo ven los demás? Su primer reflejo es decir: "¡No me importa este tipo!" Pero no es cierto, porque en la siguiente escena le lleva comida. Aristide usa la autosugestión: tiene que repetirse constantemente que no le importa para poder cumplir sus órdenes. Y eso pasa factura.

¿Es su amor por Virginie el detonante?...
Ella lo ayuda a tomar medidas, olvidarse de su uniforme y transgredir las órdenes que les han dado. Probablemente no se habría permitido hacerlo solo. Y no es un loco, sabe que la transgresión tiene consecuencias más graves para él que para Virginie. Pero en su esencia, están en la misma longitud de onda. Así es como analizo sus acciones, pero lo bueno es que esta explicación no es necesariamente la de Anne, y los espectadores pueden verla de manera diferente aún. En ningún momento la película dicta una respuesta en particular. Deja a todos la libertad de tomar sus propias decisiones. Ahí es donde reside la sutileza, la generosidad y la humildad de Anne.
Ella mezcla las cosas: está lo que se supone que debes ser, lo que se supone que debes decir y lo que realmente eres. Ella solo hace sugerencias y permite al espectador formar su propia opinión. Y al hacerlo, hace una pregunta clave sobre la humanidad de las personas.

El personaje del refugiado, interpretado por Payman Maadi, no se salva necesariamente...
No lo sabemos, pero probablemente no. Pero lo intentaron. Encuentran una fuerza y una luz dentro de ellos. Se elevaron a otro nivel.

¿Cómo te preparaste para interpretar a este personaje?...
Anne y yo hablamos mucho antes de que comenzara el rodage. No solo sobre Aristide, sino sobre todo: nuestros deseos, nuestro trabajo, nuestras vidas. Luego ensayamos muchos días en el coche en el set, y fue muy divertido. Buscar es la parte de la actuación que más me gusta. Hacerlo en el set, con los demás actores y el director, es aún mejor. Yo era el nuevo de la pandilla. Virginie Efira y Grégory Gadebois ya habían trabajado con Anne, por lo que era importante para mí conocerlos. Después de eso, me sentí menos perdido.

¿Fue difícil ser el "chico nuevo"?...
No con ellos. Ya conocía un poco a Virginie y conocí al asombroso Grégory Gadebois. Su voz tiene tanta presencia, sus actuaciones tan sencillas, fluidas y fáciles ... Fue un placer verlo actuar y aún más agradable actuar junto a él. Es una inspiración.
Pero había otro chico nuevo, Payman Maadi. Hizo un trabajo increíble. ¡Su habilidad para hacerse notar sin decir una palabra fue asombrosa!

¿Anne Fontaine mencionó alguna referencia o le pidió que viese alguna película en particular?...
No. Mi preparación se basó únicamente en nuestras discusiones. Me hubiera gustado ver a los agentes de policía que conoció mientras trabajaban, pero no pude. Pero a pesar de que se supone que los policías de la película no están familiarizados con el trabajo de la policía fronteriza, eso les hacía reflexionar, continué haciendo algunas investigaciones sobre sus métodos.
En cuanto al resto, el uniforme, las armas ... ya había trabajado con esas cosas en películas anteriores. Sabía cómo funcionaba y, para mí, eso no era lo que importaba. Era el aspecto "detrás del vestuario" lo que más me importaba. ¿Quién era este tipo? ¿En qué andadura estaba? ¿Qué siente por este refugiado? ¿Le recuerda la llegada de sus padres a Francia? ¿Cómo puede conectarse con su humanidad?

Hay relativamente poco diálogo en Police. Casi todo se transmite por las miradas que comparten los personajes. Y no se esperaba que iluminaras esas miradas con tu famosa sonrisa...
Éramos tan conscientes de lo que Anne quería que las cosas fueron realmente fáciles en el set. Éramos muy conscientes de lo que se suponía que debíamos hacer.

¿Alguna vez tuviste dudas sobre tu actuación?...
¡Por supuesto! Hubo muchas ocasiones en las que me sentí perdido, pero también fue una experiencia interesante perder mi rumbo habitual y dejarme guiar de otra manera. Sentí que me estaba moviendo hacia lo desconocido.
Yo también había aceptado eso y era emocionante ... Y cuando no encontraba el camino, buscaba a Anne para que me guiara. Confié en ella.

¿Qué es lo que más te impresionó de este nuevo tipo de trabajo?...
La precisión de Anne para organizar todo. Es como si estuviera diseñando un ballet donde todo tenía que estar en armonía: hermoso, con un ritmo perfecto y orgánico. Anne fue una vez bailarina. Sus películas son coreografías con algo muy vibrante en su interior. Esta mezcla de cosas, que descubrí y amé, me hubiese parecido imposible antes. Pero ella lo logra.

Las escenas íntimas que tienes con Virginie Efira funcionan como un descanso de la tensión en la película. Y es un poco como si estuviéramos viendo al actor al que estamos acostumbrados...
Tienen quince años en esas escenas. Fue una gran experiencia trabajar con Virginie para explorar a los adolescentes que eran en ese momento. Ofrecen a la audiencia un respiro. Y también fue muy interesante para mí actuar en ese registro por el que era desconocido, y luego cambiar muy suavemente a otro color, una madurez más adecuada, más acorde con el hombre que soy hoy.

¿Cuál fue tu reacción ante el resultado final?...
Me sorprendió de nuevo. Habíamos hablado largo y tendido antes del rodaje, y trabajamos muy duro en el set, pero a pesar de todo eso, sentí que lo estaba viendo todo por primera vez. Fue una experiencia realmente impresionante y poderosa. Mientras estábamos filmando, ya era consciente de que estaba sorprendiendo a los espectadores. Con su trabajo de posproducción, Anne lleva al espectador más allá de las líneas de pensamiento del personaje.

Recientemente te vimos en EL PRINCIPE OLVIDADO, un cuento de fantasía de Michel Hazanavicius, y junto a Harrison Ford en LA LLAMADA SALVAJE de Chris Sanders, una nueva adaptación de la novela de Jack London. ¿Qué es lo que te inspira para trabajar en tantos géneros y países diferentes?...
Yo hago mi trabajo y hacerlo significa adaptarme a diferentes directores, música, movimientos ... Me encanta ir a Estados Unidos a filmar un éxito de taquilla, luego regresar a Francia para trabajar con Michel Hazanavicius y luego con Anne. Me encanta sumergirme en los mundos de diferentes personas. Es un placer para mí convertirme en una persona más completa a través de todas estas experiencias y luego ir en búsqueda de más. Es una búsqueda que nunca termina. A veces llevo amigos que no son actores a mis sets de filmación y me preguntan: "¿No te cansas de repetir lo mismo cuando tienes que hacer una sola toma 10 veces?" Y no lo hago, porque nunca es lo mismo. Cada vez, intentamos avanzar y conectarnos con algo. Estamos buscando.


ENTREVISTA CON VIRGINIE EFIRA...
Virginie, tu personaje, es quien desencadena el tsunami que sacude la vida de estos tres policías encargados de escoltar a un solicitante de asilo hasta el aeropuerto....
Rompe una primera regla al abrir el expediente del refugiado y una segunda al sembrar dudas en sus colegas. ¿Deberían realmente llevar a este hombre a la muerte? Sus reacciones instintivas e inmediatas fueron lo que más me interesó de este guión. Demuestran que no hay fronteras entre el ámbito personal, profesional y político. Todo se superpone. Siempre. Este oficial no habría actuado como lo hizo si ella misma no estuviera en una posición en la que tiene que tomar algunas decisiones cruciales. Está embarazada y probablemente abortará. ¿Cómo entran en juego sus valores? ¿Qué está descubriendo en este momento? ¿Cómo no comprender a este hombre cuya vida también pende de un hilo? Sus propios problemas la obligan a afrontar algunas cuestiones existenciales y la animan a estimular la conciencia de sus colegas.

Una mujer…
Hay muchas mujeres en la fuerza policial. A menudo las veía de camino a las sesiones de formación, en sus oficinas. Al igual que Virginie en la película, las abuchean: "Dos mujeres policía equivalen a un buen policía" o "¿Tienes el período?" etcétera. Por lo que me encanta sobretodo ver que Virginie logra que su punto de vista sea contagioso. Ella es quien inicia la aventura. Es bastante feminista.

¿Qué fue lo que te hizo aceptar este papel?...
Era Anne y su guión. Me gustó su estructura muy fuerte y el uso moderado del diálogo. Los diálogos parecen muy banales, pero nos llevan a darnos cuenta de que son solo la punta de un iceberg. La persona que cuenta una historia es siempre más importante que la historia que se cuenta.

Trabajó de nuevo con Anne Fontaine ocho años después de MI PEOR PESADILLA, una de sus primeras comedias...
Sin saber cuándo ni cómo, siempre había tenido la sensación de que volveríamos a trabajar juntas. Ella y su productor, Philippe Carcassonne, jugaron un papel esencial en mi trayectoria como actriz. Fueron las primeras personas que conocí en este negocio que no parecían estar motivadas únicamente por el dinero. Eran verdaderos cinéfilos. Tienen fe y ganas de mejorar siempre. Me dieron confianza en mí misma y me di cuenta de que eran la clase de personas con las que quería trabajar.

En la película, muestras otra faceta nueva de ti misma...
De hecho, me identifiqué mucho con este personaje. No diría: "Virginie soy yo", pero sentí como una elección natural para interpretarla, debido a mi edad, apariencia y naturaleza bastante pragmática. Sabía que podía recurrir a mi propia esencia. Paradójicamente, lo más interesante de mi trabajo para esta película fue que tuve que distanciarme de mí misma, eliminar mi espontaneidad y sarcasmo, restringiéndome a lo contrario, cosas mucho más estrechas, más literales.

Estos oficiales, cuyas vidas vislumbramos a lo largo de los capítulos dedicados a ellos, hablan muy poco de sí mismos...
Los diálogos son cortos: "¿Vas a casa?", "No, me quedo un rato", "Está bien, nos vemos mañana". A pesar de que se agradan, nunca dirán: "¡Oh, es tan agradable trabajar contigo!". Son como cualquier otra persona en el lugar de trabajo. No se hablan entre ellos; ellos simplemente se entienden. Virginie y Aristide se reprimen de la misma manera en su romance. Es lindo, porque lo que se abstienen de decir sale de otra manera. Cuando ella le pregunta, refiriéndose al refugiado: "¿Y tú, lo dejarías ir?" es una forma de evaluar su sinceridad y humanidad.

Erik, Aristide y Virginie están todos quemados por su profesión...
Es difícil conciliar la conciencia y el optimismo con la vida que llevan. Cada uno de ellos ha pasado por momentos difíciles, especialmente Erik y Aristide, pero cuando vemos a Virginie en la escena con la mujer abusada físicamente, nos damos cuenta de que ella tampoco se ha librado del sufrimiento. Pero nadie habla.

¿Cómo puedes transmitir mensajes existenciales en ese contexto? Todo radica en la tensión que circula entre las cuatro personas de ese coche...
Hay mucha contención en estos intercambios. Casi todo lo transmiten sus ojos: miradas cómplices, sospechosas o interrogantes que a veces conducen a grandes tensiones, especialmente con Erik. Es un viaje personal de cada uno y un viaje colectivo para todos. El espacio reducido también ayuda a mantener el suspense: sientes el sufrimiento de Payman y el tiempo parece haberse detenido.

¿Cómo se aborda una parte así?...
Es fácil cuando estás con las personas que diseñaron todo. Y Anne e Yves Angelo son muy precisos. Porque en verdad, pasas tres semanas en un set, en un auto frente a una pantalla verde, haciendo expresiones a través del parabrisas y en el espejo retrovisor, preguntándote: "¿Es palpable la tensión? ¿Qué estoy diciendo realmente? ¿No estoy siendo demasiado moralista? " Las escenas están muy editadas, pero los actores no teníamos ni idea de cómo se presentarían. No importa cuánto te hayas preparado, a veces te sientes muy solo y necesitas depositar una gran confianza en las personas que te dirigen. Los ensayos en el estudio nos ayudaron a ganar esa confianza. Sabía que Anne sabe mirar caras. Fue fácil confiarme a su cuidado.

¿Fue difícil el silencio?...
De hecho, es lo que más me gusta de este trabajo. En Police, el peligro real era que plagiaríamos esas horribles expresiones cursis de policías que habíamos visto doce mil millones de veces en series de televisión. Ornar y yo a veces teníamos dificultades para no caer en ello y nos reímos mucho.

Teníais muchas escenas juntos. ¿Cómo fue actuar junto a él?...
Nos habíamos visto durante entrevistas televisivas y me parecía muy receptivo con los demás. Es raro ser una estrella tan grande, la celebridad favorita del público francés, y ser tan humilde, con un humor tan estable.
En un set, él te guía, es un hombre apacible. Es gentil y muy amable. No le importa la jerarquía, transmite alegría y aligera cualquier situación, pero también es melancólico. No siempre está saltando de alegría. Aunque no se dé cuenta, tiene el deseo de buscar esa alegría. Sientes estas cosas cuando actúas con alguien.

¿Diría usted que Aristide apoya a Virginie por amor o está realmente convencido de que no deberían enviar a este refugiado de regreso a su país?...
Ella tiene mucha influencia sobre él, pero sus propias certezas comienzan a desmoronarse.

Los flashbacks, incluidas las escenas con ustedes dos, alivian mucho el dilema que preocupa a los oficiales...
Son como toques impresionistas muy furtivos que colorean la historia y muestran que no hay una sola verdad. Cada verdad se impone según el ángulo desde el que mires un evento o situación: como receptor y experimentador o como observador. Estos flashbacks le dan a la audiencia el tiempo y la oportunidad de comprender qué impulsa a cada personaje a pensar de la manera que lo hace y, quizás, a apoyarlos. Hay un aspecto casi Bressoniano en el enfoque de Anne.

¿Cómo se convierte uno en Virginie?...
Necesitaba aprender algunas cosas muy prácticas: cómo esposar a alguien, cómo realizar las tareas habituales inherentes a este trabajo. El uniforme me ayudó. Como soy fumadora, a menudo salía a pasear fuera del set. Me di cuenta de lo vulnerable que puedes sentirte cuando llevas un uniforme de policía. La gente era bastante hostil. Te dices a ti mismo: "Si hay un ataque, seré la primera ...". También me reuní con algunos superintendentes de policía. El contexto individual de cada uno me interesó, pero preferí extraer el personaje en mí misma.

En dos ocasiones, primero en el bosque, por iniciativa de Erik, y luego después de que el solicitante de asilo fue brutalmente obligado a subir al avión, esta vez por iniciativa de Virginie, los tres oficiales rompen su juramento de lealtad a la policía...
El primer intento de liberar a Payman es increíble, fue una locura, pero estaban decididos a "imponerle" una buena acción. ¿A dónde iría? ¿En el metro? ¿Realmente sería algo bueno? Y se queda petrificado. Cree que lo van a matar. El segundo es casi orgánico. El impulso de Virginie de correr hacia la pista para traerlo de regreso proviene primero de su cuerpo y su subconsciente. No es algo en lo que haya pensado, y su cerebro procesará lo que ha hecho solo después. Soy cada vez más partidaria de la idea de que el cuerpo de una persona es quién toma sus decisiones.

A pesar de sus acciones, el futuro del hombre parece muy comprometido...
Pero incluso si su lucha se ha perdido, haber dicho y hecho algo cuenta. Estos policías han tomado decisiones y han descubierto cosas sobre sí mismos. Se han involucrado. Y creo que es encantador que la película termine con Erik diciéndole a Virginie: "¿Qué pensaste? ¡Todo lo que has hecho es darle dos días más!" Puede que tenga razón, pero tal vez la asociación humanitaria que maneja el caso de este hombre tenga tiempo para intervenir antes de que se suba a otro avión. No me hubiera gustado un final idealizado. Me habría parecido indecente.

¿Qué les depara el futuro a estos oficiales que rompieron con sus obligaciones?...
No están en una posición cómoda. Sus acciones no se consideran heroísmo, y así debe ser. Quizás no sirvieron para nada, pero los cambió. El otro día, estaba viendo una noticia sobre Sarajevo en la que algunos miembros del personal de mantenimiento de la paz de los Boinas Azules estaban reconociendo su impotencia. Personas fueron asesinadas antes sus ojos y no tuvieron derecho a intervenir. Esto plantea algunas preguntas: ¿debería seguir adhiriéndose a las reglas del grupo, o como en la película, considerar a los individuos?


ENTREVISTA CON GREGORY GADEBOYS...
Esta es la segunda vez que trabaja con Anne Fontaine en menos de tres años...

Anne y yo no nos hemos perdido de vista desde Reinventing Marvin. Conocerla tuvo un gran impacto en mí. Si esto no es demasiado exagerado, diría que estamos empezando a parecer una familia cinematográfica.

¿Disfrutaste interpretando a un policía?...

Nunca pensaría, "Oye, voy a asumir este o aquel papel" sin la guía de un director. Necesito que alguien me dé confianza. Si Anne lo sugiere, entonces se convierte en una opción para mí.

¿Qué te pareció el guión?...
Me gustó su estructura: las mismas escenas que ves de nuevo, al principio, tomadas desde diferentes ángulos que resaltan la vida de los personajes; los destellos de la vida diaria de los oficiales que se entremezclan con sus pensamientos durante la misión. Y me encantó la combinación de circunstancias que lleva a estas tres personas, que no están realmente conectadas desde el principio, a estar juntas ese día en particular cuando cada una de ellas se encuentra en un estado de ánimo bastante, digamos ... especial. Amo esas situaciones.

Todo lo que hubiera sido necesario era que un oficial superior estuviera en el lugar de uno de los tres para que todo sucediera de manera diferente. Terminan de este modo debido a un efecto de bola de nieve. Realmente me gusta eso.

¿Te sentiste tentado a leer la novela de Hugo Boris, de la cual está adaptada la película?...
¡Definitivamente no! Lo que íbamos a rodar era el guión, no el libro. Descubrir un guión es siempre un momento importante para mí, es la primera vez que aprendo la historia y cuáles son las relaciones entre los personajes. Me aferro a esta imagen y hago todo lo posible por retenerla. Después, no vuelvo a leer el guión. A menudo me envían nuevas versiones, pero no las miro. Solo aprendo los diálogos que han cambiado a medida que avanzamos. Intento conservar la frescura de esa primera impresión.

Háblanos de Erik, tu personaje...
Me parece un buen policía y un ser humano amable, lo que no es incompatible entre sí. Parece inquebrantable, completamente en el molde de la institución a la que sirve. En realidad, es de los tres el que más se protege, el más frágil y el más capaz, al final, de cuestionar las certezas que son su motor. ¿Alguien quiere que acompañe a un refugiado a la frontera? Está bien, lo hará, sin dudarlo. Excepto que sus dos colegas presionan un botón en él que desencadena una reacción inesperada.

Ninguno de los tres oficiales está acostumbrado a este tipo de misiones.

Para mí, eso no cambia nada. Están acostumbrados a ver cosas que ni siquiera podemos imaginar.
Debido a las fechas de distribución, recientemente te hemos visto interpretar a otro policía dedicado en cuerpo y alma a la ley: en Un oficial y un espía de Roman Polanski...
El personaje del teniente coronel Hubert-Henry es muy similar a Erik, pero es un Erik que ha tomado un giro oscuro. El primero es tonto y peligroso, mientras que el segundo es completamente lo contrario.

¿Es cierto que consideró convertirse en policía cuando era joven?...
Si. Hice mi servicio militar en la policía nacional y hubiera hecho el examen para unirme después si no hubiese cambiado el nivel requerido ese año con el certificado de fin de estudios. Suspendí dos veces , por lo que no pude presentarme al examen de la policía. Pero siempre he respetado esta profesión. Es un trabajo duro. Nunca olvidaré la animosidad, y casi el odio, que sentía por las personas con las que me crucé en la calle mientras vestía uniforme. Es una experiencia extraña que puede deprimirte al final. Yo mismo, al final de mi año de servicio militar, ya no veía las cosas de la misma manera. Sentí que solo ocurrían cosas horribles en la ciudad. Por ejemplo, si una chica guapa entrara en la comisaría, pensaría inmediatamente que le robaron el bolso, que su marido la golpeó o que la atacaron. Ahora mismo, mientras estamos aquí sentados hablando en este bar, podemos ver el final de una calle y no le estamos prestando atención. Pero un oficial de policía vería cosas que nosotros no vemos, porque no estamos acostumbrados a verlas. Y él se haría cargo de ello para que no tuviéramos que hacerlo nosotros. O para no tener que estar pendientes de eso. Porque está ahí para protegernos. Otra cosa buena de Police es que muestra a la gente cómo es realmente hacer este trabajo.

El trabajo que vemos que hacen los tres agentes al principio de la película da una idea de la complejidad y dificultad de sus tareas. Al principio, te das cuenta de que cada uno de ellos tiene su propia forma de manejarlo...

Lo evitan o lo ignoran ... Siempre es divertido ver lo que la gente hace con su "basura" personal. ¿Qué haces cuando no puedes vaciarlo? Lo agarras y lo disfrazas. El disfraz de Erik es su trabajo, pero eso solo empeora su depresión.

Su esposa no ayuda mucho...

Ella podría ser más agradable si él estuviera más presente, si llegara a casa a tiempo. Al menos, así lo veo yo. Los policías que nos ayudaron a preparar esta película me dijeron que cada otoño cuando sus hijos vuelven a la escuela, preguntan qué trabajo deben escribir que hacen sus padres en las hojas de información. Porque si escriben que sus padres son policías, sus vidas se vuelven un infierno. Y no solo en los barrios desfavorecidos. Eso dice mucho sobre lo difícil que pueden ser las cosas para los policías.
También vemos que Erik tiene un problema con la bebida. La escena en la que tu personaje mete la cara en su copa de coñac es genial. Inspira largamente y luego aparta el vaso.
En el guión, decía simplemente "huele el coñac y lo deja". Pero pensé que sería bueno que pusiera las manos sobre la barra. Entonces, en lugar de levantar el vaso, puse mi cara en él. No fue nada especial. Pero a Anne le gustó.
Su resistencia a su adicción al alcohol se rompe durante la misión, cuando los cuatro están en el automóvil. Ahí es cuando Erik se rompe.

Sus certezas se desmoronan y se siente frágil. Se aferra a cosas familiares: su trabajo ... y sus demonios.

Otro signo de la fragilidad del personaje, es su reacción al escapar el caballo del centro de detención en llamas. De repente, parece que algo se enciende dentro de él...
Era un purasangre español, un hermoso caballo. Verlo emerger repentinamente de las llamas en el set fue surrealista. Tuvo un efecto extraño en mí. Pienso que al acercar mi cara a la suya, se puede imaginar que hay algo de dulzura en esa acción. Amo esa escena.
Los dos socios de Erik, Virginie (Virginie Efira) y Aristide (Omar Sy), tienen diferentes tipos de tristeza.
A Erik le gusta Virginie, él piensa que es una buena policía y siente simpatía por ella. Pero no es fan de Aristide: sus bromas y falta de seriedad le ponen de los nervios. Las cosas empiezan a dar otro giro cuanto más tiempo pasan juntos en el coche. Cuando Aristide confiesa que deja su uniforme fuera del apartamento, detrás de la puerta, probablemente le conmueve. A su vez, admite que se preocupa por llevar siempre ropa interior decente para estar presentable en caso de que termine en la morgue. Todos saben que cualquier día puede terminar trágicamente. Hay pocos trabajos como ese: policía, bomberos, soldados, quizás corresponsales de guerra. Y para nosotros los actores, ¿Qué es el lo peor que puede pasar?

¿Olvidaste una línea en el escenario?...

Tan pronto como el personaje de Virginia abre el expediente del refugiado (Payman Maadi), Erik se siente en desacuerdo con sus colegas. "¿Crees que no veo lo que estás haciendo?".”¡Y por supuesto, yo soy el malo!"
Al contrario, al principio tiene a toda la policía nacional detrás de él. Tiene el puesto, el uniforme, las reglas. Pero cuanto más lo atraen los demás, más se desvanece su resistencia, y siente que ha aparecido una grieta. La armadura que se ha creado, se está desmoronando. Cuando llegan al bosque, corta la radio y les dice a los demás: "Tienen seis minutos". Y él es quien le quita las esposas al refugiado.

Y asume la responsabilidad de su decisión...

¡Por su puesto que lo hace! Lo hace con algunas quejas, pero asume la responsabilidad, aunque está convencido de que no servirá de mucho. "¿Qué le habéis dado? Dos días más", les dice a los demás.
La escena en la que tu personaje recibe un masaje al final es a la vez sensorial y muy enigmática.
En ese momento, no se siente muy bien, pero me gusta pensar que después de que todo esto termine, las cosas mejorarán para él. Probablemente se separará de su esposa o, al menos, le explicará que necesita darse cuenta de ciertas cosas. ¿Quizás comenzará a relacionarse con su trabajo de una nueva manera? Se hará amigo de Virginie y Aristide. En cualquier caso, así es como me gusta pensar en ello. No me gustaría en absoluto que se suicidara.

¿Cómo te preparas para interpretar a un personaje así?...
Primero, Anne y yo pasamos mucho tiempo hablando de él. Puedes hablar de un personaje con ella durante horas, y esa es una de las cosas que me gustan de su forma de trabajar. Llegamos a acuerdos en líneas generales y ajustamos los detalles. Hablábamos, a veces solo quince minutos, a veces más, y luego, en cierto punto, no había nada más que hacer que filmarlo. La mayor parte de su dirección consiste en charlar con sus actores. Después, por mi cuenta, pensé constantemente en el papel que iba a desempeñar. El personaje nunca me abandonó. Para Erik, como era policía, traté de ver las cosas desde un ángulo diferente al de los civiles. Una profesión es algo importante. Te condiciona por completo como persona: tu clase social, tu horario, tu

calidad de vida.

¿La vestimenta juega un papel importante?...
Un papel enorme. Cuando comenzamos las pruebas de cámara y nos pusimos los uniformes por primera vez, miré a Virginie y pensé: "¡Genial! ¡Eso es, somos policías!". Esos trajes eran bastante pesados, incluso sin todas las cosas que tenías que usar con ellos: porra, pistola, esposas. De repente, hicieron que las cosas se sintieran muy reales. Pero el traje no es suficiente para llevarte al nivel de un verdadero oficial, y fue mi reunión con Yann Despouy, un superintendente de policía de muy alto rango a quien Anne me presentó, quien me ayudó a llegar allí. Me sumergí en ese mundo junto a él. Me llevó a un par de comisarías de policía y me enseñó a hacer las cosas básicas: esposar a alguien, detener a un sospechoso y, lo más importante, me introdujo en la profesión.

¿Qué trabajo preparatorio hiciste con Anne Fontaine antes del rodaje?...
Ensayamos durante una semana en un coche en el set, donde íbamos a filmar. Anne, Yves Angelo, Virginie, Ornar, Payman y yo estábamos todos juntos. Era la segunda vez que trabajaba con Anne y la segunda vez que la veía adoptar ese enfoque. Al principio puede parecer un lujo, pero en realidad nos ahorró mucho tiempo una vez que comenzamos a rodar.


¿Cómo fueron esos ensayos?...

Ensayamos varias escenas mientras Yves las filmaba, no para ajustar la iluminación, ya que no llevábamos maquillaje, sino para elegir sus ángulos de cámara.
Empezamos a orientarnos. Sentimos que íbamos por buen camino. Quitó nuestras inhibiciones y creó un vínculo entre nosotros. El primer día de rodaje nos sentimos más cómodos. Es un poco como si ya tuviéramos los pies en el agua antes de empezar a nadar.
La mayoría de las escenas de la película tienen lugar dentro del automóvil. Eso requiere una actuación muy comedida y, como hay muy poco diálogo, transmitir casi todo con la mirada.
En realidad, había dos autos: uno completo más otro que se cortó por la mitad, por lo que la cámara podría estar en el asiento delantero o en el asiento trasero. Y sí, todo pasa en las miradas y en los silencios. Esa es la fuerza de la puesta en escena de Anne.

Y de la actuación de los actores también...

Jouvet solía decir: "Cuando no sepas algo, mira el candelabro y articula ...
Eso funciona para cualquiera.

En la película, el público realmente tiene la sensación de que estás haciendo un trabajo muy complejo y complicado. Tu personaje podría parecer un patán, pero literalmente tocado por la gracia.
Para alguien que solía trabajar en mudanzas, eso es un calificativo inesperado. No, es el papel el que hace eso. Y creo que el cumplido debería ser para Payman. No dice nada, mira, es inquietante y conmovedor a la vez y consigue dar vida a todo un mundo. A Erik no le gustó tener al refugiado detrás de él en el coche, pero personalmente me gustó mucho sentir la presencia de Payman allí.

¿Cómo es Anne Fontaine como directora?...

Anne sabe exactamente lo que quiere y el porqué de las cosas. Eso no le impide ser receptiva y adoptar una idea si le parece buena. Siempre nos sentimos muy cómodos en sus platós. Los dos estábamos relajados y súper concentrados. Nadie pensaba en nada más que en la secuencia que se estaba filmando. Nunca oí sonar un teléfono móvil ni vi a nadie consultar su correo electrónico en sus platós. Era muy agradable.
Háblanos de las escenas nocturnas rodadas en París, tanto en la carretera como en el bosque.
Funcionaban como descansos. Estábamos en el coche de verdad y se notaba que todos estaban contentos de estar realmente en la carretera. Teníamos que hacer cambios de sentido, poníamos las luces intermitentes, éramos como niños en una tienda de caramelos. Como trabajar de noche, cuando el tiempo se expande y la gente se siente más cerca de los demás.

¿Eres el tipo de actor que mira los brutos de rodaje o comprueba el material en el monitor?...
Lo he intentado, pero no puedo hacerlo. Es difícil observarse a sí mismo. Un día, tal vez.

Tres largometrajes en 2019, dos en 2020, entre ellos “Esperando a mister Bojangles”, de Régis Roinsard.
Me gusta trabajar, así que he sido muy afortunado. No recuerdo haber rechazado nunca un papel porque prefiriera irme de vacaciones. Puede que no sea algo bueno, pero no puedo decir que no a este tipo de papeles.



ENTREVISTA CON PAYMAN MAADI...
¿Le sorprendió que Anne Fontaine le ofreciera el papel?...
Conocía el trabajo de Anne y ella había visto el mío. No éramos totalmente desconocidos el uno para el otro. Desde nuestro primer encuentro, mantuvimos largas conversaciones sobre el cine y el arte, y por supuesto sobre los problemas relacionados con los inmigrantes, y nos dimos cuenta de que teníamos mucho que compartir.

¿Qué sintió cuando leyó el guión?...

En aquella época, los medios de comunicación empezaban a cubrir regularmente las tragedias vividas por los migrantes y la crisis de los migrantes se había convertido en la mayor preocupación para mí. Cuando terminé de leer el guión, sentí casi una sensación de alivio: el mundo necesitaba este tipo de visión del tema y Police, sentí que sería una película importante. El problema que plantea la llegada masiva de inmigrantes no es sólo de carácter económico, político y social, sino que también tiene implicaciones éticas. Ningún ciudadano de cualquier parte del mundo puede ser indiferente a esta crisis, con la cantidad de preguntas y dudas que plantea.

Tohirov, su personaje, es casi totalmente silencioso. Cómo abordó su interpretación?...

Se dice que los ojos son las ventanas del alma. Esto es aún más cierto y aplicable con Tohirov, que no habla y apenas se mueve. Él todo lo trasmite con los ojos. Pasé horas y horas frente a un espejo, tratando de hacer un inventario de la mayor variedad posible de expresiones. Los ojos son una herramienta maravillosa para un actor. Pueden reemplazar palabras. Y, como siempre, vi documentales sobre el tema. Siempre necesito sumergirme completamente en mis papeles.

¿Trabajó mucho con Anne Fontaine antes de comenzar el rodaje?...

Hablamos largo y tendido sobre la película, Tohirov, los otros personajes y sus trayectorias. Cuanto más sabía de todo, más fácil me resultaba imaginar cómo se relacionaría Tohirov con los tres oficiales. Le hice sugerencias a Anne, las discutimos y llegué al plató con una idea detallada de cómo iba a interpretar cada escena. Me sentí totalmente seguro. Cuando me comprometo con una película, necesito entender a la persona que me va a dirigir. Tengo que estar en su cabeza.

¿Cómo se relacionó con los demás actores en el plató?...

Hablaba bastante poco con ellos, lo cual era una manera de sentir la soledad de mi personaje. Todos eran muy cariñosos y atentos conmigo.
En Police, todo se transmite a través de las miradas que se intercambian los cuatro ocupantes del coche. Pero mientras los espectadores pueden seguir la evolución de la mentalidad de los tres agentes, Tohirov sigue siendo enigmático. ¿Es peligroso? ¿Desesperado? ¿Cómo ha conseguido mantener esa ambigüedad?
Todo dependía de mis interacciones con los otros actores. "Cada acción es una reacción", te dicen en las escuelas de teatro. Mi actuación tenía que estar en sintonía con los más pequeños movimientos que hacían Virginie, Ornar y Grégory, y con los más mínimos cambios que se producían en el entorno. La presencia de Anne era esencial. Estaba allí con nosotros. No todos los directores están presentes así. Su trabajo de postproducción hizo todo lo demás.

Estamos literalmente a bordo del coche junto con los cuatro protagonistas. ¿Cómo reaccionaríamos si estuviéramos en el lugar de Virginie, Aristide o Erik?...
Cualquiera que sea la respuesta de los espectadores a esta pregunta, una pregunta existencial, inevitablemente los obliga a comprender por qué los oficiales hacen lo que hacen. Algunos sentirán que ellos mismos no tendrían el valor de desobedecer órdenes, mientras que otros aprobarán sus acciones. En un caso tienes simpatía y en el otro, empatía, que son emociones muy similares.

Tuviste que aprender algo de tayiko para esta película...
Aprender un nuevo idioma no es un problema para mí. Para Police, fue fácil, ya que tenía muy pocas líneas. Fue mucho más difícil trabajar en mi inglés para Los últimos caballeros de Kazuaki Kiriya, ¡o hablar kurdo en mi película más reciente en Irán! Siempre utilizo el mismo método: busco un buen instructor y trabajo obsesivamente hasta que me sé mis líneas de memoria.

Usted mismo es director de cine. ¿Cómo describiría a Anne Fontaine en el plató?...
Anne es una cineasta experimentada y una persona elegante que sabe exactamente lo que busca y, más concretamente, lo que no quiere. Después de Rakhshan Bani-Etemad, una de las mejores cineastas de Irán, esta es la segunda vez que participo en una película hecha por una mujer. Y aunque nunca he juzgado a los directores por su género, me he dado cuenta de que las mujeres tienen un enfoque más sutil que los hombres. Su mundo me interesa más. The Snow on the Pines, la primera película que dirigí, describe el dilema interno de una profesora de piano e intenté aplicar el enfoque de una directora. Si dejamos que las mujeres gestionen las cosas, el mundo podría funcionar mejor.

Le gusta abordar géneros muy diferentes -películas independientes, superproducciones, series de televisión...- ¿Por qué este enfoque tan ecléctico?...
Me encantan los retos y buscar (y encontrar) nuevos. Siempre estoy dispuesto a vivir una nueva aventura. Leo todo y veo todo lo que llega al cine: películas de todos los géneros, de todos los países. Esta naturaleza curiosa me ha aportado mucho como actor y también como guionista y director. Cuando escribo, y ruedo, una película, los libros y las películas que he descubierto me proporcionan el material que necesito y me permiten abordar formas de expresión muy diferentes. Desde hace algo más de un año, trabajo simultáneamente en una comedia y una película de terror.

¿Es esta curiosidad la que le lleva a filmar en diferentes países?...
Es el estilo, la autenticidad y la profundidad de un proyecto lo que me atrae, no importa si tiene lugar en Irán, Hollywood o Francia. Y siempre he intentado no tener limitaciones geográficas, porque hay buenas historias y buenos directores en todo el mundo. Abbas Kiarostami dijo una vez: "A diferencia de los políticos, que se aprovechan de nuestras debilidades y diferencias, es esencial que los cineastas encuentren puntos comunes entre nuestras diferentes culturas". Con Police, Anne Fontaine aplica este principio al pie de la letra. Su película reúne a personas de todo el mundo sin tener en cuenta las fronteras creadas por los políticos.

logo radio directo


El cine "S" de hoy
(Contenido no apto para menores)
L'INNOCENCE PERVERTIEEXCITACIÓN AL SOL
 Ver todo el cine "Clasificado S"

Comedia erótica italiana
CAMARERA EN ALQUILERTAXI GIRL
Ver todas las comedias eróticas italianas

OSCARS 2021PREMIOS BAFTA
PREMIOS GOYA 2021
GLOBOS DE ORO 2021

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL EXORCISTA

Criticas del pasado...

Crítica... TIEMPO DE SILENCIOCrítica... UN TOQUE CON MÁS CLASE Crítica... TOTÓ Y PABLITO

NO-DO. Noticiario español...

NO-DO. Archivos del noticiario español
Disponible el nº 19

Ver todos los NO-DO

Últimos DVD / BLU-RAY

LOS CROODS: UNA NUEVA ERAEL VERANO QUE VIVIMOS En Dvd / Blu ray... EL PEQUEÑO VAMPIRO

Otros Dvd/Blu-rays:

- Érase una vez

Todos los Dvd y Blu Ray's