Fichas de peliculas
  • Registro
UN AMOR EN ESCOCIA
INFORMACIÓN
Titulo original: Nobody Has To Know
Año Producción: 2021
Nacionalidad: Francia, Bélgica, Inglaterra
Duración: 99 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Drama
Director: Bouli Lanners
Guión: Bouli Lanners
Fotografía: Frank Van Den Eeden
Música: 
FECHA DE ESTRENO
España: 24 Junio 2022
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vercine


SINOPSIS

Phil se ha exiliado a una pequeña comunidad presbiteriana en la isla de Lewis, en el norte de Escocia. Una noche sufre un ataque que le hace perder la memoria. De vuelta a la isla, encuentra a Millie, una mujer de la comunidad que le cuida. Mientras él intenta recuperar sus recuerdos, ella afirma que estaban enamorados en secreto antes de su accidente...

INTÉRPRETES

MICHELLE FAIRLEY, BOULI LANNERS, CAL MacANINCH, CLOVIS CORNILLAC, JULIAN GLOVER, ANDREW STILL

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Chicago: Hugo de plata al Mejor actor: Bouli Lammers, Mejor actriz Michelle Fairley
- Festival de Oostende: Premio Look a Mejor fotografía
- Festival La Roche-sur-Yon: Gran Premio del Jurado

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿Cuál fue el detonante de Un Amor en Escocia?...
El proyecto nació de una vieja fantasía que tengo desde hace veinte años: «Hacer una película en Escocia». Un país que me encanta y al que voy todos los años. Le doy mucha importancia a los escenarios y paisajes, y sentí que había algo muy poderoso en la isla de Lewis. Así que tenía muchas ganas de rodar allí, pero no tenía una idea de guion que me diera legitimidad para rodar en un país que no es el mío, con una cultura que no es la mía y en un idioma que no es el mío. Mi primera intención era rodar una historia de detectives. Y luego, una vez que me puse a escribir el guion, mientras escuchaba la canción «Wise Blood» de los Soulsavers y miraba los paisajes, me di cuenta de que no era una historia de detectives lo que quería hacer, sino una historia de amor.
Esa música fue el detonante.

La isla de Lewis es un personaje más de la película. ¿Por qué eligió este escenario en particular?...
Lo que tiene de especial la isla de Lewis, en comparación con el resto de Escocia, es que no hay mucho turismo y, al ser bastante remota, ha seguido siendo la guardiana de una cultura gaélica muy fuerte. También es donde la Iglesia Presbiteriana es más austera y está más presente. Marca el ritmo de la vida social, lo que le confiere un estatus y una apariencia especial: por ejemplo, existe un código de vestimenta para los domingos, el llamado Sabbat cristiano, en el que la gente se viste de negro y las mujeres llevan sombrero.
Esto da lugar a algo muy bello visualmente, que recuerda la imaginería de las novelas de Emily Brontë, con paisajes de páramos cortados por el viento. No es para nada una postal de Escocia. Lewis es mucho más austero. Con la omnipresencia de la religión presbiteriana, que es muy estricta e impregna las relaciones entre los isleños, hay algo que sólo se puede encontrar allí. Hoy, el mundo se parece al resto del mundo, pero en Lewis sigue habiendo una especificidad que no se encuentra en otros lugares. Para mí es mucho más exótico ir a Lewis que ir al otro lado del mundo.

¿Dónde nace su interés por escribir una historia de amor?...
Era otro de los propósitos que tenía desde hace tiempo, pero sin sentirme tampoco legitimado para hacerlo. Tal vez porque sentía que aún no estaba preparado para atreverme a hablar de amor. No hay nada peor, a mis ojos, que una historia de amor fallida. Una comedia fallida ya es mala, pero una historia de amor fallida es atroz. Pero al poner en escena un romance con personajes de más de cincuenta años, podía proyectar algo más personal en él, así que me atreví a escribirlo. De hecho, una historia de amor se puede vivir a cualquier edad y, en realidad, por fin me he convertido en un hombre, y por fin puedo empezar a tener cierta perspectiva sobre el amor y las relaciones. (Risas).

¿Este proyecto supone un paréntesis para usted?...
Claramente. Dije, después de Les Premiers les Derniers, que ponía fin a este ciclo auteurista, en el que hice cuatro películas con prácticamente el mismo tipo de escritura, el mismo sistema financiero y selecciones en Cannes o Berlín.
Tenía miedo de volverme sistemático, tenía que probar otra cosa. Hice esta película en una lengua extranjera, actuando en una lengua ajena, y rompiendo también los códigos de dirección, ya que pedí a Tim Mielants que me acompañara en el rodaje, para aportar una nueva energía. Esta historia es una historia con, a priori, un potencial público mayor. Quería hacer una película que pudiera encontrar un público más amplio. Al menos eso espero (risas). Y así, una historia de amor, con gente de cincuenta y sesenta años, en una configuración más clásica, algo muy visual donde las cosas también se expresan más, aunque mi cine siga siendo muy poco verboso. Esta película es claramente una aventura, una experiencia y un paréntesis.

Mientras que sus anteriores películas eran de movimiento, incluso a cámara lenta, aquí estamos en el espacio, pero un espacio que encierra a las personas. ¿Era un reto que quería aceptar?...
Sí, era importante congelar a los personajes en esta isla, porque eso es lo que vive el personaje femenino. No podía crear una sensación de libertad para ella. Era necesario que mientras rodábamos en el lugar, en escenarios muy amplios y abiertos, sintiéramos que algo mantenía a la gente atrapada en la isla. Una noche, un chico de allí me dijo que sólo había cuatro formas de escapar de la isla: unirse a la comunidad religiosa presbiteriana, emborracharse, marcharse o suicidarse.
Cuando vives en Lewis durante un tiempo, y yo viví allí durante siete meses, sigues sintiendo que vives en una roca en el fin del mundo.

En un principio no se suponía que fueras a interpretar el papel principal tú mismo. ¿Cómo se ha llegado a eso?...
Tras varias pruebas, no teníamos el papel masculino, pero habíamos encontrado a la actriz principal, Michelle Fairley. Teníamos que equilibrar la pareja: no quería una pareja glamurosa, teníamos que encontrar a alguien de unos cincuenta años, con un físico ligeramente diferente. No encontrábamos a nadie. Entonces el director de casting me dijo: «Sólo te veo a ti...». Me costó un poco aceptar la idea de meterme en una historia de amor, y luego fue así... Simplemente ocurrió. Quería hablar de la gente normal, y no toda la gente normal es plásticamente bella. Así que encajo perfectamente en los criterios (risas). Lo que no quita el poder del amor.

¿Cómo se eligió a Michelle Fairley?...
Necesitábamos a alguien que encarnara realmente a Millie, que nos hiciera creer en esta pareja y en esta historia de amor. Tenía que ser bella, pero también austera. Necesitábamos a alguien en quien pudiéramos encontrarnos y proyectarnos. Michèle supo integrar completamente el personaje, corresponde perfectamente a Millie, atrapada en esta comunidad presbiteriana. Es una gran actriz: no conozco a muchas que hubieran aceptado este papel.

Si la película se ve a través del punto de vista de su personaje, Phil, es sobre todo el retrato de una mujer. ¿Fue fácil escribir una película sobre una mujer?...
Llevo mucho tiempo queriendo escribir un retrato de una mujer de 55-60 años, pero no soy una mujer de 55-60 años. El reto para mí era, pues, elaborar un retrato de mujer, plasmar en él mi forma de ver a las mujeres e incluir mi lado femenino plenamente asumido.
Así que tenemos el retrato de una mujer escocesa de 55-60 años, visto a través de los ojos de un hombre belga de 55-60 años. Y ese era el equilibrio que había que encontrar en la película.

¿Alguna palabra sobre las elecciones musicales?...
Me gusta cuidar mis bandas sonoras. Como me acompañó durante todo el proceso de composición, el tema de Soulsavers ‘Wise Blood’ encajaba de forma natural. Los Soulsavers también nos permitieron utilizar otros tres temas del álbum. Luego, Pascal Humbert, que escribió la música de Les Premiers les Derniers, hizo algunas versiones para nosotros. Y entonces, y me encanta este encuentro inverosímil, mi sonidista me presentó a su vecino, Sébastien Willemyns, un joven profesor de piano que sólo quería venir a ver cómo funciona la edición de sonido. Nos faltaban algunas pistas. Sébastien nunca había hecho música de cine. Lo probó y fue mágico.
Y luego están los temas de Damien Jurado y de España. Además, hay tantas bandas en Lewis que hacen un poco de todo, celta, rock, folk, podíamos coger lo que queríamos. Todo el mundo es músico allí: en los pubs, por la noche, se turnan para tocar instrumentos, forma parte de su cultura. Así que era normal escoger canciones de chicos que tenían bandas allí, y que habían trabajado con nosotros.

logo radio directo


LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT


17 Junio 2022 sólo en cines
PICO REJA

24 Junio 2022 sólo en cines
12 PALABRAS

(Contenido no apto para menores de 18 años)
TODO EL CINE CLASIFICADO X AQUÍ.
Todo el cine X que imaginastes ver.
Cada día una película nueva

Comedia erótica italiana
JAIMITO EN LA CORTE DE NERÓNDOCTOR ESTOY BUENA?
Ver todas las comedias eróticas italianas

Cine español
ADULTERIO NACIONALEL FASCISTA LA BEATA Y SU HIJA DESVIRGADA

Cine de artes marciales
MANO DE HACHA (EL HACHA DEL DRAGÓN)

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL BRONX

Criticas del pasado...

Crítica... LIBERAD A WILLY 3 EL RESCATELA ENFERMERA Crítica... LA ÚLTIMA ORGÍA DE LA GESTAPO
Crítica... HORA PUNTA 2 LA PROSTITUTA FELIZSTAR TREK IV: MISIÓN SALVAR LA TIERRA