Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: The Theory Of Everything
Año Producción: 2014
Nacionalidad: Inglaterra
Duración: 123 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Biografía, Drama, Romance
Director: James Marsh  
Guión: Anthony MçCarten Jane Hawking 
Fotografía: Benoit Del Homme  
Música: Jóhann Johansson  
FECHAS DE ESTRENO
España: 16 Enero 2015
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Universal Pictures


SINOPSIS

En 1963, Stephen estaba firmemente decidido a encontrar una explicación sobre el origen del universo. Fue el momento en que se enamoró de Jane, una alumna de la Facultad de Arte. Poco después de cumplir los 21 años, le diagnostican un trastorno de la neurona motora, que terminará por atacar  sus piernas y brazos, además de sus sentidos, viendo limitados el habla y los movimientos. Pero gracias al amor que la pareja se tiene, sale adelante y terminan casándose, dispuestos a luchar...

INTÉRPRETES

FELICITY JONES, EDDIE REDMAYNE, CHARLIE COX, EMILY WATSON, DAVID THWELIS, ADAM GODLEY, HARRY LLOYD, MAXINE PEAKE, SIMON McBURNEY, CHARLOTTE HOPE, TOM PRIOR, ENZO CILENTI 

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Oscars 2015: Mejor película, actor Eddie Redmayne
- Globo de oro 2015: Mejor actor Eddie Redmayne
- Bafta 2015: Mejor película, actor Eddie Redmayne, actriz Felicity Jones, guion

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   El tiempo siempre ha fascinado al brillante astrofísico Stephen Hawking: Cuándo empezó el universo, cuándo acabará y todo lo que contienen esas dos preguntas. Se han vendido más de un millón de ejemplares del libro ‘Una breve historia del tiempo’, escrito por el famoso profesor.  
  Pero el concepto del tiempo se hizo mucho más palpable cuando, en 1963 y con solo 21 años, le diagnosticaron un trastorno de la neurona motora (ALS en inglés, ELA en castellano, más conocido como enfermedad de Lou Gehrig) y le dieron un máximo de dos años de vida.   
  Pero él quería vivir, incluso sabiendo que pronto le sería difícil hablar o moverse. También quería compartir el amor con la mujer que pronto sería su esposa. A pesar de todas las predicciones, disfrutó de ese amor y de mucho más.
 
  Por mucha voluntad que tuviera entonces, no habría podido hacerlo solo. En ese largo recorrido siempre le acompañó Jane Wilde, que no tardaría en convertirse en Jane Hawking, una mujer con una mente brillante que se dedicó en cuerpo y alma a Stephen y a sus hijos.
 
  A pesar del diagnóstico realizado a principios de los años sesenta, Stephen Hawking siguió viviendo y explorando los límites más alejados de la física teórica, y realizando grandes avances. En el siglo XXI su nombre está al mismo nivel que el de Albert Einstein.
 
  Hacía mucho que el profesor Hawking fascinaba al guionista y productor Anthony McCarten, sobre todo por el tiempo y el esfuerzo empleados en escribir su famoso libro dadas sus condiciones físicas.
 
  El guionista y productor se conmovió al leer el libro de memorias ‘Travelling to Infinity: My Life with Stephen’, de Jane Hawking. Descubrió “una maravillosa historia de amor entre dos personas, tremendamente intensa y difícil. Difícil en primer lugar por el declive físico de uno de los miembros de la pareja y, posteriormente, por la llegada de la fama.
  Cuando se dieron cuenta de que el diagnóstico de su muerte inminente era muy exagerado, y que dos años se convirtieron primero en diez y luego en veinte, su amor debió tomar formas atrevidas y poco ortodoxas para sobrevivir. Es una historia de amor sin precedentes”.
  
  La idea de plasmar la historia de la pareja en la gran pantalla se iba consolidando y Anthony McCarten empezó a adaptar el libro sin la menor garantía de que llegaría a algo concreto.
 
  Después de redactar múltiples versiones, conoció a la productora Lisa Bruce gracias al agente de ambos, Craig Bernstein. El guión fue una auténtica revelación para la productora, ya que solo conocía a Stephen Hawking como una mente brillante en una silla de ruedas motorizada y que se comunicaba con el mundo a través de un aparato activado por la voz.
 
  Lo que más llamó la atención de Lisa Bruce es que la historia de Stephen y Jane era a la vez única y universal. “Nadie ha vivido lo que vivieron los Hawking como pareja”, explica.
  La relación de la pareja evolucionó y se adaptó mientras Stephen Hawking hacía notables progresos en su trabajo. “Esta película abarca 25 años de la vida de Jane y Stephen en los que alcanzan logros que ni los más capaces físicamente pueden imaginar”, explica Lisa Bruce.  
  ‘La teoría del todo’ sigue este increíble ascenso intelectual acompañado de un creciente deterioro físico. Pero Stephen no solo encuentra el valor y la motivación suficientes para aceptarlo, sino para vencerlo. Es realmente asombroso”.
 
  Anthony McCarten y Lisa Bruce tardaron varios años en hacerse con los derechos de las memorias, así como con la bendición de Jane y Stephen para que su gran historia de amor se convirtiese en una película. Mientras tanto trabajaron sin cesar en la historia, eliminando cualquier sensacionalismo o sentimentalismo, decididos a mostrar únicamente la complejidad de un matrimonio semejante.
   
  El oscarizado cineasta James Marsh se unió al proyecto, así como los premiados productores Tim Bevan y Eric Fellner, con los que Lisa Bruce había hecho el telefilm “Mary y Martha”.
  
  “Todos estábamos convencidos de que James contribuiría a la historia con su sensibilidad, sobre todo por la forma en que había empatizado con personas reales en sus anteriores películas”, añade la productora.
  El realizador también se sintió atraído por ‘La teoría del todo’ porque el ímpetu de la historia le recordaba al del largometraje documental ‘Man on a Wire’  ambas películas hablan de hombres que desafían las fronteras y los límites impuestos al ser humano.  
  James Marsh entendió desde el principio que la gran dificultad residía en encontrar el tono adecuado para la película: “La historia de Stephen Hawking es agridulce, pero no es una tragedia, a pesar de que una enfermedad como la suya a una edad tan temprana puede considerarse como tal”.

  En su calidad de copresidentes de una de las productoras líderes del mundo, Tim Bevan y Eric Fellner han rodado en todas partes, aunque sobre todo en Inglaterra. Gracias a su renombre, la Universidad de Cambridge no tuvo inconveniente en abrirles las puertas de varios edificios y el campus en general para que pudieran recrear el entorno donde nació la historia de amor entre Stephen y Jane. Cambridge también es la ciudad donde se instaló y vivió el matrimonio con sus hijos.  
  ‘La teoría del todo’ se rodó, entre otros lugares, en el St. John’s College. De hecho, Stephen Hawking estudió en Trinity Hall, pero se decidió que era mejor rodar en el primero. El guionista y productor Anthony McCarten dice: “St. John’s es una de las facultades más bellas de Cambridge, quizá la más bella. La sala principal se conoce como “La tarta de boda” por su decoración y grandeza”.
 
  Otro decorado clave fue el laboratorio Cavendish, donde se dividió el átomo por primera vez y del que Stephen tenía una llave, como si, simbólicamente, le hubieran encargado realizar nuevos descubrimientos.
 
  El profesor Stephen Hawking estuvo presente durante la filmación de la secuencia del baile, así como Lucy y Timothy Hawking, dos de los hijos que tuvo con Jane, que también visitó el rodaje en compañía de Jonathan Hellyer Jones. Jane escoltó a los cineastas por los lugares de Cambridge que tuvieron algún significado en su romance con Stephen.
 
  La arquitectura tardogótica y la atemporalidad de Cambridge se convirtieron en el perfecto telón de fondo para una historia que se desarrolló durante un cuarto de siglo en la vida de los Hawking. Sin embargo, el diseñador de producción John Paul Kelly y su equipo se vieron obligados a recrear la Biblioteca Cavendish en otro lugar, ya que la biblioteca original fue trasladada a principios de los años setenta. Por suerte, existe un buen número de fotos e incluso alguna filmación de la original.
  
  James Marsh solo tiene elogios para el director de fotografía Benoît Delhomme por crear memorables momentos visuales: “Hay partes de la película con muy poco diálogo, la cámara se limita a observar. A Benoît y a mí se nos ocurrió la idea de usar películas caseras de la familia Hawking para dar saltos en el tiempo. Benoît las rodó en Super 8 y en 16 mm para crear una textura diferente, más íntima, que permite al espectador penetrar en la vida familiar. Se ve a los niños jugando con su padre, aunque esté en una silla de ruedas. Lo aceptan de forma espontánea y natural”.
 
  El cálido y romántico look de la película también se apoya en el trabajo del diseñador de vestuario Steven Noble. Ante el desafío de dividir el guión por etapas, de acuerdo con la moda de cada momento, y crear una progresión constante, sin saltos en el tiempo desde principios de los años sesenta hasta mediados de los ochenta, el diseñador optó por usar una paleta de colores consistente.
   
  Tratándose de una historia de amor que empieza como un romance entre dos jóvenes y acaba dirigiéndose hacia terrenos desconocidos, en opinión del guionista y productor Anthony McCarten, “el fin de la película es histórico. Solo recorremos algo más de la mitad de la vida de adulto de Stephen, su historia con Jane. Se enamoraron profundamente, su amor fue puesto a prueba, lo superaron, crearon una familia y acabaron por enfrentarse juntos a enormes cambios. Desde luego, no es el típico ‘final hollywoodiense’, pero sigue siendo un final feliz”.
     Según el director James Marsh “Jane no es nada sentimental, y he querido hacer una película realista, detallada. En ningún momento he querido apartarme de las dificultades del matrimonio y de los sufrimientos causados por la enfermedad porque reafirman la historia de amor y la hacen aún más profunda”.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL PRISIONERO DE ZENDA