Fichas de peliculas
  • Registro
LA MUJER DE TCHAIKOVSKY
INFORMACIÓN
Titulo original: Zhena Chaikovskogo
Año Producción: 2022
Nacionalidad: Rusia, Francia, Suiza
Duración: 143 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Drama, Biografía
Director: Kirill Serebrennikov
Guión: Kirill Serebrennikov
Fotografía: Vladislav Opelyants
Música: Daniil Orlov
FECHA DE ESTRENO
España: 21 Abril 2023
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vercine


SINOPSIS

Narra la historia del matrimonio de Pyotr Tchaikovsky, con su esposa Antonina, una de las personas clave en su biografía. Su decisión de cambiar de vida casándose, para acabar con los rumores, le provocó una grave crisis mental. Cuando posteriormente decidió separarse de su esposa, devastó a la joven y, finalmente, la volvió loca...

INTÉRPRETES

ALYONA MIKHAILOVA, ODIN LUND BIRON, MIRON FEDOROV, YULIYA AUG, FILIPP AVDEEV, ANDREY BURKOVSKIÝ, NIKITA ELENEV, EKATERINA ERMISHINA

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Cannes 2022

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA AL DIRECTOR...
¿Cómo encontró esta historia y qué le hizo querer contarla?...
He estado interesado en Tchaikovsky durante mucho tiempo. Desde mi punto de vista, es una especie de OVNI: todo el mundo lo conoce, pero nadie sabe nada de él. Hay un libro de dos volúmenes [Tchaikovsky: The Quest For the Inner Man], del profesor de Yale Alexander Poznansky, que me impresionó mucho. Le estoy muy agradecido por escribir el libro, que es un relato día a día de la vida de Tchaikovsky. El libro me hizo ver las cosas más claras y comprensibles. Luego leí el libro de Valeri Sokolov sobre Antonina Tchaikovsky [Antonina Tchaikovskaya: Historia zabytoj zhizni]. Ambos fueron parte de mi investigación inicial sobre Tchaikovsky, que tuvo lugar hace bastante tiempo. Escribí un primer borrador del guión que permaneció encerrado en un cajón durante mucho tiempo, esperando ver la luz, y finalmente se dieron las circunstancias.

¿Qué le hizo interesarse por Antonina?...
Hay una manera interesante de examinar algo o a alguien grandioso que implica mirar el reflejo que emiten, en lugar de mirarlos directamente. Hay una obra muy famosa de Mikhail Bulgakov, "Alexander Pushkin", que trata sobre Pushkin, pero el propio Pushkin nunca aparece en la obra. Es un ejemplo de lo interesante que es ver qué se puede decir de alguien sin su presencia. Esa lente ofrece muchas posibilidades.

¿A qué documentos tuvo acceso?...

No necesité buscar otros documentos, porque esos libros contienen todo lo necesario para entender a los dos protagonistas. Por supuesto, no me limité a esos dos libros: leí todo lo que pude sobre ella, pero no se ha conservado mucho más que sus memorias y algunas cartas. Sentí que su vida era aún más interesante por el hecho de que a menudo se la ve como una especie de idiota que no podía apreciar el talento de Tchaikovsky, alguien que no merecía ser su pareja. Eso me hizo preguntarme si ella realmente era la idiota que nos hacían creer. Me hizo querer profundizar más y aprender más. Que tal vez estaba pasando algo más; tal vez ella quería expresar su personalidad de una manera diferente. Porque al lado de un sol tan grande, sería imposible no quemarse. Así que tenía muchas preguntas.

Entonces, entre el famoso compositor y su esposa, encontramos a la persona en las sombras sobre la que está poniendo el foco....

Su vida es una entidad propia, una vida que exigiría más investigación, y esta no es una película sobre él. Es una película sobre ella, sobre una mujer. Es más que una simple historia de vida: es una investigación sobre su personalidad, sobre su naturaleza, sobre la esencia misma de esta vida complicada, traumatizada, que roza la tortura.

¿Se tomó alguna libertad con los hechos de su vida?...

Alguna, pero bastante insignificante. Cambié un poco su personalidad y le pedí que hiciera ciertas cosas que no hacía en la vida real. Pero como en cualquier película, te ves obligado a condensar una cierta cantidad de eventos en una porción de tiempo limitada. Sin embargo, lo que dice sobre los judíos, por ejemplo, proviene directamente de sus cartas. En realidad, casi todas las líneas de la película son verdaderas. Quería que mi película se acercara lo más posible a la historia real, como la relación con su abogado, o el ambiente dentro de su familia, o los hijos que tuvo, a quienes dejó en un orfanato y donde murieron.

Como espectadores, nos identificamos con Antonina o, al menos, sentimos mucha empatía por ella. ¿Pretendía hacer sentir al espectador su ceguera, su sed por lo absoluto y su locura?...

Quería hacer un thriller psicológico porque la relación con su esposo la cambia profundamente. Su destino es horrible. Por increíble que parezca, ella termina en una situación terrible y traumática. Casi parece a veces una película de género, pero en el fondo, es una película sobre el amor. Quería hacer una película sobre un tipo diferente de historia de amor.

¿Puede este amor imposible ser visto como una metáfora de un artista que está tan completamente dedicado a su arte que no tiene espacio para otra persona?...

No quiero responder a esa pregunta, porque quiero dejar que el espectador llegue a sus propias interpretaciones. Pero eso es algo para pensar.

En la película casi nunca se hace alusión directa a la homosexualidad y, sin embargo, aparece en la pantalla varias veces. ¿Es esto para señalar la hipocresía de una clase dominante con respecto a uno de sus héroes nacionales, o tiene la intención de mostrar que, incluso si la homosexualidad no está a la vista, todavía está allí y es bastante real?...

Sí. En realidad, toda la historia, en el fondo, trata de la hipocresía. Se trata de la hipocresía social, en primer lugar, de la imposible libertad de ser uno mismo. Pero vemos todo lo que sucede a través de sus ojos, y todo lo que sabemos de él es lo que ella sabe. Para mí era importante que fuera así.

¿Qué ha cambiado en Rusia entre esa época y la actualidad con respecto a la forma en que se experimenta o se vive la homosexualidad?...

Debo decir que en esa época había una discriminación aún mayor que la de los homosexuales: la discriminación de las mujeres. La sociedad era hipócrita con el tema de la homosexualidad, y era algo que se callaba. En ciertos casos, incluso se toleró, particularmente cuando los homosexuales eran miembros de la clase dominante, como el Gran Duque Sergei Romanov o el poeta K.R. [Gran Duque Konstantin Konstantinovich], siempre y cuando estuvieran en la cima de la jerarquía de poder. Pero la discriminación contra la mujer en ese momento era terrible. De ahí mi interés por esta violencia enmascarada por el llamado decoro.

Es increíble ver el grado en que adapta su puesta en escena para cada tema y cada película, pero también la forma en que su estilo siempre es reconocible. ¿Puede contarnos un poco más sobre cómo es su proceso de puesta en escena y dirección, tanto antes del rodaje como en el plató?...

Mucho de ese trabajo se hace por adelantado. Hay mucho trabajo de preparación, especialmente para las tomas de secuencia largas; me preguntan mucho sobre eso. Todo eso está calculado, construido y estudiado antes de que comience el rodaje. La técnica que requieren esos planos es particularmente compleja y exige mucho trabajo. Ciertas secuencias requieren varias tomas, pero en algunas es técnicamente imposible hacer muchas de ellas, por lo que a veces tuve que contentarme con solo tres.

Está claro que su trabajo para el cine, el teatro, e incluso la ópera, se relacionan y se nutren entre sí, pero ¿los distingue? En otras palabras, ¿se acerca a ellos de diferentes maneras?...

Todas esas obras se nutren unas a otras, y todas tienen algo en común: yo. Además, cada una de ellas funciona como una especie de cápsula del tiempo, un reflejo de cómo soy y cómo estoy viviendo en un momento determinado. En otro momento, al día siguiente, podría ser diferente. Me gusta pensar que cada una de ellas es como una Polaroid, una instantánea de nosotros mismos y de aquello con lo que nos estamos involucrando. Por otro lado, sí me preparo de manera diferente dependiendo de si me estoy preparando para hacer una película, una obra de teatro o una ópera. Ese es mi lado Dr. Jekyll y Mr. Hyde.

La danza y el teatro están presentes en la película. Como director de teatro y ópera, ¿estos elementos eran los que quería aportar a la película?...

Toda esa época es bastante teatral: la gente se vestía y salía. Se ponían estos disfraces requeridos por la sociedad, se ponían las máscaras que se esperaba que usaran y desempeñaban los roles que la sociedad les impuso. La vida era realmente una especie de producción teatral, donde el comportamiento de las personas era como un papel. Fue una época muy hermosa. Esta es la primera vez que filmo una película que tiene lugar en el siglo XIX, y lo disfruté tanto, que me encantaría volver a hacerlo varias veces.

¿Cuáles son las referencias visuales particulares que guiaron su película? El parecido entre ciertos planos de la película y las pinturas es sorprendente. En particular, me viene a la mente Vermeer, el maestro de la luz. ¿Cómo logró crear esa luz? ¿Hasta qué punto le influyó la pintura cuando imaginaba estas escenas?...

Esa es una pregunta tan grande que podríamos tener una conversación entera solo sobre eso. Claramente, estuve muy influenciado por la pintura, y eso se nota en la película. En ese momento, Rusia era parte de Europa, y por eso hice que la pintura europea fuera parte de la película.

En esta película, así como en su película “The Student”, la religión también juega un papel importante. La Biblia se cita extensamente dos veces, pero también están las escenas con los rituales paganos para alejar la mala suerte, que rayan en la brujería...

Era importante para mí mostrar que el “ídolo” de Antonina es Tchaikovsky. Una vez que se establece, todo comienza a superponerse. Pero el Dios que es más importante para ella es él. De ahí el hecho de que toda esta religión crezca en torno a él, de la cual ella es la primera devota. Es realmente bastante particular. Para mí era importante mostrar que, en algún momento, el icono religioso se convierte en un cuadrado negro y que el Dios al que ella siempre había rezado e implorado que la casara con Tchaikovsky se había desvanecido hasta el punto de ceder Su lugar a Tchaikovsky.

Sus dos actores principales son desconocidos. ¿Los conocía de antemano o cómo los encontró?...

Para el personaje de Antonina tuvimos una gran convocatoria de casting. Vi a todas las jóvenes actrices rusas, porque quería a alguien muy joven, pero también muy profesional. Rodamos la película de acuerdo con la
estructura narrativa. Este fue uno de esos raros proyectos en los que la actriz tiene que pasar por lo que pasa la heroína, paso a paso. Así que filmamos las escenas en orden cronológico para llevar a Aliona Mikhaïlova, la actriz principal, al estado emocional que experimenta su personaje en cada escena. Tenemos una versión más larga de la película que espero estrenar algún día y que tiene algunas escenas eliminadas. Aliona es una estrella en ascenso en el cine ruso; ella no es una actriz de teatro. Por otro lado, Odin Biron siempre ha sido actor del Centro Gogol, donde dirigí durante mucho tiempo. Hemos hecho shows juntos. Sabía que era un gran artista, y en algún momento me di cuenta de que realmente se parecía a Tchaikovsky en sus treinta. Entonces, cuando hicimos nuestras primeras pruebas, no tenía dudas sobre lo que iba a hacer. Odin es estadounidense, pero estudió teatro en Moscú, en el Teatro de Arte de Moscú, y luego comenzó a hacer teatro en Rusia, porque no pudo encontrar un teatro en los EE. UU. que se adaptara a él. Así que ha estado viviendo y actuando en Rusia durante mucho tiempo. De hecho, también está en la obra que haré en Avignon este verano. Es un artista consumado y también es un muy buen cantante. Su ruso es impecable, por lo que no tuve que sobre grabar sus diálogos y, el ligero acento que tiene funcionó perfectamente para el período de tiempo en el que se desarrolla la película, porque la forma en que la gente hablaba en ese entonces era a menudo un poco extraña, así que decidimos dejarlo tal cual.

DECLARACIONES DE... Alyona Mikhailova (Antonina Tchaikovskaya):

  «Estaba en México cuando escuché por primera vez sobre este proyecto. Una maquilladora que conocía me pidió que le enviara mi foto. Y me acababa de cortar las rastas, estaba prácticamente calva, flaca, con picaduras de garrapatas. Entonces, cuando vio mi foto, escribió algo como "Lo siento, es una historia del siglo XIX". Por supuesto, perderme un papel tan genial me entristeció, pero luego pensé que así debía ser. Y luego, cuando ya había regresado a Rusia, de repente me invitaron a una audición. Ya habían hecho audiciones a todas las actrices allí, yo fui la última. Y un día después me aprobaron. Pero al principio no entendía en absoluto cómo interpretar este papel. Pero, como regla, siempre digo que sí a los roles que al principio me confunden mucho y no tengo idea de qué hacer con ellos o cómo abordarlos. Porque es aburrido cuando todo está claro.»
  «Leí las cartas de Antonina a Tchaikovsky, su diario, las notas del manicomio donde estuvo los últimos veinte años de su vida. Escuchaba la música de Tchaikovsky todos los días, era lo único que escuchaba. Acabo de reproducir sus obras en mi teléfono, una tras otra. También tuve que aprender a tocar el piano. Así que tomé clases con Andrei Polyakov en el Centro Gogol. Ahora Andrei y yo somos amigos. El período de preparación duró entre seis y ocho semanas. Fue entonces cuando pasaba casi todo el tiempo en casa, dejé de ver a mis amigos, me aislé del mundo. Este viaje a México que había hecho antes de asumir el proyecto había cambiado mi percepción del mundo y algunas de mis creencias. Cuando regresé a Moscú, sentí como si me hubieran «reiniciado». Y este hueco que había aparecido en mí podría llenarse con algo. En este caso, lo que lo llenaba era el papel de Antonina. Estaba viviendo algunos cambios interesantes, y era fascinante observarlos. Cada vez que me acercaba a un espejo, lo miraba y no estaba segura de si era a mí a quien estaba viendo allí. Esto era algo que nunca me había pasado antes".
  «Todos mis vestidos eran increíbles obras de arte. Pero me sentí muy incómoda en ellos. Los corsés eran tan ajustados que casi no te dejaban respirar. Y además de eso, hacía 30 grados de temperatura, estábamos filmando en un pabellón con lámparas de queroseno alrededor y mucha gente en la sala. A veces empezaba a sentirme mareada. Así que pedí comprar un tanque de oxígeno para poder usarlo por si acaso. Podíamos encontrarnos a mitad de camino y aflojar un poco el corsé, cosa que hacíamos de vez en cuando. Aún así, quería enfatizar cuán frágil, sutil y femenina había sido Antonina, así que quería vivir los momentos en los que tenía que comportarme en consecuencia, se suponía que no debía cruzar las piernas o poner los codos sobre la mesa. Y en algunas escenas,
esta rigidez incluso ayudaba: cuando necesitaba concentrarme o enfadarme, toda esta incomodidad podía dirigirse hacia ella. Pero en general, para una persona que vive en el siglo XXI, todas esas faldas y botones son una auténtica tortura. Aunque luego me acostumbré a abrocharlos y desabrocharlos muy rápido.»
 
DECLARACIONES DE... Odin Lund Biron (Piotr Tchaikovsky):
  «He estado trabajando con Kirill Serebrennikov durante casi nueve años, participando principalmente en sus producciones teatrales, actuaciones y proyectos. Y de repente me ofreció este papel. ¡Fue increíble! Pero fue aterrador comenzar, porque tenía que interpretar a un hombre que realmente existió y que es parte del patrimonio cultural de Rusia. Pero no soy ruso, después de todo, y entendí que tendría que hacer algo con mi acento. Y también era obvio para mí que su música era con lo que debía empezar.»
  «Mientras me preparaba para el papel, estaba leyendo las cartas personales de Pyotr Ilich: hay toda una colección de sus cartas a sus hermanos y a Antonina. Y también está «Pyotr Tchaikovsky. A Life», un libro de dos volúmenes de Alexander Poznansky que es quizás la mejor biografía de Pyotr Ilich. Y el libro poco conocido «Antonina Tchaikovskaya: La historia de una vida olvidada», en el que el autor describió con sumo detalle a la esposa del compositor. Mantuve todos estos libros al alcance de mi mano a lo largo de mi trabajo en el proyecto. Y, por supuesto, escuché la música de Tchaikovsky, traté de descubrir su personalidad en su música. Evitaba escuchar las grandes obras de Tchaikovsky, sus óperas o ballets, como El lago de los cisnes o Eugene Onegin... Lo que escuchaba era su música de cámara y sus conciertos. Y creo que revela mucho más sobre el verdadero Pyotr Ilich, hay algo muy sincero en esta música.»
  «En términos de apariencia, básicamente me parezco a Pyotr Ilich. Y mi cara fue de gran ayuda para los maquilladores, mientras que su trabajo, a su vez, me ayudó a meterme en el personaje, a sentirme como si fuera Pyotr Ilich. Yo tenía mi propia barba. Nunca antes en mi vida había tenido una barba tan grande. (Risas.) Pero me gustó, hasta la conservé un tiempo.»

DECLARACIONES DE... Philip Avdeev (Anatoly and Modest Tchaikovsky):

  «Cuando el Sr. Serebrennikov me ofreció interpretar a “Anatoly and Modest Tchaikovsky” inmediatamente la idea me atrapó, por supuesto: siempre estuve interesado en interpretar a dos hermanos gemelos a la vez y descubrir cómo funciona esto en el cine en general. No puedo decir que sentí algún tipo de carga de responsabilidad por tener que encarnar a personas reales en la pantalla. Más bien lo tomé como una especie de viaje profesional fascinante. Fue muy interesante para mí sumergirme en esta historia, explorar los personajes, porque por un lado son casi idénticos, pero al mismo tiempo son radicalmente diferentes. Y, por supuesto, fue fascinante leer las cartas a Tchaikovsky, así como las cartas de Tchaikovsky a ellos. Estas cartas son increíbles. Son muy contemporáneas, tocan todos los problemas a los que hoy en día nos enfrentamos, están llenas de las mismas emociones y dudas. La gente no cambia en absoluto. Podrían haber estado usando un vocabulario ligeramente diferente y una gramática un poco más complicada. Pero en el fondo, todo es igual.»
  «Kirill Semenovich y nuestra maquilladora Masha Tutukina nos mostraron los retratos de Anatoly y Modest, y seguimos buscando maneras de evitar que se vieran demasiado teatrales o vulgares. Podrían haber hecho que me pareciera más a sus retratos, pero mi rostro es diferente, no me parezco a Modest y Anatoly, por lo que las cosas que podríamos hacer se verían un poco pretenciosas en mi rostro. Así que tuvimos que hacer que el maquillaje se viera orgánico en mi cara y, al mismo tiempo, hacer que yo me pareciera a mis dos hermanos, lo cual era una combinación intrincada, parecida a un cubo de Rubik. El vestuario también fue cuidadosamente pensado. Anatoly vestía un traje más formal y traté de darle una postura clásica para enfatizar que era muy conservador. Mientras que Modest era un amante de la libertad, y sus disfraces eran más frívolos, por así decirlo. Otro detalle: Anatoly llevaba las típicas botas de la época. Y le pedí a los diseñadores de vestuario que hicieran zapatos de tacón para Modest. Esto hizo que mi modo de andar fuera totalmente diferente. Los tacones tenían tachuelas, así que hacía ruido de chasquidos con cada paso que daba. (Risas.)»

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... 28 DÍAS DESPUÉS