Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Les Beaux Esprits
Año Producción: 2018
Nacionalidad: Francia
Duración: 94 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Comedia
Director: Vianney Lebasque
Guión: Frank Bellocq, Vianney Lebasque
Fotografía: Kenneth Oribe
Música: 
FECHAS DE ESTRENO
España: 1 Febrero 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
TriPictures


SINOPSIS

El entrenador de un equipo de jugadores de baloncesto con deficiencias mentales se encuentra preparando los Juegos Paralímpicos pero sus mejores jugadores han terminado por abandonarle. Como se niega a perder una beca que es muy necesaria para su federación decide trampear para participar a toda costa, por lo que completa el grupo con dos treinteañeros inactivos...

INTÉRPRETES

OLIVIER BARTHÉLÉMY, JEAN-PIERRE DARROUSSIN, ZURIEL DE PESLOUAN, CAMÉLIA JORDANA, CHRISTIAN MIEGAKANDA, LIZA PATUREL, FERNANDO RODRIGUES, AVANT STRANGEL, AHMED SYLLA

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

ENTREVISTA CON VIANNEY LEBASQUE...
Su película anterior, Les Petits Princes (Pequeños príncipes), ya estaba ambientada en el mundo del deporte...
Esta vez, lo que más me interesó fue el tema de la discapacidad. Aprendí mucho del contacto diario con personas discapacitadas cuando hace tres años, fui presidente del jurado del Festival Entr'2 marches de cortometrajes de Cannes sobre discapacidad.
Además, mis padres dirigieron una casa de vacaciones para niños durante veinte años y en muchos casos venían niños con discapacidades. Esto probablemente me ha ayudado a sensibilizarme sobre el tema.

La inspiración le vino de una historia real...
Mantuve las líneas principales. Durante los Juegos Paralímpicos de Sídney de 2000, en la selección española de baloncesto, diez de los jugadores no tenían ninguna discapacidad mental. En la final, se encontraron con los rusos, que también eran sospechosos de hacer trampa. Y nadie tuvo realmente interés en revelar el escándalo. Resulta ya muy difícil promover el deporte para los discapacitados. En el año 2000, era la primera vez que los atletas con discapacidades compartían la misma villa con los no discapacitados. Pero no había nadie en las gradas... Afortunadamente, eso está cambiando.
Así que, a partir de esta historia cínica, quise narrar algo más. En primer lugar que finalmente no resulta tan fácil categorizar a las personas: existe una línea muy delgada entre los no discapacitados y los discapacitados... Y, sobre todo, tratar las relaciones humanas que se establecen entre los que tienen una discapacidad mental real y los que no en los vestuarios, en las habitaciones. Los buenos perdedores como Stan (Ahmed Sylla) o su amigo Pippo (Olivier Barthélémy) descubrirán lo que es la tolerancia....

¿Por qué ponerse del lado de la comedia?...
Para dirigirme a un público amplio, incluidos los jóvenes que podrían, espero, cambiar su visión de la discapacidad. La dificultad era abordar el tema de la manera más sutil posible: entretener realmente, pero con sinceridad, sin vulgaridad, sin dejar de ser lo más exigente posible, entre la comedia y el drama. Desde el guion hasta el montaje, mi obsesión fue siempre la de nunca burlarme: “Reírnos con, nunca reírnos de”.
Después de mi primera película, recibí cartas de niños enfermos que me decían que les había ayudado a luchar contra la fatalidad, y que les había dado fuerzas: si una película puede servir para esto, tienes que ser aún más honesto al escribirla, sin ninguna mezquindad y sin un estúpido y malvado final feliz.

Todos a una es una película de equipo, una película coral. ¿Cómo constituyó el reparto?...
Para el papel del entrenador, a la vez carismático, bien intencionado, pero no siempre simpático, Jean-Pierre Darroussin me pareció obvio: ¡puede humanizar a cualquier personaje! He conocido a personas que trabajan con personas discapacitadas: pueden ser duros, y bruscos con ellos, pero pasan sus días libres con estos niños. Jean-Pierre era perfecto para esta mezcla de torpeza y amabilidad. Es una locura: él interpreta la situación sin efectos, sin añadir nada, y es muy emotivo. Necesitaba un actor así para dar el tono a todo el equipo. Con él en el plató, ¡todo era fácil!
Me había gustado mucho Ahmed Sylla en L'ascension y resultaba interesante llevarlo hacia el drama, y hacer lo contrario con Olivier Barthélémy ofreciéndole comedia. El dúo perfecto para conducir la película. En cuanto a Estéban, escribí este papel para él. Ya habíamos filmado juntos y sabía que debía tener un lugar especial en este equipo.

¿Y en el papel de Julia?...
Sólo hay un papel femenino en la película, y yo quería a una actriz cuya personalidad y carácter fueran inmediatamente evidentes. Camélia Jordana tiene el poder de equilibrar un reparto masculino ¡ella sola! Al igual que el personaje del entrenador, ella también encarna la carga que puede ser tener un padre discapacitado en el día a día. Pero con una sonrisa...

¿Qué nos puede decir sobre los dos jóvenes intérpretes discapacitados?...
Con mi directora de reparto, Emma Skowronek, buscamos durante cuatro meses en los ESATs (establecimientos y servicios de ayuda mediante el trabajo) y con trabajadores sociales. En primer lugar, teníamos que lograr acceder a estos jóvenes. Las barreras administrativas son complejas y hay que tener mucha paciencia. Luego, organizamos reuniones gracias a los servicios de ayuda. Les pregunté si querían jugar, si estaban motivados. Intenté aprender a conocerlos, pero no siempre es fácil en quince minutos. Luego le propusimos a los más motivados venir a hacer un ensayo filmado.... y seamos honestos, pasamos por todas las fases durante este reparto, pero perseveramos porque sabíamos que el tema de la película estaba ahí.

¿Pensó alguna vez en utilizar a actores no discapacitados para interpretar a los discapacitados?...
¡Ni por solo un segundo! Esa era la condición para que yo hiciera la película. ¿Cómo contar la historia del encuentro de personas no discapacitadas con personas discapacitadas si las personas discapacitadas no lo son realmente? Cuando pasé una semana con ellos en el Festival Entr’2 marches, eso fue lo primero que me dijeron: lo mucho que les molestaba que los discapacitados fueran encarnados en el cine por actores sin discapacidades.

Y entonces se encontró con su Freddie y su Yohan…
¡Vincent Chalambert y Clément Langlais! Nos encontramos con una gran compañía de teatro, Le Théâtre du Cristal, cuyo director, Olivier Couder, trabaja exclusivamente con actores con discapacidades y consigue un resultado excepcional. Asistimos a uno de sus espectáculos: ¡qué gran placer del juego y de ser parte del colectivo! Vincent y Clément formaban parte de esta compañía. Primero vi a Vincent, que tenía una voz muy melódica, y luego a Clément, que ya era un actor muy completo. De hecho, no conozco precisamente la discapacidad que tienen, y no quise saberlo. Olivier Couder comparte la misma posición, por cierto. La película trata de narrar lo mismo: las diferentes patologías pueden convivir, y estas personas discapacitadas son personalidades antes que casos patológicos.

El rodaje debe haber sido una pequeña aventura...
Una aventura humana emocionante. Todo el equipo, todos los demás actores, se ocupaban de ellos. El espíritu de equipo se construyó con sus mismas presencias. Aunque entendieran el guion y las situaciones que debían interpretar, obviamente tenía que prestar especial atención y encontrar las palabras adecuadas para trabajar con ellos, pero hay que adaptarse a la personalidad de cada actor, y al final, no era tan distinto de un rodaje clásico. Sobre todo, porque rápidamente cogieron tanto los buenos como los malos hábitos. En particular, entendieron muy bien que, a cada capricho, todos se ocupaban de ellos y ¡creo que lo aprovecharon bastante!

¿Fueron complicadas de rodar las escenas de los partidos?...
La de la final es la escena más grande que he tenido que filmar. Clément y Vincent hacen teatro, pero no juegan al baloncesto. Además, de todo el equipo, sólo Olivier Barthélémy juega bien. Así que, hacer creer que todos están jugando en los Juegos Olímpicos... Los Juegos Paralímpicos no son la NBA, por supuesto, pero aun así, existe un nivel. Tuvimos un verdadero entrenador que cuidó muy bien a Clément y Vincent para los gestos sencillos, y luego para diseñar los movimientos del juego. Pero el deporte en sí no me interesa tanto: me sirve de telón de fondo para tratar con el colectivo que suprime los prejuicios. Incluida la discapacidad física. Me interesó especialmente la secuencia en la que Pippo, el más burlón, acaricia las piernas de Rose. La escena no estaba escrita y saqué a todo el equipo del plató durante dos horas para ensayar con los dos actores, Olivier Barthélémy y Nicole Kirby, para tratar de encontrar el enfoque correcto para esta secuencia.

Su decisión fue no filmar la canasta de la victoria de manera frontal...
Quise que el espectador entrara en la película desde el punto de vista de los no discapacitados tramposos, pero el sueño de la victoria pertenece a los discapacitados. Los últimos cinco minutos de la película pertenecen a Yohan y Freddie. Yohan cree en ello, es el momento más importante de su vida, y es en los ojos de Freddie donde quería leer la emoción. En ese momento, los demás no me importan.

¿Por qué elegir una canción de Demis Roussos?...
Cuando estaba escribiendo la escena, escuchaba una canción de Elton John de los años 70 una y otra vez. “Adiós al camino de ladrillos amarillos” es una obra maestra. Y hasta preparé la escena con ese sonido, sabiendo que me sería imposible conservarlo. Los derechos de una canción de Elton John son equivalentes a los de los Beatles: ¡unos 100.000 euros mínimo! ¡El presupuesto total para la música de mi película! Así que escuché y volví a escuchar muchas canciones. Demis Roussos es mucho más barato, y Rain and tears se ajustaba perfectamente: lluvia y lágrimas... La lluvia de confetis de la victoria.

¿Podría decirnos unas palabras sobre cómo decidió terminar la película?...
Filmar la continuación, la revelación, el escándalo, me habría devuelto a la historia verdadera e inmoral, y al aspecto de crónica de sucesos del que se aleja toda la película. Elegí parar cuando el grupo está unido. La diferencia desaparece a medida que comparten. Todos tenemos gente a nuestro alrededor que nos parece extraña, singular, durante el primer encuentro. Cinco años después, ya no recordamos nada.


CONVERSACIÓN CON LOS ACTORES...
¿Cuál fue su reacción cuando leyó el guion?...
Jean Pierre Darroussin: Inmediatamente me gustó la manera tierna y justa en la que Vianney aborda este tema. Y luego recordé la noticia. ¡Qué gran idea convertirla en comedia! Porque mentir es siempre un buen recurso dramático. La ambición inicial de los jóvenes junto con la inocencia de los verdaderamente discapacitados produjo una mezcla formidable.
Camélia Jordana: Me reí mucho y pensé que era una película que trataba un tema importante de manera inteligente.
Olivier Barthélémy: Es una comedia con una gran dimensión cinematográfica, divertida, generosa e inteligente.

Tres adjetivos que describen a su personaje...
Ahmed Sylla: Yo diría: soñador torpe, inventivo, generoso.
Olivier Barthélémy: quejica, sentimental y frágil.
Jean-Pierre Darroussin: El entrenador al que interpreto es un rebelde. Un idealista que no puede acoplarse a la realidad y que, como padre, se siente herido por las miradas condescendientes de los demás hacia su hija con discapacidad. Es esta herida la que lo hace brusco, torpe. Y es su idealismo lo que lo convierte en tramposo.... El engaño es su respuesta a la injusticia.
Camélia Jordana: Es una mujer devota. Dedica su vida a cuidar de su hermano y a acompañarlo, incluso en su profesión. Es considerada. Siente las cosas y venera a cada uno de los miembros del equipo.
Es sensible. Lleva todo el peso de la responsabilidad y lucha como puede.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tiene del rodaje?...
Olivier Barthélémy: todo el rodaje es un recuerdo inolvidable.
Ahmed Sylla: Diría que 2. El primero es durante la audición cuando conocimos a Vincent y Clément con Vianney. Recuerdo que rápidamente entendimos que serían ellos.
El segundo es este maravilloso 3 puntos anotados con el primer tiro en secuencia, cuando en realidad soy un pésimo jugador de baloncesto (risas)....
Aprendo mucho con cada nuevo proyecto. Durante el rodaje de la película L'Ascension por ejemplo, regresé de Nepal cargado de encuentros maravillosos.
Jean-Pierre Darroussin: fueron muchos, porque el guion ofrecía la posibilidad de una fantasía real dentro de un "equipo". Éramos una compañía llena de deseos, redescubriendo la infancia y el encanto del juego a través del contacto con los dos actores principales, discapacitados, pero verdaderos profesionales.
Camélia Jordana: Las escenas de los partidos rodadas en Burdeos. Los chicos pasaban todo el día corriendo de un extremo del campo al otro. Estaban exhaustos. Cuando llegó el momento de filmar el enfrentamiento contra el equipo ruso, todo el mundo puso su corazón y su alma en ello. Fue tan impresionante como liberador. En una última oleada de fuerza, todos dieron lo mejor, salían en todas direcciones, hordas de jugadores saltaban y corrían, fue muy lúdico.

Desde el punto de vista humano, ¿qué le aportó este rodaje?...
Ahmed Sylla: Para Todos a una, la aventura fue muy diferente a la de L’Ascension, pero igual de increíble, tanto en lo que se refiere a lo que está en juego como a los actores con los que tuve la oportunidad de filmar.
Y quiero nuevamente destacar el encuentro con Vincent y Clément que aportaron toda su humanidad de manera muy simple y natural.
Jean-Pierre Darroussin: Me dijo, o confirmó, que lo más importante es crear cohesión. Como el equipo francés en Rusia.... La película trata sobre el poder del juego colectivo y este "jugar juntos" también se producía en el plató cuando llegó el momento de hacerlo.... ¡Una realidad palpitante!
Camélia Jordana: Un nuevo equipo de grandes amigos.
Olivier Barthélémy: Este rodaje me hizo aún más humilde.

¿Ha cambiado su visión de la discapacidad?...
Ahmed Sylla: No necesariamente porque la educación que me dieron mis padres me permitió ver positivamente la "diferencia" desde temprana edad.
Jean-Pierre Darroussin: Para los actores es raro que vivamos así, durante semanas, entre personas con discapacidad. Ya sea con los numerosos extras o, de manera más cercana, con los dos actores principales, tuvimos la suerte de hacerlo, y creamos vínculos. A medida que avanzaba el rodaje, los compañeros con discapacidades mentales se sentían cada vez más cómodos y se dejaban llevar por el humor o se reían de sí mismos. Esta intimidad fue muy enriquecedora.

¿Cómo definiría la fuerza de un equipo?...
Camélia Jordana: ¡El colectivo!
Jean-Pierre Darroussin: Un simbolismo importante: personas que no han elegido estar juntas consiguen crear algo juntos. ¿Qué puede ser más prometedor que "hacerlo juntos"?
Olivier Barthélémy: Es porque enaltece la humanidad de todos.
Ahmed Sylla: La fuerza de un equipo es, en mi opinión, la capacidad de combinar las fuerzas de cada individuo: ¡para TODOS!

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo