Fichas de peliculas
  • Registro
PUÑALES POR LA ESPALDA
INFORM MACIÓN
Titulo original: Knives Out
Año Producción: 2019
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 130 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Drama, Suspense
Director: Rian Johnson
Guión: Rian Johnson
Fotografía: Steve Yedlin
Música: Nathan Johnson
FECHA DE ESTRENO
España: 29 Noviembre 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Entertainment One


SINOPSIS

Cuando el renombrado novelista de misterio Harlan Thrombey es encontrado muerto en su mansión justo después de su 85 cumpleaños, el inquisitivo y cortés detective Benoit Blanc es misteriosamente reclutado para investigar. Entre la familia disfuncional de Harlan y su devoto personal, Blanc se mueve entre una red de pistas falsas y mentiras interesadas para tratar de descubrir la verdad tras la prematura muerte de Harlan...

INTÉRPRETES

CHRIS EVANS, ANA DE ARMAS, DANIEL CRAIG, JAMIE LEE CURTIS, MICHAEL SHANNON, TONI COLLETTE, LaKEITH STANFIELD, KATHERINE LANGFORD, CHRISTOPHER PLUMMER, DON JOHNSON, FRAK OZ, JAEDEN MARTELL, RIKI LINDHOME

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

HACIÉNDOSE LA VÍCTIMA...
   En el ojo de la tormenta de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) se encuentra su víctima, Harlan Thrombey, un escritor de novelas policíacas de descomunal éxito que ha amasado una fortuna, un gran número de fieles seguidores (y un círculo de parientes gorrones), gracias a su gran creatividad y su duro esfuerzo. Pero Thrombey también es un hombre que, en sus últimos años, ha acabado lamentando las consecuencias que su exorbitante riqueza ha tenido en sus seres queridos. Para Rian Johnson y Ram Bergman, Christopher Plummer, ganador de los premios Óscar, Emmy y Tony era el actor perfecto para interpretar el papel fundamental de la película: Harlan Thrombey.
  En efecto, Johnson admite que no cabía en sí de alegría cuando supo que contaba con el actor de 89 años, cuya carrera única en su especie empezó en la década de 1950 e incluye clásicos como Sonrisas y lágrimas y El hombre que pudo reinar. “Una de mis películas favoritas de todos los tiempos es El hombre que pudo reinar, así que para mí fue algo increíble poder trabajar con Christopher Plummer”, aporta Johnson sobre la experiencia de trabajar con la leyenda viva. “Necesitábamos a alguien de su enorme talla para interpretar a ese patriarca, pero Christopher aporta más aún”.
  “Dota a Harlan de verdadera complejidad; la última noche de Harlan se encuentra entre mis escenas favoritas de la película”, asegura Johnson. “Abarca muchos tonos diferentes. Pasa de divertida, a escalofriante, a triste, todo en unos momentos. Christopher suscita una enorme empatía en esa escena, y eso se convierte en la piedra angular de toda la película... De no haber funcionado esa interpretación, tampoco lo habría hecho el resto de la película”.

SENTANDO LAS REGLAS...

  Daniel Craig, especialmente conocido por su trabajo en las películas de James Bond (Casino Royale, Quantum of Solace, Skyfall, Spectre), interpreta aquí a un tipo de agente del orden muy diferente, Benoit Blanc, el detective privado de fama mundial y decididamente extravagante. Aquí, la estrella británica, admirada desde hace tiempo por su cruda intensidad, se revela como un refinado investigador sureño que logra desconcertar lo suficiente a cada uno de los miembros de la familia Thrombey como para que las piezas del complejo puzle que rodea la muerte de Harlan Thrombey vayan encajando.
  Johnson señala que la clave para crear al personaje, algo que tienen ciertamente en común todos los grandes detectives del mundo del cine, es que tienen claros defectos, “que es lo mejor para despertar dudas en los espectadores”, explica. “Ya sea Poirot, Colombo, Miss Marple o quien sea, uno de los grandes elementos unificadores de los detectives de película es que siempre tienen algo que hace que no acabes de tomártelos en serio. Con Benoit Blanc, escribí a un personaje divertido e imperfecto que me encantara de verdad y luego fue realmente Daniel quien lo dotó de esa maravillosa cordialidad”.
  Craig, que fue el primer actor en incorporarse al reparto de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT), se quedó prendado desde el primer instante del personaje. En busca de una forma de introducirse en la fisgona personalidad de Blanc y sus orígenes sureños, decidió empezar por su acento. “Me topé con el escritor e historiador de la Guerra de Secesión Shelby Foote, que posee un maravilloso acento muy lírico, y me sirvió de inspiración de partida”, explica Craig. “Al final, reuní el valor de grabar algo para Rian y me respondió: ‘Adelante con ello’”.
  Que fue exactamente lo que hizo Craig. Suavizó y profundizó su acento de Tennessee, y también se documentó en profundidad sobre la historia de los detectives del cine como preparación para el papel. Pero, fundamentalmente, el actor se dejó llevar por lo que Johnson había escrito en el guion. “Me crie viendo películas de Agatha Christie. También me encanta La trampa de la muerte, con Michael Caine y Christopher Reeve, esa clase de obras de cámara en las que todo se desarrolla en una única ubicación”, explica Craig. “Pero Rian le da además un aire nuevo y rompedor que me resulta muy moderno y sumamente divertido”.
  Una vez se encontraba en el set de rodaje y ya caracterizado, Craig recuerda que el personaje de Benoit Blanc no tardaría en cobrar vida; con la ventaja añadida de contar con tantos actores de gran talento con los que trabajar en cada escena. “Todos y cada uno de los actores de este proyecto estuvieron geniales”, afirma Craig. “Fue todo un gustazo. Todos dieron lo mejor de sí mismos, y cuando eso sucede hay cierto espíritu competitivo sano, como debería ser en cualquier rodaje. Todos estaban disfrutando de lo lindo con sus respectivos papeles, pero también nos lo tomamos completamente en serio”.
  El mérito de esa mezcla es de Johnson, en opinión de Craig. “A Rian se le da muy bien administrar la energía del rodaje. Está increíblemente bien preparado y, como guionista, sabe exactamente lo que quiere de cada persona. Pero además no es un director entrometido. Entendió que tenía que haber cierta picardía en el aire. Y creo que los espectadores podrán percibir cómo animó a los actores a disfrutar con sus interpretaciones”.

  Para descubrir quién asesinó a Harlan Thrombey, Benoit Blanc une fuerzas con dos representantes locales de la ley, el teniente Elliott –un tipo muy dispuesto a considerar la muerte de Thrombey como un suicidio hasta que “el último de los sabuesos caballerosos” le da motivos suficientes para recapacitar– y su compañero, el agente Wagner (Noah Segan).
  Elliot, que sirve de contrapunto directo a Blanc y sus piruetas investigativas, está interpretado por LaKeith Stanfield, la joven estrella emergente que ha aparecido en algunas de las películas más elogiadas por la crítica del último par de años, como Déjame salir, de Jordan Peele, y Perdona que te moleste, de Boots Riley.
  Stanfield, a quien le atraen las películas atrevidas e ingeniosas, explica: “Lo que me interesó de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) era que el guion estaba muy bien construido. Presenta a toda una serie de personajes disparatados, así como diferentes móviles para el crimen y luego no deja de despistarte. Me pareció una buena base sobre la que trabajar y, encima, los diálogos eran muy oscuros y divertidos. Con cada personaje, hay una razón para simpatizar con ellos y, al mismo tiempo, otra razón para desconfiar. Gran parte de la diversión de una historia así es cuestionarte tu propio criterio y tu barómetro moral a medida que se complican las cosas”.
  En cuanto a su propio personaje, el teniente Elliott, Stanfield lo describe como un consumado “profesional que sigue las normas a rajatabla” al que no le convence nada la investigación tan poco convencional que realiza Blanc, pero “tan solo quiere ver si podría haber algo de verdad en las sospechas de Blanc”.
  Aunque Stanfield, que es relativamente nuevo en la industria, no dejó pasar por alto la oportunidad de trabajar frente a un actor de la talla de Craig, quedó no obstante sorprendido por lo cariñosa y franca que se mostró la estrella durante el rodaje. “Me esperaba que Daniel fuera guay, que lo es, pero también puede ser guasón y desternillante”, revela Stanfield. “Siempre resulta fascinante ver a un actor que hace una elección que no te esperabas, y creo que la gente se va a quedar gratamente sorprendida con Daniel”.
  “Fue alucinante ver cómo surgía la dinámica entre LaKeith y Daniel”, comenta Johnson, que admiraba cómo llegaron a entenderse los dos actores a lo largo del rodaje. “LaKeith puede ser muy gracioso, pero siempre posee una sinceridad que lo convierte en un gran contrapunto para Benoit Blanc”.
  “Rian consiguió que todo el mundo se sintiera a gusto durante el rodaje, porque él mismo es un ser humano muy equilibrado”, opina Stanfield sobre su director. “Un set de rodaje puede ser un sitio de mucho estrés, pero Rian encuentra la forma de salir adelante con la gracia de un atleta olímpico”.

SOSPECHOSOS [POCO] HABITUALES...

  Cuántos sospechosos y qué poquito tiempo. Basta para hacer que el pobre agente Wagner se sienta mareado. En un intento de facilitar cualquier posible investigación futura del desafortunado fallecimiento de Harlan Thrombey, conviene tener en cuenta las siguientes anotaciones referentes a los principales sospechosos de este trágico asunto.
  Sin duda, no puede ser tan complicado encontrar al verdadero asesino entre toda esta pandilla...

  Linda Drysdale, de soltera Thrombey, hija mayor de Harlan, es digna hija de su padre. Es una decidida mujer de negocios hecha a sí misma, que tiene mucho en común con su difunto padre. Y desde el primer momento (¿y tal vez sospechosamente?), se resiste a la repentina intromisión de Blanc en los asuntos de su familia.

  Se encarga de interpretar a Linda Jamie Lee Curtis, la emblemática estrella de la longeva franquicia de Halloween, y de éxitos tan alabados como Entre pillos anda el juego, Mentiras arriesgadas (por el que recibió un Globo de Oro), Ponte en mi lugar, y la atrevida comedia coral de finales de los 80 Un pez llamado Wanda. “Lo que me atrajo de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) es sencillamente que parecía inteligente, aguda y divertida”, recuerda Curtis sobre su reacción inicial al guion. “Es una comedia familiar perfectamente disfuncional porque hay personajes de todas las generaciones. Creo que es una de esas películas que serán muy divertidas de ver con tu propia familia disfuncional”.
  “Jamie es un verdadero torbellino”, opina Johnson sobre su decisión de ofrecerle el papel a Curtis. “Puesto que Linda es la hija mayor, fue una verdadera suerte contar con Jamie para dotarla de esa clase de cualidad de liderazgo. Al mismo tiempo, es graciosa, cariñosa y sumamente inteligente... todos ellos ingredientes necesarios para este personaje, y creo que todo eso puede percibirse en la pantalla”.
  El enfoque general de Curtis con respecto al personaje consistió en crear a una mujer fuerte que padece una profunda pena y lidia con cierto sentido del deber hacia el legado de su padre. “Me pareció que se podía interpretar a Linda de mil maneras distintas”, explica Curtis. “Podías desde luego interpretarla de forma muy exagerada. Pero en vez de eso lo que Rian y yo decidimos fue mantenerla más real y emotiva. Quería que estos personajes resultaran cercanos, aunque se encuentren en esas circunstancias tan disparatadas y macabras... Linda acaba de perder a su padre, así que se siente muy triste. Pero también es la hermana mayor, así que se siente presionada a tomar las riendas y convertirse en la matriarca de la familia”.
  Para Curtis, la guinda del pastel de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) fue formar pareja por primera vez con Don Johnson, que interpreta aquí a su marido florero, Richard. “Conozco a Don Johnson desde hace mucho tiempo, y creo que hacemos muy buena pareja”, opina. “Se estableció entre nosotros de manera natural una relación muy propia de una pareja casada”.

  Richard, el apuesto marido de Linda, segundo al mando de su negocio inmobiliario de gran éxito (y ciudadano de segunda en su propio matrimonio), ha disfrutado de los privilegios que conlleva la riqueza. Pero, aunque en otro tiempo integrarse por casamiento en la familia Thrombey parecía algo lleno de ventajas, Richard afronta ahora algunos de los inconvenientes, entre ellos el de ser sospechoso del asesinato de su suegro.
Richard está interpretado por otro veterano de la pantalla de Hollywood, Don Johnson. Especialmente conocido por su trabajo en las series de televisión “Corrupción en Miami” y “Nash Bridges”, Don Johnson ha intervenido posteriormente en éxitos más recientes como la cinta de Quentin Tarantino Django desencadenado, la comedia de 2018 Book Club (frente a Jane Fonda) y en la actualidad encabeza el reparto de la nueva serie de HBO “Watchmen”.
  Para Johnson, el principal atractivo de participar en PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) era, por un lado, el calibre del elenco y, por otro, la oportunidad de encarnar a un tipo de personaje que no había interpretado nunca, un “hombre mantenido”. “[Además,] me pareció muy bien construida y diferente a todas las demás cintas policíacas que había visto en mi vida”, explica Johnson. “El otro factor que me resultó interesante es que todos los personajes tienen que mantener un equilibrio muy delicado en esta historia. Ese es un territorio sumamente estimulante para los actores”.
  “La atención al detalle de este proyecto era tan exhaustiva que a todos nos daba la sensación de estar viviendo dentro de esa historia que se estaba desarrollando”, comenta Johnson sobre el propio rodaje. “Fue alucinante ver a todos esos grandes actores interpretando a personajes fuera de lo común que no son los que suelen hacer. Y Rian estuvo magistral encontrando el equilibrio adecuado y manteniéndonos a todos allí”. Johnson agrega: “Muchos de nosotros tenemos una imagen muy clara de él como Sonny Crockett o Nash Bridges, así que fue una sorpresa sumamente divertida verlo meterse en la piel de ese tipo tan zalamero y pasarlo bomba con él”.

  Ransom, hijo único de Linda y Richard Drysdale, es un niño rico mimado y sin rumbo; la oveja negra rebelde de la familia, al que nada le gusta más que echar en cara al clan familiar su hipocresía interesada.
  Para Chris Evans, más conocido como el heroico Capitán América, tener ocasión de interpretar al chico malo y despectivo de la película era una oferta que no podía rechazar. “Es uno de esos guiones que te lees de un tirón, la clase de película que me gusta mucho y no creo que se hagan suficientes”, opina Evans del guion de Johnson. “Suelo interpretar a tipos buenos y magnánimos, a líderes, así que esta era una oportunidad divertida de encarnar a alguien que no va más que a lo suyo”, prosigue el actor. “Fue genial tener la oportunidad de hacer algo diferente”.
  “Fue divertido, después de su fantástico arco argumental en las películas de Marvel, jugar con cómo los espectadores perciben a Chris”, explica Johnson sobre la decisión de ofrecerle ese papel a Evans. “Tienes ocasión de ver otra parte de su registro y de comprobar sus grandes dotes interpretativas”.
  Evans ve a Ransom como un hombre que ha nacido con todo, salvo una moral rectora. “Es cínico, arrogante y tiene una de las cualidades más peligrosas que puede tener una persona: considera que nada es nunca culpa suya y siempre se cree la víctima. Creo que es consecuencia del hecho de que siente mucha presión y grandes expectativas por parte de su familia”, observa Evans. “La forma que tiene Ransom de afrontar eso es intentar decepcionar a la gente antes de que puedan siquiera pedirle cualquier cosa. Y cuando llega a la mansión Thrombey, es como si trajera consigo un gran nubarrón negro de tormenta”.
  Naturalmente, para Evans, el ambiente durante el rodaje fue otra historia completamente distinta. “Se convirtió en uno de esos sets de rodaje en los que todos se hicieron amigos y se divertían pasando el rato juntos. Nadie se retiraba al final de una escena a su alojamiento. Estábamos todos juntos en esto hasta el final. Y eso supuso que, siempre que había que jugársela un poco con tu interpretación, te sentías lo bastante cómodo como para hacerlo”.

  Es posible que la cuidadora de confianza de Harlan Thrombey, Marta, una esforzada hija de inmigrantes indocumentados, esté más unida a Harlan que nadie de su familia, un lazo que espera que la ayude a mantener a salvo su propia y larga lista de secretos.
  “Marta siempre ha sentido que tenía que ser discreta sobre quién es realmente”, comenta Ana de Armas sobre su personaje, una extraña que empieza estando considerada como “una más de la familia”, pero que no tarda en pasar a ser vista como posible sospechosa tras la muerte del anciano. “La familia Thrombey puede ser indiferentemente racista y clasista y, aparte de Harlan, Marta sospecha que ella no les cae nada bien”, explica de Armas. “Pero lo que me encanta es que nada de lo que hace Marta en la historia está motivado por el odio o la venganza. Es alguien que trata de sobrevivir y salir de esa disparatada situación de la mejor forma que le sea posible”.
  Nacida y criada en Cuba, de Armas, tras pasar una temporada en la televisión española, se trasladó a Hollywood en 2014 y consiguió su gran oportunidad tres años más tarde interpretando a Joi, la androide de los sueños de Ryan Gosling, en Blade Runner 2049. También será posible volver a ver pronto a la estrella emergente junto a Daniel Craig en Sin tiempo para morir, la entrega número 25 de la serie Bond, o haciendo de Marilyn Monroe en el próximo biopic de Netflix, Blonde (basado en la novela de Joyce Carol Oates), y frente a Ben Affleck en el thriller de Adrian Lyne Deep Water.
  Para de Armas, lo más memorable de interpretar su primer papel cinematográfico importante en Hollywood con PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) fue trabajar con Christopher Plummer. “Christopher es toda una leyenda”, afirma. “Teníamos una de las escenas más difíciles de toda la película, una escena llena de detalles y diálogo, que es absolutamente esencial para el misterio. Pero también posee un enorme peso dramático. Así que yo sentía muchos nervios y una gran energía emocional en lo referente a esta escena. Pero cuando llegó el momento, fue increíble. Christopher estaba completamente presente, dándolo todo, y fue una experiencia verdaderamente maravillosa”.
  “Ana tenía que ser capaz de aguantar el tipo frente a este reparto tan reconocible, y también tenía que mantener un equilibrio entre un gran número de matices de su personaje”, comenta Johnson sobre la interpretación de Ana de Armas. “Sientes empatía por Marta, pero sospechas de ella por momentos, y eso es gracias a que Ana es una actriz increíble. Doy gracias al cielo cada día por haber podido contar con ella”, asegura el productor, Ram Bergman: “Ana es el verdadero descubrimiento de esta película. Creo que la gente se va a quedar anonada con ella...”

  Joni Thrombey, viuda del difunto hijo de Harlan, vive en California, donde pasa apuros para mantener a flote su negocio de estilo de vida New Age, Flam. Ciertamente, dada su apurada situación económica, Joni y su (involuntaria) hija Meg (Katherine Langford) se han acostumbrado un poco demasiado a vivir de la generosidad de papá Harlan... Sí, pueden decir lo que quieran sobre la pureza de los chakras de esta mujer, es tan sospechosa como los demás.
  Se encarga de interpretar a Joni una de las actrices más versátiles del panorama actual, Toni Collette. Aunque en la actualidad protagoniza la serie de Netflix “Creedme”, Collette ha intervenido en toda clase de películas, desde La boda de Muriel a El sexto sentido; desde Pequeña Miss Sunshine a Hereditary, o a su galardonada serie, “United States of Tara”.
  Desde luego, no debería sorprender a nadie que conectar con la onda New Age de Joni no fue precisamente una labor hercúlea para la actriz australiana. “Al haber vivido unos cuantos años en Los Ángeles, tenía material de sobra en el que basar el personaje”, comenta riendo Collette. “Pero sí que pienso que Joni cree sinceramente en su negocio, aunque todo sea una artimaña. Quiere de verdad que sirva para traer positividad y buenas vibraciones, y tratar de ayudar a la gente a llevar la mejor vida posible. Pero, por mucho que quiera creer en todo eso, cuando Harlan le retira su apoyo económico, su mundo se derrumba”.
  Formar parte del elenco de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) también fue muy emocionante para Collette. “Éramos un grupo tan variado y multigeneracional que resultó completamente fascinante”, aporta. “Todos nos divertimos mucho con nuestros respectivos personajes. Y creo que eso fue posible porque Rian confiaba mucho en nosotros y estaba abierto a la improvisación. Permitió que se fuera creando realmente la dinámica para que todos estuviéramos en sintonía. Fue emocionante contar con un director tan preciso, pero que también fuera capaz de aflojar las riendas lo suficiente para permitir que cada uno de nosotros se lanzara”.
  Para Johnson, el sentimiento de aprecio es mutuo. “Por muchas veces que vea las grabaciones, cada vez que me fijo en Toni sigo descubriendo pequeños detalles en los que no me había fijado antes”, observa el director. “Siempre ofrece esa clase de interpretaciones. Pero verla sumergirse así en el aspecto cómico para interpretar a esa gurú de estilo de vida medio hippy con una faceta ligeramente más oscura me dejó anonadado”.

  Walt, el hijo más joven de Harlan, que sufre un ligerísimo complejo de inferioridad, esperaba poder demostrar su valía a su padre (y al resto del mundo), dirigiendo el negocio editorial de la familia. Pero, cuando sus planes para una importante ampliación se vienen abajo por la negativa de Harlan a colaborar, ¿podría eso haberle llevado a plantearse una nueva carrera... como asesino?
  “Siempre había querido trabajar con Michael”, afirma Rian Johnson sobre Shannon, un actor nominado al Óscar en dos ocasiones (Revolutionary Road; Animales nocturnos), que recientemente encarnó al siniestro Richard Strickland en la cinta de Guillermo del Toro La forma del agua. “Siempre que lo veo en cualquier cosa, atrae hacia sí tu mirada como si fuera un imán y tú fueras virutas de hierro; no puedes dejar de mirarlo”, postula Johnson. “Por supuesto, suele interpretar papeles muy fuertes, así que la ligereza de este papel supuso un nuevo reto... Estaba deseando ver qué haría con un personaje como Walt, que es el hermano pequeño de la familia y no es especialmente fuerte”.
  Para Johnson, Shannon volvió una vez más a hacer un trabajo excelente, aportando matices inesperados al personaje. “Michael se metió de lleno y fue increíblemente gracioso”, comenta Johnson. “No esperaba que fuera a ser tan desternillante como fue; ha sido una suerte increíble poder trabajar con él... Fue verdaderamente inspirador ver a Michael pasarlo como nunca en su vida”.

  El rebelde hijo de Walt y Donna, Jacob, es un caso aparte entre los Thrombeys, un chico malo de colegio privado, un trol de Internet del nacionalpopulismo y miembro más joven del clan familiar. Pero, ¿qué se trae exactamente entre manos este adolescente cuando no está conectado a Internet? Jaeden Martell, por su parte, no suelta prenda.
  “Jacob no se parece a nadie que haya interpretado antes, así que disfruté saliéndome totalmente de mi elemento”, admite Martell, que recientemente interpretó al joven cabecilla del club de los perdedores, Bill Denbrough, en It (y su secuela aún más reciente, It: Capítulo 2). Martell, nacido y criado en Filadelfia, se inició en el mundo del cine en 2014 frente a Bill Murray en St. Vincent. Martell interpretó a un joven Chris Evans en una de sus primeras películas, Déjate querer (los dos actores no llegaron nunca a verse) y será posible verlo nuevamente frente a su compañero de reparto de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) en la nueva serie de Apple TV+ “Defending Jacob” (2020). PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT) también supone la segunda vez que el joven actor ha interpretado al hijo de Michael Shannon, tras haber coprotagonizado juntos el drama de ciencia ficción Midnight Special.
  “Michael suele estar muy oscuro y pensativo, así que me asombró verlo tan extrovertido y gracioso en esta película”, comenta Martell sobre volver a trabajar con Shannon. De todos modos, el mayor placer para Martell fue la clase magistral de interpretación que recibió en el set de rodaje de PUÑALES POR LA ESPALDA (KNIVES OUT), viendo trabajar a todo el elenco. “Fue increíble, la química entre todos los personajes es muy complicada e intrincada”, observa Martell sobre el reparto. ¿Y su visión de la propia familia Thrombey? “Creo que sí que se quieren”, opina el joven actor. “Pero, al mismo tiempo, todos quieren matarse unos a otros”, bromea.

  Meg, hija única de Joni (Toni Collette), es una eterna estudiante universitaria progresista, que se siente escandalizada y avergonzada por su madre. Interpreta el papel Katherine Langford, que fue nominada a un Globo de Oro por su trabajo como Hannah Baker en la serie de Netflix “Por trece razones”.
  Para Langford, Meg representa a una nueva generación de Thrombeys, más informada sobre el mundo en el que viven. “Lo que me resultó verdaderamente interesante de Meg es que es la que trata de servir de puente entre la familia Thrombey y Marta”, plantea Langford. “Meg tiene una perspectiva diferente a las de los demás personajes, como joven de veintitantos años con opiniones con las que creo que mucha gente joven se puede identificar hoy día”.
  Para Langford, tener la oportunidad de trabajar con su compatriota australiana Toni Collette fue tal vez lo que más le gustó de la experiencia. “Aunque soy de Australia, nunca he tenido oportunidad de trabajar en mi tierra, así que fue increíble poder trabajar con Toni”, señala Langford. “Y si encima le añades a Daniel Craig, Michael Shannon, Jamie Lee Curtis, Don Johnson... y la lista continúa... se podía aprender muchísimo”.

logo radio directo