Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Juliet Naked
Año Producción: 2018
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 105 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Comedia, Drama
Director: Jesse Peretz
Guión: Evgenia Peretz, Jim Taylor, Tamara Jenkins. Basados en la novela escrita por Nick Hornby
Fotografía: Remi Adefarasin
Música: Nathan Larson
FECHAS DE ESTRENO
España: 4 Enero 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Diamond Films


SINOPSIS

Annie y Duncan son pareja desde hace quince años. Ambos mantienen una vida de lo más tranquila pero a Annie le inquieta cada vez más que el tiempo pasa y no hay pasión en su vida. Duncan, por su parte, Concentra su atención en un músico que desapareció tras publicar un albúm de éxito. Ahora el camino de los tres se van a cruzar, descubriendo que las cosas pueden cambiar...

INTÉRPRETES

ROSE BYRNE, ETHAN HAWKE, CHRIS O'DOWD, JIMMY O. YANG, MEGAN DODDS, LILY NEWMARK, JOHANNA THEA, LILY BRAZIER, PAUL BLACKWELL, AZHY ROBERTSON, AYOOLA SMART, JANINE CATTERALL, GEORGINA BEVAN, MICHAEL CHAPMAN

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE


MÁS DATOS...  
 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

EL CORAZÓN DE LA HISTORIA...
  “Se centra en un par de personajes a medio camino de su vida en busca de una segunda oportunidad”, conjetura Jesse Peretz. “En el caso de nuestra protagonista Annie, es alguien que se preocupa por el otro y se ha establecido en una vida que le resulta muy cómoda, pero claramente no estaba haciendo honor a sus sueños ni a su potencial. Todos a su alrededor se interpusieron en su camino y dejó de ocuparse de sí mima. La historia es acerca de salir de ese lugar”.
  “Creo que Annie y Tucker están en un momento en el que están a punto de estallar”, reflexiona Albert Berger, “ambos están muy listos para el cambio. Annie es más consciente de eso, mientras que Tucker está saliendo gradualmente de un prolongado letargo”.
  “Mucha gente, cuando llega a los 40 años, siente que la vida se ha acabado”, afirma Barry Mendel. “Cuando eres un adolescente piensas en aprender a conducir, mudarte de la casa de tus padres, dónde ir a vivir, con quién voy a estar, si me voy a casar, con quién me voy a casar, si tendré hijos. Todos esos grandes interrogantes, en su mayoría, encuentran respuesta cuando cumples los cuarenta años, no queda mucho misterio por delante. En el caso de nuestra historia, todas estas personas, los personajes principales, sienten que han desperdiciado sus veinte y treinta años. Aquí están, destrozados y sin grandes esperanzas. Creo que mucha gente puede identificarse con eso. Es una historia sobre lo que se necesita para construir una vida mejor”.
  Berger continúa: “quizás el primer paso en la transición de Tucker fue el nacimiento de Jackson, y ahora está bastante preparado para la siguiente etapa, que comienza con la visita de Lizzie y su intercambio de correos electrónicos con Annie, pero finalmente está más activo por su ataque al corazón. Como personajes, necesitan urgentemente una nueva dirección. En el caso de Duncan, ha vivido toda su vida obsesionado con Tucker y es hora de que se libere de eso, así como de la relación con Annie, donde ninguno de ellos ha podido crecer”.
  Respecto a la razón por la que Annie está con Duncan, Byrne dice: “en aquel entonces, aparentemente era un personaje sofisticado e inspirador. Se había mudado a la ciudad, le gustaba el arte y le apasionaban los libros, la música y la cultura. La película está ambientada en Sand Cliff, lugar un poco carente de cultura. De alguna manera, comenzaron a vivir juntos, aunque claramente no deberían, definitivamente es una de esas parejas que todos conocen...”
  Ethan Hawke cree que la relación de Annie y Duncan estaba claramente condenada: “Duncan y Annie van camino a una vida de tranquila desesperación. Algo iba a explotar sin importar nada. Pero veo la película desde mi punto de vista. Me gusta pensar que Annie y Tucker son figuras complementarias en la vida del otro de una manera extraña. Pero tendremos que verlo cuando veamos la película”.
  Con respecto al papel de Tucker en la relación de Annie y Duncan, Byrne dice: “es extraño, porque él formó parte de su relación desde el primer día, es casi una extensión de la relación. Él estaba allí antes de estar físicamente allí. Ella ha sido el segundo violín en esta larga relación con Duncan. La frustración con eso: hay una gran línea en el libro donde dice que es como una enfermedad, y que se acostumbró a convivir con eso. De repente, de la noche a la mañana, se desvanece”.
  “Lo interesante de su dinámica es que él es un gran riesgo, es un desastre. Su historia con las ex esposas e hijos que nunca conoció es terrible. Como parte del público piensas, ‘¿por qué está haciendo esto?’ Pero ese es el punto, ¿por qué nos enamoramos de las personas que son completamente inapropiadas? Pero se enamora de él. Annie es muy empática, muy insegura, constantemente se atormenta y se cuestiona a sí misma. Y decidió intentarlo y tomar esta decisión audaz. Espero que la gente tenga esa empatía por ella en lugar de ser demasiado crítica y que las personas puedan identificarse”.
  Barry Mendel añade: “creo que Annie es muy creativa y audaz, pero mantiene esos aspectos reprimidos por mucho tiempo. Creo que dentro de Tucker hay una persona sensata, de buen corazón, y esa parte de él también ha sido reprimida. Es un caso donde los opuestos se atraen. Si piensas que todos nosotros tenemos una especie de dualidad, en ambos casos, la parte menos ejercitada de tu ser es estimulada por el otro y se pone de manifiesto. Con Tucker viviendo una vida más dionisíaca y Annie viviendo una vida más tímida, ambos se dan cuenta de que no se han preocupado por sí mismos y que necesitan encontrar una versión más holística de ellos mismos”.
  Jesse Peretz agrega: “creo que lo que Annie y Tucker se ofrecen es la esperanza y la oportunidad de una segunda oportunidad, pero no creo que sea necesariamente una segunda oportunidad entre ellos, se trata de inspirarse el uno al otro para salir de la rutina en la que están inmersos. Lo dejamos abierto para la audiencia. No sabemos exactamente qué va a pasar con ellos, sabemos que hay una posibilidad. Mi objetivo es que el espectador sienta que ambos se han impulsado el uno al otro a salir de la rutina. Entonces, incluso si no terminan juntos, es mejor que se hayan conocido y pasado tiempo juntos”.
  Barry Mendel concluye: “ésta no es una de esas películas que necesariamente tiene un final feliz. Es una historia donde el coraje de intentarlo es la victoria”.

COMENTARIOS DEL DIRECTOR...
  “Entre ‘Alta Fidelidad’ y ‘Un Niño Grande’, una adaptación de una novela de Nick Hornby se ha convertido prácticamente en un género cinematográfico en sí mismo, y muy querido. Para cineastas como yo que se sienten atraídos por las comedias, Nick Hornby es el estándar de oro. De hecho, ‘Juliet, Desnuda’ lleva los sellos auténticos e irresistibles de Hornby: una intensa obsesión con la cultura popular; personajes modernos, idiosincrásicos y cariñosamente creados; una mezcla de humor y calidez oculta bellamente labrada; y sabiduría sobre la naturaleza de la vida. El hecho de que hubiera un fanático de la música casi enloquecido en el centro de la historia hizo que me entusiasmara aún más para verlo en la pantalla. Soy un fanático de la música en recuperación (y el primer bajista de la banda punk de los años 80, Lemonheads).
  Entonces, cuando este grupo de reconocidos productores (Judd Apatow, Barry Mendel, Albert Berger y Ron Yerxa) contactaron conmigo para convocarme para una adaptación, en la que habían estado trabajando con Tamara Jenkins y Jim Taylor, de la novela de Nick Hornby ‘Juliet, Desnuda’ me entusiasmé de inmediato. Me aferré a esta historia tan inusual.
  Con mi socia creativa y hermana, Evgenia Peretz, buscamos la conexión que se generó entre Annie y Tucker. En su romance epistolar, hacen un balance de sus propias vidas y se brindan mutuamente la atención que ambos profundamente carecen en sus respectivas vidas. Los dos están luchando con el remordimiento. Tucker tiene muchos niños repartidos por todo el mundo, y ha arruinado la relación con todos menos uno. En el caso de Annie, ha desperdiciado los mejores años de su vida en Duncan, un hombre inmaduro que no quería tener hijos. Ahora que se acerca a los 40, se está dando cuenta de que cometió un terrible error y que ansía tener un hijo. A medida que su relación se profundiza, despiertan entre sí la esperanza de que tal vez no sea demasiado tarde para cambiar el curso de sus vidas.
  Un espectador, creo que acertadamente, se refirió a este largometraje como una película sobre el paso a la adultez destinada a personas de mediana edad. Para mí, esto afecta exactamente a la emoción que nos mantiene con ganas de contar historias y hacer películas: una esperanza de que cada proyecto nos brinde la oportunidad de repensar nuestras ideas preconcebidas sobre nuestras propias vidas y de ofrecer la posibilidad de seguir creciendo.”

SOBRE LA PRODUCCIÓN...
  Publicada el otoño de 2009, la novela de Nick Hornby ‘Juliet, Desnuda’ captó la atención de Albert Berger y Ron Yerxa. Luego abordaron a Nick Hornby y, viendo que los derechos aún estaban disponibles, Berger y Yerxa presentaron el proyecto a Judd Apatow. “Judd es un gran productor de cine y tiene un gran interés por la música, así que pensamos que sería el socio ideal. Respondió con entusiasmo a la novela y accedió a colaborar con nosotros para desarrollar un guion”, recuerda Berger. Ron Yerxa agrega: “Judd había leído todos los libros de Nick Hornby, por lo que ya estaba al tanto”.
  Con la historia que atraviesa el Reino Unido y los EE. UU. y personajes a ambos lados del Atlántico, la novela ‘Juliet, Desnuda’ ofrecía una oportunidad perfecta para que una productora estadounidense participara y contribuyera a la historia. Apatow acordó desarrollar el guion con su dinero discrecional como parte de su acuerdo con Universal y optó por el material para colaborar.
  La primera decisión a tomar era quién lo adaptaría. Albert Berger y Ron Yerxa ya habían coincidido con Jim Taylor y su esposa Tamera Jenkins. “Habíamos hecho una serie de proyectos con Jim a lo largo de los años y algunos con Jim y Tamara juntos. Sugerimos esta idea a Judd, y a todos les pareció que formarían un muy buen equipo para trabajar en el guion”, cuenta Berger, “nos reunimos con Jim y Tamara y nos embarcamos en el desarrollo del guion”.
  Fue durante la etapa de desarrollo cuando el colaborador y socio productor de Judd Apatow, Barry Mendel, escuchó sobre el proyecto. “Las personas que en realidad lo iniciaron fueron Ron y Albert, cuando le presentaron el proyecto a Judd. Estaban organizando una reunión, y Judd mencionó la reunión y el libro. Leí la novela por curiosidad y me encantó, así que me uní a la reunión y se convirtió en una colaboración muy natural entre los cuatro”, recuerda Mendel y agrega: “creo que todos somos productores de guiones, el objetivo era aceptar el desafío de la adaptación. No es algo que haya hecho antes, así que estaba entusiasmado por intentar tomar lo que fue una gran experiencia de lectura en formato de libro y hacer una película del mismo que valiera la pena. Ese desafío era parte de la atracción, ya que la mayoría de las adaptaciones, especialmente de buenos libros, resultan tristemente cortas”.
  Jim Taylor y Tamara Jenkins trabajaron metódicamente en los primeros borradores del guion. Barry Mendel reflexiona sobre la paciencia que se requiere para el proceso de escritura: “es como una de esas comidas cuya preparación lleva mucho tiempo”. Durante ese periodo, el apetito del estudio cinematográfico estadounidense por las comedias románticas británicas se alejó de los proyectos de gran presupuesto. Mendel, nuevamente: “habíamos encarado esta película bajo Universal con el trato de Judd y, de repente, la idea de hacer una película por 30 millones de dólares ya no tenía sentido. Universal nos aclaró: “nos gusta este guion, es un guion excelente, pero ya no estamos haciendo este tipo de películas”.
  “Entonces, a principios de 2014 nos enfrentamos al hecho de que no teníamos a nadie que nos financiara la película. En ese momento, nos dimos cuenta de que íbamos a tener que encontrar la forma de tomar lo que habíamos concebido como una película de tamaño mediano y convertirla en una versión grunge, lo que presentó un gran desafío. Entonces, enviamos el guion a personas independientes y entablamos una relación con LAMF, con Jeffrey Soros y Simon Horsman, que están haciendo este tipo de películas. Les encantó, querían hacerla y estaban listos para darle luz verde”.
  Con las finanzas y el guion en su lugar, era hora de buscar un director. Judd Apatow había trabajado extensamente con Jesse Peretz en la serie ‘Girls’ y consideraba que era una gran opción para este material. En el verano de 2014, después de reunirse con Albert Berger y Ron Yerxa, Peretz se incorporó con entusiasmo. “La novela me enganchó por completo”, recuerda.
  “Jesse era una elección ideal por varias razones, entre ellas el hecho de que había sido uno de los integrantes de la banda de rock alternativo The Lemonheads y conocía el mundo de la música y de los músicos”. Berger comenta: “creíamos que Jesse comprendería perfectamente el lado músico de Tucker, así como el lado fanático de la música de Duncan. Además, tendría un punto de vista sólido sobre la creación de los álbumes “Juliet” y “Juliet, al desnudo”. Berger agrega: “Jesse también le aportó una agradable sensación de empatía hacia el personaje de Annie y su historia. Tenía a los tres personajes y sus luchas centrales bajo control: la crianza de los hijos, el deseo de una mujer de encontrar su lugar en el mundo, el regreso del músico solitario, todo eso. Obviamente Jesse no es británico y tampoco es mujer, pero se conectó con cada uno de ellos de una manera única. Desde el diseño de producción hasta el vestuario, le aportó una honestidad y una autenticidad que ubicaron a la película en el tono correcto. En todos los sentidos, Jesse fue una elección perfecta”.
  Con Jesse a bordo y Jim Taylor y Tamara Jenkins que habían emprendido nuevos proyectos, el equipo comenzó a buscar un nuevo escritor para llevar adelante el guion. Peretz señala: “el guion era genial, pero también parecía que había oportunidades en la novela que no estaban en el borrador que había leído. Parte de mi objetivo era volver a trabajar un poco en el guion y obtener algunas de las cosas del libro que despertaron mi interés, e incorporarlas a la película”. Mendel agrega: “el primer borrador del guion era excelente y me encantó, inmediatamente sentí que era una película y no un proyecto que iba a quedar en el camino. En la siguiente fase, Jesse, después de haber leído el libro y haber visto el guion actual, hizo un análisis que me pareció inspirador. Una de las cosas fue hacer que la relación entre Jackson y Tucker fuera fundamental y que Jackson fuera más grande. En el libro él es más grande. En la versión de Jim y Tamara era un niño, y en el guion final volvió a envejecer, más allá de su edad en el libro. Esa fue una gran decisión. También tuvo la idea inspiradora de darle más importancia a la relación con Lizzie y mostrar la evolución de Tucker a través de su relación con ella, que mantiene una relación de amor y odio con él. Eso es algo que aparece más en la película que en el libro, donde ella tal vez está un poco más enfadada con su padre, pero en la película, si bien puedes ver que está enfadada con él, debajo de esa ira hay un anhelo real de una relación con su padre, que es una bella yuxtaposición y fue una innovación de Jesse, sumamente grandiosa”.
  Peretz agrega: “para mí, uno de los temas más interesante desde el punto de vista emocional era Tucker Crowe tratando de superar la falta de relación con sus hijos. Claramente, sus hijos (menos su hijo menor, con el que ha sido un padre terrible) eran este bloqueo que lo hacía odiarse a sí mismo, aunque no hacía nada al respecto. En el libro había un hilo establecido con Lizzie, su hija de 22 años, que va a visitarlo y él va a visitarla al hospital cuando ella da a luz. Ese personaje era mucho más pequeño en el primer guion y no mostraba la trayectoria. Para ser sincero, ahora nos hemos tomado un poco de libertad con la novela y hemos dado un paso más allá para traerlo a casa, para que él realmente se haga cargo y tenga éxito. Yo diría que ése fue el elemento más importante de mi discurso al volver a trabajar en el guion para conseguir una redención de un tamaño razonable, aprender algo sobre sí mismo y hacerse presente con otro de sus hijos”.
  Peretz enfatiza: “digo que, con gran respeto por Tamara y Jim, el guion que escribieron fue fantástico y sumamente divertido. Es un verdadero reto tomar una novela que tiene mucho contenido que es comunicado directamente al lector; a veces es difícil encontrar la forma más inteligente y económica de transmitirlo en la pantalla. Aplaudo todas las elecciones que hicieron y lo mucho que sirvió ese guion, y lo mucho a lo que nos hemos aferrado”.
  “Jim y Tamara habían hecho un trabajo excelente, pero sentimos que necesitábamos una nueva voz, y en cierto punto acordamos que Phil Robinson viniera a hacer un borrador del guion incorporando todas nuestras observaciones”, dice Berger. Al elaborar el cronograma de desarrollo, Barry Mendel señala: “Phil Robinson dio un paso adelante y aprendimos algunas cosas de eso. Entonces, Jesse dijo: ‘¿y si trabajo con mi hermana en ello?’ Phil trabajó en el guion aproximadamente cuatro meses, y luego Jesse y Evgenia otros nueve meses”.
  Yerxa se explaya sobre la adaptación de la novela a un guion cinematográfico: “el desafío del libro es que depende de muchos intercambios de correos electrónicos entre Annie y Tucker, que se dan cuenta de que son almas gemelas a pesar de que nunca se han conocido. Así que necesitábamos encontrar la manera de hacer de esta presunción epistolar una experiencia visual”.
  “Después de que Phil Robinson completara el borrador, Evgenia Peretz se unió al equipo y tuvo un efecto maravilloso en el proyecto”. Berger continúa: “Evgenia proporcionó una mirada femenina muy necesaria para el proyecto, que generalmente es buena idea cuando tienes un personaje principal femenino. Evgenia se basó en la complejidad del personaje de Hornby y aportó un conjunto de habilidades inteligentes y flexibles, profundizando en Annie y en las agallas de la película. Simplificó la narrativa e hizo un buen trabajo al transmitir lo que Jesse quería decir”.

LA ELECCIÓN DEL REPARTO...
  “Este es precisamente el elenco que Jesse quería”, recuerda Albert Berger. Barry Mendel comparte la cronología: “empezamos a enviar el guion al elenco probablemente a principios de 2016. Nos habían contactado bastantes actrices interesadas en interpretar a Annie, así que organizamos varias reuniones. Tuvimos una gran experiencia de trabajo con Rose, con quien trabajamos en ‘La Boda de mi Mejor Amiga’, con Judd y, además, él había hecho ‘Todo Sobre mi Desmadre’ con ella. Estábamos muy contentos de tener una película donde ella pudiera interpretar el papel principal porque sabíamos que daba para mucho más de lo que había demostrado y que la gente no lo había visto antes”.
  “Conocí a Rose casi al principio, ella era fan de la novela desde hacía años. Yo siempre he sido un gran admirador de ella, cumplía con todos los requisitos en términos de ser divertida, empática y sensible”, recuerda Peretz. “Es un placer trabajar con ella. Teníamos unas conversaciones geniales sobre el personaje, y fue muy útil en la última etapa de la escritura cuando considerábamos que su personaje no era lo suficientemente activo, y encontramos las maneras, sin crear nada que no estuviera en el libro, de incorporar algunas cosas divertidas para que ella interpretara”.
  Berger añade: “Rose Byrne era alguien que Ron y yo admirábamos desde hacía mucho tiempo. Ella no es británica, pero es un genio con los acentos, además tiene una gran capacidad para abordar un papel. Es un camaleón; y se convirtió en Annie. Tan hermosa como es, también es alguien con quien resulta fácil identificarse. Quizás lo más importante es que es tan sólida en comedia como lo es en drama”.
  Rose Byrne recuerda que se entusiasmó desde el principio: “me enteré y pensé ‘Dios mío, me encantaría hacer eso’, porque amo el libro. Sabía que Judd, con quien había trabajado algunas veces, era el productor. Dos años antes de comenzar la producción, me reuní con Jesse Peretz para presentarme. Yo también admiraba mucho su trabajo”.
  Hablando durante la producción, sus dos protagonistas masculinos elogian a su compañera de reparto, Chris O 'Dowd comenta: “en primer lugar, Rose es una excelente actriz, muy graciosa, obviamente tuve la oportunidad de trabajar con ella anteriormente en ‘La Boda de mi Mejor Amiga’ y recuerdo lo divertida que era. Posee una cualidad formal que también puede ser seguida por un ingenio mordaz. Puede ser sumamente firme y fuerte, la ves en algo como la serie ‘Daños y Perjuicios’ y luego puede hacerte reír. Es una actriz con mucho talento”. Ethan Hawke agrega: “es extraño cómo sucede con los actores y los papeles; cuando es el correcto se siente que estaba destinado a serlo. Lo he visto varias veces en mi carrera, donde la intersección de la parte de la película parece absolutamente apropiada. Rose es genuinamente divertida, hermosa y encantadora, y se convierte en la heroína perfecta para una comedia romántica”.
  Hablando de sus proyectos anteriores con Byrne, Mendel concluye: “nuestra experiencia era emocionarse por lo que ves en el set, pero con Rose cuando llegas a la sala de edición y comienzas a cortar, siempre encuentras mucho más allí e incluso mucho mejor de lo que viste en el set. Tiene una habilidad mágica para hacer eso que muy pocos actores tienen, muchas veces te gusta en el set y llegas a la sala de edición y tienes que ingeniártelas. Con ella pasa todo lo contrario, te entrega todos estos regalos que no sabías que estabas recibiendo”.
  El Tucker Crowe de la juventud e imaginación de Duncan es muy diferente al personaje en el momento en que se presenta en la película. Ron Yerxa dice: “Tucker vive en lo que antiguamente era un garaje con su hijo pequeño durante los últimos veinte años. Se exilió de la vida pública, aparentemente castigándose a sí mismo. Ahora, está buscando un poco de redención”.
  “Al final, necesitábamos tener un Tucker para tener una película”, Mendel retoma el cronograma del casting: “enviamos el guion a Ethan en el verano de 2016, y él dijo que sí. Recuerdo que Jesse y yo nos juntamos con él a almorzar en Brooklyn. No sabíamos cómo de interesado estaba, sabíamos que había leído el guion y que quería que nos reuniéramos, así que eso nos dio esperanzas”.
  Al reflexionar sobre la razón por la que le atrajo el guion, Ethan Hawke comenta: “uno se pregunta si tendrá éxito o no en un papel, y si tienes ideas para hacerlo divertido. Si despierta tu creatividad. Recuerdo que sentí que habría sido muy divertido hacer ‘Reality Bites (Bocados de Realidad)’, y luego no actué en ninguna película durante veinte años y volví con ésta. Ojalá hubiera hecho aquélla, hubiera sido muy divertido”.
  Berger agrega: “Ethan era un poco más joven que el personaje tal como está escrito y eso era emocionante porque podíamos sacar ventaja de una manera u otra. Por un lado, tenemos la oportunidad de elegir un actor con energía romántica y, por otro, está interpretando a un tipo que tiene varios kilómetros encima. Seleccionar a Ethan fue una gran manera de repartir la diferencia. Fue gracioso porque sentíamos un poco de vergüenza al ofrecerle este papel. Nos parecía que era demasiado joven y que podría ofenderse. Ethan leyó el guion y respondió: “bueno, tengo la edad suficiente para tener un ataque al corazón, no hay nada acerca de este personaje con el que no pueda identificarme”.
  “Desde el principio, fue muy convincente y para mí, mágico”. Barry Mendel recuerda la primera reunión en Brooklyn: “salí de allí pensando ‘esto es ideal, espero que suceda’, y sucedió. Luego nos pusimos en carrera”.
  “La primera vez que nos reunimos con Ethan, dijo: ‘ya sabes, Duncan va a robar la película, esa es una gran parte’ de una manera divertida”, recuerda Barry Mendel. “En muchos sentidos, Duncan siempre fue mi personaje favorito cuando leí el guion y el libro”, comenta Hawke, “Nick Hornby tiene mucho amor por el geek fanático obsesivo. Se identifica con esa parte, le recuerda al gran personaje de Phillips Seymour Hoffman en ‘Casi Famosos’, tan orgulloso de su rareza. Entonces, de muchas maneras, es mi personaje favorito”.
  Yerxa nos describe a Duncan: “es un tipo raro, obsesionado con un extraño músico estadounidense, poco conocido en el resto del mundo. Ha destilado más significado de la música de Tucker de lo que realmente había. Duncan tiene una sala de chat en la que hombres de mediana edad con ideas afines definen su vida en torno a las letras y las progresiones musicales del trabajo de Tucker Crowe”.
  El director Jesse Peretz no tenía dudas sobre quién debería interpretar el papel, “Honestamente, cuando leí el guion y leí el libro, fue la primera persona que se me vino a la cabeza, incluso antes de terminar el guion pensé: ‘quiero hacer esta película, especialmente si puedo tener a Chris O'Dowd para interpretar a Duncan’”, confiesa Peretz. “Chris era el único tipo con el que había trabajado anteriormente, ya que lo dirigí en un episodio de ‘Girls’. Me pareció muy divertido y un gran improvisador, cuando terminamos con ese episodio me quedé pensando: ‘tengo que hacer una película con él’”.
  Chris O'Dowd recuerda: “Barry Mendel, el productor, me envió un correo electrónico que leí cuando estaba haciendo una película de ciencia ficción y me atrajo muchísimo porque ¡no se trataba de una película de ciencia ficción! Había trabajado con Jesse Peretz anteriormente en algunos episodios de ‘Girls’. También había trabajado con Barry Mendel en algunas películas de Judd Apatow y siempre congeniamos. Entonces, leí el libro inmediatamente antes de leer el guion porque siento que es mejor en estos casos para sentir que hay una historia que contar. Lo disfruté muchísimo, y así comenzó todo”.
  A pesar de su entusiasmo por el proyecto, el equipo se enfrentó a un pequeño problema de programación: “un mes después, Chris nos informó que su esposa estaba embarazada y que no podía dejar la ciudad para hacer la película en primavera, tal como estaba planeado”, cuenta Barry Mendel. “Entonces, tuvimos que dejarlo ir. Empezamos a buscar otros actores, pero no encontramos a nadie tan bueno como Chris, así que eventualmente volvimos a hablar con él y le preguntamos si podría hacer la película si lo esperábamos hasta que su mujer tuviera el bebé. Como a él también le había encantado el papel y había quedado destrozado cuando no funcionó, resultó en un final feliz para todos”.
  Peretz se sintió aliviado: “es el único tipo que puedo decir con certeza que será capaz de atrapar esta obsesión miope y de hacerlo de una manera divertida y agradable, y hacer estas cosas horribles y aun así, de alguna manera, a la gente le agradará. Esa fue una de las razones por las que seguimos atrasando el comienzo de la película para que se ajustase a su complicada vida y agenda laboral. Para mí era muy importante tenerlo en la película”.
  Albert Berger resume el desafío de elegir al personaje: “para el papel de Duncan necesitábamos a alguien que gustara. Como Duncan es tan inconsciente, dice cosas que tal vez no quiere decir, en las manos equivocadas podría ser terriblemente molesto. Chris le aportó un gran encanto y humor espontáneo al personaje. No puedes dejar de quererlo a pesar de lo estúpido que es. El lado ñoño obsesivo de la música le tenía que salir perfecto, como también el profesor de la facultad, y uno debía entender por qué Annie se había mantenido a su lado por quince años. Su atractivo debe ser evidente, pero al mismo tiempo uno tiene que reconocer que Annie y Duncan son, en última instancia, el uno para el otro. Es necesario que exista la posibilidad de una relación emergente con Tucker que el público pueda apoyar. Hay muchas dinámicas importantes en juego: Chris tiene que ser agradable, pero no demasiado, tiene que ser divertido y sensible. Había muchos requisitos para el papel”.
  “Tiene gracia natural y mucho talento para la comedia”, agrega Rose Byrne. “Pero también es muy dramático y lo puede transmitir. Debido a que este personaje es complejo, en el libro puedes ver más de su psicología, pero en una película es mucho más difícil, así que debes confiar en el encanto del actor. Tiene como el desarrollo atrofiado, esa cualidad juvenil inmadura que no madurará y esta cualidad obsesiva con la música. Está hecho con un humor muy suave que resulta divertido”.

logo radio directo


Videoclip musical
CONOCES A TOMÁS?

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... PESADILLA EN ELM STREET