Fichas de peliculas
  • Registro
VOLVER A EMPEZAR
INFORMACIÓN
Titulo original: Herself
Año Producción: 2020
Nacionalidad: Irlanda, Inglaterra
Duración: 97 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Drama
Director: Phyllida Lloyd
Guión: Malcolm Campbell, Clare Dunne
Fotografía: Tom Comerford
Música: Natalie Holt
FECHA DE ESTRENO
España: 4 Diciembre 2020
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Caramel Films


SINOPSIS

A primera vista, Sandra es una joven madre que se esfuerza en conseguir un hogar cálido, seguro y feliz donde crezcan sus dos pequeñas hijas. Decidida a que sus vidas mejoren, y cuando entiende que las instituciones no van ayudarla, decide que lo levantará desde cero. Con muy poco dinero y sin ahorros, Sandra deberá utilizar toda su ingenuidad para convertir en realidad su ambicioso plan...

INTÉRPRETES

CLARE DUNNE, HARRIET WALTER, CONLETH HILL, REBECCA O'MARA, CATHY BELTON, SEAN DUGGAN, LIZ FITZGIBBON, CHARLENE GLEESON, IAN LLOYD ANDERSON, MOLLY McCANN, ERICKA ROE, FRANK PRENDERGAST, SARAH KINLEN

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de San Sebastián 2020

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

EL MEJOR DE LOS PLANES...
  Clare Dunne estaba en Nueva York cuando se le ocurrió la idea de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF). La actriz dublinesa acababa de fichar con un agente de Nueva York y estaba pasando un casting para papeles destinados a la temporada de programas piloto. En medio de su apretada agenda, una íntima amiga irlandesa, madre soltera con tres hijos, la llamó por teléfono y le explicó que tenía que declararse 'persona sin hogar'. Le explicó que su casero iba a echarla dentro de un mes y que, aunque sus padres podían alojarla en su casa, sólo disponían de una habitación libre para ella y los tres niños. A Dunne le impactó tanto la noticia que no pudo concentrarse en su siguiente audición.
  "'Aquí estoy, en Nueva York, tratando de que alguien me descubra, mientras que mi amiga es técnicamente una 'persona sin hogar'”, pensó para sí misma. "Recuerdo que me sentí furiosa y frustrada y pensé: 'Esta situación es un horror'. Las hipotecas y los elevadísimos precios de la vivienda son una locura”.
  Estuvo varios días dándole vueltas a la situación de su amiga. Y de pronto se le ocurrió una idea: "Qué pasa si una mujer dice: 'Voy a buscar un terreno y voy a construir una casa’. Después de todo solo se necesitan ladrillos y madera. Busqué en Google las palabras "Autoconstrucción, Irlanda" y encontré a un arquitecto irlandés llamado Dominic Stevens que se había construido una casa por un precio asequible. Ese fue el punto de partida”.
  La carrera teatral de Dunne iba por buen camino, ya que tenía una excelente relación de trabajo con la directora Phyllida Lloyd (¡Mamma Mia! La película, La dama de hierro).
  "Conocí a Clare cuando estaba haciendo un casting para Julio César al principio de mi proyecto de un Shakespeare integrado solo de mujeres”, dice Lloyd. "Clare se presentó para el papel de Porcia. Nunca olvidaré su audición”. Dunne afirma: "Creí que había hecho la peor audición del mundo”.
  Pero la directora lo recuerda como "ese momento increíble en que ves a un actor que es completamente él mismo; cuando desaparece la distancia que hay entre él y su personaje”.
  Dunne acabó trabajando en la obra que se representó en el Donmar Warehouse de Londres y en Nueva York. Durante los siguientes años, actuó en otras producciones de Shakespeare para Lloyd. Pero entre tanto trabajaba en el guión de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF). Cuando terminó un primer borrador, envió una copia por correo electrónico a Sharon Horgan, la actriz, escritora y productora irlandesa, conocida por la series de televisión Pulling (2006-2009), Catastrophe (2015-2019) y Divorce (2016-2019) y que produce contenidos para el cine y la televisión con Merman, su compañía.
  "Sería maravilloso que alguien de su productora pudiera leer esto", escribió Dunne.
Horgan retoma la historia: "Clare me envió un correo electrónico espontáneo con el guión de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF). No la conocía de nada. En ese momento estaba en Nueva York haciendo Divorce, así que se lo di a nuestra lectora de guiones. Y me envió una nota diciendo: 'No estoy segura de que esto encaje con nosotros'. Como Clare era irlandesa y me había enviado un correo electrónico encantador, pensé 'bueno, voy a leerlo por si acaso’”.
  Una vez que Horgan empezó a leerlo no pudo parar. "Lo leí hasta el final. Me dejó alucinada. Me puse en contacto con ella y le dije que quería hacer algo con el guion”.
  "A la mañana siguiente, me desperté y tenía dos correos electrónicos de Sharon", recuerda Dunne. "En el primero decía: 'Ojalá alguien pueda hacerlo en los próximos meses’. Pero había otro correo electrónico posterior que decía: 'Lo siento Clare, olvídate del primer correo. Empecé a leer el guión y no he parado hasta el final. ¿Puedes llamarme esta noche?’”.
  Horgan se sintió atraída por la historia. "Se trata de una madre joven llamada Sandra que tiene una relación con un maltratador", dice la productora. "Cuando se libera por fin de esa relación, no tiene adónde ir y le adjudican una vivienda temporal: una habitación de hotel. Por mucho que trabaje, por mucho que lo intente, no logra cambiar las cosas, así que decide tomar las riendas de su vida y construir su propia casa. Como era de esperar, la tarea no es nada fácil. Incluso cuando tienes algo de dinero y cuentas con apoyo a tu alrededor”.
  "Eso es lo que me atrajo", continúa diciendo Horgan. "Es una historia difícil que encierra una gran esperanza. Sandra está en una posición complicada: una relación destructiva y horrible de la que ha logrado salir. Aun así, VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) no es una historia triste. Hay momentos de desesperación y dificultades, pero ella tiene una gran fuerza interior. La gente se une para ayudarla. Pero también le resulta difícil aceptar esa ayuda. Es una historia sencilla con una narrativa muy potente”.

LOS CIMIENTOS...

  Rory Gilmartin, un productor de Element Pictures, estaba trabajando en Screen Ireland cuando leyó por primera vez un borrador de HERSELF que Dunne le había enviado buscando financiación. Y se quedó prendado de la historia. "Clare tiene una forma de escribir tan fresca", dice Gilmartin. "Era un enfoque fresco y esperanzador de los problemas que provoca la escasez de vivienda y el maltrato doméstico. Sandra quiere encontrar una salida a los problemas en los que está metida. Me atrajo la esperanza que hay en la historia de Clare”.
  La financiación de Screen Ireland para desarrollar el proyecto estaba en camino y eso permitió a la actriz pasar cuatro meses escribiendo e investigando su historia. Mientras tanto, el proyecto de Phyllida Lloyd sobre una versión de Shakespeare en el teatro continuaba. Durante una representación de Enrique IV en Nueva York, Dunne le dio su guion al director para que lo leyera.
  "Incluso antes de llegar a la mitad del guión, me sorprendió el extraordinario sentido de la proporción que tenía Clare a la hora de escribir", dice Lloyd. "Para alguien que nunca lo había hecho, tenía un gran dominio de la relación entre palabras e imágenes. Era una guionista nata”.
  A Lloyd le impresionó la búsqueda de Sandra por autoconstruir su camino hacia la recuperación. VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) es una historia de una mujer que intenta salir de un infierno. "Sandra se está reconstruyendo a sí misma y lo hace literalmente después de perder la autoestima como consecuencia de su relación con un maltratador. Es alguien a quien han despojado de su libre albedrío, de su autonomía. Es lo que ocurre cuando una mujer pide ayuda insistentemente. Lo fascinante es que la ayuda no va a venir de donde ella cree”, dice la directora.
  Pero no era una historia envuelta en un realismo social sombrío. "Clare es una persona muy divertida e ingeniosa”, dice la directora. Y añade: ”Y Sandra es un personaje tan indomable que me enamoré de ella”.
  En un principio, ni Lloyd ni Dunne pensaron en trabajar juntas en el proyecto, pero la directora no dejó de pensar en la historia. Unos días después de leer el guión, Lloyd se ofreció voluntaria para dirigir la película y Dunne le presentó a Sharon Horgan. "Phyllida, Clare y yo trabajamos en el guión", recuerda Horgan. "Después, nos reunimos con Ed Guiney de Element Pictures. Y cuando Element se embarcó en el proyecto, nos pusimos en marcha”.
  Element son los creadores de éxitos de taquilla como La Favorita (2018), La habitación (2015) y El sacrificio de un ciervo sagrado (2017) y demostraron ser los socios de producción perfectos para VOLVER A EMPEZAR (HERSELF). "Siempre me ha gustado colaborar con más gente", dice Horgan. "Lo más inteligente es encontrar personas que son más inteligentes que tú. Conozco a Ed desde hace años, pero nunca había tenido la oportunidad de presentarle un proyecto que pudiera gustarle. Son gente muy buena en lo suyo y tienen muy buen gusto a la hora de escoger proyectos. Esperaba que vieran en el guión, y en Clare, lo que vimos nosotros”.
  En Element comprendieron desde los primeros borradores de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) que tenían entre manos una gran película. "Me encantó lo que Clare estaba haciendo con el guión, y me pareció un grupo de personas muy atractivo con quien trabajar", dice Guiney. "La historia trata sobre un tema social muy particular, pero también es una historia entretenida sobre la determinación de una persona para superar las dificultades. Es una historia muy entretenida. Phyllida tiene un toque de ligereza lo que significa que concede mucha importancia a que una película sea también entretenida. Es conmovedora, muy emotiva. Los personajes son geniales. Además, es un mundo que parece muy real y no una fantasía”.
  El círculo de la producción se completó cuando Rory Gilmartin, que apoyó el guión en Screen Ireland, se incorporó a Element y a HERSELF como productor.

CREANDO UNA ESTRUCTURA...
  Durante años, Clare Dunne, guionista y actriz, realizó el trabajo pesado de escribir el guión de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF). No solo escribía los diálogos, también tuvo que investigar el mercado de la autoconstrucción y las leyes irlandesas sobre esa actividad. Además consultó con Dominic Stevens, el arquitecto en él que se inspiró al principio del proyecto. Acumuló maletas llenas de notas de documentación y guiones gráficos. El calendario de rodaje estaba empezando a tomar forma así que Clare debía comenzar a pensar en su papel de protagonista de la película. Así que el equipo decidió contratar a un guionista que siguiera trabajando en el guión.

  Malcolm Campbell, el guionista de What Richard Did (2012), ya había trabajado con Element Pictures, la productora de la película de Lenny Abrahamson que había cosechado un gran éxito de crítica. "Malcolm entró como segundo guionista para ayudarnos tanto en el plano de las ideas como en la técnica", dice Phyllida Lloyd, directora de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF).
  Tanto la directora como el coguionista deseaban preservar la visión de Dunne. "Parecía un himno a las mujeres trabajadoras", explica Campbell. "La idea de que alguien tuviera que empezar totalmente de cero, no solo para construir una casa sino también para reconstruir su vida, era tremendamente atractiva. Y por encima de todo está ese increíble personaje que Clare creó y que encarna. Para mí era importante poblar su mundo. Al final, ella comienza sin nada. A veces se necesita un pueblo entero para que las cosas se pongan en marcha. Parte de mi trabajo consistió en construir una red de apoyo alrededor de Sandra”.
  Cuando Campbell y Lloyd trabajaban juntos en el guión, la directora visitaba al guionista en su casa de Dublín. "Ella se ocupaba de los niños mientras yo escribía", dice. "Había una gran armonía. Las charlas eran muy productivas. A Phyllida le gusta trabajar en equipo. Y eso no es fácil de encontrar. Me ocurrió con Lenny en What Richard Did”.
  Construir las bases de HERSELF durante la preproducción fue un trabajo de colaboración. Element y Merman, la compañía de Sharon Horgan, trabajaron codo con codo para dar forma al guión.
  "Debo reconocer que yo no tenía mucha experiencia en el cine", dice Horgan, conocido por series de televisión como Catastrophe y Divorce. "Tuve que abordarlo de la misma manera que hago con cualquier guión: llegando al alma de la historia. Todos ayudaron a dar forma al producto final”.
  Según Phyllida Lloyd, la tenacidad de Horgan fue importantísima que se deshace en elogios ante la energía de la productora.
"Producía una cosa, dirigía otra, llevaba los niños al colegio y aun le quedaba tiempo para levantarse a las 5 de la mañana y leer el último borrador de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) y escribir notas. Ha aportado una energía muy positiva a esta película”.
  Element y Horgan ayudaron a buscar socios de producción para VOLVER A EMPEZAR (HERSELF). "Hablé enseguida con Rose Garnett, que dirige BBC Films", dice Guiney. "Le interesó el concepto de la película y le atraía la idea de hacer algo con Phyllida, Sharon y Clare. Screen Ireland aportó más dinero para el desarrollo de la cinta junto con la BBC. Y después se incorporó el BFI”. Así que todo empezaba a encajar por fin.
  "Puedes pasarte años desarrollando una película para llegar a cierto nivel", dice Horgan. "En el cine, a pesar de que todas las piezas encajen, incluido el casting, puedes seguir sin luz verde para materializar el proyecto. Cuando te la dan, todo se pone en marcha. Element ya ha pasado por ese trance. Pero formar parte de esa monstruo una vez que empieza a moverse ha sido una gran experiencia de aprendizaje”.

EL REPARTO Y EL EQUIPO TÉCNICO...
  Al principio, a Clare Dunne no se le había pasado por la cabeza interpretar a Sandra, la protagonista de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF). "Siempre asumí que debería interpretarlo otra persona para conseguir financiación", dice. "Envié el proyecto a varias actrices. Todas me respondieron diciendo: '¿Por qué no lo haces tú?’ Una vez que Phyllida se incorporó al proyecto, dijo: 'Mi única condición para dirigir la película es que Clare la protagonice'“.
  Phyllida Lloyd, la directora, cree que la película podría haberse hecho con un presupuesto mayor, pero le pareció importante crear un grupo orgánico de actores alrededor de Clare. Y a los productores les gustó la idea. Implicaba un presupuesto más bajo, pero dio lugar a una libertad creativa que quizás no se habría producido con la inclusión de grandes estrellas.
  "Trabajar con un presupuesto reducido te da cierta libertad: eliges a los actores de forma creativa en lugar de fijarte en el mercado”, dice Rory Gilmartin, productor.
  "Decíamos en broma que era como un Phyllida Unplugged", continúa diciendo Ed Guiney, productor. "Es una película reducida al mínimo. Es mucho más pequeña que las anteriores que ha hecho. El equipo es increíble y creo que ha sido una experiencia realmente productiva para ella, muy liberadora. Phyllida está a cargo de todo y puede tomar sus propias decisiones y elegir lo que quiera”.
  El reparto secundario incluye a Conleth Hill (Juego de tronos, Dublin Murders), que encarna a Aido, un contratista de obras que decide ayudar a Sandra a construir la casa de sus sueños. A Hill le encantó la idea de interpretar a "un hombre blanco de mediana edad que no era ni horrible, ni enemigo de todo el mundo. Como hombre blanco de mediana edad que nunca ha estado en contra de la igualdad, creo que se nos mide a todos por el mismo rasero. Así que fue genial interpretar a un personaje que no era el malo”.
  El pedigrí de Hill, no solo en la exitosa serie de televisión de HBO Juego de tronos, sino también en los escenarios teatrales, encajaba perfectamente. En Element eran fans suyos. "Creo que Conleth es uno de los mejores actores del país", dice Guiney. "Tiene una versatilidad y una flexibilidad increíbles, así que tenía muchas ganas de que aceptara el papel”.
  A Dunne le encantó contar con Hill: "Conleth puede improvisar mucho más de lo que había imaginado. A veces tuve momentos de duda sobre VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) porque no tengo mucha experiencia en el cine. Y Conleth me daba algunos consejos. Me animaba mucho”.
  Harriet Walter (Expiación, más allá de la pasión, The Crown), que encarna a Peggy, la mujer para la que trabaja Sandra y que le ofrece su jardín trasero para que Sandra construya su casa en VOLVER A EMPEZAR (HERSELF), ya formaba parte de la familia. Walter conocía a Clare Dunne desde 2012, cuando actuaron juntas en el Julio César de Phyllida Lloyd.
  "Clare interpretaba a mi esposa en Julio César, y a mi hijo en una versión femenina de Enrique IV, así que hemos mantenido todo tipo de relaciones”, dice Walter. La actriz recuerda a Dunne trabajando en el guión. "'Tiene que salir bien porque este es el quinto borrador', solía decir. Después comprendí que había escrito un gran papel para una mujer mayor. Y ahí es donde entraba yo”.
  Ian Lloyd Anderson (Juego de tronos, Love/Hate), que interpreta a Gary, el marido maltratador de Sandra, también había trabajado con Dunne en el teatro. Al actor dublinés le impresionó la historia de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF): "Es una historia sobre la resiliencia de una mujer, no solo para sobrevivir a una relación de maltrato, sino para luchar, sobrevivir y ofrecer una buena vida a sus hijos, sin importar los obstáculos que siguen apareciendo, ya sea en el trabajo o por la muerte de su propia madre”. El actor quería interpretar a Gary porque el personaje no tiene nada que ver con él. “Fue una gran oportunidad para ampliar mis horizontes y poner a prueba mi registro como actor”, dice.
  Seleccionar a los hijos de Sandra fue un proceso más largo. La directora de casting Louise Kiely (Langosta, Sing Street) convocó un casting y Clare Dunne conoció a todos los aspirantes. "Conseguí que Clare improvisara con todos los niños", dice Phyllida Lloyd. "Clare estuvo fantástica con ellos. Fue un proceso muy útil. Y encontramos a dos niñas extraordinarias".
  Dunne dice que las dos chicas, Molly McCann, que interpreta a Molly, y Ruby Rose O'Hara, que interpreta a su hermana Emma, son las verdaderas estrellas de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF).
  "Molly tiene una gran imaginación", dice Dunne. "Se implica en todo lo que le pides que haga. Si Phyllida le preguntaba: '¿Podrías estar un poco triste y recostar la cabeza en el hombro de Clare?', lo hacía y además con mucha naturalidad. Ocurre lo mismo con Ruby. Las dos se animaban mutuamente. Había una gran conexión entre ellas. Y mucha química. Ruby tiene uno de los trabajos más importantes de la película: le cuenta a su madre un cuento antes de dormir que la inspira a investigar la construcción de viviendas. En las audiciones comprendimos que no solo se sabía los diálogos, sino que entendía lo que significaba la historia. Le sugerías algo y lo asimilaba como una auténtica profesional”.
  Los productores también tuvieron que buscar jefes de departamento. Encontraron un equipo de primera fila con la diseñadora de producción Tamara Conboy (Once [Una vez]), el director de fotografía Tom Comerford (Michael Inside) y la diseñadora de vestuario Consolata Boyle, que ha sido nominada a tres premios de la Academia (La reina, Florence Foster Jenkins, La reina Victoria y Abdul).
  Para Sharon Horgan, el mérito es de Element Pictures. "Element trabaja maravillosamente bien y con gran elegancia. Es la razón por la que la gente vuelve a trabajar con ellos, incluso cuando se trata de algo con un presupuesto más reducido como esta película. Estábamos encantados de contar con un gran equipo, pero también teníamos fe en que el material atraería a las personas adecuadas”.
  Boyle se enamoró del proyecto en cuanto leyó el guión. "Es una historia muy actual", comenta la diseñadora de vestuario. "Es un tema de vital importancia. Aborda la cuestión de las necesidades básicas de alojamiento, pero también la violencia en nuestra sociedad”.
  Durante la preproducción, la directora Phyllida Lloyd ideó la estética visual del drama con el director de fotografía Tom Comerford. "Phyllida tenía una visión sobre el estilo visual de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) y mi objetivo era llevarla a cabo", comenta Comerford. "Quería que la cámara diera una sensación orgánica, como si fuera una cámara de mano, así que evitamos las grúas, los drones o la Steadicam. Pasamos mucho tiempo hablando del guión: lo desglosamos en una lista de tomas, visitando las localizaciones y hablando de cómo podrían funcionar nuestras ideas en la puesta en escena”.

EQUILÍBRIO DE GÉNEROS...
  Desde el principio, los productores y el equipo creativo quisieron lograr un equilibrio de géneros del 50% en la producción de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF).
  Sharon Horgan afirma que este tema es una prioridad en Merman, su productora. "Nuestro objetivo es hacer historias de mujeres contadas por mujeres”, dice Horgan. "Historias potentes y esperanzadoras, pero situadas en el mundo en el que vivimos. Aparte de eso, la idea de hacer realidad el trabajo de una guionista novata es el motivo principal por el que creamos esta compañía. Queremos mostrar nuevas voces, desarrollar nuevos talentos. Queremos intentar que su trabajo se haga realidad”.

CONSTRUYE TU CASA Y ACABARÁN VINIENDO...
  La esencia de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) es la historia de una mujer que construye su propia casa. Esto suponía un gran desafío para los realizadores. Tenían que encontrar una localización en algún lugar de Dublín para construir una casa. La directora Phyllida Lloyd pasó semanas recorriendo jardines traseros de Dublín con el jefe de localizaciones Niall Martin (El asedio de Jadotville, La viuda).
  Cuando visitaba a Malcolm Campbell, el coguionista del proyecto, se pasaba el tiempo buscando un sitio adecuado. "Recorríamos la zona donde vivo y Phyllida saltaba literalmente por encima de los muros para ver los jardines", recuerda Campbell. "En una ocasión, entró en un parking que había detrás de un concesionario de automóviles. Salió un hombre del concesionario y ella tuvo que decirle que quería comprarse un coche”.
  Al final, los realizadores se instalaron en un jardín en la zona de Clontarf, en Dublín. "Pusimos mucho empeño en encontrar un espacio en un jardín que estuviera detrás de una casa contemporánea de Dublín y que fuera lo suficientemente grande como para albergar otra casa”, explica Rory Gilmartin, productor. "Y encontramos un espacio extraordinario, con un tamaño aproximado de cuatro campos de fútbol. Tuvimos mucha suerte. Porque estábamos empezando a preocuparnos”.
  Antes de que comenzara el rodaje, Clare Dunne y Phyllida Lloyd se inscribieron en un curso de autoconstrucción en Gales. "Se trataba de construir casas ecológicas que tuvieran muy poca huella de carbono. Es muy emocionante aprender nuevas competencias tan rápido”, dice Dunne.
  El dúo pasó una semana construyendo un pequeño edificio con estructura de madera. "Aprendimos a utilizar todas las herramientas: aserrar a mano, levantar objetos pesados, trabajar en equipo”, dice Lloyd. "Eso me dio mucha información y conocimientos sobre cómo podría trabajar el grupo in situ”.
  Dunne afirma que la experiencia fue fantástica: "Se puede aprender mucho de la autoconstrucción", dice. "No sabes de lo que eres capaz hasta que empiezas”.
  VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) se rodó en su totalidad en Dublín, pero Phyllida Lloyd se propuso hacer una historia universal. Según ella, esta historia tiene una componente mítica. Conleth Hill, que interpreta a Aido, el contratista de obras que ayuda a Sandra a construir su casa, dijo que este drama es muy diferente a su trabajo en Juego de tronos. "Es un equipo mucho más pequeño, una puesta en escena más íntima. Son muy diferentes, pero igual de satisfactorias”.
  "No he conocido a nadie desagradable en todo el tiempo que llevo aquí", añade Harriet Walter, que encarna a Peggy, la amiga de Sandra que le ofrece su jardín trasero para que Sandra construya su casa. "Todo el mundo es divertido, agradable, optimista”.

DISEÑOS PARA TODA LA VIDA...
  El rodaje de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) en la capital irlandesa duró cinco semanas. "Era un no parar", recuerda la guionista Clare Dunne, que interpreta a Sandra. "Sólo hubo un día en el que no tuve mucho que hacer. Tenía que estar siempre a tope, igual que Sandra cuando está entusiasmada. Estuvimos en muchos sitios de Dublín: Clontarf, Howth, las montañas de Dublín. Unas veces en un juzgado, otras en las paradas del tranvía”.
  Las localizaciones iban a la par que el torbellino de la vida de Sandra, mientras corre para llevar o recoger a los niños, en su alojamiento temporal y en varios trabajos. Las localizaciones, decoradas por la diseñadora de producción Tamara Conboy (Once [Una vez]), iban desde apartamentos sucios a pubs y grandes casas de Dublín y desde granjas hasta ferreterías. Para Conboy era importante "crear un mundo real con una geografía creíble. Quería que la película tuviera un tono que permaneciese hasta el final y, aunque era un tema duro, quería que los decorados fueran alegres en la medida de lo posible. Quería resaltar la personalidad de los personajes en sus espacios vitales”.
  Uno de los lugares más imaginativos fue la casa de Peggy. "Peggy y su marido son gente de clase media: médico y abogado”, explica la diseñadora de producción. "Han llevado una vida plena e interesante y les gusta el arte, la cultura y los viajes y por eso pude decorar su hogar con algunas piezas bastante inusuales. Los muebles se eligieron cuidadosamente para reflejar sus gustos y sus experiencias vitales”.
  “La casa de Peggy es muy sólida. Está bien construida y las habitaciones son grandes”, añade Harriet Walter, que encarna al personaje. "Los muebles son una mezcla. Unos son antiguos y otros los acaba de comprar. Hay objetos que ha ido recopilando en sus viajes ya que ha estado en el extranjero en misiones sanitarias como médico. Hay objetos étnicos en la pared. Es muy creíble”.
  Consolata Boyle desempeñó un papel fundamental en la creación de ese mundo creíble. Aunque Boyle es conocida por sus trabajos en ambientes lujosos como los de Florence Foster Jenkins (2016) y La reina (2006), este drama contemporáneo exigía, sin embargo, una sensibilidad muy delicada.
  Boyle, junto con la directora Phyllida Lloyd y Dunne, era consciente de que la ropa es lo último en lo que piensa Sandra. "Tiene tanto que hacer todos los días que se pone lo primero que encuentra", comenta Boyle. "Pero su sentido de la belleza siempre está presente. A pesar de que está exhausta y destrozada, desprende alegría y energía. Es un personaje indomable, pero es una mujer muy práctica a la hora de vestirse”.
  En el caso de Peggy, Boyle pensó cómo reflejar su historia y su pasado en su apariencia: "Ha viajado mucho y ha trabajado en lugares interesantes y exóticos. Le gustan las piezas étnicas. Y para reflejarlo utilicé joyas, colores, estampados. Pero todo de forma sutil, sin exageraciones”.
  Sin embargo, el mayor desafío para todos fue la construcción de la casa de Sandra. ¿Cómo construirían los realizadores una casa en la pantalla, a imagen y semejanza de la que Sandra construye en la historia?
  Al principio de la producción, Conboy y Lloyd se reunieron con Dominic Stevens, un arquitecto que había diseñado y construido su propia casa y que sirvió de inspiración a Dunne para contar la historia de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF).
  "Era un proyecto económico y eficiente que Stevens documentó a fondo”, explica Conboy. "Me resultó muy útil e hice la casa de Sandra basándome en el trabajo anterior de Dominic. Su proyecto se basa en compartir ideas. Y ese espíritu encajaba muy bien con nuestra historia. Dominic tiene un sitio web donde comparte generosamente sus planes y sus experiencias y se convirtió en nuestra Biblia. Teníamos muy poco tiempo para construir la casa, así que utilizar un método probado y comprobado era la opción más sensata. Sin olvidar que su diseño también es muy bonito. Añadimos algunas cosas para que fuera más personal”.
  Para reproducir el drama que discurre en la pantalla, la construcción de la casa se rodó cronológicamente. Así que el primer día de rodaje fue la escena en la que Sandra ve el terreno por primera vez. Lloyd, la directora, recuerda ese momento: "Había algo espiritual en los actores mirando ese trozo verde de tierra virgen y pensando: '¡Vamos a construir una casa aquí'!"
  El director de fotografía Tom Comerford (Michael Inside) continúa diciendo: "Después, nos íbamos y rodábamos otras escenas de la película en diferentes localizaciones. Luego volvíamos cada pocos días a medida que se construían nuevas secciones de la casa durante nuestra ausencia. Fue todo un desafío para el departamento de arte, pero hicieron un trabajo increíble”.
  Los actores y el equipo vieron cómo la casa iba cobrando vida. "Fue muy emocionante porque parecía que teníamos algo de Hollywood en el jardín trasero de la casa de alguien en Dublín", recuerda Dunne. "Hubo momentos en los que no me podía creer lo que estaba sucediendo. La casa que se construyó durante esas pocas semanas era increíble. Todo el mundo empezaba a experimentar lo que Sandra siente en la película. Todos, el
equipo, el reparto, estaban sintiendo lo que Sandra siente en la historia. En esta película había un gran corazón que no paraba de latir”.
  Hay pocas películas que entrañen una sensación de progreso tan física, comenta Harriet Walter. Y añade: "Construir algo de la nada es una sensación indescriptible. "Asumir toda la responsabilidad y convencer a un grupo de bichos raros para que te ayuden por amor al arte. El primer día era un terreno. Unos días después, había una estructura de madera. Al día siguiente tenía paredes y poco después estaba todo rematado y pintado. Ha sido extraordinario porque el proceso ha sido real. No te lo puedes inventar, tienes que construirlo. Ver una nueva fase del edificio cada vez que volvíamos ha sido una experiencia extraordinaria”.
  Algunos actores aprovecharon y pidieron consejos para sus casas. Para Conleth Hill, uno de los momentos más emocionantes fue aprender a usar una excavadora. "La excavadora fue el mejor día, ahí arriba en Wicklow Hills", recuerda. "Tuve que aprender a conducirla para que pareciera que sabía lo que estaba haciendo. No sé si podría construir una casa... puede que un mirador”.

ARRANCA EL RODAJE...
  Cuando empezó la producción, el guion estaba perfectamente armado. Eso permitió a Clare Dunne dejar de lado su papel de coguionista y centrarse en el personaje de Sandra.
  "Clare no presume de su papel de guionista en el set", comenta Conleth Hill, que encarna a Aido. "Es muy humilde. Se concentra en actuar. No pone pegas si hay que cambiar algo. Phyllida y ella tienen una relación fantástica, basada en la confianza y el afecto. Es un trabajo hecho con amor. Clare aparece en todas las escenas y no descansa nunca. La admiro muchísimo”.
  "Cada vez que veo a Clare, me sorprende", continúa diciendo Sharon Horgan, productora. "Es su primer papel protagonista en una película. Está prácticamente en todas las escenas. Aporta humanidad al papel porque lleva mucho tiempo viviendo con ese personaje. Se documentó muchísimo y habló con un montón de gente. Le interesa mucho el mensaje que transmite la película. Así que aporta todo ese bagaje al personaje. Hay belleza en todo lo que hace. Sandra tiene dentro de ella una fuerza y una determinación increíbles y Clare consigue que el personaje resulte totalmente creíble. No puedo apartar los ojos de ella cada vez que aparece en la pantalla. Su interpretación es extraordinaria”.
  A Ian Lloyd Anderson (Juego de tronos, Love/Hate), que interpreta al marido maltratador de Sandra y padre de sus hijas, le preocupaba hacer una escena violenta. "Tienes que hacer que parezca real, pero es difícil si alguien no confía en ti físicamente", dice. Pero los actores confiaban lo suficiente entre ellos para que funcionara.
  "Ian Lloyd Anderson trabaja de forma muy concienzuda", dice Dunne. "De camino al set ese día, me dijo que se había documentado sobre hombres maltratadores. Investigó a fondo lo que pasaba dentro de la cabeza de ese tipo, para comprender quién era. Tratamos esa escena como si fuera lucha libre: un baile. Todo estaba muy bien coreografiado. En el set todos nos dijeron que en la pantalla la escena era horrible. Pero vernos trabajar juntos en la habitación era ver a dos profesionales cuidándose el uno al otro”.
  Las hijas de Sandra en la película, Molly (Molly McCann) y Emma (Ruby Rose O'Hara) protagonizaron momentos muy divertidos durante el rodaje. "Un día, Gary, como padre de Molly, estaba a punto de abrocharse el cinturón de seguridad", recuerda Lloyd. "Ella no tenía que hablar, pero no dejaba de hablar con él. Le dije: 'Se supone que no debes hablar con él hasta que se disculpe con tu madre'. Molly me echó una mirada fulminante y dijo: '¿pero lo siente de verdad?'"
  Anderson dice que sus diminutas coprotagonistas son maravillosas. "Son tan buenas que empiezas a dudar de ti mismo. No tienen inhibiciones. Cuando gritan acción, van a por todas y no se lo piensan dos veces. En mi primer día, estábamos haciendo una escena en la que aparezco fuera de un hotel. Las niñas cruzan la calle y me ven. Una de ellas grita 'papi', mientras que la otra se agarra a la pierna de Clare y me mira con miedo. Casi me vengo abajo. La niña parecía desolada”.
  Phyllida Lloyd fue la luz que guió a todos los actores. Dunne describe a su amiga como una líder generosa y humilde. Las dos llevaba años trabajando juntas así que se entendían sin necesidad de hablar. Lloyd y Harriet Walter también compartían un pasado común en el teatro, mientras que Consolata Boyle, diseñadora de vestuario, había trabajado con la directora en La dama de hierro (2011).
  "Phyllida nunca levanta la voz", dice Dunne. Nunca se enfada ni pierde el control. Siempre se muestra tranquila y confía en que todo salga bien. Ve lo mejor en cada persona. Te exige porque sabe que eres capaz de dar más”.

RECONSTRUYENDO UNA VIDA...
  VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) es una historia que trata sobre temas sociales de actualidad: la crisis de la vivienda, que ocurre en muchas ciudades de todo el mundo, y los horrores del maltrato dentro de la familia. Pero en el fondo, es una historia sobre el poder del amor y la resiliencia.
  "El público acompaña a Sandra en su aventura y vive con ella las dificultades que atraviesa", afirma Rory Gilmartin, productor. "Este personaje y esta película están imbuidos de un espíritu de empoderamiento, de un espíritu de esperanza. La película nos habla del espíritu de comunidad. No importa lo destrozado o acorralado que te sientas, siempre hay gente dispuesta a ayudarte. Hay esperanza y ayuda por muy terrible que sea la situación”.
  Phyllida Lloyd, directora, coincide: "Creo que es una historia esperanzadora sobre el potencial que tiene el ser humano para reconstruirse. A veces la gente se ve superada por las circunstancias, pero se puede salir adelante cuando hay voluntad. Es un grito de guerra, una voluntad de superación, pero creo que la gente verá algo más: una historia trascendente de un ser humano. Clare y yo compartimos la idea de que la comedia y la tragedia están estrechamente relacionadas. Debido a que se trata de un tema candente, esta historia tiene una naturaleza distintiva e inusual”.
  A Clare Dunne se le ocurrió la idea de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF) tras recibir la llamada de una amiga que se había quedado sin casa y está convencida de que todos podemos aprender algo del renacer de Sandra en la historia.
  "Antes de que Irlanda fuera colonizada, solíamos construir casas para nuestras familias. Había un espíritu de comunidad”, dice la guionista y actriz. "Espero que la gente comprenda quiénes somos de verdad, más allá de la crisis de la vivienda y recuperemos una forma de vida más humana. A veces hay que echar una mano a la gente. Tienes que creer que se puede empezar de nuevo. Hay un ciclo en la vida. Solo espero que la gente se lleve algo bueno de VOLVER A EMPEZAR (HERSELF)".

LOS PERSONAJES...
Clare Dunne sobre Sandra Kelly:
  "Sandra es una persona que va a conseguir salir adelante. Representa muy bien a muchas mujeres de Dublín: es valiente, divertida y sincera. Tiene un gran corazón. Sus hijas son su tesoro. Es bastante lista e inteligente, aunque no haya ido a la universidad. Cuando quiere a alguien, se entrega en cuerpo y alma, así que las separaciones son dolorosas.
  Sus ganas de salir adelante, de dejar atrás su antigua vida, le harán superar todos los problemas. Además, tiene un gran sentido del humor. Saca las uñas cuando lo necesita, pero también es muy vulnerable. De hecho, le da miedo de charlar con otras mujeres a la puerta del colegio. Mujeres a las que acabará pidiendo ayuda para construir su casa.
  Cuando acaba su relación con el maltratador, eso no significa que los maltratos terminen. Sobre todo cuando hay niños implicados y el maltratador tiene acceso a los niños. Sandra está muy aislada de la gente. Cuando eres una persona tan traumatizada, te da miedo volver a confiar en alguien.
  Durante la película, ves cómo el corazón de Sandra empieza a abrirse a un nuevo amor. Se da cuenta de que puede volver a amar. Se da cuenta de que está a salvo. Es una superviviente”.

Conleth Hill sobre Aido:
  "Aido es padre de un niño con síndrome de Down. Ya ha tenido enfrentamientos con la familia del ex de Sandra antes y las cosas terminaron mal. Al principio no ene ningún interés en ayudar a Sandra y su causa, pero hace todo lo posible por ayudarla y hacer que la casa sea una realidad. Creo que es imposible no sentir empatía por la difícil situación de Sandra.
  Toda la lógica de la película es que si se da a las personas un poco de dinero, podrían valerse por sí mismas y construir sus propias casas. La mayoría de la gente no quiere vivir del Estado ni de limosnas si pueden evitarlo. Así que Aido cree que vale la pena seguir adelante. Es un hermoso estudio de Clare sobre un hombre inusual que ama a su familia y a su trabajo”.

Harriet Walter habla sobre Peggy:
  "Peggy es una médica con experiencia y tiene una buena situación económica. Es angloirlandesa. Ha estado en África, trabajando en misiones médicas. Es viuda y un hueso duro de roer. Sandra es su limpiadora. Heredó el trabajo de su madre, Michelle, que fue su limpiadora antes que ella. Peggy tenía una excelente relación con Michelle. Michelle murió recientemente y Sandra necesita dinero, así que le está echando un mano a Peggy. La cuida y limpia la casa.
  Peggy descubre que Sandra tiene un plan para construirse una casa y da la casualidad que ella tiene un terreno vacío en el jardín. Así que se dice: '¡Qué demonios! ¿Para qué más sirve?'
  La relación con su hija Grainne es bastante complicada. Se respetan porque son muy profesionales y siguen adelante con sus vidas. Pero entre ellas hay un profundo abismo del que nunca han hablado. Una herida abierta”.

Ian Lloyd Anderson habla sobre Gary Mullen:
  "Gary no es un personaje simpático. Está claro que es un hombre que lucha con sus propios demonios. De hecho, a los 30 años sigue luchando por conseguir un trabajo. Es padre de dos hijos y, por la razón que sea, se ha vuelto tremendamente violento en su relación con Sandra.
  Es agresivo, controlador. Me imaginé que Gary podría sufrir un trastorno narcisista de la personalidad: algo de lo que no sería consciente. Es cierto que no es una excusa para justificar en una historia de violencia doméstica. Ha sido maravilloso interpretar a un personaje como él.
  Me dio por leer cosas sobre el trastorno narcisista de la personalidad. Y descubrí que tiene una componente de control: la vanidad”.

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... MISTER BOO!

Criticas del pasado...

Crítica... FIREFOX. EL ARMA DEFINITIVACrítica... EL HOMBRE QUE PUDO REINAR Crítica... DIAMANTES PARA LA ETERNIDAD

Últimos DVD / BLU-RAY

PADRE NO HAY MÁS QUE UNO 2 (LA LLEGADA DE LA SUEGRA)LA CAZA CUENTA PENDIENTE

Todos los Dvd y Blu Ray's