Fichas de peliculas
  • Registro
GREEN BORDER
INFORMACIÓN
Titulo original: Zielona Granica
Año Producción: 2023
Nacionalidad: Polonia, Estados Unidos, Francia, República Checa, Bélgica, Alemania, Turquía
Duración: 147 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Drama
Director: Agnieszka Holland
Guión: Maciej Pisuk, Gabriela Lazarkiewicz, Agnieszka Holland
Fotografía: Tomasz Naumiuk
Música: Frédéric Vercheval
FECHA DE ESTRENO
España: 14 Junio 2024
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vercine


SINOPSIS

En los bosques traicioneros y pantanosos que conforman la llamada “frontera verde” entre Bielorrusia y Polonia, los refugiados de Medio Oriente y África que intentan llegar a la Unión Europea están atrapados en una crisis geopolítica cínicamente diseñada por el dictador bielorruso Alexander Lukashenko. En un intento de provocar a Europa, los refugiados son atraídos a la frontera mediante propaganda que promete un paso fácil a la UE. Peones en esta guerra oculta, las vidas de Julia, una activista recién reclutada que ha renunciado a su vida confortable, Jan, un joven guardia fronterizo, y una familia siria, se entrelazan...

INTÉRPRETES

JALAL ALTAWIL, MAJA OSTASZEWSKA, BEHIO DJANATI ATAI, TOMASZ WLOSOK, AL RASHI MOHAMAD, DALIA NAOUS, MONIKA FRAJCZYK, JASMINA POLAK, MACIEJ STUHR, AGATA KULESZA, MICHAL ZIELINSKI, ABOUBAKR BENSAIHI, JOELY MBUNDU, MALWINA BUSS, PIOTR STRAMOWSKI

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Seminci de Valladolid 2023
- Festival de Toronto 2023
- Festival de Venecia 2023

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DE LA DIRECTORA...
  Hace más de 30 años hice una película, EUROPA, EUROPA, sobre un niño judío que, para sobrevivir al Holocausto, asumió primero la identidad de un joven comunista estalinista, luego la de un soldado de la Wehrmacht y la de un alumno de la exclusiva escuela de las juventudes hitlerianas, convirtiéndose en un joven nazi. Era 1989 y acababa de caer el Muro de Berlín. El doble título pretendía expresar la dualidad de la tradición europea: la Europa de nuestras aspiraciones, cuna de la cultura y de la civilización, el Estado de derecho y la democracia, los derechos humanos, la igualdad y la fraternidad, pero, por otro lado, Europa como cuna de los peores crímenes contra la humanidad, el egoísmo y el odio.
  En 1989, el año de la caída del Muro de Berlín y la victoria de la solidaridad, parecía que esta primera Europa estaba ganando, pero siempre sentí que el lado oscuro sólo permanecía latente y podía despertar en cualquier momento.
  Hoy, 30 años después, nos enfrentamos a un dilema similar. La “inoculación del Holocausto” ha dejado de funcionar. El huevo de la serpiente ha madurado...
  Después de la Segunda Guerra Mundial, los países occidentales entendieron que el derecho de asilo tenía que ser un derecho humano básico para poder integrar sociedades moralmente quebrantadas y responder a los desafíos de la desigualdad.
  El respeto por este derecho se ha ido erosionando gradualmente, e incluso ha sido ignorado por completo en la Unión Europea en los últimos años, convirtiéndose en una fortaleza mientras sus enemigos, tales como Putin y Lukashenko, utilizan la guerra y la miseria de los refugiados que huyen del conflicto como una especie de arma híbrida.
  En otoño de 2021, Lukashenko atrajo a una oleada de refugiados de varios países (Afganistán, Siria, Irak, Yemen, Congo) a la frontera bielorrusa con Polonia y Lituania. La propaganda de Lukashenko les había hecho creer que podrían cruzar fácilmente la frontera hacia la Unión Europea y encontrarse en un paraíso, que es eso lo que significa la Europa rica y democrática para las personas atormentadas por las guerras, la pobreza y la violencia.
  Las autoridades polacas, olvidando convenientemente que se trataba de personas vivas, los consideraron misiles híbridos, que hacían propaganda que invocaba amenazas, disgusto y miedo. No eran personas que buscaban refugio en nuestro país, sino los misiles de Putin atacando nuestras fronteras sagradas; un grupo de terroristas, pedófilos y zoófilos. Así, los servicios uniformados no tuvieron problema en violar el derecho internacional; los refugiados capturados, entre ellos mujeres, enfermos, niños y ancianos, fueron obligados a regresar a Bielorrusia, donde les esperaban torturas, palizas, hambre y violaciones, o fueron abandonados en la "zona de la muerte", donde la perspectiva (y todavía lo es) es la muerte en el bosque por hipotermia, hambre o ahogamiento en los pantanos.
  El bosque en la frontera entre Polonia y Bielorrusia es uno de los últimos bosques primitivos de Europa, a la vez que monumental y traicionero. Las autoridades aislaron a los medios de comunicación y a toda la ayuda humanitaria y médica. Muchos polacos estuvieron de acuerdo con estos métodos, y la Unión Europea tampoco protestó contenta de que el problema se estuviera solucionando sin su implicación. Pero una gran parte de la población local y de los jóvenes activistas, ante el sufrimiento y el miedo de personas inocentes, reaccionaron con normalidad: hay que ayudar a estas personas.
  El destino de estos migrantes y la catástrofe humanitaria que enfrentaban en un lugar, a menos de tres horas de Varsovia, me conmovió: vi en su situación algo conmovedoramente simbólico y, tal vez, el precedente de un drama que podría conducir al colapso moral (y también político) de nuestro mundo.
  En este momento, mientras escribo estas palabras, la trágica guerra en Ucrania lleva meses sucediendo. El mundo, por voluntad de un solo dictador, se enfrenta a la perspectiva de un cambio total, una enorme amenaza global. Cientos de miles de refugiados de guerra ucranianos cruzan la frontera polaca todos los días. Se encuentran con una enorme ola de solidaridad y ayuda; tanto de la opinión pública como de las autoridades polacas, que antes se mostraban tan reacias a aceptar a las víctimas de otras crisis humanitarias.
  Los polacos están justificadamente orgullosos de su hospitalidad y sólo unos pocos se preguntan por qué es tan selectiva y por qué Europa y sus gobiernos aplican dobles estándares a las personas que huyen de la guerra.
  Una vez más, muchos refugiados deambulan por los bosques en la frontera entre Polonia y Bielorrusia; una vez más siendo torturados, devueltos a Bielorrusia y en muchos casos, muriendo.
  La opresión a los activistas que los rescatan es cada vez más dura y el comportamiento de los guardias fronterizos polacos -los mismos que llevan a los niños ucranianos a través de la frontera con ternura y empatía- se está volviendo más brutal. Esta diferencia en el trato de estos dos grupos diferentes de refugiados de guerra expone brutalmente lo que intentamos ocultar: nuestro racismo europeo.
  Las personas y los acontecimientos que describimos no van acompañados del dramatismo del heroísmo y el patriotismo. La diferencia básica entre los refugiados de nuestra historia y los que hoy cruzan las fronteras de Ucrania es simple: el color de su piel. Todos se han enfrentado a una elección para la que ninguno estaba preparado, pero que tienen que afrontar. Los protagonistas de los otros hilos de nuestra historia también se enfrentan a esa elección. Los diferentes puntos de vista se unen para crear una imagen lo más completa posible.
  Creo que en su historia, como en una gota de agua, se refleja nuestra dualidad europea, la dualidad en la que pensaba cuando le puse a mi película el doble título Europa, Europa hace 30 años.
  El cine no es completamente impotente: puede mostrar la verdad sobre el mundo y el destino humano de forma polifónica, desde diferentes puntos de vista. Puede iluminar las decisiones humanas difíciles, el desamparo y la invisibilidad de algunos seres con la luz del dramatismo y sacarlos de las sombras. Puede plantear preguntas cuyas respuestas desconocemos, pero al formularlas podemos darle un poco más de sentido al mundo.
  La política y los políticos determinan nuestras vidas, pero lo que más me interesa es cómo sus acciones, elecciones e inacciones se imprimen en las vidas de la gente común y en las elecciones que enfrentan.
  Por eso tomamos tres perspectivas muy diferentes para contar esta historia: la de una familia de refugiados sirios, la de un joven guardia fronterizo y la de una activista, que lo es a su pesar, una mujer de cincuenta años que no puede evitar responder a los gritos de aquellos que lo necesitan.
  El guion de “Green Border” reúne estos destinos y puntos de vista diferentes, los entrelaza estratégicamente y los conecta.
El estilo cinematográfico de la película se revela en el panel de estado de ánimo. La acción se cuenta en un estilo casi documental, con primeros planos y una cámara en rápido movimiento que a menudo sigue de cerca a los personajes. Pero en el momento en que la cámara se detiene, el terror aumenta, amplificado por la luz, convirtiendo el bosque en un laberinto casi gótico de los oscuros cuentos de los hermanos Grimm - Hansel y Gretel perdidos en el vacío del bosque; los sonidos de la naturaleza interrumpidos por los ruidos de patrulleros/cazadores de humanos amenazantes; una atmósfera de terror. La realidad de los inmigrantes, atrapados en un entorno cada vez más hostil, adquiere rasgos arquetípicos, sensuales y místicos. El realismo verista para-documental se encuentra y combina aquí con el simbolismo.
  La narrativa de la película entrelaza algunas historias, intercalando varios puntos de vista, luego separándolas estratégicamente, solo para volver a conectarlas. Intentamos ser muy específicos, capturar el contexto y las situaciones particulares de una manera muy precisa y fiel y, al mismo tiempo, expresar alguna verdad más general, más global y relevante sobre el mundo contemporáneo y sus desafíos.
  Los personajes deben ser vívidos y reales, y su viaje debe ser emocionalmente satisfactorio. Queremos estar cerca de ellos, seguirlos, cuidarlos y preocuparnos por ellos.

ENTREVISTA A AGNIESZKA HOLLAND...
¿Cuál fue su motivación para hacer Green Border?...
Mi generación de cineastas sentía que éramos responsables de representar los problemas del mundo y que era necesario hablar de temas difíciles y hacer preguntas, no sólo existenciales, sino también éticas, sociales y políticas. Los críticos denominaron a este movimiento "Kino Moralnego Niepokoju", el cine de la ansiedad moral.
El cine polaco actual, que en general valoro mucho, ha dado la espalda a este tipo de cuestiones. ¿Será porque ahora todo pasa muy rápido? ¿O porque el mundo es tan complejo que es difícil identificar algo realmente importante y a lo que valga la pena prestarle atención? Puede ser que los artistas simplemente se sientan abrumados por una sensación de caos y no vean la manera de controlarlo. O podría ser simplemente porque es muy difícil conseguir financiación y adoptar una posición clara, o porque hablar sobre un tema controvertido es un riesgo enorme.
Mi sensación es que no tiene sentido hacer arte si no se lucha para interrogar los problemas importantes, los problemas dolorosos y a veces irresolubles que nos obligan a tomar decisiones difíciles.

¿Qué inspiró este tema en particular?...
Mis amigos encontraron un cuerpo en la frontera. Estaba desnudo, había muerto por congelación. Este no fue el primer cuerpo que encontraron, pero fue cuando supe que cuando alguien tiene hipotermia siente como si tuviera fiebre alta y comienza a quitarse la ropa. Y esa imagen, de ese joven muerto de frío aquí en mi país, justo al lado, allí en el bosque donde la gente pasea a sus perros y busca setas, es algo horrible. Frente a esta crisis fabricada por los políticos, debemos adoptar una postura clara: como artistas, como personas, como sociedad y como país.

¿Te asusta trabajar con un tema tan desafiante como este?...
Soy consciente de que podría provocar reacciones muy desagradables y malentendidas por parte de las personas, quienes, tal vez si escucharan lo que digo, podrían entenderlo. Pero en general no tengo miedo. No tenía miedo antes, así que no veo ninguna razón para tener miedo ahora. Cada vez tengo menos que perder y cada vez más responsabilidad por lo que debo transmitir.

A partir de ahí, ¿cómo se escribió el guion?...
El guion de “Green Border” fue desarrollado por iniciativa mía y prácticamente todos los eventos descritos en él realmente tuvieron lugar en algún grado. Mis coautores, Gabriela Łazarkiewicz-Sieczko y Maciej Pisuk, y yo misma, investigamos y verificamos muy cuidadosamente nuestras fuentes. Hablamos con personas que formaron parte de esos eventos en todos los lados de la alambrada. Pero yo no soy documentalista; hago películas de ficción, y hay que permitir una cierta generalización en mis películas, para las metáforas y, bueno, para la ficción, el tipo de ficción que implica tratar la realidad sintéticamente en lugar de simplemente describirla.

Agnieszka, muchas películas polacas importantes que tratan temas críticos han encontrado la hostilidad de personas que ni siquiera las vieron ni las verían, porque ya sabían lo que había en ellas y que sería unilateral. En esto, has hecho justicia a todas las partes, con tacto y compasión...
AH: Me resulta difícil decir si eso es cierto, pero nunca sentí que mi tarea como artista fuera juzgar a los demás, ser juez o, Dios no lo quiera, fiscal. Cuento historias y represento las diversas opciones y elecciones a las que se enfrentan diferentes personas. Lo más importante para mí es representar a la comunidad y el hecho de que todos somos parte de ella.

¿A qué comunidad te refieres? ¿La comunidad de inmigrantes?...
Mohamad mencionó Emigrants, de Sławomir Mrożek, que fue la primera obra que dirigí para teatro. Fue un trabajo muy importante también para mí y más tarde yo también me convertí en una emigrante en París. Sé que, como artista blanca, todavía era una privilegiada, todavía estaba en Europa y en un país que apoyaba los movimientos de oposición. Lo que les espera hoy a las masas de sirios, afganos, yemeníes, somalíes y otros que intentan migrar a Europa es algo mucho peor. Es más similar a la situación de los judíos polacos internados en Zbąszyń, en la frontera germano-polaca, en 1938, cuando el gobierno polaco intentaba despojarlos ilegalmente de su ciudadanía. O a la hambruna ucraniana provocada por Rusia en mi película Mr. Jones. Una advertencia cinematográfica de lo que les espera hoy a los ucranianos y un presagio de lo que es capaz de hacer el totalitarismo.

Estás intentando mostrarle a la gente que el mundo no es blanco y negro, que la historia tiene más de dos caras...
Creo que representar el mundo según algún concepto binario no es más que deshonestidad y sólo puede terminar en crimen. Puede ser que tengamos que tocar fondo una vez más, volver a vivir algo horrible, darnos cuenta de que, para la humanidad, no hay otro camino que el de la solidaridad, el de compartir nuestras experiencias y el de respetar el derecho de las demás personas a llevar una vida digna.

¿Cómo reuniste al elenco y al equipo?...
Tuve mucha ayuda de Behi Djanati Atai, quien interpreta a la mujer afgana, Leila. Si bien es actriz profesional, también trabaja como directora de casting en Francia, y fue ella quien encontró aquí a Mohamed Al Rashi y Jalal Altawil, así como a Dalia, quien interpreta a Amina, la esposa de Bashir en la película. Habíamos estado buscando actores por toda Europa. Para nosotros era importante que el árabe hablado por la familia de refugiados en la película fuera coherente porque el árabe es un idioma diverso con muchos dialectos.
A ellos se unió una constelación de actores polacos, incluida Maja Ostaszewska, que interpreta al personaje activista principal y ha pasado un tiempo en la frontera entregando ayuda a las víctimas. Tomek Włosok, que interpreta al guardia de fronteras, tiene un talento tremendo. Aparece en pantalla junto con su esposa, Malwina Buss. También son marido y mujer en la película.
En el set tuve el apoyo de dirección de Kamila Tarabura y Kasia Warzecha, mi Kasia Adamik, así como del director de fotografía Tomek Naumiuk.

Agnieszka, eres una idealista. ¿Tu objetivo con esta película es recordar a la gente su humanidad?...
No me hago ilusiones sobre mi capacidad como individuo para salvar el mundo, realmente no soy una idealista. Estoy de acuerdo con Marek Edelman cuando dijo que el potencial para el mal puede despertar en cualquier persona en cualquier momento, y que quienes lo controlan tienen una gran responsabilidad. ¿Pienso si yo, sola o en cooperación con otros que piensan como yo, puedo cambiar esto? No creo que pueda; sin embargo, creo que es mi obligación intentarlo. Últimamente, a menudo me vienen a la memoria las palabras de Wyspiański: “Dondequiera que podamos, debemos tomar el control, dado que muchos renuncian al control sobre muchas cosas que suceden”. No sé cómo cambiar el mundo, pero sí sé cómo contar historias con la ayuda del cine, así que eso es lo que hago.


ENTREVISTA A JALAL ALTAWIL...
Jalal Altawil, interpretas al padre de una familia de refugiados sirios y tú mismo eres un refugiado. ¿Por qué tuviste que huir de tu país?...
Hui de Siria tras el estallido de la revolución en 2011. Había participado en manifestaciones contra el dictador Bashar al-Assad. Me arrestaron a pesar de que nos manifestábamos pacíficamente. Hui del país después de recibir varias veces amenazas de muerte. Me dirigí al Líbano. Más tarde estuve en Jordania, Egipto y, finalmente, Turquía.
Trabajé en un campo de refugiados hasta que un día sentí de nuevo que mi vida estaba en peligro. En 2015 pedí asilo en Francia y, de hecho, recibí la ciudadanía francesa un par de días antes de que comenzara el rodaje de Green Border. Este período de mi vida, cuando era refugiado, fue una de las principales razones por las que participé en este proyecto. No tuve que imaginar nada.

¿Cómo te sentiste en el rodaje? No tuvo que ser fácil...
En el campo de refugiados impartí talleres de psicodrama para niños y mujeres durante unos tres años. Este tipo de teatro implica elegir a las víctimas para que asuman papeles principales. Lo basamos en las experiencias de una persona determinada y la idea era ayudar a las víctimas a sanar su trauma. En Green Border estos papeles se invirtieron; esta vez yo estaba en el papel del actor y Agnieszka estaba dirigiendo.
El bagaje emocional que llevo, el recuerdo de la salida de mi país, mi experiencia en los campos, todo me ayudó a desempeñar mi papel y pude purgar el dolor expresándolo a través de mi carácter. Aprecié mucho esto. Tanto para Agnieszka como para mí era muy importante que los personajes fueran reales. Hicimos una investigación rigurosa, construyendo la historia de fondo de la familia de Bashir de acuerdo con acontecimientos históricos reales. Mi personaje había soñado con una vida mejor para su familia, o para lo que quedaba de ella. Habían sobrevivido a la guerra, la dictadura, los islamistas radicales y el ISIS. Huyeron para sobrevivir y soñaban con salir del infierno en el que se encontraban.


ENTREVISTA A MOHAMAD AL RASHI...
Mohamad Al Rashi, interpretas al abuelo y también eres un refugiado. Tenías un currículum impresionante en Siria: actor, músico, artista de teatro, colaborador con eminentes dramaturgos. ¿Por qué tuviste que dejar todo eso atrás?...
Hubo un momento en mi carrera en el que tuve la oportunidad de actuar en la obra Emigrants de Sławomir Mrożek, y ese momento se convirtió en un punto de inflexión. Antes de Emigrants, acepté la situación política de mi país, simplemente seguí adelante sin darme cuenta de lo que realmente estaba pasando. Mientras trabajaba con el texto de Mrożek, comencé a notar similitudes entre sus palabras y cómo eran las cosas en Siria. Fue como si alguien hubiera encendido una linterna y finalmente pude ver la realidad que estaba viviendo. Como actor tenía poco que ver con la gente de la calle, pero mi papel en Emigrants amplió mi conciencia.
Vivíamos bajo una especie de anestesia administrada por el régimen, pero la obra despertó el presentimiento de que Siria pronto explotaría. Antes de 2011, pensábamos en la revolución como algo romántico, imposible, pensábamos que la gente nunca se atrevería a salir a la calle, cosas así sólo pasaban en los libros.
Al igual que Jalal, me uní inmediatamente a las manifestaciones. Un día estábamos en el funeral de un joven que había sido asesinado durante las protestas y grité: “¡Viva Siria! ¡Abajo Bashar Assad!” y un videoclip del funeral llegó inmediatamente a Internet. Recibí miles de amenazas de muerte contra mí y contra mi familia. Inmediatamente salí de mi casa. Al principio me escondí en Siria, luego emprendí el viaje hasta llegar a Francia.

¿Cómo conociste a Agnieszka Holland?...
Estaba viviendo en Francia y escuché que este proyecto estaba en proceso, fui al casting y conseguí el papel. Actuar me había salvado de un colapso total en Siria, me distanció de la crisis en la que había vivido y ahora, a través de la actuación, estaba procesando las cosas, al menos parcialmente. Todos los días, cuando terminábamos de filmar, sabíamos que regresaríamos a un cálido hotel, donde nos esperaba una comida. Sabíamos que después de unas horas de trabajo tendríamos un tiempo para descansar.
Seguía pensando en todas esas personas que no tienen idea de cuándo finalmente volverán a estar en un lugar seguro. Que no saben si morirán al minuto siguiente, si sus hijos morirán.

Estás comprometido con lo que está sucediendo en tú país y con ayudar a personas como tú. ¿Actuar en esta película significó algo más que cualquier otro trabajo?...
Para mí la experiencia fue realmente extraordinaria. Parecía una mezcla de documental y ficción. Conocí a gente en el set que realmente había estado en la frontera. Agnieszka los había invitado, refugiados que habían logrado sobrevivir y activistas que habían ayudado a la gente a sobrevivir. Cuando los miré, era difícil distinguir qué era real y qué era ficción.

Eso debe haber sido bastante notable para ti, ¿Fue difícil también emocionalmente?...
Sí. Pero no hicimos esta película como entretenimiento. Como dijo Agnieszka, tenemos la obligación moral de mostrar cómo sufren estas personas. Como actor, me siento obligado a contar esa historia lo mejor que pueda. Pienso en la película Hotel Ruanda (Terry George, 2004), que me mostró lo que realmente había sucedido allí. Estas personas no eligieron esto, nunca quisieron ser refugiados. Se vieron obligados a dejar a sus familias. Me vi obligado a hacer lo mismo, a dejar a mi familia, a mis amigos, a mis gatos... Sé exactamente cómo se sentían. Razón de más para querer contar la historia de su sufrimiento.
Para mí, es importante que los espectadores hagan una pausa y se pregunten qué está pasando en las fronteras de Europa. El proceso en sí mismo de cuestionar puede conducir a algo más grande, y eso es lo que me importa: motivar a la gente a pensar, a reflexionar.

Galeria de fotosGALERÍA DE FOTOS

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

21 Junio solo en cines
RAPUNZEL EL PERRO Y EL BRUJO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... 28 DÍAS DESPUÉS