Fichas de peliculas
  • Registro
GOLPE DE SUERTE
INFORMACIÓN
Titulo original: Coup De Chance
Año Producción: 2023
Nacionalidad: Francia
Duración: 96 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Comedia, Drama, Romance
Director: Woody Allen
Guión: Woody Allen
Fotografía: Vittorio Storaro
Música: Varios
FECHA DE ESTRENO
España: 29 Septiembre 2023
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Wanda Films


SINOPSIS

Fanny y Jean parecen el matrimonio ideal: ambos tienen éxito en su trabajo, viven en un piso precioso en un exclusivo barrio de París y parecen estar tan enamorados como cuando se conocieron. Pero cuando Fanny se topa accidentalmente con Alain (Niels Schneider), un antiguo compañero de instituto, se vuelve loca de amor. No tardan en volver a verse y cada vez intiman más...

INTÉRPRETES

LOU DE LAÂGE, VALÉRIE LEMERCIER, MELVIL POUPAUD, NIELS SCHNEIDER, GRÉGORY GADEBOIS, GUILLAUME DE TONQUÉDEC, ELSA ZYLBERSTEIN, ANNE LOIRET, SARA MARTINS, ARNAUD VIARD, WILLIAM NADYLAM, YANNICK CHOIRAT, JEANNE BOURNAUD, BENOÎT FORGEARD, PHILIPPE UCHAN, SAM MIRHOSSEINI, EMILIE INCERTI-FORMENTINI

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Venecia 2023

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

SOBRE EL RODAJE...
   Aunque la filmografía de Woody Allen está indiscutiblemente asociada con la ciudad de Nueva York, París siempre ha ocupado un lugar muy especial en el corazón del realizador. Después de filmar -en parte- TODOS DICEN I LOVE YOU en París en 1996 y de convertir a la capital francesa en un personaje por derecho propio en MIDNIGHT IN PARIS en 2010, esta vez regresa a la Ciudad de la Luz para rodar una película íntegramente en francés. En un principio pensó hacer GOLPE DE SUERTE en inglés y que los protagonistas fueran norteamericanos que vivían en París. “La verdad es que no hablo francés y lo entiendo aún menos, pero cuando terminé el guion, pensé que sería una gran experiencia hacerlo en francés”, dice Allen. “Siempre he estado profundamente enamorado del cine europeo y del cine francés y cuando propuse a mis productores hacer la película en francés, respondieron con gran entusiasmo”.
  Así es como conocemos a Jean (Melvil Poupaud) y Fanny (Lou de Laâge) que residen en París, una pareja glamurosa y rica que vive en un espléndido edificio haussmanniano en el distrito XVI de la ciudad. Jean es un hombre de negocios carismático y de gran éxito, aunque algunos de sus amigos insinúan, en broma o por celos, que ha sabido aprovechar el repentino fallecimiento de su socio. Porque Jean no solo es un personaje encantador. Lo más importante de su personalidad es que le gusta sentir que tiene el control y disfruta siendo el creador de su propia suerte. “Muchos empresarios de éxito creen que son los artífices de su propia suerte y que no están a merced del azar”, prosigue el director. “Está claro que la suerte no lo es todo, pero Jean es un tipo tan controlador que, como descubrimos desde el principio, es posible que haya rozado la ilegalidad para deshacerse de su socio”.
  Después de un matrimonio doloroso y de romper con su primer marido, Fanny, desconcertada por su fracaso matrimonial, se sintió atraída por Jean porque parece un hombre estable y leal.
  “Este hombre rico y atractivo llegó en el momento adecuado de su vida, justo cuando se sentía confusa y necesitaba que la consolaran”, dice Allen. “Dejó que él se hiciera cargo de su vida de una manera generosa y reconfortante para ella. A ella le gustó, pero si hubiera conocido a Jean en circunstancias menos estresantes, puede que no se hubiera casado con él”.
  Poco a poco, Fanny se da cuenta de que no se siente a gusto con la gente superficial que frecuenta su marido y le resulta aburrido pasar los fines de semana en su casa de campo, cazando y jugando al golf. “Es una joven brillante y culta que siempre ha tenido veleidades artísticas. De hecho, se veía casada con un músico, un pintor o un escritor”, añade el director. “En realidad, se casó con uno de ellos y resultó ser artísticamente estimulante y, si su primer marido no hubiera sido un drogadicto, ella no habría abandonado el mundo del arte”.
  Cuando se cruza casualmente en la calle con Alain (Niels Schneider), un antiguo compañero de clase reconvertido en escritor, Fanny queda prendada de él. No sólo reaviva la atracción que él siente por ella, sino que Fanny comprende que no está viviendo la vida que realmente quería y que se ha convertido para Jean en una especie de esposa trofeo de la que está orgulloso de presumir ante su círculo de amigos. “Alain tiene muy poco dinero, así que vive en una especie de buhardilla barata, pero su estilo de vida encaja con el espíritu bohemio de Fanny”, dice Allen. A diferencia de Jean, Alain es un personaje que apuesta por el azar y la suerte, un tema recurrente en la obra del director, como vimos en MATCH POINT. “A Alain no le asusta la influencia del azar y la suerte en la vida, la ha estudiado y la ha vivido, a diferencia de Jean, que tiene una personalidad mucho más controladora y rígida”, añade el director. “Creo que la suerte y el azar juegan un papel mucho más importante de lo que la gente está dispuesta a reconocer: les gusta pensar que si trabajan duro, si se aplican y son disciplinados, podrán controlar sus vidas. Pero eso solo es una verdad a medias, a pesar de que es una idea que puede resultar desconcertante”.
  Jean no sólo ha encandilado a Fanny, sino que se ha ganado literalmente a su madre (Valérie Lemercier), que tiene mucho en común con él y se siente aliviada de que la vida de su hija esté a salvo con un hombre estable y rico. “A ella le gusta mucho Jean”, reconoce el director. “Los dos son muy amantes de la naturaleza: les gusta pescar, cazar y hacer senderismo, y ella está feliz de que su hija se haya casado con un hombre estable. De hecho, Jean y la madre de Fanny son dos personas muy parecidas”. Sin embargo, su instinto de madre despierta cuando oye un comentario y siente que su hija puede estar en peligro. Es entonces cuando empieza a sospechar de Jean. “Se entera de cosas sobre su yerno y, a diferencia de Fanny, hace caso de los cotilleos”, dice Allen. “Al principio, sólo tiene una vaga sensación de sospecha, pero cada vez se muestra más preocupada y decide investigar porque cree que algo no va bien”.
  Aunque el director domina a la perfección la trama romántica y los temas de la película, trabajar con actores en un idioma distinto del inglés fue una experiencia radicalmente nueva para él. “Sólo hablo inglés, así que nunca creí que tendría la oportunidad de trabajar en otro idioma. Pero descubrí que era algo positivo porque sabes si una persona está actuando de forma creíble o no”, dice Allen.
  “Y yo escribí el guion, así que sé lo que dicen en cada escena. Por lo tanto, si me parece que alguien ha cometido un error, puedo preguntar al supervisor del guion y a los cámaras que sí hablan ese idioma”. Allen reconoce que no conocía a ninguno de los actores que participan en GOLPE DE SUERTE, pero que todos los miembros del reparto que escogió basándose en las cintas de vídeo eran actores de primera que además encajaban a la perfección con los papeles. Se los presentaron brevemente antes del rodaje y, como con todos sus colaboradores, les dio una enorme libertad creativa. “Quería que pudieran expresarse con sus propias palabras y hablar como ciudadanos franceses normales”, añade el director. No tenían que ajustarse a mi guion de forma rígida, podían relajarse, improvisar y hablar como lo harían en circunstancias similares”. Cuando concedes tanta libertad a los actores, siempre te dan a cambio buenas interpretaciones”.
  La fotografía y los diferentes colores, desde los tonos cálidos y dorados hasta los más fríos, realzan la belleza de la ciudad y expresan el viaje emocional que van a recorrer los personajes.
  GOLPE DE SUERTE es la quinta colaboración de Allen con el director de fotografía Vittorio Storaro, después de CAFÉ SOCIETY, WONDER WHEEL, DÍA DE LLUVIA EN NUEVA YORK y RIFKIN’S FESTIVAL.
  “Rodearse de colaboradores de primera fila es la mejor garantía a la hora de hacer una buena película”, prosigue Allen. “Hay que elegirlos bien y no dar la impresión de que estás por encima de ellos sino dejar que se expresen artísticamente. Con Vittorio siempre trabajamos de la misma manera. Él lee el guion, hablamos de cómo debe ser la película y, como ocurre con todos mis colaboradores, le doy mucha libertad. Es un gran artista y todo lo hace con gran naturalidad así que el resultado siempre es espléndido”. Storaro optó por una cámara digital Sony Venice de 16 bits que ofrece una resolución y una calidad de imagen inigualables. “No echo nada de menos el celuloide”, afirma el director de fotografía que filmó casi todas las películas de Bernardo Bertolucci y APOCALYPSE NOW, de Francis Ford Coppola. Con esta cámara se pueden captar hasta 200.000 millones de tonos diferentes”. En el caso de GOLPE DE SUERTE, rodamos en París, que es ante todo una ciudad del Norte, y además lo hicimos en otoño, lo que significaba que estaba casi siempre nublado y que toda la ciudad utilizaba luces artificiales. Así que durante casi todo el rodaje, utilicé el contraste entre la luz artificial y la natural en función de momentos concretos”.
  Tal y como hace habitualmente, Storaro buscó enfatizar visualmente la oposición entre los dos protagonistas. “Busqué tonalidades cálidas para Fanny, utilizando la preciosa luz del mediodía o la cálida luz del atardecer, ya que son los momentos en los que se ve con Alain”, explica el director de fotografía. “Para realzar la sensación de libertad de Fanny, la filmé principalmente con una Steadicam y utilicé un objetivo más largo. Con Jean fue todo lo contrario, ya que el personaje se asocia con la luz de la luna, así que filmé con un gran angular, mostrando que prácticamente se mueve solo en línea recta”. Asimismo, quiso conferir al precioso piso parisino -el territorio por excelencia de Jean- un tono azulado que se va intensificando a medida que aumenta la tensión. “De hecho, las paredes del apartamento eran blancas”, añade Storaro. “Pero me di cuenta de que si dejaba que la luz natural se filtrara por las ventanas y si ponía la cámara en ‘modo artificial’, las paredes salían azuladas”. A Woody le convenció la idea, aunque quería un azul muy claro al principio y más oscuro después. Le enseñé que no tenía de qué preocuparse, ya que se podía aumentar la tonalidad azulada según avanzaba la película”.
  Al igual que la fotografía de Storaro, los lugares y los barrios de París por los que se mueven los personajes ofrecen una visión idealizada de la ciudad, la de Woody Allen. Una vez más, el director dio mucha libertad de acción a la diseñadora de producción Véronique Mélery, que nunca había trabajado con él y no le dio referencias concretas. “Hablamos sobre todo de los personajes y de su psicología, pero enseguida me di cuenta de que deseaba mostrar el París que él ama y filmar la ciudad en todo su esplendor”, cuenta Mélery. Los jardines de Luxemburgo, las grandes avenidas de belleza clásica del distrito XVI, el barrio de Montmartre que ya aparecía en MIDNIGHT IN PARIS, todo ello relacionado con los recuerdos personales del director. La casa de campo resultó ser un poco más difícil. “Visitamos la casa el primer día del proceso de búsqueda de localizaciones”, prosigue Mélery. “El lugar tenía un encanto y un alma evidentes, y el entorno era perfecto. Pero Woody quería encontrar un lugar que estuviera más cerca de París. Así que volvimos a buscar, pero nunca encontramos la casa ideal y, tras semanas de búsqueda, volvimos a nuestra elección inicial”.
  En lo que respecta a los interiores, Mélery volvió a ver MATCH POINT y MISTERIOSO ASESINATO EN MANHATTAN, que comparten trama criminal con GOLPE DE SUERTE, para impregnarse de la atmósfera de ambas películas. Sin embargo, reconoce que al principio sus referencias culturales chocaban un poco con las de Allen. “Su visión de interiores suntuosos, que era muy americana, no se correspondía con mi propia visión, como francesa, de una joven pareja parisina que se desenvuelve entre la alta sociedad”, afirma. “Woody aceptó mi interpretación y confió plenamente en mí”. Para el piso de Jean y Fanny, espejo de la impecable y atractiva fachada de la pareja, Mélery y su equipo buscaron mobiliario en el famoso Rastro de Clignancourt, en anticuarios de París y en marchantes extranjeros que ofrecían piezas originales en sintonía con la cultura cosmopolita de los personajes. Las numerosas obras de arte que se pueden ver en el piso las creó el equipo -que se inspiró en piezas clásicas- o fueron préstamos de coleccionistas privados. Los restaurantes que desempeñan un papel importante en la película se eligieron porque el director los conocía y le gustaban. “Algunos eran los típicos bistrots parisinos y otros eran sitios de moda que ofrecían una vista panorámica de la ciudad”, dice Mélery. Otras localizaciones se encontraron por casualidad, en un guiño al tema principal de la película. “Había visitado el Museo Guimet por las galerías de exposiciones y las terrazas de la azotea, y nos pasamos por las oficinas para no tener que arrepentirnos en el futuro”, añade. “Cuando vi las cajas de los archivos, el despacho del detective me pareció una elección obvia: ¡podías imaginarte una empresa familiar con expedientes de investigaciones ordenados en todas esas cajas que llevaban allí generaciones! Woody tenía en mente un despacho más discreto, pero le gustó la belleza natural del lugar. La oficina de Jean se encontraba en el mismo edificio, que también elegimos porque nos gustó. Le pedí a un artista que pintara los fondos en los que Jean está inmerso en un bosque, ¡otro de los grandes ‘personajes’ de la película!”
  Al igual que las localizaciones y el diseño de producción, el vestuario ayuda, a su manera, a contar la historia y a acentuar los momentos de tensión y emoción. Como colaboradora de Woody Allen en seis ocasiones, la diseñadora de vestuario Sonia Grande se comunica profesionalmente con el director casi sin palabras y sabe instintivamente lo que le gusta. “Hay ciertos colores que no le gustan y el vestuario debe tener un aspecto ligero y estilizado”, dice Grande. “No le gustan las capas excesivas de ropa sobre el cuerpo de los actores. No quiere que lleven prendas que cubran o abriguen demasiado”. En cuanto al director, hay que señalar que confía plenamente en Grande. “He trabajado en varias películas con Sonia y dejo que dé rienda suelta a su talento artístico”, señala el director. “Si un actor o una actriz viene con algo que me parece mal, se lo digo a Sonia, pero eso ocurre muy pocas veces. Si dejas que una colaboradora como ella haga lo que quiera porque entiende muy bien el guion, puedes estar seguro de que nueve de cada diez veces acertará de manera instintiva”. En el caso de Jean y Fanny, se trataba de mostrar el estatus social y el buen gusto de la pareja a través de sus trajes, zapatos y joyas. En cuanto a Fanny, al principio luce un look sofisticado y elegante que se vuelve más sencillo y desenfadado a medida que se acerca a Alain. “Su look es más relajado, como si volviera a ser la chica que era antes de casarse con Jean”, explica Grande. Por el contrario, Jean es muy consciente de su imagen y quiere que su estilo transmita poder. “Trabajamos con marcas de primera fila como Hermès, Zegna y Ralph Lauren para reflejar el estilo del personaje”, añade Grande. Para Alain, la diseñadora de vestuario quiso evitar disfrazarlo de bohemio y optó por un look auténtico. La colaboración con Niels Schneider resultó clave. “Quería mostrar que se trata de un joven que ha viajado bastante y que es muy culto a pesar de estar sin blanca”, dice Grande. “Necesitaba que el estilo del personaje emanara muy directamente de la personalidad del actor. Compramos la mayor parte de la ropa en tiendas de segunda mano y Niels se la apropió enseguida. Su encanto natural hizo el resto”.
  Woody Allen había vivido una experiencia maravillosa rodando una película en París en francés y estaba encantado de volver a hacerlo. Aunque mantuvo los mismos métodos que utiliza cuando rueda en Estados Unidos y trabajó con muchos de sus colaboradores habituales, en esta ocasión hizo una excepción con la banda sonora. “Normalmente en todas mis películas hay música de jazz mucho más antigua, que es la música que me gusta”, concluye el director. “Pero como estaba haciendo una película francesa, quise rendir homenaje al cine francés de los años 50 y 60, como ASCENSOR PARA EL CADALSO de Louis Malle, que descubrí cuando empecé a conocer el cine francés. Los realizadores franceses de la época recurrían a Miles Davis y al Modern Jazz Quartet y a una especie de jazz moderno en general. Así que ese fue el estilo que utilicé en GOLPE DE SUERTE y funcionó muy bien”.

logo radio directo


MOON ENTERTAINMENT LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT

26 Enero solo en cines
PRESA DE SU OBJETIVO

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... MI CHICA

Criticas del pasado...

SAFARI EN ÁFRICASE INFIEL Y NO MIRES CON QUIEN QUÉ NOS IMPORTA LA REVOLUCIÓN?
EL AMOR TIENE DOS CARAS ANIMAL/HUMANORIQUENI