Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Get Out
Año Producción: 2017
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 104 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Terror
Director: Jordan Peele
Guión: Jordan Peele
Fotografía: Toby Oliver
Música: Michael Abels
FECHAS DE ESTRENO
España: 19 Mayo 2017
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Universal Pictures


SINOPSIS

Un joven de color es invitado a pasar un fin de semana en la mansión de la familia de su novia blanca. Al principio los padres de la chica se muestran complacientes con el joven pero conforme van pasando las horas descubrirá algo realmente siniestro...

INTÉRPRETES

DANIEL KALUUYA, ALLISON WILLIAMS, LAKEITH STANFIELD, CATHERINE KEENER, BRADLEY WHITFORD, CALEB LANDRY JONES, BETTY GABRIEL, ERIKA ALEXANDER, LYLE BROCATO, MARCUS HENDERSON, LILREL HOWERY, JANA ALLEN

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBSO

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

 

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

_______________________

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

UN MONSTRUO AMERICANO: "DÉJAME SALIR" COBRA VIDA...
   Al oír el nombre de Jordan Peele, mucha gente piensa inmediatamente en la mitad del brillante dúo "Key and Peele" y en la estrella de Keanu. Conocido por escribir y actuar en comedias de cine y televisión, también es un destacado imitador y además presta su voz a numerosos personajes de animación. Lo que muy pocas personas saben es que este genio cómico premiado con un Emmy es un fanático de un género que no tiene nada que ver con lo anterior. Debuta como realizador con Universal Pictures, el estudio que inventó un cine de monstruos original e innovador, y con una productora muy especializada en el terror, Blumhouse Productions, de Jason Blum.
  Jordan Peele, que empezó profesionalmente como guionista y actor en "MADtv", es un loco de las películas de terror y está convencido de que el miedo y la comedia beben de la misma fuente de inspiración... y de que ambos géneros surgen de nuestra necesidad de explorar lo absurdo del ser humano. Entiende que nos enfrentemos a nuestros problemas y a nuestros terrores a través de la experiencia catártica que representa morirse de risa o de miedo. También cree que si somos capaces de controlar nuestras emociones, saldremos indemnes de las experiencias.
  El cineasta piensa que la tensión y el posterior desahogo son muy gratificantes para el público: "En un caso intentamos hacer reír, en otro intentamos asustar. Me lo pasé realmente bien utilizando todo lo que me había enseñado la comedia para construir un thriller, mi género preferido".
  Jordan Peele está acostumbrado a construir situaciones absurdas a partir de la realidad y decidió que la historia, además de aterradora, también sería una clara crítica social. Así nació DÉJAME SALIR, un provocador thriller mezcla de humor, sátira y terror en el que se aborda sin tapujos el estado actual de las relaciones raciales en Estados Unidos. "La idea surgió porque quería aportar algo al género del thriller y del terror que fuera realmente mío", explica el cineasta. "Toca el tema racial porque lo he trabajado mucho en la comedia. Esta película refleja mis miedos y las situaciones a las que me he enfrentado".
  Jordan Peele imaginó a un protagonista llamado Chris, un fotógrafo y artista afroamericano residente en Nueva York que sale de la ciudad con su novia blanca para conocer a los padres de la chica. Nada más llegar a la casa en el campo, Chris se da cuenta de que las apariencias engañan. No tarda en descubrir que varios hombres negros han desaparecido en la zona y comprende que sus sospechas no son una simple paranoia. Lo que empezó como un fin de semana poco apetecible, pero obligatorio, acaba adquiriendo proporciones dementes, horrendas, emocionantes y aterradoras, hasta llegar a un final inesperado.
  El cineasta reconoce que disfruta jugando con las expectativas del público y con finales sorprendentes. "Gran parte de la premisa de DÉJAME SALIR es la chica blanca que lleva al chico negro a casa de sus padres sin haber pensado en las ramificaciones sociales", dice. "No duda de que su familia lo aceptará sin el menor problema. Pero da la casualidad de que hay mucho más en juego, algo mucho más siniestro".
  Una serie de momentos un poco extraños hace aumentar las sospechas de Chris. No acaba de entender el extraño comportamiento de las personas que trabajan al servicio de la familia Armitage, y siente que ha entrado en otro mundo durante la celebración anual en honor al abuelo fallecido, aunque sabe que no se está volviendo loco. "El truco residía en que nada demasiado extraño ocurriera demasiado deprisa para que el público creyese en los personajes", sigue explicando Jordan Peele. Chris empieza a preocuparse después de conocer al ama de llaves y al jardinero, y descubrir que actúan de una forma extraña. "No se parecen en nada a la gente que conoce", añade el director.
  Para Jordan Peele era básico que el protagonista del thriller se comportara como cualquiera persona normal. Con una sonrisa, dice: "Es algo que me saca de quicio en una película, sobre todo en un thriller, cuando a veces bastaría con que el protagonista llamara a la policía y saliese de la casa. Y esto mismo es lo que hace Chris, ser una persona inteligente y lógica. Me parece mucho más gratificante para el público".
  Siguiendo los pasos de las películas de terror más provocadoras, como Zombi. El regreso de los muertos vivientes, de George Romero, rodada en 1978, y La última casa a la izquierda, de Wes Craven, rodada en 1972, DÉJAME SALIR provoca al público y va mucho más allá de un simple entretenimiento. "Esta película trata de muchas cosas", explica Jordan Peele. "Habla de cómo se enfrenta Estados Unidos a las diferencias raciales y de la idea de que el racismo es un demonio. Es un monstruo americano. También trata de la noción de irresponsabilidad y de lo que lleva al ser humano a no inmutarse ante auténticas atrocidades". Le pareció importante mostrar que el tema racial podía relacionarse con el terror. "Es una parte importante de esta película", añade.
  Era de esperar que el talentoso cómico debutara detrás de la cámara con una comedia ligera, pero Jordan Peele tenía muy claro que DÉJAME SALIR debía ser su primera película. "Escribir un guion y dirigir es más fácil que hacer solo una de las dos cosas", dice. "Y lo mejor es que cada una se hace por separado, nunca se solapan. Es una gran ventaja tener la posibilidad de cambiar algo en el plató sin la sensación de traicionar al guionista".
  Para plasmar el guion en la gran pantalla, Jordan Peele y los experimentados productores Sean McKittrick y Edward H. Hamm Jr, que han guiado a muchos actores en su debut como directores, entre ellos Jason Bateman con Juegos de palabras, se pusieron en contacto con Jason Blum, que reinventó el género del terror con Paranormal Activity. Su proyecto más reciente, Múltiple, del guionista, realizador y productor M. Night Shyamalan, se mantuvo tres semanas a la cabeza de la taquilla. Asimismo, el acuerdo que tiene Jason Blum con Universal era el trampolín perfecto para Jordan Peele.
  Jason Blum explica por qué decidió hacer este viaje con el director: "Jordan ofrece una increíble mezcla de inteligencia y colaboración. Veo todas las películas de terror, leo incontables guiones de terror, pero nunca había encontrado nada parecido. En cuanto a la transición que esto supone para él, también creo que hay numerosos paralelismos entre la comedia y el terror; son dos géneros con los que se reacciona físicamente en una sala. El momento oportuno para un chiste o para un susto, la forma en que se incluyen en una película, se basan en lo mismo. Esto y la pasión con que Jordan hablaba de DÉJAME SALIR me convencieron para apuntarme al proyecto".
  El productor Sean McKittrick conoció a Jordan Peele gracias a un amigo en común. "Estoy muy agradecido a Keegan-Michael Key por haberme presentado a Jordan, sobre todo porque está obsesionado con las películas de terror. Me vendió muy bien la historia de DÉJAME SALIR. Nunca había oído nada igual. Las mejores películas de terror, como Las mujeres perfectas y La semilla del diablo, contienen una crítica social. Por eso decidí inmediatamente que quería hacer la película".
  El productor, que empezó con la película de culto Donnie Darko, se quedó atónito ante el talento como director de Jordan Peele: "Ha sido una de mis mejores experiencias profesionales. Jordan se esfuerza muchísimo, sabe exactamente lo que quiere y cómo conseguirlo. La comedia y el terror son primos hermanos, y ya era un maestro antes de esta película, lleva toda la vida estudiando el género de terror".
  Jason Blum reconoce que le atraen las películas que ofrecen más de lo que se ve a primera vista. "DÉJAME SALIR proporciona todos los sustos y la emoción de una gran película de terror, pero va más allá", dice. "Me recordó a lo que hicimos con La noche de las bestias, la franquicia de terror y acción con tintes de thriller que contiene comentarios sobre nuestra sociedad. DÉJAME SALIR funciona del mismo modo, tiene todo lo que requiere una gran película de terror, pero también dice mucho sobre el mundo. Jordan ha descubierto una forma alucinante de enfocar y hablar del tema racial... y llevarlo a un nivel grotesco. La historia es sorprendente, Jordan consigue hacernos creer que se desarrollará en una dirección, pero va por un lado totalmente opuesto".

COSAS RARAS: EL DISEÑO DEL THRILLER...
  DÉJAME SALIR se rodó en Mobile, Alabama. El equipo técnico estaba encabezado por el diseñador de producción Rusty Smith, el director de fotografía Toby Oliver, el montador Gregory Plotkin, la diseñadora de vestuario Nadine Haders, el supervisor musical Christopher Mollere y el compositor Michael Abels. A pesar de las inclemencias del tiempo, hubo días soleados y días lluviosos, pero prevaleció el buen humor gracias a la sensación de estar creando un proyecto que merecía la pena.
  El equipo técnico debió superar unas cuantas dificultades, como rodar de noche en rincones muy oscuros de la casa de los Armitage, aunque la escena más compleja tal vez fue la de la fiesta en el jardín, concretamente la secuencia en que Logan ataca a Chris. El actor Bradley Whitford da más detalles: "En realidad se trata de una subasta organizada a favor de algo muy importante. Hay muchas organizaciones benéficas que se ocupan de enfermedades, pero esto va mucho más allá".
  La diseñadora Nadine Haders escogió la ropa adecuada para un grupo elitista de residentes en el estado de Nueva York. El diseñador de producción Rusty Smith diseñó el decorado perfecto donde todos los invitados se sintieran cómodos, excepto el hombre que no encaja con los extraños anfitriones. Toby Oliver se esforzó en que cada toma aumentara la sensación de desasosiego de Chris. A pesar de que todo el mundo es amable con él, la amenaza acecha justo fuera de cada encuadre, como lo demuestran los planos medios de los invitados mirándole fijamente cuando creen que Chris no les está mirando.
  "La escena de la fiesta en el jardín representa perfectamente de qué va la película", dice Jordan Peele. "Es incómoda, incluso da escalofríos, pero también tiene un lado cómico. Chris no consigue esconder su sensación de aislamiento y se le nota en la cara. No hay un solo invitado que hable con Chris y Rose que no mencione alguna conexión con la cultura afroamericana".
  El director y guionista sigue diciendo: "Ocurre mucho en la vida diaria. En ese momento, Chris es el invitado en una fiesta de blancos. La escena simboliza horrores muy reales. Por fin, Chris se encuentra con Logan y se le acerca con un suspiro de alivio, pero en cuanto entablan una conversación, entiende que Logan no siente lo mismo que él. Logan se encuentra en una extraña zona a la 'Stepford', como en Las mujeres perfectas, y se siente más cómodo con el entorno que con Chris".

TE HAN ELEGIDO: EL REPARTO...
  El choque cultural en el que se centra DÉJAME SALIR requería que Jordan Peele buscara a intérpretes impecables. El reparto está compuesto por artistas reconocidos, así como por jóvenes talentos que acaban de empezar. La experiencia como actor de Jordan Peele le fue de gran utilidad en el plató. "Jordan lleva años delante de la cámara y sabe exactamente lo que siente un actor", explica Sean McKittrick. "Consiguió que todos los intérpretes se sintieran cómodos. Conoce la dirección en que deben ir los personajes porque los ha creado, son suyos. Aparte de eso, cada actor aportó su perspectiva, que Jordan usó para dar más cuerpo a los papeles".
  El personaje principal del thriller es Chris Washington, un fotógrafo y artista en ciernes del que Rose se enamora. El director explica que el protagonista tuvo un pasado complicado: "Chris es muy inteligente, pero ha vivido un trauma emocional y expresa su dolor a través del arte".
  Jordan Peele buscó a un intérprete que comunicara la confusión de Chris, sobre todo por sus ideas preconcebidas acerca del recibimiento que le deparará una familia blanca. "Lo que más preocupa a Chris es que Rose no les haya dicho a sus padres que es negro, y espera una situación incómoda. Describiría a Chris como un hombre consciente. Está enamorado, y se enfrenta al momento sin prejuicios".
  El actor que daría vida a Chris debía ser el agradable invitado en el seno de la familia Armitage y, a la vez, el extraño que no pinta nada allí. Los productores y el cineasta escogieron al actor británico Daniel Kaluuya para el papel. "Daniel es una auténtica estrella", dice Jordan Peele. "Tiene el don de caer bien, y se sumerge en la escena en un abrir y cerrar de ojos. Me gustó mucho cuando le vi en la serie "Black Mirror" y en el largometraje Sicario. Aquí casi lleva toda la película él solo".
  Aunque Chris se esfuerza en acallar sus sospechas y disfrutar del fin de semana, empieza a pensar que debería hacer caso de lo que le dice su instinto acerca de la familia Armitage, sobre todo de Missy, la madre de Rose, una psiquiatra empeñada en que el novio de su hija pruebe su método terapéutico. Es verdad que Chris quiere dejar de fumar, pero tampoco tiene prisa por hacerlo. Sin embargo, Missy insiste. "Chris ve a Missy como a una mujer intensa", dice Daniel Kaluuya, "de esas que consiguen lo que quieren sin esforzarse mucho. Y acaba hipnotizándole en su habitación en plena noche".
  Rose escogió este fin de semana para presentar a su novio porque es la celebración anual en honor a su abuelo fallecido, y su madre aprovecha para organizar una reunión de amigos y miembros de la familia. En principio, a Chris le gusta la idea, ya que perdió a su madre siendo muy joven y ha tenido que valerse por sí mismo desde entonces. Daniel Kaluuya lo explica: "Gran parte de la película se basa en lo que uno cree que va a pasar. Chris se da cuenta de que algo no funciona en la fiesta, nota que hay un racismo latente. Ciertas actitudes le demuestran que no está en su ambiente y su primera reacción es marcharse. Sabe que no encaja, no se siente cómodo".
  El guionista y director construyó a la novia perfecta para nuestro protagonista con el personaje de Rose, que se siente abochornada por el comportamiento de su familia. "Siempre me pareció importante que el centro fuese una historia de amor", explica Jordan Peele. "Queremos que la pareja funcione, estamos de su lado. Rose no es perfecta, descubre algunos elementos inesperados en una relación interracial, pero se esfuerza en entender por lo que está pasando Chris. Es una mujer comprensiva, divertida, inteligente y decidida a apoyarle".
  Para el papel de la joven enfermera Rose, los productores y el director escogieron a Allison Williams, una actriz cuyo trabajo en la serie "Girls" y en musicales les había llamado la atención. Además, Jason Blum tenía la oportunidad de trabajar con una gran amiga: "Hace tiempo que Allison y yo somos amigos, me pareció genial trabajar con ella. Ha estado asombrosa".
  "Allison aporta el consuelo y el cariño que son las bases de la película", explica el realizador. "Ella es la que nos hacer querer que la relación entre los dos funcione".
  "Rose es una chica normal, progresista, liberal y cariñosa", añade Sean McKittrick. "Sabe que sus padres quizá no quieran que su novio sea negro, pero nunca da la sensación de que está de acuerdo con la mentalidad de su familia. Se nota que apoya a Chris y que realmente le quiere".
  La actriz estaba encantada de interpretar a una mujer cuyas verdaderas intenciones no se ven a primera vista. Hablando del personaje, dice: "Rose lleva a su novio negro de fin de semana para presentarle a su familia blanca, pero algo raro empieza a pasar en cuanto llegan. Rose está atrapada entre la fidelidad a su familia y el amor por su novio. Gana el amor, y está más que dispuesta a enfrentarse a su familia con tal de salvar la relación".
  Allison Williams se sintió muy atraída por una historia que iba más allá de las fronteras del terror, y resume los sentimientos de sus compañeros de plató cuando dice: "Siempre es un plus trabajar con un director-guionista; hay una continuidad en la visión, el pensamiento y la intención".
  Los dos jóvenes actores aparecen en la gran mayoría de escenas de DÉJAME SALIR y su química fue obvia desde el primer momento, tal como reconoce el productor Sean McKittrick: "Allison fue la primera en comprometerse para la película, aunque Daniel no tardó mucho. Son los dos anclas de la película. Allison es una actriz fenomenal y una persona maravillosa. Daniel es un actor excepcional que se entrega en cuerpo y alma al papel. Jamás había visto algo así. El esfuerzo es tan grande que acaba agotado en cada toma. Su intensidad sostiene la película porque permite que el espectador simpatice con Chris, un hombre como cualquier otro".
  En cuanto a los papeles de los padres de Rose, el cirujano Dean y la psiquiatra Missy, ambos jubilados, los productores y el cineasta se inclinaron por dos intérpretes conocidos por trabajar en numerosas comedias. Catherine Keener, nominada al Oscar en dos ocasiones, que nos fascinó en Cómo ser John Malkovich y Capitán Phillips, y en comedias como Virgen a los 40, y Bradley Whitford, nominado a tres Globos de Oro, reconocido por sus papeles en las series "El ala oeste de la casa Blanca" y "Transparent", así como por La cabaña en el bosque, fueron los dos actores escogidos para interpretar a dos malos nada habituales.
  Lo que más gustó a Jason Blum del matrimonio Armitage es que representan a la élite social a la que Jordan Peele ataca directamente en el guion. Rose no les ha dicho que Chris es negro, está segura de que tener un novio de otra raza no planteará ningún problema, pero Chris descubre rápidamente que no es así. "Los padres hacen comentarios que bordean el racismo", explica el productor. "Todo el mundo se siente incómodo. Por ejemplo, le preguntan a Chris si le gusta jugar al golf y enseguida le dicen que son fans de Tiger Woods. Forman parte de la élite blanca liberal que, supuestamente, es sensible con los problemas raciales, pero que en realidad son todo lo contrario".
  Bradley Whitford estaba encantado de ser parte del proyecto. "Soy uno de los grandes fans de Jordan, habría hecho cualquier cosa con tal de trabajar con él", reconoce, riendo. Y en cuanto al factor sorpresa de la película, dice: "Creo que el público se asombrará ante algo inesperado que da un giro de 90 grados al género".
  Jordan Peele habla de los personajes y del trabajo de los intérpretes: "Bradley encarna a Dean Armitage, un padre encantador y amable con un toque cómico irresistible, pero en este caso, las apariencias engañan. Catherine está espléndida en el papel de Missy, que se las arregla para hipnotizar a Chris y hacerle pasar por una experiencia nada agradable. En teoría, es la suegra perfecta, pero a medida que avanza la historia, nos damos cuenta de que hay algo oscuro ahí dentro".
  El último miembro de la familia inmediata de Rose es Jeremy, su hermano pequeño, muy interesado en provocar a Chris y conocerle mejor. Caleb Landry Jones, que se dio a conocer en la serie "Friday Night Lights" y saltó a la fama con X-Men: Primera generación, se encarga de que su personaje transmita una inexplicable y desagradable sensación que repele a Chris en el momento en que le conoce. Jordan Peele alaba al joven actor: "Caleb parece amenazante, pero a la vez es simpatiquísimo. Trabaja de maravilla y es un actor excepcional".
  Las dos personas al servicio de la familia Armitage están interpretadas por Betty Gabriel, de Election: La noche de las bestias y "Good Girls Revolt", en el papel de Georgina, el ama de llaves, y Marcus Henderson, de Django desencadenado y Peter y el dragón, como Walter, el jardinero. Cuando Chris los conoce, ve en ellos el reflejo del comportamiento del pueblo hacia los afroamericanos. Le extraña ver a Georgina contemplándose en un espejo con la mirada perdida y a Walter corriendo en plena noche por el parque.
  Todas las personas negras que Chris conoce durante el fin de semana se comportan de forma opuesta a lo que espera. La situación de Chris es cada vez más incómoda para él y para el espectador, y Jordan Peele se encargó de hacerlo palpable. "Los dos criados se comportan de una forma muy tradicional, mientras que Chris entra como un miembro de la familia", explica el cineasta. "Georgina y Walter no actúan como dos afroamericanos con él, lo que le hace sentirse aún más aislado".
  La familia Armitage considera que el comportamiento de sus criados es absolutamente normal, pero no para Chris. "Se encuentra en una situación rarísima", dice Daniel Kaluuya. "La familia de Rose es blanca y tiene criados negros. Es raro para él, que viene de Nueva York, una de las ciudades culturalmente más avanzadas del mundo".
  Chris descubre que Georgina le mira mucho... y también a sí misma. "Georgina está enamorada de sí misma", dice Betty Gabriel. "Le gusta su aspecto físico y se mira en el espejo siempre que puede".
  El personaje empieza a destaparse durante la reunión anual de los Armitage. "La fiesta es una tradición familiar en honor a la memoria del abuelo", sigue diciendo la actriz. "A Chris le pilla por sorpresa, pero todo el mundo se interesa mucho por él... quizá demasiado".
  Chris tiene la sensación de que el jardinero esconde algún secreto y que lo comparte con Georgina. "Walter es el jardinero de los Armitage, está muy unido a la familia", dice Marcus Henderson. "Hay algo raro en él, como si viniera de otro mundo, otra sociedad". El misterio acaba por explotar: "Mi personaje oculta un secreto enorme. Durante el rodaje, ya en el plató, Jordan me dio una nota que decía: 'Tienes un secreto tremendo que quieres contar, pero no puedes', lo que despertó a mi yo de cinco años y me lo pasé muy bien".
  Georgina y Walter no son los únicos afroamericanos que Chris conoce en un enclave mayormente caucásico. Lakeith Stanfield, que conquistó al público en el papel de Snoop Dog en Straight Outta Compton, da vida a Logan King, un extraño joven que viste ropa pasada de moda, y usa un vocabulario y expresiones anticuadas. Aparte de Chris, es el único invitado negro y parece totalmente fuera de lugar al lado de su esposa blanca, mucho mayor que él. "Logan conoce muy bien a la familia de Rose", dice el actor. "Hace años que se conocen y está acostumbrado a venir a la fiesta cada año".
  Al igual que la mayoría de miembros del grupo, Logan no es lo que aparenta, lo podemos ver cuando Chris le saca una fotografía con su teléfono móvil y el flash hace que le dé un ataque, abalanzándose sobre Chris y gritándole que se vaya. "Cambia radicalmente de comportamiento a lo largo de la historia", explica Lakeith Stanfield. "En esta transición se convierte en alguien con una expresión cultural muy distinta a la del hombre al que todos creen conocer".
  En cuanto a la inesperada transformación, el productor Sean McKittrick dice: "La luz del flash de Chris cuando le hace una foto despierta algo dentro de Logan y le ataca, pero vemos que le sangra la nariz y comprendemos que algo grave le ocurre. Missy, que es psiquiatra, debe esforzarse para conseguir calmar a Logan".
  Jordan Peele se siente muy orgulloso del trabajo de los actores secundarios: "Betty interpreta a Georgina a la perfección, y Marcus no se queda corto con el papel de Walter. El personaje de Lakeith es muy especial, pero demostró tener una increíble gama interpretativa, además de entregarse totalmente al papel".
  Uno de los principales invitados a la celebración anual es Jim Hudson, al que encarna el actor Stephen Root, conocido por doblar a un sinfín de personajes animados y por sus papeles en películas cómicas como Cuestión de pelotas y Trabajo basura, o en la serie dramática "Boardwalk Empire" y en el largometraje Trumbo. "Mi personaje es ciego; podría ser alguien con quien prefieres no encontrarte o un ciudadano encantador", explica.
  Los actores y el director sabían que, ante todo, el secreto de DÉJAME SALIR no debía revelarse hasta el momento idóneo. Por eso, Stephen Root dice, con una sonrisita: "Chris es un hombre apuesto y todos quieren conocerle, aunque quizá no por la misma razón. Nada es exactamente lo que parece, la familia, la fiesta, los invitados, pero el espectador tarda un buen rato en descubrir lo que está pasando realmente".
  El caballero salvador de la película aparece bajo la forma de un enfadado agente del Departamento de Seguridad de Aeropuertos llamado Rod Williams, que casualmente también es el mejor amigo de Chris. Encarnado por el cómico de improvisación Milton "Lil Rel" Howery, conocido por la serie "The Carmichael Show", Rod se convierte en la voz del espectador. "Rod es el personaje que representa la voz de la razón en una película de terror donde todo el mundo debería estar gritando: '¡Sal, vete de la casa! No te vuelvas, no te apoyes contra el armario empotrado'", dice el actor. "Después de varias conversaciones telefónicas con Chris durante el fin de semana, Rod empieza a entender lo que está pasando, pero también mete la pata. Personifica los interludios humorísticos y también la voz de la razón".

logo radio directo