Fichas de peliculas
  • Registro
FOTO DE FAMILIA
INFORMACIÓN
Titulo original: Photo De Famille
Año Producción: 2018
Nacionalidad: Francia
Duración: 98 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Comedia
Director: Cécilia Rouaud
Guión: Cécilia Rouaud
Fotografía: Alexis Kavyrchine
Música: Alexandre Lier, Sylvain Ohrel, Nicolas Weil
FECHA DE ESTRENO
España: 23 Diciembre 2020
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Adso Films


SINOPSIS

Gabrielle, Elsa y Mao son hermanos, pero no se ven nunca. Jamás. Sus padres, separados desde hace tiempo, nunca han fortalecido los lazos familiares. Sin embargo, con motivo del entierro de su abuelo, todos deberán reunirse y encontrar solución al siguiente problema: "Y ahora, ¿qué hacemos con la abuela?"...

INTÉRPRETES

VANESSA PARADIS, CAMILLE COTTIN, PIERRE DELADONCHAMPS, JEAN-PIERRE BACRI, CHANTAL LAUBY, LAURENT CAPELLUTO, MARC RUCHMANN, CLAUDETTE WALKER, JEAN AVIAT, EMILIE CAZENAVE, GUILAINE LONDEZ, SANDRA NKAKE

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DE LA DIRECTORA...
  “La familia es un tema que me interesa mucho. [···] Tengo la sensación de que todos estamos marcados de forma duradera por nuestra historia familiar: es más o menos simple, más o menos complicada, pero siempre está íntimamente ligada a quiénes somos y a las elecciones que hacemos. Siento que todos terminamos volviendo a ella”, comenta la directora a raíz de la temática de la película.
  “Me encantan las películas de Pierre Salvadori, las de Noah Baumbach y Sam Mendes, todo este cine estadounidense independiente que sabe filmar tan bien en el medio: el malestar y la risa, la alegría y la tristeza, lo divertido y lo tierno. Con FOTO DE FAMILIA siempre traté de estar en la línea", concluye.

ENTREVISTA A LA DIRECTORA...
Después de “Je me suis fait tout petit”, tu primer largometraje, vuelves a abordar el tema de la familia...
La familia es un tema que me interesa mucho, quería sumergirme en ella una vez más. Tengo la sensación de que todos estamos marcados de forma duradera por nuestra historia familiar; es más o menos simple, más o menos complicado, pero siempre íntimamente ligado a quiénes somos y a las elecciones que hacemos. Siento que todos terminamos volviendo a ella y casi nunca salimos de ella. Quería hacer una película que dijera cómo, potencialmente, podríamos salir...

Esta vez, ya no se trata de una familia mixta sino de una familia en total descomposición durante mucho tiempo. Ya nadie se entiende, nadie logra hablar...
Son personas que no se mezclan ni se llevan bien, en el sentido de “escucharse” entre sí. Sufren una fractura original que les impide ser felices y llenos de sí mismos. Pero se aman, de lo contrario no habría película.

Hablemos de esta fractura, que todavía es bastante peculiar. Lo que significa que cuando llega el momento de separarse, una parte opta por llevarse a sus dos hijas, y la otra, a su hijo, separando así a los hermanos...
Algunas parejas que se separaron en la década de 1970 cometieron este error. En la historia de la película, imaginamos que los personajes habían estado en mayo del 68, que eran padres jóvenes y que tenían que reconstruir de nuevo el mundo. Hicieron esto pensando que estaban haciendo lo mejor que podían. No los juzgo: no creo que hayan hecho esto por egoísmo. Creo que realmente tenían la ambición de marcar una diferencia y realmente creían que separar a los niños era posible. Obviamente, su enfoque fue absurdo: nadie, ninguna ley, consideraría ahora desagregar a un hermano de esta manera. Está profundamente marcada por un sentimiento de abandono.

Gabrielle (Vanessa Paradis), Elsa (Camille Cottin) y Mao (Pierre Deladonchamps) no solo sufren de haberse distanciado (con la parte del resentimiento que uno puede imaginar), sino que también están profundamente marcados por la ausencia del otro padre...
Realmente nunca se recuperaron de esa lesión inicial. En la edad adulta, continúa paralizándolos; no logran avanzar. Todos, a su manera, se sienten desgarrados e incompletos.

La actitud del padre presente tampoco es muy constructiva: el padre (Jean-Pierre Bacri) se dedicó a perseguir a las hijas. La madre, psiquiatra (Chantal Lauby), se dedicó a sus pacientes.¿Es de nuevo el efecto post 68?...
Seguramente. Imaginamos que uno pasó mucho tiempo engañando a todos; que la madre también era activista y estaba profundamente involucrada en su trabajo con sus pacientes.
Ninguno estaba realmente disponible, aunque probablemente pensaron que sí.

La madre entierra el osito de peluche de su pequeño, el padre tira el gato de sus hijas a la basura: su actitud es curiosa, por no decir otra cosa...
Las tesis de Françoise Dolto afirmaba que los niños eran personas que empezaban a imponerse y que esta generación de padres los tomaba al pie de la letra descuidando si efectivamente eran personas adultas (o no), y ¡aún no lo eran! Nos decían cosas que no eran de nuestra edad, nos permitían salir con unos hippies bastante locos que nos decían cosas terribles.
Por ejemplo, creí durante años que el diccionario Petit Robert era un objeto maligno porque cuando era pequeño me pasaba una tarde escuchando a una loca que me contaba la historia de Robert el Diablo Robert el Diablo...
Enterrar un peluche, era sin duda un concepto en ese momento para hacer comprensible la muerte a un niño de cinco años; arrojar un gato “aplastado” era otra forma más pragmática y no menos violenta de hacerlo.

Tú misma eres una hija de esta generación. Nos fascina la evolución de la sociedad en este ámbito...
Sí, es fascinante observar la intrusión de problemas sociales en el ámbito de la privacidad. Hay “pros y contras” para cada generación de padres con sus hijos. Creo que la humanidad en general está avanzando, ¡es bueno saber que no debes golpear a tus hijos o encerrarlos en un armario! - pero también creo que, sean cuales sean las recomendaciones, y sea cual sea la naturaleza de nuestro conocimiento pedagógico, hay una gran parte de lo que transmitimos a nuestros hijos que se nos escapa y se nos escapará para siempre. No necesariamente sabemos dónde lo vamos a hacer mal, ¡pero necesariamente lo haremos mal! Y eso está bien siempre que pueda, en el momento adecuado, reconocerlo y, quizás, ayudar a solucionarlo.

En “Foto de familia” presentas a cuatro generaciones: el niño, el joven adulto, el padre, el abuelo, que son fundamentales en el resultado de la historia...
No importa la edad que tengamos y los problemas familiares que no hayamos podido resolver, todos seguimos siendo, hasta el final, el hijo de nuestra madre o el padre de su hijo. Y pensé que era agradable que, por muy “mal padre” que hubiera sido el personaje de Jean-Pierre Bacri, pudiera cuestionarse cómo se comportaba como hijo.

Un comportamiento no muy cálido. Esta generación expresiva obviamente no se comunicaba mucho con sus padres...
Después del 68, muchos eligieron vivir una vida completamente diferente. Tuvieron que romper con la forma de pensar de sus mayores y, en el mismo movimiento, se privaron de discusiones o palabras que, sin embargo, eran vitales para ellos. A medida que maduran, ven la vejez y la muerte acompañadas de la sensación de que se han perdido algo esencial.

Esto no impide que el personaje de Bacri haga campaña para colocar a su madre (que padece inicio de Alzheimer) en una residencia de ancianos...
Yo diría que es más huida y negación que rechazo. El padre teme descubrir la imagen de su propio envejecimiento, de su decadencia y de su propio fin. Más allá de su verdadero egoísmo, no tiene instrucciones de uso. Pero evoluciona, acaba queriendo algo mejor, algo más; creemos que pronto estará listo para hacer las paces. Avanza hacia un sentimiento saludable.

Curiosamente, los más lúcidos de esta familia son Solal (el hijo de Gabrielle), y esta anciana cuya obsesión es ir a morir a Saint Julien, el pueblo donde vivía y reunía regularmente a sus nietos. Simplemente corresponde al deseo de ver finalmente reparado a este hermano...
Exactamente. Perdida como parece estar en realidad, desea profundamente que el trío se reencuentre. Esto es fundamental para ella, que siempre ha trabajado en esta dirección. A partir de cuándo sus tres nietos acuerden llevarla a este pueblo, puede morir en paz.

A diferencia de la psiquiatra interpretada por Chantal Lauby, Solal (el adolescente de la familia), también es muy objetivo sobre la situación de los hermanos y la familia en general...
Ve lo que los adultos no ven, dice cosas y, cuando hace una pregunta, espera una respuesta intelectualmente aceptable. Me gustan mucho sus enfrentamientos con su madre y su abuelo; nunca es agresivo, solo serio. Hubo cierta dureza en los diálogos del personaje de Solal, pero el joven que lo interpreta, Jean Aviat, tiene en él tanta dulzura y tanta amabilidad que hace que todos sus diálogos sean profundamente conmovedores.

La escena en la que Solal está leyendo en el hospital junto a la cama de su abuela es muy conmovedora...
Sí, porque hay, de generación en generación, correspondencias en esta familia que no se esperan. No importa que Solal sea muy joven y su bisabuela sea muy mayor, lee y duerme: el vínculo está ahí.

Todos los personajes de la película son complejos - torturados, como Mao, torpes, como ambos padres, o burbujeantes como Camille - pero todos, en el fondo, son profundamente amables...
Solo me gusta lo agradable, en el sentido de buscar soluciones, trabajar en uno mismo o en los demás para hacer las cosas bien, no solo en el sentido de dedicación.

“Foto de familia” comienza y termina con una escena funeraria, la primera simbolizando la ruptura de la familia, la segunda su reconciliación, como si cada miembro se hubiera movido sutilmente de su pequeño círculo...
La película está construida así. Desde un detonante, esta anciana que quiere ir a morir a su pueblo, cada personaje desencadenará en ella y en los demás un proceso que les permitirá a todos repararse. Pero viene de mil lugares y mil formas.

Esta es, para los niños, la oportunidad de comprender lo importante que era para ellos la anciana...
Ella era un refugio para el trío, pero al principio no se dieron cuenta de lo mal que estaban; solo lo entienden diciéndose a sí mismos. Creo firmemente en el poder de la palabra hablada, en la importancia de “contarte” las cosas a ti mismo.

El escenario vuelve constantemente a un cierto número de situaciones sin repetirlas nunca, sino especificándolas y enriqueciéndolas...
Intento destilar la información, las sensaciones. Es un poco como tejer: a fuerza de volver a tejer el mismo patrón en el mismo lugar, que los recuerdos se esparcen en la boca de unos y luego en la de otros. Esto acaba teniendo sentido, sobre todo cuando se trata de la familia donde un evento nunca se cuenta de la misma manera según la persona que lo evoca. Me gusta mucho la idea de que las frases vuelvan a la boca de todos; hacer que las historias resuenen unas con otras. Escribir una película me toma mucho tiempo, no he aprendido a hacerlo correctamente.
Primero escribo un primer borrador muy rápidamente, luego lo reelaboro sin cesar. Tardo mucho en encontrar mi estructura.
Debo haber escrito diecisiete versiones de “Foto de familia”. Es un poco tedioso, pero es mi método.

Esta es la segunda vez que utilizas la comedia para tratar un tema serio. ¿Es esta su marca registrada?...
Es mi forma de comunicarme en la vida. Y eso coincide con el cine que amo. Soy totalmente fanática de las primeras películas de Woody Allen, que creo que es el pináculo de “reír con todo”. Me encantan las películas de Pierre Salvadori, las de Noah Baumbach y Sam Mendes, todo este cine estadounidense independiente que sabe filmar tan bien en el medio: el malestar y la risa, la alegría y la tristeza, lo divertido y lo tierno. Con “Foto de familia” siempre se trató de estar “en la línea”.

Ya habías dirigido a Vanessa Paradis en “Je me suis fait tout petit”. ¿Estabas pensando en ella para el papel de Gabrielle, escribiendo el guión?...
Sí, le escribí el personaje.

¿De dónde surgió la idea de hacerle una estatua de mujer?...
Me divirtió que el personaje se hiciera realidad su promesa de no moverse para que su hijo siempre supiera dónde está; las madres solteras están especialmente interesadas en mantener a sus hijos a salvo; ella va hasta el final, al absurdo. Una amiga mía que hace este tipo de presentaciones en vivo me lo contó como un regalo que le da a los transeúntes y me dio ganas de trabajar en ello. Y luego coincidió con el lenguaje corporal de Vanessa, todavía muy compuesto, muy elegante.

¡No dudes en chantajearla desafinando!...
Incluso mal, sigue siendo encantador mientras canta “Wild World” de Cat Stevens.

Y darle el papel más ingrato de los hermanos: en el fondo, nadie realmente la considera...
Ella es la hermana mayor, siempre está arreglando las cosas.
Imagino que pasó su infancia asegurándose que todo saliera bien y que todos se llevaran bien; calmar el enfado de su hermana Elsa, apaciguar las ansiedades un tanto morbosas de su hermano Mao... Se retrae, intenta existir y pedir lo menos posible. Y si los demás no le dan nada es porque no pueden oírlo. En la película, su trayectoria es reconectarse consigo misma, encontrar su deseo por una mujer a través de este impulso físico que siente en contacto con un hombre más joven que ella, y que no es otro que el impulso de la vida.

¿También estabas pensando en los otros actores en el momento de confeccionar el guion?...
No. Jean-Pierre Bacri llegó muy temprano al proyecto. Estuvo involucrado en el desarrollo de la escritura con Agnès Jaoui y, desde nuestro primer encuentro, no pude considerar a nadie más para el papel. Me hizo el gran honor de aceptarlo y, aunque su personaje en la versión en ese momento se acerca a lo que es hoy, todavía aproveché los diálogos para ponérselos en la boca. Jean-Pierre es uno de esos actores insustituibles, con un fraseo tan especial que tienes que dedicarte especialmente a los diálogos. Camille Cottin, Chantal Lauby y Pierre
Deladonchamps destacaron cuando empezamos a pensar en el casting. En cuanto a Laurent Capelluto, lo quiero en todas mis películas.

¿Cómo trabajaste con ellos?...
Primero hice una lectura con cada uno de ellos dándoles instrucciones, en base a sus expectativas, luego una lectura integral con todos ellos, que resultó más allá de mis expectativas. Los escuché leer mi película como si fuera un simple espectador, sin sentir nunca la necesidad de intervenir y obteniendo un placer colosal. Mi familia estaba ahí, viva.
A partir de ahí, no se trataba de repetir. Al contrario, quería mantenerlos frescos y libres.

Alexis Kavyrchine firma la foto. Esta es la primera vez que trabaja con él...
Y ha sido una experiencia increíblemente gratificante desde el punto de vista intelectual. Mientras cortaba la película, aprendí con él a encontrar el corazón de cada escena y cómo filmarlas. Llegamos al rodaje muy preparados, lo que nos dio mucha libertad.
Hicimos muchas grabaciones manuales porque quería que los actores actuaran todo el tiempo. Contribuye al nivel de juego, nadie lo suelta. Alexis trabaja rápido, se enciende rápido, puede trabajar todos los días, lo que nuevamente me dio mucha libertad y creo que me ha hecho progresar mucho en comparación con mi primera película. Aprendí a usar el material real, la gente real, la emoción del momento; ya no solo tratando de recrear lo que había fantaseado. También hace una luz que me encanta porque magnifica sutilmente la realidad.

Cuéntanos sobre la dirección de los actores...
Jean-Pierre, Camille, Chantal, Vanessa y Pierre son actores muy diferentes, pero diferentemente brillantes. Jean-Pierre y Camille son más técnicos, Vanessa, Chantal y Pierre, más instintivos, me comuniqué de manera diferente con cada uno de ellos pero, al mismo tiempo, formaron un grupo de gran benevolencia. Estaban felices de trabajar juntos, pendientes el uno del otro y siempre dispuestos a empezar de nuevo, a intentar inventar algo más. El nivel de juego era enorme, tan sensible que solo tenía que hacer ajustes finos. Con actores de este nivel, es un verdadero placer.
¡Nos reímos mucho en el set y también lloramos mucho! Trabajo mucho de oído y me gusta rehacer hasta que escucho lo que quiero una vez. A partir de ahí, trato de dejar el campo abierto a los actores para que busquen otras intenciones que muchas veces son útiles en la edición.

Precisamente el montaje, ¿fue una etapa difícil?...
Como a menudo suele pasar. Afortunadamente, lo llevé bien con Fabrice Rouaud (mi hermano). Reescribimos todo, revertimos todo, remodelamos todo cientos de veces hasta volver casi al escenario inicial pero liberados de todo su “demasiado”, su charlatanería, sus planes que filmamos por diversión. Se necesita tiempo para dejar que la película “hable”, y en un momento “funciona”. La risa pasa. Y la emoción también.

Háblame sobre la música...
Me encanta la música de las películas de Thomas Lilti.
Conocí a los compositores, los LOW (Alexander Lier, Sylvain Ohrel y Nicolas Weil). Les gustó el guión y comprendieron los deseos que tenía, incluidos los que me costaba formular, con extraordinaria fuerza de propuesta. Encuentro su música moderna y profunda. Simbolizan para mí el encuentro entre un imaginario de cine y un imaginario musical.

logo radio directo


El cine "S" de hoy
(Contenido no apto para menores)
TI PREGO AMORE MIO SCALDAMIFUROR SEXUAL DE UNA LADRONA
 Ver todo el cine "Clasificado S"

Comedia erótica italiana
LA PROFESORA Y EL ÚLTIMO DE LA CLASELA ESTUDIANTE EN LA CLASE DE LOS SUSPENSOS
Ver todas las comedias eróticas italianas

OSCARS 2021PREMIOS BAFTA
PREMIOS GOYA 2021
GLOBOS DE ORO 2021

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... LA JAULA DE LAS LOCAS

Criticas del pasado...

Crítica... LA ESCAPADACrítica... MORTAL KOMBAT Crítica... COWBOY

NO-DO. Noticiario español...

NO-DO. Archivos del noticiario español
Disponible el nº 17

Ver todos los NO-DO

Últimos DVD / BLU-RAY

MADAME CURIEDE GAULLE En Dvd / Blu ray... NIEVA EN BENIDORM

Otros Dvd/Blu-rays:

Baby

Todos los Dvd y Blu Ray's