Fichas de peliculas
  • Registro
INFORMACIÓN
Titulo original: Ex Machina
Año Producción: 2015
Nacionalidad: EE.UU., Inglaterra
Duración: 108 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 12 años
Género: Drama, Ciencia Ficción
Director: Alex Garland
Guión: Alex Garland  
Fotografía: Rob Hardy
Música: Ben Salisbury, Geoff Barrow 
FECHAS DE ESTRENO
España: 27 Febrero 2015
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Universal Pictures


SINOPSIS

Un programador gana un concurso en la compañía donde trabaja. El premio es conocer al misterioso director de la empresa. Cuando llega a su residencia, deberá participar en un experimento con la primera inteligencia artificial que ha sido creada... 

INTÉRPRETES

DOMHNALL GLEESON, OSCAR ISAAC, ALICIA VIKANDER, SONOYA MIZUNO, COREY JOHNSON 

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER

icono bsoBSO

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

 

Galeria de fotosGALERÍA DE FOTOS

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

_______________________

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

 ‘Ex Machina’, es un thriller psicológico que gira en torno a un triángulo amoroso. La película explora la naturaleza de la conciencia, las emociones, la sexualidad, la verdad y la mentira.   La primera película como director de Alex Garland parte de una idea, al parecer, sencilla: “Tres personas inteligentes enfrentándose, intentando vencerse mentalmente y uniéndose momentáneamente”, explica el director.   Pero si una de esas tres personas es una chica robot, todo se complica. “Ex Machina’ funciona en dos niveles”, dice el productor Andrew Macdonald. “En principio es un thriller psicológico, eso sería el primer nivel, pero se sirve de los personajes para explorar temas humanos y psicológicos fundamentales”.   En su debut como realizador, Alex Garland toca temas que le fascinan desde hace tiempo, y utiliza nuestros miedos e inseguridades frente a la tecnología y el papel que tiene en nuestras vidas.   Su primera novela, ‘The Beach’, fue publicada en 1996, cuando solo contaba con 26 años. DNA Films la adaptó a la gran pantalla en 2000 y Alex Garland quedó fascinado por el cine. Desde entonces ha colaborado con la productora escribiendo el guión de ‘Sunshine’, ‘28 días despué’s y ‘Dredd’.   El guionista y director insiste en que las contribuciones del equipo creativo han mejorado ‘Ex Machina’: “Durante los pasados años he vivido varias experiencias cinematográficas, y todas me han conducido a esta película. He llevado a la práctica lo que he aprendido en el camino, pero sobre todo he intentado dar el espacio suficiente al equipo para que hiciera su trabajo de la mejor manera posible”.

   Alex Garland siempre pensó en dirigir este largometraje. Llevaba años trabajando como guionista, por lo que Andrew Macdonald y Allon Reich nunca dudaron de que tuviera el talento necesario para dar el siguiente paso.   No es la primera vez que la ciencia-ficción explora ideas semejantes, siempre poniendo el énfasis en que la maldad lógica de una raza de máquinas destruiría a los seres humanos. Pero Alex Garland dice que su película no va por ese camino: “Es extraño, pero simpatizo con las máquinas. Creo que tienen más posibilidades futuras que nosotros”.   “El lenguaje y las ideas de la película serán inmediatamente reconocibles para las personas que han seguido a Alex Garland desde ‘The Beach’”, dice Allon Reich. “Pero en este caso ha conseguido un auténtico thriller. Varios miembros del equipo me han dicho que cuando leyeron el guión por primera vez se encerraron para que nadie les molestara porque estaban deseando saber qué les tenía reservado el destino a los tres personajes”.

  Alex Garland siempre consideró que la mejor ciencia-ficción debe estar basada en la ciencia. Fabricar una inteligencia artificial es algo que los científicos y técnicos desean desde la aparición de los ordenadores.    Con ‘Ex Machina’ y a través de Ava, el director sugiere un mundo en el que la creación de una inteligencia artificial no necesariamente sienta las bases de la desaparición de la raza humana, sino de su evolución hacia otro estado.   “Ya que cuento la historia desde el lado de la máquina, era necesario que Ava, la conciencia de la máquina, habitara una forma de la que uno pudiera enamorarse”, explica Alex Garland. “El protagonista debe enamorarse de ella para que la historia funcione”.   Su creación planteó varios problemas para los actores y el equipo. “¿Qué es la conciencia? ¿Eres responsable de lo que creas?”, pregunta Domhnall Gleeson.   La concepción del diseño de Ava fue uno de los mayores retos a los que se enfrentó la preproducción. Todos estaban de acuerdo en que no debía parecerse a algo que ya se había visto antes. “Inicialmente, Alex nos dio la idea de cómo diseñarla”, dice el diseñador de producción Mark Digby. “Al principio de la preproducción nos reunimos para hablarlo y entendí que quería algo totalmente diferente”.   “El proceso del diseño empezó con un hombre llamado Jock, con quien había trabajado en Dredd”, dice Alex Garland. “Nos llevamos muy bien, así que nos reunimos cuando estábamos preparando la película y empezamos a ver qué aspecto podría tener”.   No tardaron en darse cuenta de que el mundo de la ciencia-ficción había dejado pocas vías sin explorar. “Jock hizo un dibujo donde las piezas de Ava eran un metal dorado, parecía una réplica de C-3PO”, recuerda el director, riendo. “Luego está el robot de Metrópolis que todo el mundo conoce. Teníamos que encontrar algo que no hiciera referencia a robots existentes”.   La solución fue vestirla con una malla. “Bastó con imaginar una telaraña. Dependiendo de la iluminación, se ve la estructura, pero cuando refleja la luz, el cuerpo aparece, la forma de un brazo, del cuello”, sigue diciendo.   “Tampoco queríamos que fuera demasiado electrónica o mecánica”, dice Mark Digby. “Lo orgánico y la informática se solapan. Tiende a ser una máquina muy evolucionada y menos robótica”.   Alicia Vikander reconoce el diseño le impresionó: “Hicieron una verdadera obra de arte. Es mucho más que una máquina, es exquisita, bella. Creo que en la pantalla será deslumbrante”.   Los artistas de efectos visuales de Double Negative se encargaron de crear gran parte de Ava, pero su realización empieza en el plató, gracias a un traje especial diseñado por Sammy Sheldon Differ.   “Hablamos con Sammy porque tiene mucha experiencia en el diseño de trajes para superhéroes y necesitábamos un traje práctico”, explica Alex Garland. “Debía incluir elementos muy especiales sin perder o distorsionar la silueta de Alicia”.    Andrew Whitehurst explica que intentaron trasladar al máximo la interpretación de Alicia Vikander al modelo digital. Su equipo pasó muchísimas horas calcando la animación a sus movimientos. Fue un proceso muy lento y difícil”.   “Mirábamos las imágenes que producíamos y nos preguntábamos si iba a funcionar”, explica el supervisor de efectos visuales. “¿Cómo afectará al público? ¿Puede uno creerse que alguien se enamore de esta máquina? Eran preguntas difíciles de contestar”.    “Y luego estaban las preguntas prácticas”, sigue diciendo. “Había que diseñar una máquina tecnológicamente plausible para que la película funcionara, por lo que todo debía estar perfectamente conectado y en el sitio correcto. Fue un trabajo fascinante”.    Del mismo modo que el director intentó alejarse de los robots que se habían visto antes, Andrew Whitehurst y su equipo estaban decididos a crear algo diferente. “La única regla era que nadie del equipo podía estudiar fotos de robots”, dice. “Nuestras imágenes de referencia fueron esculturas de Brancusi y figuras modernistas del Bauhaus. También estudiamos cosas como la suspensión de un Fórmula 1, bicicletas aerodinámicas y cientos de imágenes de ese tipo, hasta impregnarnos de una estética que nos permitiera diseñar un robot”.   También se documentaron extensamente en anatomía humana para asegurarse de que Ava se movería como nosotros. “Es una interesante síntesis entre lo que podría ser una forma evolucionada y una forma puramente de ingeniería”, explica el supervisor.   El rodaje de ‘Ex Machina’ duró seis semanas, pero el trabajo de posproducción fue de seis meses. “No es lo habitual en una película británica”, dice Andrew Macdonald.

   Toda la historia transcurre en un solo decorado, la ultramoderna casa de Nathan en Alaska.  Pero ¿cómo vive el multimillonario? “Fue el mayor reto de una película con un presupuesto reducido”, dice Alex Garland. “Debíamos enseñar la casa de uno de los hombres más ricos del mundo, ¿cómo conseguirlo?”   La tarea recayó en el equipo del diseñador de producción Mark Digby. “Hemos trabajado con Mark y con Michelle Day, la decoradora, en muchas películas desde ‘28 días después’”, dice Andrew Macdonald. “Los dos conciben las películas en su conjunto y unen el diseño con los personajes, lo que me parece absolutamente necesario”.   Encontrar la casa ideal no parecía tarea fácil. “Nathan necesitaba una casa especial”, dice Allon Reich, con una sonrisa.  
  Alex Garland siempre pensó que la residencia de Nathan debía estar situada en plena naturaleza. “Si conseguíamos encontrar un paisaje espectacular, sabíamos que comunicaría el poder de Nathan. Solo alguien muy poderoso se adueña de paisajes asombrosos”.
 
   “Buscábamos algo de líneas muy modernas en medio de un entorno increíble”, explica el diseñador de producción. El equipo de localizaciones acabó encontrando lo que buscaba en Noruega”.
 
   “Noruega puede pasar perfectamente por las Rocosas de Colorado, Canadá y Alaska”, explica el productor Andrew Macdonald. “Recuerda a Escocia, de donde provengo, pero Escocia a la décima potencia. Es alucinante, con montes cortados y verticales, cascadas por todas partes, fiordos profundos y lagos salados”.
 
   La casa de Nathan fue diseñada en dos decorados a una cómoda distancia el uno del otro, situados a las afueras de un pueblo llamado Valldal. “Recorrimos Noruega”, recuerda Alex Garland. “Encontramos una casa y un hotel diseñados por el mismo arquitecto en un lugar bastante alejado de todo”.
 
  En la residencia privada Fjora y en el Juvet Landskapshotel se rodaron varios interiores y exteriores de ‘Ex Machina’. Ambos edificios fueron concebidos en el estudio de los arquitectos noruegos Jensen & Skodvin.
  “Fuimos a visitar la casa, pero nos preocupaba que fuera demasiado pequeña”, recuerda Mark Digby.  “Hablando con el propietario, nos dijo que los mismos arquitectos habían hecho otro edificio a una media hora en coche. Nos explicó que era muy parecido, pero a una escala totalmente diferente”.  
  Cuando el diseñador de producción y su equipo se documentaban y buscaban imágenes de posibles casas para Nathan, una de las fotos que incluyeron en el dosier fue la de una sauna acristalada que dominaba un paisaje nórdico. Cuando Mark Digby visitó el hotel, vio que había encontrado la sauna de la foto. Era el sitio perfecto.
  Las paredes de la casa están llenas de vida mediante recovecos con plantas y jardines en miniatura. “En cierto modo, refleja lo que pasa con los personajes”, dice el diseñador.  
   La casa Fjora tiene un aspecto único: la roca sobre la que está asentada se adentra en el salón, del que está separada mediante un cristal. “La casa nos entusiasmó”, reconoce el productor Allon Reich.

    Mark Digby y su equipo construyeron la sala de monitorado de Ava, así como otros interiores en los platós de los estudios Pinewood, a las afueras de Londres. Encajaban con los diseños de las dos casas noruegas, y los grandes ventanales se convirtieron en pantallas azules a las que se añadirían los paisajes en posproducción.    Cuando Alex Garland escribió el guión, imaginó que Caleb y Ava estarían separados por una pared de cristal. “Mark Digby tuvo una idea brillante: Colocó a Ava en un espacio muy amplio, mientras que Caleb está en una especie de caja”, dice el realizador. “Ava, la prisionera, tiene todo el espacio, y Caleb, el ser humano que debe ‘domarla’, está en una celda”.  
  El cubículo desde donde Caleb lleva a cabo las pruebas de Turing es literalmente un cubo de cristal alrededor del que Ava puede moverse. “El aspecto voyeurístico es total”, dice Mark Digby. “Construimos una pequeña habitación transparente dentro de la amplia sala donde está ella. Siempre podemos verla, no hay un solo momento en que no se la observe”.
 
  La sala de Ava acaba en un pequeño jardín al que ella no tiene acceso. “Así entiende que existe el exterior, y que ese exterior no tiene nada que ver con los objetos creados por el hombre”, sigue diciendo.
 
  El rodaje empezó en Pinewood antes de que el equipo se desplazara a Noruega durante dos semanas. Allí se rodó una escena en un glaciar espectacular. El equipo dispuso de casi todo el hotel para trabajar.
 
   “Me alegro de que rodáramos en ese orden y no al revés, primero en Noruega y luego en los estudios”, dice Domhnall Gleeson. “Es difícil no quedarse atónito ante los paisajes noruegos. Sin embargo, en Pinewood todo era bastante claustrofóbico, de eso se trataba. Hubo momentos muy intensos en el plató”.  
  Alex Garland y el director de fotografía Rob Hardy trabajaron en estrecha colaboración para rodar e iluminar los magníficos decorados que habían realizado Mark Digby y su equipo. Gracias a los paneles de cristal que van del suelo al techo, cada una de las habitaciones de la fabulosa casa cambia de luz y desprende sensaciones diferentes según la hora del día, haciéndose aún más patente en la sala observatorio de Ava.
 
  “Hace tiempo que admiro a Rob Hardy”, dice Andrew Macdonald. “Ha hecho cosas asombrosas. Queríamos a alguien que pudiera trabajar con Alex. En esta película, la colaboración es la clave, y así ha sido en todos los departamentos”.

  Alex Garland dice: “Rob entendió perfectamente lo que quería y siempre fue más allá, siempre me dio más”.   Rob Hardy se alegró de rodar un género que no había tocado. “Nunca había hecho nada cercano a la ciencia-ficción”, explica. “La historia contenía todos los elementos que me interesan y ofrecía más de lo habitualmente accesible. Las oportunidades visuales no tenían fin”.  
  Sin embargo, se apoyó en los elementos más humanos para definir la estética visual de la película.

logo radio directo



LOS HIJOS DE SAN LUIS. Estreno 21 Febrero