Fichas de peliculas
  • Registro
EL HOMBRE LOBO
INFORMACIÓN
Titulo original: The Wolfman
Año Producción: 2010
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 103 Minutos
Calificación: Autorizada para mayores de años
Género: Terror, Fantasía, Drama
Director: Joe Johnston
Guión: Andrew Kevin Walker, David Self. Basados en el guion de la película de 1941 escrito por Curt Siodmak
Fotografía: Shelly Johnson
Música: Danny Elfman
FECHA DE ESTRENO
España: 12 Febrero 2010
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Universal Pictures


SINOPSIS

La infancia de Lawrence Talbot se acabó bruscamente la noche que murió su madre. Se fue del adormilado pueblecito de Blackmoor y tardó décadas en recuperarse e intentar olvidar. Cuando Gwen Conliffe, la prometida de su hermano, le encuentra y le ruega que la ayude a buscar a su amor, Lawrence Talbot regresa a casa. Entonces se entera de que algo brutal, salvaje, con una sed insaciable de sangre ha matado a muchos campesinos, por lo que un suspicaz inspector de Scotland Yard ha venido a investigar. Empieza a encajar las piezas del sangriento rompecabezas y se entera de que existe una antigua maldición que convierte a las víctimas en hombres lobo las noches de luna llena. Para acabar con la carnicería y proteger a la mujer de la que se ha enamorado, Lawrence Talbot debe destruir a la temible criatura que se esconde en los bosques cercanos a Blackmoor. Este hombre sencillo con un pasado doloroso sale en busca de la bestia y descubre que él también tiene un lado primitivo que ni siquiera podía imaginar...

INTÉRPRETES

BENICIO DEL TORO, ANTHONY HOPKINS, EMILY BLUNT, GERALDINE CHAPLIN, HUGO WEAVING, ANTONY SHER, GEMMA WHELAN, SIMON MERRELLS, ASA BUTTERFELD, ART MALIK, DAVID STERNE, DAVID SCHOFIELD, ROGER FROST, MAX VON SYDOW

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

icono criticasREMAKE    El hombre lobo (1941)

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

   En los años 30 y 40, Universal Pictures estrenó una serie de películas de terror que crearon un nuevo tipo de HOMBRE LOBOentretenimiento cinematográfico: las películas de monstruos. Al transformarse en personajes como Drácula, Frankenstein, la momia y el hombre invisible, legendarios actores de la talla de Bela Lugosi, Boris Karloff y Claude Rains llevaron al celuloide pesadillas que antes sólo estaban al alcance de la imaginación de los lectores.
  Posiblemente la criatura más fascinante fuera la que encarnó Lon Chaney Jr en 1941. Un hombre solitario, obligado a entregarse a la fuerza más básica de su ser, provocó escalofríos a los espectadores mientras le veían transformarse en algo que en nada se parecía a un ser humano. Con la luna llena, daba rienda suelta a una rabia surgida del lado más oscuro de su psique. Parte hombre y parte demonio, maldito para la eternidad.
   Inspirada en la clásica película de Universal que encabezó un legado de terror, EL HOMBRE LOBO es la historia de los legendarios orígenes de una maldición y del hombre que la padece.

ACERCA DEL RODAJE...HOMBRE LOBO...
  Se le ha dado un sinfín de nombres en numerosas culturas durante miles de años. La mítica criatura conocida bajo el nombre de licántropo ha fascinado al mundo; un ser humano con la extraña habilidad de transformarse en lobo las noches de luna llena. Desde los mitos de los antiguos griegos hasta las crónicas de Gervasio de Tilbury, escritas en 1212 en la enciclopédica “Otia Imperialia”, las historias de terror acerca de hombres lobo han dominado las culturas de este mundo durante siglos.

  Pero la criatura no saltó a la gran pantalla hasta hace siete décadas, exactamente en 1935, cuando Universal estrenó El lobo humano, del director Stuart Walker. Sin embargo, fue la clásica El hombre lobo, de 1941, la que estableció con firmeza el mito del licántropo en el mundo del cine. El hombre lobo, dirigida por George Waggner a partir de un guión original de Curt Siodmak, fue una de las famosas películas de monstruos de Universal en una época propensa a imaginar criaturas de pesadilla. La original, con el eslogan “Su escalofriante aullido es un canto a la muerte”, se convirtió en un clásico instantáneo a pesar de durar sólo 70 minutos, muy poco para una película de monstruos.
   Hace tiempo que el actor y productor Benicio Del Toro es un apasionado del género. La idea de rendir homenaje a estas películas nació hace años en su casa hablando con su representante y productor, Rick Yorn.
   Benicio Del Toro estaba dispuesto a rendir un homenaje al género que tanto le gustaba desde niño. Aun sabiendo que una película así requería horas de maquillaje para colocar las prótesis, no le importó.
   El actor no quería hacer un remake fotograma a fotograma, sino una versión dirigida a un público actual. En su opinión, la historia creada por los guionistas Andrew Kevin Walker y David Self “aporta algo nuevo, tiene giros inesperados, además de un toque moderno, sin dejar de honrar la historia original”.
   Sean Daniel se unió a los tres cineastas y aportó su experiencia en el relanzamiento de películas de monstruos: participó en el lanzamiento de las entregas de La momia. Hablando de su participación, el productor dice: “Me sentí muy halagado de que me llamaran para unirme a un proyecto donde vuelve a la gran pantalla otro de los geniales monstruos de Universal que tanto me gustaban de niño”.
  Los productores empezaron a buscar un director que no sólo fuera capaz de llevar el guión a la gran pantalla, sino que pudiera realizar una película de terror donde debían unirse a la perfección los efectos visuales, digitales y con prótesis.
  El director Joe Johnston se subió a bordo después de que Mark Romanek abandonara el proyecto durante la preproducción.
Como en cualquier otro proyecto, Joe Johnston se interesó más por la historia que por el espectáculo. Como ex director artístico, estaba entusiasmado con los retos visuales de la historia: “Quería enseñar al espectador algo que no hubiera visto antes en el proceso de transformación de hombre a lobo”, añade el director
   “Pero las transformaciones en EL HOMBRE LOBO sólo pueden realizarse con la ayuda de efectos digitales”, sigue diciendo. “Nuestro punto de partida no podía ser mejor, Benicio Del Toro; y nuestro punto de llegada no tiene comparación, el maquillaje de Rick Baker. La transformación no se realiza de forma lineal, vamos en muchas direcciones para llegar al resultado final”.

NOBLES, DETECTIVES Y JÓVENES VICTORIANAS: EL REPARTO DE "EL HOMBRE LOBO"...
  Los cineastas siempre pensaron que era importante incluir algunos de los personajes de la película original. En la versión de 1941, el padre de Lawrence, interpretado por Claude Rains, tenía un papel muy reducido; sin embargo, los productores creían que la relación entre padre e hijo debía ocupar una parte importante de la versión de 2010. Scott Stuber dice, hablando del reparto estelar: “Benicio, Anthony, Emily y Hugo forman un grupo que ha sabido aportar una enorme profundidad a la historia, además de dar vida a los elementos del espectáculo y del terror”.

  Para el papel del excéntrico padre de Lawrence, los cineastas escogieron a Anthony Hopkins. Ya que los dos hombres llevan años sin verse, el reencuentro es bastante tenso. Benicio Del Toro no tuvo problemas en interpretar esta parte del papel, aunque no estaba nada tranquilo con la idea de trabajar con el gran intérprete.
   Hablando de lo que le atrajo del papel, Anthony Hopkins dice: “Psicológicamente, disfrutamos viendo el lado oscuro de la vida. Transformación, resurrección, salvación… Y esta historia lo tiene todo.
   Para dar vida a la trágicamente enamorada Gwen Conliffe, interpretada en la versión de 1941 por la eterna Evelyn Ankers, los cineastas escogieron a Emily Blunt. La actriz explica por qué decidió participar en la película: “Me sentí atraída por cómo estaba desarrollado el personaje y porque el guión me pareció muy emotivo. La película no sólo habla de violencia, también es una historia de amor muy humana”.
   Scott Stuber explica por qué los productores se inclinaron por Hugo Weaving: “Es un actor muy intenso, totalmente creíble. Al fin y al cabo, eso es muy importante en una película de terror, porque el público debe creer que el mito es real. Cuanto más cerca esté de la realidad, más aterradora es la historia”.
   Después de leer el guión, el actor tenía muchas ganas de hacer el papel: “No dudé ni un momento en aceptar el papel. Fue una decisión instintiva, pero me gustó mucho el guión y el personaje de Aberline me pareció fascinante”.

DISEÑO DEL MONSTRUO Y PRÓTESIS...
  Los productores pidieron al diseñador de efectos y prótesis Rick Baker que se uniera al equipo. El diseñador quería mantenerse tan cerca como fuese posible del hombre lobo original y así rendir homenaje a la creación de Jack Pierce en los años 40. “Jack Pierce es un ídolo para mí”, dice Baker. “Le admiro profundamente y quise ser fiel a lo que hizo, aunque con toques modernos. Sigue siendo el hombre lobo de Jack Pierce, pero con un poco de Rick Baker. Me pareció que debía ser más salvaje y tener un aspecto mucho más peligroso”.

   Para el productor Rick Yorn, era una condición sine qua non que la transformación de Benicio Del Toro recayera en uno de los mejores maquilladores actuales.
   David Elsey, nominado a un Oscar y cocreador del aspecto del hombre lobo, recuerda cuando empezaron a trabajar en el terrible monstruo: “Las directrices que recibimos eran muy abiertas, podíamos hacer lo que quisiéramos. Estábamos en el taller de Rick y, según hablábamos, descubrimos que lo mejor era crear una nueva versión de lo que todos conocemos como el hombre lobo. Rick siempre está lleno de ideas y de entusiasmo. Es un sueño hecho realidad poder trabajar con un monstruo tan clásico”.
   Los productores y el director eran conscientes de que las secuencias más esperadas serían las de la transformación. EL HOMBRE LOBO da un salto hacia delante en este aspecto… con la ayuda de los efectos visuales, un departamento que Joe Johnston conoce bien.
   “El maquillaje se compone de varias piezas que se aplican una a una”, explica el director. “No es una máscara, lo que permite a Benicio moverse y expresarse. No queríamos depender totalmente de la animación digital porque es fácil traspasar el umbral de la credibilidad o de las leyes de la física. Hemos intentado mantener la transformación dentro del realismo y nos hemos servido de los efectos digitales como una herramienta para aumentar lo que conseguimos con prótesis”.
   Rick Baker probó las prótesis él mismo antes de pedirle a Benicio Del Toro que se sentase en el sillón de maquillaje. Consiguió reducir el proceso a tres horas de duración. “No tiene nada que ver el punto de vista del maquillador con el del artista”, dice el diseñador. “Tres horas pasan en un abrir y cerrar de ojos para nosotros, pero para la persona sentada en el sillón, se hacen eternas”.
   Rick Baker creó una prótesis de gomaespuma y látex para cubrir la frente y la nariz del actor. Los bordes de la prótesis son muy finos y se adaptan a la piel. A esto se añadía una barbilla falsa, una dentadura afilada y pronunciada, una peluca de pelo natural y una barba pegada a su cara a base de folículos, consiguiendo así que Benicio Del Toro se convirtiera en el aterrador hombre lobo.
   Una vez aprobado el diseño de Rick Baker, su equipo empezó a fabricar el traje que completaría la transformación “lobuna” del actor. En principio, el hombre lobo iba a llevar ropa, pero cuatro décadas en la profesión han enseñado al diseñador que las cosas cambian a menudo durante la preproducción. “Decidimos hacer un traje completo en el que cada pelo se colocaba individualmente”, dice Rick Baker. “Un poco como una peluca gigante. Pero no basta con un traje. Hacen falta al menos tres para el actor y otros tres para los especialistas que le doblan en las escenas peligrosas. Eso significa mucho pelo…”
   Los trajes se realizaron con uno de los materiales favoritos de los maquilladores de efectos especiales, pelo de yak. Normalmente sirve para hacer barbas y bigotes. Rick Baker lo utilizó porque era el material que escogió Jack Pierce para realizar el traje de Lon Chaney Jr. El maquillador dice: “También usé lana tratada porque es mucho más suave que el pelo de yak, sobre todo para algunas partes de la cara de Benicio. Se adaptaba mejor a los contornos del rostro”.
   Lou Elsey se encargó de la fabricación de los trajes. “Los efectos incluyen elementos muy diferentes y hace falta la participación de varios departamentos para crear el hombre lobo”, dice. “El departamento de fabricación realizó las formas corporales para que nuestro hombre lobo tuviera músculos articulados. Además de los músculos, estaba el traje de pelo, hecho de spándex para que se pareciera a la piel. Algunos elementos del pecho y de los brazos debieron esculpirse y pintarse”.
  El equipo encargado de los efectos sabía que el hombre lobo haría grandes destrozos durante el rodaje y, para aumentar su aspecto aterrador, el traje debía tener unas potentes garras.
   Pero no bastó con cambiar la cara y el cuerpo de Benicio Del Toro para transformarle de hombre de la nobleza a monstruo infernal. El actor, a pesar de ser alto, debía serlo más, y Rick Baker diseñó extensiones para las extremidades inferiores basadas en miembros artificiales de última tecnología. Gracias a estas piernas falsas el actor parece aún más impresionante y aterrador. Fue posible usar las extensiones en escenas con movimientos lentos, pero se crearon unos pies especiales para las secuencias de acción en las que el lobo salta, brinca y corre.
   El actor se entregó totalmente a la transformación. Tanto, que el departamento de maquillaje tenía problemas con las piezas después de unas cuantas tomas en las que debía morder a la víctima y sacudirla de un lado a otro. A menudo le colgaba media barbilla cuando iba a hacerse un retoque.
   Cada vez que el hombre lobo debía correr, el director de fotografía Shelly Johnson y el realizador Joe Johnston se vieron obligados a rodar de forma muy imaginativa. El realizador dice: “Queríamos enseñar sus patas de lobo, pero eso significaba que los especialistas debían correr de puntillas con los pies metidos en una especie de zapato de tacón. Para ayudarles a correr, saltar y atacar, hubo que colocar unos cables por encima de ellos y atarlos”. Siempre que fue necesario, se reemplazaron las piernas de Benicio Del Toro por patas digitales. Joe Johnston sigue diciendo: “Usamos la animación digital para que el público viera cómo se agarran al suelo los dedos del pie del hombre lobo, cómo se prepara para saltar… Estos detalles ayudan a hacer creíble la transformación. Los mejores efectos son los que no se notan, los que no llaman la atención”.
   El supervisor de efectos digitales Steve Begg y su equipo se encargaron de ampliar, siempre que hacía falta, el trabajo de Rick Baker y su gente. Cuando el director quería que se desencajara una mandíbula o mutara una frente, Steve Begg llevaba los asombrosos efectos de Rick Baker a otro nivel. “Uno de los efectos más aparatosos de la película es la transformación a hombre lobo”, dice el supervisor. “Al usar un sistema híbrido, efectos digitales, prótesis y maquillaje, creemos que el espectador no podrá darse cuenta de cómo se ha conseguido”.

HOMBRE LOBODISEÑO Y DECORADOS...
  Dado que el hombre lobo sólo alza la cabeza bien entrada la noche de luna llena, fueron necesarios varios rodajes nocturnos. Los cineastas supieron desde el principio que sería un rodaje duro para el equipo.

  Una de las grandes diferencias entre la versión de 1941 y la de 2010 es la época en que transcurre la película. La primera estaba situada en Gales en los años 40, mientras que esta regresa a 1890, en plena era victoriana. Se escogió ese momento por varias razones. En primer lugar, Londres envuelto en la niebla y alumbrado por faroles de gas, y un pueblecito perdido y adormecido, crearían el ambiente ideal para una película de terror.
  El director Joe Johnston sólo dio una consigna al equipo artístico: “Aseguraos de que todos hacemos la misma película”. Dice: “El equipo era muy consciente de qué tipo de película se trataba y de las necesidades visuales. Estoy muy satisfecho con el aspecto final, frío, descarnado y desolado”.
   Rick Heinrichs habla de los problemas a los que se enfrentó: “Rodar en Inglaterra fue una experiencia maravillosa, y todo un reto recuperar el aspecto y las sensaciones del Londres de la era victoriana. La ciudad ha cambiado mucho y, por desgracia, los bombardeos durante la II Guerra Mundial destruyeron muchos barrios del siglo XIX”. diseñador tuvo que buscar barrios muy específicos que sirvieran de base para que su equipo construyera los decorados. Asimismo, pudo contar con la ayuda del departamento de efectos digitales.
   Pero el mayor reto fue encontrar el lugar perfecto para la casa de los Talbot. “Es una parte importante de la historia y debía encajar a la perfección”, explica.
   Después de recorrer Inglaterra, el equipo encontró Chatsworth House, en el condado de Derbyshire, cuyos dueños son el duque y la duquesa de Devonshire. La mansión, también conocida como el “Palacio de la colina”, fue construida en el siglo XVI.
   El departamento de localizaciones tuvo que encontrar trece decorados exteriores para representar el mundo de EL HOMBRE LOBO. Además de los decorados naturales, Rick Heinrichs y su equipo tuvieron que diseñar y montar unos 90 decorados en muy poco tiempo.
   La política del director y del diseñador de producción era rodar lo máximo posible para que el departamento de efectos visuales tuviera todo lo necesario para crear lo que no podían filmar… y disfrazar los objetos modernos con los que se encontraban en cada calle.
   “Fue todo un reto encontrar lugares intactos en Londres”, recuerda el diseñador de producción, “y uno de ellos fue Greenwich. Ha servido de decorado para muchas películas, pero pudimos adaptarlo a nuestro gusto. Y con los efectos visuales, aún más. Sólo esa zona ofrecía los espacios necesarios para rodar las secuencias de acción que teníamos planeadas”.
   Dos unidades rodaron durante ocho noches en el barrio, que ofrecía un ambiente perfectamente controlable para los especialistas.
El equipo de efectos digitales, encabezado por Steve Begg, también participó: “Trabajamos mucho con los paisajes, por ejemplo, las grandes vistas de Londres. No nos limitamos al hombre lobo, hemos creado ambientes y añadido detalles a muchos decorados”.

UN AULLIDO SOLITARIO: EL GRITO DEL LOBO...
  Los efectos visuales, digitales, el maquillaje, los decorados y el plan de rodaje no fueron nada comparados al mayor reto de toda la producción. Aunque parezca mentira, el peor obstáculo al que se enfrentó el director Joe Johnston fue conseguir el desgarrador aullido del monstruo. El realizador explica por qué: “Cuando llegó el momento de encontrar el aullido, lo probamos todo, desde imitadores, pasando por el llanto de un niño, a sonidos artificiales. Todo esto fue procesado digitalmente, pero nada nos servía. No había forma de encontrarlo. Queríamos un sonido icónico, pero que nadie hubiera oído antes”.

   Por fin, uno de los diseñadores de sonido, Howell Gibbens, tuvo una idea brillante. El realizador recuerda: “De pronto, nos miró y preguntó: ‘¿Cuál es el sonido vocal más puro y más controlado que existe? Un cantante de ópera’ Probamos con varios cantantes en Los Ángeles y encontramos la voz perfecta, un bajo”.
   Después de grabar una docena de aullidos, el equipo de sonido y el director estaban seguros de que habían encontrado lo que buscaban. “Sus aullidos recorren una amplia gama de emociones”, explica Joe Johnston. “Desde la ira, pasando por el triunfo, hasta el desgarro. Reducimos la tonalidad un 40% para hacerlos realmente aterradores, convirtiéndolos en horrendos sonidos animales. Son escalofriantes”.

LOS DISEÑOS DE MILENA CANONERO...
  La diseñadora de vestuario Milena Canonero tiene mucha experiencia con las películas de época. Joe Johnston le pidió que el vestuario fuera muy “gótico”, incluso con formas pronunciadamente angulares. La diseñadora usó colores oscuros e intensos que en nada se parecen a la moda ligera llena de encajes de finales del siglo XIX en Inglaterra.

   Milena Canonero, siempre pendiente de cualquier detalle, quería hacer una clara distinción entre los personajes de la clase alta y baja en EL HOMBRE LOBO. El vestuario de los nobles tiene líneas muy definidas y elegantes, y está hecho de telas como la seda, el terciopelo, la piel, que muestran claramente el nivel social. Los personajes de clase trabajadora van muy arropados con lana, hilo y algodón. Los hombres de clase alta llevan sombreros de copa y bombines.
   La mayoría de trajes de los actores principales fueron hechos a mano y, debido a la transformación y a las escenas de acción, de algunos se hicieron veinte ejemplares. Además, en algunos casos era necesario tener varios modelos del mismo traje, especialmente para las escenas con sangre y fuego. El equipo de vestuario vistió a los extras con trajes alquilados en Francia, Italia e Inglaterra.
   Para las escenas de transformación, el equipo de vestuario preparó los trajes de Benicio Del Toro para que se dieran de sí, y las costuras se abrieran y desgarraran según aumenta su musculatura. Usaron telas e hilos elásticos que dan la impresión de desgarrarse. Ya que muchos de sus trajes están hechos de tweed, el equipo encontró una perfecta imitación de la tela en nailon elástico. Pero la pieza de vestuario favorita del equipo es el bastón con cabeza de lobo, una réplica exacta del que usa Lon Chaney Jr en la versión de 1941.

logo radio directo


El cine "S" de hoy
(Contenido no apto para menores)
RECTOR EN LA CAMANO ME TOQUES EL PITO QUE ME IRRITO
 Ver todo el cine "Clasificado S"

Comedia erótica italiana
LA VIUDA DEL TONTOPOLICÍAS CON FALDAS
Ver todas las comedias eróticas italianas

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... HELLRAISER

Criticas del pasado...

Crítica... EL GRAN RESTAURANTECrítica... LA CASA DE LOS HORRORES Crítica... FANTOMAS CONTRA SCOTLAND YARD

NO-DO. Noticiario español...

NO-DO. Archivos del noticiario español
Disponible el nº 8

Ver todos los NO-DO