Fichas de peliculas
  • Registro
ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE
INFORMACIÓN
Titulo original: Freaky
Año Producción: 2020
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 101 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Comedia, Terror
Director: Christopher Landon
Guión: Michael Kennedy, Christopher Landon
Fotografía: Laurie Rose
Música: Bear McCreary
FECHA DE ESTRENO
España: 30 Diciembre 2020
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Universal Pictures


SINOPSIS

Después de intercambiar su cuerpo con el de un asesino en serie, una joven de la escuela secundaria descubre que tiene menos de 24 horas antes de que el cambio se vuelva permanente...

INTÉRPRETES

VINCE VAUGHN, KATHRYN NEWTON, ALAN RUCK, URIAH SHELTON, KATIE FINNERAN, KELLY LAMOR WILSON, DNA DRORI, MISHA OSHEROVICH, MITCHELL HOOG, MELISSA COLLAZO, DUSTIN LEWIS, NICK ARAPOGLOU, CARTER W. GLADE, CELESTE O'CONNOR

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesFEATURETTE'S

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

EL ORIGEN...
  Se han hecho muchas películas de cambio de cuerpo, pero la mayoría son comedias. ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE usa el conocido formato con un giro inesperado. Es un escalofriante thriller que asusta y hace reír, dando pie a algo totalmente inusual, una fusión de terror y de humor.
   La persona que le dio la idea al director y guionista Christopher Landon fue su coguionista Michael Kennedy. “Estaba viendo Feliz día de tu muerte y se me ocurrió entonces”, explica el guionista. “Necesitaba una idea brillante para otra ‘fusión’ parecida a esa película y entonces se me ocurrió el cambio de cuerpo. Feliz día de tu muerte es genial porque utiliza dos géneros y los funde. Pero nunca había pensado que escribiría el guion con Chris Landon, el director de Feliz día de tu muerte”.
   Después de tener claras las premisas de ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE, Michael Kennedy fue a comer con Christopher Landon y le contó su idea. “Michael es un querido amigo y los dos somos fanáticos del género de terror”, dice el director. “Me preguntó si quería oír una idea en la que estaba trabajando. Cuando me la contó, me metí sin pedirle permiso y le dije: ‘¡Tenemos que hacer esto juntos!’ A partir de ese momento empezamos a lanzarnos ideas mutuamente. Estaba muy claro que deseábamos trabajar juntos”,
   “Quería estar preparado para ofrecer la idea a Blumhouse”, recuerda Christopher Landon. “Cuando hablé con Chris me dijo: ‘Si no te importa, vamos a esperar antes de presentarla a Blumhouse, ¿qué tal si hacemos la película juntos?’ Pasamos tres semanas retrabajando la idea original y haciendo un tratamiento. Escribimos el guion durante el mes siguiente”.
   Christopher Landon pensó desde el primer momento que la idea de fundir una película gore con una comedia no se había hecho hasta entonces. “Me parece que el gran público empieza a aceptar que se mezcle el terror con la comedia”, dice. “Títulos como Gremlins, Temblores y Terroríficamente muertos fueron los primeros en abrir un camino para películas como esta. Aquí tenemos las dos cosas. Se pasa mucho miedo, pero también hay muchas risas. Mis dos cosas favoritas en el mundo”.
   También hay algo del ADN de John Hughes en ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE, y eso me gusta mucho”, sigue diciendo. “Creo que el impacto de John Hughes se debe a que nunca juzgó a sus personajes adolescentes. Me lo pasé muy bien enfocando esta película con la misma lente. Me parece que el entorno del instituto mezclado con el género gore, la comedia y el elemento de cambio corporal es algo diferente y tiene cabida en el cine”.
   Pero semejante mezcla debe manejarse con cuidado. Los dos guionistas no exageraron ninguno de los elementos. “Estudiamos el tono de cada secuencia”, recuerda Michael Kennedy. “¿Cuál era la motivación de la escena? ¿Cabía la comedia sin borrar las emociones de los personajes? Al tratarse de una premisa bastante desconocida, no queríamos inclinarnos de un lado ni de otro”.
   Christopher Landon no se inspiró en ninguna película de cambio de cuerpo. “Siempre que escribo algo que ya existe en un mundo similar, intento apartarme de las obras creadas por otro para que no influyan más de lo que ya lo hacen”, explica el director. “Pero una de las película que volví a ver fue Jennifer’s Body, una obra muy infravalorada y que solo ahora empieza a ser apreciada como se merece. Me fijé en cómo se construyó el personaje femenino que se lanza a cometer una matanza”.
   Michael Kennedy añade: “Al igual que Chris, también evité ver películas de cambio de cuerpo mientras escribíamos el guion. Ambos queríamos que ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE fuera única. Recordé que algunas películas utilizaban objetos antiguos o la magia, así que añadimos otro elemento a la fusión mientras intentábamos aclarar el porqué y el cómo del cambio”.
   Pero las reglas del cambio de cuerpo acabaron siendo más complicadas de lo que creían en un principio. “El único punto delicado era descubrir cómo cambiaban de cuerpo sin dar un exceso de información al espectador”, explica Michael Kennedy. “Tampoco queríamos guardarnos toda la información, pero había que ser comedidos para que la película siguiera dando miedo. Se trataba de encontrar el equilibrio entre la información del cambio y el origen del Carnicero”.
   Durante la escritura, los dos guionistas también tuvieron que decidir hasta qué punto querían que se vieran detalles gore y explícitos. “Con Feliz día de tu muerte recibí muchas críticas por no enseñar más detalles, pero en el fondo no creo que se necesitara ver más. Siempre se veía hasta el mismo momento de la muerte, pero no el hecho en sí”, explica. “Ahora bien, en ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE, los dos quisimos algo más violento y gore. Era un elemento interesante y poco habitual en el género de cambio de cuerpo. Se trataba de que las muertes fueran caricaturescas, exageradas. Nunca deben parecer realmente horribles y espantosas. La mayoría del tiempo, uno se ríe porque las matanzas son absurdas”.
   Michael Kennedy dice que las ideas descabelladas son todas de Christopher Landon. “Chris me llamó y me explicó que quería cambiar de concepto con las matanzas”, recuerda. “Ya se le habían ocurrido un montón de muertes, entre las que estaba la posibilidad de romper una raqueta de tenis y meterla en la cabeza de un tipo; una de las chicas moría con un asiento de váter, y alguien acababa tragándose una botella de vino. Le dije: ‘Vamos a por todas’. Y me contestó: ‘Sí, vamos a destriparlos a todos, lo pasaremos bien’”.
   Una vez escrito el guion, los dos lo presentaron a Blumhouse, la productora con la que Christopher Landon había colaborado en varias ocasiones. “Teníamos muy claro desde el principio que íbamos a ofrecerles el guion y que lo haríamos juntos”, dice el director. “Todo ocurrió muy deprisa”.
   La idea le encantó a Jason Blum, que no tenía ningún inconveniente en volver a trabajar con el director, al contrario. “En cuanto me enteré de la idea, supe que quería rodar la película con Chris”, dice. “Era un enfoque diferente y divertido de la clásica película de cambio de cuerpo. Tenía muchas ganas de ver cómo acabaría en la gran pantalla. Ya he trabajado con Chris en varias películas y me fío de él plenamente. Tiene un don especial creando historias frescas e innovadoras, y sabe exactamente como atraer al público”.
   Pero más allá del terror y del humor de ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE está la historia de una joven que busca su fuerza y poder interiores, y que rehúsa que otros la definan y la reduzcan. “Cuando voy a dirigir una película, tengo la sensación de que me ha tocado la lotería”, dice Christopher Landon. “Me enorgullece saber que hemos hecho una película fiel a su objetivo. Puede que no encaje con todo el mundo, pero es genuinamente entretenida y divertida. Le infundimos un tema real del que me parece importante hablar. El hecho de rodar una película divertida no significa que no sea profunda. Me gusta tener la oportunidad de decir algo, sobre todo a un público joven”.

LOS DECORADOS Y EL DISEÑO DE PRODUCCIÓN...
  ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE le ofreció a la diseñadora de producción Hillary Andujar un amplio abanico de decorados, desde el instituto y Discount Bonanza, la tienda donde trabaja Carol, pasando por el hogar de las Kessler, sin olvidar, claro está, la guarida del Carnicero. Empezó basándose en los colores y los tonos para buscar decorados apropiados.
  “Reconozco que nos lo pasamos muy bien con la gama de colores en esta película”, dice Hillary Andujar. “Decidimos que toda la película estaría llena de colores luminosos y femeninos porque veíamos el mundo a través de la mirada de Millie. Nos gustó la idea y descartamos colores primarios a favor de tonos más oníricos. Por ejemplo, nos inclinamos por el tono de la flor vincapervinca en vez del habitual azul; un tono mostaza en vez de amarillo, y un naranja rojizo en vez de rojo puro. Queríamos que el mundo de Millie fuera realmente molesto para El Carnicero mientras está en su cuerpo. Contrasta totalmente con su espacio, un lugar lleno de marrones, grises y colores neutros que carece totalmente de brillantez. En la casa de Millie, Charlene y Coral, los tonos son acogedores, un poco descoloridos y pasteles. La tienda Discount Bonanza (Descuentos Bonanza) debía estar muy presente, por lo que la paleta se centra sobre todo en el rosa fuerte, el violeta y el verde. En el instituto donde rodamos ya había bastante azul, y añadimos mucho azul cielo y toques de amarillo. En general evitamos el rojo en los decorados para que la sangre resaltara aún más”.
  Según la diseñadora, Christopher Landon es el colaborador perfecto en el proceso de diseño. “Algunos directores traen imágenes en las que basarnos y depende de nosotros hacer algo más original, pero no ocurre eso con Chris”, explica. “Es muy creativo y entiende el estilo visual y artístico de una película. Fue fácil trabajar con él porque estaba abierto a que le presentara ideas inesperadas y dispuesto a llevar el diseño en direcciones atrevidas. Su energía colaborativa es contagiosa y todo el equipo se esforzó en cuidar los detalles porque sabían que Chris se daría cuenta”.

El instituto Valley de Blissfield. Carteles de marmotas y perreras:
   Las escenas del instituto Blissfield se rodaron en el instituto Denmark de Alpharetta, Georgia. Hillary Andujar y su equipo se centraron especialmente en los detalles, sobre todo en el aula de trabajos manuales del maleducado Sr. Bernardi (Alan Ruck). “Imaginamos que el Sr. Bernardi era un hombre tan inseguro que su aula es el único lugar donde siente que lo tiene todo bajo control”, dice la diseñadora. “Su personaje es tremendo, así que decoramos las paredes con carteles motivadores de tono sarcástico para que fuera aún más desagradable. Le encanta meterse con los alumnos e intentamos que el aula reflejara su falsedad. Creamos mensajes condescendientes, como si los hubiera escrito él”.
   Curiosamente, una de las mayores dificultades a la que debieron enfrentarse Hillary Andujar y su equipo fue la construcción de unas perreras que los alumnos debían realizar en la clase del Sr. Bernardi. “Se suponía que las perreras fueran horribles, pero fue imposible conseguir que los carpinteros hicieran perreras deficientes”, explica. “Dibujé varias perreras mal construidas, pero cada vez que nos entregaban una, era más perfecta que la otra. Acabamos usando un martillo para que quedaran mal”.
   El instituto Denmark es muy amplio y relativamente nuevo, por lo que la diseñadora de producción y su equipo lo envejecieron para hacerlo más acorde con la imagen de un instituto de pueblo, además de incorporar numerosos elementos, entre ellos la mascota de la ciudad, una marmota. “Queríamos que el ambiente alegre del instituto contrastara con la relación de Millie y sus compañeros de clase. La coordinadora del departamento artístico Candace Rochelle Lee se inventó unos cuantos eslóganes humorísticos y mensajes ingeniosos para los carteles. Creo que la diseñadora gráfica Heath Hancock estuvo a punto de perder el juicio diseñando tantos carteles de marmotas”.

Polos opuestos. La alcoba de Millie y la guarida del Carnicero:
   Desde el primer momento, la diseñadora de producción y el equipo artístico tuvieron muy en cuenta que debía marcarse la profunda diferencia entre los espacios ocupados por Millie y El Carnicero. “Hillary posee un asombroso sentido del detalle”, dice Christopher Landon. “Siempre habló de la habitación de Millie como el espacio de una futura soltera rodeada de gatos. Es una alcoba alegre, rosada, melosa, desordenada y llena de cachivaches. No queda un centímetro libre. Curiosamente, cuando entramos en la guarida del Carnicero descubrimos que también está llena de cosas, pero son objetos espantosos y aterradores, como animales muertos, maniquíes mutilados y otros horrores”.
   Hillary Andujar comenta que el dormitorio de Millie comunica un romanticismo sin esperanza. Los muebles son de mimbre pintado de blanco, las paredes están cubiertas con papel floral, cuadros, poemas y recuerdos sentimentales. “Kaylee Gahagan, una de nuestras maravillosas ayudantes, entendió a Millie y creó una pizarra con objetivos para la pared de su habitación. Algunos de estos objetivos eran “conseguir una fotografía decente de mí misma, conseguir un perro, ir a España, hablar con Booker y probar el cangrejo”. Hay notas por todas partes y también objetos de arte, detalles que nos dan pistas de cómo es Millie. Lo pasamos bien diseñando la habitación de un personaje auténtico y sentimental al que no le importa mucho ser ‘guay’”.
   En total oposición, la guarida del Carnicero debía ser mugrienta y contener detalles peligrosos, como cristales rotos y metales oxidados. “Chris nos alentó a volvernos locos”, recuerda la diseñadora. “La guarida estaba llena de cosas flipantes, como animales muertos, huesos, trozos de cuerpos, entrañas, sangre y excrementos. Incluso había una cabeza cortada metida en un váter asqueroso y varias espirales de cinta atrapamoscas llenas de insectos muertos. Chris estaba escuchando un podcast sobre el asesinato de la Dalia Negra mientras rodábamos y uno de los maniquíes descuartizados le rinde homenaje. Cuando mandé los diseños de la guarida del Carnicero al decorador TIM POPE, me contestó que no pensaba preguntarme dónde había encontrado esas imágenes, prefería no saberlo”.

La Dola. Una daga azteca:
   Al escribir el guion, Christopher Landon y Michael Kennedy sabían que necesitaban un objeto catalizador que diera pie al cambio de cuerpo. “Siempre nos gustó la idea de una daga antigua y mítica”, dice el director. “Algo que se hubiera usado para realizar sacrificios. Queríamos relacionarla con una mitología y escogimos el mundo de los aztecas. Desde el punto de vista del diseño, era perfecta porque queríamos que fuera mítica, procedente de otro mundo y poderosa. Estudiamos varios objetos aztecas durante el proceso de diseño y nos inclinamos por una empuñadura de hueso decorada con una llamativa piedra preciosa. Fue un diseño muy meditado porque era importante que sobresaliera y que sus poderes mágicos tuvieran credibilidad”.
   Hillary Andujar y su equipo trabajaron con el director y el coguionista para diseñar el arma. “Fue un trabajo de equipo”, recalca la diseñadora. “Colaboramos con Alex Lubow, de Studio Art & Technology, para fabricar la daga mítica. Además de las increíbles referencias que Chris nos dio, también hablé con mi hermana Emily, experta en arte y arqueología, para asegurarnos de que usábamos los materiales y simbolismos correctos. El resultado final es un cuchillo de bronce algo oxidado y con pátina con una inscripción grabada en la hoja y una empuñadura de hueso envuelto en tendón con media calavera tallada y una piedra preciosa como ojo”.
   Pero ¿y el nombre del arma? “El nombre es una invención”, dice el guionista Michael Kennedy. “Sonaba bien, con un toque mítico y muy antiguo. La verdad, me enorgullece decir que la Dola se nos ocurrió un día cuando aún no sabíamos que ocuparía un lugar tan importante en la historia”. Quizá los espectadores que hablen español oigan un eco familiar por la palabra “dolor”.

Atrezzo y sorpresas inesperadas. Los detalles cuentan:
   En cuanto al atrezo y detalles de los decorados, Hillary Andujar dice que Christopher Landon participó en todo. “Siempre que le pedimos a Chris que hiciera un comentario acerca de un objeto, añadía algún detalle que le confería mayor personalidad”, dice. “Por ejemplo, cuando hablamos del vino que bebe Coral Kessler, Chris dijo inmediatamente que era blanco, algo como el Barefoot de la bodega E & J Gallo, y que su marca favorita podría llamarse ‘Canto del cisne’. Y lo pasamos genial diseñando la etiqueta del ‘Canto del cisne’”.
   Cuando empezaron a imaginar la tienda de descuento donde trabaja Coral, el director describió las pegatinas con todo lujo de detalle. “Quería que los escaparates se decorasen con pegatinas de mazorcas de maíz de las que saliesen dólares”, dice Hillary Andujar. “El logotipo debía ser un vaquero llevando un carro de la compra con ruedas de carromato. Tenía ideas muy concretas que nos indicaban todo lo que necesitábamos saber acerca de los personajes y de los decorados. Aparte de eso, nos morimos de risa con algunas de sus ocurrencias”.
   La diseñadora aprovechó para salpicar con sorpresas unas cuantas escenas. “En la puerta de entrada de la casa de Josh Detmer hay un montante con la misma forma que el de la puerta de la casa de Nancy en Pesadilla en Elm Street”, dice. “Dio la casualidad de que estaba en la casa donde rodamos y nos encantó poder usar ese guiño. En la habitación de Millie, algunos de los carteles hacen referencia a cierta dicotomía, aludiendo a la transformación que va a tener lugar. El gato blanco muerto en la guarida del Carnicero es el mismo gato que el maestro de efectos especiales Tony Gardner hizo para Zombie Camp, dirigida por Chris Landon. Y la cabeza cortada en el váter en la guarida del Carnicero es un molde de la cabeza de Tony Gardner”.

EL VESTUARIO...
  La diseñadora de vestuario Whitney Anne Adams ya había trabajado con el director Christopher Landon en Feliz día de tu muerte 2, donde descubrieron que había afinidad entre ellos. “Chris tiene muy buen gusto escogiendo estilos de vestuario”, dice. “Estaba convencida de que lo pasaríamos muy bien vistiendo a estos dos increíbles personajes. Todos los personajes del guion están perfectamente desarrollados y quería reflejar esta dimensión a través de la ropa que llevan. Nadie debía parecer un estereotipo, sobre todo porque ninguno de ellos lo es, todos tienen su personalidad. Hablamos por teléfono de los personajes en varias ocasiones antes de que empezara a documentarme y le pasara un montón de imágenes donde escoger”.
   El director admira a la diseñadora por la atención que pone en los detalles y la compresión de la idiosincrasia de cada personaje. “Whitney no viste a todo el mundo del mismo modo ni tampoco intenta que estén fantásticos. Quiere contar una historia a través de las prendas que escoge. Me gusta colaborar con ella y profundizar en la personalidad de los personajes”.
   La diseñadora sabía que El Carnicero llevaría la misma ropa en toda la película y que debía ser creíble para un asesino en serie, pero tampoco algo tan exagerado que impidiera al público conectar con Millie mientras habita el cuerpo del psicópata. “El Carnicero lleva décadas huyendo y se me ocurrió que debía matar a alguien de vez en cuando para quitarle la ropa cuando la suya estaba demasiado sucia y repugnante”, dice Whitney Anne Adams. “Estudié la ropa que llevan los mineros, los camioneros y otros trabajadores, e imaginé que El Carnicero se inclinaría por matar a hombres así para quitarles la ropa. Entre los cientos de imágenes que vi, dos nos interesaron sobremanera a Chris y a mí. En una de ellas, del fotógrafo John Mireles, se ve a un camionero con una camiseta negra de manga corta polvorienta y agujereada encima de otra camiseta gris de manga larga arremangada. Un atuendo sencillo, pero muy adecuado. Para la parte inferior me basé en una foto hecha en 1974 de un minero de la empresa Pocahontas Coal Company de Virginia. Las manchas y el polvo en los pantalones de color marrón claro era exactamente lo que buscaba”.
Millie, sin embargo, se cambia varias veces de ropa antes de acabar en el cuerpo del Carnicero, dándonos pistas de su personalidad. “El estilo de Millie es bastante excéntrico, muy particular”, explica la diseñadora. “Es una chica práctica, pero tiende a juntar prendas que desentonan. El suéter que lleva al instituto es de los años setenta, quizá perteneció a su padre y es una forma de sentir que aún está cerca. Cada prenda tiene una historia. Queríamos que pareciera una auténtica adolescente. Antes de la preproducción propiamente dicha, entré mucho en Instagram viendo lo que llevan los chicos actuales. El estilo de sus dos mejores amigos es único. Cada uno de los tres lleva ropa que representa sus diferentes personalidades y, sin embargo, encajan, son un equipo, tres piezas de un rompecabezas”.
   La ropa de Millie cuando ocurre el cambio debía ser escogida con cuidado. La idea de que El Carnicero odia la ropa de Millie divertía a la diseñadora y al director. “Se despierta llevando un pijama monísimo con dibujos de perro salchicha y se nota inmediatamente que le parece horrible”, comenta Whitney Anne Adams. “Y cuando abre el armario para vestirse e ir al instituto, no hay nada que le apetezca ponerse. Decide ir a la habitación de Charlene y allí encuentra lo que necesita”.
   Uno de los mayores retos fue encontrar la ropa que se pone el asesino esa mañana, entre otras razones porque debía acoplarse a las numerosas secuencias de acción del resto de la película. “Charlene es agente de policía, pero es joven y le gusta vestir bien. Es fuerte y dura, y nos inclinamos por las chaquetas de cuero, ropa con estructura, lo opuesto de los suéteres tres tallas demasiado grandes, los vestidos holgados y los pijamas sin forma de Millie. Una de mis referencias fue Sandy al final de Grease, cuando lleva el traje transformador por excelencia, pero tampoco quería que fuera totalmente negro. Siempre me gustó el toque del calzado rojo de Sandy. Acabamos escogiendo una chaqueta de cuero roja encima de un body negro de manga larga, dos prendas idóneas para tapar el relleno necesario en las escenas de acción”.
   “La idea era un traje con un toque bastante masculino y que fuera versátil”, añade Christopher Landon. “Whitney incorporó todos los elementos requeridos para que cada estilo comunicara exactamente lo que queríamos. Cuando Millie se convirtió en El Carnicero, no me quedó la menor duda de que sería exactamente el look que él habría escogido”.

LA FOTOGRAFÍA...
  ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE es la primera película que el director de fotografía británico Laurie Rose rueda en Estados Unidos. “He filmado varias historias de terror realmente sangrientas, pero ninguna donde se mezclaba el miedo con el humor”, dice. “Chris conoce este género como la palma de su mano y siempre está dispuesto a colaborar. Me sugirió que viera unas películas antes del rodaje, pero tampoco me obligó a ceñirme a un look concreto. Siempre escucha las ideas que puedan funcionar, pero también sabe corregir una mala idea si es exagerada”.
   Christopher Landon reconoce que ya tiene en mente los encuadres durante la escritura del guion. “Cuando escribo algo, veo la película en mi cabeza”, dice. “Por eso, gran parte ya está mapeada mucho antes de acercarme a una cámara. Visualmente hablando, me interesaba explorar – y pude hacerlo con Laurie – la forma de rodar algo con un toque pop. La película se basa en una paleta de colores muy femeninos, muy ‘de chica’. Es nuestra forma de ridiculizar la forma en que los hombres, y muchos directores, ven a las mujeres o las jóvenes. Fue divertido meternos con esto y crear esa colisión visual entre tanto rosa y rojo. Pero también quisimos que en la película hubiera una especie de pátina polvorienta”.
   Laurie Rose estaba totalmente de acuerdo. “Empecé con una fotografía muy dinámica, muy popera, jugando con la típica idea de la adolescente en el instituto”, explica, “pero también quería explorar el cambio entre la adolescente y la siniestra sensación que comunica El Carnicero. Me gusta buscar referencias y vi Carrie, IT, Spring Breakers, Mandy, The Neon Demon y Joker. Todas estas películas usan colores estridentes con valentía. Pero nunca se trata de imitar, sino de encontrar elementos que funcionen para la historia que vamos a contar”.
   Al ser una película con mucho color, Laurie Rose siguió una técnica de iluminación muy especial. “La iluminación LED de espectro completo es lo más sencillo, pero tiende a suavizar los contrastes. Para realzarlos necesitaba una luz mucho más centrada y, por lo tanto, utilicé lámparas más tradicionales. También me gusta retroiluminar, es un método clásico para que resalte un personaje”.
   La escena más difícil para el director de fotografía y su equipo fue cuando El Carnicero ataca a Millie en el campo de futbol porque había que abarcar una zona amplia muy deprisa. “No disponíamos de fuentes de luz ya que en el guion se especificaba que el campo no estaba iluminado”, explica Laurie Rose. “Necesitaba una luna ‘suave’, pero tenía que estar en lo alto del cielo. Era el final del verano en Atlanta, se levantó un viento bastante fuerte y tuvimos que interrumpir el rodaje. Cuando volvimos al campo, casi pasa lo mismo otra vez, pero no nos quedó más remedio que acabar de rodar la escena con o sin viento”.

LAS ESCENAS DE ACCIÓN...
  Ninguna de las muertes en ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE puede tacharse de “normal”. El director y el coguionista estaban abiertos a toda clase de muertes siempre que fueran originales, como matar a una alumna en la cámara de crioterapia. “La muerte en la cámara de crioterapia se añadió en el último momento”, reconoce Christopher Landon. “En el guion solo se especificaba que moría en el vestuario de chicas y seguíamos pensando que podía ocurrir en ese sitio. Cuando buscábamos decorados, visitamos un instituto ultramoderno con instalaciones deportivas increíbles. Busqué otros institutos con programas deportivos muy modernos y muchos tenían una cámara de crioterapia. Me hizo gracia la idea de alguien que se queda encerrado en esa cámara y la retuve en mi cabeza. Pero todas las otras muertes ya estaban incluidas en el guion. Queríamos que fueran tremendas, sangrientas y brutales”.
   Para desarrollar las escenas de muertes y de lucha, el director le pidió al coordinador de especialistas Mark Rayner, que ya había trabajado en las dos entregas de Feliz día de tu muerte, que se uniera al equipo. “Mark es de esas personas que tranquilizan a todos”, dice el cineasta. “Tratándose de un coordinador de especialistas, lo más importante es que sepa cómo tratar a los actores y cómo comunicarles tranquilidad”.
   Mark Rayner no se hizo de rogar. “Chris es una de las personas más abiertas a escuchar propuestas del equipo de especialistas”, dice. “Siempre pone el listón muy alto y no le asusta pedir que se repita una escena si cree que puede hacerse mejor. Su uso de planos cortos es un auténtico reto para los actores puesto que en muchas ocasiones no es posible usar un doble. Le gusta que los actores participen en las escenas de acción porque dan autenticidad a la película”.
   “Kathryn y Vince tuvieron que hacer locuras”, reconoce Christopher Landon. “Acabaron con unos cuantos moratones. Vince ha rodado varias películas oscuras y duras estos últimos años y aportó su experiencia. Incluso nos ayudó a coreografiar y diseñar algunas peleas gracias a sus conocimientos”.
   La doble de Kathryn Newton, Kelly Phelan, ya había trabajado con el director en las dos entregas de Feliz día de tu muerte como doble de Jessica Rothe. “Chris jamás rodará una escena sin asegurarse antes de que no corremos riesgos innecesarios, pero también se asegurará de conseguir la mejor toma posible”, dice la especialista. “El objetivo es que los actores hagan lo máximo posible. Para ello, entrenamos a Kathryn antes de que empezara el rodaje. Estaba dispuesta a intentarlo todo. Juega al golf habitualmente y también boxea. Su preparación atlética nos ayudó”.
   Las muertes son violentas y sangrientas, desde luego, pero también sirven para aplacar un cierto deseo de venganza por parte del público. La mayoría de los personajes víctimas de la sed de sangre del Carnicero habían tratado mal a Millie y a sus amigos, y no nos sentimos tan mal al verlos desaparecer. O, en palabras de Christopher Landon: “Tampoco está mal ver a un montón de puñeteros idiotas llegar a un violento, pero muy merecido final”.

LOS PERSONAJES...
   Cualquier director de cualquier género intenta ofrecer proyectos innovadores, frescos y diferentes, pero Christopher Landon no siempre sigue esta regla, sobre todo buscando a los actores. “El dicho ‘No hay nada nuevo en esta tierra’ es cierto”, dice. “Al enfrentarme a un proyecto nuevo, intento sacar algo diferente de un viejo concepto. La idea de hacer una película gore de cambio de cuerpo tuvo sentido en cuanto me llegó. En todas las historias que he contado, he considerado esencial empezar a partir de personajes muy construidos. Esta película era la oportunidad para crear personajes entretenidos”.

Millie Kessler/El Carnicero. Kathryn Newton:
   Millie es una chica de 17 años muy concentrada en sus estudios. Prefiere pasar desapercibida en el instituto, y la mayoría del tiempo está con sus amigos Nyla y Josh. La actriz escogida para encarnar a Millie es Kathryn Newton, conocida por su trabajo en #SexPact y “Big Little Lies”. “Millie y yo nos comportamos igual en el instituto”, dice Kathryn Newton. “Tiene unos cuantos buenos amigos y no necesita más. Solo quiere acabar el instituto. Lo último que le hace falta es que El Carnicero de Blissfield se haga con su cuerpo, pero ocurre, y en realidad es una ayuda para madurar de una forma inesperada”.
   Millie duda de su fuerza y de su poder, y tiende a vivir para los demás en vez de para sí misma y sus deseos. “Millie es la típica chica discreta cuando la vemos por primera vez”, explica Christopher Landon. “Su padre falleció hace un par de años, su familia aún no se ha recuperado del todo, y ella se siente un poco perdida. Le gustaría hacer ciertas cosas, pero no tiene el valor de lanzarse a por ellas”.
   Pero el perfil bajo de Millie no dura mucho porque se convierte en el objetivo del Carnicero de Blissfield, el asesino en serie de la pequeña ciudad. El Carnicero usa una antiquísima daga para matar a Millie, pero solo consigue que intercambien los cuerpos. A partir de ese momento, Kathryn Newton debía ser Millie como tal y Millie en el cuerpo del Carnicero. “Me atrajo el reto que representaba interpretar dos papeles y además el mismo día”, explica la joven actriz. “En una escena era Millie y en la siguiente, El Carnicero. Me preguntaban qué papel era más difícil y cada vez que me metía en la piel de Millie, pensaba que era muy complicada. Pero llegaba el momento de ser El Carnicero y también era muy difícil. La mayor diferencia entre los dos está en el físico. Tenía que concentrarme en la postura, en cómo me movía en las escenas. Siempre me dolían los pies después de encarnar al Carnicero”.
   En opinión de Christopher Landon, la actriz pasaba sin esfuerzo de un personaje a otro, y está de acuerdo en que gran parte del juego depende de la encarnación física. “Kathryn entendía a la perfección el personaje de Millie, de dónde procedía y los duros momentos que su familia y ella han vivido”, explica. “Matizó mucho la interpretación de Millie. Y casi inmediatamente debía convertirse en otro personaje con una actuación basada al 90% en el físico. Se vuelve un asesino despiadado que se da cuenta de que puede usar el cuerpo en el que está metido para manipular a otros. Para El Carnicero, el cambio de cuerpo es la mejor manera de matar porque es un lobo con piel de cordero. No es fácil conseguirlo, pero con Kathryn estuvo mágica. Supo transformar el cuerpo de Millie y sus gestos en amenazantes y aterradores. El tremendo contraste entre Millie al principio de la historia y Kathryn dando vida al Carnicero es tan impresionante como eficaz. Es una actriz intrépida, lo que me parece admirable”.
   Kathryn Newton reconoce que le ayudó el hecho de que el director también fuera el guionista porque tenía un conocimiento mucho más profundo de los personajes. “La integridad de los personajes es muy importante para Chris”, dice la actriz. “Tiene muy clara la imagen de cada escena. Me encantó trabajar con él porque se fió de mi elección en cuanto a los personajes sin por eso dejar de guiarme en todo momento”.
   En cierto modo, la historia de ESTE CUERPO ME SIENTA DE MUERTE se centra en el paso de Millie a la edad adulta y en encontrar su verdadero yo. “Se trata de una adolescente que se convierte en una mujer fuerte e independiente”, dice Kathryn Newton. “Cuando Millie ocupa el cuerpo del Carnicero, se siente fuerte, poderosa. De pronto, todos la escuchan y se pregunta por qué no ha utilizado antes este poder”.
   “Una de las cosas que más me atrajo del concepto de la película es tener la oportunidad de mostrar a un personaje que parece estar perdido, ignorado, incluso marginado. Me gustaba la idea de explorar a Millie descubriendo su poder al habitar el cuerpo de un hombre y luego comprender que no necesita ese cuerpo para seguir siendo fuerte. Me pareció un mensaje importante”.

El Carnicero/Millie Kessler. Vince Vaughn:
   El Carnicero, al que encarna Vince Vaughn, es un asesino en serie de la pequeña ciudad de Blissfield cuyo objetivo son los adolescentes. Es grande, aterrador, y cuando encuentra una antigua daga llamada “La Dola”, decide que será su nueva arma mortal. “El Carnicero es una fuerza aterradora, un terrible asesino en serie”, dice el actor. “Y como muchos malvados en este tipo de cine, es un solitario”.
   Christopher Landon y el coguionista Michael Kennedy imaginaron al Carnicero como una amalgama de varios asesinos en serie cinematográficos. “Tiene algo de Jason Voorhees, un toque de Michael Myers, e incluso algún detalle muy al estilo de Terminator”, explica el director. “Creamos una máquina de matar fría y casi robótica prescindiendo totalmente de su pasado porque, al fin y al cabo, no tiene nada que ver. Lo importante es que se trata de un maníaco implacable y sediento de sangre cuya única obsesión es matar adolescentes”.
   Pero cuando El Carnicero ataca a Millie con La Dola, no consigue el efecto deseado porque los dos intercambian su cuerpo. Vince Vaughn es El Carnicero en el cuerpo de Millie. “Vince tuvo que convertirse en una adolescente. No debía solo calcar los gestos o su forma de moverse o de hablar, sino encarnar realmente a una chica joven con sus sueños, deseos, temores, y hacerlo de formar convincente”, dice Christopher Landon. “Y eso es algo sumamente difícil. Fue divertido observarle descubrir y meterse en el cuerpo de Millie de una manera muy sincera. Nunca imitó ni fingió ser una chica. Siempre pensé que sentía lo mismo que ella y por eso me pareció una interpretación admirable”.
   Hablando de Millie, Vince Vaughn dice: “Es una chica encantadora que intenta encontrar su lugar en el instituto y en la vida como adulta. Al igual que muchas personas de su edad, desea formar parte de la estructura social de un instituto y aceptar algunas de las cosas que ocurren en su casa”.
   Christopher Landon agradeció que Vince Vaughn llegara preparado y lleno de ideas. “Fue maravilloso que Vince se preocupara realmente por la película y los personajes, y se esforzara tanto en su interpretación”, dice el cineasta. “Trabajar con un actor como él facilita mucho el proceso. Su enfoque se basa en la honestidad”.
   El actor reconoce que le atrajo añadir un personaje tan diferente a la larga lista que ya ha interpretado. “Me gustó mucho que el papel fuera distinto de todo lo que había interpretado hasta la fecha”, dice. “También aprecié la fusión de elementos cómicos y de terror, y el tono que surge al combinarlos. Como si la risa hiciera los sustos más llevaderos. Y Chris logró maravillas con esta combinación. Tiene mucha energía y muy buen ojo como director. Sabe lo que quiere y consigue que un actor se lo dé. Es consciente de lo que debe verse en la pantalla para que el público reaccione”.
   Aunque hacer dos papeles diferentes en una misma película puede ser difícil, a Christopher Landon le impresionó la interpretación de Vince Vaughn como El Carnicero. “Es curioso, pero me dio la impresión de que encarnar a un asesino era fácil para él, tanto que a veces me daba miedo”, dice, riendo. “No tenía ningún problema”.

Nyla Chones. Celeste O’Connor:
   Nyla es la leal y mejor amiga de Millie. Posee dotes artísticas y suele decir lo que piensa. Tiene los pies en la tierra y las ideas claras, lo que la convierte en la líder del grupo. Nyla está interpretada por Celeste O’Connor, que ha coprotagonizado recientemente la película independiente Selah y las picas. “Nyla es mi alter ego algo más artístico”, dice la actriz. “Es la más madura del grupo y la que resuelve los problemas. Es la guía del grupo. No le importa su popularidad ni ninguna de las otras cosas que suelen desear los adolescentes de su edad. Solo quiere estar con personas divertidas en interesantes, por eso siempre está con Josh y con Millie”.
   Christopher Landon confirma la idea de que Nyla siempre está para ayudar a sus amigos. "Nyla es la mejor de las amigas; cualquiera quiere tener a Nyla a su lado porque es genial, inteligente y no se deja llevar por las políticas del instituto”, explica. “Podría haber sido una de las chicas más populares, pero es demasiado auténtica para eso. Se preocupa por Millie, quiere ayudarla a salir del caparazón y a que empiece a decidir por sí sola. Celeste aportó muchas dimensiones al personaje porque se parece mucho a Nyla. Es la chica más genial del mundo, la que quieres tener de amiga y la que nunca te traicionará. Nada más ver a Celeste, supe que encarnaba todas las cualidades que Nyla debía tener”.
   Celeste O’Connor se sintió atraída por el papel porque no encajaba con el estereotipo que suele verse en el cine de terror. “Al leer el guion me di cuenta de que el personaje negro no moría enseguida”, dice la actriz. “Normalmente esta la joven chica negra y el chico gay que mueren al poco de empezar estas películas. Pero aquí se les describe como héroes. Nyla y Josh encabezan la lucha para recuperar a su amiga. Me pareció muy original”.

Josh Detmer. Misha Osherovich:
   Josh, al que da vida Misha Osherovich, de El jilguero, es el tercer miembro del trio de inseparables. Josh, como Nyla, quiere proteger a Millie. Nada le da miedo, tiene un corazón enorme y reivindica con orgullo el hecho de ser gay. “Josh es estrafalario, seguro de sí mismo, y feliz de ser gay”, explica el actor. “Tiene momentos muy duros en la película y no me parece que se haya visto nada parecido por parte de un personaje gay en el cine de terror, por eso me atrajo el papel”.
   El coguionista Michael Kennedy tiene muchas ganas de que el público descubra al personaje de Josh. “En el cine de terror no había personajes como Josh cuando yo era un adolescente que no había salido del armario intentando descubrir quién era en Ohio”, recuerda. “Pero a partir de ahora, el cine de terror tendrá un personaje como Josh, que no se avergüenza de ser él mismo. Vive como le gusta, es libre, pero también inteligente, divertido y dispuesto a dar su vida por una amiga. Haber creado este personaje significa algo muy especial para mí. Habría deseado ser Josh cuando tenía 17 años. Representa mi segunda oportunidad. Le veo y pienso: ‘Espera, le he creado yo’. No solo me gusta y me enorgullezco de que la comunidad LGBTQ tenga un personaje así, sino también que los adolescentes le vean. Si un chico gay descubre a Josh y siente que existe, nada podría enorgullecerme más”.
   Christopher Landon añade que siempre vio a Josh siendo fiel a sí mismo sin nunca pedir disculpas. “Cuando Michael y yo nos enfrentamos al personaje, no queríamos presentarle como a alguien que acaba de descubrirse a sí mismo. Debía saber quién es y estar seguro de sí mismo. Misha lo entendió desde el primer momento”.
   Los papeles dramáticos dominan el currículo de Misha Osherovich, pero el director cree que es un cómico excelente. “Los personajes como Josh solo funcionan si son creíbles y si realmente son lo que parecen ser. Misha lo hizo a la perfección”, dice el cineasta. “Micha nunca intenta ser gracioso, sencillamente es gracioso”.
   Misha Osherovich sintió curiosidad al ver que el papel rompía con todos los lugares comunes de los personajes gay en películas de terror. “Me apeteció involucrarme porque me pareció una forma muy astuta de contar la historia”, dice. “También me gustó mucho que rompiera con los habituales moldes del género y que el personaje gay tuviera unas escenas asombrosas”.

Booker Strode. Uriah Shelton:
   Booker Strode, por el que Millie está colada, es Uriah Shelton, de la serie “Buscando a Alaska”. Tanto Christopher Landon como Michael Kennedy son grandes fans de John Carpenter y lanzaron un guiño a los otros fans de La noche de Halloween utilizando el apellido de Laurie Strode. Booker está lleno de buenas intenciones, pero la presión social puede con él. No siempre tiene el valor de hacer lo que debe si está con sus amigos. “Al crear a Booker, Michael y yo sabíamos que debía ajustarse a un cierto estereotipo”, explica Christopher Landon. “Es el típico jugador de fútbol guaperas que enamora a todas las chicas, pero también queríamos darle algo más de profundidad. No encaja del todo en su círculo de amigos y tampoco sabe exactamente donde está en la escala jerárquica. No es realmente como la imagen que proyecta y no acaban de gustarle los amigos que le rodean”.
   Aunque Millie no lo sepa, Booker también está colado por ella. “Puede que Millie esté loca por Booker”, dice Uriah Shelton, “pero Booker también está loco por ella y nada de eso cambia cuando Millie se convierte en un hombre de casi dos metros de altura. No está preparado para el rollo del cambio de cuerpos, pero se deja llevar y se mete en la historia. Lo hace por una buena causa, por amor, ya se sabe. Lo bonito de todo esto es que demuestra que no se trata de un enamoramiento superficial. El aspecto físico es lo que menos importa, cuenta lo de dentro. Además, Vince Vaughn tampoco está tan mal”.
   Hace tiempo que el joven actor admira a Vince Vaughn y estaba entusiasmado con la idea de compartir varias escenas con él. “Casi me dio algo cuando me enteré de que Vince Vaughn iba a ser El Carnicero”, sigue diciendo. “Crecí viendo sus películas, y en ese momento pensé: ‘¿Cómo voy a estar a la altura?’ Pero todo lo contrario, es amable, humilde y siempre estaba dispuesto a ayudar para que las escenas fueran más graciosas. Además, Chris y él trabajan de maravilla juntos”.
   El director vio inmediatamente que Uriah Shelton era perfecto para el papel. “Uriah tiene una especie de aura; basta con que entre en algún sitio para que todo el mundo se sienta cómodo”, dice. “Durante la prueba también vi algo muy al estilo Brad Pitt en él. Tiene algo magnético que me convenció de que sería perfecto para encajar con Millie”.

Charlene Kessler. Dana Drori:
   Charlene, encarnada por Dana Drori, de la serie “High Fidelity”, es la hermana mayor de Millie. Es agente de policía en la pequeña ciudad de Blissfield, y en muchas ocasiones parece terca e incomprensiva, pero en realidad se preocupa por su hermana. “Charlene quiere a Millie, aunque a veces las dos hermanas no acaban de entenderse”, explica Dana Drori. “Charlene es muy dura. Nadie se mete con ella. Le gustaría que Millie fuera un poco más dura, que tuviera más coraje y supiera defenderse, sobre todo delante de la madre de ambas”.
   Christopher Landon comenta que Charlene es lo opuesto a Millie. “Charlene es una persona segura de sí misma, con un objetivo en mente, y ha encajado la muerte de su padre de forma muy diferente a Millie”, dice. “Charlene se sumergió en su trabajo, pero también tiene que actuar como una figura materna para Millie porque la madre de ambas se ha refugiado en el dolor. Charlene es una tipa dura y también muy protectora. Dana aporta eso al papel y, a la vez, da la impresión de que solo es una capa de barniz, de que por debajo, Charlene también lo pasa mal”.
   Dana Drori dice que gracias a Christopher Landon, el rodaje fue colaborativo. “Chris sabía exactamente lo que quería, y para conseguirlo nos permitió aportar algo nuestro”, explica. “Creo que solo los mejores directores pueden hacer esto. Tienen algo muy específico en mente, pero dan libertad de movimientos a los actores dentro del personaje”.

Coral Kessler. Katie Finneran:
   Coral es la madre de Charlene y de Millie. Tiende a ser controladora e intenta agarrarse a Millie, impidiéndole que sea independiente, pero su afán de protección se debe sobre todo al dolor que siente por la muerte inesperada de su marido. Se ve que Coral no puede más, pero se obliga a sonreír y a tragarse el dolor delante de las dos hijas, a las que ama. El papel recayó en Katie Finneran, de “Bloodline”, de la que el director era un admirador mucho antes de darle el papel. “Katie tiene mucha experiencia en Broadway. En persona, está llena de energía, de ideas y de humor”, dice Christopher Landon. “Comprendió a Coral y lo que le ocurre, la sensación de soledad, de desconexión con el mundo. También entendió que era una madre posesiva. Coral es una mujer que se apoyaba en su marido y que siempre pensó que acabaría su vida a su lado, pero cuando él desaparece de golpe, se encuentra con el peso del dolor y de la responsabilidad. Se ha entregado al dolor bebiendo demasiado y asfixiando a Millie porque tiene miedo de quedarse sola. Sabe que Charlene está a punto de irse y puede que Millie no tarde mucho tampoco. Katie aportó una gran compasión y empatía al papel”.
   La actriz añade que cuando se reunió con Christopher Landon para hablar de la película, se llevaron bien inmediatamente. “El guion me había parecido fantástico”, dice. “Chris reimagina el género de terror y me moría de ganas de ser Coral. Chris dirige con ligereza, sentido del humor y una camaradería que solo se ve en un verdadero artista. Volvería a trabajar con él mañana”.

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... LOCA ACADEMIA DE POLICÍA

Criticas del pasado...

Crítica... FIREFOX. EL ARMA DEFINITIVACrítica... MANHATTAN BABY Crítica... DIAMANTES PARA LA ETERNIDAD

Últimos DVD / BLU-RAY

PADRE NO HAY MÁS QUE UNO 2 (LA LLEGADA DE LA SUEGRA)LA CAZA CUENTA PENDIENTE

Todos los Dvd y Blu Ray's