Fichas de peliculas
  • Registro
ENTENDIENDO A INGMAR BERGMAN
INFORM MACIÓN
Titulo original: Ingmar Bergman - Vermächtnis Eines Jahrhundertgenies
Año Producción: 2018
Nacionalidad: Alemania, Francia
Duración: 99 Minutos
Calificación: Autorizada para todos los públicos
Género: Documental
Director: Margarethe von Trotta, Bettina Böhler, Felix Moeller
Guión: Margarethe von Trotta, Felix Moeller
Fotografía: Börres Weiffenbach
Música: varios
FECHA DE ESTRENO
España: 19 Julio 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
A Contracorriente Films


SINOPSIS

La directora Margarethe von Trotta analiza de cerca la vida y el trabajo de Bergman, explorando su legado cinematográfico con los colaboradores más cercanos de éste, tanto delante como detrás de la cámara, así como a una nueva generación de cineastas. El documental presenta escenas clave, temas recurrentes en sus películas y su vida, y viajes a los lugares en el centro de los logros creativos de Bergman y los puntos focales de su vida...

INTÉRPRETES

Documental con LIV ULLMAN, OLIVIER ASSAYAS, RUBEN ÖSTLUND, MIA HANSEN-LOVE, CARLOS SAURA, GUNNEL LINDBLOM, JEAN-CLAUDE CARRIÉRE, MARGARETHE VON TROTTA, DANIEL BERGMAN, GABY DOHM, RITA RUSSEK, INGMAR BERGMAN

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

DECLARACIONES DE LA DIRECTORA...
¿Por qué hago mi primer documental tras veinticuatro films?..
Sólo logré entender los motivos poco a poco: las películas de Bergman, que descubrí siendo una joven estudiante en París, fueron enormemente importantes para mi propia carrera cinematográfica; puede que incluso fueran lo que desencadenara mi deseo de realizar un día mis propias películas. Ésta es la razón por la que me habría gustado embarcarme en este viaje personal.
Recuerdo a Bergman llegar a Múnich hará unos cuarenta años, en 1976 ó 1977, justo cuando preparaba la realización de mi primera película como directora. Y en aquel momento clave de mi carrera, conocí al mismísimo maestro por vez primera, el hombre que tanto me había inspirado.
Cuando más tarde me crucé con él por segunda vez, como miembro del jurado de la Academia de Cine Europeo, en 1990, siendo él quien había elegido personalmente a todos los miembros del jurado, incluso a mí, me dijo que había visto mi película Las hermanas alemanas varias veces y que en ella había descubierto nuevos aspectos cada vez que la veía. Me confesó que en aquel momento pasaba por una etapa de gran desánimo e infelicidad y que mi película le había dado coraje. Primero creí que simplemente estaba siendo amable conmigo, como cuando le dices a un actor o actriz algo alentador para que se sienta bien; pero dos años después, el Festival de Cine de Goteburgo le pidió que escribiera una lista con sus películas favoritas, y Las hermanas alemanas era de hecho uno de los once títulos escogidos. De aquella lista, yo era la realizadora más joven y la única mujer.
Claro está, me pregunté a mí misma qué pudo emocionar tanto a Bergman de mi película como para incluirla en su lista. Sólo ahora, tras haber pensado sobre ello muy profundamente, me doy cuenta de cuántos de los temas de Las hermanas alemanas debieron atraerle: el sufrimiento de los niños en la casa parental de estricto protestantismo (esa terrible severidad como método de educación también se halla en Fanny y Alexander), el padre es clérigo (como el de Bergman), las hermanas diferentes. Incluso hay escenas concretas: el padre que predica desde el púlpito en la pesadilla de una de las hermanas (hay una fotografía del padre de Bergman en el púlpito de una iglesia de Estocolmo que guarda una sorprendente similitud); la secuencia ante el ataúd abierto (una vez, Bergman fue encerrado en una morgue durante toda la noche); el fundido de los rostros de las hermanas como en Persona; la imagen de la crucifixión de mi película, que fue modelada según el pintor renacentista Matthias Grünewald, muy similar a una exhibida en la iglesia de Estocolmo antes mencionada.
Esa es la clase de descubrimientos que también espero lograr en otras películas de esa lista. A lo largo del documental, decodificaremos los otros títulos de esa lista de los mejores once films según Bergman; usaremos nuestros propios hallazgos y también los discutiremos con otros. Intentaremos ubicar las cintas que mencionó (entre otras, las de Sjöberg, Kurosawa, Fellini, Chaplin, Dreyer, Wilder, etc), y dar con lo que le atrajo de ellas respecto a su propia obra, y qué pudo haberlo inspirado.

Tras una panel de vidrio (rodado en la Cárcel Neudeck de Munich), un reflejo. Una
escena de mi película Las hermanas alemanas en la que las mujeres están separadas por dicho panel. Transición a una escena de Persona, el célebre fundido de los rostros...
A lo largo de la película, usaré pequeños fragmentos de mis propias películas: además de Las hermanas alemanas, ya mencionada, habrá entre otras, Amor y deseos; Sisters, or the Balance of Happiness; y Visión – La historia de Hildegard Von Bingen, no con intención de compararlas con las de Bergman, sino más bien para seguir mostrando lo mucho que él me influyó personalmente: La Edad Media, la hermandad entre mujeres, Chéjov, y muchos otros de sus temas recurrentes.
Una característica sólida en casi todos los films de Ingmar Bergman está en sus personajes femeninos prominentes. Bergman está visto como EL director a favor de las mujeres.
Voy a consagrar mi atención particularmente a los numerosos personajes femeninos de Bergman. En sus repartos contó con mujeres que estaban entre las más bellas y mejores actrices de Suecia: Eva Dahlbeck, Harriet Andersson y Bibi Andersson, Ingrid Thulin, Gunnel Lindblom, Liv Ullmann y Lena Olin. Hablaré con Gunnel Lindblom y Liv Ullmann, no sólo acerca de ellas mismas como actrices que trabajaron con Ingmar, sino también en su condición de directoras de cine. Bergman ayudó mucho a ambas y las animó a que hicieran sus propias películas. En uno de nuestros encuentros, Gunnel Lindblom me dijo: “Fue uno de los pocos directores de cine que se interesaba honestamente en lo que ocurría en el interior de los personajes femeninos”.
Bergman fue siempre un gran observador de las mujeres. Actualmente, existen ciertos criterios para juzgar el cine de mujeres autoafirmadas, como el “Test de Bechdel”: ¿Hay como mínimo dos personajes femeninos en la película? ¿Tienen esas dos mujeres su propia escena juntas, y en caso de que sea así, hablan sobre cualquier otra cosa que no sea un hombre? Ingmar Bergman habría pasado ese test hace décadas.

ESTRUCTURA DRAMÁTICA DE LOS PROTAGONISTAS DE LA PELÍCULA, LOCALIZACIONES E IMPLEMENTACIÓN VISUAL...
   A lo largo de la película, guiaré al público como narradora en la visita a localizaciones donde se rodaron las películas de Bergman y a lugares donde pasó diferentes periodos de su vida. Me encontraré con sus amigos, con algunos de sus hijos y con otra gente que lo acompañó a lo largo del camino, y por medio de conversaciones con otros directores averiguaré qué les fascinaba de él. Será un viaje de exploración por el universo de Bergman.

  Mi punto de partida será Paris. Vivo allí desde hace más de veinte años, pero también en Múnich, donde Bergman se sintió como en casa durante muchos años. En este sentido, ligaré dos aspectos importantes de la película que también tienen que ver conmigo: la relación de Bergman con Francia así como sus años en Alemania.
  En los cincuenta, Bergman estuvo algún tiempo en París, lo que recoge en su autobiografía “Linterna Mágica”. Hablaré de mi despertar al cine en el parisino Cine Champollion –y podría imaginar que de hecho él visitó el mismo cine porque era un cinéfilo apasionado, a diferencia de muchos de sus colegas; Fellini, por ejemplo, a quien Bergman tenía en mucho, nunca veía las películas de otros. Hablaré también con otros artistas y compañeros de Bergman sobre films concretos, comentaremos con visionado escenas clave de El séptimo sello, Persona, Fresas salvajes, Noche de circo, Juegos de verano, Los comulgantes, Gritos y susurros, y Fanny y Alexander.
  Hablaré sobre Bergman dentro y fuera de la pantalla durante este viaje por sus películas y para visitar sus personajes femeninos, sus mujeres –tanto las de la pantalla como, en ciertos casos, también las de la vida real– y explorar el impacto que hoy tiene el cineasta. Registraré como diálogos situacionales las conversaciones con la familia de Bergman y artistas cinematográficos que lo conocieron, expertos y cineastas jóvenes, que se remiten a él consciente o inconscientemente.
  Como uno de los elementos principales, pienso preguntar a algunos de mis colegas que sé veneran a Bergman, de cuál de sus películas conservan un recuerdo particularmente intenso, y les pediré describan cierta escena, un momento o una imagen de ese film. Entonces, mostraré esa escena así como un fragmento de uno de sus propios films en que se pueda reconocer la influencia de Bergman. Ello no siempre tiene que ser necesariamente un lazo espiritual o temático. Entre otros, hablaremos con Liv Ullmann, Carlos Saura, Bille August, François Ozon, Mia Hansen-Løve, Pedro Almodóvar, Wim Wenders, Ruben Östlund y otros cineastas europeos de generaciones anteriores o actuales. La gente con la que hablaré tiene una relación especial con Bergman o lo ha conocido personalmente.
  Esos encuentros con otros cineastas tendrán lugar no sólo en el importante Cine Champollion de París, sino también en diferentes lugares de Suiza, Noruega, Francia, Alemania, España e Italia.
  Y un motivo de suspense: uno de esos invitados a una sesión en el Champollion será el actor bergmaniano Max von Sydow, que ahora vive en Francia. Se niega a hablar de Bergman desde hace mucho, así que ¿aparecerá? Esto podría quedar abierto al principio de la película. Si finalmente viene, le querría preguntar qué opinión le merecen actualmente las películas de Bergman y sus intervenciones en ellas. En retrospectiva, ¿qué le conecta al director, a nivel personal y en el contexto de la historia del cine?

CITAS CINEMATOGRÁFICAS Y LUGARES EN LAS PELÍCULAS DE
BERGMAN...
  El tictac de los relojes, espejos, la muerte en distintas formas, agua… son temas recurrentes en las películas de Bergman que me gustaría investigar. Asimismo, quisiera visitar lugares especiales que juegan un papel importante en sus películas y que a menudo se usan como metáforas de estados interiores. Localizaciones cinematográficas como el paisaje alrededor de Hovs Hallar, en la costa oeste de Suecia, o la bahía de inusuales formaciones rocosas que han ardido en las mentes de muchos espectadores.
  Ésos a menudo fueron también lugares a los que Bergman, lejos del teatro, se retiraba de vacaciones, donde desarrollaba y escribía sus películas. Viajaré a algunos de esos lugares en los que nunca antes he estado.
  Con ello, haremos fundido desde ciertos fragmentos de sus films hasta las localizaciones originales particularmente impresionantes: el castillo de Gritos y susurros; la isla de Farö, donde se rodaron Como en un espejo y Persona y donde permanece la casa en la que se rodó el metraje final de Secretos de un matrimonio; pasando por la isla de Omnö, un arrecife fuera de Estocolmo: la escena de Un verano con Mónica; y hasta la bahía de la famosa escena en Hovs Hallar con que abre El séptimo cielo, en la cual puede observarse el poderoso uso de la imaginería de la naturaleza.
  Visitaré con algunos de mis compañeros entrevistados algunos de esos lugares: me gustaría llevar a Pedro Almodóvar de visita a los Archivos Bergman en Estocolmo.
  Hace algunos años, Almodóvar, otro gran observador de las mujeres, quería rodar el guión de Bergman “Love without Lovers”, que escribió en Múnich y que nunca se ha rodado. Me gustaría mostrarle esos imponentes archivos, que contienen todos los cuadernos del maestro y también los guiones de sus películas así como viejas fotografías y otros tesoros.
  La sala de cine privado de Bergman en la isla de Farö ciertamente resulta un lugar emocional, uno en que repetidamente veía sus películas favoritas, pero en donde también veía las últimas producciones europeas. Me gustaría visitarlo, quizás con François Ozon, cuya cinta Bajo la arena fue muy valorada por Bergman, quien la vio allí por primera vez.
  Durante la conversación con Gunnel Lindblom en el Dramaten (Teatro Real Dramático) de Estocolmo, identificaré el paralelismo entre nosotras por lo que atañe al hecho de que ambas dirigimos nuestra respectiva primera película en el mismo año, 1977. Aquel año, la compañía de producción de Bergman, Cinematograph AB, le produjo su film Villa Paraíso. Ella me dice cómo todo el equipo estuvo esperando a Bergman el primer día de producción, un hombre que nunca era impuntual, y que odiaba a la gente que no lo era en el trabajo. Hasta que uno de sus ayudantes
apareció y explicó que Bergman había dejado el país dado que lo acusaban de evasión de impuestos. Aquel fue el inicio de un exilio de casi diez años en Alemania.
  Poco después, me encontré con él en Múnich.

ENFOQUE VISUAL...

  ¿Cómo concibo la presentación de las citas cinematográficas? En ocasiones, éstas pueden ser sencillamente un tema o una imagen, o pueden ser algo más profundo, como la innovadora sucesión de planos en la surreal escena onírica de Fresas salvajes, en la que el anciano profesor, asustado por la muerte, se ve a sí mismo yacente en un féretro. Esto dependerá de las asociaciones que hagan mis entrevistados. También me interesan las referencias al arte que haya en la obra de Bergman: referencias bien conocidas como las pinturas de Edvard Munch, pero también asociaciones personales y recientes hallazgos.
  En tanto que poderoso elemento visual, nuestra cámara capturará las imágenes de los remotos paisajes escarpados de las regiones suecas escasamente pobladas, que reflejan el interior de las mentes y la soledad de los personajes de Bergman, y que Sven Nykvist captó tan magistralmente.
  Hablaré con su hijo, Charly Nykvist –quien asimismo trabajó como director de fotografía y director de cine y que con frecuencia asistía a los rodajes en el plató– acerca del trabajo de cámara de su padre que permanece indeleble a día de hoy, pero también sobre sus propias experiencias personales.
  Al hacer esto, muestro estar interesada en más que en simplemente los tributos habituales a Bergman. En los años recientes, el cine ha realizado incontables referencias a Bergman: en las películas de Woody Allen, David Cronenberg, André Téchiné, Michael Haneke, Nuri Bilge Ceylan, Ruben Östlund, Mia Hansen-Løve y Joachim Lafosse. Éste último claramente conecta Secretos de un matrimonio con su cinta Después de nosotros.

DIÁLOGOS CON UNA GENERACIÓN MÁS JOVEN...

  Quisiera entablar conversación con las jóvenes generaciones de cineastas a nivel internacional. Por ejemplo, puede resultar un diálogo fructífero hablar con Mia Hansen-Løve, en relación con sus propias películas, Bergman y Francia. Las cintas de esta joven directora francesa despliegan una conexión muy fuerte con Bergman.
  ¿Y cómo es esto? A parte de ello, Hansen-Løve está casada con el director Olivier Assayas, que escribió sus “Conversations avec Ingmar Bergman”, publicadas en 1990, que ofrecen profunda información sobre el modo en que Bergman trabajaba y reflexiones sobre sí mismo. Mia Hansen-Løve me dice: “Visité Farö recientemente, y estando allí tuve una idea para un nuevo proyecto. He planeado una película con el título provisional de “L’îlle de Bergman”. Es acerca de una pareja que hace películas juntos; hay elementos de Ingmar y Liv en mayor medida que de mí y mi marido Olivier Assayas”.
  Me pregunto si las jóvenes generaciones de hoy están aún preparadas para interesarse por las descripciones de Bergman sobre el alma. Pero aunque no incluyan sus ideas directamente en sus películas, algunos de ellos están visiblemente influidos por él. Aparentemente, sus películas siguen inspirando, como también él mismo.
  Esto también parece ser cierto para seis realizadores suecos. Haré preguntas a una serie de participantes escogidos del proyecto de aniversario “Bergman Revisited”, entre ellos a Linus Tunström y a la joven cineasta Lisa Aschan: ¿Es Bergman un modelo para ti? ¿Qué te queda de él? ¿Quizá, el hecho de que el cine puede ejercer una enorme influencia en la sociedad, como Secretos de un matrimonio? ¿El hecho de que tu también puedes triunfar si te niegas a hacer compromisos artísticos? ¿Te anima eso?
  Aunque la película tiene más de viaje cinematográfico que de biográfico, también me gustaría visitar a algunos miembros de la familia de Bergman: Me encontraré con su hijo Daniel. Hay un bello corto de él cuando niño que rodó su padre. Más tarde, Daniel trabajó a menudo en el plató con él.
  Otros lugares visitados por la película serán Uppsala, donde nació Bergman; Estocolmo, la escena principal de sus memorias de infancia con la familia y la iglesia en la que su padre predicó como pastor luterano; la zona en torno a la vieja casa de verano de sus abuelos, en Dalarna; los teatros de Goteburgo y Malmö, donde Bergman tuvo sus primeras experiencias teatrales de joven; y la ciudad del cine, “Filmstaden”, en Solna, donde el cineasta efectuó sus primeros pasos como guionista y director y donde se hicieron muchas de sus películas.
  También rodaremos en el venerable escenario principal del teatro Dramaten de Estocolmo, donde todavía se mantiene el “Festival Internacional de Teatro Ingmar Bergman” y del que el realizador fue director ejecutivo durante muchos años. A día de hoy, en este lugar parece omnipresente: dibujos, fotografías, cuadros al óleo, y esculturas muestran su carrera teatral. También aquí tuvo su célebre asiento de palco, el número 635. Algunos actores del teatro todavía lo recuerdan, y me encontraré con algunos de los que trabajaron con él allí: Lena Olin, Elin Klinga y Maria Bonnevie, a quien recientemente quise incorporar a uno de mis propios films.
  Su tiempo en Múnich también me es muy importante, ese tiempo invertido en su exilio creativo.
Los años en Alemania quedan representados particularmente por localizaciones cinematográficas como las del Residenztheater de Múnich y los estudios Bavaria Film en el vecindario de Geiselgasteig, en Grünwald, donde Bergman rodó El huevo de la serpiente y De la vida de las marionetas.
  En aquella época, trabajó con Christian Berkel, Robert Atzorn, Gaby Dohm, Rita Russek, Sissy Höfferer y Michael Degen (quien también ha actuado en mi propia película Hannah Arendt), y también hablaré con ellos.
  He organizado encontrarme con su viejo amigo Stig Björkman, quien sabe mucho de Bergman, para analizar la poco conocida película De la vida de las marionetas, una de las favoritas de Stig y la única genuinamente alemana realizada por el maestro.
  Al final, espero revelar mucho sobre el universo de Bergman y el modo en que se
refleja en mi visión del mundo y en la de mis entrevistados.
  Veremos cómo cerramos el círculo, a qué hallazgos habré llegado, y a cuáles el público. Tras los muchos y variados encuentros, la pregunta que se debe responder es: ¿Qué es lo que queda de Bergman para todos nosotros? No sólo fue un maestro en su arte, con temas eternamente relevantes; fue siempre una fuente de inspiración, estímulo e influencia, particularmente para las mujeres: para Gunnel Lindblom, Liv Ullmann, Mia Hansen-Løve, Lisa Aschan y, por supuesto, para mí misma. Nos animó a todas, cada una absorbió algo a su manera. Esto fue cierto entonces y todavía es verdad hoy, y puede incluso seguir siéndolo para generaciones futuras de realizadores.

FELIX MOELLER...
  Entretejer una historia y una narrativa con el material existente de tal modo que no sólo sirva como evidencia para una representación gráfica de cuanto se dice, sino también para que ese nuevo metraje y material de los archivos se mezclen para constituir una totalidad viva y orgánica. Ésa es una labor que exige una gran sensibilidad y amor por el detalle, y por supuesto un gran conocimiento sonoro de los materiales archivados. Ése será uno de los objetivos de mi trabajo. Mis últimos documentales, Harlan: In the Shadow of Jew Suess, y Forbidden Films, ya contenían citas cinematográficas y material de archivo constituyendo alrededor de un tercio de todo el film. Y también en Harlan la intención estaba en descubrir al individuo tras su trabajo y leer entre líneas en el material privado y películas caseras a la búsqueda de posibles hilvanados.
  Otra área clave será la inclusión de la perspectiva de otra generación sobre Ingmar Bergman. Al tener la misma edad que su hijo Daniel, puedo complementar la perspectiva personal de mi madre, Margarethe von Trotta. Una visión más joven de su trabajo por supuesto producirá distintas asociaciones, referencias y percepciones profundas.

INVESTIGACIONES SOBRE BERGMAN...

  Las investigaciones actuales sobre Bergman ofrecen muchas interpretaciones distintas de sus películas; las explicaciones psicoanalíticas que una vez fueron tan célebres y a menudo banales en cierto modo están en declive. Muchas cosas se ven de modo distinto actualmente, y con una cierta distancia. Algunas de las primeras películas de Bergman ahora se ven modernas; algunas de las últimas parecen anticuadas. Juntas, son una mina inagotable para la presentación visual y el montaje en un documental.
  Cuando Secretos de un matrimonio se estrenó, por ejemplo, mis padres acababan de pasar por un divorcio complicado. La película estaba en “boca de todos”; había calado en la sociedad. Sin embargo, está por ver si un efecto resulta notorio más allá del contexto de la época. La opinión en cuanto a los principales motivos de Bergman ha cambiado mucho en la actualidad.

MATERIAL ARCHIVADO Y FUENTES...
  El material archivado es tan abundante como rica la vida de Ingmar Bergman. Este material se introducirá y presentará a distintos niveles:
En los archivos de la Fundación Bergman, su director Jan Holmberg presentará algunos de sus descubrimientos: el guión para Fanny y Alexander tiene una primera versión escrita linealmente, como una novela; cartas, muchas de las cuales todavía deben ser analizadas; notas de diario, sólo parcialmente descifradas. Seremos testigos del descifrado del último diario privado de Ingmar Bergman; están resultando difíciles de leer: es como trabajar en un rompecabezas, una metáfora del modo en que se ensambla una vida.
  Su hasta ahora desconocida correspondencia con la estrella internacional Ingrid Bergman. También aquí emerge un nuevo aspecto de Ingmar Bergman: un artista práctico regateando con una actriz internacional acerca de su salario por Sonata de otoño.
  Los archivos también contienen un guión desconocido, que Bergman elaboró junto con Akira Kurosawa y Federico Fellini y que está previsto se convierte en un film de nacionalidad sueca.
  Arte, música, filosofía, cine y especialmente literatura fueron los intereses de Bergman a lo largo de su vida, e inspiraron sus películas. Visualizó todas esas inspiraciones distintas de sus guiones en forma de dibujos y fotografías como así se muestra agradablemente en sus cuadernos, que se conservan en los archivos de la Fundación Ingmar Bergman.
  Al visitar los archivos, también podemos observar el proceso creativo del maestro, como en la creación del clásico El séptimo sello. Un collage de imágenes y documentos muestra la génesis de este trabajo, qué influencias hicieron mella en el artista, qué elementos se usaron del arte y la mitología de la Edad Media, cómo un esquema de proyecto y un ejercicio con los estudiantes de la Escuela de Arte Dramático de Malmö se convirtieron en una de las obras más destacadas de la historia del cine.
  Algunos de los descubrimientos no se han publicado, como así tampoco metraje poco conocido, por ejemplo las filmaciones descubiertas muy recientemente de sus ensayos teatrales en Múnich, en los que se puede escuchar a Bergman hablar alemán. También habla alemán en muchas entrevistas para las cadenas alemanas, que no se volvieron a emitir y que aquí reaparecen por primera vez.
  Y de modo más general, un Bergman políglota: sueco, inglés, alemán. A menudo, su vocabulario limitado le permitía expresar las cosas de modo más directo, más sensualmente y con mayor claridad que en sueco. Una interesante profundización y un simpático efecto colateral de esos archivos originales.
  Además de esto, se pueden ver fragmentos más cortos de trabajos menos conocidos del cineasta, como los anuncios de sopa que realizó en 1953, que irónicamente se hacen eco de los temas de sus largos. Producidos en tiempos de necesidad financiera, son al mismo tiempo una expresión de su placer por la experimentación en un nuevo género. Bergman incluso dio con un modo artístico de abordar el género de la “película casera”: mediante el empleo de una cámara de 16mm, rodó el tiempo entre el nacimiento y el segundo cumpleaños de su hijo Daniel, con el añadido de una afectuosa introducción y un comentario metafísico.
  El metraje hallado también contiene observaciones en plató: material rodado durante la filmación y entre bastidores. Revelan momentos privados que aportan interioridades sinceras del trabajo de Bergman con su equipo y su relación intensa con sus actores. Desde los años cincuenta, Bergman rodaba material privado con una cámara de formato amateur al tiempo que rodaba sus largos, también en privado con sus actores. Somos testigos del desenfado y de la tremenda libertad con que trabajaba en sus primeros años, y de cómo los miembros del equipo literalmente “jugaban unos con otros”.
  Otro metraje lo muestra en situaciones extremadamente tensas: junto a su protagonista Ingrid Bergman en Sonata de otoño, discutiendo los dos ante todo el equipo; o tonteando con los actores infantiles durante los descansos del rodaje de Fanny y Alexander.
  La película también muestra fragmentos de sus entrevistas sobre sí mismo, y de sus entrevistas a menudo implacables llenas de introspecciones personales, como la memorable conversación en el plató de Los comulgantes, en 1963, en el Mar Báltico, o la del film-entrevista Ingmar Bergman – On His Life and Work, de Jörn Donner, del año 1998.
  Material restaurado recientemente aporta conocimiento sobre la labor de Bergman en el plató y su intenso trabajo con sus actores. Son momentos escasos. Reconocemos inmediatamente su inagotable energía, su motivación, su felicidad mientras trabaja. Ensayos con los actores y el director de fotografía Sven Nykvist se intercalan con correspondientes fragmentos de sus películas.
  La famosa lista de las once mejores películas según Bergman, que le fue dada a mi madre en el Festival de Goteburgo, al que fue invitada, es otro ejemplo de cómo se pueden emplear los efectos visuales para fines específicos. Cruzan la pantalla imágenes ligeramente animadas de los films favoritos de Bergman: entre ellas, El circo, de Chaplin; Andrei Rublev, de Andrei Tarkovsky; La strada, de Fellini, y por supuesto Las hermanas alemanas, de von Trotta.
  La lista original se exhibe en los Archivos Bergman. Se abre y se detiene en la parte de la película de la que hablamos en ese momento, y las correspondientes escenas o rápida sucesión de instantáneas de la película revelan el momento “Bergman” de esas obras maestras.

logo radio directo