Fichas de peliculas
  • Registro
BORDER
INFORM MACIÓN
Titulo original: Gräns
Año Producción: 2018
Nacionalidad: Suecia, Dinamarca
Duración: 101 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Romance, Thriller, Fantasía
Director: Ali Abbasi
Guión: Ali Abbasi, Isabella Eklöf
Fotografía: Nadim Carlsen
Música: Christoffer Berg, Martin Dirkov
FECHA DE ESTRENO
España: 11 Enero 2019
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Karma Films


SINOPSIS

Tina trabaja como agente de aduanas y es reconocida por tener un sexto sentido para olfatear la culpabilidad de cualquiera. Un día se tropieza con Vore, del que piensa que tiene algo que ocultar pero no termina por desentrañar que es...

INTÉRPRETES

EVA MELANDER, EERO MILONOFF, VIKTOR AKERBLOM, MATTI BOUSTEDT, JÖRGEN THORSSON, ANDREAS KUNDLER, JOAKIM OLSSON

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

- Festival de Cannes 2018: Un certain regard Mejor película

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DEL DIRECTOR...
FUENTES DE INSPIRACIÓN:
   Creo que el género puede ser complicado. Es tanto un marco creativo como un mecanismo de marketing. Si escuchas una ópera de Wagner, ésta puede contener brutalidad, romance, humor extraño, elementos grotescos, todo lo cual forma una obra cohesionada. ¿A qué género pertenece? Clásico, expresivo de finales de siglo, o algo más. No se trata nunca de una sola cosa sino de muchas, y Wagner es uno de los artistas que juntó muchísimas cosas de una manera especial y única.
  Nunca pensé en BORDER como una “mezcla de géneros” aunque buena parte de mi trabajo consiste en mezclar, equilibrando todos los elementos en un todo coherente. Más que una etiqueta de género, diría que quizás simplemente es una película muy europea. Una versión japonesa o una versión norteamericana probablemente tendrían un aspecto muy diferente.
  Cuento con formación en literatura, y mi cerebro aún funciona en gran parte como el de un escritor. Por lo menos es así cómo aprendí a contar historias. Pasó un tiempo antes de que me interesaran las películas, porque cuando era más joven era más arrogante y para mí las películas eran solamente para las “masas”. ¡Por aquel entonces estaba convencido de que ver películas era un pasatiempo para la gente que no tenía nada mejor que hacer!
  En cuanto al cine, nunca me interesó explicar historias sino más bien romper fronteras. Para mí el cine comercial e incluso el no comercial en muchos sentidos eran limitados y restringidos comparados con la literatura. Lo que me interesa es estudiar la sociedad a través del objetivo de un universo paralelo, y hacer películas de género es el mejor vehículo para conseguirlo. Es aquí donde el cine se vuelve más estimulante para mí: más que en el drama personal de mis propios problemas, me gusta vivir mis pensamientos y mis impulsos a través de otro cuerpo en un mundo distinto al mío. Pienso que ocurre también algo muy interesante cuando se corta la conexión con lo personal, cuando se crea arte por completo.
  Me gusta Luis Buñuel, y de hecho le puse Luis a mi hijo por él. Chantal Ackerman es otra de mis mayores fuentes de inspiración, mi primer corto era un homenaje a ella. Me gusta la manera que tiene de llevar la banalidad de la vida a un nivel absurdo e irreal. Fellini es también uno de los maestros a los que admiro, y en mi opinión podría ser considerado el “Wagner del cine” al pegar diferentes géneros y hacer que funcione. Me gusta hacer cine y que me haga sentir como un monitor de circo.
  En la actualidad el género podría ser el “mercado” más cercano al que ir si estás interesado en actuar en universos paralelos: te da el derecho a no ser convencional, a ser extraño. Puede adoptar muchas formas diferentes: película del oeste, ciencia-ficción o lo que sea. Te separas de las exigencias de la realidad y también de los códigos normales del drama narrativo. No me gusta jugar a ser el director valiente que habla de importantes temas sociales pero al mismo tiempo generalmente no me considero un “fan” de las películas de terror o de género. Me interesa cualquier cosa que pasa por debajo y por detrás de la superficie, todo lo que afecta a las personas de maneras que no pueden conocer. Las películas de género también se consideran un buen entretenimiento, así pues me gusta la idea de que la gente baje la guardia y se relaje. Es cuando se convierte en un buen lugar para hablar de política de un modo más sutil y encubierto.

BORDER Y EL UNIVERSO DEL ESCRITOR JOHN AJVIDE LINAQVIST:
  Mi primer contacto con los relatos de John fue precisamente con la película 'Déjame entrar', y más adelante me leí el libro. Déjame entrar fue un auténtico descubrimiento y la película inventó algo nuevo: el género del realismo nórdico, lo que supuso un soplo de aire fresco en el cine sueco.  Debo admitir que Suecia era de hecho el último lugar donde me esperaba que surgiese una película de género innovadora. Es por eso que fue una sorpresa tan grande descubrir el universo de John Ajvide Lindqvist.
  Una cosa que me gusta de la escritura de John es que está al mismo nivel que su público. No se trata de gran arte y no necesitas ser “literario” para poder apreciarlo. Al mismo tiempo, no es solo ficción popular, tiene un valor especial, pero escondido. En Déjame entrar, por ejemplo, ¿deberíamos leer la historia como una visión retorcida de la sociedad sueca o simplemente como una aproximación innovadora al mito del vampiro? No se trata de un mero intento de añadir una capa de lo fantástico al realismo, y la cualidad especial de John es tender este puente entre lo real y lo fantástico, siempre la parte más dura.
  Me adentré más en la escritura de John, y fue esto lo que me llevó a BORDER. Mi amigo y colega, el director Milad Alami, también me lo recomendó, y después de leerlo me di cuenta de que allí había algo. Aunque al mismo tiempo lo primero que pensé fue lo complicado que sería llevar la historia a la pantalla porque, en el relato, casi toda la historia pasa en la cabeza de Tina a través de las entradas de su diario. La vemos más como una observadora pasiva de cosas que ocurren.
  Incluso el editor lo admitió y enseguida empezó a hablar de otros relatos que podrían encajar mejor. Pero para entonces ya estaba decidido a adaptar Border, que intuía tenía algo a su favor en la misma línea que Déjame entrar. Border no era tan rebuscado como Déjame entrar, pero igualmente los personajes tenían algo que los hacía atractivos y a la vez complejos y como de otro mundo. Me continuaron proponiendo otros relatos de Lindqvist que eran nuevos giros fantásticos sobre el género, pero no conectaba tanto. Después de Shelley, la gente ya me había etiquetado como un director de películas de terror pero no creo que sea exactamente así.
  'Border' tenía todos los ingredientes adicionales además de los elementos del género, los que hacen que la historia sea tan interesante. Así pues, supe que era esa, y empezamos a desarrollarla mientras aún trabajaba en Shelley.
  Entonces, mientras trabajábamos adaptando el relato corto y escribiendo el guión juntos, primero con John y más adelante con Isabella Eklöf, empezamos a hacer cambios. Queríamos que la película tuviera una parte aún más oscura. Toda la subtrama de la investigación del crimen es nueva y se añadió a la historia original.

CASTING Y CREACIÓN DE LOS PERSONAJES:
  ¡Básicamente busqué por todo el catálogo de actores escandinavos! Utilizo el casting como una herramienta creativa y fue un proceso de casting muy largo. Pero no tuve ninguna duda cuando conocí a Eva y a Eero. Desde el primer momento no pude imaginar a nadie más para el papel.
  Tampoco tengo ninguna idea teórica preconcebida sobre lo que funcionará con mi elenco de actores. Cuando dirijo, intento dar mucha libertad a los actores, así que para mí un 80% tiene que ver con la elección que hago en el casting y un 20% con ser algo más que un entrenador personal. Intento realzar su interpretación y ayudarles a desarrollar por completo su potencial.
  No puedo hacer que sean mejores de lo que son.
El personaje de Eero necesitaba trasmitir peligro y un sentido de perversión de fondo pero también una cara vulnerable. Me di cuenta de que era verdaderamente difícil encontrar a alguien que realmente tuviera ambos, y Eero era el único. Para mí, esta dualidad es lo que hace que este personaje funcione realmente. Como actor finlandés en una película sueca, también tenía sentido que fuera un “extranjero”. Siempre había pensado que Vore es alguien que proviene de otra civilización, y los suecos también comparten leyendas y saberes con Finlandia, lo que lo hacía incluso más apropiado. En la película Eero habla sueco fonéticamente, así que en teoría el papel lo podría haber hecho un actor español. Pero teniendo en cuenta la larga historia de Finlandia con Suecia tenía incluso más sentido –Vore parece familiar pero al mismo tiempo no lo es. Parece como si fuera inculto. De hecho, claramente Vore no es inculto, podría ser no-humano.
  En cuanto a Eva, tuve mucha suerte. Me preocupaba que este personaje pudiera ser demasiado pasivo, y realmente no me gustan los personajes pasivos –me interesan más los locos que hacen cosas locas. Pero Eva amplió el registro del personaje en un 800%. De hecho, al principio pensé que Tina no debería hablar mucho pero entonces ¿cómo sabríamos cosas sobre ella?
  ¡Por suerte Eva es mucho más expresiva cuando lleva una gruesa máscara de silicona que muchas personas que no la llevan! ¡Saca hasta la última gota de pequeñas cosas que hacen una gran diferencia, con todas las diversas formas que tiene de oler por ejemplo! Está el oler enfadado, el oler triste... podíamos incluso ajustar la manera como huele entre tomas. Eva es extremadamente meticulosa, obsesionada por el mínimo detalle, una verdadera perfeccionista. Trabaja como una ingeniera, con una manera casi científica de acercarse a sus sentimientos y a la interpretación. Puede incluso conseguir ser un 20% más precisa en esto, 30% en aquello, etcétera.
  Eva tiene una personalidad meticulosa, tiene que tenerlo todo bajo control, mientras que Eero es más impulsivo. Ambos cogieron un poco de cada uno durante el proceso de trabajo y el rodaje: Eero se volvió más consciente del detalle mientras que Eva se volvió más impulsiva. Se dio algún tipo de simbiosis entre ellos.
  Aparte de esto, estaban todos los aspectos desafiantes relacionados con la transformación física de ambos. Me preocupaba que las máscaras los limitasen, y Eva tenía que someterse a sesiones de maquillaje de cuatro horas diarias. Cuando entrábamos en el plató ya llevaba allí seis horas y tenía un día completo de trabajo por delante incluso antes de empezar a rodar. Les respeto mucho por no dejar que esto afectara su trabajo. Y de hecho pienso que las máscaras probablemente los liberaban de algún modo para crear personajes e identidades completamente nuevos. Eero y Eva también engordaron 20 kilos cada uno para los papeles, así que de hecho se convirtieron en personas diferentes.

CULTURA, ESPEJOS Y REALISMO MÁGICO:
  Para mí, la película no va de “Nosotros contra Ellos” sino de una persona que puede decidir y decide escoger su propia identidad. Intento no entrar en políticas de identidad en un sentido estricto. Pero también me gustaría creer que de algún modo puedes escoger tu propia identidad. Todo el mundo interpreta lo que ve de la gente del modo que quiere. Todo está relacionado con el contexto.
  Aunque no estoy muy implicado en debates raciales, desde niño sé lo que significa ser una minoría. Para mí la minoría no significa un color diferente sino, y eso es lo que más importa, una persona diferente. Soy una minoría tanto en Irán como en Copenhague.

0.0/5 de 0 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL

logo radio directo