Fichas de peliculas
  • Registro
AQUÍ ME RÍO YO
INFORMACIÓN
Titulo original: Qui Rido Io
Año Producción: 2021
Nacionalidad: España, Italia
Duración: 133 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Drama
Director: Mario Martone
Guión: Mario Martone, Ippolita Di Majo
Fotografía: Renato Berta
Música: 
FECHA DE ESTRENO
España:
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Syldavia Cinema


SINOPSIS

A principios del siglo XX, en la Nápoles de la Belle Époque, los teatros y los cines van en aumento. El gran comediante Eduardo Scarpetta es el rey de la taquilla. A pesar de su origen humilde, el éxito le ha hecho un hombre muy rico. Se sitúa en la escena teatral con sus comedias y bajo la máscara del personaje Felice Sciosciammocca logra reemplazar a Pulcinella en los corazones del público napolitano. El teatro es su vida, y su complejo núcleo familiar gravita por las tablas del teatro, con esposas, compañeras, amantes e hijos legítimos e ilegítimos, como Titina, Eduardo y Peppino de Filippo. En el apogeo de su éxito, Scarpetta se permite una apuesta peligrosa. Decide parodiar la obra “La hija de Iorio”, una tragedia del mayor poeta italiano de la época, Gabriele D’Annunzio. La noche del estreno, se desata el infierno: la obra es interrumpida por gritos, silbidos e insultos de los poetas y dramaturgos de la nueva generación que gritan escandalizados. Scarpetta termina siendo demandado por plagio por el propio D’Annunzio. Así comienza la primera demanda histórica de derechos de autor en Italia. Los años de juicio serán agotadores para Eduardo y toda su familia, tanto es así que el delicado equilibrio que lo mantenía unido parece a punto de disolverse. Todo en la vida de Scarpetta parece romperse en pedazos, pero con la actuación de un gran actor se las arregló para desafiar un destino que lo quería destruir y ganará su último juego...

INTÉRPRETES

TONI SERVILLO, MARIA NAZIONALE, CRISTIANA DELL'ANNA, ANTONIA TRUPPO, EDUARDO SCARPETTA, ROBERTO DE FRANCESCO, LINO MUSELLA, PAOLO PIEROBON, GIOVANNI MAURIELLO, CHIARA BAFFI, ROBERTO CACCIOPPOLI, LUCREZIA GUIDONE, ELENA GHIAUROV, GIGIO MORRA, IAIA FORTE

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTA DEL DIRECTOR...
   Durante toda su vida, el gran Eduardo de Filippo se negó a hablar de Scarpetta como su padre solo lo hizo como dramaturgo.
  Cuando su hermano Peppino lo retrató con frialdad en un libro autobiográfico, Eduardo dejó de hablarle.
Él concedió una entrevista a un escritor amigo poco antes de su muerte: "Ahora que somos viejos, deberíamos poder hablar de ello,
  ¿Scarpetta fue un padre severo o un mal padre?”. Su única respuesta fue: "Era un gran actor". Qui Rido io es la novela de ficción acerca de Eduardo Scarpetta y su entorno.

NOTAS HISTÓRICAS...
  Es el año 1896, solo han pasado unos meses desde que en París, en el sótano del Salón Indien del Grand Café, los hermanos Lumière dieron a conocer su invento al mundo. Ahora, en el Teatro Salone Margherita de Nápoles, un ejemplo deslumbrante de la arquitectura liberal, ellos presentan lo que los napolitanos llamarán "o mbruoglio int’o lenzuolo", el "truco dentro de la hoja": Cine.
  Y allí mismo, en la Galería Umberto, abrirá sus puertas el primer cine de Italia, seguido de la primera producción cinematográfica.
No es casualidad que la primera directora italiana, Elvira Notari, también sea ciudadana napolitana. Fascinados por una ciudad animada, repleta de ideas y vida cultural muy rica, los Lumière incluso eligieron capturar el bullicioso fermento y la belleza de Nápoles en algunas tomas extraordinarias, incluidas en la película Port et Vésuve.
  Entre finales del siglo XIX y los primeros años del siglo XX, al igual que París, Berlín y Londres, Nápoles es, de hecho, una capital de la modernidad, un lugar donde, indiscutiblemente, la creatividad parece reinar. En esos años, Nápoles es el lugar de encuentro de Gabriele D’Annunzio - poeta, escritor, protagonista absoluto de la vida política y cultural de la época, el máximo exponente del decadentismo italiano y nacionalista ferviente - y Benedetto Croce, el filósofo e historiador italiano más acreditado y un acérrimo antifascista, pero también para un gran grupo de poetas y dramaturgos como Salvatore Di Giacomo, Ferdinando Russo, Roberto Bracco, Raffaele Viviani.
  Oscar Wilde también encontró refugio en Nápoles y Capri después de su sentencia de prisión en Reading, al igual que hicieron Maksim Gorki y Lenin.
El vigor cultural que despertaron los intelectuales de la época también lo atestigua el nacimiento de numerosas revistas y periódicos, incluido Il Mattino, fundado por Edoardo Scarfoglio y Matilde Serao, en el que escribe el propio D’Annunzio, y la revista Napoli Nobilissima de Benedetto Croce y Salvatore Di Giacomo. Pero quizás, los versos convertidos en canciones por Di Giacomo, Libero Bovio y Ernesto Murolo son los que hicieron que Nápoles fuera para inmortal a los ojos del mundo. Poesía convertida en canciones, versos transformados en melodía. Un verdadero cancionero napolitano cobró vida en esos años, despegando y estableciéndose alrededor del mundo entero.
  Años memorables, animados, valientes, en los que Eduardo Scarpetta se destaca como el autor y actor teatral más exitoso. Nacido en una familia napolitana de clase media, después de la temprana muerte de sus padres, Scarpetta se ve obligado a dejar sus estudios y su trabajo: a los catorce años inicia su carrera en el teatro. Su gran oportunidad llega en 1870, cuando encuentra un gran éxito personal con
  Años memorables, animados, valientes en los que Eduardo Scarpetta se destaca como el autor y actor teatral más exitoso. Nacido en una familia napolitana de clase media, tras la temprana muerte de sus padres, Scarpetta se ve obligado a dejar sus estudios y su trabajo: a los catorce años de edad comienza su carrera en el teatro. Su gran oportunidad llega en 1870, cuando encuentra un gran éxito personal con la farsa Feliciello mariuolo de’na pizza, donde interpreta a un personaje que permanecerá indisolublemente ligado a su fama: Felice Sciosciammocca. En esos años también trabajará junto a Antonio Petito, el célebre Pulcinella, quien lo apoyará con la puesta en escena de las primeras comedias escritas por Scarpetta que, a la edad de veintisiete años, con un gran préstamo asegurado gracias a su extraordinario éxito, consigue hacerse con el Teatro San Carlino. A partir de ahí, Scarpetta inicia una reforma real del teatro popular, que le permite abolir la actuación temática y las máscaras - la de Pulcinella sobre todo - y a verter cariño y devoción también en la actuación, el maquillaje y la puesta en escena. Scarpetta entiende que “la gente quería reír”, pero de una manera diferente. Entonces comienza a escribir comedias brillantes inspiradas en el vodevil y la pochade francesa. Sin embargo, éstas no son meras traducciones, sino reescrituras reales. Él es el primero en darse cuenta de que, además de la "gente de clase baja" que representa Pulcinella, existe una clase media, una burguesía que, tratando de burlarse del noble actual y al no hacerlo, puede convertirse en el sujeto cómico de la representación escénica. Felice Sciosciammocca y su máscara sin máscara, encarna todo esto, el "niño de mamá, pequeño burgués, un poco aburrido, con peculiaridades femeninas y que habla con torpeza... con su traje de cuadros diminutos, zapatillas de ballet y un vestido tubo de ala estrecha". Scarpetta también resulta ser un hábil empresario teatral, hasta el punto de contratar a muchos de sus rivales más temidos para escenificar su obra maestra Miseria e nobiltà en 1888, seguida de 'Na Santarella, la cumbre de su éxito con 110 representaciones consecutivas en Nápoles y más de cien representaciones en toda Italia. Es en este contexto que, de las páginas de los periódicos de la ciudad, surge un acalorado debate que cuestiona el valor de la dramaturgia de Scarpetta. Una polémica que durará años, y que en los primeros años del siglo XX todavía ve a Salvatore Di Giacomo y al grupo de escritores del Art Theatre clamando por el abandono de la farsa para intentar una profunda renovación del teatro dialectal napolitano. Entonces, en 1904 cuando después de su parodia del drama de D’Annunzio La figlia di Iorio, Scarpetta fue llevado a los tribunales y juzgado por plagio y falsificación, Di Giacomo se puso del lado de la acusación como experto. Scarpetta se encuentra aislado de todo el mundo cultural napolitano, con la única excepción notable de Benedetto Croce, quien a su vez acepta aparecer como un experto en su defensa, oponiéndose así también a D’Annunzio de quien le separa una distancia ideológica irreconciliable. Croce sostiene que la parodia de Scarpetta no es plagio ni falsificación: falsificar una obra de arte significa apropiarse del efecto artístico de esa obra, pero las obras de D’Annunzio y Scarpetta tenían objetivos opuestos: tristeza por un lado, risa por el otro.
  Croce concluye citando a Bergson: “La parodia está en el arte, porque está en la vida: junto a lo infinitamente grande, está lo infinitamente pequeño.
No es casualidad que alguien definiera lo ridículo como lo sublime, pero al revés”. El informe de Croce acabaría convirtiéndose en jurisprudencia, hablando a partir de ese momento de la libertad de la parodia y la sátira en Italia, mientras Scarpetta, tras ganar el caso, se retira de los escenarios. En cuanto a la verdadera revolución producida en el teatro dialectal napolitano por Scarpetta, como sugirió Eduardo De Filippo, tal vez tuvo lugar principalmente entre bastidores: fue la codificación de una técnica real de representación, la adopción del guion escrito, el cuidado de vestuario y decorados, básicamente, la anticipación de la dirección del teatro moderno. Fundador de una extraordinaria dinastía teatral, Scarpetta fue padre, entre otros, de Eduardo, Titina y Peppino De Filippo. Niños no reconocidos que llevaban el apellido de su madre pero queridos por su padre cerca de él en el escenario desde que eran pequeños. Eduardo De Filippo, actor, autor y director de gran fama, afrontará la tradición en una constante relación dialéctica entre el rostro y la máscara, que en sus obras se traducirá en una especie de comedia trágica, mientras que Peppino De Filippo optará por dejar la empresa familiar para abrirse camino en el cine, donde su personalidad encontrará su forma más plena y verdadera. El extraordinario nudo que unió la vida y el teatro de Eduardo Scarpetta se encuentra quizás en la consumada representación en su obra maestra, Miseria e Nobiltà, magistralmente interpretada años después por Totò, en la que Scarpetta había escrito específicamente el papel de Peppiniello para su hijo Vincenzo. Un papel que luego fue interpretado por sus otros hijos Titina, Eduardo y eventualmente también por Peppino. Una cadena familiar y teatral encarnada en ese papel de niño, el hijo de un padre pobre, huyendo de casa para ganarse el pan y dispuesto a intercambiar padre y madre para poder comer.

logo radio directo


LOGO PHOENIX ENTERTAINMENT


17 Junio 2022 sólo en cines
PICO REJA

24 Junio 2022 sólo en cines
12 PALABRAS

(Contenido no apto para menores de 18 años)
TODO EL CINE CLASIFICADO X AQUÍ.
Todo el cine X que imaginastes ver.
Cada día una película nueva

Comedia erótica italiana
JAIMITO EN LA CORTE DE NERÓNDOCTOR ESTOY BUENA?
Ver todas las comedias eróticas italianas

Cine español
ADULTERIO NACIONALEL FASCISTA LA BEATA Y SU HIJA DESVIRGADA

Cine de artes marciales
MANO DE HACHA (EL HACHA DEL DRAGÓN)

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... EL BRONX

Criticas del pasado...

Crítica... LIBERAD A WILLY 3 EL RESCATELA ENFERMERA Crítica... LA ÚLTIMA ORGÍA DE LA GESTAPO
Crítica... HORA PUNTA 2 LA PROSTITUTA FELIZSTAR TREK IV: MISIÓN SALVAR LA TIERRA