Fichas de peliculas
  • Registro
VILLA CAPRICE
INFORMACIÓN
Titulo original: Villa Caprice
Año Producción: 2019
Nacionalidad: Francia, Bélgica
Duración: 103 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Drama
Director: Bernard Stora
Guión: Pascale Robert-Diard, Bernard Stora
Fotografía: Thomas Hardmeier
Música:  Vincent Stora
FECHA DE ESTRENO
España: 21 Enero 2022
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vercine


SINOPSIS

La vida de Luc Germon, un famoso abogado de gran reputación, se ve trastornada cuando acepta a un nuevo cliente, Gilles Fontaine, uno de los empresarios más poderosos de Francia. A este le acusan de comprar una propiedad en circunstancias sospechosas, y deberá confiar en las habilidades de Germon para librarle del caso, pero poco a poco, los aliados empezarán a convertirse en enemigos...

INTÉRPRETES

IRENE JACOB, NIELS ARESTRUP, PATRICK BRUEL, CLAUDE PERRON, MICHEL BOUQUET, ALAA SAFI, PAUL HAMY, LAURENT STOCKER, FRANÇOIS VINCENTELLI, SOPHIE VERBEECK, VINCENT FURIC, SABINE PAKORA, AVANT STRANGEL

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DE NIELS ARESTRUP...
   Un abogado puede defender a matones, narcotraficantes, violadores y asesinos sin ser él mismo uno de ellos. ¿Pero puede defender al poder sin pertenecer a ese mundo?
  Y, sobre todo, ¿puede hacerlo sin abrazar sus métodos y sus sombras?
En Francia, hay una docena de abogados cuyos nombres aparecen, a veces como aliados, a veces como adversarios, en casos escabrosos en los que se mezclan la vida pública y el interés privado, las finanzas y los secretos de Estado. Estos abogados se parecen a los poderosos clientes que representan. Se desplazan en las mismas limusinas con los mismos cristales oscuros, deslizándose hacia los mismos edificios de oficinas elegantes. Se dan el lujo de los mismos excesos caros. Pero las similitudes en el estilo de vida no convierten necesariamente a estos abogados en los pares de los poderosos. Tal vez el abogado haya vendido su alma por sus extravagantes honorarios. Tal vez su silencio ha sido comprado.
  Tal vez ahora es un cómplice, un títere implicado en un encubrimiento, y ya no es un agente libre.
Estos prominentes abogados, típicos del capitalismo tardío, me despiertan interés. Y mi personaje de Luc Germon se inspiró en el suicidio de uno de ellos.
  El suicidio de un abogado es intrigante. Estos hombres se llevan a la tumba las sombras de otros hombres: un secreto que era demasiado para ellos.
  El cine nos da la libertad de entrar en ese santuario privado, el despacho del abogado penalista, donde abogado y cliente consultan sobre las mejores estrategias a adoptar para la defensa del cliente y el control de daños.
  Fontaine se ve desesperado cuando recibe la acusación, y ve a Germon como un salvador, se entrega totalmente a él.
Pero un hombre acostumbrado a ejercer el poder no lo abandona a la ligera.
  Renunciar a él, aunque sea parcialmente, es insoportable.
Abogado y cliente luchan por el control, enzarzados en una lucha llena de suspense.
  ¿Quién será el primero en bajar la guardia?
El que sea lo suficientemente débil como para permitir que su agonía interior se manifieste, será susceptible de pagar un alto precio.

ENTREVISTA A BERNARD STORA...
¿Cómo surgió este proyecto?...
Pascale Robert-Diard, una periodista que cubre asuntos judiciales para Le Monde, fue la fuente.
Había trabajado con ella en una película anterior, y creo que es excepcional. Pascale se quedó atónita con el suicidio en 2013 de Olivier Metzner, un famoso abogado parisino a menudo clasificado como uno de los más poderosos de Francia. ¿Cómo pudo un hombre rico e influyente en la cima de su carrera poner fin a su vida, de la nada? El misterio era material de película. Pascale lo comentó conmigo y con mi productor, Jean-Pierre Guérin, que se entusiasmó enseguida con el proyecto. Debo decir que, personalmente, me sentí dividido. Me encantó la oportunidad de volver a trabajar con Pascale, que tiene una visión muy aguda del mundo en el que vivimos. Pero también me sentía incómodo al tratar un tema tan cercano a la realidad. Por timidez o reserva, no me gusta meterme en la vida de la gente. Prefiero imaginar personajes, me hace sentir más libre. No me veía investigando a Olivier Metzner, recopilando material, interrogando a su familia, etc. Por eso, Pascale y yo -a la que pronto se unió Sonia Moyersoen- decidimos escribir un relato de ficción con personajes totalmente originales.

Desde el principio, nos proyectamos en las relaciones de poder...
Sí, el poder es obviamente lo que me interesaba: quién lo posee, quién tiene derecho a tomar la decisión final. A veces, una persona que cree estar al mando no es más que un peón en un juego cuyas reglas no comprende. Pero también me interesa cómo colaboran los distintos poderes -político, económico, judicial-. En una sociedad extremadamente cruel, la más mínima debilidad puede tener un efecto dominó que lleve a la muerte social o incluso a la propia muerte. Fontaine es un gigante del mundo de los negocios, y Germon, un abogado de primera línea. Cada uno siente un profundo desprecio por la gente que les rodea. Cada uno está convencido de sus excepcionales habilidades, de su olfato, de su instinto, de su capacidad para tomar la decisión correcta en cuestión de segundos, cuando los hombres de menor categoría pierden el tiempo en los detalles. La arrogancia de los poderosos se basa en talentos reales, pero su ceguera es tan sorprendente como su supuesta previsión. La mayor parte de sus esfuerzos se dedican a consolidar su propio poder. Perderlo, aunque sea un poco, les resulta intolerable. Convencidos de que son invencibles, no están preparados para afrontar la derrota, que les sume en una debilidad extrema.

También son personas solitarias...
Así es. Tanto Germon como Fontaine viven en soledad: uno, con su padre moribundo; el otro, con una esposa que intuye que acabará abandonándole. Con el tiempo, sus vidas privadas han pasado a un segundo plano, eclipsadas por su frenética actividad empresarial. Sus vidas aceleradas han perdido su brillo. Su pericia en el manejo de la esfera pública se refleja en su incompetencia en la personal. Cuando mantienen relaciones personales, aplican los principios que rigen su vida profesional y, por supuesto, fracasan.

¿Por qué Germon es tan sumiso con su padre?...
No puedes negar a tus padres. No los eliges; son quienes son, te gusten o no. Germon es consciente de la humillación de su padre; entiende las raíces de la amargura que consume al anciano. Germon está en conflicto. Una parte de él odia a su molesto padre, mientras que otra parte se compadece del anciano. El padre también puede servir de excusa a Germon para dejar que su vida personal se vaya al infierno. De hecho, su crisis llega a su punto culminante cuando su padre muere. Libre del viejo, debe asumir la plena responsabilidad de sí mismo.
Se acabaron las excusas.

En cuanto a Fontaine, teme ser abandonado por su mujer...
Se conocen desde los 17 años. Esta mujer es una parte de él, le pertenece. A lo largo de los años, su relación ha evolucionado de tal manera que está dominada por su sentido de la propiedad.
Además del hecho de que sería incapaz de vivir sin ella, su marcha sería un ataque a su poder, algo que no puede aceptar. Es una cuestión de su propia supervivencia, tanto en su interior como en su exterior.

Hasta el final, uno se pregunta qué se está jugando entre estos dos hombres. ¿Quién está manipulando al otro? Una dinámica similar impulsa Sleuth, de Joseph Mankiewicz. De hecho, me recuerda mucho a ese director. ¿Le ha inspirado?...
No directamente, pero debo decir que Mankiewicz es uno de mis directores favoritos. Una de las muchas razones por las que me encantan sus películas es porque son muy habladoras. En Francia, por alguna tonta razón, en cuanto un diálogo se prolonga más de una página y media, todo el mundo monta un escándalo. “¡Demasiada charla!” Personalmente, me encanta ver a los actores hablar en la pantalla, y me encanta filmar a los actores hablando. La charla no se opone en absoluto a la acción. Las palabras pueden ser más peligrosas que una bala, y un enfrentamiento verbal puede ser tan emocionante como un tiroteo.


ENTREVISTA A PATRICK BRUEL...
¿Qué le llevó a participar en Villa Caprice?...
La perspectiva de trabajar con Niels Arestrup, sobre todo. Luego, la fuerza del tema, con el cara a cara que me recuerda un poco a Garde à Vue. Los personajes intensos y sustanciales son ideales para los actores. También el entusiasmo de Bernard Stora. Es un hombre encantador que tiene grandes ideas, y un verdadero director de cine. Nos lo pasamos muy bien en este rodaje.

Fontaine recuerda al personaje de Sibaud que usted interpretó en Borrachera de Poder...
Es cierto. Los temas son algo parecidos: los escándalos político-financieros. Siempre es bastante gratificante interpretar a un personaje ambiguo, alguien que no es necesariamente agradable, alguien que de hecho puede ser francamente desagradable, y que siempre acaba cayendo de pie. ¿Pero a qué precio?

¿Investigó sobre este tipo de CEO?...
Rara vez me codeo con este tipo de empresarios, pero, al igual que usted, veo la televisión y leo los periódicos, así que estoy familiarizado con estos ejecutivos. Cuando me cruzo con esta gente, los observo.
Más allá de fijarme en su modus operandi, he tratado principalmente de entender sus motivaciones más profundas y, sobre todo, sus prioridades.

Cuénteme cómo conoció a Niels Arestrup...
Recuerdo haberle visto por primera vez en 1977 en la obra de Jean Genet Deathwatch, con François Cluzet. Fue entonces cuando vislumbré por primera vez su fuerza e intensidad inusuales, que no han dejado de sorprenderme desde entonces.
Hace dos años, más o menos, me ofrecieron un papel leyendo una guion. Niels estaba presente, sólo para responder a mis líneas. Unos días después, me dijo: “No era parte del plan, pero si quieres, vamos a hacer la obra juntos”.
Fue muy conmovedor.

Describa sus impresiones sobre su relación...
Disfruté de nuestra charla dentro y fuera del plató. Se ha dicho de todo sobre Niels: que es un actor inmenso, de una potencia que hace temblar la tierra, una presencia increíble, y su mirada... puede pasar de fría y hostil a cálida y amistosa en un solo segundo. El tiempo que pasé con él fue muy emocionante.

¿Qué clase de director de cine es Bernard Stora?...
Es un hombre encantador, con tacto, amable, con un lado infantil. Tenía la película que quería en mente, pero seguía estando abierto a sugerencias. Me gustaron sus consejos. Era amable, el equipo era agradable y el escenario era magnífico.


ENTREVISTA A NIELS ARESTRUP...
¿Qué es lo que le atrajo del proyecto de Bernard Stora?...
Cosas que no siempre son totalmente racionales. En primer lugar, trabajé con Bernard Stora hace casi veinte años, y ambos lo disfrutamos. Conocía un poco a Patrick Bruel, porque estuvo a punto de participar en un proyecto teatral en el que ambos debíamos participar. Y el tema me pareció interesante: a menudo, nuestra visión de la profesión de abogado está estereotipada. Es la que transmiten continuamente los canales de noticias, con el abogado, con su toga, saliendo de la sala, acompañado de su cliente. El abogado es más o menos la estrella del tribunal. Pero apenas nos adentramos en las bambalinas de este mundo. Es como si estos abogados fueran actores a los que vemos en una entrega de premios, pero de cuya realidad laboral diaria no sabemos nada. Se podría decir que en el caso de los abogados, ¡pocas historias hablan del lado sórdido de la toga! Eso me interesó, como lector y como actor.

A menudo se señalan las similitudes entre las profesiones de actor y abogado...
Parece que hay una jerarquía entre los abogados famosos. Unos que son elocuentes en los pasillos de los juzgados o durante las entrevistas, y los que recogen algunos de sus alegatos finales para representarlos en el escenario. En eso hay un parecido entre nuestras profesiones, salvo, claro está, por el hecho de que un abogado suele tener la vida de su cliente en sus manos, o al menos una parte de su vida. Mientras que los actores sólo tenemos en nuestras manos una parte del pensamiento del autor: somos meros mensajeros suyos. Pero es cierto que tanto los abogados como los actores pueden caer rápidamente en un viaje de ego como estrellas de los canales de noticias 24/7.

¿Buscó más información sobre Olivier Metzner, en quien se basa su personaje?...
No quise saber más de lo que ya se sabe - que es, de hecho, poco. En la mayoría de los casos, cuando interpreto el papel de un personaje histórico, intento liberarme de su peso. Hacer una imitación o una copia de las personas cuya vida estás representando limita tu capacidad creativa o tu margen de maniobra. No se trata de reproducir un personaje, sino de construirlo.
Me desprendo de las figuras históricas, porque creo que nunca podré estar a la altura de la leyenda que el público tiene en su mente.

Entonces, ¿cómo abordó el personaje de Germon?...
Me planteo sistemáticamente preguntas de cómo y por qué. ¿Cómo habría actuado yo en una determinada situación, enfrentándome a las mismas circunstancias? ¿Podría imaginarme haciendo lo que hace el personaje en una situación determinada? ¿Y por qué se comporta así? Michel Bouquet fue un gran profesor de teatro, además de un actor de inmenso talento.
Siempre decía que para actuar hay que extraer el jugo de cada palabra y ser consciente de su sabor.No puedes apropiarte de una línea hasta que la entiendes.

Así como Fontaine está fascinado por Germon, Germon está fascinado por el poder del empresario...
Algo así está pasando. No estoy seguro de si fascinación es la palabra para ello. En cualquier caso, una persona que está al mando de tantas cosas, que sabe cómo envolverte y enrollarte en el mundo que gobierna, ejerce un cierto poder especial. Es embriagador pasar unos días en la villa de este hombre, junto a él mientras mueve los hilos financieros y políticos como un virtuoso de la música. Parte de esta fascinación es un enamoramiento que impide a Germon permanecer perfectamente lúcido. No se da cuenta de que puede estar atado por un encanto que no es del todo benévolo. Se libera del hechizo y recupera su ecuanimidad sólo cuando ya es demasiado tarde. A partir de entonces, las relaciones entre los dos hombres son abiertamente hostiles.

¿Cree que en algún momento tiene una visión clara del juego de Fontaine?...
El problema es su propia creencia en su inteligencia superior. Ha ganado tantos casos complicados que está atrapado en su propia trampa, convencido de que puede burlar a Fontaine. Los dos son como los grandes maestros de ajedrez que se enfrentan una vez cada cinco años. A cada uno le conviene tener plena confianza en su superioridad sobre el adversario. No existe la igualdad perfecta en lo que respecta al talento y la inteligencia, por lo que una persona es susceptible de juzgar mal sus propias capacidades. Creo que Germon no puede imaginarse que se engañe. Pero la vida lujosa que lleva durante sus pocos días en la villa le hace bajar la guardia.

logo radio directo

19 Noviembre en cines
ALGO SALVAJE. LA HISTORIA DE BAMBINO


El cine de Pajares y Esteso
AL ESTE DEL OESTELOS BINGUEROS

El cine "S" de hoy
(Contenido no apto para menores de 18 años)
ACCROS Á LA DPLA CASA DE LAS MUJERES PERDIDAS
Ver todo el cine "Clasificado S"

Comedia erótica italiana
CUANDO LAS MUJERES SE LLAMABAN MADONNASLA ESTUDIANTE, EL RECTOR Y JAIMITO EL PLAY BOY
Ver todas las comedias eróticas italianas

Cine de artes marciales
EL PUÑO DESLIZANTE CONTRA LA GARRA DEL DRAGÓN

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... HALLOWEEN

Criticas del pasado...

Crítica... HALLOWEEN LA MALDICIÓN DE MICHAEL MYERSSPIDERMAN. EL DESAFÍO DEL DRAGÓN Crítica... HA NACIDO UNA ESTRELLA