Fichas de peliculas
  • Registro
ESCUADRÓN DE LA MUERTE
INFORMACIÓN
Titulo original: The Kill Team
Año Producción: 2019
Nacionalidad: EE.UU., España
Duración: 87 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 16 años
Género: Acción, Thriller
Director: Dan Krauss
Guión: Dan Krauss
Fotografía: Stéphane Fontaine
Música: Zacarías M. de la Riva
FECHA DE ESTRENO
España: 19 Diciembre 2019 
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
La aventura audiovisual


SINOPSIS

Un joven soldado estadounidense destinado a Afganistán está perturbado por el comportamiento de su comandante y enfrentándose a un dilema moral...

INTÉRPRETES

ALEXANDER SKARSGARD, NAT WOLFF, ADAM LONG, JONATHAN WHITESELL, BRIAN MARC, OSY IKHILE, ROB MORROW, ANNA FRANCOLINI, OLIVER RITCHIE, IAN ATTARD, EDWARD J. BENTLEY, EDSON DE SOUZA, ELHAM EHSAS, ADAM JAMES

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

NOTAS DEL DIRECTOR...
   Fue la fotografía lo que me llamó la atención. Un joven soldado, con los brazos alrededor de sus radiantes padres. La foto, publicada en el New York Times, llevaba por texto: "El especialista Adam Winfield, que trató de alertar a los militares de los asesinatos de civiles, y que está acusado de asesinato él mismo ..."
  En esa oración, reconocí una historia trágica y shakesperiana. Un joven en guerra, atrapado entre polos morales opuestos. ¿Cómo había sucedido?
  Mi documental de 2014, The Kill Team, fue un intento de abordar esta pregunta, utilizando relatos de primera mano del propio Adam y de varios de los soldados acusados. Todos estos testimonios fueron fascinantes. Y, sin embargo, fue retrospectivo, con la perspectiva y la distancia del tiempo.  Sentí que todavía existía la oportunidad de hacer una película que situara al público directamente en la piel de Adam. Transmitir visceralmente la sensación de estar acorralado. Obligado a tomar decisiones imposibles, a sopesar las prioridades morales en juego, a veces en una fracción de segundo. Donde la libertad de seguir la propia conciencia es un lujo.
  Así nació la versión cinematográfica Escuadrón de la muerte. Al concebir esta historia ficticia, me fijé primero en los thrillers conspiranoicos de la década de los setenta: Los tres días del cóndor, La conversación, Todos los hombres del presidente, películas que abrazan con valentía la ambigüedad moral y plantean preguntas desafiantes sobre la naturaleza de la autoridad y el poder. Vi Escuadrón de la muerte tanto como una historia clásica de un joven idealista enfrentado a la institución que se ha vuelto contra él, así como una descripción honesta de una catástrofe moral: la violenta colisión de principios bien intencionados con el caos de la realidad.
  Aunque se sitúe en el contexto épico de la guerra, la imaginé como una película tranquila. Una película que deriva su poder a través de cambios sutiles de lenguaje y expresión. Los personajes son soldados, entrenados en confrontación física, sin embargo, la tensión dramática en la película es principalmente verbal y psicológica. Me alejé de los grandes gestos cinematográficos y las piezas elaboradas, decidiéndome por una estética más íntima. Quería que la película no tuviera adornos, centrando la atención en el personaje y la emoción.
  En última instancia, me gustaría que el espectador saliera del cine enfrascado en un ferviente debate sobre las elecciones forzadas de aquellos que, diciendo la verdad, encienden una tormenta de intimidación y violencia; sobre la masculinidad tóxica que amenaza con superar nuestros impulsos morales más básicos; sobre las formas en que se usa el miedo para justificar la opresión del "otro"; sobre cómo una persona fanática puede conducir a las mentes jóvenes hacia una conformidad peligrosa, descartando la introspección moral en favor de la "grandeza".
  Hoy más que nunca, me temo que estas ideas tienen una importancia urgente.

LA PRODUCCIÓN...
  El origen de este largometraje se remonta a abril de 2011, cuando el director Dan Krauss leyó un artículo en el New York Times sobre los soldados estadounidenses en Afganistán sometidos a una corte marcial. En particular, estaba interesado en el perfil de Adam Winfield, extrañamente descrito en el artículo como un informante y también como un sospechoso de asesinato.
  Poco después, Dan logró contactar a la familia Winfield y asistir al juicio de Adam, informándose sobre su historia con más detalle: cómo Adam intentó advertir sobre ciertas atrocidades cometidas por soldados estadounidenses en el sur de Afganistán en 2010 y, al mismo tiempo, cómo estaba acusado y juzgado por colaborar en esas acciones.
  Este fue el comienzo de un viaje de 8 años que llevó a Dan a filmar y editarun documental basado en esta historia (ganador de un premio en Tribeca y nominado para los premios Emmy y DGA) y, más tarde, para escribir un
guion de ficción basado en la misma historia que se convirtió en el largometraje Escuadrón de la muerte.
  Fue el éxito del documental lo que despertó el interés de la productora Temple Hill (productores de la saga Crepúsculo y Maze Runner) en la historia y en la adquisición de los derechos del documental para convertirlo en una obra de ficción. Con lo que no habían contado era que Dan ya había escrito un guión de ficción de primer orden que estaba listo para ser filmado.
  Temple Hill coprodujo con Nostromo Pictures un par de largometrajes filmados en España (Blackwood y Como la vida misma) y nuevamente los consideró los socios ideales para abordar la financiación y la producción de esta historia. España y más específicamente las Islas Canarias fueron el escenario perfecto para recrear Afganistán. Como resultado, la mayoría del equipo de filmación era español o europeo. Estuvo encabezada por Stéphane Fontaine (Un profeta, Captain Fantastic) como director de fotografía, Toni Novella (Luces rojas, Volver) como director de producción y Victor Molero (Blackwood) como diseñador de producción.
 Los primeros del elenco en subir a bordo fueron Nat Wolff (Ciudades de papel, Death Note) y Alexander Skarsgaard (Melancholia, La leyenda de Tarzán, Big Little Lies, True Blood). Nat tenía las cualidades perfectas, carisma e inocencia para el papel del soldado Andrew Briggman (en la realidad Adam Windfield). Así mismo, Alexander tenía un gran potencial como su antagonista, el peligroso, intimidante y también atractivo sargento Deeks.

logo radio directo


NOMINACIONES A LOS OSCARS 2020

PREMIOS GOYA 2020