Fichas de peliculas
  • Registro
EL VEREDICTO: LA LEY DEL MENOR
INFORMACIÓN
Titulo original: The Children Act
Año Producción: 2017
Nacionalidad: Inglaterra
Duración: 105 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de 7 años
Género: Drama
Director: Richard Eyre
Guión: Ian McEwan
Fotografía: Andrew Dunn
Música: Stephen Warbeck
FECHAS DE ESTRENO
España: 23 Noviembre 2018
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Vértigo Films

SINOPSIS

Adan tiene 17 años y padece leucemia. Su caso llega hasta la Corte Suprema porque al ser Testigo de Jehová se niega a que le hagan una transfusión de sangre. Mientras la juez que lleva este engorroso caso deberá hacer un esfuerzo en el seno de su familia, primero con una aventura que tiene su esposo y luego por la ausencia de sus hijos...

INTÉRPRETES

EMMA THOMPSON, FIONN WHITEHEAD, STANLEY TUCCI, BEN CHAPLIN, RUPERT VANSITTART, JASON WATKINS, DOMINIC CARTER, ROSIE CAVALIERO, ANTHONY CALF, NIKKI AMUKA-BIRD, NICHOLAS JONES, HONEY HOLMES, ANDREW HAVILL, EILEEN WALSH

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES


Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

SOBRE LA PRODUCCIÓN...
   “Hace algunos años me encontré cenando con un puñado de jueces”, recuerda Ian McEwan. “Estaban discutiendo sobre un caso, y yo estaba cortesmente resistiéndome a la tentación de tomar notas. En un momento dado, nuestro anfitrión, Sir Alan Ward, un juez de la corte de apelaciones, queriendo resolver un poco de desacuerdo, se levantó y sacó de un estante un volumen encuadernado de sus propias sentencias. Una hora más tarde, cuando habíamos dejado la mesa para tomar un café, ese libro estaba abierto en mi regazo. Estos juicios eran como cuentos, o novelas; El trasfondo de alguna disputa o dilema resumido de manera clara, personajes dibujados con trazos rápidos, la historia distribuida en varios puntos de vista y, hacia su final, cierta simpatía hacia aquellos a quienes, en última instancia, la narrativa no favorecería”.
  “Estos no fueron casos en los tribunales penales, donde se debe decidir más allá de toda duda razonable si un hombre es un villano o una víctima desafortunada. Nada tan blanco y negro. Estas historias se encontraban en la división familiar, donde residen gran parte de los intereses serios de la vida cotidiana: el amor y el matrimonio, y el final de ambos, la suerte dividida, la crueldad y el abandono de los padres, los destinos amargamente disputados de los niños. Aquí, en mi regazo, había personajes concebidos de manera realista que se movían a través de situaciones plausibles y fascinantes, que planteaban cuestiones éticas complejas”.
  “Tres años después de mi cena con esos jueces, Alan Ward me habló de un caso de un Testigo de Jehová que una vez había presidido. El carácter del juez que tenía una intención tan compasiva y racional de obtener un buen resultado, parecía inseparable de la historia. Cuando lo escuché, recordé mi impresión anterior: que la división familiar del tribunal superior está arraigada en el mismo terreno que la ficción, donde se encuentran todos los intereses vitales de la vida. Con el lujo de suspender el juicio, una novela podría interponerse aquí, reinventar los personajes y las circunstancias, y comenzar a investigar un encuentro entre el amor y la creencia, entre el espíritu secular de la ley y la fe sinceramente sostenida”.
  La novela de McEwan, “The Children Act”, se publicó cinco años después, en septiembre de 2014. El título de la novela recuerda la UK Act de 1989, que revolucionó la ley relativa a los niños al poner el bienestar de estos por encima de todo en los casos presentados de división familiar. La novela logró numerosos elogios, y The Guardián la calificó de “enormemente agradable... un triunfo de la imaginación sobre la investigación”, el Observer lo calificó de “maestro”, mientras que GQ dijo que la novela “muestra a McEwan como un maestro de la ficción que se esfuerza por enseñarnos como vivir”.
  La protagonista de la novela es una mujer: Fiona Maye, jueza de la Corte Suprema en la División de Familia.
Habiendo presidido recientemente un caso éticamente complejo y emocionalmente exigente que involucra a mellizos unidos, Fiona debe decidir con urgencia si permite o no que un hospital realice una trasfusión a Adam Henry, un adolescente testigo de Jehová con leucemia, en contra de sus deseos. La vida personal de Fiona está en un punto difícil: en sus cincuenta años, está aceptando que no tendra hijos, al igual que su matrimonio con el profesor universitario, Jack, se está desmoronando.
  “Ella es una mujer intensamente privada”, dice McEwan de Fiona Maye. “Supongo que es otra de esas muchas personas que intentan vivir una existencia racional, pero descubren que eso no es fácil y que la racionalidad no siempre te protege de los bofetones que te da la vida. Se está moviendo hacia el final de su carrera profesional que ha sido un gran éxito, ha supervisado las decisiones en los tribunales de divorcios durante la mitad de su vida, y está devastada por el posible colapso de su matrimonio estable con Jack. Es una mujer amable, pero no se le da mucha atención emocional y descubre que realmente no comparte el lenguaje para hablar con su esposo sobre su vida sexual, por lo que no está preparada contra esta crisis que se presenta en su vida.”
  “Fiona decide a mitad del juicio visitar al muchacho en el hospital, lo que es bastante poco ortodoxo”, continúa.
“Ella quiere saber exactamente quién es él y qué quiere. El juicio de Fiona a favor de la transfusión abre un mundo nuevo, desafiante, hermoso y aterrador para Adam, cuya vida hasta ahora ha estado circunscrita por los dictados de su religión. Con su nueva vida, se le ofrece libertad, el derecho a creer lo que elija y pensar por sí mismo: un mundo de aprendizaje, maravillas y amor”.
  Algunos meses antes de que se publicara la novela, McEwan lo estaba discutiendo con el director e íntimo amigo Richard Eyre y hablaban de la idea de que Eyre dirigiera una adaptación para la pantalla. Habiendo trabajado juntos en su primera película a finales de los 70 y nuevamente en   “La comida del labrador” en 1981, ambos esperaban trabajar juntos otra vez, como McEwan explica: “Ambas fueron experiencias muy agradables y pensé que lo volveríamos a hacer”. Lo mencionamos a menudo durante los siguientes treinta años, pero nunca lo hicimos. La posibilidad de volver a trabajar con Richard era una delicia y el foco de una ambición de una vida, así que cuando entregué la novela, dije que si alguna vez se convertía en una película, la persona que quería a los mandos era Richard. Una de las mejores cosas de Richard es que ha tenido una experiencia tan larga en el teatro que le ha brindado un enfoque y un toque maravillosos, y que a los actores les encanta trabajar con él, y sabía que con él dirigiendo podríamos conseguir a cualquiera para la película”.
  El examen convincente de la novela de sus dos protagonistas, la juez de mediana edad, el adolescente al borde de la muerte, investigando las elecciones morales que enfrentan y el impacto que cada uno tiene en la vida del otro, resonó de inmediato con el director. “Ian es un racionalista que examina, a veces de forma forense, los personajes con los que está involucrado”, dice Eyre. “Pero lo más importante es que él otorga a esos personajes una humanidad de pura sangre para que nunca sientas que estás viendo un tablero de ajedrez de imperativos morales. Siempre son personas que tienen vidas de las que surgen acciones, a veces benevolentes, a veces desastrosas”.
  “La intervención de Fiona, y su consiguiente juicio que permite la transfusión de sangre, lleva a una relación de dependencia mutua entre la juez, quien, de alguna manera, ha estado en la posición de ser Dios y el chico cuya vida salva”, continúa Eyre. “Mientras tanto, su esposo la acusa de no participar en su matrimonio. No es una opción voluntaria de exclusión, es solo que su trabajo es tan importante y devorador que la ha preocupado
en la medida en que está cada vez más aislada del mundo de las emociones y de su relación con su esposo.
  Mientras tanto, ella se siente cada vez más apegada y obsesionada con el muchacho cuya vida ha salvado, y se ha convertido para él en una especie de inteligencia luminosa, calma y tranquilidad, todo lo que no existe en el resto de su vida.”
  Inicialmente, McEwan no estaba interesado en escribir el guion: “Comenzó con un impulso tal vez negativo, ya que realmente no quería revisar el material, pero tampoco quería que nadie más lo hiciera, por lo que fue agradable. Sorprende que me haya parecido fascinante el proceso. Una novela te da acceso a los pensamientos de las personas, un guión no, y encontrar la transcripción de lo que se piensa o implica en una novela a lo que se tiene que decir y hacer entre personas en una película es un desafío intelectual y emocional. Una vez que descubrí que era realmente agradable, me metí profundamente en ello y pasé tanto tiempo escribiendo este guion como lo hice con la novela”.
  Para ayudar a llevar la historia a la pantalla, Eyre y McEwan decidieron preguntarle al productor de cine británico Duncan Kenworthy si se uniría. Kenworthy leyó una copia previa a la publicación de la novela en una sola sesión e inmediatamente dijo que sí. “¡Me tenían con el hola!”, Se ríe. “Hay pocas oportunidades para contar historias inteligentes, absorbentes y conmovedoras en el cine, y esta es una de las mejores. Siempre me han encantado los escritos de Ian, pero aquí es como si todas sus preocupaciones hubieran encontrado su forma y lugar perfectos. La historia central parece muy sencilla, un drama en la corte, y sin embargo, las complejidades emocionales de una brillante juez sin hijos atrapada entre su esposo y el chico cuya vida debe salvar o sacrificar son milagrosamente complejas”.
  “La belleza y el placer de la escritura de Ian radican en su precisión, en su capacidad para captar absolutamente todas las ideas y emociones”, dice Kenworthy. “Le encanta investigar y hace gala de ello en sus historias con total diligencia. Todo esto se traduce a la perfección en la pantalla. Hay una maravillosa claridad y casi una inevitabilidad en su escritura de guiones que te atrae”.
  Kenworthy dejó en claro que la asociación creativa de McEwan y el director Richard Eyre daría abundantes recompensas. “Richard e Ian son amigos cercanos y cada uno sabe y valora claramente las fortalezas del otro. Incluso si ese no hubiera sido el caso, Richard siempre habría sido el director ideal para esta película porque es el territorio en el que ha estado habitando antes en “Iris” y “Diario de un escandalo”. “También es un director de actores consumado, y además de sus fortalezas narrativas, esta película siempre dependerá de algunas grandes actuaciones”.

CASTING...
  Con la protagonista, una alta jueza de la corte cuya inteligencia y compromiso la han llevado a lo más alto de su profesión, según Richard Eyre, solo había una actriz que podía hacer justicia al papel de Fiona Maye: Emma Thompson. “Si Emma no hubiera querido hacer la película, no la habríamos hecho, no la podríamos haber hecho”, dice el director. “Emma es la actriz más extraordinaria y es imposible imaginar el papel que está desempeñando otra actriz, aún más ahora en retrospectiva”.
  Thompson no tardó en aceptar unirse al proyecto. No era solo la delicadeza de la escritura, sino el hecho de que el papel le permitió sumergirse en un mundo completamente nuevo y fascinante. “El libro es tan sobrio y está bellamente escrito”, explica, “pero creo que lo que realmente me ayudó con este proyecto fue aprender acerca de las mujeres jueces en el tribunal de familia y hacer la investigación para prepararse para esa parte. El trabajo que hacen, la vida que llevan, la monotonía y la responsabilidad me dejaron sin aliento, me impresionaron mucho estas mujeres”.
  El hecho de que el personaje tuviera que negociar una vida personal difícil y un caso profesional desafiante era un empate irresistible. “La película comienza justo cuando aparece esta grieta masiva en el matrimonio de Fiona, que ha sido muy dura por un tiempo, y ves que tiene que pasar directamente a la sala de la corte y trabajar, trabajar, trabajar. Ella regresa a casa a este abismo y no puede abordarlo porque tiene trabajo. Ella está lidiando con el hecho de que ella y su esposo no han tenido relaciones sexuales durante 11 meses y está actuando porque no quiere hablar”.
  “Una verdad sobre este tipo de trabajo es que deja muy poco espacio para cualquier otra cosa”, continúa Thompson. “Tienen que tomar tanta información y luego extrapolar lo que necesitan para un juicio que tienen que hacer muy rápidamente porque alguien podría morir si no lo hacen. Interpretar a un personaje que tiene que manejar ese tipo de salto intelectual fue inspirador y vigorizante porque hay una gran energía que tienen que les permite continuar más allá de lo normal”.
  Thompson también reconoció lo perfecto que era la mezcla entre el material y el director. “La historia con todas sus complicaciones necesitaba a alguien como Richard Eyre”, dice ella. “Pasa su vida contando historias muy complejas en el escenario. Él sabe dónde deben sentarse y ponerse los actores y sabe lo que quiere día a día. Es un editor brillante, así que no solo puede ver lo que estás haciendo sino que también puede ver cómo sacar más provecho de tu rendimiento. Le estaba constantemente agradecido”.
  Duncan Kenworthy ya era un gran admirador de la habilidad y sensibilidad de Thompson como actriz, habiendo producido la película “Love Actually” en que ella participaba. “La escena de su llanto en el dormitorio, o más bien contener las lágrimas mientras endereza la colcha, es famosa por una razón. Que es que Emma habita completamente los personajes que interpreta desde el interior. Así que en “El Veredicto” cada gesto, cada mirada, cada entonación se ajusta a una jueza de la Corte Suprema. Ella está increible, logra pensarlo e interiorizarlo y luego serlo”.
  Ian McEwan agrega: “Confié en Richard y desde el principio él quiso a Emma para el papel e incluso cuando nos sentamos en la mesa de su cocina para leer y hacer ajustes para que estuvieran lo más cómodos posible con el lenguaje, ella aportó muy buenas sugerencias. Me quedó claro que ella era la jueza y que sería una actuación imponente. Capturó algo muy inglés, un cierto tipo de persona cuyos sentimientos son profundos pero cuya expresión de esos sentimientos es muy sutil. Realiza un trabajo magnífico: ella es la película y la llevó a otro escalafón. Fue un verdadero privilegio trabajar con ella”.
  Sir Alan Ward, el asesor legal de la película, está de acuerdo: “Emma desempeñó el papel magníficamente. Fue sorprendentemente perceptiva y puntual en su preparación. Le presenté a varios jueces, especialmente a juezas, ya que estaba ansiosa por entender las presiones de ser mujer en este trabajo, presiones muy diferentes. Entendió la sensación de aislamiento que uno tiene que tener sin perder la humanidad que necesita para llevar a cabo el trabajo, y lo capta en su desempeño. Es maravillosa.”
  En el papel del frustrado esposo de Fiona Maye, Jack, está Stanley Tucci. Para Tucci, la película cumple varias de sus ambiciones profesionales. “Siempre quise trabajar con Emma Thompson, ella es una de las mejores actrices de la historia: es muy versátil, es muy cómica y a la vez una gran actriz dramática. Y siempre he querido trabajar con Richard Eyre “, dice. “Realmente admiro a Ian McEwan como escritor y pensé que el guion era
muy rico. Así que todos esos elementos eran muy atractivos”.
  Tucci describe el ambiente en el que Fiona y Jack conviven como “enrarecido. Ambos han sido bien educados y viven en Gray’s Inn en el centro de Londres y no necesitan nada más. Pero Fiona se ha vuelto más motivada laboralmente a medida que envejece, y es ese impulso lo que la ha alejado emocionalmente de la relación. Ella termina teniendo una especie de romance platónico con un joven que se está muriendo. Jack es un profesor de historia antigua y, frente a un matrimonio que está fallando, afirma claramente que, a pesar de que la ama, extraña la intimidad y le gustaría tener un romance”.
  “Cuando se nos ocurrió la idea de Stanley para este papel, toda la película cobró sentido”, dice el productor Duncan Kenworthy. “Stanley puede hacer cosas con las que otros actores no pueden ni soñar: es capaz de ser el chico malo y decirle a la heroína que va a tener una aventura, pero aún así hará que quieras que estén juntos al final. Con Stanley en el papel de Jack todo encajó”.
  Emma Thompson está de acuerdo: “Stanley es un actor maravilloso, realmente extraordinario. Su personaje es muy difícil de interpretar, lleno de matices, pero Stanley lo clava”.
  Para Richard Eyre, “Stanley aporta a cualquier película un tipo de autoridad que nace en parte de la experiencia, en parte de su presencia natural. Es un hombre serio, simpático, adulto e inteligente”.
  Ian McEwan agrega: “Me llenó de alegría la forma en que Stanley Tucci interpretó el papel de Jack. Había tal autoridad en la forma en que lo hacia. En general, lo que aporta es darle una lectura comprensiva y cálida a Jack. También hay una franqueza que está bien expresada por un estadounidense a una persona inglesa, y un toque humano que realmente marca la diferencia. Justo al final tiene gran ternura. Es una actuación bellamente preparada, muy balanceada”.
  El papel de Adam, el adolescente que está preparado para morir por su fe, es interpretado por la estrella británica emergente Fionn Whitehead. “Esta fue una parte realmente crítica: Adam tiene que ser el niño que Fiona nunca tuvo y también una figura romántica para ella”, dice Kenworthy. “Fionn encaja en ambas categorías. Tiene diecinueve años, pero fue capaz de interpretar de manera muy convincente a un joven de diecisiete años, a la vez que tenía la solidez que sugiere la edad adulta y fue vital para el papel de Adam”.
  Whitehead describe a Adam como “introvertido inocente y puro debido a su educación como testigo de Jehová”. Fiona abre sus ojos a la belleza, al arte, a los poemas y a expresar lo que ha sido reprimido, y sin querer eso le desborda. Toda la positividad y creatividad realmente lo afecta y tiene un impacto rotundo en él. Es un alma muy sensible y esa fue una de las cosas que me sorprendió al leer el libro: es tan abierto; la mayoría de las personas tienen sus defensas altas, mientras que Adam vive completamente sin barreras. Fue muy interesante de interpretar porque es completamente inexperto y vive las cosas hasta sus extremos, por lo que cuando está emocionado por algo, es la persona más emocionada del mundo y cuando está angustiado por algo, se viene abajo. Su apertura tiene un profundo impacto en Fiona. Debido a su trabajo, no está muy sensibilizada con las personas y anhela estar cerca de alguien en ese momento, de modo que cuando conoce a Adam se da cuenta de lo que se ha perdido”.
  Como joven, Whitehead reconoció el realismo en la forma en que el personaje fue dibujado y las presiones que se ve obligado a enfrentar. “Adam se está abriendo al mundo que lo rodea”, dice. “Tanto las maravillas como las cosas malas que lo abordan harán que los adolescentes puedan sentirse representados. Eso fue un tema interesante para explorar. Ser un adolescente es a menudo considerado como el mejor momento de tu vida, pero nadie habla realmente de la locura de todo ello, de cómo se espera que seas adulto y de lo abrumador que es todo”.
  También fue, dice Whitehead, una alegría saborear la elegancia de la escritura de Ian McEwan. “La forma en que Ian escribe es tan vívida y descriptiva de los personajes, y el escenario de toda la historia es tan rico”, dice. “Usa una palabra donde otro escritor puede usar veinte; su escritura es muy precisa, así que cuando la lees, cada palabra está destinada a estar allí”.
  La sensibilidad de Whitehead como actor fue inmediatamente obvia para todos los involucrados. “Fionn es ingenioso, encantador e inteligente y de alguna manera más allá de sus años, pero al mismo tiempo no es precoz”, dice Richard Eyre. “Es muy curioso, muy inquisitivo y muy atento”.
  “Fionn interpreta a un joven que se cría en un entorno muy cerrado de la comunidad de Testigos de Jehová y se niega a recibir un tratamiento que le puede salvar la vida”, dice Emma Thompson. “Fiona Maye está sorprendida con él, no solo es excepcionalmente hermoso, sino que es un músico y un pensador profundo. Ella lo escucha con absoluta sinceridad y convicción, sin condescendencia, y eso cambia su vida porque nunca antes se le había escuchado así. “Él la infecta con un sentido de juventud y vitalidad, por lo que no hay duda de lo que debe hacer y ella le salva la vida”.
  A Ian McEwan le impresionó mucho la actuación de Whitehead: “Fionn tenía una montaña que escalar con este papel porque tuvo que representar a un niño que ha vivido en una comunidad religiosa muy cerrada, brillante, pero decidido a presentar su propio caso religioso. Inocente más allá de lo que se puede creer, con un hambre de vivir, vulnerable pero arrogante”.
  La combinación de una historia convincente, temas ricamente complejos, una escritura brillante y un elenco de talentos superlativos hizo del rodaje de “El Veredicto”, basada en el best seller de Ian McEwan “La Ley del Menor”, un deleite para Richard Eyre. “Estoy encantado de dirigir a estos brillantes actores en esta poderosa historia de uno de nuestros mejores novelistas vivos”, dice.
  Para Sir Alan Ward, la experiencia fue enormemente agradable. “Fue un privilegio ver, en Richard Eyre, un maestro en el trabajo”, dice. “El cuidado y conocimiento de Richard del tema, su comprensión de los aspectos técnicos de ser un juez y la realización de un juicio, y su comprensión de la fragilidad humana, me abrieron los ojos y fueron un par de meses muy enriquecedores en mi vida”.
  El productor Duncan Kenworthy concluye: “Es imposible imaginar un mejor reparto o director para dar vida a la maravillosa y emotiva historia de Ian sobre el grado en que todos somos responsables de aquellos a quienes amamos o en cuyas vidas intervenimos”.

EL ASPECTO...
  Con el reparto y el equipo en marcha, el rodaje comenzó en octubre de 2016 en el centro de Londres en Gray’s Inn, Lincoln’s Inn, los Tribunales de Justicia Reales y en Pinewood Studios.
  Para los cineastas era importante que Londres se mostrara bajo una luz particular, como explica Ian McEwan: “En nuestras primeras conversaciones, Richard y yo decidimos que esto tenía que ser una película de Londres. Londres, en las películas, siempre parece tener la pinta de fregadero de cocina y, a menudo, se es así, con sus autobuses de dos pisos, drenajes y antenas, pero también Blackfriars o el puente de Waterloo. “Estas son cosas hermosas, el horizonte es hermoso, así que fue maravilloso que las hayamos conseguido mostrar”.
  Al diseñador de producción Peter Francis se le encomendó la tarea de crear ese aspecto de la película.
Francis y Eyre optaron por crear diseños muy diferentes para reflejar los distintos mundos de sus personajes. Después de investigar los entornos de las personas que trabajan en el sistema legal, Francis decidió evitar los tonos suaves y las superficies y buscar un diseño más marcado. “El mundo legal está bastante reglamentado”, dice Francis. “Todo parece un poco municipal, con líneas duras y bordes afilados, y todas las personas que trabajan allí van vestidas muy elegantemente, a menudo con uniforme”.
  McEwan agrega: “Aplaudo la decisión de Richard de que Fiona Maye debe presidir una sala de tribunal moderna y de que nos alejemos de los antiguos paneles de roble de costumbre, esto abrió posibilidades reales para el diseño. El hecho de que su oficina esté a solo cuatro pasos de la sala del tribunal y que tengan que llamar a la puerta, por lo que habitamos el espacio, hay una especie de rutina. Nos imaginamos que Fiona vivía en el antiguo apartamento de Alan Ward, y parte de él fue filmado en su escalera en la posada de Gray, lo que le dio una buena conexión”.
  Gracias a las conexiones de Sir Alan Ward y la reputación de Richard Eyre y Duncan Kenworthy, a los realizadores se les otorgó una especial dispensación para filmar dentro del Gran Salón de los Tribunales de Justicia Reales y para capturar su magnífico diseño gótico victoriano. Para Francis, esto fue una bendición fantástica. “Nos da escala inmediata y nos coloca en la realidad del mundo legal”, dice. “El universo de Fiona Maye se limita efectivamente a una milla cuadrada: Gray’s Inn, donde vive, y los Tribunales de Justicia Reales, donde trabaja.
  “En contraste con su tribunal y su oficina, su vida en el hogar necesitaba sentirse más personal e individual”, continúa Francis. “Teníamos paletas de colores bastante distintas para los dos mundos, el apartamento de Fiona es una expresión de su vida con Jack”.
  Ian McEwan describe las escenas ambientadas en las afueras de Londres: “Como en la novela, pensé que tenía que haber una excursión desde Londres, razón por la cual aproveché la idea de que los jueces de los tribunales superiores tienen que viajar por todo el país para presidir en las cortes. Ir a las provincias para juzgar casos que no pueden ser escuchados en frente de los magistrados. Así que esta fue una excusa para alejarse de la escena apretada de Londres y abrir la película bellamente en términos de diseño. Un viaje en tren en el que Fiona está leyendo las cartas intelectualmente exigentes de Adam a medida que Inglaterra pasa apresurada, con sus campos hermosos, pero también el mundo postindustrial de paneles solares y edificios en descomposición, tiene un bello tono”.
  Francis se enorgullece de haber podido mostrar algunos de los edificios más impresionantes, pero aún relativamente poco familiares, de la capital. “Creo que pudimos mostrar lo mejor de Londres”, dice. “Gray’s Inn y Lincoln’s Inn son muy céntricos pero bastante ocultos y queríamos dar una idea real de este mundo hermoso, casi secreto, justo en el centro de Londres. Thomas Cromwell, el famoso ministro de Enrique VIII, fue miembro de Gray’s Inn, y al parecer el propio William Shakespeare actuó en Gray’s Inn Hall, escenario del concierto de Navidad de nuestra película”.

1.0/5 de 1 opiniones.
VALORACIÓN GENERAL
Hace 1 meses.
Tu opinión
Intenta manejar las emociones del espectador pero no solo no lo logra, produce confusión. ¿Si los padres lloraban de alegría porque la juez lo estaba salvando porqué el chaval les dice que querían que muriese? ¿Si el chaval había averiguado por internet que un juez no le dejaría morir, porqué a su vez dice que había pensado en hacer un vídeo de despedida para colgarlo en las redes? Veo una trama muy forzada, como a martillazos. Han sido dos horas de mi vida tiradas, prefiero una buena siesta
Ver más
0 de 0 personas han econtrado útil esta opinión.

logo radio directo