Fichas de peliculas
  • Registro
SHUTTER ISLAND
INFORMACIÓN
Titulo original: Shutter Island
Año Producción: 2010
Nacionalidad: EE.UU.
Duración: 138 Minutos
Calificación: No recomendada para menores de años
Género: Thriller
Director: Martin Scorsese
Guión: Laeta Kalogridis. Basada en la novela escrita por Dennis Lehane
Fotografía: Robert Richardson
Música: Varios
FECHA DE ESTRENO
España: 14 Febrero 2010
DISTRIBUCIÓN EN ESPAÑA
Manga Films


SINOPSIS

En 1954, Teddy Daniels, un U.S. Marshal se encuentra investigando la desaparición de un asesino de la institución mental en la que se hallaba recluido. Su pista le llevará hasta la isla de Shutter. Ashecliffe es el nombre de la institución de salud mental donde se desarrolla gran parte de la trama de la película...

INTÉRPRETES

LEONARDO DiCAPRIO, EMILY MORTIMER, MARK RUFFALO, BEN KINGSLEY, MAX VON SYDOW, MICHELLE WILLIAMS, PATRICIA CLARKSON, JACKIE EARLE HALEY, TED LEVINE, JOHN CARROLL LYNCH, ELIAS KOTEAS, ROBIN BARTLETT, CHRISTOPHER DENHAM, MATTHEW COWLES

MÁS INFORMACIÓN DE INTERÉS

icono criticasCRITICA

icono trailersTRÁILER'S

icono bsoBANDA SONORA

icono clipsCLIPS

icono featurettesCÓMO SE HIZO

icono videoentrevVIDEO ENTREVISTAS

icono audioAUDIOS

icono premierPREMIERE

Festivales y premiosPREMIOS Y FESTIVALES

Informacion exclusivaINFORMACIÓN EXCLUSIVA

VIAJE A SHUTTER ISLAND: DE LEHANE A SCORSESE...
   Tras terminar su novela Mystic River, en la que se basó la oscarizada película de Clint Eastwood, el escritor Dennis Lehane cambió radicalmente de dirección. Alejándose de los ambientes de clase trabajadora de Boston por los que es conocido, Lehane creó una intriga psicológica plagada de terror y ambientada en el apogeo de la paranoia de la Guerra Fría en los años 50, en la que las líneas que separan la cordura y la locura, la verdad y el engaño empiezan a difuminarse.

  Shutter Island mezcla elementos de misterio gótico, novela de detectives, conspiraciones, vueltas de tuerca y un terror al estilo de Edgar Allan Poe para crear un inquietante efecto que coge al lector por sorpresa. A lo largo de cuatro intensos días en la isla donde se encuentra el Hospital Ashecliffe para Criminales Trastornados, en medio de un terrible huracán de categoría 5, la novela presenta una insólita investigación criminal sin ningún contacto con el mundo exterior en la que los dos investigadores solitarios se ven sometidos a una creciente tensión. El agente Teddy Daniels se verá obligado a enfrentarse a un mundo en el que la psique humana está peligrosamente descontrolada y acechan terribles secretos, recuerdos aterradores y verdades enterradas.
  El libro parte del enigma de la inexplicable desaparición de una asesina de un centro de alta seguridad, pero dentro de su laberinto de espeluznantes giros inesperados trata temas como el trauma persistente de la segunda guerra mundial, el potencial del siglo XX para infinitud de conspiraciones, el debate sobre los tratamientos psiquiátricos invasivos y, sobre todo, el extraordinario poder de la psique humana para eludir todos los intentos científicos y legales por controlarla.
   Janet Maslin, del New York Times, calificó la novela, que se convertiría en uno de los best-sellers de 2003, de “inesperadamente original” y “con cualidades cinematográficas”. El productor Bradley J. Fischer compró el libro en un aeropuerto y se quedó tan atrapado por su angustiosa atmósfera y por la maraña de temas contemporáneos que inmediatamente quiso llevarlo a la pantalla.
   Fischer se puso en contacto con Laeta Kalogridis, una guionista conocida por su gran afinidad con el suspense, la aventura y los personajes complejos. Kalogridis, que también es una de las productoras ejecutivas de Shutter Island, estaba entusiasmada con el reto de adaptar el rico material de la historia de Lehane, que se va entretejiendo mediante flashbacks, alucinaciones y fantasías, jugando con el tiempo cronológico y la huidiza naturaleza de la realidad en cada momento. Se metió de lleno a explorar el amplio espectro de complejos temas que plantea Lehane, desde el terrorífico pasado de las instituciones mentales y la sórdida ciencia detrás de las lobotomías a espantosos hechos históricos como los campos de concentración nazis y los experimentos de control mental de la Guerra Fría.
   Más incluso que la novela, para la que el autor se inspiró en parte por su amor por el cine de serie B, el guión recuerda a películas clásicas de Hollywood como el misterio sobre cambios de identidad Laura, de Otto Preminger, y Shock Corridor, de Sam Fuller, sobre la situación en los hospitales mentales. Era evidente que para hacerle justicia necesitarían a un director con un profundo conocimiento del cine y una pasión por la interacción psicológica.
   El primer nombre en el que pensó Fischer fue el del director ganador de un Oscar, Martin Scorsese.
No pudieron haber escogido un mejor momento. Scorsese no solo estaba disponible sino que el estilo y la temática de Shutter Island le cautivaron.
Scorsese tenía ganas de revisar el concepto de terror existencialista. “A Marty le atrajo la idea de rodar una historia de terror gótico envuelta en misterio”, explica Fischer.
   Scorsese dice que el guión de Shutter Island le enganchó en la primera lectura. “No sabía nada de la historia y empecé a leerla a las diez y media de la noche. Tenía que irme a la cama porque madrugaba al día siguiente, pero no podía apartar los ojos del guión y los distintos niveles de la historia no dejaban de sorprenderme”, recuerda.
   Sintió una conexión inmediata con la mezcla de géneros clásicos de intriga, desde un oscuro cine negro al terror con mayúsculas.
Scorsese usó los elementos de cine negro del guión de Kalogridis para profundizar en las microdinámicas y maquinaciones psicológicas de los personajes, combinando una gran riqueza visual con emociones subyacentes para que el SHUTTER ISLANDpúblico acompañe a Teddy Daniels en su viaje al límite.

SHUTTER ISLAND AL DESCUBIERTO: LOS PERSONAJES...
  En el centro del suspense y la escalada de terror de Shutter Island encontramos la desgarradora experiencia de Teddy Daniels, el curtido veterano de guerra y agente federal que llega a la isla hospital para investigar la desaparición de una asesina.

   Para interpretar a un personaje tan contenido, pero cuyas facetas más ocultas saldrán a la luz en cuestión de días, los productores pensaron desde el principio en Leonardo DiCaprio, tres veces nominado al Oscar. “Cuando pensamos en Marty inmediatamente nos vino Leo a la cabeza, primero porque era un papel perfecto para él y segundo por el increíble éxito de sus otras colaboraciones con Scorsese.”, dice Fischer.
  DiCaprio aceptó nada más leer el guión. “Me atrajeron muchas cosas del personaje”, explica. “Me enamoré de la complejidad de Teddy, con su búsqueda de la verdad, que despierta algo en él y que también despertó algo en mí. El final me impactó profundamente.”, continúa.
   Tras aceptar el papel, DiCaprio comenzó una investigación por su cuenta. Se documentó sobre la formación que recibían los agentes federales de los años 50 y sobre las experiencias de los veteranos de la segunda guerra mundial y se informó de las técnicas psiquiátricas empleadas en las instituciones mentales en esa época.
   DiCaprio tenía mucho interés en trabajar con Mark Ruffalo, que interpreta a Chuck Aule, el nuevo compañero de Teddy que también se verá arrastrado por los misterios y conspiraciones de la isla rocosa. “Hacía mucho que quería trabajar con Mark. Su carrera está llena de interpretaciones fantásticas y ultra-realistas”, dice.
   A Ruffalo le atrajo la oportunidad de trabajar con Scorsese y DiCaprio, pero fue lo imprevisible del guión lo que acabó de convencerle. Preparar el papel fue un gran desafío para Ruffalo. “Tenía que resolver el problema de cómo manejar las sutilezas del personaje”, explica.
   El ganador de un Oscar Ben Kingsley se unió al reparto para interpretar al brillante Dr. Cawley, que psicoanaliza cada movimiento de Teddy y Chuck tras pedirles que encuentren a su peligrosa paciente. Scorsese llevaba tiempo queriendo trabajar con Kingsley y pensó que el papel sería perfecto para él. “Ben fue una elección obvia por su dedicación, concentración y compasión. Eso es lo importante del personaje del Dr. Cawley – su dedicación y su capacidad de encontrar algo humano en sus violentos pacientes”, dice el director.

DENTRO DE SHUTTER ISLAND: EL DISEÑO...
  Para crear el crudo mundo impresionista a partir de localizaciones reales, Martin Scorsese necesitaba que los diseños del departamento artístico fueran extraordinariamente detallados.

   La tarea de plasmar la variedad de tonos visuales de la película --del misterio y la confusión a la furia y el pánico, tanto físico como psicológico-- recayó en el director de fotografía Richardson. Richardson usó la cámara de manera creativa, sinuosa y expresionista para crear la sensación de moverse por una asfixiante neblina de preguntas sin resolver y sensación de incertidumbre.
  Teníamos que crear un lugar que fuera algo más que un escenario, y eso es algo que trabajamos Bob Richardson, Dante Ferretti y yo, ” dice. “Hay una sensación visual de no entender lo que pasa a tu alrededor, de no saber quién está al mando, quién tiene el control.”
   Tras largas conversaciones sobre referencias cinematográficas y sobre la estructura de la película y los personajes, Scorsese, Ferretti y Richardson se fueron en misión de reconocimiento para encontrar una isla que no sólo reuniera las condiciones logísticas sino que encajara con la película. Barajaron varias localizaciones en la Costa Este, pero al final se decantaron por las orillas rústicas y rocosas de Peddocks Island, a menos de 250 kilómetros de Boston.
  Igual de importante era encontrar un hospital real que pudiera pasar por el imponente e inquietante complejo de edificios del Hospital Ashecliffe, una búsqueda que llevó al equipo por un viaje fascinante a través de la historia de los manicomios.
   Para rodar las escenas en la imponente mansión de los directivos de Ashecliffe, infranqueable para la mayoría del personal y los pacientes, el equipo se trasladó al impresionante Club de Golf Turner Hill de Ipswich, Massachusetts. Allí, en el salón señorial de la mansión, con paredes de madera y dominado por una imponente chimenea, Scorsese situó el hostil encuentro entre Teddy y Chuck por un lado, y el Dr. Cawley y el Dr. Naehring por el otro. La celda de Rachel Solando, de la que la mujer descalza desaparece inexplicablemente, se construyó a partir de cero en un barracón de Medfield.
  Más adelante, Ferretti convertiría un taller textil abandonado de Taunton, Massachusetts, en una sección del campo de concentración de Dachau. Estos decorados transportaron al reparto a otro mundo alejado de la realidad cotidiana.
   Más tarde, el oscarizado supervisor de efectos visuales Rob Legato y el productor de efectos visuales/supervisor de post-producción Ron Ames aportarían el toque de magia introduciendo espectaculares nubes y cielos en planos más soleados e intensificarían los tonos grises de la película con retoques digitales.
   La diseñadora de vestuario Sandy Powell dio profundidad al envolvente mundo de Shutter Island. La base de su trabajo fueron las conversaciones que mantuvo con Scorsese sobre su visión de los personajes.
  El reducido y vertiginoso marco temporal de la historia también fue un reto. “Todo transcurre en cuatro días, lo que no daba pie a muchos cambios de vestuario”, explica. “La mayoría de los personajes llevan uno o dos trajes, pero con ellos les pasa de todo. Tuvimos que hacer 44 versiones del uniforme de camillero que se pone Teddy porque en el huracán se empapaba y se arrugaba y lo lleva puesto en diferentes aventuras: se mete en el mar, camina por acantilados y duerme en una cueva. Pasa por distintas fases de suciedad y eso es todo un proceso.”

LAS TORMENTAS EN SHUTTER ISLAND...
  El clima es fundamental para crear la atmósfera de muchos thrillers de terror gótico, pero en Shutter Island no es solo una expresión de la volatilidad psicológica de la película, sino otro personaje impredecible y peligroso que en cuestión de momentos pasa de ser una neblina plateada a un despiadado huracán de categoría 5 que azota la isla con una lluvia y un viento feroces. La responsabilidad de provocar cambios sutiles y paulatinos en la meteorología recayó en el coordinador de efectos especiales R. Bruce Steinheimer, que ayudó a combinar elementos como un infernal aguacero y ráfagas de viento capaces de arrancar árboles.

  “Para la lluvia, acabamos usando cuatro barras de lluvia, dos de ellas de 30 metros de largo, sujetas por enormes grúas para producir lluvia que cubriera una superficie de 40 metros por 15”, explica Thompson. “También usamos lo que se llama Spiders, barras de lluvia cuadradas que lanzaban agua con una amplitud de cuadro de 25x25 metros, pero lo más complicado fue que, como Martin utiliza posiciones y movimientos de cámara muy originales, a la hora de colocar las barras de lluvia y las grúas teníamos que ser igual de creativos.”
   Para abastecer las barras de lluvia, Steinheimer y Thompson usaron camiones cisterna con capacidad de 150.000 litros y mangueras a presión. Además, se usaron varias mangueras largas de incendios, que expulsaban agua a entre 25 y 35 kilos de presión para conseguir la lluvia y la niebla desaforadas de la última parte de la película. Pero la lluvia no era suficiente para recrear el huracán, también debían conseguir poderosas ráfagas de viento durante algunas de las escenas de mayor suspense de la película. “Para ello contábamos con cuatro ventiladores que funcionan con gasolina capaces de crear vientos de hasta 130 kilómetros por hora”, explica Thompson. “Para las escenas en las que el diálogo era importante alternábamos con ventiladores eléctricos, que son más silenciosos y producen vientos de 120 kilómetros por hora. También fijamos tuberías a los ventiladores para conseguir corrientes de aire oblicuas y que la lluvia fuera horizontal. No sólo empapamos a los actores, sino a la mayoría del equipo técnico.”
   “Si no era la grúa tirándote agua encima, eran los tipos de las mangueras de incendios o el ventilador gigante soplándote en la cara.”, dice DiCaprio.
   A pesar de todo, el resultado final es muy realista. Contribuye a crear la sensación de que los personajes están encerrados en la isla, de que no hay forma de salir de ella y a aumentar el impacto emocional de la historia.”

logo radio directo


Videoclip musical
CONOCES A TOMÁS?

Críticas del recuerdo (Hoy en TV)

Crítica... LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANOCrítica del recuerdo... DÍAS DE TRUENOCrítica... EL INDOMABLE WILL HUNTING

Sagas del 7º Arte...

Sagas del 7º Arte... ALIEN